Archivos para mayo 14, 2011


Se podría negar a los extranjeros la asistencia para quitarse la vida

Meritxell Mir |
Basilea (Suiza) – Actualizado domingo 15/05/2011

Viajar a Suiza buscando asistencia para quitarse la vida en caso de enfermedad terminal podría dejar de ser posible este domingo. A propuesta de la derecha religiosa del país, los habitantes del cantón de Zúrich votarán dos iniciativas populares sobre el suicidio asistido. “Hoy en día, la ciudad es el centro neurálgico para las personas que desean morir y eso perjudica nuestra imagen”, asegura el parlamentario del Partido Evangélico Markus Schaaf.

Un reciente estudio la Universidad de Zúrich revela que, aunque una inmensa mayoría de los suizos está a favor de poder decidir sobre el final de su vida, un tercio se opone al “turismo de suicidios”. Se trata especialmente de extranjeros llegados de Alemania y del Reino Unido, donde imperan las leyes más estrictas del continente.

La legislación helvética permite el suicidio asistido, aunque no la eutanasia, de manera que es el propio paciente el que se administra la dosis letal proporcionada por un médico. Existen dos organizaciones sin ánimo de lucro que lo practican, Exit y Dignitas. De las dos entidades, sólo Dignitas acepta a extranjeros, que representan alrededor de un 85% del total anual, que se sitúa en torno al centenar de personas. Además, esta organización sólo opera en Zúrich.

Dos iniciativas

Aunque tanto el Partido Evangelista como la Unión Democrática Federal han hecho la campaña de la iniciativa con el “turismo de suicidios”, lo cierto es que la redacción de la votación se refiere a cualquier ciudadano que viva fuera del cantón de Zúrich. “En realidad, lo que quieren es restringir el acceso al suicidio de los suizos que habitan en los otros 25 cantones del país; los extranjeros les importan más bien poco”, asegura Bernard Sutter, vicepresidente de Dignitas. No obstante, subraya que la ley sería inconstitucional porque violaría el principio de no discriminación entre ciudadanos.

De hecho, la primera iniciativa es sólo una variante menos restrictiva de la segunda, que también se vota este domingo y que no pretende prohibir sólo el “turismo de suicidios” sino el suicidio asistido en todo el país. “Esa iniciativa está fuera de la ley, porque asistir a alguien para que haga algo que es legal nunca puede ser ilegal, y el suicidio es legal”, explica Sutter, quien recuerda que en 2006 el Tribunal Federal ya confirmó el derecho a la autodeterminación para la muerte.

Aunque el ‘no’ en esta segunda votación se da casi por sentado, el resultado es importante porque servirá a la ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, para tomar el pulso a la sociedad con vistas a la nueva ley que prepara para este verano. Tras años de polémicas en torno a las organizaciones que ayudan al suicidio (algunas basadas en hechos y otras, en especulaciones), el Gobierno suizo ha decidido regularizar dicha práctica.

logo elmundo.es

EUROPA: El abismo xenófobo

Publicado: mayo 14, 2011 en Noticias, Sociedad

JOSÉ IGNACIO TORREBLANCA Debate sobre la inmigración en Europa

Han bastado poco más de 20.000 tunecinos para poner en cuestión uno de los mayores logros de la integración europea: la supresión de los controles fronterizos entre los Estados miembros establecida por el acuerdo de Schengen de 1985. Un dato ilustra a la perfección hasta qué punto Europa se dirige al abismo de la xenofobia: la supresión de controles internos entre los Estados miembros de la Unión Europea se puso en marcha en 1995 cuando, como consecuencia de la guerra de Yugoslavia, Europa tenía que hacer frente a una inmensa ola de más de 600.000 refugiados. Solo Alemania se hizo cargo de 345.000 personas, en un esfuerzo poco conocido y mucho menos reconocido, pero otros países también estuvieron a la altura: Austria acogió a 80.000, Suecia 57.000, Suiza 25.000, Países Bajos 24.000 y Dinamarca 20.000.

Nadie se echó atrás entonces ni dudó de que la supresión de controles fronterizos fuera una buena idea. Ahora, sin embargo, unos pocos jóvenes provenientes del norte de África y la perspectiva de una derrota electoral ante la ultraderecha han puesto en fuga a Sarkozy y a Berlusconi, dirigentes de dos de los países más prósperos del mundo. Meses discutiendo si las revueltas de Túnez provocarían un efecto dominó en la región y ahí tienen la respuesta: como ha puesto de manifiesto la decisión del Gobierno danés de reinstaurar los controles fronterizos con Suecia y Alemania, el efecto dominó es real, pero cae de este lado. Consuela pensar que los daneses tienen como vecinos a Alemania y Suecia, países cuyos índices de criminalidad están entre los más bajos del mundo: si llegan a tener frontera exterior con países no comunitarios o compartir ribera en el Mediterráneo, a estas alturas seguramente estarían electrificando las fronteras. Todo ello ocurría, claro está, mientras se celebraba el 9 de mayo el día de Europa. El contraste es notable: mientras los líderes europeos salen corriendo despavoridos al grito de “¡que vienen!”, Egipto y Túnez hacen frente estoicamente a 600.000 refugiados de la guerra de Libia sin hacer aspavientos y con muy poca ayuda internacional.

Nadie ejemplifica mejor el sinsentido de esta Europa xenófoba que nos ha tocado vivir que los finlandeses, que según las estadísticas conviven con 98.500 inmigrantes no comunitarios (un ridículo 1,8% de su población). La policía finlandesa detuvo en el año 2009 a 6.660 inmigrantes en situación irregular, emitió 3.120 órdenes de expulsión y logró repatriar a 1.720 irregulares. Su porcentaje de éxito en el control migratorio y la repatriación se sitúa pues en el 55%, uno de los más elevados de Europa, en contraste con el 28% de España, el 20,8% de Francia o el 9,9% de Italia. En otras palabras, en Finlandia no hay apenas inmigrantes extracomunitarios y uno de cada dos irregulares con orden de expulsión es efectivamente repatriado. Pese a ello, el partido de los “auténticos finlandeses” ha arrasado con un mensaje populista y anti-inmigración en las recientes elecciones. Prepárense, porque ese es el futuro de Europa.

En la Unión Europea hay 20 millones de inmigrantes no comunitarios, lo que representa apenas un 4% de la población. Con la excepción de Estonia y Letonia, que tienen importantes minorías rusas no nacionalizadas, ningún país pasa del 8% de inmigrantes no comunitarios. Para empeorar las cosas, esta Europa a veintisiete que quiere impartir lecciones de democracia y solidaridad a todo el mundo solo tuvo a bien en 2010 aprobar 55.100 solicitudes de asilo. Países como Alemania, una vez más, asumieron su responsabilidad, aceptando casi el 20% de esas solicitudes. España, por el contrario, solo estimó favorablemente 610 solicitudes, una cifra ridícula que pone en entredicho los valores subyacentes a la política exterior de este Gobierno.

Que París y Roma hayan querido engatusar a Bruselas ofreciéndole más competencias entra dentro de lo comprensible. Pero que la Comisión Europea, que es la guardiana de los tratados, haya estado dispuesta a vender tan barato un principio clave de la construcción europea como es el de la libre circulación de personas resulta verdaderamente preocupante. Si de lo que se trata es, como dice Bruselas, de mejorar la gobernanza del tratado de Schengen, hagámoslo, pero no movidos por el electoralismo de Sarkozy y Berlusconi, que llevan demasiado tiempo jugando con la inmigración y, ahora que está a punto de explotarles en las manos, quieren que acudamos a socorrerles. El año que viene, para celebrar el día de Europa, propongo que nos vayamos todos a El Paso a escuchar el reciente discurso de Obama sobre la política migratoria de Estados Unidos. Hay veces que nuestros valores están a mejor recaudo lejos de nosotros.

jitorreblanca@ecfr.eu

http://www.elpais.com


Además de mostrar solidaridad con las víctimas mortales de aquel incidente y de otros choques posteriores registrados en esta capital y en Alejandría, la segunda ciudad del país, los manifestantes en Tahrir rezaron juntos, coincidiendo con el viernes de oración islámica.

Egipto | Viernes 13 de Mayo, 2011 | Por Nínro Ruíz Peña|

El Cairo.- Miles de egipcios protestaron hoy en la plaza Tahrir de esta capital contra el sectarismo religioso y defendieron la unidad de cristianos y musulmanes, luego de incidentes violentos entre ambas comunidades que causaron 15 muertos.

Con cruces de madera, de plástico o reproducidas en grandes carteles y ejemplares de la Biblia y del Corán, los manifestantes quisieron rememorar los días en que se fundieron en el emblemático sitio cairota para derrocar al gobierno de Hosni Mubarak.

No a la violencia, nunca tendrán éxito, la media luna y la cruz están unidas o cristianos y musulmanes, somos un solo pueblo, eran algunas de las consignas y pancartas en alusión a grupos extremistas ligados al anterior régimen que intentan desestabilizar el país.

El 7 de mayo, musulmanes de corriente salafista (fundamentalistas) prendieron fuego a una iglesia copta en el barrio populoso de Imbaba, en el noroeste de El Cairo, tras una disputa con feligreses cristianos por el supuesto secuestro de una mujer copta convertida al Islam.

La joven en cuestión, identificada como Abeer Fakhry, se entregó luego al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

Además de mostrar solidaridad con las víctimas mortales de aquel incidente y de otros choques posteriores registrados en esta capital y en Alejandría, la segunda ciudad del país, los manifestantes en Tahrir rezaron juntos, coincidiendo con el viernes de oración islámica.

Igualmente, demandaron enjuiciar a 190 detenidos por alentar los choques interreligiosos que causaron más de 240 heridos y saludaron las medidas anunciadas por el gobierno y la Junta Militar, destinadas a penalizar toda expresión de violencia sectaria o extremismo religioso.

El Ejecutivo del primer ministro interino, Essam Sharaf, señaló que preparará dentro de un mes una ley que flexibilice o elimine las restricciones para construir iglesias, una medida adoptada durante el régimen de Mubarak, depuesto por una revuelta popular el 11 de febrero.

La normativa será propuesta por un comité del gabinete de justicia que tiene la misión de oponerse decisivamente a toda incitación al odio y el sectarismo, según señaló en un comunicado difundido aquí.

El referido comité estudiará el proyecto de unificar leyes para la construcción de recintos religiosos y decidió, por instrucción gubernamental, prohibir demostraciones y concentraciones fuera de los lugares de culto , sean cristianos, musulmanes o judíos.

Fuentes del Gobierno dijeron que estudian los casos de 48 iglesias clausuradas durante el anterior régimen, para reabrirlas y favorecer a una minoría que constituye alrededor del 10 por ciento de los más de 80 millones de habitantes de esta nación mayoritariamente musulmana.

http://www.noticiacristiana.com