Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo.

Publicado: diciembre 13, 2010 en Fotografía

Aquella tarde de verano al final de la prédica ví levantar una mano entre el público que aceptaba a Cristo como su Salvador personal,  quedé impactado por ese momento íntimo entre Dios y el ser humano, solo atiné a tomar la fotografía (Plaza San Martín – Lima, Perú).

Camara: NIKON F2

Lente    : 200mm zoom

Fotógrafo: Samuel Nieva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s