Archivos para junio 24, 2011

El Lutero joven

Publicado: junio 24, 2011 en Historia, Luteranismo

César Vidal Manzanares
El Lutero joven

La necesidad de la Reforma (7): la crisis espiritual (V): Un monje llamado Lutero (1)La necesidad de Reforma resultaba indiscutible para cualquier conocedor de la iglesia católica a inicios del s. XVI. De hecho, no faltaron esfuerzos en ese sentido aunque, lamentablemente, se malograron. La excepción vendría dada por un joven monje agustino Martín Lutero, un personaje medularmente católico cuyo destino ulterior nadie podía prever.

 

Martín Lutero nació el 10 de noviembre de 1483 y sus padres eran Hans Lutero y Margaret Lindemann(1). Ambos procedían de Mohra, una localidad situada en la raya con el bosque de Turingia. De hecho, el propio Lutero se definió como “un sajón duro” de ascendencia campesina(2). El padre de Lutero – al que éste se parecía en el aspecto – se había visto perjudicado por las leyes testamentarias que establecían el paso de la fortuna familiar al hermano pequeño. La respuesta de Hans consistió en desplazarse a Eisleben y de allí a Mansfeld. Su intención era encontrar trabajo en las minas de cobre donde el trabajo resultaba extraordinariamente duro, pero existía la posibilidad de conseguir una cierta independencia si se era laborioso y ahorrador (3). Al cabo de poco tiempo logró arrendar varios hornos y en 1491, figuraba entre los miembros del concejo de la ciudad.Esta mejora de fortuna de Hans Lutero no debería llevarnos a imaginar que la vida de la familia era fácil. Años después Martín recordaría cómo su madre caminaba desde el bosque a casa bajo una pesada carga de leña o como, en cierta ocasión, le golpeó hasta hacerle sangrar por haberse comido sin permiso una nuez.

Cuando tenía siete años, Lutero fue enviado a la escuela latina de Mansfeld y a los catorce, se trasladó a Magdeburgo para recibir educación con los Hermanos de la vida común. Fue precisamente en este lugar, donde el niño Martín se encontró, por primera vez, con una ciudad de ambiente eclesiástico. Al cabo de un año, Lutero se trasladó a Eisenach donde vivían algunos familiares y donde forjó nuevas amistades.

 En abril de 1501, Lutero se matriculó en la facultad de artes de la universidad de Erfurt.  Se trataba de una de las instituciones universitarias más antiguas de Alemania (1397) y tenía fama como lugar donde se dispensaba el  studium generale . Es muy posible que la elección de esta universidad en lugar de la de Leipzig se debiera a que Hans Lutero deseaba que su hijo estudiara derecho. La ciudad era conocida por su relajación moral, un dato significativo si se tiene en cuenta que, a pesar de hallarse situada en Sajonia, estaba gobernada por el el arzobispo de Maguncia.

Lutero se alojó en la residencia estudiantil de san Jorge. Allí adquirió el sobrenombre del “filósofo” por su afición a las discusiones cultas y aprendió a tocar el laúd. En 1502, Lutero obtuvo el título de bachiller tras haber cursado las asignaturas habituales de artes.

 Con veintidós años, Lutero obtuvo su maestría con el puesto segundo de un grupo de diecisiete alumnos.  En la actualidad, cuando en Occidente, el sistema educativo está abierto a todos y en no pocas ocasiones no exige un especial esfuerzo de los alumnos, resulta fácil no asociar el logro de Lutero con lo excepcional. A inicios del s. XVI, era algo extraordinario tanto por la decisión y el sacrificio de sus padres, como por el hecho de que el joven alcanzara la meta final. De manera innegable, Martín había satisfecho las esperanzas de promoción social de la familia al cubrir la parte del trayecto previa a la entrada en la universidad. Ahora quedaba por determinar la carrera que iba a estudiar.

Conceptos como los de la realización personal o el cultivo del espíritu eran totalmente ajenos a una familia de inicios del siglo XVI que, sin proceder de una clase acomodada, lograba que su hijo llegara a la universidad. Lo que se esperaba del estudiante era que convirtiera sus estudios superiores en una llave para abrir puertas que le permitieran ascender socialmente. Visto desde esa perspectiva, la elección de la facultad de Derecho por parte de Hans Lutero resultaba obligada. Sin embargo,  Martín anunció que pensaba entrar en el monasterio agustino de Erfurt.

He detallado las versiones sobre el origen de esa decisión en  El caso Lutero . Según el propio Martín, el 2 de julio de 1505, cuando regresaba de visitar a sus padres, fue sorprendido por una tormenta cerca de Stotternheim, una población próxima a Erfurt. Aterrado por la perspectiva de la muerte, el joven Martín prometió a santa Ana en oración que si lograba escapar con bien de aquel trance se haría monje. No fue la primera vez que la muerte se presentaba tan cerca del joven Martín. El 16 de abril de 1503, de viaje a casa, Martín experimentó una caída y se clavó una daga en la pierna quizá seccionándose una artería. Mientras su compañero de viaje se dirigía hacia Erfurt en busca de ayuda, Martín intentó detener la hemorragia a la vez que pedía ayuda a la Virgen. Es obvio que Lutero sobrevivió, pero había comprobado de manera muy directa lo inesperadamente que la muerte podía presentarse. Si a esa experiencia se sumó la de un amigo muerto – lo que también pudo llevarle a reflexionar sobre el tema – y el episodio de la tormenta, nos encontraríamos con un Lutero que, durante años, había pensado en la realidad de la muerte y, al fin y a la postre, había decidido responder a ella volcándose, de manera total y absoluta, en el plano espiritual. Enfrentado con la disyuntiva de complacer a su padre o aferrarse a Dios, el joven Martín optó por lo segundo y el 17 de julio de 1505, entró en un monasterio de la orden eremítica de san Agustín.

 Sobre el paso de Lutero por el convento, tenemos numerosos datos.  Alguno de sus detractores, como es el caso de Denifle, ha insistido en negar su veracidad y en interpretar en los términos más negros la carrera del joven monje. Sin embargo, a día de hoy, esa visión maniquea hace ya décadas que fue rechazada incluso por los historiadores católicos (4).

En 1543, Mateo Flaccio Ilírico recogió una conversación con un antiguo compañero de Martín, que había seguido siendo católico tras el estallido de la Reforma, y que “declaró que Martín Lutero vivió una vida santa entre ellos, guardó la Regla con la mayor exactitud y estudió con diligencia”(5). Lutero fue un monje totalmente entregado a la Regla que – a diferencia de muchos otros que han pasado por el estado clerical – conservó una visión equilibrada e incluso afectuosa de aquella época de su vida. Así, contaría después cómo tuvo que desarrollar tareas mendicantes en aquellos años con el saco a la espalda(6), pero lo hizo sin amargura, de la misma manera que pudo hablar con afecto de su maestro de novicios.

 En septiembre de 1506, Lutero llevó a cabo su profesión preparándose para su ordenación sacerdotal y en abril de 1507, fue ordenado sacerdote.  Se ha dicho que Lutero pensó en abandonar el altar antes de celebrar su primera misa. El episodio debe ser rechazado como carente de base histórica(7). Sí es cierto, por el contrario, que la ceremonia causó una notable impresión en el joven Martín.

 CONTINUARÁ


1) Boehmer, Der Junge Luther, 1939, p. 358.
2) TR 5.255.10; 5.558.13.
3) W. Andreas, Deutschland vor der Reformation, Stuttgart, 1948, pp. 322.
4) De nuevo, J. Lortz resulta, al respecto, paradigmático. Para este historiador, Lutero no sólo era robusto mentalmente, Historia…, pp. 173, sino que su vida en el convento fue correcta, p. 178 y se pasó al reformismo sin segundas intenciones p. 188.
5) Citado en Scheel, II, p. 10.
6) TR 5.452.34; TR 3.580.5; TR 5.99.24.
7) La discusión al respecto, en G. Rupp, Luther´s Progress…, p. 17.

Autores: César Vidal Manzanares

© Protestante Digital 2011

Leonard Cohen, Príncipe de Asturias

Publicado: junio 24, 2011 en Arte, Música

 José de Segovia Barrón
Leonard Cohen,  Príncipe de Asturias 
Al poeta y músico canadiense Leonard Cohen se le ha concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, a los 76 años.

21 de junio de 2011

El jurado reconoce así “una obra literaria que ha influido en tres generaciones de todo el mundo, a través de la creación de un imaginario sentimental en el que la poesía y la música se funden”.  El acta destaca cómo “con el paso del tiempo”, confluyen en él “la tradición mística de Oriente y Occidente y la vida contada como una balada interminable”. Ya que Cohen es ante todo un buscador. 

 Buscamos sentido a la vida de muchas maneras, pero para Cohen, está claro que la respuesta está en la religión. Unas inquietudes que no han sido nunca compartidas por muchos. En la monumental biografía que hizo sobre él Ira Nadel – Various Positions, premiada por la Universidad de la Columbia británica en 1996, pero lamentablemente todavía no traducida al castellano–, se cuenta el encuentro de Cohen con Joan Baez en el mítico Hotel Chelsea de Nueva York. La discusión que tuvieron fue monumental. Comenzaron hablando sobre Gandhi y el papel de las drogas en el movimiento por la no-violencia, pero lo que Baez no podía soportar eran las inquietudes espirituales de Cohen, que le alejaban de una conciencia social – ¡lo mismo que le pasó con Dylan! –.

 Hay algo enigmático en la figura de Cohen, que produce siempre cierta perplejidad. Su imagen de bohemio, vestido de traje; un amante apasionado ,  que vive solo; mítico cantante, que apenas tiene voz; un judío, que practica el budismo  zen.. . Son demasiadas cosas que no encajan. Cohen –como su admirado Dylan– es un judío que tiene además una curiosa obsesión por Jesús.  Las referencias a los  Evangelios  llenan muchas de sus canciones desde los años sesenta. Aunque su espiritualidad se ha hecho cada vez más compleja, a medida que se ha ido acercando y alejando de la lectura de la Biblia, para abrirse a otras religiones orientales.  Su historia comienza con una de las más importantes familias judías del Quebec.

 TRADICIÓN JUDÍA
 Leonard Norman Cohen nació en Montreal en 1934, con el nombre hebreo de Eliézer (que significa  Dios es mi sostén ). Su apellido remite a la tradición sacerdotal de Israel. Su padre era hijo de un judío lituano que emigró a Canadá poco después de que se fundara la federación, llegando a ser propietario de la fábrica de confección más grande del país y el presidente más joven de la sinagoga más importante del Canadá. Su abuelo Lyon fue además vicepresidente de la primera organización sionista de este país y fundador del primer diario en lengua inglesa de todo el continente americano.

Su padre, Nathan, estaba inválido a causa de sus heridas en la Primera Guerra Mundial. Se casó con una mujer dieciocho años más joven que él. Masha era hija de un rabino lituano, que escribió una obra de más de setecientas páginas sobre las diferentes interpretaciones del Talmud. Había huido de las persecuciones de los judíos en los  progroms  del este de Europa, a Inglaterra, pero se fue luego a Canadá en 1923.

Leonard Cohen tiene una hermana mayor llamada Esther. Juntos, viven la Segunda Guerra Mundial con cierta comodidad, ya que la familia tenía dinero para mantener un servicio doméstico con sirvienta, niñera y chofer. Tuvieron en muchos sentidos una educación privilegiada, marcada, eso sí, por el judaísmo.

 Cohen dice: “Teníamos una profunda fe y practicábamos la religión, que estructuraba toda nuestra vida; pero mis padres no eran fanáticos”. Leonard cree que, para ellos, “la religión era como el agua para un pez”. Así recuerda que cada noche del viernes empezaban a celebrar el  sabbat,  encendiendo velas –algo que continúa haciendo todavía él, dice en una entrevista con la revista francesa  Les Inrockuptibles –. Hacían oraciones e iban a la sinagoga el sábado por la mañana. Pero aunque recibía educación hebrea tres veces por semana,  Cohen fue a una escuela laica y tuvo una niñera irlandesa católica, por quien empezó a conocer el cristianismo.

 CORAZÓN SOLITARIO
Sus padres jamás le presentaron un Dios estricto y exigente, aunque aprendió la  shema  (el credo judío tomado de la Ley dada a Moisés en el monte Sinaí) e hizo la ceremonia de iniciación judía conocida como  bar mizvah.  Todo su mundo se viene abajo cuando su padre se muere, al tener sólo nueve años. Adquiere entonces una seriedad que le acompaña toda su vida. Su melancolía y tristeza le introducen en un páramo emocional, que le hace huir de toda frivolidad e inconsciencia.

Cohen fue a la prestigiosa universidad de McGill, donde estudió con el  enfant terrible  de la poesía judeo-canadiense, Irving Layton. Era ya amante de los versos de García Lorca, pero se volvió entonces un poeta y observador crítico. Su pensamiento es lúcido y afilado, pero carente de sarcasmo y raramente cínico. Reconoce la sabiduría de sus maestros,como dice en una de sus canciones – Teachers –:“sígueme, dijo el hombre sabio”; pero observa que éste “va detrás”, en vez de delante.

Cohen “da prioridad absoluta al individuo, reduciendo la comunidad a nada que no sea el resultado de la suma voluntaria de los individuos”. Aunque no sabe “qué es peor: si estar solo y pensar que lo estás, o pensar que todos los demás se sienten así de solos”…

Aunque su corazón solitario le hace bastante enamoradizo. Las  Marianne  y  Suzanne  de sus cancionesestán inspiradas en sus muchas experiencias de desamor. Suzanne Verdal era una bailarina de Montreal, que estaba casada con un escultor llamado Vaillancourt, cuando le escribe ese poema en 1965. Marianne Ihlen vivía con un novelista noruego en la isla de Hydra, que deja con un hijo, cuando empieza su larga relación con Cohen. Pero él siempre lamentó que fuera  goyim (gentil).  Lo que para él la hacía incapaz de compartir su visión judía del mundo. Su fracaso más conocido fue sin embargo su reciente relación con la actriz Rebecca De Mornay, que “se dio finalmente cuenta de que no se puede contar conmigo como marido, con quien tener hijos”…

A pesar de tantas decepciones, Cohen dice que ha aprendido que “a no ser que el corazón se rompa, es imposible conocer nada del amor”. Pero ¿qué es el amor, para él? En uno de sus primeros poemas ( Keeping Things Whole,  1964), Cohen describe al amante de una joven mujer como “un cuerpo ambulante de dolor”. Él dice: “Creo que éste es el océano en que todos nadamos, todos queremos disolvernos, olvidarnos de quiénes somos”. Y concluye: “Pienso que esto es el amor, olvidarse de quién es uno”.

 VIDA BOHEMIA
 Como el judío errante,  Un Canadien Errant,  Cohen espera volver a casa un día. Ese regreso al hogar parece sin embargo que da la vuelta al mundo. Aunque “convertirse en lo que se suele denominar un bohemio no era algo bien visto en familias como la mía, adoptaron la posición de que era una fase adolescente que superaría; pero no la superé”. Se convierte en un hombre de cuarto de hotel, que tiene al mundo como único equipaje. En otoño de 1969 aterriza en Londres con la idea de escribir su primera novela, pero el mal clima le hace cambiar de idea, yendo a la sobria y desnuda isla de Hydra, entonces casi virgen. Un lugar solitario y carente de comodidades, con el mar Egeo y Cretense a cada lado…

Vivía unos escalones por encima del puerto. Al tañer las campanas y llegar el barco de los suministros, puntualmente a las diez de la mañana, había cumplido ya casi toda una jornada de trabajo. Sus draconianos horarios hacen pensar en que –como el poeta Paul Valery–, “la mayor sabiduría nace de la disciplina más férrea”. En esta isla escribe algunos de sus mejores textos, con la sola compañía de los gatos que vienen a su terraza, la cháchara de los tenderos y las pezuñas de los dóciles borricos de carga golpeando contra el pavimento. Aunque cada tarde tenía una silla reservada en el café, cuando llegaba el momento mágico del ocaso…

Su bohemia parece estar en contradicción con ese “sentido del orden”, que a él le gusta: “El tipo de disciplinado aprendizaje que se inculca en la instrucción militar”. Su libro sobre los Hermosos Perdedores  tuvo magníficas críticas, pero no ganó mucho con él. Se le ocurre entonces que quizás pueda vender mejor sus letras con música de  country.  Piensa ir a Nashville, pero de camino pasa por el famoso Hotel Chelsea de Nueva York…

A mediados de los años sesenta todo el mundo que aspiraba a ser algo en el mundo artístico vivía allí. Fue así en la época de Dylan Thomas, pero es con la generación  beat  en los años cincuenta que este lugar se vuelve mítico.Al resurgir el  folk  en los sesenta, el  Village neoyorquino se llena de artistas como Baez, Dylan o Joplin ,  que viven en este hotel, que siguió siendo un punto de encuentro para los mitos del  rock,  hasta morir allí la novia de Sid Vicious –supuestamente asesinada por él, que murió de sobredosis poco después– en el  punk  de finales de los setenta.

 HAMBRE DE VERDAD
 Cohen mantiene su vocación poética, pero encuentra en la música  pop  el medio para expresar su arte. Judy Collins acepta al principio algunas de sus canciones, pero pronto firma su propio contrato de grabación. Mantiene su casa de Hydra como un refugio, pero hace de un apartamento de Los Ángeles su oficina, hasta que en un viaje a Tennessee para trabajar con el compositor Boudleaux Bryant, en una destartalada granja en medio del campo, sufre un colapso mental.  Se da cuenta que “todos van por el dinero” y los “mercachifles han tomado las riendas”. Todo le parece hueco y empieza a buscar la verdad a todo tiempo…

“Somos atraídos por la verdad”, dice Cohen, ya que “cuando la oímos y la vemos nos hipnotiza”. El cantante cree que todos “tenemos hambre de ella”. Lo que pasa es que se muestra de diferentes formas. “Hay millones de personas que van a la iglesia y obtienen un verdadero sustento de la liturgia y el hecho de formar parte de su comunidad religiosa”, pero él no se siente cómodo “confinando la expresión de la verdad a un único ámbito de acción”. Cree que “estamos continuamente rodeados por la verdad, pero que a veces lo sabemos, y otras no”.

 Buscar la verdad es siempre algo doloroso.  “Suele darse por sentado que la perfección no existe”, dice Cohen, “que nuestro mundo está roto, y que con corazones derrotados vivimos vidas rotas”. El problema es que “eso no nos excusa de nada”. Por eso canta en su himno Anthem:  “Olvídate de tu ofrecimiento perfecto; todo tiene una grieta”. Y “así es como entra la luz”. Para él, “la cantidad de sufrimiento del que uno se entera es algo aterrador”. Aunque reconoce que “lo único que se acerca a un consuelo” es la oración de Jesús: “Hágase Tu Voluntad”.

“Todos percibimos que hay una voluntad detrás de todas las cosas” –dice en una entrevista en Montreal el año 84–, “y somos conscientes también de nuestra propia voluntad”. El cantante cree que “la distancia entre ambas voluntades crea el misterio que llamamos religión”. El cree que “es el intento de reconciliar nuestra voluntad con otra voluntad, que no podemos identificar claramente, pero que sentimos que es poderosa y existe”.

 BÚSQUEDA ESPIRITUAL
 “Todos llegamos a un punto donde debemos encontrar sentido para nuestra vida”, dice Cohen , “cuando tenemos que buscar metáforas que nos expliquen el significado de nuestra vida”. Hay muchas formas, “sea a través de la caridad, la meditación, la terapia o el enriquecimiento monetario”. El objetivo es el mismo: “dar con la parábola que dé significado a nuestra hambre más profunda”. Para él, “es ahí donde encajan las tradiciones religiosas”. Aunque es algo que “todos estamos continuamente examinando, debatiendo y corrigiendo”, ya que “no es algo que se adquiere de una vez para siempre, es una actividad incesante”. Cohen llega entonces al budismo  zen .

 Su nexo con el judaísmo está en la tradición de la corriente mística judía. En ella el rabino explica a sus discípulos historias abstrusas, sin respuesta, que les lleven a pensar más allá de lo obvio y lo racional. Una técnica muy parecida a la que utiliza el  roshi  Joshu Sasaki en el monasterio z en  de Mount Baldy –en las montañas de San Gabriel, cerca de Los Ángeles–, donde Cohen se refugia en sus momentos de debilidad y vulnerabilidad.

“A no ser que la persona esté rota y sufriente, física o psíquicamente, no va a enfrentarse a un examen espiritual”, dice Cohen: “Uno empieza a ser sabio cuando se da cuenta de que es sumamente infeliz aquí”. Entonces puede uno optar por diferentes religiones, compromisos políticos, programas ascéticos o modos de vida hedonistas. En su caso, fue a un retiro del maestro  zen  Sasaki,quedándose allí un mes. “Fue una experiencia agotadora”, recuerda.

Sasaki era japonés, pero el abad era alemán. Por eso dice que cuando se encuentra andando un día con sandalias en medio de la nieve a mitad de la noche, como parte de la meditación, ¡se pregunta si no será la revancha por la Segunda Guerra Mundial! Se marcha entonces del monasterio, pero luego volverá “para un examen interno y profundo”, que requiere “una intensa disciplina, rayana en un castigo autoimpuesto”. En esa segunda estancia establece una práctica budista, que le lleva a pasar regularmente temporadas en Mount Baldy.

 En  Recent Songs  se cierra su primer periodo  zen.  Se encuentra entonces solo. Su madre ha muerto y apenas tiene relación con su esposa y sus hijos. Se enfrenta a “la más intima de las decisiones, que no podemos sino obedecer, lo que queda de nuestra religión, por lo que levanto mi voz y rezo”. Cohen vuelve a “Aquel que no tiene nombre”, al Nombre de su infancia. En la portada de su  Libro de Misericordia  aparece la estrella de David, formada por dos corazones, en vez de triángulos. En estos nuevos  salmos  clama por la misericordia a Dios.

 TODO ES INÚTIL
 Cuando publica su disco  Various Positions , muchos le preguntan por su búsqueda espiritual. Responde que su intención no era finalmente hacerse monje, ni dedicarse exclusivamente a la oración. Eso “no va conmigo”, dice: “Yo estoy en la calle, buscándome la vida”. Asegura no saber siquiera qué es el ideario  zen,  “porque sólo he conocido a ese anciano, y no puedo decir hasta qué punto representa esa tradición”. Su maestro mismo asegura que su esencia es “un vasto baldío, nada en especial”. Aquí no hay doctrina alguna que seguir, sólo su vida interior. Cohen busca finalmente ahí un espacio sin límites donde poder hacer sus propias construcciones mentales.

 “De lo que se trata es de dejar de hacerse preguntas como: ¿qué es la vida?, o ¿por qué estamos aquí?” Su álbum  Ten New Songs  expresa esa nueva época en que “no se fía de sus sentimientos íntimos, que van y vienen”. Le parece que “tras años de batallar con el monstruo interno, por fin ha conseguido no hacerse caso a si mismo”. Viene entonces la decepción…

Desde su primer libro,  Comparemos mitologías  (1956), hay un conflicto en su vida entre la religión y la sexualidad. Sus ejercicios espirituales no pueden acabar con su pasión interior. Ya que, como dice Pablo a los  Colosenses , “tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato con el cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne” ( 2:23 ).  Finalmente Cohen se siente desmoronado: “He probado el  Prozac;  he probado el amor; he probado las drogas, he probado la meditación  zen:  he probado el monasterio; he probado a dejar todas esas cosas, y vivir sobrio.” Pero todo es inútil…

 ¿RELIGIÓN O CRISTO?
 El autor flamenco Marc Hendricx, ve en su libro – Leonard Cohen, el buscador de la verdad –el efecto de la religión, que nos hace estar descontentos con nosotros mismos y sólo sirve para distanciarnos de los demás. Aunque cree que la fe, el amor de Dios, o lo que los creyentes sienten por Dios, es otra cosa. Se da cuenta de que aunque la religión está pasada de moda, lo que ha hecho es dimitir de su función decorativa, ricamente recompensada. Porque “aunque los lugares de culto se estén quedando rápidamente vacíos, la fe, en sus múltiples formas, vive todavía”.

Para el escritor de este libro –publicado por la editorial  Milenio  de Lleida–, “toda religión es creación del hombre, y por lo tanto no nos dice nada acerca de la verdad”.  Pero Jesús no se presenta como el fundador de una religión, sino como el Camino, la Verdad y la Vida  ( Juan 14:6 ). La Vida, por lo tanto, no se puede basar en la sinceridad –como dice Hendricx–, que es la conclusión a la que llega Cohen en su búsqueda de la verdad. Ya que uno puede estar sinceramente equivocado. La verdad no está en una religión, sino en Aquel cuya verdad nos hace verdaderamente libres ( Jn. 8:32 ). Libres, hasta de nosotros mismos…

 “Conocer el propósito y significado de la existencia es algo fuera de nuestro alcance”, dice Cohen. En ese sentido, como él dice, es algo “inalcanzable”. La respuesta está por lo tanto fuera de nosotros, en Aquel que nos ha creado, en el Señor y dador de la vida. Tan interesado en su Creación, que se ha hecho hombre. Ha conocido todas nuestras necesidades y se ha identificado con nuestras contradicciones. Por eso podemos venir ante Él tal y como somos, para, como Cohen, decirle sinceramente:

 Soy un pecador, pero amo a Jesús.
 Estoy corrompido, pero en estos momentos,
 cuando me encuentro contra la pared,
 la oración es la única salida.
( Oraciones: Una colección de 50 salmos )

 Yo creo que Dios se complace en responder tales oraciones…

Autores: José de Segovia Barrón

© Protestante Digital 2011