Archivos para diciembre 10, 2011

Veni, Veni, Emmanuel – with lyrics

Publicado: diciembre 10, 2011 en Música


La Iglesia Evangélica de El Salvador fue reconocida entre aquellas entidades que llevan más de un siglo de existencia en el país, por la Asamblea Legislativa y con motivo del Bicentenario del primer grito de Independencia, esta semana aquí.

San Salvador

Tal reconocimiento se hizo dado que el origen de los evangélicos en la nación ocurre, simultáneamente, con la llegada al poder de gobernantes con ideales de libertad que, entre otros aspectos, introducen en el país la secularización y la libertad de culto, además de la legalización del matrimonio civil.

Dicha apertura es, precisamente, la que en el año 1893 permite que el misionero italiano Francisco Penzotti arribe a costas salvadoreñas para convertirse en el pionero de la evangelización bíblica y el fomento de los seguidores de esta manera de expresar la fe, en contra del catolicismo como religión dominante.

Comienza así un primer instante para la Iglesia evangélica, caracterizada por un gran avivamiento que va de las manos de origen de misioneros venidos de las metrópolis canadienses, estadounidenses y europeas, de modo que los primeros templos logran establecerse en medio de una fuerte lucha de oposición con los católicos, quienes contaban, por supuesto, con el apoyo de las autoridades del país. Momento a partir del cual comenzó a fomentarse el sentimiento en la población de intolerancia hacia los “intrusos” que venían a desacralizar el estatus de la religión oficial, aunque la persistencia de los evangélicos permitió la historia de esa Iglesia hasta los días de ho.

Posteriormente, según relata un artículo de Elsalvador.com, existió un segundo momento en que comenzó el desarrollo de un liderazgo criollo que asume a las congregaciones, se inicia un trabajo de extensión por todo el país y se establecen los primeros centros de formación teológica con estos fines, multiplicándose, sobre todo, entre los indígenas de la parte más occidental del país, de ahí el carácter de humildad y comprometimiento con los pobres de este movimiento protestante.

 

http://alcnoticias.ne


“La memoria histórica tiene un lugar fundamental en la experiencia de fe cristiana. En el texto citado (Epístola a los Hebreos), el autor bíblico hace presente a sus lectores aquellos hombres y mujeres que les precedieron en la fe. La nube de testigos a la que se refiere fueron hombres y mujeres que, o vivieron su fe en Dios en contextos adversos, o llevaron a cabo tareas titánicas e imposibles de lograr sin el apoyo divino”, señala en un comunicado la Iglesia Luterana (Ielco), durante la celebración de su 75 aniversario.

WILLIAM DELGADO

“Bien podríamos sumar a la nube de testigos que nos rodea, los nombres de hermanos y hermanas que dieron testimonio de su fe en un contexto adverso en Colombia, caracterizado por la intolerancia y la persecución religiosa: encarcelamientos, destrucción de viviendas y de lugares de culto, e incluso la muerte, fueron algunos de los sufrimientos enfrentados por quienes nos precedieron en la fe hace apenas unas cuantas décadas”, agrega la misiva, publicada también en su web oficial.
La Ielco, señala que “a Dios gracias, el contexto social, político y religioso en Colombia ha cambiado. Hoy la sociedad colombiana reconoce y valora su pluralidad étnica, cultural, ideológica y religiosa”.
Explica que la Constitución Política del País consagra el derecho de ciudadanos y ciudadanas a la libertad de conciencia y de culto. Este nuevo ambiente ha permitido un mayor acercamiento y diálogo entre las iglesias de origen protestante y la iglesia católica, incluso existe el relacionamiento pacífico y constructivo entre diferentes tradiciones religiosas presentes en el País. “Apreciamos profundamente el hecho de que en estos eventos, conmemorativos de nuestra historia, hemos contado con la presencia de líderes religiosos de diversas iglesias”, afirma la Ielco.
Sin embargo, la historia deja sus marcas no sólo en la vida de las personas sino también en la vida de las instituciones mismas, dice. “Por eso es de comprender que a creyentes, tanto católicos como evangélicos, para usar el término más común referido a nosotros, les resulta poco atractivo, sino es que condenable, el acercamiento entre las dos tradiciones: católica romana y protestante”. Aclara que entre los líderes de las iglesias se mantienen buenas relaciones, pero se refieren aquí a lo que sucede en la base, a lo que sienten y expresan los miembros de iglesia.
“La explicación para estas actitudes radica en el hecho de que tanto católicos como protestantes aprendimos a vernos con recelo, con desconfianza, los unos a los otros y otras. Especialmente en Colombia tenemos una historia de intolerancia, de violencia y de persecución que pesa sobre nosotros y nosotras”, cuenta.
Dialogar sobre nuestra historia común, asumirla y sanarla, nos va a liberar de este peso. Así estaremos mejor dispuestos a construir, juntos y juntas, la historia presente y futura de un pueblo cristiano reconciliado y trabajando por un mejor vivir para esta nación. Hay que reconocer que no es fácil vencer nuestros temores y prevenciones, por eso es indispensable practicar lo que nos propone el texto sagrado: hay que poner los ojos en Jesús, subraya la carta.

“Pedimos al Señor que nos dé su ayuda y bendición, para que juntos y juntas comencemos a darle un rumbo distinto a nuestra historia, que es la historia misma de nuestro pueblo colombiano”, concluye.

 

http://alcnoticias.net

La triple mirada de Adviento

Publicado: diciembre 10, 2011 en Iglesia, Meditaciones

Wenceslao Calvo

Adviento nos recuerda que los valles se alcen, que los montes se bajen, que lo torcido se enderece y que lo áspero se allane.
 Ya está aquí, ya ha llegado. Un año más, fiel a su cita como todos los años en esta época. Es el Adviento, con sus luces que nos recuerdan la inminente llegada de la Navidad.La palabra significa venida e inmediatamente nuestras mentes se dirigen hacia aquella primera venida, que tuvo lugar hace dos mil años. Pero más allá de todo lo que rodea a esta época del año, se trata de una gran ocasión para que realicemos  una triple mirada :1.  Una mirada al pasado (retrospectiva).
2.  Una mirada al futuro (prospectiva).
3.  Una mirada hacia dentro (introspectiva). 1. La mirada retrospectiva. El cristiano es alguien que mira hacia el pasado. No porque sea un nostálgico, ni porque piense que cualquier tiempo pasado fue mejor, sino que mira hacia el pasado porque sabe que allí está el fundamento de lo que ahora es y de lo que se le ha prometido que será .

El pueblo de Dios a lo largo de las generaciones ha mirado hacia el pasado, porque Dios mismo, una y otra vez, ha establecido ciertos puntos de referencia históricos, a los cuales hay que remitirse una y otra vez para saber de qué hemos sido rescatados, la manera en la que tal rescate se ha efectuado y el artífice que lo ha hecho posible. El mismo calendario de fiestas de Israel tenía como propósito dirigir su atención hacia los grandes acontecimientos del pasado, porque dicho pasado histórico explicaba las claves de su identidad como nación. Y para saber quiénes somos es imprescindible conocer nuestro origen.

Pues bien,  Adviento nos remite a aquella primera Navidad  que marcó el comienzo de lo que hasta entonces solo había sido un anuncio, o como mucho una sombra de lo que a partir de entonces sería la realidad. ¿Cómo pasar por alto algo tan magnífico? Si así lo hiciéramos, estaríamos negando nuestra propia identidad. Pero la mirada retrospectiva de Adviento nos proporciona seguridad.

 2. La mirada prospectiva.

 Pero si el cristiano mira hacia el pasado, igualmente también mira hacia el futuro . Si solamente tuviera la primera mirada, sería un retrógrado anclado en el tiempo; si solamente tuviera la segunda, fácilmente podría caer en el delirio o el ensueño. Pero vive en un equilibrio, en una sana tensión entre lo que pasó y lo que ha de suceder, constituyendo lo primero la garantía y certeza de que lo segundo se cumplirá también.

Así pues,  si hay alguien que mira con esperanza hacia el futuro ése es el cristiano, porque ese futuro está delineado de acuerdo a un plan que no va a fallar . Un plan maestro en el que habrá un punto de desenlace y otro de inauguración. Este mundo que tiene fecha de caducidad se disolverá para siempre y un mundo nuevo, nutrido con la cualidad indestructible de la justicia, será creado. Por tanto, lo que espera el cristiano no es un parche más, ni otro remiendo para ir tirando, sino un cielo nuevo y una tierra nueva. Nada más y nada menos.

Adviento es portador de ese mensaje, porque  el segundo advenimiento de Jesús a esta tierra será el preludio que dé comienzo a esa nueva era , que no será sustituida por ninguna. Un advenimiento estremecedor, en el que las mismas partículas elementales constituyentes de esta creación serán destruidas; cuánto más todas las obras que los seres humanos hemos fabricado. Frente a la incertidumbre que se cierne sobre Europa y el mundo, Adviento nos trae un mensaje de esperanza, pero de una esperanza basada en algo mejor que los débiles planes humanos.

 3. La mirada introspectiva.

Mientras que las dos anteriores miradas tienen que ver con el ayer y el mañana,  esta tercera mirada tiene que ver con el ahora. Y si las otras dos van dirigidas hacia afuera, ésta va dirigida hacia dentro . Es decir, que estamos ante una mirada que es actual y personal. Juan el Bautista confrontó a su generación con esta mirada, en vista de lo que era inminente. De ahí que les exhortó a no poner su confianza en engañosos fundamentos, sino en el único que tiene verdadero valor ante Dios:  un arrepentimiento genuino, una vuelta de corazón a sus caminos y una puesta en práctica concreta de la voluntad de Dios, de acuerdo al estado y ocupación de cada uno .

Podemos mirar hacia atrás y hacia adelante, pero no podemos olvidar que el pasado y el futuro demandan de nosotros en el presente una determinada manera de vivir. Es por ello que el examen escrutador, que la investigación de la conciencia hace falta para ponernos en sintonía con lo que Dios manda.

 Adviento nos recuerda eso. Que los valles se alcen, que los montes se bajen, que lo torcido se enderece y que lo áspero se allane.

Autores: Wenceslao Calvo

©Protestante Digital 2011


Carlos Martínez García

Hacia CLADE V (tercera parte)

Para René Padilla, porque hace muchos años, con una pregunta: “¿Carlos, por qué no escribes?”, me hizo tomar en serio la vocación de escritor.

 

Todos y todas interpretamos lo que leemos. La actividad lectora es intrínseca a los seres humanos. No me refiero a la lectura de libros, sino a la tarea cotidiana de leer, examinar, tratar de entender el entorno en que transcurren nuestras vidas. Siempre estamos interpretando el sentido de lo que nos acontece, su origen e implicaciones, nos esforzamos por develar las intenciones de los otros. Estamos destinados a siempre interpretar.

Leamos o no leamos libros la tarea interpetradora es imprescindible. Todavía lo es más si el libro central en nuestra vida es la Biblia. En este sentido la pregunta que le hace Felipe al funcionario de la reina Candace, cuando este último trata de descifrar lo escrito por el profeta Isaías, “¿entiendes lo lees?” ( Hechos 8:30 ), es un cuestionamiento continuo a quienes leemos la Palabra. Por no tomar en serio la pregunta, al considerarla innecesaria, podemos incurrir en reducciones y esquematizaciones de enseñanzas bíblicas, y las consecuentes erróneas prácticas evangelizadoras y pastorales.

 En el cuaderno preparatorio para los participantes en el Quinto Congreso Latinoamericano de Evangelización (9-13 de julio de 2012, San José, Costa Rica), después de llamarnos a examinar la cristología dominante en el cristianismo evangélico de América Latina y el tipo de discipulado que se disemina, abre el tema de la hermenéutica y sus usos en las iglesias evangélicas del Continente .

El documento hace una definición sencilla y útil del ejercicio interpretativo: “la hermenéutica bíblica se encarga de interpretar y aclarar el mensaje bíblico a los oyentes modernos a partir del contexto de sus oyentes originales, volviéndola comprensible y relevante. Es un ejercicio que exige cuidado y atención”. Los autore(a)s del escrito recuperan una definición de René Padilla sobre tres tipos de hermenéutica existentes en el amplio abanico protestante/evangélico: intuitiva, científica y contextual.

 Uno de los temas que recorren la obra de René Padilla es el de la hermenéutica . Ha sido notable su esfuerzo por situar en la teología evangélica latinoamericana el tópico de prestar atención a la lectura e interpretación de la Palabra en nuestro contexto específico, siguiendo el principio bíblico de la encarnación. Las tres hermenéuticas referidas por el teólogo ecuatoriano/argentino son:
La  hermenéutica intuitiva  es la más encontrada en las iglesias de América Latina y El Caribe. En ella, el lector y la lectora estudian la Biblia poniendo énfasis en aplicación del mensaje para su vida personal. No consideran los aspectos culturales involucrados en el proceso. Se concentran en cómo la lectura puede ser aplicada a la realidad vivida en el momento, casi siempre de manera individual, generalmente con la ayuda del Espíritu Santo. Valorizan el sentimiento y la emoción. La  hermenéutica científica  constituye un abordaje por el cual quien lee se acerca a la Biblia con la ayuda de herramientas y técnicas especializadas. El conocimiento es fundamentalmente intelectual y dotado de fuerte cuño académico. Se estudia a partir de las lenguas originales, del conocimiento histórico y cultural del contexto original. Se define el mensaje original del texto, pero cuesta descubrir la aplicabilidad del mensaje al mundo contemporáneo. La  hermenéutica contextual  es un método que pretende combinar lo que hay de positivo en los dos modelos anteriores. Procura hablar al lector contemporáneo sin cambiar el sentido original. Para eso considera no solamente el sentido original de los textos bíblicos sino también la realidad del lector en su propio contexto histórico, trayendo el mensaje del pasado al presente de manera relevante y contextualizada. Los horizontes de quien habló o escribió y de quien oye o lee deben unirse de manera que el mensaje sea inteligible.

 La cuestión de la hermenéutica contextual fue el tema a desarrollar en la consulta fundadora de la Fraternidad Teológica Latinoamericana. En diciembre de 1970 , en Cochabamba, Bolivia, “veinte estudiosos evangélicos, pastores y laicos, y cinco misioneros participaron en el evento” (Samuel Escobar,  Evangelio y realidad social ,  ensayos , Ediciones Presencia, Lima, 1985, p. 43).

La mayoría de los trabajos presentados en la consulta teológica fueron recogidos y publicados por el entrañable Pedro Savage en el libro  El debate contemporáneo sobre la Biblia  (Ediciones Evangélicas Europeas, Barcelona, 1972).  Los títulos de las ponencias incluidas nos dan una idea de por dónde se orientó el diálogo en las reuniones: Samuel Escobar,  Una teología evangélica para Iberoamérica ; Pedro Arana Quiroz,  La Revelación de Dios y la teología en Latinoamérica ; Ismael E. Amaya,  La inspiración de la Biblia en la teología latinoamericana ; C. René Padilla,  La autoridad de la Biblia en la teología latinoamericana ; Andrés Kirk,  La Biblia y su hermenéutica en relación con la teología protestante en América Latina .

La participación de  Samuel Escobar  clamaba por una teología que respondiese a las preguntas y necesidades propias, y no a meramente importar reflexiones de otros lugares, con trasfondos históricos muy distintos al nuestro: “La pertinencia de la teología evangélica estará, entonces, en que se forje al calor de la realidad evangélica de Iberoamérica, y en fidelidad a la Palabra de Dios […] La reflexión tiene que ser nuestra, nacida de nuestra situación, surgida ante la urgencia de los problemas que la iglesia confronta aquí. Como hombres de aquí es que reflexionamos y hacemos teología, redescubrimos los énfasis que hoy hacen falta, criticamos las herejías en que hemos venido incurriendo nosotros mismos”.

Por su parte  René Padilla  puso en tela de juicio el lugar formalmente dado a Las Escrituras en el evangelicalismo latinoamericano, cuando lo constatable era el abandono normativo cotidiano de la Palabra en la vida de las iglesias y sus prácticas para hacerse de nuevos integrantes:
El asentimiento a la autoridad de la Biblia podría ser considerado como una de las características más generarles del movimiento protestante en América Latina. Esto es de esperar en un movimiento con una gran mayoría teológicamente conservadora. Cabe, sin embargo, preguntarse si el  uso real  de la Biblia por parte de los evangélicos latinoamericanos coincide en términos generales con ese asentimiento que los distingue. Podría ser que se tratase de un asentimiento puramente formal, sin consecuencias prácticas para la definición doctrinal y ética ni para la predicación […] hay que aclarar que la interpretación de las Escrituras es una tarea permanentemente inconclusa y que la Palabra de Dios exige una constante revisión de conceptos y de vida en función a un sometimiento pleno de éstos a la verdad revelada. Cuando falta esa revisión, hay el riesgo que con el transcurso del tiempo las enseñanzas de la Iglesia se vayan cristalizando hasta formar una tradición que desplace la tradición autoritativa de ka Biblia.

 En su participación el doctor Padilla estaba bosquejando lo que más tarde llamó la  espiral hermenéutica,  en la cual la Palabra ilumina la vida pero también la vida y sus nuevas situaciones ensanchan el entendimiento de la Palabra, y así sucesiva y alternadamente se nos abren nuevos horizontes de comprensión .

Dado que originalmente la revelación progresiva de Dios aconteció en un contexto temporal, geográfico, histórico, económico y cultural específico, luego también la lectura hoy de esa Revelación nos demanda no  desencarnarla  sino que nos reta a comprenderla desde nuestra particular situación histórica.

Apenas bordeamos el tema de la hermenéutica y su inclusión en la agenda rumbo a CLADE V. En nuestro siguiente artículo continuaremos con este asunto.

Autores: Carlos Martínez García

©Protestante Digital 2011


Juan Francisco Martínez

Libertad religiosa y libertad de culto en EEUU

Nuestra primera lealtad siempre debe de ser con el reino de Dios. Eso significa que en ocasiones nos encontraremos en desacuerdo con las autoridades.

 

 Uno de los debates “sumergidos” que se está dando en los Estados Unidos es entre la libertad religiosa y la libertad de culto.

En muchos países de habla hispana estos conceptos se utilizan prácticamente como sinónimos. Pero  en los Estados Unidos  freedom of worship  y  religious freedom  no son sinónimos . El primero representa una libertad mucho más limitada que el segundo.

 La manera que se está desarrollando la secularización en este país significa que cada día se quiere excluir más la religión del discurso público . Según esta perspectiva está bien que las personas adoren como acto privado.  El gobierno debe defender la libertad de culto para que la gente busque los recursos “espirituales” que les sean de ayuda. Pero al mismo tiempo se están tomando pasos para limitar la práctica religiosa como acto público.

 En esta interpretación la separación entre la iglesia y el Estado significa que la iglesia no debe influir en las acciones del Estado o de la sociedad .

Históricamente esta postura ha significado que el Estado no debe imponer una religión, ni darle preferencia a ninguna. Pero ya hace muchos años que se está interpretando para decir que las iglesias no deben tener un papel protagonista en asuntos políticos y sociales. Pueden ofrecer “bienes espirituales” y proveer ayuda social, pero no deben cuestionar las posturas del gobierno ni practicar los principios de su fe cuando estos van en contra de las posturas legales o populares.

 Este cambio se está viendo a muchos niveles, tanto en lo político, como en lo educativo y social . A nivel educativo varias universidades están clausurando a organizaciones universitarias cristianas si requieren que los miembros y la directiva sean cristianos. La “lógica” es que toda entidad universitaria debe estar abierta a todo estudiante. Ya se han cerrado clubes cristianos en varias universidades y otros están bajo la mira de las autoridades universitarias.

Varias agencias de gobierno han estado presionando a organizaciones católicas de servicio social a que provean servicios que van contrarios a su postura cristiana. Ya se han cerrado varias agencias de acogida temporal para niños porque dichas agencias rehúsan asignar a niños a hogares que tienen dos padres del mismo género.

Por otro lado, el gobierno federal ha dicho que bajo la nueva ley de cuidado de salud todo hospital católico tendrá que ofrecer seguro médico a sus empleados que incluya cobertura por abortos.

 En otras palabras, los gobiernos quieren la ayuda de organizaciones cristianas, siempre y cuando no apliquen sus principios a la manera en que proveen dicho apoyo.

 En el año 2009 muchos líderes cristianos de varias tradiciones firmaron la Declaración de Manhattan en la cual proclamaron que practicarían la desobediencia civil si se les trata de obligar a estar a favor del aborto y el matrimonio entre personas del mismo género. Aunque yo hubiera querido que también confrontaran asuntos de injusticia social, la realidad es que los cristianos tenemos el mandato de obedecer a Dios antes que a los humanos.

La reacción de las voces secularistas fue inmediatamente negativa. Según su interpretación la iglesia no tienen el derecho de cuestionar las posturas del gobierno. Las iglesias se deben quedar al margen de los cambios sociales que ellos están tratando de imponer sobre la sociedad estadounidense.

La realidad es que  tanto los gobiernos conservadores como liberales han tratado de limitar el papel protagonista de las iglesias cuando han tomado posturas contrarias a sus intereses políticos . También es verdad que muchas iglesias se han hecho partidistas en sus intervenciones políticas. Pero no cambia el hecho de que  nuestra primera lealtad siempre debe de ser con el reino de Dios. Eso significa que en ocasiones nos encontraremos en desacuerdo con las autoridades.

Es un hecho claro que las voces más seculares quieren sistemas sociales y políticos donde la religión no tenga ninguna voz. Utilizan ejemplos de extremistas religiosos para “justificar” su postura. Pero también es verdad que sigue creciendo la influencia de la religión alrededor del mundo, a pesar de los pronósticos de que la religión iba a perder su lugar en la sociedad. Eso significa que  la iglesia y el Estado tienen que encontrar una manera de convivir que reconozca que las iglesias y otras expresiones religiosas tendrán un papel importante en la sociedad civil.

 La libertad religiosa nos da más oportunidad para expresar nuestra fe que la libertad de culto . También nos da más espacio para participar como agentes de transformación social.

Pero de la misma forma es cierto que  trabajar a favor de la libertad religiosa significa permitirle espacio a todas las expresiones religiosas, incluyendo las que no me gustan, y aún a los agnósticos y ateos .

 Así que seguiré luchando por la libertad religiosa. Por un lado significa que tendré que confrontar a las fuerzas secularistas. Pero por otro, también tendré que confrontar a los que sólo quieren que haya libertad para ciertas expresiones religiosas.

Autores: Juan Francisco Martínez

©Protestante Digital 2011


Leonardo de Chirico

África, un continente sin evangélicos para el Papa

Es muy posible que Benedicto XVI tenga un problema con el cristianismo evangélico.

 

 África ocupa una posición central en el mapa global católico romano. Contrariamente a las tendencias negativas que se observan en Occidente, Africa es un continente donde la Iglesia CR está creciendo, tanto en términos de adeptos como de vocaciones al sacerdocio y de vida religiosa . Con todas sus contradicciones y en medio de profundos problemas sociales, el “alma religiosa africana” parece ser un suelo fértil para la Iglesia. No es por casualidad que la Iglesia CR ha ido reflexionando cada vez más sobre Africa en los últimos veinte años y, aparentemente, está invirtiendo mucha energía intentando avivar su presencia allí.

 En 1994 Juan Pablo II convocó un Sínodo de obispos de Africa al que siguió, en 1995, la Exhortación  Ecclesia in Africa  (La Iglesia en Africa) . El entonces Papa reunió nuevas percepciones y propuestas que alentarían el compromiso de la iglesia en el continente.  Sus numerosos viajes a Africa dan testimonio de la misma preocupación .

Durante el reinado de  Benedicto XVI se reunió otro Sínodo de obispos en 2009 . Ahora,  como parte de su reciente visita a Benin (19 Noviembre 2011), el Papa Ratzinger ha firmado la Exhortación Post-Sinodal  Africae Munus  (El Esfuerzo de Africa)  que recoge y comenta diferentes temas que se discutieron en el Sínodo.

 LAS DOS CARAS DE ÁFRICA
 El texto está lleno de alabanzas por la “excepcional vitalidad eclesial” de la Iglesia CR africana . El alma de Africa es “un pulmón espiritual para una humanidad que está pasando por una crisis de fe y de esperanza” (n. 13). A diferencia de otras partes del mundo, la religión es importante en Africa y la espiritualidad es el pan de cada día para muchos de sus pueblos. La Iglesia CR está llamada a edificar sobre este sentimiento religioso como “Madre y Maestra” haciendo uso de diversas fuentes: “la Sagrada Escritura, la Tradición y la vida sacramental”, etc., las cuales se combinan con el  Catecismo de la Iglesia Católica  (n. 95). En particular, la Iglesia CR está siendo animada a continuar invirtiendo en la educación, la protección a la vida (p.e. el cuidado de la salud) y la inculturación del Evangelio.

 Con todo, el documento no esconde el hecho de que Africa es también un lugar donde se esta produciendo una “crisis antropológica” con devastadoras consecuencias . Las antiguas bases de la vida social son sacudidas por la seducción de la modernidad. Los resultados de esta convulsión cultural son traumas y conflictos por todas partes. Por consiguiente,  Benedicto XVI llama a la Iglesia CR a ser un agente de reconciliación, justicia y paz .

Resumiendo, según el Papa Ratzinger, Africa presenta dos caras: por un lado está floreciendo en lo que al papel predominante de la religión se refiere, pero por el otro existe una gran preocupación en cuanto a las graves contradicciones que presenta la situación actual.

 UN PANORAMA RELIGIOSO DEFECTUOSO
Lo que es también interesante en el documento es la planificación del panorama religioso africano . Benedicto XVI se refiere a las oportunidades y a los desafíos del diálogo interreligioso, especialmente con las religiones tradicionales africanas y con el Islam . A este respecto, el Papa recuerda la enseñanza del Concilio Vaticano II que recomendó a la Iglesia CR “entrar en el debate y la colaboración con miembros de otras religiones con prudencia y caridad” (n. 92).

 Cuando se trata de medir el diálogo ecuménico con los cristianos no católicos de Africa, el Papa Ratzinger menciona la continua relación con los ortodoxos, los ortodoxos coptos, los luteranos, los anglicanos y las comunidades metodistas (n. 89). Estos grupos parece que son los socios ecuménicos “buenos” de la Iglesia CR.

Por otro lado,  se hace referencia a las “comunidades no católicas, a veces conocidas como Iglesias independientes africanas”, las cuales son “una derivación de las iglesias tradicionales cristianas y de las comunidades eclesiales”  (n.90). Se nos dice que adoptan varios elementos de las culturas tradicionales africanas y que son neófitos en el campo ecuménico . ¿Están en este grupo las iglesias evangélicas? No se nos dice. En caso afirmativo, ¿por qué no se las califica como evangélicas, que es un término ampliamente aceptado? ¿Por qué se refieren a ellas solamente como “independientes” en lugar de una manera más teológica e histórica? Si no, de acuerdo con el Papa, los evangélicos pertenecen al último grupo, o sea, a los diferentes “movimientos sincretistas”  generalmente reunidos alrededor de un líder reclamando dones excepcionales que explotan la credulidad de la gente, y que están basados en “una variedad de creencias heterodoxas no cristianas”.

 En el espectro del Papa sobre Africa, los evangélicos están desaparecidos . En su percepción, existen los cristianos de espíritu ecuménico, las iglesias africanas independientes y varias sectas locales.

 Esto es curioso cuando menos. Por ejemplo, la Asociación de Evangélicos Africanos (AAE por sus siglas en inglés) forma parte de la Alianza Evangélica Mundial y representa a más de 100 millones de evangélicos africanos que comprenden 36 Asociaciones evangélica nacionales, las cuales están compuestas por numerosas iglesias locales.  Pero éstas no parecen estar en el radar vaticano.

 El Papa sigue dando a los evangélicos en la cabeza. En su visita al Brasil, en 2007, no distinguió los evangélicos de las “comunidades” peligrosas y los llamó “una secta”. En su visita a Alemania, en setiembre de 2011, les llamó una nueva forma de cristianismo con poca racionalidad y escaso contenido dogmático. Ahora, en Africa hace caso omiso a todos juntos. Es posible que Benedicto XVI tenga un problema con el cristianismo evangélico.

 Traducción: Rosa Gubianas

Autores: Leonardo de Chirico

©Protestante Digital 2011