Redarguye, Reprende, Exhorta

Publicado: febrero 22, 2012 en Pastoral, Teología
Etiquetas:

por Phil Johnson

Las instrucciones de Pablo a Timoteo (2 Timoteo en el 4) incluye estos imperativos: “redarguye, reprende… exhorta” (2 Timoteo 4:2). Esas son tres palabras consecutivas en el texto griego, cada una con un matiz ligeramente diferente.

La primera, traducida “redarguye”, lleva la connotación de decirle a la gente que están equivocados, o que han hecho algo mal. Tiene la idea de “reproche”, “reprimenda”, o la refutación de la falsedad. Como tal, es una idea negativa –y es una idea que está, sin duda “fuera de tiempo” en estos tiempos posmodernos. Pero es uno de los aspectos clave de la obligación de cada anciano. Si tratas de no decirle a la gente que están equivocados, usted no está cumpliendo con la responsabilidad que Pablo menciona aquí.

Luego está el verbo “reprende”. Esta es una palabra más fuerte todavía. Denota una expresión de una fuerte desaprobación –una denuncia, o incluso una censura formal. Pablo considera como un deber ineludible de Timoteo no sólo exponer y refutar el error, el pecado y la falsa enseñanza, sino también denunciar cada aspecto de las cosas con claridad, que lo identifica como el mal que realmente es.

Estoy francamente sorprendido y consternado por cuántos pastores de hoy deliberadamente eluden este deber. “No me corresponde a mí criticar lo que otras personas están enseñando. Yo sólo quiero ser siempre positivo, y vamos a dejar que la verdad y el error se las arreglen por sí mismas” Pero si tratas de hacer eso, usted no están cumpliendo con la responsabilidad que Pablopositivamente asigna a cada fiel ministro, tanto aquí, como en Tito 1:9, donde se hace énfasis a esta misma obligación de la responsabilidad de cada anciano en la iglesia: “reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen.”

Tito 1:13 dice que algunas personas necesitan ser reprendidas “duramente, [para] que sean sanos en la fe.” De hecho, cuando Pablo le da este mismo encargo a Tito, él habla tan fuertemente como sea posible: “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.

Eso sacude toda sensibilidad posmoderna, ¿no? Pero es un aspecto crucial de la vocación pastoral. Nadie es un fiel pastor que se niega a enfrentarse con los peligros que amenazan el rebaño.

Para que nadie piense que esto es una receta para los hiper-fundamentalistas enojados, observe que hay una importante calificación adjunta al presente mandamiento: “exhorta con toda paciencia y doctrina.” El verbo(exhorta) es parakaleo, la misma palabra traducida como “predicación” “en 1 Timoteo 4:13. Es una palabra dulce, muy relacionada con parakletos, el nombre que Jesús utiliza para hablar del Espíritu Santo, el Consolador. Se usa 29 veces en el Nuevo Testamento, y la primera vez que aparece es en referencia a Jesús, en Lucas 2:25, donde se refiere a Cristo como “la consolación [parakaleo], de Israel.”

La expresión transmite las ideas de aliento, consuelo, refrigerio, consuelo, todo ello en la forma de una súplica dulce, una citación verbal, una exhortación tierna. Ese es el corazón de la predicación bíblica.

Y el propósito y el objetivo de todo esto, las reprensiones, así como los estímulos, es por el bien de sus oyentes –nunca para herirlos. La predicación es una guía y un corrector y una fiesta y un ungüento, para edificar o, a veces para sanar el rebaño.

La predicación no es un garrote para golpear a las ovejas. Por lo tanto, siempre debe hacerse “con toda paciencia y doctrina.” Eso hace eco de lo que Pablo dijo dos capítulos anteriores, 2 Timoteo 2:25: “Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad,”

Pablo llama a todas las manifestaciones posibles de paciencia, bondad, magnanimidad y longanimidad. A la gente no se le va a ganar a la verdad por un regaño implacable. Si sus reprensiones y correcciones son con sabor a desesperación en lugar de verdadera preocupación por el rebaño, si usted les da reproche tras reproche reprendiéndolos sin un verdadero espíritu de mansedumbre, usted no está siendo un verdadero pastor.

Sin embargo: en estos tiempos posmodernos, es común pensar que la “mansedumbre” excluyetodo tipo de reproche o corrección –en especial una fuerte reprimenda. Pero está claro que Pablo no veía ninguna contradicción necesaria entre la dulzura y un firme reproche. Eso tiene que ser nuestro punto de vista, así, o nunca estaremos a la altura de la tarea simple pero de gran alcance que Pablo pone sobre nuestros hombros aquí.

http://evangelio.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s