Archivos para enero 10, 2012


“En el cielo no hay hospital”, es una muestra de agradecimiento de Juan Luis Guerra por la sanidad que hizo Jesús en su vida. “Gracias a Jesucristo yo fui sanado de un gran dolor…, ¡qué gran doctor!”, canta Guerra.

 

Por Nínro Ruíz Peña | (NoticiaCristiana.com).

El cantante dominicano Juan Luis Guerra, quien ha profesado ser cristiano, estrenó ayer en You Tube, el video oficial de su canción titulada: “En el cielo no hay hospital”, forma parte de su último trabajo discográfico: “Colección Cristiana”, que saldrá a la venta a partir del 28 de febrero, según publica InfoBae.

“En el cielo no hay hospital”, es una muestra de agradecimiento de Juan Luis Guerra por la sanidad que hizo Jesús en su vida.

 

“Gracias a Jesucristo yo fui sanado de un gran dolor. Para Él no hay nada imposible, todo lo puede, ¡qué gran doctor!”, canta Guerra. 

Colección Cristiana, es un disco que tendrá cuatro temas cristianos, junto con siete canciones nuevas. Que mantendrán el ritmo salsero con bachata, son y merengue incluidos. Según detalló, Guerra, mediante un comunicado de prensa.

Guerra, está de gira internacional A Son de Guerra. El 6 y el 7 de enero, se presentó en Colombia, y estará en Venezuela el próximo 16. El 27 de febrero, tan sólo un día antes de que lance Colección Cristiana, cantará en el Festival de Viña del Mar en Chile.

“En el cielo, no hay hospital”, es el primer single de la Colección Cristiana y si bien se había dado a conocer en noviembre, ahora una existe un video oficial que le presentamos aquí.

http://www.noticiacristiana.com/

Hacia CLADE V (quinta parte)

Publicado: enero 10, 2012 en CLADE

 

 

 Carlos Martínez García

 Para Pedro Savage, por cuyo denodado esfuerzo cristalizó la FTL. 

 El tema de la liturgia es introducido en el documento preparatorio del Quinto Congreso Latinoamericano de Evangelización  mediante preguntas. “¿Cómo influyen las prácticas litúrgicas (canciones, oraciones, sermones, gestos, ritmos, cultos) en nuestro seguimiento de Jesús? ¿Hay criterios que nos ayudan a discernir frente a estas prácticas?”

Es claro que  las prácticas litúrgicas reflejan entendimientos de lo que es dar culto a Dios. En esos entendimientos, con frecuencia, se entremezclan comprensiones bíblico teológicas de la historia de la salvación con elementos culturales prevalecientes en la sociedad en la que están inmersas las comunidades cristianas .

Es decir, por un lado lo cúltico es perfilado por nuestro horizonte comprensivo de las acciones y Revelación de Dios que tenemos en la Biblia, pero también influye poderosamente el contexto cultural en que están inmersos los cristianos y cristianas. La liturgia se expresa en momentos históricos determinados, sea que los creyentes estén conscientes de ello o no lo estén.

La teología implícita y explícita de una comunidad cristiana se puede conocer por los textos escritos que produce, o consume, y también, sobre todo en grupos que dicen no tener teología (por una reacción negativa a una disciplina que consideran contraria a una fe dinámica) a través de sus predicaciones y cantos que se entonan en sus reuniones.

 Las comunidades evangélicas latinoamericanas han sido muy fecundas en la producción de himnos, cantos y coritos desde las primeras décadas de su establecimiento en los distintos países del Continente.  En un inicio se hicieron traducciones, y/o adaptaciones, de los himnos clásicos del protestantismo europeo y del estadounidense. Pero en esas traducciones/adaptaciones hubo el aporte endógeno, y no mucho tiempo después comenzó la composición hímnica de letristas y músicos latinoamericanos.

En el muy útil libro  La historia del himno en castellano , de Cecilio McConnell (Casa Bautista de Publicaciones, 1987), se traza el origen y desarrollo de la producción hímnica protestante en la lengua de los países iberoamericanos. Para el caso de México el autor resalta la fecundidad de autores que trascendieron las fronteras del país, y contribuyeron con sus piezas musicales al sucesivo crecimiento de los himnarios que se fueron elaborando en distintos lugares de Iberoamérica.

Comenta McConnell que “ aunque la obra evangélica en Chile y en la Argentina empezó en la misma década que en México, no obstante desde un comienzo la tierra de los aztecas tuvo una mayor importancia evangélica e hímnica que los demás países hispanoamericanos . Por ejemplo, antes de finalizar el siglo XIX los himnarios de España llevaban himnos evangélicos de México, pero casi ninguno de los países sudamericanos”.

Desde entonces la traducción y composición original de himnos y cantos ha sido particularmente fructífera en México. Hoy los llamados “salmistas” mexicanos hacen giras por toda la geografía donde la liturgia se expresa en castellano. Aunque a diferencia de sus antecesores del siglo XIX y las dos terceras partes del siglo XX, los actuales compositores, en su mayoría, están lejos de la riqueza lingüística y de conocimiento bíblico de quienes produjeron las primeras traducciones y composiciones de piezas musicales para ser usadas en las celebraciones litúrgicas evangélicas.

 Desde las últimas dos décadas del siglo pasado y hasta ahora la liturgia cantada ha ido desplazando a la exposición de la Palabra en las reuniones de las comunidades protestantes/evangélicas hispanoamericanas . Considero que la gama de distintos ritmos musicales es un aporte importante en las celebraciones cúlticas que en muy diversos climas, condiciones culturales, sociales y económicas se llevan a cabo por toda Iberoamérica. Es de celebrar la riqueza musical que puede expresar nuestros distintos estados de ánimo.  Debe haber lugar en nuestras liturgias para la solemnidad, el duelo, la desbordante alegría, la reflexión, la fraternidad, la esperanza, el compromiso, el gozo del perdón y el fortalecimiento de la voluntad para seguir el código ético del Reino . Para todo ello, y más, las expresiones musicalizadas pueden contribuir poderosamente, a condición de que no releguen la Palabra sino que sean permeadas por ella.

Mucha de la producción litúrgica musical iberoamericana contemporánea está centrada en los beneficios que tiene el creyente al confesar a Jesús como Salvador. Se enfatiza que hay salvación, sanidad, poder del Espíritu Santo y prosperidad material en Jesús. De la misma manera es subrayada la expectativa del retorno del Señor y las bendiciones para los cristianos. Todo lo anterior casi siempre está escrito, y por eso se canta así, en primera persona de singular. Por lo tanto se internaliza una dimensión individualista de la fe, en la que abundan los privilegios pero prácticamente están ausentes las responsabilidades de ser discípulos de Jesús.

 La dimensión ética personal y comunitaria queda muy marginada en las liturgias que reducen la riqueza del Evangelio al incesante incremento de todo tipo de comodidades que, supuestamente, llegarán a los creyentes mediante la repetición de ciertas fórmulas y rituales . De tal manera que el centro litúrgico ya no es la manifestación máxima de la Revelación de Dios, que es Jesús, sino los descubrimientos en turno de un chamán o gurú evangélico, o post evangélico, que predica una exacerbada fuga del mundo y un espiritualismo que es muy endeble ante la espiritualidad bíblica.

 Cierta espiritualidad se refleja en determinada liturgia , a la vez que ésta última revela nuestra formación espiritual. Porque la espiritualidad es “un estilo de vida, una manera de ser y de hacerse discípulo de Jesús […] una manera de pensar y actuar, de caminar según el Espíritu ( Romanos 8:4 )… una manera de ser cristiano (Gustavo Gutiérrez,  La verdad os hará libres: confrontaciones ). Eldin Villafañe subraya también que una espiritualidad auténtica y relevante debe ser integral y debe responder por igual a la dimensión vertical y horizontal de la vida […] ya que toda espiritualidad verdadera es, en última instancia, amar a Dios y a nuestro prójimo como a nosotros mismos ( El Espíritu liberador: hacia una ética social pentecostal latinoamericana ). Hemos tomado la cita del estimulante libro de Darío López,  La fiesta del Espíritu. Espiritualidad y celebración pentecostal  (Ediciones Puma, Lima, 2006, pp. 17-18).

 Las tradiciones litúrgicas, las de larga historia así como las más recientes que son cambiantes y flexibles, deben ser evaluadas con la integralidad de las Escrituras , “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” ( Hebreos 4:12 ).

Autores: Carlos Martínez García
©Protestante Digital 2011

 

El grito por el “cada día”

Publicado: enero 10, 2012 en Misión Integral

Juan Simarro Fernández 

Retazos del evangelio a los pobres (L)

 
“… de cada día, dánoslo hoy”. Texto completo Mateo 6:9-15.

 

Esta frase de la cuarta petición del Padre nuestro,  esta especificación que se le añade a la petición del  “pan nuestro”  que nos lo tiene que dar  “hoy” , estas palabras que nos dicen que tenemos que esperar este pan  “cada día”, es una frase contra los acumuladores del mundo, contra los que se quieren asegurar su pan y el de sus hijos durante años y años.Está en contra de los que quieren convertir el  “hoy”  y el  “cada día”  del Padre nuestro en la frase del rico necio:  “Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años” . Esta forma de pensar del rico acumulador es necedad para Dios. Es tan trágica esta forma de pensar de los que pasan del  “cada día”  y del  “hoy”  a los  “muchos años” , que Dios arranca de la vida a este rico que desequilibraba al mundo sumiendo a tantos en la pobreza. Lo arranca de la vida, a favor de la vida de los pobres de loa que se preocupa en su Evangelio.

 No debemos colocar ni guardar en nuestros almacenes lo que va a significar la escasez del pobre.  Dios nos puede arrancar de la vida presente o futura. La forma de pensar del rico acumulador, su deseo de asegurarse en la tierra el alimento para  “muchos años”  va en contra de los principios del Evangelio a los pobres.

Los que quieren tranquilizar sus conciencias no confiando en la provisión diaria de Dios, sino luchando por la necedad de la acumulación, no puede ni deben orar el Padre nuestro. Esta frase de la cuarta petición,  “de cada día, dánoslo hoy” , los delataría. El Padre nuestro nos lleva al  “hoy”  de nuestro pan, a la frase de Jesús:  “basta a cada día su propio afán” .

Jesús, en la línea del Evangelio a los pobres, no quiere que nos preocupemos del día de mañana, no desea que los que le siguen estén en ansiosa inquietud por lo que han de comer, beber o guardar. Esa ansiosa inquietud que lleva a muchos a amasar fortunas desequilibrantes del mundo y generadoras de pobreza, es un mal para toda la humanidad, es un mal que sume a las tres cuartas partes de la humanidad en la pobreza.

 Los acumuladores del mundo que tienen asegurado el pan para  “muchos años” , no deberían orar, ni rezar, ni repetir esta oración. Es un sinsentido para ellos.  Un acumulador no puede orar diciéndole a Dios “dame el pan que necesito hoy”… cuando está rodeado de sobras, de sobras que son el fundamento de la escasez del pobre, del que, realmente, se pone ante su Dios implorando por “ el pan nuestro de cada día” , por el pan de  “hoy” .

Hay que tener cuidado al orar en la línea que nos marca la oración modelo que nos dejó Jesús. Esta oración está, sin duda, en la línea del Evangelio a los pobres. La oración modelo de Jesús está hecha para los que miran cada día al Señor esperando que Él les dé su alimento. Está en la línea de lo que dice la Biblia:  “Los ojos de todos esperan en ti, y tú les das su alimento a su tiempo” . Esperan en ti  “cada día” , esperan en ti  “hoy” . Los que tienen todo tan asegurado porque han almacenado, no pueden esperar así en el Señor. Estas frases bíblicas no están dichas ni escritas pensando en los ricos acumuladores. Están dentro de los parámetros de los que quieren seguir su Evangelio tan directamente orientado hacia los pobres y excluidos del sistema, los echados fuera de las estructuras económicas marginantes y excluyentes.

Los necios acumuladores no tienen control ni del tiempo ni de la vida. Comen y beben, acumulan y gastan como si la vida no tuviera fin, como si el tiempo que van a estar disfrutando de lo almacenado fuera eterno. Así, guardan como si fueran a vivir miles de años, como si sus fortunas les fueran a acompañar eternamente. La frase de Jesús para estos acumuladores es:  “Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma, y lo que has almacenado, ¿para quién será?”. 

No obstante, algunos necios y que están fuera de los parámetros del Evangelio a los pobres, se justifican pensando y diciendo que lo que hacen, lo que construyen, lo que guardan, es para sus hijos, para sus nietos… para los suyos que le vayan a sobrevivir. La cuarta petición del Padre nuestro está vedada para ellos. Sería un contrasentido que oraran al Dios justo pidiendo el pan nuestro de cada día y rogando ese pan para el día de hoy, cuando se están regocijando en lo que tienen guardado para  “muchos años” .

 Esta petición del Padre nuestro, en la línea del Evangelio a los pobres, quiere cortar y condenar el deseo de acumulación humana sin límite.  No hay límites para el corazón de los acumuladores. Todo es querer más y más y más… para  “muchos años” . No importa para nada el que se queda tirado al lado del camino. Por encima de todo está el egoísmo y la codicia humana. Hoy, los tirados al lado del camino, en la pobreza y en la escasez de pan o, en su caso, el no poder comer hasta morir de hambre, son tantos, tantos millones que el escándalo y vergüenza humana del que hemos hablado en relación con la pobreza grita contra los que tienen almacenado para muchos años.

Estas palabras de la cuarta petición del Padre nuestro, son un grito sosegado que se fragua al lado de los pobres, de los que tienen sus estómagos vacíos, de los hambrientos del mundo. Es una frase que quiere motivar a los cristianos que, honestamente delante de su Dios, pueden decir:  “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” . Nosotros, los que queremos seguir a Jesús en compromiso con su Evangelio, tenemos que seguir orando así: Danos hoy nuestro pan cotidiano, el de cada día.

 Señor, no nos des las falsas seguridades de los acumuladores de este mundo. Permítenos el poder seguir pidiéndote por el pan de  “cada día” , por el pan de  “hoy”,  el “nuestro” , el de todos.  Permítenos seguir viviendo en la sencillez de tu Evangelio a los pobres… No nos arranques de la faz de una tierra preñada de hambrientos, para que seamos el fermento que ésta necesita para encontrar justicia. Señor, danos hoy del pan que necesitamos… dánoslo a todos comenzando, como exige tu Evangelio a los pobres, por los últimos.

 

 

Autores: Juan Simarro Fernández

©Protestante Digital 2011

 

César Vidal Manzanares

La Reforma indispensable (29)

Se mirara como se mirara, resultaba obvio que la vida de Lutero estaba pendiente de un hilo.

 

Ya relatamos en el artículo de la pasada semana que tras predicar en Wittenberg hasta finales de noviembre, el agustino dijo adiós a sus habitantes de Wittenberg, celebrando el 1 de diciembre una cena de despedida. El 8 de diciembre, Federico envió una respuesta a Cayetano. De manera sorprendente para el cardenal, se negaba a expulsar a Lutero de Wittenberg y manifestaba que tampoco estaba dispuesto a entregarlo a Roma. 

Sus razones no eran nimias.

Por un lado, indicaba que la universidad de Wittenberg estaba detrás del agustino y le había suplicado que lo protegiera.

Por otro, era su obligación como príncipe cristiano actuar de manera honorable y de acuerdo con su conciencia. A su juicio, esa circunstancia impedía que considerara como hereje a alguien cuya herejía no había quedado demostrada judicialmente.

La posición del Elector era muy arriesgada aunque no cabe la menor duda de que se basaba en principios extraordinariamente nobles.

 Y precisamente entonces la marcha del imperio experimentó un vuelco.  

El 12 de enero de 1519, el emperador Maximiliano falleció y su nieto Carlos, el rey de España, acudió a Alemania con la intención de convertirse en el nuevo emperador.  La pesadilla que el papa -un príncipe con intereses políticos y territoriales a fin de cuentas- venía temiendo desde hacía años parecía más cerca de convertirse en realidad que nunca.  Si Carlos heredaba la corona imperial, los Estados pontificios se verían prácticamente cercados por España  y sus posibilidades de expansión territorial desaparecerían.

 No resulta extraño, por lo tanto, que el pontífice estuviera moviendo todas sus piezas en el tablero de la política internacional para favorecer a los rivales de Carlos ya fuera Francisco I de Francia o incluso el Elector Federico. 

Ante unos intereses internacionales de esa magnitud, la pureza doctrinal de la iglesia, como en tantas ocasiones antes y después, pasaba a convertirse para el papa León X en un asunto de segundo rango. El 29 de marzo, el papa escribió a Lutero una nota mucho más suave  por su tono que cualquier otra de las comunicaciones previas. Y se trataba sólo del principio.

En junio, el Elector recibió la comunicación de que si todo iba bien en el asunto de la elección imperial el capelo cardenalicio podría adornar la coronilla de alguno de sus amigos. La promesa –una referencia apenas oculta a Lutero– dice mucho de las prioridades de la Santa Sede a la sazón.

El historiador católico J. Lortz ha señalado cómo nada podía justificar tanto la protesta de Lutero como esa subordinación del peligro de herejía a los intereses de la política papal e italiana y que pocas cosas impidieron tanto el evitar la ruptura [1] .

 El juicio recoge una verdad innegable. Durante la primavera y el verano de 1519 –una época verdaderamente decisiva en que Lutero se encontraba realmente inerme y desprotegido– la condena del presunto hereje quedó encallada simplemente a causa de los intereses políticos del papa. 

Pocas veces, estuvo la Santa Sede más cerca de conseguir acabar con Lutero; y pocas veces, hubiera encontrado menos resistencia. Nunca tuvo, seguramente, más a su alcance concluir a su gusto y sin complicaciones el Caso Lutero.

Sin embargo, el comportamiento del papa no sólo significó la pérdida de aquella oportunidad sino que también se tradujo en un descrédito para la institución y su titular que anteponían cuestiones materiales a las supuestas obligaciones espirituales.

 Continuará: la Disputa de Leipzig  

 


 

   [1]  J. Lortz, Reforma…, pp. 236 ss.
 

 

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2011

 

José de Segovia Barrón
 
El divorcio es siempre un fracaso. Uno puede ser más responsable que otro, pero el matrimonio es cosa de dos.

10 DE ENERO DE 2012

 El desamor ha inspirado siempre muchas canciones. De ahí el fenómeno de los álbumes de divorcio, un subgénero de la música popular que ha dado obras tan importantes como  Blonde On The Tracks  de Dylan o  Tunnel Of Love  de Springsteen. Uno de los discos más vendidos de todos los tiempos,  Rumours  de Fleetwood Mac, se hizo durante la ruptura de las dos parejas que formaban el grupo. El cantautor tejano Josh T. Pearson ha hecho un álbum de divorcio  – elegido como uno de los mejores del año por muchos críticos – que supone el reencuentro con la fe de su padre, un predicador pentecostal que estaba separado de su familia, mientras fundaba iglesias en el sur de Estados Unidos. El sufrimiento por el amor perdido lleva a una amargura y desengaño, que hace que algunos pierdan la fe. Otros sin embargo la encuentran, como es el caso de Pearson. “Sin Dios, me sentía como si me muriera”, dice el músico que llevó hace una década el grupo Lift To Experience. Ahora, con 36 años, ha hecho uno de los discos más elogiados por la prensa especializada,  Last Of The Country Gentlemen .  Su delgada figura barbuda aparece en la foto sepia de la portada como si hubiera salido de la guerra civil americana. Alguien de “otro tiempo y otro lugar”, como diría Jerry Lee Lewis –que estuvo también en una escuela bíblica por cierto, y venía como su primo Jimmy Swaggart de una iglesia pentecostal de las Asambleas de Dios–.Conocido por su sensibilidad, intensidad y consideración, Pearson muestra una tristeza que va acompañada sorprendentemente de un irónico humor auto-flagelante.  Sus primeros recuerdos musicales le llevan a la iglesia donde creció . Allí tocaba la guitarra y cantaba, desde que tenía doce años, en las reuniones a las que iba dos o tres veces por semana. Se proponía seguir la vocación de su padre al ministerio cristiano –“no como una carrera, era como una inspiración, algo que tenía que hacer”–, pero se entretenía tocando los famosos primeros acordes de  Sunday Bloody Sunday  de U2.

 VISIONES APOCALÍPTICAS 
“Cristo iba a venir en cualquier momento” –recuerda el músico tejano–. “Me acuerdo cómo yo y mi hermana fuimos un día al colegio, y no había nadie, porque habían suspendido las clases. No lo sabíamos, y pensamos que había ocurrido el arrebatamiento –la creencia escatológica de que Cristo se llevará en secreto a los creyentes–, y habíamos sido dejados atrás. Fue terrorífico.” El clima en el que Pearson se crió era más bien de “juicio, fuego y azufre, la antigua religión”.

Las letras de su grupo anterior –Lift To Experience– reflejan a un “Cristo realmente airado”, con toda la imaginería sureña de visiones apocalípticas, unida al discurso patriótico de Dios, las pistolas y Texas como la nueva Sión. El año 2002, el trío formado en Denton en 1997 se disuelve por los problemas con la cocaína del batería, y la muerte por sobredosis de la esposa del bajista, que conoció Pearson en la iglesia. Su álbum doble – The Texas-Jerusalem Cross Roads,  publicado antes del 11-S del 2001– es considerado uno de los mejores de la década por revistas especializadas como  Uncut .

 PERDIDO Y ENCONTRADO 
 Retirado a una pequeña localidad del condado de Limestones, llamada Tehuacana, Pearson se da cuenta de que había perdido su fe en Dios . Lleno de “sentimientos suicidas”, era “como si se estuviera muriendo”. Dice que se había convertido en “un impío cerdo pagano”. Intenta entender qué ha ocurrido, pasando un tiempo en París y Berlín, donde grabó este disco dos fríos días de febrero del año pasado.

“Era como que creía, y de repente dejé de creer, de la noche a la mañana”. Sentía como si Dios “se hubiera marchado sin explicación”, y “esa presencia, ese sentimiento que tenía dentro, abandonara mi cuerpo un día”. La pérdida de la fe le produjo una gran desolación.  Es “como si hubiera muerto un amigo, y la vida pareciera inmediatamente vacía y sin sentido”. 

Pearson cree que “cuando Dios te deja, te quedas sin nada”. Intenta encontrar la razón, pero “las iglesias pentecostales y carismáticas no se ocupan mucho de la enseñanza”, piensa. Para ellos, la fe “no tiene que ver con la mente”, cree. “Tienes fe, simplemente porque lo sientes”. Es así como acaba en un lugar de retiros, un pequeño centro de estudios, donde tras un tiempo, recupera la fe.

 MATRIMONIO ROTO 
 Su nuevo disco no sólo refleja su vuelta a la fe, sino también el dolor de su divorcio de una alemana llamada Claudia . Algo que le está costando bastante superar.  Last Of The Country Gentleman  es por eso un disco sombrío, que demuestra –como su apreciada canción de Hank Williams– que está “tan triste que pudiera llorar”. La historia de su “matrimonio y su final, son una fuente de confusión, tristeza y perplejidad”. Dice: “Yo siempre pensé que cuando la gente se divorciaba, era porque habían dejado de amarse; pero he descubierto que (el matrimonio) se puede romper, incluso cuando se ama”.

El piensa que una pareja “se puede querer más que nunca, y no funcionar”. ¿Cómo puede ser eso? “Se derriba el uno al otro, sabiendo que quieres a la otra persona, lo que lo hace mucho más doloroso”. Pearson dice: “no tengo de verdad mucho odio en el corazón, excepto a mí mismo, ¡eso sí!”. Tiene una triste sonrisa en el rostro, mientras observa: “los seres humanos son criaturas complicadas”. Por eso dice: “no quisiera juzgar a nadie duramente”. De hecho, asegura riéndose: “si tuviera que matar a alguien, me mataría a mí mismo”.

Las siete canciones que forman este álbum son profundamente autobiográficas. Su voz está acompañada de una guitarra acústica, ocasionalmente con un piano y un violín. Su tono confesional describe una relación turbulenta, que emocionalmente oscila entre la ira y el dolor de corazón. Es honesto, aunque incluso decirlo le parece una presunción. Su sufrimiento despierta tal empatía, que uno realmente entiende de lo que está hablando.

 FE EN MEDIO DE LA CRISIS 
 El divorcio es siempre un fracaso. Uno puede ser más responsable que otro, pero el matrimonio es cosa de dos. Es por eso que es tan difícil juzgar lo que ha pasado . El terapeuta puede analizar los elementos que fallan en una relación, pero hay algo que finalmente se nos escapa. En la vida no hay nada tan difícil como la convivencia. En un sentido es más fácil romper, que mantener una relación. Es por eso que el divorcio produce tal frustración e impotencia.

 El énfasis de la religión y la moralidad en el valor del matrimonio parece que no logra impedir la realidad del divorcio, incluso en confesiones como la católico-romana, para la que ni siquiera existe . Ya en los días de Jesús, el Maestro constató esta contradicción en el legalismo farisaico. Es “por la dureza del corazón” ( Mateo  19:8), que el divorcio existe, nos guste o no. Aunque no era ese el propósito del Creador (vv. 4-5). Lo que Dios ha unido, no lo debiera separar el hombre (v. 6).

 Dios aborrece el repudio ( Malaquías  2:16), porque demuestra la maldad de nuestro corazón. “Mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” ( Romanos  5:20). Por eso es que algunos, como Pearson, encuentran a Dios en medio del fracaso de su divorcio .

Mientras que otros se endurecen en una amargura, que siembra la semilla de la desconfianza en sus corazones. Pero es cuando confesamos nuestra culpa, que descubrimos el asombro de la gracia, con el gozo de la salvación.

 No necesitas un amante o un amigo. 
 Necesitas a Dios, y no a un ser mortal. 
 Mujer, necesitas nacer de nuevo, otra vez. 
 Necesitas un Salvador, y yo no soy ese. 
Josh T. Pearson
 (Sweetheart, I Ain´t Your Christ )

 

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2011

 

Según el presidente de Nigeria  

Boko Haram está dentro del Gobierno nigeriano

GoodluckJonathan,PresidentedeNigeria
 
“Ocupan cargos del Gobierno, de la judicatura, y en el Ejército, la Policía y otros organismos de seguridad”.

10 DE ENERO DE 2012, NIGERIA

   Por todo ello, y por el carácter secreto del grupo, Jonathan ha señalado que en cierta forma la situación es peor que durante la terrible guerra civil que asoló Nigeria.
 
  El presidente de Nigeria, el cristiano  Goodluck Jonathan , ha asegurado este pasado lunes que l a secta islamista y anticristiana Boko Haram tiene seguidores incluso en el propio Gobierno nigeriano  y ha alertado de que la inseguridad es mayor ahora que durante la guerra civil de la década de 1960, en la que murieron más de un millón de personas.
 
  “Algunos están en la rama ejecutiva del Gobierno, otros en la rama parlamentaria/legislativa del Gobierno e incluso hay algunos entre la judicatura”, afirmó Jonathan durante un acto religioso cristiano celebrado a última hora del domingo en la capital, Abuya.
 
  “Hay algunos incluso en el Ejército, la Policía y otros organismos de seguridad. Otros siguen dándonos la mano y comiendo con vosotros y nunca sabréis que esa persona os apuntará con una pistola o colocará una bomba detrás de vuestra casa”, ha añadido.
 
   ESTADO DE EMERGENCIA
  El pasado 31 de diciembre Jonathan declaró el estado de emergencia en el noreste y en otras dos regiones del país para intentar contener la violencia de Boko Haram, que pretende imponer una versión más radical de la sharia o ley islámica en el país.
 
  En Navidad los islamistas perpetraron varios atentados con bomba, incluido uno contra una iglesia de las afueras de Abuya en el que murieron 37 personas y 57 más resultaron heridas.
 
  El conflicto estalló en 1967 cuando los igbo del sureste proclamaron la independencia de Biafra. En los tres años siguientes de enfrentamientos murieron más de un millón de personas, muchos de ellos por la hambruna.
 
  “La situación en la que estamos es aún peor que durante la guerra civil en la que luchamos. Durante la guerra civil sabíamos de dónde podría venir el enemigo, pero hoy es mucho más difícil”, ha indicado Jonathan.
 

Fuentes: Reuters Europa Press

© Protestante Digital 2011