La codicia, virus que contamina todo estamento social y los Acuerdos del Consejo Europeo

Publicado: diciembre 21, 2011 en Noticias

 

Comunicado de la AEE 

 
Una ética pervertida como origen, soluciones que benefician a los culpables; e incoherencia y falta de democracia en las medidas del CE.

21 DE DICIEMBRE DE 2011, BARCELONA

La Alianza Evangélica Española evalúa críticamente desde la ética los recientes acuerdos del Consejo Europeo en respuesta a la crisis global económica.

El Consejo Europeo tomó recientemente una serie de acuerdos asumidos por la mayoría de los países de la Unión Europea, que pretenden dar respuesta a la actual crisis. Algunos dirigentes han señalado la necesidad de que estas medidas se enmarquen en una reevaluación a fondo (algunos han utilizado incluso el término “refundación”). Ese proceso requiere una reconsideración desde diversos frentes, y uno de ellos, enfatiza la AEE, es el de los valores éticos.

 La Alianza Evangélica Española ha emitido un Comunicado  en el que  afirman que “formamos parte de la sociedad civil que debe ser partícipe y responsable en el proceso que ahora se inicia”, y en el ejercicio de esa responsabilidad, ofrece una evaluación ética de la generación de la crisis y de las propuestas de solución que se han indicado. 

 Son tres los puntos básicos que aborda el Comunicado emitido, en el que han participado varios reconocidos expertos, como son Amable Morales (economista), Jaume Llenas (abogado), Pablo Solana (economista) y X. Manuel Suárez (político). 

 ÉTICA PERVERTIDA EN EL ORIGEN DE LA CRISIS 
 La caída de Grecia, que marcó un punto relevante en el inicio de la crisis, dice el Comunicado de la AEE, “tuvo su origen en una manipulación de la información presupuestaria, en una gran mentira. En la generación de garantías hipotecarias sobrevaloradas también hubo engaño bidireccional, en el que participaron conscientemente tanto los bancos como los solicitantes de préstamos . La falta de control del mercado financiero tuvo detrás una  antropología errónea , que considera que el ser humano es bueno en su naturaleza y, por tanto, se va a autolimitar antes de engañar o abusar de su posición de poder”.

En esta línea entiende la AEE que “la  codicia  sin prudencia” explica el elevado endeudamiento privado de los españoles, más preocupante aún que el público. Son también elementos éticos –explica- “la  confianza  y la pérdida de la misma, la  fiabilidad  o la  credibilidad , que han dominado todo este proceso; lo son también el  uso irresponsable del poder de influencia  de las agencias de calificación y la especulación, pero lo es también la irresponsabilidad de quienes  quieren tapar su mala actuación matando al mensajero , responsabilizando a las agencias calificadoras y a los especuladores de lo que es clara consecuencia de su propia mala gestión política”.

En definitiva, la AEE ve la codicia como un virus que ha contagiado a todos los estamentos sociales.

 DECISIONES ERRÓNEAS DEL CONSEJO EUROPEO 
 Seguro que está plenamente justificado introducir el ajuste del déficit y de la deuda, la homogeneización de la fiscalidad o el rigor de los presupuestos de cada país, pero ¿quién será el beneficiario final de estas medidas? ¿qué precio se pagará por ellas? ¿y quién lo pagará? 

Estas son las preguntas que plantea la AEE ya que “ los ciudadanos de a pie tenemos la sensación de que no somos nosotros sus destinatarios finales, sino las entidades financieras, y tenemos la seguridad de que el precio lo pagaremos nosotros ”.

Esa desconfianza en su análisis, explican, se corrobora al ver que los grandes gestores que han llevado a la crisis se retiran con indemnizaciones multimillonarias, o comprobando que los que ahora son llamados para pilotar los ajustes –en algunos llamativos casos– son los mismos que recomendaron las actuaciones que han llevado hasta el punto actual. La banca, matizan, “bien utilizada, puede ser un excelente instrumento de control de la economía, que genere riqueza y empleo, pero es importante tener visión amplia y a largo plazo, cuando se destina dinero público a una cuestión tan delicada como salvar el capital privado”.

 Por ello en tienden que a los ciudadanos de a pie “nos queda la inquietud de que no hemos podido ser partícipes de las decisiones, no se nos han ofrecido posibles alternativas, y además, los mismos que tomaron las decisiones serán quienes juzgarán su eficacia”. 

 INCOHERENCIA Y FALTA DE DEMOCRACIA EN LAS MEDIDAS 
 ¿Quién controlará la ejecución de las medidas? ¿Con qué criterios? Quienes supervisarán todo el proceso, entiende la AEE, son los mismos que en su día fijaron criterios estrictos de déficit para acceder al euro y ellos mismos los incumplieron, “en una versión actualizada de la parábola de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio”. 

Les preocupa también que  la reorganización del poder de decisión que se está produciendo, como muestra el caso del cambio de primer ministro de Grecia e Italia, que no han sido sustituidos por iniciativa de su electorado, sino por imposición de los mercados. En la misma línea se ven las modificaciones de las constituciones de países miembros sin mediar consulta popular o el control desde arriba de los presupuestos de cada Estado. Todo esto, razonan “va hacia una centralización del poder en instancias que no son elegidas directamente por los ciudadanos, va en la dirección de una pérdida de democracia”. 

Por todo ello reclaman veracidad, transparencia, y coherencia. “En palabras del Evangelio, no podemos poner un `remiendo de paño nuevo en un vestido viejo´; si vamos a salir de esta crisis, no puede ser partiendo del viejo traje del engaño, la manipulación, la falta de transparencia, la especulación, la codicia, la despreocupación por el ciudadano de a pie y las familias. No es posible construir un sistema financiero fiable, y, por tanto, estable, sin unos códigos éticos definidos y sólidos; necesitamos un rearme ético, y para ese rearme la mejor referencia que tenemos es el código de valores que recorre e impregna toda la Biblia, precisamente el código de valores que desde el s. XVI ha dirigido el desarrollo de los países más avanzados de Europa, los de la Europa protestante, los valores de la verdad, la fiabilidad, la transparencia, la responsabilidad, la sobriedad y la búsqueda de la equidad y la justicia social. Son nuestra mejor garantía para salir de la crisis”.

 COMUNICADO COMPLETO DE LA AEE 
Puede ver o descargarse en pdf el  Comunicado íntegro que la Alianza Evangélica Española ha emitido sobrelos recientes acuerdos del Consejo Europeo en respuesta a la crisis global económica.

 

Fuentes: AEE

© Protestante Digital 2011

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s