Archivos para noviembre 24, 2011

Hay esperanza

Publicado: noviembre 24, 2011 en Noticias, opinión, Sociedad

Por: Jesús A. Núñez | 24 de noviembre de 2011

Minas antipersona

Un soldado colombiano, víctima de una mina antipersona, entre zapatos que recuerdan a las víctimas de minas antipersona. Foto: FERNANDO VERGARA (AP)

En un contexto de seguridad internacional salpicado de violencia y focos de tensión muy aguda, resulta esperanzador saber, como nos cuenta la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL; www.icbl.org) en su último informe, que ya son 158 los países firmantes del Tratado de Prohibición de Minas Antipersona, con la incorporación de Sudán del Sur a un proceso que comenzó en 1999. El camino hasta Ottawa arrancó en 1992, gracias al impulso de siete organizaciones no gubernamentales, que consiguieron finalmente implicar a Canadá para que incorporara a la agenda intergubernamental el asunto. Así, desde el 1 de marzo de 1999 se estableció el compromiso para terminar con la fabricación, comercialización, almacenamiento y uso de ese tipo de minas.

Si en aquel momento unas 35.000 personas morían o quedaban mutiladas cada año por efecto de estos artilugios, en 2010 la cifra ha bajado hasta los 4.191 (1.155 muertas y 2.848 mutiladas). De ellas, 1.211 se localizaron en Afganistán, 512 en Colombia y 394 en Pakistán.

Es positivo ver cómo la sociedad civil organizada puede desarrollar esfuerzos que impulsen a los gobiernos a comprometerse de este modo. En todo caso, el problema no se ha solucionado completamente. Por una parte porque se estima que hay unos 200 millones de estos artefactos ya diseminados por muchos territorios, sin que haya programas de desminado suficientemente sólidos como para confiar en que todas acaben siendo removidas. Esto hipoteca seriamente la vida de muchas comunidades, imposibilitadas de transitar por determinadas vías o de cultivar sus antiguos campos. Por otra, porque todavía hay 38 países que no han firmado el Tratado. Entre estos interesa destacar a China, Estados Unidos, India y Rusia, pero también a Cuba, Irán, Israel y hasta nueve países árabes (Arabia Saudí, Bahrein, Egipto, Líbano, Libia, Marruecos, Oman, Siria y Emiratos Árabes Unidos).

Además, todavía en 2010 Israel, Libia, Siria y Birmania las han empleado y, por su parte, India, Pakistán y la misma Birmania las han fabricado.

Este mismo modelo- de un impulso promovido por actores de la sociedad civil que logra activar a instancias gubernamentales- ha llevado a que actualmente la ONU esté negociando un futuro tratado para regular (que no prohibir) las armas ligeras y peuqeñas, responsables de más del 85% de la muertes violentas que se producen en las guerras de hoy. Queda tarea.

http://blogs.elpais.com


Un obispo de la secta afeitó la cabeza y la barba de los que le desobedecían, una de las mayores afrentas para el credo amish

DAVID ALANDETE Washington

No hay mayor afrenta a un amish que afeitarle la cabellera y la barba. Según la interpretación de la Biblia que hace este grupo religioso, dios establece que el pelo es sagrado y no debe cortarse. Eso es lo que hizo el obispo Samuel Mullet, que este miércoles ha sido detenido y acusado formalmente, junto con tres hijos, un yerno y dos discípulos, de haber conspirado para agredir  al menos a cuatro personas por motivos religiosos a las que rasuró el cabello.

Mullet lidera una secta instalada en la localidad Bergholz, Ohio, que en 2003 rompió con la ortodoxia amish y se ha dedicado a gobernar sobre sus feligreses a su cruel antojo y con total impunidad.Otro precepto amish es no recurrir, jamás, al castigo físico y a la venganza, y perdonar siempre a aquellos que comenten ofensas. En eso, Mullet es también muy heterodoxo. No predica el pacifismo que tan a gala tienen los demás grupos amish. Varios testigos han revelado al FBI episodios de abuso extremo. A uno de ellos, que además es su asociado y a quien también ha detenido y acusado la fiscalía, le hizo dormir en un gallinero, al aire libre, durante 12 días seguidos. En el contexto de semejante cultura de terror, en 2005 ocho familias huyeron de Bergholz.

Así describe el FBI, en la declaración jurada de un agente difundida por el Departamento de Justicia este miércoles, el clima de terror en la comunidad liderada por Mullet: “En desafío a la teología y doctrina amish, Samuel Mullet impuso castigos extremos y daños físicos a aquellos en la comunidad que le desobedecían, incluida la práctica de obligar a los fieles a dormir en gallineros o forzar a miembros del clan de Bergholz a que le dieran palizas a otros miembros que le desobedecieran”.

A los huidos, el obispo Mullet les excomulgó de forma fulminante. Aquello llamó la atención de otros obispos. Unos 300 amish se reunieron, entre 2005 y 2006, en un cónclave en la localidad de Ulysses, en Pensilvania. Después de alcanzar quórum, decidieron revocar las excomuniones y permitir a los parroquianos que se integraran en otras comunidades amish, sobre todo en los condados de Trumbull y Carroll, en Ohio. Entonces Mullet decidió vengarse.

El 4 de octubre acudió con sus hijos y secuaces al condado de Holmes y, con tijeras y máquinas de afeitar eléctricas le rasuró el cabello y la barba a dos fieles que habían participado en la revocación de sus excomuniones. “Los hombres de Bergholz desfiguraron a la primera víctima, cortándole el pelo de la cabeza y de la barba, y al hacerlo, le provocaron dolor físico y dos cortes sangrantes en la cabeza”, explica el FBI. Un método similar emplearon con el otro. Además tomaron fotos para dejar constancia de la humillación. Aquella misma noche viajaron al condado de Carroll para infligir el mismo daño físico y moral a una tercera víctima.

Posteriormente emplearon una técnica distinta, según la investigación del FBI. Engañosamente, atrajeron (por carta, pues su religión les impide el uso de teléfonos y ordenadores) a otro amish a Bergholz. Cuando este llegó, se vio reducido y, como los demás, afeitado. Esta última víctima era parte de la comunidad inicial de ocho familias que abandonó a Mullet en 2005.

Los siete amish rebeldes fueron arrestados por el FBI este miércoles. La fiscalía pública les acusa, según un comunicado, de “conspirar para cometer agresiones físicas con motivos religiosos”. La ortodoxia amish se define como cristiana, y aunque tiene raíces en la Europa del siglo XVI, la inmensa mayoría de sus 250.000 integrantes vive en Estados Unidos.

http://internacional.elpais.com

El culto y la justicia

Publicado: noviembre 24, 2011 en Teología

JUAN STAM

Image Detail

¡Prohibida la entrada!

(El templo está cerrado temporalmente

por razones de fuerza mayor)

 

“El templo se llenó de humo

que procedia de la gloria y del poder de Dios,

y nadie podía entrar allí

hasta que se terminaran las siete plagas

de los siete ángeles”

(Apoc 15:8)

 

   Este detalle, de un simbolismo muy impactante pero de interpretación algo discutible, remite obviamente a los relatos de la dedicación del tabernáculo y del templo:

 

En ese instante la nube cubrió la tienda de reunión, y la gloria de Yahvé llenó el santuario. Moisés no podía entrar en la Tienda de reunión porque la nube se había posado en ella y la gloria de Yahvé llenaba el santuario.

                                                     Éxodo 40:34-35

 

Cuando los sacerdotes se retiraron del Lugar Santo, la nube llenó el templo de Yahvé. Y por causa de la nube, los sacerdotes no podían celebrar el culto, pues la gloria de Yahvé había llenado el templo.

                                                     1 R 8:10-11 (2 Cr 5:13-14)[1]

 

   En todo el conjunto simbólico de nubes (o viento o humo) que llenan el templo, la última frase de 15:8 es una excepción; los demás pasajes (Ex 40; 2 R 8; Is 6) simbolizan la gloria y majestad de Dios y no la solemnidad y finalidad de su juicio. Los otros relatos tampoco ponen énfasis en un punto terminal del fenómeno, como hace 15:8, ni menos que la reapertura del templo dependiera de que termine una serie de juicios muy severos. Es doblemente extraño: el castigo de los impíos no puede seguir adelante sin afectar el culto de los fieles, y el culto de los fieles no puede seguir su curso mientras Dios esté juzgando a los impíos. ¿Qué tiene que ver el uno con el otro?[2]

 

   Para todos los buenos cristianos, “ir al templo” es una rutina semanal, que en general se da por sentado como una simple actividad tradicional. Algunos van sin mayores expectativas de posibles sorpresas, otros con gran esperanza y entusiasmo. Pero casi nunca vamos con temor. Sentimos que con asistir estamos haciendo algo bueno, algo que por supuesto agrada a Dios, sin dudar jamás de nuestro derecho de entrada. Si algún día yo llegara al templo y alguien me dijera, “usted no puede entrar hoy”, o si encontrara la puerta cerrada con un rótulo, “Templo Cerrado; Dios no está dispuesto a recibirlos”, ¡me sentiría muy preocupado!

 

   ¿Por qué sería que nadie podía entrar al templo? ¿Qué fuerza tiene una nube, o el humo, para impedir que entren? ¿Por qué tuvieron que suspenderse todos los cultos del templo para la duración de los juicios? ¿Será que los fieles, en vez de alegrarse en el sufrimiento ajeno al contemplar la condena de otros, o felicitarse con confianza presumida que ellos son los justos, más bien ponen la mano sobre el pecho y reconocen su propia indignidad para presentarse ante Dios? Ver la presencia de Dios en la condena de otros les llenó de temor reverente, tanto que no se atrevían a presentarse delante del Señor, hasta que se aclararan todas las cosas.

 

   Entrar en la presencia de Dios no es algo así como un derecho humano, ni un favor que le hacemos a Dios, ni tampoco algo que nosotros podemos merecer. ¿Sería por eso que esta nube de humo vino a interrumpir los rituales del templo? En nuestro mundo actual, de tanta espiritualidad “lite” y tanto evangelio de ofertas y de gracia barata, ¿podría ser también que una nube de humo ha venido entre nosotros y Dios, pero no nos damos cuenta y seguimos adelante con nuestro “show” piadoso?[3] Cuando nos damos cuenta realmente de la santa presencia de Dios, tomamos con temor y temblor el entrar en su templo. Porque Dios está presente ahí, cualquier adoración falsa constituye un sacrilegio frente al mismo rostro del Señor. El culto como espectáculo, como entretenimiento o como masaje en vez de mensaje, no puede ser otra cosa que una blasfemia.

 

   Los profetas hebreos, en la época pre-exílica (que en mucho se parece a la época nuestra), denunciaban con gran vehemencia lo falso e hipócritica de las prácticas religiosas de Israel. El problema no era el culto mismo, sino la osadía de presentarse ante Dios sin hacer su voluntad. El problema tampoco era que estuvieran desatendiendo los cultos y los rituales, sino que pretendían adorar a Dios sin practicar la justicia. Dios mandó al profeta Jeremís pararse en la puerta del templo y advertir a Israel no atreverse a entrar en esos sagrados precintos:

 

Enmienden su conducta y sus acciones…

No confíen en esas palabras engañosas que repiten:

    ¡Este es el templo del Señor! …

Si en verdad practican la justicia los unos  con los otros,

si no oprimen al extranjero ni al huérfano ni a la viuda,

si no derraman sangre inocente en este lugar,

ni siguen a otros dioses para su propio mal,

entonces los dejaré seguir viviendo en este país…

 

Pero ustedes confían en palabras engañosas…

Roban, matan, cometen adulterio, juran en falso,

queman incienso a Baal, siguen a otros dioses…

¡y vienen y se presentan ante mí

en esta casa que lleva mi nombre…

para luego seguir cometiendo todas esas abominaciones!

¿Creen acaso que esta casa es una cueva de ladrones?

                             Jer 7:1-11[4]

 

   Comparando a Israel con Sodoma y Gomorra, el profeta Isaías denuncia esta religiosidad falsa:

 

¡Oigan la palabra del Señor,

      gobernantes de Sodoma!

¡Escuchen la enseñanza de nuestro Dios,

      pueblo de Gomorra!

¿De qué me sirven sus muchos sacrificios?

     — dice el Senor –.

Harto estoy de holocaustos de carneros

y de la grasa de animales engordados…

¿Por qué vienen a presentarse ante mí?

¿Quién les mandó traer animales

para que pisotearan mis atrios?

No me sigan trayendo vanas ofrendas;

el incienso es para mí una abominación.

Luna nueva, día de reposo,

     asambleas convocadas;

¡No soporto que con su adoración me ofendan!

Yo aborrezco sus lunas nuevas y festividades;

se me han vuelto una carga

que estoy cansado de soportar.

Cuando levantan sus manos,

    yo aparto de ustedes mis ojos;

aunque multipliquen sus oraciones,

    no las escucharé;

pues tienen las manos llenas de sangre.

¡Lávense, límpiense!

   ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas!

¡Dejen de hacer el mal!

¡Aprendan a hacer el bien!

¡Busquen la justicia y reprendan al opresor!

¡Aboguen por el huérfano ~

      y defiendan a la viuda!

Vegan, pongamos las cosas en claro,

    — dice el Señor –.

                             Is 1:10-18

 

   Aun más fuertes son las palabras de Amós:

 

“Yo aborrezco sus fiestas religiosas;

no me agradan sus cultos solemnes.

Aunque me traigan holocaustos y

    ofrendas de cereal,

no los aceptaré,

ni prestaré atención a los sacrificios…[5]

Aleja de mi el bullicio de tus canciones;

no quiero oír la música de tus cítaras.

¡Pero que fluya el derecho como las aguas,

y la justicia como arroyo inagotable!

                                         Amós 5:21-25

 

   Son muy enfáticos en el mismo sentido Os 6:6; Miq 6:6-8, Jer 7:21-23 y 1 Sm 15:22. Todos estos pasajes insisten tajantemente en la práctica de la justicia, e insisten en que sin la justicia, toda la práctica religiosa no es otra cosa que una abominación ante Dios que le da asco. Si no hay justicia, Dios rechaza sus ofrendas (Am 4:4-5), abomina sus festividades y asambleas (Os 2:11; Am 8:10) y no escucha sus cánticos (Os 5:23-24; Am 8:10) ni sus oraciones (Is 1:15; 58:4). Sobre los ayunos dice el Señor:

 

Denúnciale a mi pueblo sus rebeldías…

Porque día tras día me buscan,

y desean conocer mis caminos,

como si fueran una nación que practicara la justicia…

Me piden decisiones justas y desean acercarse a mí,

y hasta me reclaman: ¿Para qué ayunamos,

    si no lo tomas en cuenta?…

Pero el día en que ustedes ayunan,

hacen negocios y explotan a sus obreros…

Si quieren que el cielo atienda sus ruegos,

¡ayunen, pero no como ahora lo hacen!

¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día,

     para que el hombre se mortifique? …

¿A eso llaman ustedes día de ayuno

     y el día aceptable al Señor?

El ayuno que he escogido,

¿no es más bien romper las cadenas de injusticia

y desatar las correas del yugo,

poner en libertad a los oprimidos

   y romper toda atadura?

¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento

y dar refugio a los pobres sin techo,

vestir al desnudo,

y no dejar de lado a tus semejantes?

Si así procedes,

tu luz despuntará como la aurora,,

y al instante llegará tu sanidad;

tu justicia te abrirá el camino,

   y la gloria del Señor te seguirá.

Llamarás, y el Señor responderá;

pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!

                                         Is 58:1-9

 

   La perspectiva bíblica es evidente. La adoración a Dios debe ser en Espíritu y en verdad (Jn 4:24). Culto más justicia agrada a Dios. Culto sin justicia es abominación ante Dios. Mejor no adorar del todo, que adorar viviendo en pecado, corrupción e injusticia. “Sin santidad nadie verá a Dios” (Hb 12:14), por mucha “piadosidad” que exhiba. Culto sin justicia es la espiritualidad de los que repiten sin cesar, “Señor, Señor”, pero en vez de hacer la voluntad del Padre que está en los cielos, son hacedores de maldad (Mt 7:21-23).[6]

 

   ¡Sí, es cierto! ¡El verdadero culto es peligroso! A veces sería mejor no acercarnos al templo, es decir, sin antes arrepentirnos de nuestros pecados e injusticias. Antes de ir al culto el próximo domingo, examínante ante Dios  — deja que Dios te examine — para estar seguro de que no existan nubes oscuras entre ti y Dios que te bloquean el acceso a su presencia.

 

 


[1] También en Ez 10:4 “la casa fue llena de una nube”; en la visión de un futuro templo, “la gloria de Yahvé entró en la casa” y “la gloria de Yahvé llenó la casa” (Ez 43:4-5; 44:4; cf. Hch 2:2, “un viento…llenó toda la casa”).

[2] Un aspecto del mensaje podría ser que el juicio divino no es sólo para “ellos” (gentiles, ateos, islámicos etc) sino es también para “nosotros”. El juicio comienza por la casa de Dios (1 P 4:17).

[3] Exactamente lo mismo pasaba en tiempos del profeta Osías (7:8-10, “ni cuenta se da”), véase “¿Es posible ser idólatra sin darse cuenta?” bajo Apoc 13.

[4] Jesús cita el último versículo de este pasaje en Mat 21:13 y paralelos en su propia denuncia contra el abuso del templo.

[5] Hoy podríamos traducir “fiestas religiosas” por vigilias y retiros, y “sacrificios” por diezmos y ofrendas.

[6] Viene al caso también la exhortación de Mt 5:23-24: “Si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda”.


Mario Escobar Golderos

John Knox, María Tudor y la persecución a los protestantes

 

La persecución se desató en Inglaterra y en el corto reinado de María se asesinaron a más de trescientas personas.

 El caluroso verano de 1533 no presagiaba profundos cambios, pero la muerte de Enrique VIII y la sucesión al trono de su hija María, cambiarían el mapa político y religiosa de las islas británicas.

A finales de julio María fue coronada como reina de Inglaterra. Estaba casada con un joven príncipe español, llamado Felipe.  Rodeada por el ala más radical del catolicismo inglés, María tomaría cartas en el asunto inmediatamente.

 En noviembre ya habían sido revocadas todas las leyes que protegían la causa protestante . Era la prueba de fuego para la reforma inglesa. Si la misma hubiera tenido únicamente una base política, hubiera desaparecido ante la dura persecución que se iba a desatar los meses posteriores, pero los protestantes ingleses eran mucho más que meras comparsas del difunto Enrique VIII.

 La fecha límite para adjurar de la fe protestante se puso el 20 de diciembre , todos aquellos que se negaran a abandonar su fe serían tratados como herejes, lo que suponía la persecución religiosa y la muerte.

 Knox era uno de los objetivos principales del bando católico y decidió abandonar Inglaterra y dirigirse a Francia . La persecución se desató en Inglaterra y en el corto reinado de María se asesinaron a más de trescientas personas. Entre ellos el propio autor de El libro de oración común , Thomas Cranmer.

Konx aprovechó su estancia en el continente para conocer a diferentes líderes de la Reforma. Visitó a Bullinger en Suiza. En su exilio forzoso escribió un libro en contra de algunos movimientos radicales dentro de la Reforma titulado:  Leal admonición a los profesantes de la verdad de Dios en Inglaterra.

En el libro se condenaba duramente a la reina María y se la comparaba con Jezabel, lo que aumentó aún más el peligro que se cernía sobre él.

 En el otoño de 1554 conoció a Juan Calvino . Los dos reformadores eran muy distintos. Mientras que Knox era un hombre de acción e impulsivo, Calvino era reflexivo y metódico. La estancia en Ginebra de Knox fue muy productiva. Aprendió hebreo y logró formarse de una manera más profunda.

En noviembre de ese mismo año abandonó Suiza y viajó a Frankfurt para pastorear a la comunidad de ingleses exiliados que se había refugiado en la ciudad. La incipiente iglesia inglesa estaba dividida entre los de tendencias más anglicanas y los más puritanos, que no querían cultos muy ritualistas. La polémica sirvió a Knox para que escribiera un libro de cultos, que después adoptaría la Iglesia de Escocia.

 Tras una breve estancia en Ginebra, Knox decidió regresar a Escocia a finales de 1555 . Se casó con su prometida. El protestantismo había progresado en Escocia a pesar de la persecución, el reformador estaba dispuesto a buscar la manera para extenderlo por el resto de la isla.

Autores: Mario Escobar Golderos
©Protestante Digital 2011

Creative Commons

Abadía de Westminster

La Reina de Inglaterra en la celebración de los 4 siglos de la Biblia King James

Recorrido solemne con las copias más antiguas conservadas de la Biblia King James
Una joya de la cultura y la fe, en Inglaterra y el mundo. Hasta el influyente ateo Richard Dawkins ha participado en su recuerdo.

23 DE NOVIEMBRE DE 2011, LONDRES

La  Reina Isabel de Inglaterra  fue la invitada de honor en un servicio religioso realizado en la  Abadía de Westminster , y que se celebró el pasado miércoles 16 de noviembre, para conmemorar los 400 años de la Biblia King James.

El  duque de Edimburgo  y el  Príncipe de Gales  también estuvieron presentes en este acto conmemorativo de los 400 años de haber finalizado la traducción de la Biblia ordenada en el año 1604 por  el rey Jaime I .

 El acto suponía la culminación de un año completo que ha servido para conmemorar el 400 aniversario de la traducción, que se produjo durante más de siete años (entre 1604 y 1611) por todo un equipo de obispos, eruditos y teólogos que dió este texto de la Biblia en inglés que ha sido leído en las iglesias anglicanas de todo el mundo, apenas modificado, en los siguientes cuatro siglos.

Elegir la Abadía de Westminster para este evento es una decisión idónea, ya que fue en ella donde los compiladores se reunieron (en concreto en la  Cámara de Jerusalén ) para poner a prueba su traducción mediante la lectura pública en voz alta antes de ser enviada para su impresión.

 EL ACTO DE CONMEMORACIÓN
En la celebración se hizo un  recorrido solemne con las copias más antiguas conservadas de la Biblia King James . Y luego, como antes de su primera impresión , la King James fue leída en voz alta en la Cámara de Jerusalén  de la Abadía de Westminster.

 Rowan Williams, arzobispo de Canterbury , indicó que la versión King James es un “texto extraordinario” de “importancia imperdurable” que no se había hecho menos relevante por las traducciones posteriores.

Williams advirtió en su sermón que,  por excelente que sea, toda traducción es imperfecta , y así lo asumieron los propios traductores de la King James.  John Hall, deán de la abadía , expresó a los dos mil asistentes con fuerza que “reconocemos con gratitud la imperdurable influencia de la obra en nuestra lengua, nuestra cultura nacional, y en la fe, la lengua y la cultura allí donde el idioma inglés ha llegado en todo el mundo. Pero sobre todo, pidamos a Dios que nosotros y todas las personas que la lean puedan seguir siendo elevados y transformados por la gran historia que la Biblia contiene. ”

 LA BIBLIA KING JAMES
 La historia de la traducción King James de la Biblia comienza con la ascensión de Jacobo I al trono Inglés en 1603, cuando el país estaba “en el centro de una revolución teológica.”

Durante una conferencia con los puritanos ingleses en la Corte del Palacio de Hampton fue propuesta una nueva Biblia, aunque la consideración de una nueva traducción ni siquiera estaba en la agenda. La reunión fue convocada originalmente por el rey James en respuesta a una serie de peticiones para la reforma dentro de la iglesia por los puritanos, que diferían con los anglicanos.

El Rey James no estaba satisfecho con cualquiera de las traducciones existentes en idioma inglés. En particular, odiaba “con pasión” la Biblia de Ginebra, como Rhys-Davies narra en la película. En ese contexto, el puritano John Rainolds propuso una nueva traducción y el monarca la encargó.

La traducción, en la que trabajaron 54 investigadores, tenía como objetivo unificar los diversos grupos dentro del cristianismo que existían en Inglaterra, y poner fin a dos siglos de lucha para producir una Biblia en inglés. La tarea tomó siete años y la nueva traducción fue publicada por primera vez el 5 de mayo de 1611.

Muchas de sus frases -los poderes fácticos, los pies de barro, recoger tempestades, la escritura en la pared, la niña de sus ojos- han entrado en el lenguaje y sus cadencias han influido en casi todos los escritores importantes en inglés desde entonces.

 UN AÑO DE CONMEMORACIONES
 En honor del 400 Aniversario muchas iglesias y organizaciones han realizado todo tipo de proyectos. A principios de este año, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, envió un mensaje al público, donde hizo un llamado a los creyentes a “celebrar la contribución realizada por ese libro hace 400 años”.

A nivel de  editoriales , una versión actualizada de la NVI fue publicada este año. Thomas Nelson Publishers lanzó un sitio web que ofrece una amplia gama de contenido, incluyendo videos, versículos diarios de las Escrituras, podcasts y mucho más.

Por su parte,  el Príncipe Carlos de Gales ofreció su contribución como patrono de Confianza de la Biblia King James y leyó para el proyecto de YouTube Bible el capítulo 14 del Evangelio de Juan . Curiosamente,  el influyente ateo Richard Dawkins también contribuyó para este proyecto . “No se puede apreciar la literatura Inglesa a menos que estés inmerso en alguna medida en la Biblia King James”, dijo Dawkins. “Estamos en una cultura cristiana, venimos de una cultura cristiana y no conocer la Biblia King James, es de alguna manera ser un bárbaro”.

Muchos otros proyectos se han realizado en un esfuerzo para llamar la atención sobre el texto bíblico, entre los que  destaca la película   KJB: El libro que cambió el mundo . Está protagonizada por el premiado actor  John Rhys-Davies  (El Señor de los Anillos, Indiana Jones y La última cruzada), que lleva a los espectadores a través de la historia.

“El lenguaje y la influencia de este texto se han dejado sentir en todo el mundo durante los últimos 400 años, y también afirma ser la Palabra viva de Dios”, dice Rhys-Davies, que añade: “Estos textos definen el camino de la salvación, y te llevan hasta las puertas de la vida eterna”.

Fuentes: The Guardian

© Protestante Digital 2011

Creative Commons