Archivos para junio 20, 2011


Las trabajadoras “no han presentado pruebas convincentes de que exista una política discriminatoria”, según el alto tribunal estadounidense

YOLANDA MONGE – Washington – 20/06/2011

 

Betty Dukes (segunda por la izquierda) junto a las otras cuatro demandantes el pasado mes de marzo frente al Tribnal Supremo en WashingtonBuenas noticias para Walmart, para las grandes compañías y pésimas noticias para las trabajadoras del gigante norteamericano. Las mujeres que demandaron por discriminación sexual al mayor minorista del mundo, la cadena de grandes almacenes WalMart, sabían que su lucha era la de David contra Goliath. Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos les hubiera dado la razón, la decisión hubiera afectado a más personas que el número total que a día de hoy sirven en el Ejército, la Marina, las Fuerzas Aéreas, los Marines y los Guardacostas de EE UU. Más de millón y medio de mujeres hubieran puesto contra las cuerdas a WalMart. Pero el Supremo ha dicho, de forma unánime, ‘no’, y ha ganado Goliath.

Los jueces del Supremo han argumentado en contra de la demanda colectiva que los abogados de las cinco mujeres que en 2001 iniciaron la querella contra WalMart han fracasado en su intento de probar que existía una política corporativa común destinada a discriminar a las mujeres de la empresa. Las trabajadoras “no han presentado pruebas convincentes de que exista una política discriminatoria en cuanto al pago y los ascensos a nivel nacional”, ha escrito el juez Antonin Scalia, en nombre de la mayoría conservadora de la Corte.

El máximo tribunal ha sido unánime en varios aspectos y ha estado dividido en otros respecto de la querella. Por ejemplo, cuatro magistrados (Ruth Ginsburg, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan) han expresado que ellos hubieran devuelto el caso a una instancia inferior para que las trabajadoras pudieran intentar hacer prosperar la demanda colectiva bajo otro ángulo legal. Sin embargo, en lo que todos han estado de acuerdo es en que “la Corte descalifica la demanda colectiva”, ha escrito Ginsburg, como portavoz de la minoría liberal.

A partir de ahora, las mujeres que buscaban ser reivindicadas jurídicamente en el Supremo pueden continuar su lucha de forma individual, lo que es una labor de titanes que a la larga les reportaría muchísimo menos dinero y que sin duda no pondría ninguna presión sobre WalMart. Dos de las mujeres que habían demandado a la empresa, Betty Dukes y Christine Kwapnoski, estaban presentes en el momento de la lectura del fallo.

El caso se remonta al año 2001, cuando Betty Dukes alegó que a pesar de haber trabajado duro y bien durante seis años se le denegó, por ser mujer, acceder a los cursos de formación que le habrían reportado puestos superiores y mejor remunerados, lo que es una violación del Título VII del Acta de Derechos Civiles de 1964. Si el Supremo hubiera fallado a favor de las denunciantes, la sentencia hubiera tenido sin duda consecuencias que hubieran ido más allá de las fronteras económicas del mayor minorista del mundo -las indemnizaciones serían de miles de millones- ya que las demandas colectivas aumentan la presión en las empresas para que busquen arreglos debido al alto costo que acarrea la defensa y para evitar onerosos juicios largos.

El caso conocido como ‘Dukes contra WalMart’ hubiera marcado sin duda un antes y un después en la historia de las relaciones laborales de Estados Unidos, como lo ha probado el hecho de que para que se hubiera llegado a celebrar un juicio se haya tenido que pasar primero por el Supremo para que decida quién puede participar en la querella. El Supremo no decidía si había habido discriminación o no, sólo abría la puerta a un proceso judicial.

El caso que presentó Dukes junto a otras cinco compañeras -y que hubiera afectado a más de 1,5 millones de mujeres que hubieran trabajado antes de 1998 en cualquiera de los 3.400 centros que WalMart tiene en el mundo- languideció durante años en Cortes de Apelaciones hasta que el año pasado el Supremo decidió intervenir en el asunto. Si las mujeres denunciaban de manera colectiva, tenían alguna esperanza.Si luchaban individualmente contra una gran corporación como es WalMart, sus posibilidades de ganar eran casi nulas. “Es David contra Goliath”, dijo Jocelyn Larkin, una de las abogadas de las mujeres.

Las mujeres representan dos tercios de la plantilla de la cadena pero ganan un 14% menos que cualquier hombre, según datos recogidos en la denuncia. De media, una mujer tarda más de cuatro años en lograr ascender a asistente de encargado frente a los menos de tres que tarda un hombre. WalMart ha negado siempre todo lo anterior y ha enfatizado que su política corporativa prohíbe “cualquier tipo de discriminación a la vez que promueve la diversidad y garantiza un tratamiento igualitario”.

Pero las más de 100 declaraciones de mujeres que habían aportado su testimonio como base para la denuncia dibujaban un escenario muy diferente. Algunas hablaban de cómo a los gerentes hombres les gustaba celebrar reuniones en clubs de ‘strippers’ o como no veían extraño reunirse por negocios en los restaurantes Hooters (donde las camareras tienen que tener grandes pechos y llevar faldas mínimas) a pesar de las quejas de las compañeras femeninas. Otra mujer explicaba que su superior le dijo que “se arreglara” y se quitara “las telarañas que le colgaban del maquillaje”. En otro caso, un supervisor espetó a una subordinada: “Emperifollate; cómprate unas pinturas y vístete mejor”.

WalMart ha ganado y como temían los grupos de defensa de los derechos civiles el mensaje que se ha enviado es que si eres demasiado grande nadie te va a demandar. El hecho de que por primera vez en la historia haya habido tres mujeres sentadas en la máxima corte (el total es de nueve jueces), todas nombradas por presidentes demócratas, una de ellas -Ruth Ginsburg- con una dilatada carrera en defensa de los derechos de las mujeres, parece haber tenido poco peso -excepto las anotaciones de devolver el expedeinte a una instancia inferior- a la hora de sopesar un caso de desigualdad, sexismo y techos de cristal

 

 

http://www.elpais.com

Erotización de la infancia

Publicado: junio 20, 2011 en Sociedad


 Erotización de la infancia 

 Ana Pérez Lozano

 

Esta semana ha sido publicado en los medios un informe que sin lugar a dudas creará mucha polémica a nivel internacional. Se trata del  informe Bailey encargado por el primer ministro Británico David Cameron por iniciativa de diversas asociaciones de padres de Reino Unido.

 El estudio sugiere la necesidad de crear un escudo para proteger a los niños de convertirse en precoces consumidores de la sexualidad. Aunque de momento se trata sólo de un informe con advertencias y recomendaciones, el Gobierno británico parece decidido a endurecer las leyes de protección al menor.

Sin la menor duda el tema molestará a algunos defensores de la educación liberal, publicistas e industrias que se lucran de la venta de determinados productos para la infancia. Creo que  la propuesta es interesante y debe ser llevada a discusión en nuestros foros y en nuestras iglesias.

¿Habrá quien podría prever hace tan solo una década que una de las cuestiones urgentes que padres, asociaciones profesionales y actualmente gobiernos intentan enfrentar y poner límite sería la promoción de la sexualidad adulta en los niños?

 Hay quien podría decir que fabricar zapatitos de tacón para niñas de 5 años no significa sexualización pero qué decir de los tangas “hilo dental”, los tops que dejan el ombligo al aire, las minifaldas o los bikinis con relleno para niñas de 7 años.  Estas son señales claras de una tendencia que está llevando a gobiernos y a asociaciones profesionales a tomar tal actitud.

 ¿A qué juegan hoy los niños? Los niños juegan a lo que ven.  La vía principal de aprendizaje es la imitación de lo que ven a su alrededor, en su entorno, familia, televisión, escuela, amigos… eso es lo que ayuda a conformar su conducta y lo que hoy ven entra por el formato de la televisión e internet. Mientras los varones sueñan con ser como Messi o Cristiano Ronaldo, las pequeñas de la casa están cada día menos interesadas en jugar a las muñecas, a las cocinitas, en aprender a patinar o andar en bici. Ahora quieren imitar a las nuevas heroínas infantiles como “las divinas” de la serie de TV Patito Feo donde dos grupos están enfrentados por conseguir popularidad en el colegio. Las divinas son glamurosas, simpáticas y guapas mientras que las populares son las feas, es decir llevan gafas, ortodoncia y tienen valores. Las niñas hoy ya no quieren jugar a mamás, ahora a las niñas les gusta mover las caderas como Shakira quien en su último video “Rabiosa” muestra su lado más salvaje en una fantasía erótica haciendo de stripper mientras canta “oye papi, vuélveme loca, aráñame la espalda y muérdeme la boca”.

Por eso es lógico que las niñas de corta edad imiten modelos cada vez más sensuales y provocativos, si esto es lo que están percibiendo, y que demanden productos destinados a un público adulto como cosméticos, mechas…. Si a esto sumamos que los niños a esta edad todavía no tienen la capacidad para decidir qué imagen quieren tener y desde la familia en vez de proponer modelos alternativos se refuerza este comportamiento con halagos del tipo “que mona le queda esta minifalda” o “que bien imita a Lady Gaga”, es lógico que las niñas aprendan a dar más importancia a premios como la atención de los chicos que a otros más convenientes como el rendimiento escolar o las aptitudes artísticas o deportivas, lo que limita su futuro y oportunidades.

 Todo esto ayuda a perpetuar los patrones machistas que permanecen vivos todavía en la sociedad española y que son admitidos por las chicas, instaladas en una habilidad de atracción física que reproduce las relaciones dominantes y desiguales , a que midan su valía como personas a través del sexo, actitudes que creíamos estaban desapareciendo de nuestra sociedad.

Los especialistas alertan de este fenómeno al que denominan  sexualización precoz de la infancia  o  erotización infantil , concretamente de las niñas.

La  American Psychological Assotiaton  publicó en el año 2007 un documento informe “Report on the sexualization of girls”, que es un estudio sobre la sexualización de las niñas y las diferentes formas de esta moda, que es altamente perjudicial para la salud infanto juvenil.

Los expertos comienzan definiendo el término.  Hay “sexualización” cuando alguien es valorado por su atractivo sexual excluyendo otras características personales o es visto como objeto de uso sexual.  Exponen que los niños están siendo inculcados a una sexualidad adulta. Las niñas son alentadas a parecer sexys incluso sus muñecas lo son. Crecen, dice el informe, en un entorno saturado de mensajes con contenido sexual. Denuncian que desde diversos frentes se potencian actitudes en la mujer como la ingenuidad, candidez, inocencia, sumisión… que promueven la situación de dominio e invitan a anular comportamientos firmes, de seguridad, intelectualidad… considerándolos masculinos y poco atractivos para los hombres.

 No sólo es un problema el hecho de adelantar la adolescencia saltándose la etapa infantil, la erotización infantil es un predictor de futuros problemas psíquicos y físicos.  Trastornos de la conducta alimentaria son subproductos de este desajuste emocional apareciendo la anorexia y la bulimia en prepúberes. También los complejos estéticos, la insatisfacción hacia el propio cuerpo aparece a corta edad y al llegar a la adolescencia las inclina a pensar en la cirugía como el remedio a sus males.

 PREVENCIÓN Y SOLUCIONES PRÁCTICAS
 ¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos de la sexualización infantil?

 No contribuir con actitudes y hechos en la sexualización de sus hijas. En ocasiones los padres pueden ser colaboracionistas sin saberlo. No se debe dar un doble mensaje, pretender que los niños vivan la etapa infantil saludablemente y por otro lado encontrar gracioso vestir a los hijos como adultos y promover estas actitudes aunque sea para jugar. El afán consumista, la trivialización de la sexualidad o la tiranía de la belleza suscitan esta sexualización precoz.

 Promover el diálogo en familia . Hablar con los hijos explícitamente porqué ciertos programas, videos musicales o prendas de vestir no son adecuados, proponiendo otros que sí son adecuados y que exponen una imagen femenina adecuada. Que los niños sepan que los personajes de las revistas, anuncios… no son reales.

 Educar en la sexualidad . Muchas personas creen que no se debe de hablar de sexualidad con los niños y este es un tremendo error. Los niños deben de ser informados acerca de su propio cuerpo en cada etapa de su desarrollo. Cuanta más y mejor información tengan, más protegidos estarán para interpretar los mensajes sexuales a los que son expuestos.

 Dar ejemplo . Los padres deben revisar cuáles son los valores que están transmitiendo, los programas que ven en presencia de sus hijos. Los niños principalmente imitan la conducta de sus padres.

Recordemos el texto de Eclesiastés: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”

Es necesario que respetemos la niñez, porque  si la sexualización de los niños es una prolongación de nuestra cultura sexual, entonces la protección de los derechos de la infancia es en un auténtico movimiento contracultural.

Autora: Ana Pérez Lozano . Es Maestra, con estudios en Terapia Familiar y Psicopedagogía.
Actualmente se dedica a la docencia, trabajo que compagina con la atención a menores en dificultad social en los centros Dignidade, entidad que cofundó con Marcos Zapata; junto con el cualpastorea la Iglesia Buenas Noticias de Lugo


Carlos Martínez García

La Biblia en la obra de Carlos Monsiváis

La formación cultural de Carlos Monsiváis se forjó a contra corriente del imaginario mayoritario en México.

 A lo largo de toda su obra está presente el libro del que dijo tenerlo grabado en su ADN, la Biblia [1] . Su traducción favorita fue la realizada por Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, españoles perseguidos por la Inquisición en el siglo XVI.

Desde muy niño Carlos fue construyendo para sí una galería muy particular, descrita en su Autobiografía  de 1966 y definida allí como  “una extraña iconografía heroica, notable por la ausencia de la Morenita del Tepeyac, –la misma que convirtió a Juan Diego en el primer partidario mexicano del Star System–…”.  El escritor subrayó el significado integrador que en su entorno tuvo la Biblia : “Entre nosotros, la Biblia no sólo era el fundamento religioso, sino el lazo de unidad, la razón de ser de la familia. Su papel era muy preciso, la fuente del conocimiento y del comportamiento. Para mi madre, la Biblia era el objeto del cual nunca se desprendía. Era feliz cuando daba clases de Escuela Dominical. Era bibliocéntrica, y con frecuencia en una discusión respondía con versículos [bíblicos]” (Adela Salinas, Dios y los escritores mexicanos , Editorial Nueva Imagen, México, 1997, p. 95).

 La Bibliade Monsiváis fue, como ya dijimos, la traducida por Cipriano de Valera publicada originalmente en 1569 y revisada por Cipriano de Valera en 1602. La circulación del libro se hizo en condiciones muy difíciles, ya que las fuerzas inquisitoriales consideraron herejes a los traductores y de “herética pravedad” sus escritos teológicos. Las obras de Reina y Valera figuraron, desde mediados del siglo XVI y hasta 1948, en el Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum de la Iglesia católica.

El primer libro que conjunta crónicas de Carlos Monsiváis tuvo dos versiones. En la inicial el título fue Principados y potestades, clara alusión a  Efesios 6:12 , donde dice “porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades […]”. La segunda versión, la más conocida, es la titulada Días de guardar. [2]

 La crónica sobre el estreno de la obra Hair en Acapulco (5 de diciembre de 1969), la encabeza Monsiváis “Con címbalos de júbilo”. La frase es entresacada del  Salmo 150versículo 5 , que a continuación reproducimos: “Alabadle con címbalos resonantes, alabadle con címbalos de júbilo”. El escritor resume, con imágenes bíblicas, la puesta teatral que presencia:
 En el escenario una figura acuclillada y harapienta. Emergen de la parte posterior del teatro dos procesiones de antorchas que bracean por los pasillos en ánimo estatuario, morosamente, como si en la imaginación visual del director se identificasen las fotografías más difundidas de Haight Ashbury y la ofensiva apariencia hippie con el relato bíblico de la mujer de Lot. Y las estatuas de sal producidas en serie culminan en el foro, y al cabo de cinco minutos, ya incluso el reportero (tan preocupado por su crónica que no capta nada de lo que ve) se ha percatado de que no contempla una obra tradicional —revelación que se produjo al observar las diferencias de Hair con El abanico de Lady Windermere— sino un assamblage, un desfile orgánico de sketches sobre una comunidad hippie y su dramatización de la parábola de la Oveja Perdida. Sólo que esta vez el Hijo Pródigo no se reintegra al seno colectivo: lo retienen los fosos de Vietnam . [3]

 Las aglomeraciones e histerias de los asistentes en la Alameda de la ciudad de México (16 de febrero de 1968) para presenciar el concierto gratuito del entonces muy famoso cantante español Raphael , son descritas puntualmente por Monsiváis en el escrito “Raphael en dos tiempos y una posdata”. Comienza y concluye el reportaje con dos citas bíblicas: “…porque ellos verán a Dios”, localizada en  Mateo 5:8 ; y cierra la crónica con la observación de que los “psicólogos […] desdeñan (uno no sabe por qué) a las admiradoras y su capacidad prenatal de endiosar y un locutor exhibe los cientos de cartas a Raphael que una sola estación recibe en un día y la porra insiste: ‘Raphael es nuestro ídolo’ y nadie debe criticar a los admiradores de quien sea. El que esté libre de posters que arroje la primera piedra”. [4] Estamos ante una paráfrasis de una porción bíblica, la de  Juan 8:7 .

En un recurso literario que desarrollará años después en Nuevo catecismo para indios remisos, al usar el género parábola, Carlos Monsiváis en Días de guardarpone en las antípodas al empresario a y a los músicos, donde muestra su decidida admiración por los jazzistas. Lo hace en el texto “Incitación a la vida productiva. Parábola del banquero y el jazz”. [5]

 La crónica del malogrado concierto de rock en el estadio de la Ciudad de los Deportes, en el Distrito Federal (9 de marzo de 1969) , con la participación de las bandas The Union Gap, The Byrds [6] y los Hermanos Castro, no solamente tiene un título tomado de la Biblia (“Para todas las cosas hay sazón”, [7] Eclesiastés 3:1 ), sino que cada sección es encabezada con versículos bíblicos (sin citar su procedencia pero inmediatamente reconocidos por avezados en la traducción de Reina y Valera) procedentes del tercer capítulo de la sección conocida como Eclesiastés o El Predicador.

 En el 2008, al recibir la medalla 1808 por parte del gobierno de la ciudad de México , [8] el escritor que semanas atrás cumpliera siete décadas de vida, da un discurso en el que elige, como en tantas intervenciones, crónicas y artículos, imágenes bíblicas para describir el universo conformado por la gran urbe.

Inicia con una paráfrasis del libro veterotestamentario del Génesis, donde combina la remembranza del género parábola [9] que recorre las páginas de toda la Biblia: “Parábola del espacio que necesita un domicilio fiscal. En el principio no había lugar dónde poner el espacio de la Ciudad de México. El lugar asignado era amplio, un valle en el Anáhuac, pero se calculó mal el tamaño, que por los motivos que fuesen, era insuficiente, era un lugar que no correspondía a este espacio, que se oponía a las mediciones y los amoldamientos; que se burlaba de los que en vano trataban de encajarlo en el sitio a él adjudicado. ¿Cómo quieres que yo –decía el espacio– que seré histórico, mitológico y centralista quepa en estos kilómetros a mi disposición? Pero si yo ya estaba convencido desde el Génesis, no más que aquí yo soy de los espacios a los que todo les queda chico”.

Después teje una segunda parábola, la que llama de creencias. Nuevamente evoca el lenguaje del Génesis, aunque incorpora otras figuras para mostrar lo insólito de la capital mexicana: “En el principio, y ante la tardanza del dios cristiano, Huitzilopochtli y Tláloc crearon los cielos y la tierra, y en la tierra, llamada así porque su componente mayor era el agua, la nación mexicana, donde desde recién nacida un producto de la diosa demografía, estaba desordenada, pero nunca carente de pueblo y de mensaje al pueblo y de exhortaciones al pueblo para que renunciara a otras creencias”. [10]

 En la ciudad en la cual todo se multiplica, Monsiváis evoca escenas del Nuevo Testamento ( Mateo 15:32-39 ;  Marcos 8:1-10 ) para ilustrar la replicación de posibilidades y objetos: “La multiplicación de los panes, los peces, los parientes y los DVD´s prestados. ¿Qué propone la Ciudad de México? ¿Cuáles son sus misterios, sus escondrijos, su paraíso subterráneo? Y ¿cuáles los dispositivos para el deleite a bajo precio?”

En la tercera parábola monsivaisiana, “de la lucha del empleo y del Ángel hasta el amanecer”, sus lectores deberían conocer el trasfondo bíblico sobre el que elabora la escena de una negación para millones de ciudadanos: la posibilidad de tener empleo en el México mal gobernado por la segunda administración federal emanada del PAN. Carlos Monsiváis usa en esta tercera ilustración los pasajes de  Génesis 32:24-25 , donde Jacob lucha con un varón misterioso, al que no suelta hasta obtener su bendición. La descripción del llamado en Génesis varón, y que en otro escrito del Antiguo Testamento es llamado ángel, le permite a Monsiváis hacer la analogía por la obstinada batalla en hallar una actividad remunerada. El  capítulo 12 de Oseas , en los versículos 4 y 5, hace referencia a Jacob y su lucha con el ángel: “En el vientre tomó por el calcañar a su hermano, y con su fortaleza venció al ángel. Venció al ángel, y prevaleció…” De aquí es donde Monsiváis toma el imaginario inicial de su tercera parábola, pero en el desarrollo de la misma crea un símil irónico con los avatares del empleo por prevalecer en condiciones adversas.

 Apocalipstick, obra de Carlos Monsiváis que tenía unos cuantos meses de haberse puesto en circulación cuando acontece la muerte de su autor (19 de junio, 2010), estimula para encontrar citas implícitas y explicitas de la Biblia.  En uno de sus capítulos, “De los murales libidinosos del siglo XX. ‘He aquí en maldad he sido formado, y en pecado me concibió el Centro de la Ciudad’”, el título mismo puede ser bien identificado por los asiduos a la lectura bíblica. Es una cita textual del Salmo 51, versículo 5, atribuido al rey David: “He aquí en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”, se lee en la versión favorita de Monsiváis, la de Reina-Valera revisión de 1909. [11]

 En una crónica que cautiva, la que dedica a los casi 20 mil desnudos y desnudas en el Zócalo de la ciudad de México, fotografiados por Spencer Tunick , Monsiváis inicia su texto con la línea “Pórtico versicular (donde la división entre el bien y el mal se inicia con la conciencia de la desnudez, o eso se ha creído”). Acto seguido reproduce cuatro citas del Génesis : “Y estaban desnudos, Adán y su mujer y no se avergonzaban” (2:25); “Y fueron abiertos los ojos de entrambos (luego de comer la fruta del árbol, codiciable para alcanzar la sabiduría), y conocieron que estaban desnudos: entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales” (3:7); “Y él, adán respondió (a Jehová): Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo porque estaba desnudo y escondíme. Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo?” (3:10-11); “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y vistiólos” (3:21). [12]

La plancha del Zócalo capitalino fue, por un tiempo, recordatorio del Edén. Varones y hembras, para usar el lenguaje bíblico del Génesis, compartieron gozosamente su desnudez. Todo cambió en cuanto los primeros se vistieron antes que las mujeres, ya que éstas fueron requeridas por Tunick para otra sesión fotográfica. Entonces, ya con sus vestimentas, los hombres vieron lo antes no percibido, que ellas estaban desnudas y algunos las miraban lascivamente. El Paraíso se había perdido. Carlos captura así ese momento:
 Se encueraron diecinueve mil y otros tres mil llegaron tarde. Si ya existe el Tunick Book of World Records, México va a la cabeza casi tres veces por encima de Desnudarte de Barcelona. Un error logístico: los hombres se visten primero y cuando las mujeres regresan de las cercanías de Palacio Nacional, hay un brote del machismo antiguo, fotos con el celular, comentarios agresivos, miradas que matan de las ya fatigadas ardientes pupilas. Las mujeres responden con eficacia, no se inmutan, se dirigen hacia sus bultos de ropa, el vestirse es más difícil que la obediencia divertida al ‘¡Fuera ropa!’ del comienzo. Las vallas conceptuales se desintegran casi de inmediato, la sensación que se esparce es triunfal y triunfalista.
Es demasiado pronto para extraer conclusiones. Es demasiado tarde para vestir de nuevo y como si nada a la sociedad.
 [13]

 La fascinación literaria de Monsiváis por el libro neotestamentario de Apocalipsis le lleva a reelaborar varias ocasiones un texto titulado “Patmos esquina con Eje Central” . [14] En su versión apocalíptica del país y de la ciudad de México, el escritor, en su papel de Juan el vidente del último libro de la Biblia, plasma su observación inicial en los siguientes términos: “Bienaventurado el que lee, y más bienaventurado el que no se estremece ante la espada aguda de la economía, que veda la entrada al dudoso paraíso de libros y revistas, en estos años de ira, de monstruos que ascienden desde el mar, de blasfemias, y de dragones a quienes seres caritativos filman el día entero para que nadie se llame a pánico y se les considere criaturas mecánicas y no anticipos de la feroz desolación”.

El “reescritor”, así conocido por su obsesión de corregir, ampliar y revisar constantemente lo redactado a mano, extiende el artículo de Nexos y lo incorpora como capítulo final de su Los rituales del caos. Cambia el título por el de “Parábola de las postrimerías. El Apocalipsis en arresto domiciliario”. [15]  La capital del país se va ampliando y asimilando todo en este proceso, en el que la constante es el acelerado crecimiento geográfico y la explosión poblacional:
 Y vi una puerta abierta, y entré y escuché sonidos arcangélicos, como los que manaron del sonido muzak el día del anuncio del Juicio Final, y vi la ciudad de México (que ya llegaba por un costado a Guadalajara, y por el otro a Oaxaca), y no estaba alumbrada de gloria y de pavor, y sí era distinta desde luego, más populosa, con legiones columpiándose en el abismo de cada metro cuadrado, y video-clips que exhortaban a las parejas a la bendición demográfica de la esterilidad o al edén de los unigénitos, y un litro de agua costaba mil dólares, y se pagaba por meter la cabeza unos segundos en un tanque de oxígeno, y en las puertas de las estaciones del Metro se elegía por sorteo a quienes sí habrían de viajar (“No más de quince millones de personas por jornada”, decía uno de tantos letreros que son el cáliz de los incontinentes).

 El recurso apocalíptico para describir la singularidad de la ciudad de México es, nuevamente, evidenciado por Monsiváis en un largo escrito publicado en el suplemento literario y cultural del periódico La Jornada. [16] Aquí entrelaza datos devastadores e imágenes esperanzadoras de la metrópoli. Por medio de cuatro ángeles (noticieros del Apocalipsis) que revelan datos y cifras del gigantismo capitalino, el cronista traza un panorama en algunos puntos desolador por el deterioro de la vida cotidiana de sus habitantes. Lo azaroso de la convivencia en la ciudad (“la escatología urbana prodiga imágenes del Apocalipsis privatizado, o secuestrado en los domicilios”), su martirio consuetudinario para millones de todas maneras sigue atrayendo multitudes: “Y debido al funcionamiento imprevisible de la urbe, o a la certidumbre secreta (utopía urbana es sobrevivir a diario en la catástrofe, es multiplicar familias en los resquicios del trazo apocalíptico), todos se quejan pero pocos se van, y no por una banalidad como el arraigo, sino tal vez por un motivo metafísico como el presentimiento del Juicio Final”. [17]

 Apenas bosquejamos un tema presente a lo largo de la obra de Carlos Monsiváis, se trata del imaginario bíblico al que recurre frecuentemente. Unas veces lo hace parodiando el lenguaje de la Biblia para aplicarlo a una situación de las muchas sobre las cuales ha escrito crónicas, precisiones irónicas en su trashumante sección Por mi madre bohemios, o como aforismos que denotan ecos de los Proverbios atribuidos al rey Salomón. Tal imaginario es posible detectarlo desde su Autobiografía(1966) y Días de guardar(1970), Los rituales del caos (1995), Las alusiones perdidas (2007), El Estado laico y sus malquerientes(2008) y hasta Apocalipstick(2009).

Mención aparte merece su Nuevo catecismo para indios remisos (primera edición 1982, segunda edición 2001). Ya que toda la obra es, como el mismo Monsiváis lo expresara a Elena Poniatowska, un potente eco del libro que lo marcó toda su vida: “Aún retengo muchísimos versículos de memoria y eso, en mi caso, es parte de la formación literaria; una parte estricta, porque la versión [de la Biblia] de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera es soberbia. El Nuevo catecismoviene de allí directamente, toda proporción guardada” (“Los pecados de Carlos Monsiváis”, en La Jornada Semanal, 23/II/1997).

 El peso del lenguaje de Reina y Valera recorre de principio a fin el Nuevo catecismo para indios remisos. Éste libro de ficciones fue señalado por Monsiváis como su preferido en la amplísima obra producida por él, “porque allí están algunas de las impresiones de mi niñez oyendo hablar de los santos ajenos” (Proceso, 4/V/2008). Por ejemplo, en la narración “Como escoria de plata sobre el tiesto” el título mismo devela su desenlace para quien está familiarizado con las expresiones de Reina y Valera. El estilo de ambos, gozosamente y con ironía adoptado por Monsiváis, se refleja en el desenlace cuando no se cumplen las visiones de Omixóchitl acerca de que los indios conquistados por los españoles vencerán a los invasores. Entonces Hitzilopochtli, en una nueva revelación, le reprocha que para él ella es “como escoria de plata sobre el tiesto” (cita textual de  Proverbios 26:23 ).

 El día en que el escritor cumple 70 años (4 de mayo de 2008), publica en La Jornadaun artículo cuyo título (“Los días de nuestra edad”) toma prestado, pero por supuesto, de la Biblia.Esel  Salmo 90 versículo 10 , que en completo dice, en la versión preferida por Monsiváis: “Los días de nuestra edad son setenta años; Que si en los más robustos son ochenta años, Con todo su fortaleza es molestia y trabajo; Porque es cortado presto y volamos”. Con la cita Carlos reitera lo que alguna vez me confió: “Hay libros que lleva uno en su ADN”.

 A un año del deceso de Carlos Monsiváis recordamos que como lector lo primero que memorizó fue un versículo bíblico, el de  Juan 1:1 . Afirmó lo anterior en 2006, al ser galardonado con el XVI Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo. En una versión libre de la cita, el mismo Monsiváis gustaba de repetirla de la siguiente manera: “En el principio (y en medio y en el final) era el Verbo”. Amén.

 


   [1]  El presente escrito es una muy apretada síntesis de un libro en proceso, titulado  La Biblia y la iconografía heterodoxa de Carlos Monsiváis .
   [2]  Ediciones Era, México, primera edición diciembre de 1970.
   [3] Ibid ., p. 23
   [4] Ibid ., p. 60.
   [5] Ibid ., pp. 61-64.
   [6]  Este grupo tuvo como uno de sus hits en la década de los años sesentas del siglo XX la canción  Turn! Turn! Turn! (to Everything There is a Season) , cuya letra es Eclesiastés capítulo 3, con música de Pete Seeger, el legendario cantante y compositor de folk americano. En esta liga se puede escuchar la canción interpretada por The Byrds .
   [7]   Ibid ., pp. 118-125.
   [8]  “Instituida en memoria del movimiento que encabezó Francisco Primo de Verdad para instalar aquí un gobierno provisional, tras la abdicación de los reyes de España en favor de Napoleón Bonaparte”, nota de Ángel Bolaños Sánchez,  La Jornada , 22/V/2008.
   [9]  Sobre el tema es muy útil la obra coordinada por Edesio Sánchez Cetina,  “Enseñaba por parábolas…” Estudio del género parábola en la Biblia. Homenaje a Plutarco Bonilla Acosta , s/e, s/l. s/a.
   [10]  En una variación de lo anterior, en el texto titulado “De uno de tantos Génesis”, Carlos Monsiváis lo reescribió de la siguiente manera: “En el principio y ante la tardanza del dios cristiano, Huitzilopochtli y Tláloc crearon los cielos y la tierra, y en la Tierra (llamada así porque su componente mayor era el agua) la nación mexicana, hija del dios Caos y la diosa Demografía, estaba desordenada pero nunca carente de población, y por eso las deidades aztecas en su empeño de beneficiar a la primera ciudad, produjeron un Centro, atenidas a su poder de convocatoria, y pronto en Tenochtitlan ya no cabía un alma aunque todavía quedaba sitio para los cuerpos, y como había tiempo —la población no se hizo en un día— se construyó la Provincia para fomentar las migraciones a la gran ciudad…” en  Apocalipstick , Editorial Debate, México, 2009, p. 15.
   [11]  La  Biblia Traducción Interconfesional  anota que este canto es dedicado “Al maestro del coro. Salmo de David. Cuando tras haber mantenido relaciones con Betsabé, lo visitó el profeta Natán”, Editorial Verbo Divino-Sociedades Bíblicas Unidas, Madrid, 2008, p. 978. Acerca del Salmo 51, y su quinto versículo, Kathtleen Farmer comenta que “El salmo se ocupa de la intensidad del propio pecado del salmista. No se intenta culpar a nadie más de la permeabilidad del pecado en la vida del salmista. De este modo, [el versículo 5], se debe entender como una confesión de que el salmista ha sido proclive al pecado desde el momento de la concepción. Aunque esta afirmación ha sido fuente de malentendidos en círculos cristianos, está claro que en el contexto de este salmo se pone el énfasis en el pecado del hablante y no en la madre del hablante o en el acto mismo de la concepción”,  Comentario Bíblico Internacional , Editorial Verbo Divino, Estella, Navarra, 2000, p. 758.
   [12]  “El Zócalo en cueros (Imágenes de la reconciliación entre cuerpos y almas, si ambas se comprometen a ir al mismo gimnasio”),  Debate Feminista , año 18, vol. 36, octubre 2007, p. 115.
   [13]   Ibid ., p. 125.
   [14]   Nexos , diciembre de 1987. Patmos es la isla del “Deodecaneso, que se encuentra a unos 55 kilómetros al SO de la costa de Asia Menor, a 37° 20’ N, 26° 34’ E. A esta isla fue desterrado el apóstol Juan desde Éfeso, evidentemente por algunos meses, alrededor del año 95 d. C., y allí escribió su Apocalipsis (Ap. 1:9),  Nuevo Diccionario Bíblico Certeza , Barcelona-Buenos Aires-La Paz, segunda edición ampliada, 2003, p. 1034.
   [15]  Carlos Monsiváis,  Los rituales del caos , Ediciones Era, México, primera edición: marzo de 1995, quinta reimpresión: abril de 1996, pp. 248-250.
   [16]  “Apocalipsis y utopías”,  La Jornada Semanal , 4 de abril de 1999.
   [17]   Ibid .

Autores: Carlos Martínez García
© Protestante Digital 2011


Jacqueline Alencar

Impresiones de y desde Ecuador (y 2)

Los días en Quito se tornan agradables.

19 de junio de 2011

 Designada como Capital Americana de la Cultura 2011 , esta ciudad es inmensa, alcanzando los 50 kilómetros de longitud, y entre 9 y 14 de ancho. El casco histórico se extiende a lo largo de 320 hectáreas y es el más grande y mejor conservado de América; luego queda una parte moderna, que acoge al sector financiero y a la población más próspera . Algo que no falta es la frase: “Queremos fomentar la cultura”. El encuentro de poetas lo avala.  Participan de varios países de Iberoamérica. Hablamos con un conocido narrador ecuatoriano y le preguntamos su opinión sobre la situación socioeconómica y política de su país. Dice que “el gobierno es algo contradictorio. Se han alcanzado avances en las vías de comunicación, algo a lo que ha dado prioridad, pero también es evidente su enfrentamiento con la prensa. Ecuador es un país rico, tiene petróleo, cobre, flores, etc., pero esto no se ha gestionado bien. Ha habido un cambio generacional en el funcionariado, pero con poca experiencia, que se ha tornado inútil”.

Los poetas leen en la Universidad Central de Ecuador. Hablo con uno de ellos, joven, quien procede de Guayaquil y es profesor en un instituto privado. Le pregunto cómo vive un profesor de instituto como él. “Con 500 dólares mensuales (en los públicos el sueldo es de unos 350 $). Pago 200 de alquiler, 150 para la comida, somos tres en la familia, y el resto casi no alcanza para cubrir lo demás gastos. Los libros son un lujo que no me puedo permitir; leo cuando algunos amigos me los regalan”.  ¿Hay evangélicos en Guayaquil (con dos millones ochocientos mil habitantes, aproximadamente)?, me atrevo a preguntar. “Sí, muchos, cada tres manzanas hay un templo evangélico. Se ha perdido la fe en la iglesia católica, que sólo tiene ritos” . ¿A qué se debe el crecimiento?, digo. “Los evangélicos salen fuera de sus locales, no te obligan a participar, tienen carisma…”. “Yo tengo amigos evangélicos”. Le pido que les lleve dos ejemplares de SEMBRADORAS.

Continuamos paseando por Quito. Hay un teleférico desde donde divisas toda la ciudad, inmensa, con muchos espacios verdes. La rodean los volcanes Pichincha y Cotapaxi, este último cubierto de nieves perpetuas. Luego puedes disfrutar de deliciosos zumos de tomate de árbol, mora, guanábana, piña, mango.

Teníamos previsto un contacto evangélico, pero no pudo ser. Podría haber quedado así, pero cuando hay un objetivo que cumplir, debemos agotar todos los medios. En una ciudad como Quito de algo más de dos millones de habitantes no es fácil encontrarte con alguien por casualidad. De pronto, te dices: ¿para qué sirve el Internet? Y  damos con la Iglesia Bautista Central de Quito , donde hay un pastor cuyo horario se adecúa al nuestro: de 9.30 a 13.30; y de 15.30.00 a 19.00. Qué maravilla, pienso. Decidimos no llamar antes, para ver si es verdad. Nos acercamos a esa dirección. Llamamos al timbre, y ahí estaba: tal como decía en su página WEB.

 Se trata de  Luis Lara, pastor bautista , casado, tiene dos hijas y cuatro nietos. Lo saludamos, como a alguien de la familia. Y lo es. Se muestra muy amable, sencillo, paciente… Pido permiso para una breve entrevista. Dice que sí. Ya le hemos comentado de dónde venimos y que somos hermanos. Esto es suficiente.

 ¿Es verdad lo que se dice del crecimiento espectacular de los evangélicos en el Ecuador?
Efectivamente. Hace cinco años éramos un 4%; hoy, un 16%. Por ejemplo, la iglesia Betania en sólo tres años ha pasado de 300 a 3.000 miembros. El pastor Arturo Norero ha sido bendecido. Ellos tienen programa de radio y televisión.
Nosotros los bautistas tenemos 48 iglesias en Ecuador. La iglesia de Israel tiene cuatro mil miembros. Pero el crecimiento en Guayaquil, la primera ciudad en población, ha sido mayor. Desde esta ciudad se promueve la plantación de iglesias en otros lugares del país.

 ¿A qué atribuye el crecimiento?
Lo importante es que el Reino de Dios va creciendo: ésa es la visión de los pastores de las distintas denominaciones. Antes nos peleábamos. Ahora entendemos que lo importante es que las vidas se consagren; que la gente tenga un encuentro real con Dios. Un crecimiento en santidad y servicio. No importa sólo mi iglesia, sino que el reino vaya creciendo en Quito, en el Ecuador. También los pastores hemos descubierto la oración. En algunas iglesias se ora desde las cuatro hasta las seis de la mañana. De allí las personas salen a trabajar. En la de Betania, se ora a las cinco y a las seis se les brinda un desayuno. Yo soy el director de oración a nivel nacional. Se está planificando un Congreso de oración con todas las iglesias. Las iglesias indígenas también crecen.

 ¿Calidad o cantidad?
Se está dando mucha importancia a la formación en cuanto conocimiento y crecimiento espiritual. Muchos jóvenes están en los seminarios formándose para ser pastores. Hay un despertar más que nunca.

 ¿Se atrevería a opinar sobre la gestión del presidente Correa?
Como en todo, unos están en contra, pero también hay gente muy agradecida con el presidente. Se ha notado en el último referéndum. Hay mejoras. Se nota en el trabajo. Todos los que trabajan tienen derecho a la Seguridad Social, desde el doméstico hasta el diputado. Esto es muy bueno, pues en Ecuador hay muchos inmigrantes de Perú y Colombia trabajando. Sólo en Esmeraldas hay once mil colombianos.
Desde Cuenca, y en un programa de televisión, el presidente ha dicho que los evangélicos no ofenden a nadie; ni al presidente. Buscan la verdad y la justicia.

 ¿Hay evangélicos en la política del país? 
Los bautistas somos apolíticos. Pero de otras denominaciones sí hay.

 Usted está a tiempo completo, por lo que veo, ¿cómo se sufragan sus gastos, su manutención?
Con las ofrendas. Se cubren mis gastos y queda un poco para las obras. A pesar de que este es un barrio de clase media y baja. Parte de la enseñanza es ofrendar. No se pierde. Cuando hablamos de prosperidad, hablamos de gracia, de santidad, sabiduría, gozo. La prosperidad es algo integral. No sólo es el propósito ganar plata.
Si Dios es propicio, levantaremos un edificio para guardería y residencia de ancianos. Es un sueño…

 ¿Realiza la iglesia alguna labor de tipo social?
Sí, desde hace cuatro años tenemos un comedor para personas pobres, aunque tuvimos que cerrar durante una temporada. Son treinta; la mayoría niños. Se les provee de un almuerzo a 0.50 $, que es un precio muy barato, pues un menú por aquí como mínimo cuesta 2 dólares. Dependiendo del lugar llega a costar 4 ó 7 dólares. Es el cumplimiento del evangelio. Cristo también sanó, dio de comer… (son palabras suyas). Teníamos un centro médico, pero el doctor viajó y tuvimos que cerrar. También tenemos una librería.

 ESTANCIA EN OTAVALO
 Continuamos nuestro periplo por Ecuador, visitamos Otavalo  (en la provincia de Imbabura). Es un pueblo de unos 43.000 habitantes, la mayor parte indígena, donde se nota mucho movimiento, auge de la construcción y, al contrario de Quito, no se ven niños de la calle ni mendigos. Los comercios están abarrotados de artesanía. Resaltan los colores. Los otavaleños nos dieron una cálida bienvenida. Muchísimos espectadores se dieron cita para escuchar poemas. El alcalde,  Mario Conejo , de origen indígena, el primero en la historia de Otavalo, presente en el acto y parte de la organización del evento, resaltó que, además de mejorar calles y saneamiento básico, está desarrollando un proyecto donde todos se sienten identificados, fomentándose así la unidad entre mestizos e indígenas. “Antes había racismo, ahora no”, dijo. Y de esto pudimos dar fe. El paisaje es bellísimo, visitamos  la laguna de San Pablo  a orillas del volcán Imbabura, la cascada de Peguche, entre otros.

Pregunto al poeta y concejal  Fernando Bonilla  si el desarrollo de Otavalo se debe en gran parte a las remesas de los que han salido fuera. “Sí -dice. Es parte de esos tres millones de ecuatorianos que han salido. Pero ya desde los años 60, los otavaleños han salido para promocionar su artesanía. Primero a Colombia, México y Estados Unidos. Ahora a Europa. También se está dando la inserción del indígena en todos los campos, algo impensable anteriormente. Éste es un pueblo celoso de sus costumbres, de su idioma, de su idiosincrasia”. Nos comenta que los evangélicos han incursionado sobre todo en las comunidades indígenas. Y que esto ha sido muy positivo.

La hospitalidad es maravillosa. Cuesta salir de allí. No olvido los sabores del hervido de mora, el sancocho, la empanada. Los abrazos.

 LA COSTA DE ESMERALDAS
 La travesía concluye en Esmeraldas, capital de la provincia que lleva el mismo nombre.  En Esmeraldas la población es afroecuatoriana. Hace calor, igual que el recibimiento. También se nota la pobreza de las viviendas y la vida en general. Pero hay cariño. Y eso lo arregla todo. Les encanta la poesía. Fue un recital multitudinario. Y al día siguiente otro más, esta vez en  Atacames  y entre estudiantes que se animaron a declamar sus propios versos. Cuando todo escasea aumenta el interés. Pude degustar sabores costeños como el encocado, la cocada, el bolón, las empanadas de queso. Y las frutas exóticas que nos embriagaron. Paseamos por las playas de Atacames, a orillas del Pacífico, degustando una piña colada. Allá en el horizonte intentaba divisar un pedacito de la meseta castellana. Difícil de olvidar…

 EN QUITO, DE NUEVO
Volvemos a Quito. Me quedan dos ejemplares de la revista SEMBRADORAS y pregunto a uno de los camareros si conoce una iglesia evangélica donde dejarlos. Me nombra varias, pero sobre todo noto que conoce muy bien a una de ellas. Le pregunto si es evangélico y contesta que no. Diría que es un “filo”. Más tarde me dice que no olvide dejar las revistas y me entrega un sobre donde insiste que escriba mi e-mail para que me contesten. Hay muchos simpatizantes nuestros en este país. Es maravilloso.

Leo en el Diario “La Hora” que 370.000 menores trabajan en Ecuador, cifra que representa 13% de la población entre 5 y 17 años. Según UNICEF “el panorama de muchos niños se ensombrece por la obligación de contribuir al salario familiar”. Se celebraba el Día mundial contra el trabajo infantil. Así me despido de Ecuador. Pero me quedo tranquila cuando también leo que varias entidades trabajan para que los niños dejen los basurales y otros empleos y vuelvan a estudiar, vuelvan a ser niños. Ciertamente queda mucho por hacer: aquí o allí. No podemos solucionar el problema de millones, pero sí marcar la diferencia en la vida de uno, de dos… o de diez niños. Dejar que se acerquen a Cristo… Tendremos qué decirle cuando estemos cara a cara con Él.

 Salimos del aeropuerto Mariscal Sucre de Quito.  Volvemos cargados de afecto, de libros y con mucho ánimo para seguir sembrando en España y donde haga falta. El Espíritu de Dios se mueve en todas partes. El cambio sí es posible. En el avión conocemos a Fany, a Lorenzo y a otros ecuatorianos que regresan a España. Nos piden ayuda e información. Compartimos un café en el aeropuerto y quedamos en llamarnos. Nada sucede por casualidad…

 Vuelvo a mi otra mitad. Ansío ver a mis hermanos en la fe, mientras ya diviso la torre de la catedral de Salamanca, el puente romano, mi barrio de Tejares, mi río Tormes.

Autores: Jacqueline Alencar
© Protestante Digital 2011


Hay un millón de musulmanes

En Australia los musulmanes se encuentran continuamente con Jesús

Al Hayat TV es un canal árabe que transmite programación cristiana en Australia y otras partes del mundo musulmán.

17 de junio de 2011, AUSTRALIA

  Australia se está convirtiendo en un popular destino para los musulmanes que salen de Asia y el Medio Oriente. Debe haber casi un millón de musulmanes en Australia, que viven en comunidades exclusivamente islámicas. Esta cifra hace que algunos habitantes de la llamada “isla continente” dicen tener problemas de convivencia debido al crecimiento de la población musulmana.

Sin embargo  los cristianos del país ven una oportunidad de proclamarles el Evangelio de Jesús, algo que es excepcional que ocurra en países islámicos, pero que se está produciendo en Australia; principalmente debido a un canal de televisión que ha lanzado Michael el Masry, un ex musulmán , que ha aportado su propio dinero y luchado contra viento y marea en medio de la fuerte oposición de la comunidad islámica.

 AL HAYAT TV
El secreto está en que  Al hayat TV (también conocida como Vida Televisión) transmite programas cristianos de una forma que los musulmanes entienden : “Es muy importante para los musulmanes que sepamos entnderles a ellos y a su religión. Decirles: les amamos como personas, son bellas personas bellas, pero están engañados”.

El Masry ha tenido muchas amenazas, pero no tiene miedo “porque Dios me protege. Creo en una misión especial, y el Señor dará protección extra. El murió por ellos, sólo por eso merecen que les llegue el mensaje de salvación ¿Y quién les dará el mensaje?”, es su respuesta.

 IGLESIAS ÉTNICAS
Pero los musulmanes australianos no sólo escuchan las buenas nuevas en las ondas televisivas. Los ex musulmanes pueden asistir a cultos cristianos en árabe, como es el caso más conocido de la iglesia Al-obour en Sydney .  Al-obour en árabe significa “cruzar”.  La mayoría de sus miembros son musulmanes que cruzaron la barrera religiosa para abrazar la fe en Jesús. Algunos acuden en secreto porque temen ser descubiertos por familiares musulmanes; de hecho muchos asistentes han recibido amenazas de muerte por dejar el Islam.

Iglesias cristianas étnicas musulmanas en Australia El  pastor Ali Bazzi de la Iglesia Al-Obour  comenta: “Como la religión del Corán fomenta el atacar a las personas, a los rebeldes o lo que en español se llaman apóstatas. Si los mato… hago un bien a Alá”.

Bazzi admite haber recibido amenazas de muerte desde que se convirtió a la fe cristiana, pero dice que no dejará de proclamar el Evangelio. Bazzi pasó su juventud como musulmán radical en el Líbano; hasta que un amigo musulmán, convertido al cristianismo, le presentó la Biblia y a Jesús.

“Me gusta la personalidad de Jesús. La forma como lo presenta la Biblia, cómo Él compartía con la gente, los sanaba, les alimentaba. Le digo a Mamá que soy un hombre nuevo. Ella responde: “si hay un Dios capaz de cambiar a Alí, quiero creer en Él. Toda mi familia se ha hecho cristiana, excepto mi papá”, añade Bazzi.

 OTROS CAMINOS A JESÚS
Según informa  Mundo Cristiano tv , otro caso que representa otra vía para que existan en Australia cristianos musulmanes es el de  Helena Menadue , una ex musulmana de Egipto, que se trasladó a Australia tras convertirse al cristianismo. Dejó su país porque “la policía vino a mi casa para llevarme. Pudieron matarme, torturarme, pudieron torturar a mi hermana, pudieron hacer cosas terribles”.

Además también experimentó el rechazo de sus seres queridos y la “muerte social”: “Sentí que había perdido mi identidad, no sabía quién era”.

Helena dice que fue fortalecida por un versículo de la Escritura que levantó su espíritu: “Venid a mí, los que estéis trabajados y cargados y yo os haré descansar. La única forma en que Dios se me revela o puedo recibir su paz y alegría es a través de Jesús”.

 Otro camino a la conversión es el amor. Alya es una ex musulmana QUE conoció a Cristo tras enamorarse de un cristiano. Sus padres al principio no querían que se casara. Cambiaron de opinión cuando Alya fue sanada de un linfoma tras haber orado por ella los cristianos. “Fui sanada de cáncer y Dios hizo que mis padres cambiaran de opinión para que pudiera casarme con mi esposo y vivir la vida cristiana que yo quería”.

 Por todas estas vías, y pese a la constante presión de la comunidad islámica australiana, estos ex musulmanes siguen compartiendo su testimonio con los musulmanes inmigrantes y residentes en el país. Y desde luego si se enciende el televisor en Australia, se podrá ver el canal Al Hayat Tv, lanzando su señal al aire y entrando en las salas de los australianos y especialmente en los corazones de los musulmanes.

Fuentes: Minuto digital

© Protestante Digital 2011


 

El 'sexting' ¿síntoma de trastorno sexual?

La historia del congresista demócrata Anthony Weiner ha abierto un debate en EE.UU. por este tema, cada vez más común en las redes sociales.

20 de junio de 2011, EEUU

La historia del congresista demócrata Anthony Weiner ha abierto un debate en EE.UU. sobre el ‘sexting’, la cada vez más común costumbre de enviar imágenes subidas de tono, y la posibilidad de que sea la punta del iceberg de un trastorno sexual.

La dimisión de Weiner la pasada semana, tras dos semanas de polémica por la aparición de fotos y mensajes sexuales que envió a través de la red social Twitter, estuvo precedida de un redoble de tambor: el anuncio de que se sometería a un tratamiento para acabar con ese comportamiento.

La búsqueda de ayuda profesional parece normal en el caso de una figura pública a la que ese tipo de conducta le ha costado su carrera, pero para muchos, se trata de una medida desproporcionada para una tendencia aparentemente inofensiva y bastante generalizada.

 Al menos el 6 % de los estadounidenses mayores de 18 años han enviado alguna vez imágenes sexualmente sugerentes por mensajes de texto, con un desnudo parcial o completo, y el 15 % las han recibido , según un reciente informe del centro de investigación Pew.

En Estados Unidos ya existen negocios especializados en borrar el rastro de desprestigio que puede dejar ese tipo de conducta impulsiva, como MyReputation.com, que por 130 dólares al año se ofrece a eliminar de la red los deslices de los más despistados.

 ¿ADICCIÓN?
La conducta de Weiner puede no haberle conducido a cometer una infidelidad física, pero sí denota un carácter compulsivo comparable al que muestran los alcohólicos y los adictos a las drogas o al juego, según el fundador del Instituto de Rehabilitación Sexual de Los Ángeles (California), Robert Weiss.

“Como para quien siente el deseo de beber o de jugarse unas monedas, la adicción al sexo no se trata en realidad del acto físico. Quienes la padecen pasan mucho más tiempo pensando en el proceso de persecución que en el propio acto”, dijo.

Weiss, que ha escrito varios libros sobre “cibersexo” y ha tratado a cientos de adictos a esa conducta, calcula que entre el 5 % y el 10 % de los hombres y el 2 % de las mujeres de Estados Unidos practican el ‘sexting’ con cierta regularidad.

Aunque la investigación en este terreno es “escasa”, el experto cree que esa tendencia no tiene por qué ser síntoma de una adicción sexual, siempre que sea una “demostración natural y esporádica de la sexualidad”, al igual que “quien se emborracha de vez en cuando no tiene por qué ser un alcohólico”.

En muchos casos, en realidad, se trata más bien de “una decisión poco inteligente, o poco reflexionada”, como la que tomó Weiner al lanzar sus fotos en la red, donde la información se extiende como la pólvora.

 TERAPIA
Pero  cuando, como en el caso de Weiner, la adicción lleva a poner en riesgo repetidamente la reputación y la vida personal, se convierte en indicio de un problema emocional que necesita tratamiento , asegura Weiss.

El proceso consiste, en primer lugar, en “analizar la conducta sexual de la persona y comprobar que no tenga otro tipo de problema mental”, aunque, en un 90 % de los casos, el comportamiento nace de “la tendencia a ignorar problemas emocionales” o a “una infancia en la que se evitaba el contacto físico”.

“Weiner no ha sabido explicar por qué actuó como lo hizo porque lo más probable es que ni siquiera él lo entienda”, aseguró Weiss.

El siguiente paso, tras la terapia psicológica, es “proporcionar las herramientas necesarias para evitar recaer en lo mismo”, aprender a calmarse y a buscar comportamientos que satisfagan la tentación, dado que el deseo de reincidir “le acompañará el resto de su vida”.

Fuentes: EFE P+D

© Protestante Digital 2011