Archivos para abril 17, 2012


Donan objetos católicos

Martes, 17 de abril de 2012 | 7:39 pm
Iglesias cierran en Holanda debido a baja concurrencia
Se estima que para el 2018 queden tan solo mil iglesias en el país.

A la semana practicamente cierran dos iglesias en Holanda debido a la baja asistencia a Misa. Las estatuas, crucifijos  cálices, y pinturas sobrantes se amontonan en las parroquias de todo el país.

Una de las diócesis de Eindhoven trata desesperadamente de encontrar un nuevo hogar a todos los objetos de valor de las iglesias. Objetos como copas de oro y plata, bancas de madera fina y altares de marfil que se encuentran en desuso; ya que una de las iglesias más grandes de Eindhoven se ha  transformado en un cento de salud.

“Llevamos un cargamento de bancas, estatuas, candelabros y copas a la República Dominicana ya que acá cierran las iglesias porque nadie asiste, mientras que allá son muy pobres y necesitan el material para seguir funcionado”, indica el historiador Eugene Van Deutekom quien se ha propuesto realizar la transferencia para evitar la desaparición de los objetos de arte.

En el 2003 había 1782 iglesias en Holanda, para el 2004 el número cayó a 1644 y se estima que para el 2018 queden mil iglesias en los Países Bajos. Desde 1970 al 2008, 205 iglesias católicas fueron demolidas y más de 148 fueron convertidas en bibliotecas públicas, restaurantes y edificios de departamentos.

http://www.larepublica.pe

Siguiente parada, Río de Janeiro

Publicado: abril 17, 2012 en Iglesia, Noticias

Leonardo de Chirico

Siguiente parada, Río de Janeiro

 De la presentación en Roma de la próxima Jornada Mundial de la Juventud se deduce que fuera de la Iglesia CR en Brasil únicamente hay “sectas” y tendencias seculares.

 Los próximos años serán verdaderamente importantes para Río de Janeiro . En Junio de 2012 se celebrará la “Cumbre de Desarrollo Sostenible de la ONU, Río+20”, en 2014 tendrá lugar el “Campeonato Mundial de Fútbol” y, posteriormente en 2016, los “Juegos Olímpicos” impulsarán la ciudad al primer plano del mundo. Teniendo en cuenta que Brasil está emergiendo como una de las más dinámicas economías BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), estos acontecimientos serán probablemente otra promoción para el país entero, o al menos esto es lo que los medios de comunicación opinan.

 Pero hay aún otro evento que atraerá la atención hacia Río y esta vez será por un motivo religioso. La próxima Jornada Mundial de la Juventud (WYD por sus siglas en inglés), organizada por la Iglesia Católico Romana se celebrará en Julio de 2013 . Los preparativos ya están en marcha e implicarán a más de dos millones de jóvenes procedentes de todo el mundo.

 1. DE MADRID 2011 A RÍO DE JANEIRO 2013
 La WYD empezó en 1986 en Buenos Aires como una respuesta católica a la cultura juvenil emergente . Hasta ese momento, los conciertos de rock y los mítines políticos eran los principales acontecimientos capaces de atraer a miles de jóvenes. Juan Pablo II alentó a la Iglesia CR a convertirse en un catalizador para la juventud, intentando ofrecer un programa que se adaptase tanto a la tradición católica como a las expectativas de la generación más joven.

 El objetivo general de la WYD ha sido siempre mostrar la cara “joven” de la Iglesia y su actitud acogedora hacia la juventud. Esto se consigue mediante una mezcla de prácticas tradicionales que se encuentran en el corazón del catolicismo romano (p.e. misas, confesiones auriculares, catequesis, procesiones, vigilias de oración a María y a los santos, etc.) y eventos culturales que muestran la adaptabilidad de la Iglesia a la cultura de la juventud (p.e. conciertos pop, exhibiciones de arte, acontecimientos culturales, etc.).

En su discurso de la Víspera de Navidad de 2011 a la Curia Romana, el Papa Benedicto XVI dijo que las WYDs son expresiones de la Iglesia universal, centradas en la Eucaristía, estimulando el Sacramento de Reconciliación (o sea, la confesión) y caracterizadas por la alegría juvenil.

 La última WYD fue celebrada en Madrid en 2011 y la próxima lo será en Río de Janeiro en 2013 . La semana pasada tuvo lugar una conferencia en Roma donde la delegación española pasó el testigo a la delegación brasileña en presencia de los Arzobispos de Madrid y de Río de Janeiro, lo cual proporcionó la oportunidad a ambos para evaluar la última edición e iniciar la preparación de la siguiente. Es esta última la que ofrece algunos aspectos interesantes a considerar.

 2. EL CUADRO MÁS GRANDE
 La WYD regresa a América Latina después de su primera edición en 1986. Después de la reciente visita del Papa Ratzinger a Méjico y a Cuba, ésta será la siguiente ocasión del Papa para visitar América Latina. Este continente se encuentra cada vez más en el radar mundial CR en este capítulo actual de la historia .

Al presentar la edición Río de Janeiro, el Arzobispo Orani Joâo Tempesta dijo que el 44% de los católicos del mundo son latinos y, por consiguiente, la Iglesia CR tiene un interés particular por lo que allí ocurre.  Además, la ICR muestra números decrecientes debido a la expansión de “ nuevas sectas ”  (ésta es su expresión) y a las crecientes tendencias secularizantes. América Latina todavía demuestra tener un enorme “capital espiritual” y una profunda “alma religiosa”, pero está malgastando el primero y se está marchitando la última.

 La WYD es, por lo tanto, una manera de revertir la marea relanzando las proclamas católicas sobre el Continente Latinoamericano, eligiendo como objetivo a la juventud. Estos nuevos acontecimientos inquietantes, dijo el Arzobispo, no pueden borrar las “raíces” católicas de Brasil y la meta a largo plazo es ayudar a la juventud a redescubrir sus “raíces” en la tradición católica.

Irónicamente, parece que la forma de avanzar es ir hacia atrás.

 3. LA LUCHA CONTRA UNA FE “LOW COST”
 De la presentación del Arzobispo se deduce que fuera de la Iglesia CR en Brasil únicamente existen las “sectas” y las tendencias seculares. En la geografía espiritual del país parece que no hay lugar para los no católicos, a pesar de que los cristianos ortodoxos como los evangélicos no son ciertamente una pequeña minoría en Brasil . El mundo cristiano es más complejo que un retrato en blanco y negro y el uso despectivo de la palabra “secta” aplicada a todo lo que no sea católico romano es un motivo de preocupación permanente.

 Invitado a que se explicara mejor acerca de la amenaza de estas “sectas” en una conferencia de prensa en el Vaticano, Tempesta las calificó de grupos “Pentecostales” y “Neo-Pentecostales” y mencionó su “proselitismo” como una característica negativa.

Aparte de la falta de categorías adecuadas para describir un fenómeno tan complejo como es el paisaje religioso en Brasil, también existe la confirmación de cómo ven los católicos el evangelicalismo popular.  En una intrigante expresión, el Arzobispo habló sobre su fe de “bajo coste”. “Bajo coste” acaso signifique una forma frívola, superficial y aguada de creer sin pertenecer a ninguna religión . En otras palabras: una fe sin raíces que se enfrenta a la llamada de las “raíces” católico romanas. Si Bonhoeffer habló del peligro de una “gracia barata”, ahora nos informan del peligro de una fe de “bajo coste”.

 A pesar de lo que la jerarquía católica dice y de lo que no dice sobre el evangelicalismo, la imagen que el movimiento representa debe causar cierta impresión. “La sola gracia” y “sólo la fe” son consideradas con demasiada frecuencia como un contrabando de una “gracia barata” y una fe de “bajo coste”. ¿No creen que tenemos un problema en alguna parte?

 Traducción: Rosa Gubianas

Autores: Leonardo de Chirico
©Protestante Digital 2012

Creative Commons

Juan Simarro Fernández

Y se escandalizaban de él (III)

Coge tu bolsa, tu cartera, tu tarjeta de crédito para andar por los caminos de la vida… de forma solidaria.
Jesús, antes de su pasión, no hizo nunca esa afirmación tan imperativa que hizo ante la proximidad de su crucifixión:  “El que tiene bolsa tómela, y también alforja” .  Lucas 22:35-38 . Podría ser una frase escandalosa en los labios de Jesús.  Hoy siguen escandalizándonos muchas de las afirmaciones de Jesús en torno al dinero. ¿De qué te sirve tu bolsa, tu cartera, tu cuenta corriente? ¿Vas preparado con ella para usarla en el avance del Reino de Dios entre los pobres? No te escandalices. Úsala.

Él enviaba a sus discípulos a sanar enfermos, limpiar leprosos o echar fuera demonios, todo ello ejemplo de una acción social liberadora que complementaba la verbalización de la Palabra, ejemplo de su Evangelio a los pobres.  Hasta el momento de la proximidad de su partida al Padre, no los enviaba con bolsa o alforja, no les aconsejaba llevar recambios de túnica, de calzado o de bordón.  Les decía: “ No os proveáis de oro, ni plata ni cobre en vuestros cintos” . No llevéis dos túnicas ni calzado de repuesto. Confiad en mi provisión… porque,  “cuando os envié sin bolsa, sin alforja y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada” . Iban sin nada, pero nunca les faltó nada… y esto sigue siendo así, pero ¿por qué cambió Jesús el mensaje ante la pasión y su muerte en la cruz? ¿Tiene este cambio algo que aportar a su Evangelio a los pobres? ¿Es escandaloso el cambio?

Se acercaba su oración en Getsemaní que está en este contexto, su arresto, sus azotes, su presencia ante Pilatos, su sentencia de muerte, su crucifixión. Por tanto el cambio de mensaje o el juego de tesis y antítesis que Jesús hace, no es algo contradictorio, sino algo de lo que tiene que salir una síntesis creadora y dinamizadora del Evangelio. Aunque no te va a faltar nada, ahora debes coger la bolsa, llenar las alforjas para andar por los caminos de la vida. Cargar con la bolsa de forma no egoísta, no sólo para mi bienestar y disfrute. Espero que no te escandalice.

 Son palabras de despedida a sus discípulos ante el sufrimiento que se avecinaba, quizás palabras para reorientar su acción de apoyo a su Evangelio a los pobres, a los sufrientes, a los apaleados y tirados al lado del camino. Jesús parece que quería reorientar la acción de sus discípulos en una etapa nueva: Él se iba, aunque no nos dejaba solos. Quedaba con nosotros el Consolador. Sin embargo, coge la bolsa, hazte de provisiones, el mundo las necesita.

El cambio de mensaje, desde el decirles que fueran sin bolsa, sin alforja y sin calzado, hasta el imperativo de  “el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja” , para conseguir una síntesis dinamizadora con esos dos mensajes antitéticos, se da en un momento en el que Jesús, más que nunca, tiene delante de él la fuerza y problemática del sufrimiento humano. Él iba a sufrir, pero hay otros muchos en el mundo que están sufriendo, que iban, simbólicamente hablando, a ser crucificados con él: Los pobres y sufrientes del mundo.

 Si en mí hacen esto, qué no harán con tantos débiles del mundo.  Yo tengo que pasar por el escarnio y la muerte, mi nombre puede ser contado entre los inicuos. ¿Qué podrá ocurrir con tantos débiles del mundo? Jesús presagiaba un futuro de persecución, violencia, muerte… religiosos que se podrían acomodar al ritual sin preocuparse por la projimidad de la que tanto él había hablado, cristianos de rituales vacíos a los que les podría faltar la acción, la misericordia y la búsqueda de justicia… y yo me voy, pensaría el Señor. Los que me siguen tienen que ser mis manos y mis pies, mi bolsa y mi alforja en compromiso con el mundo sufriente. ¿Te asusta, te escandaliza?

Jesús había vivido con arreglo a unos valores del Reino, había dejado sus parábolas del Reino que avalaban y explicaban esos valores de rescate de los últimos, los pobres, los débiles, lisiados y marginados del mundo a los que invita al banquete del Reino en su línea del Evangelio a los pobres. Jesús preveía que podía haber despojos, acumulaciones desmedidas y necias que sumirían a muchos en la miseria y en el hambre, habría robos de dignidad, se dispararían las fuerzas del mal, habría opresiones y aumentaría la pobreza y el dolor… Jesús: El experto en sufrimiento o experimentado en quebranto como dicen algunas de nuestras versiones bíblicas.

 Hasta ahora, los discípulos habían ido sin bolsa, sin alforja y sin calzado… Nunca les faltó nada…  “Cuando os envié -les dice Jesús- sin bolsa, sin alforja y sin calzado, ¿os faltó algo” . Nada, Señor, respondieron sus discípulos. Pero el Señor que incluso les dijo que no llevaran dos túnicas ni calzado de repuesto, ahora da un giro antitético a su mensaje. Sus discípulos, cuando Él faltara, deberían ser sus manos y sus pies en medio de un mundo injusto, deberían ser su voz de Evangelio a los pobres… Deberían prepararse y abastecerse. Necesitaban una bolsa, una bolsa que redistribuyera la justicia y la misericordia.

¿Os dije -les dijo Jesús- que fuerais sin bolsa y sin alforja a aquellas misiones temporales de diaconía, de ayuda y expulsión de demonios? Pues ahora no. Mi Evangelio a los pobres demanda algo más de vosotros. Tenéis que salir preparados y pertrechados:  “El que tiene bolsa tómela”.  Es un imperativo.  “También la alforja” . Haced provisión. La gente que vais a encontrar en el camino lo va a necesitar. Trabaja y lucha por tener una bolsa solidaria, una bolsa para compartir, para hacer misericordia, para hacer realidad mi Evangelio a los pobres.

No salgas sin tu bolsa y sin tu alforja repleta. No dejes nada guardado en tu caja fuerte, no acumules en los graneros de los ricos necios a los que, quizás, hoy mismo, se les va a pedir su alma. ¿Tienes alforja? ¿Tienes alimentos para llenar la alforja? ¿Tienes provisiones que puedes meter en esa alforja que Dios te ha dado? ¡Tómalas también! Vete por los campos, caminos y vallados provisto de alforja. No lo dudes. No te escandalices del mandato de Jesús.

Lo que tenemos y lo que viene es duro: dificultades, injusticias, opresiones, empobrecimiento de más de medio mundo, rechazo de los valores del Reino… rechazo del Evangelio o vivencia mutilada de la espiritualidad cristiana.

 Así, Jesús cambia o complementa, de forma antitética, su discurso ante la visión del sufrimiento humano, de su propio sufrimiento.  Tu bolsa y tu alforja pueden ser útiles si actúas con misericordia y solidaridad cristiana, si has entendido el mensaje de projimidad que nos dejó Jesús. Busca recursos, provéete de ellos… no sólo para ti. Se trata de bolsas solidarias que no nos deben escandalizar.

Nos quedamos con tu mensaje, Señor:  “El que tiene bolsa tómela, y también la alforja”.  La vamos a tomar, Señor, hasta quedar exhaustos y sin nada… confiados en tus promesas. Entonces podremos responder a tu pregunta:  “¿os faltó algo?”,  recordando que, cuando íbamos sin bolsa, sin alforja y sin calzado, no nos faltó nada. Ahora, en momentos en los que yo me marcho y voy a morir, tomad la bolsa. ¿Les faltará algo a ellos?… A vosotros tampoco. Así, Señor, si tenemos bolsa y alforja y no la tomamos para el servicio de tu Evangelio a los pobres, no nos des tranquilidad hasta que te entendamos. Que no nos escandalicemos de tus mandamientos. Que no estemos tranquilos, Señor, hasta que nos lancemos al mundo con lo que tenemos… y con lo que somos.

Autores: Juan Simarro Fernández

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

José de Segovia Barrón

Un nuevo libro de Steve Turner, poeta y periodista evangélico, especializado en temas musicales: The Band That Played On.
 Cien años después del hundimiento, es curiosa la fascinación que sigue produciendo el  Titanic . La reposición de la película de Cameron –premiada con once Oscar hace quince años– coincide con la exposición itinerante, que llega ahora al Museo Marítimo de Barcelona –con doscientos objetos originales y fieles recreaciones de las estancias interiores del trasatlántico–. Todo un lujo para los fanáticos de un barco, que no se ha hundido en el olvido. ¿Por qué nos atrae tanto la historia el Titanic ? 

La pasión que despierta el  Titanic  parece universal. Para los historiadores sociales es como un microcosmos de la sociedad de principios del siglo pasado. Para los amantes del mar, es el naufragio definitivo. Para los enfermos de nostalgia, evoca tiempos pasados. Y para los que sueñan despiertos, significa el misterio de tantas cosas que pudieran haber ocurrido, tan sólo si…

No sé por qué me han interesado tanto siempre las historias de barcos – ya que no sé nadar y me mareo cuando voy en ellos, o precisamente por eso, ¡vete a saber! –, no tanto los cruceros –aunque todavía veo episodios de  Vacaciones en el mar,  la serie preferida de Andy Warhol–. Es, más bien, la idea del lugar cerrado en que tenían que pasar todos aquellos días, los viajeros trasatlánticos.

Los barcos son el escenario de algunas de mis novelas preferidas –la maravillosa  Nave de los locos  de Katherine Anne Porter–, una obra de teatro –que todavía recuerdo haber escuchado en Radio Nacional de España, cuando era adolescente– y películas como la de James Cameron –sin lugar a dudas, su obra maestra–, que toma la historia de amor del film de Negulesco –  El hundimiento del Titanic  (1953) y las secuencias del naufragio de Roy Ward Baker – La última noche del Titanic  (1958) –, para crear la ilusión de que el barco es como un ser vivo, en un relato ensoñador, casi fantástico.

 ¿UNA PROFECÍA ANUNCIADA?
 Era todavía un niño, cuando compré en los años setenta, en Londres, la obra clásica que escribió Walter Lord en 1956 – A Night To Remember –, en una magnífica edición ilustrada de  Penguin  –ahora publicada en  Debolsillo  como La última noche del Titanic –. Es él quien habla primero del libro de Robertson, que acaba de editar  Nórdica en castellano …

 En 1898 un autor desconocido llamado Morgan Robertson publicó una novela sobre un fabuloso trasatlántico, más grande que ningún otro que se hubiera construido. El escritor lo llenó de personas ricas y complacientes, hasta que una fría noche de abril chocó contra un iceberg. La historia mostraba así la futilidad de todo. Por eso llamó el libro Futility , cuando apareció editado en 1898 por  Mansfield , años antes de que el  Titanic  se hundiera otra noche de abril en 1912.

La nave construida por la  Línea Estrella Blanca  recuerda hasta en sus dimensiones el barco de la novela de Robertson (sesenta y seis mil toneladas en la realidad, setenta mil en la ficción, con apenas ochenta y dos pies y medio de diferencia en la extensión). Ambos tenían una estructura similar y alcanzaban una velocidad parecida. Los dos podían llevar tres mil personas, pero no tenían barcos salvavidas suficientes. Ya que se pensaba que no podían hundirse. Por si todo esto fuera poco, Robertson llamó a su barco  Titán,  ¡titulando su libro  El hundimiento del Titan !

 EL BARCO QUE NO SE PODÍA HUNDIR
 No es éste por supuesto el primer caso de lo que parece una profecía anunciada. Las novelas de Julio Verne, o hasta los  comic  de  Tintín,  muestran artefactos que luego se harían realidad , pero existían mucho tiempo antes en proyecto. La novela de Robertson no sólo demuestra que estaba muy bien informado sobre temas navales, sino que saca unas conclusiones sobre la vida que muchos de los contemporáneos del  Titanic entendieron claramente, después de pensar que “Dios no podía hundir este barco”.

 Cuando la esposa de Albert Caldwell contemplaba cómo el personal de cubierta cargaba con el equipaje el 10 de abril de 1912 en Southampton, preguntó a uno de los mozos: “¿Es verdad que este barco no se puede hundir?”. El chico le contestó: “Así es, señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!” . Los pasajeros de este trasatlántico que iniciaba así su primer viaje a Nueva York, no podían ni imaginar lo que ocurriría cuatro días después, veinte minutos antes de la madrugada…

Uno de los seis vigías que contemplaba la tranquila noche, Frederick Fleet, dice que no recuerda un mar tan calmado y un cielo tan despejado como el de ese domingo. Hacía mucho frío, pero no se veía luna, ni había nubes que ocultaran el cielo estrellado. El Atlántico parecía un mar de cristal, cuando Fleet vio de repente algo oscuro enfrente suyo, más negro que la propia noche. Al principio era pequeño, pero cada segundo crecía más y más. Rápidamente el vigía hizo sonar una campana tres veces, advirtiendo del peligro, mientras levantaba el teléfono para llamar al puesto de mando.

 LOS QUE SE SALVARON
 Cuando empezaron a sacar a los pasajeros de los camarotes, cada uno se llevaba lo que le parecía más importante salvar del naufragio . La mujer de Adolf Dyker llevaba por ejemplo una caja con dos relojes de oro, dos anillos de diamantes, un collar de zafiros y doscientas coronas danesas. Otros como la señorita Edith Russell, preferían llevar una especie de mascota como un cerdo de juguete con música, al que tendría especial cariño. Hay quien llevaba los libros que tenía en la mesilla, como Lawrence Beesley, o un revolver y un compás, como Norman Campbell Chambers. Hubo hasta quien guardó cuatro naranjas bajo su blusa, como el camarero James Johnson.

 En segunda clase viajaba un joven estudiante de teología llamado Stewart Collett. El se llevó la Biblia, que prometió a su hermano que llevaría siempre consigo, hasta que se volvieran a ver. El pastor Robert Bateman se quedó de pie en la cubierta mirando como su cuñada, la señora Ada Balls, subía al bote . “Si no nos volvemos a ver de nuevo en este mundo –le dijo– nos veremos en el otro”. Mientras bajaba la barca, se quitó su alzacuello y se lo dio a ella como recuerdo, mientras la orquestina tocaba hasta el final en la cubierta.

Hay muchas leyendas en torno al  Titanic.  Todos están de acuerdo en que el barco chocó a las doce menos veinte, y se hundió a las dos y veinte, pero sobre todo lo demás hay muchas versiones… Muchos supervivientes insisten en que el barco que los recogió –el  Carpathia –era la mitad de grande que el  Titanic,  cuando los dos eran muy parecidos (aunque el  Titanic  tenía mil cuatro toneladas más). Otros imaginan campos de golf, pistas de tenis y vacas lecheras, que nunca existieron. Casi cada una de las mujeres que sobrevivieron, dice haber salido en el último bote. Obviamente, esto no era posible, pero ¡quién se lo iba a discutir!

 LA BANDA SIGUIÓ TOCANDO
 Uno de los temas más curiosos de discusión sobre el hundimiento del Titanic  es cuál era la música que tocaba la orquestina hasta el último momento. Muchos supervivientes recuerdan el himno ¡Más cerca, oh Dios, de Ti!;  otros, uno de origen episcopal llamado Otoño;  aunque a algunos les sonaba a algo más alegre, como jazz. Lo que hoy nadie duda, es que tocaron hasta el final . Aunque en cierto momento pararon, ¡claro!

 Cien años después, cruzaba la noche del hundimiento el Canal de la Mancha, leyendo un nuevo libro que se ha publicado sobre el tema. Lo ha escrito mi amigo Steve Turner, un poeta y periodista evangélico, especializado en temas musicales. Se llama  The Band That Played On  – La banda que siguió tocando– . Y lo ha publicado en Estados Unidos, la editorial  Nelson .

Habla de cada uno de los ocho músicos que formaban la orquesta. Cuenta cómo se reunieron en el barco sin haberse conocido antes, unidos por una agencia formada por dos hermanos, que no eran de la compañía naviera. Así que no tenían obligación de seguir tocando. Venían de diferentes países y se habían criado en distintas iglesias, pero conocían bien los himnos que los supervivientes recuerdan que tocaban al final –aunque al principio tocaran músicas populares–.

 La figura clave es sin duda su director, Wallace Hartley. Venía de una pequeña capilla metodista independiente en Colne (Lancashire) –resultado del Avivamiento evangélico, producido por la predicación de Wesley en el siglo XVIII, pero entonces divididos en cuatro ramas: libres, primitivos, independientes y wesleyanos–. Su padre era el fundador de la iglesia en ese pueblo, donde supervisaba la escuela dominical. Allí Wallace aprendió a tocar el violín, al unirse al coro. Su himno favorito era  ¡Mas cerca, oh Dios, de Ti!


 “¡MÁS CERCA, OH DIOS, DE TI!”
 Basado en la historia bíblica del sueño de Jacob ( Génesis  28:10-22), llegó a ser especialmente popular en las iglesias protestantes , aunque fue escrito por una unitaria en un periodo de crisis. Sarah Flower Adams había tenido una educación ortodoxa, pero luchaba con dudas de fe, cuando escribió este himno en 1841, con música de su hermana Ella. Debido a ese trasfondo no trinitario, no fue incluido en el himnario bautista y metodista, pero sí que estaba en el metodista independiente de Hartley –de donde viene el error de Lord, que se inclina, según el testimonio de algunos supervivientes, por el episcopal  Otoño, conocido también por su primera línea, Dios de misericordia y compasión –.

Lo cierto es que el hecho de que sonara un himno, mientras se hundía el Titanic,  se ha convertido en una expresión de futilidad en lengua inglesa. Es la imagen del extraño espectáculo de músicos cayendo e instrumentos volando por el aire, mientras las luces parpadean, hasta apagarse definitivamente. Sólo una lámpara de keroseno destellaba en el mástil más alto, mientras el barco se hundía…

 Este cuadro, lejos de hablarnos de la ausencia de Dios, nos muestra la realidad de Aquel que está al control de todas las cosas. Es cierto que estamos en un barco, que muchos piensan que ni Dios mismo podría hundir. La vida nos enseña todo lo contrario. No tenemos en este mundo otra seguridad que la que Dios nos da. Él tiene la última palabra, y el control sobre nuestras vidas. Por eso podemos cantar:

 ¡Más cerca, oh Dios de Ti, más cerca, sí!
 Aunque una dura cruz me oprima a mí.
 Será mi canto aquí: ¡Más cerca, oh Dios, de Ti, 
 más cerca, sí!

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

Saulo de Tarso de Chamula

Publicado: abril 17, 2012 en Iglesia, Sociedad

Carlos Martínez García

Los evangélicos perseguidos, la no violencia y Manuel San Juan

 Para Linda Picard, con aprecio por su ministerio

 

 La semana pasada me ocupé de dos casos recientes, en los que indígenas evangélicos padecen acosos y son restringidos en sus libertades por parte de católicos tradicionalistas . Como otros en semejantes situaciones, los perseguidos han decidido defender sus derechos, exigirles a las autoridades que hagan cumplir las leyes y sanciones a sus hostigadores.

También,  al igual que en los años sesentas del siglo pasado, cuando iniciaron los actos persecutorios en su contra; sus sucesores, los indígenas evangélicos de la segunda mitad del siglo XXI, optan decididamente por medios no violentos para su defensa. Lo hacen, me lo han dicho, porque en su entendimiento del Evangelio no tiene cabida la respuesta violenta, se niegan a usar vías coercitivas como las que sus adversarios usan en contra de ellos y ellas.

 No son pocos los perseguidores más virulentos quienes al paso del tiempo adoptan la fe de los sujetos de su anterior ira. Es el caso de Manuel San Juan , indígena chamula, casi una leyenda en Los Altos de Chiapas. Su violento pasado y posterior conversión al cristianismo evangélico, ha sido objeto de interés periodístico y hasta cinematográfico. La película en DVD que cuenta su vida es bilingüe, se alterna el tzotzil con el castellano. Dura dos horas y diez minutos, se titula  Manuel San Juan: el hijo predilecto de chamula . El filme, se lee en la presentación, “narra la historia de la persecución de la Iglesia cristiana evangélica. Hechos suscitados en el pueblo de San Juan Chamula entre los años 1976 a 2003. La historia del más grande perseguidor del cristianismo moderno en nuestro estado de Chiapas, que dio origen a la expuslsión de 35 mil indígenas tzotziles de su municipio. Su celo por su creencia religiosa tradicional y el defenderla a precio de sangre; le hizo ganarse el sobrenombre de San Juan, conocido desde entonces como Manuel San Juan”

 El experimentado reportero de  La Jornada , Elio Henríquez, realizó un reportaje sobre Manuel San Juan , el que publicó en el diario, con fecha 21 de diciembre de 2008. El encabezado es contundente: “Por casi 20 años sirvió a caciques católicos y grupos de poder para armar revueltas en Chamula, dice Manuel San Juan: de expulsor de evangélicos a promotor de esa fe”. Recuerdo que mi queridísimo amigo  Carlos Monsiváis , al comentarnos al otro día de publicado el reportaje, en nuestro desayuno de Navidad que tuvimos con él Carlos Mondragón y el autor de estas líneas, comenzó a referirse a Manuel San Juan como  “Saulo de Tarso de Chamula” .

Reproduzco el reportaje de  La Jornada , que contiene algunas palabras altisonantes, como se dice en México, las cuales pueden ser mal vistas por ciertas susceptibilidades evangélicas. Quienes han estado entre indígenas evangélicos en Los Altos de Chiapas, saben perfectamente que ellos y ellas usan ese tipo de palabras, y no se sonrojan al proferirlas, como sí lo hacen sus escuchas evangélicos mestizos.

 He aquí el REPORTAJE de  Elio Henríquez  en  La Jornada :

Arvenza II, San Juan Chamula, Chis., 20 de diciembre [de 2008]. “Yo era cabrón, le pegaba a la gente pero me arrepentí y ahora soy evangélico”, dijo Manuel San Juan, durante décadas el perseguidor más radical de miles de familias protestantes de San Juan Chamula, luego de inaugurar un templo de su propiedad para divulgar su nueva fe por todos los parajes del municipio.

“Maté un toro que costó 10 mil pesos para darles carne a todos”, afirmó en entrevista, después de la ceremonia a la que asistieron cientos de indígenas de varios municipios a la apertura del nuevo centro religioso.

Cuenta que cuando en 1995 abandonó “la costumbre” o la religión católica tradicional que entonces se practicaba mayoritariamente en San Juan Chamula, fue emboscado nueve veces por órdenes de los caciques. En las paredes de su casa aún están los agujeros de los 84 balazos que le dispararon, y milagrosamente nadie resultó herido.

 Su nombre real es Manuel Pérez Gómez, pero dentro y fuera de Chamula es conocido como Manuel San Juan  porque su padre, Mariano Pérez Ardilla, nació en San Juan, uno de los tres barrios de la cabecera municipal.

Desde la década de los 60 fue utilizado por los caciques chamulas y los grupos de poder políticos y económico para encabezar agresiones y trifulcas con el fin de destituir presidentes municipales, pues  era considerado un “provocador profesional”, y para golpear y expulsar a quienes se convertían en evangélicos .

 Es conocido en Estados Unidos y Europa porque su caso ha sido tomado como símbolo de conversión. Incluso  en 1997 la empresa Armagedón, de Francisco del Toro, filmó en esta región una película  Chamula, tierra de sangre , basada en su historia . Tiene 58 años y el pelo cano, no sabe leer ni escribir y con dificultad habla español, pero es un líder nato, cualidad que le reconocen muchos de sus paisanos.

Recuerda que cuando Agustín Portillo fue juez municipal, en 1966, empezó a expulsar evangélicos. “Mil 200 personas sacamos esa vez, cuando yo empezaba a cargar santos y a participar en las fiestas de la costumbre”.

 Arrepentido, agrega: “Cuando yo gritaba: ‘¡vamos a sacar a los evangélicos!’, la gente respondía: ‘¡sí, vamos!’, y les pegábamos y los corríamos. ¡Vaya que no morí!”…

Pero no sólo era utilizado en asuntos religiosos. Recuerda que los caciques le decían: “No sirve el presidente (municipal), está robando mucho, hay que sacarlo”, para convencerlo de que organizara revueltas en su contra, y a cambio le daban cerveza para que se emborrachara.

Cuando Manuel iniciaba el zafarrancho para perseguir y golpear a quien fuera necesario o causar destrozos en la alcaldía, la multitud lo seguía a ciegas y muchos le temían. “Yo iba adelante con una bocina y las personas me seguían porque yo era cabrón, me gustaba golpear”, dice.

Entre las trifulcas que encabezó están las que concluyeron con la destitución de los alcaldes Salvador Sánchez y Lorenzo Pérez Jolote, y del primer regidor Manuel Hernández Gómez, quien después sería diputado local.

 Recuerda que en 1993 algunos evangélicos, hasta entonces sus peores enemigos, empezaron a hablar con él para convencerlo de que se volviera protestante. En 1994 tuvo tres sueños en los que Juan Pérez, líder protestante al que había expulsado del municipio dos años antes, le dijo que tenía que “cambiarse de ropa”.

En 1995 cuenta que fue inevitable la ruptura con sus antiguos aliados. Hace dos años comenzó a construir junto a su casa un templo evangélico que le ha costado unos 120 mil pesos, una parte de los cuales se la mandaron sus hijos que trabajan en Estados Unidos, y últimamente el alcalde de Chamula, su amigo Domingo López González, le dio cinco toneladas de cemento para techar el templo, al que le falta repello, piso, puertas y ventanas.

“Este presidente está trabajando bien, es hijo de Dios, es católico y del PRI; lo invité a la inauguración, pero no vino”, dijo mientras hombres, mujeres y niños comían la carne del toro, preparada en caldo y con mucho repollo.

 “Ahora ya tengo mi templo y voy a promover la religión evangélica porque el que no conoce a Dios toma trago, compra velas, busca curanderos y brujos”, manifestó.

Autores: Carlos Martínez García
©Protestante Digital 2012

Creative Commons

Juan Francisco Martínez

G. Zimmerman y Trayvon Martin: nuestras identidades nacionales

 ¿Qué significará ser agentes de reconciliación ante una situación donde los cristianos también estamos divididos?

 

El miércoles pasado la fiscal del condado de Seminole (estado de Florida) decidió acusar formalmente a George Zimmerman en la muerte de Trayvon Martin.

 El país lleva varias semanas peleando este caso en los medio masivos de comunicación. Para la gran mayoría de personas de raza negra éste es otro caso de un blanco matando a un negro inocente e indefenso .

Desde esta perspectiva la única razón por la cual la fiscal por fin acusó formalmente a Zimmerman fue porque el pueblo se levantó en protesta. Para la mayoría de gente de raza blanca el caso es de auto-defensa, un hombre blanco (¿y latino?) que tuvo que responder ante un ataque y una amenaza a su vida. Para estas personas el arresto de Zimmerman es una muestra de que la presión pública puede más que la justicia.

 Los dos lados han intentado influir en la corte de la opinión pública por medio de sacar información sobre su “campeón”, demostrando la bondad o maldad de uno o del otro . Sin embargo, también ha resaltado que los dos enfoques traían su respectiva “cola”. Ni Zimmerman, ni Martin eran las personas completamente inocentes que los diferentes lados tratan de presentar. Detrás de la tragedia humana está el hecho de que los dos eran humanos, personas que tenían un pasado no perfecto.

 El caso hace resaltar muchos temas “delicados” en los EEUU. Incluye asuntos de raza y racismo, cómo entendemos el derecho de defensa propia y el uso de las armas, nuestras confusiones en cuanto a cómo definimos la identidad racial, la historia de injusticia racial y su impacto sobre eventos de actualidad, los estereotipos nacionales y tantos otros detalles que marcan las divisiones de fondo que existen en nuestro país.

¿Será éste un caso de blancos y negros? Siendo que la mamá de Zimmerman es peruana, ¿dónde entramos los latinos en el asunto?

 Por si no fuera suficiente este caso se da a los veinte años del caso de Rodney King en Los Angeles . Al ser absueltos cuatro policías que fueron filmados golpeando a Rodney King (de raza negra) se desató un motín que dejó una destrucción costosa y una herida profunda . ¿Pasaría algo similar si se declarara no culpable a Zimmerman?

Siendo que los norteamericanos somos unos obsesionados con casos legales y policíacos es muy probable que estaremos pegados a la TV y a los medios de comunicación social hasta que haya una resolución al caso. Pero está claro que los medios también están presentando el caso en maneras muy diferentes. Muchos de los medios ya han tomado partido y están tratando de demostrar que Zimmerman es un homicida o que es inocente y que está siendo juzgado por protegerse.

 Como cristiano me doy cuenta que como colectivo también tendemos a dividirnos por raza y por experiencia personal . Si he sufrido las injusticias de un sistema que parece favorecer a los blancos, tiendo a creer el lado de Martin. Si soy una persona blanca que me he sentido amenazado por un joven minoritario tiendo a creerle a Zimmerman.

 ¿Y la verdad? Todo indica que será difícil determinar lo que pasó. También es verdad que cada quien va a interpretar los datos que surjan durante el caso legal a la luz de lo que ya cree. Es improbable que se cambien muchas opiniones, pase lo que pase.

 Y la tragedia humana se sigue ampliando . Una familia perdió a su hijo, el sobreviviente trata de esconderse por puro temor y una sociedad entera trata de encontrar una explicación a lo ocurrido.

 ¿Habrá una respuesta que traiga alivio a todos los que están sufriendo? ¿Qué significará ser agentes de reconciliación ante una situación donde los cristianos también estamos divididos? ¿Qué nos dice este caso sobre quiénes somos y hacia dónde vamos como sociedad?

Autores: Juan Francisco Martínez
©Protestante Digital 2012

Creative Commons