Archivos para diciembre 6, 2011


“Rostros de Esperanza”

García Lafuente expuso fotografías en apoyo al pueblo saharaui
Las imágenes presentadas en San Fernando de Henares fueron tomadas por Manuel Gª Lafuente en sus viajes a los campamentos de Tindurf.

MADRID

 Allí donde no llegan las palabras, puede bastar una imagen. En las arenas de Tinduf, al suroeste de Argelia, el fotógrafo Manuel García Lafuente tuvo la oportunidad de ver con sus propios ojos –y a través del objetivo de su cámara– la vida cotidiana de un pueblo que, desde hace 35 años, vive, sufre, ama y sueña, en unas condiciones de precariedad y pobreza, que resulta difíciles de narrar con palabras. “Rostros de Esperanza”,  se titula la exposición de García Lafuente expuesta hasta el pasado 2 de diciembre en el Centro de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de San Fernando de Henares (Madrid), en homenaje a la esperanza del pueblo saharaui y a su lucha. “Es un mensaje de sensibilización a nuestra sociedad, con la convicción de que, mantener vivo el recuerdo de la situación que atraviesa este pueblo, es también mantener viva su esperanza”, expresó el fotógrafo al respecto.García Lafuente considera que las imágenes que componen la muestra reflejan lo que más le impactó de su experiencia en contacto con los sufridos saharauis: la esperanza. “Esa luz reflejada en el rostro de hombres, mujeres y niños que afrontan cada día su lucha por sobrevivir, sin darse por vencidos, creyendo que vale la pena seguir adelante”.

Manuel García Lafuente  -Lorca, Murcia, 1950-, reside en Torrejón de Ardoz, Madrid. Está casado y es padre de cuatro hijos. Jubilado de la actividad bancaria y fotoperiodista por vocación, dedica la mayor parte de su tiempo a colaborar con distintos proyectos solidarios, que le han llevado a visitar y recorrer distintos países del mundo, siempre con su equipo fotográfico a cuestas. Es miembro de la Asociación Periodistas Gráficos Europeos (APGE) y de Asociación Nacional de Informadores Gráficos Prensa y TV (ANIGP-TV).

 CONTEXTO HISTÓRICO
 El 26 de febrero de 1976 España abandona el Sáhara Occidental y el Frente Polisario proclama la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).
Tras los bombardeos de Marruecos a los saharauis en 1976, los que pudieron escapar se asentaron en los campamentos de refugiados en el desierto argelino. Estos asentamientos se encuentran en la región de Tindurf, al suroeste de Argelia.

Los saharauis denominaron a cada campamento o wilaya con los nombres de las ciudades de Sahara Occidental: El Aaiún, Auserd, Smara y Dajla. Cada wilaya se estructura en núcleos menores de población llamados dahiras. La capital administrativa es Rabouni, población donde se encuentran los servicios de protocolo, la presidencia, los ministerios y las administraciones de los servicios públicos de la RASD.

Su idioma utilizado por este pueblo es el árabe hasaní, aunque muchos saharauis hablan español y todavía conservan su DNI español. Muchos de sus niños visitan España en las vacaciones de verano, mediante el proyecto “Vacaciones en Paz”.

En los campamentos la temperatura alcanzar en el verano los 55º C. En otras épocas del año durante el día puede llegar a 40º C, y por las noches el termómetro desciende a bajo cero. Sin posibilidad de producir suficientes alimentos, subsisten gracias a la ayuda humanitaria internacional, especialmente de España, que cuenta con ONGS, organizaciones y agrupaciones en todo nuestro territorio, bajo el nombre de Amigos del Pueblo Saharaui.

Fuentes: Actualidad Evangélica

© Protestante Digital 2011


Por Andrea Marcela Madambashi|Corresponsal de Christian Post

Candidatos a la presidencia se arriesgan a perder importantes votos mientras debaten el tema de la reforma de inmigración a favor de una deportación en masa de inmigrantes ilegales.

¿Cual es la reacción de los hispanos a los discursos que los candidatos presidenciales están haciendo acerca de la cuestión de la inmigración?

“Debemos de afirmar y agradecer a los comentarios positivos y reprobar los comentarios que vienen de otros candidatos como Michele Bachamann y Mitt Rommey. Incluso Rick Perry, quien inicialmente hiso comentarios positivos, recibió el respaldo del sheriff de Arizona, Joe Arpaio, que es una persona xenófoba”.

La semana pasada, Newt Gingrich genero controversia en inmigración en Estados Unidos cuando debatia la cuestión. El también habló con los líderes prominentes hispanos de todos los 50 estados en una tentativa de conectarse con la comunidad hispana.

“Si usted ha estado aquí 25 años y tiene tres hijos y dos nietos, ha pagado los impuestos y obedecido la ley, y pertenece a una iglesia local, yo no pienso que vamos a separarlos a usted de tu familia, arrancarte la fuerza”, dijo Gingrich, de acuerdo de Miami Herald.

Según Rodríguez, los latinos todavía no entienden las consecuencias de las leyes anti-inmigrantes, las cuales él llama leyes “anti-latinos”.

“Esas leyes no sólo son anti-inmigrantes, sino leyes contra los latinos. Las leyes fueron contextualizadas para limitar la cantidad de latinos en las comunidades”.

Desde una perspectiva cristiana, el líder hispano cree que hay un significado para esta situación. “Donde hay persecución la iglesia crece. Dios es justo y Él será glorificado”, dijo el recordando que una gran parte de los hispanos en EE.UU. es cristiana.

Rodríguez advierte a los líderes políticos que están hablando con dureza sobre la inmigración y que “nosotros estamos deportando el futuro del cristianismo en este país”.

“Tenemos que tener cuidado porque nosotros estamos deportando a los hermanos y hermanas en la fe y, posiblemente, la gente que va a rescatar el cristianismo en los Estados Unidos”.

Las iglesias cristianas hispanas también están involucradas en este tema y están apoyando a sus miembros a través de la predicación y la oración y continua atención a las familias.

El Rev. Samuel Rodríguez exhortó a los líderes políticos que “dejen de manipular los temas sobre la reforma inmigratoria de la codicia política, de una manera descuidada con el fin de promover el miedo”.

Es cierto que en el final, la solución para los inmigrantes ilegales será una “solución cristiana”, y propuso formas prácticas de resolver el problema.

“Tenemos que buscar una solución práctica como la concesión de visa de trabajo. Deje que ellos [los latinos] sean autosuficientes y no dependan del gobierno. Deje que apliquen a la residencia en un proceso regular, no faltando el respeto hacia los niños ni los ancianos, los seres humanos a través de una plataforma política”.


“Se declaró que los muros de violencia, de drogadicción, de prostitución, de alcoholismo y de muerte caigan en el nombre de Jesús. No es a través de las armas sino un problema del corazón y la mente de las personas que se dedican a eso”, destacó el pastor Saucedo.

México | Lunes 5 de Diciembre, 2011 | Por Nínro Ruíz Peña |

Unos 300 evangélicos marcharon con biblias, panderos, pancartas con mensajes de esperanzan por los 4 puntos cardinales para reunirse en el Monumento Benito Juárez y declarar que la Ciudad de Juárez es una localidad para Cristo, publica el diario digital de México.

Los evangélicos de la Ciudad de Juárez, cantaron y oraron durante dos horas en los sitios ubicados al norte, sur, este y oeste para finalizar en el Monumento la marcha y destacar que “la felicidad no está en las posesiones, sino en entregar el corazón a Jesús”, expresó Edmundo Saucedo, pastor de la localidad.

“Se declaró que los muros de violencia, de drogadicción, de prostitución, de alcoholismo y de muerte caigan en el nombre de Jesús. No es a través de las armas sino un problema del corazón y la mente de las personas que se dedican a eso”, destacó el pastor Saucedo.

Aunque puso énfasis que los problemas inician en la familia donde lamentablemente se comenten todo tipo de pecados, como alcoholismo, drogadicción, prostitución, adulterio, divorcio y fornicación.

Ivonne Reyna, quien dice ser profeta, explicó que desde los cuatro puntos estratégicos y durante el recorrido se ungieron las calles con aceite y óleo para tomar, en nombre de Jesús, la tierra que por derecho le corresponde al hombre.

A los evangélicos, sin importarles el tremendo frío, las excesivas bajas temperaturas, caminaron por las calles, los ahí reunidos en la plaza Monumento a Juárez, danzaron, y con toda fe, pidieron clemencia a Dios por la Ciudad de Juárez.