Archivos para mayo 8, 2012


Juan Francisco Martínez

EEUU: ¿Qué peso tendrá el voto latino en 2012?

 Es muy probable que nuestro voto sí marque la diferencia en algunos lugares claves.

 

 Ahora que ya es claro que Mitt Romney será el candidato republicano para la presidencia, una de las preguntas que están haciendo los comentaristas es sobre la importancia del voto latino.

Siendo que los pre-candidatos republicanos todos tomaron posturas anti-inmigrantes dichos comentaristas se preguntan si eso afectará el número de latinos que voten por Romney y qué impacto tendrá sobre las elecciones presidenciales en noviembre.

 Los que afirman que el voto latino será decisivo mencionan los siguientes factores:
· La comunidad latina sigue creciendo en tamaño e influencia en el país.

· Ningún candidato republicano ha ganado la presidencia en los últimos 30 años sin a lo menos el 40% del voto latino y actualmente sólo como el 15% ha declarado su apoyo al candidato Romney.

· La gran mayoría de latinos ven las actitudes anti-inmigrantes de los republicanos como anti-latinas.

 Pero también hay aquellos, mayormente pro-republicanos, que afirman que el voto latino no determinará la elección presidencial. En esta interpretación se asume que el voto latino tendrá efecto limitado por las siguientes razones:
· 66% de la población latina vive en cinco estados, California, Texas, Florida Nueva York e Illinois. Ya se sabe que California, Nueva York y probablemente Illinois van a apoyar a Obama y que Texas va a apoyar a Romney. Así que la gran mayoría del voto latino “sale sobrando” en la elección presidencial siendo que reside en estados donde el resultado ya está prácticamente asegurado.

· El número de latinos inscritos para votar no ha subido desde el año 2010, así que su importancia no va a crecer con relación a las elecciones del 2008. También sigue siendo verdad que un porcentaje alto de latinos no califican para votar siendo que no son ciudadanos o que todavía no tienen 18 años.

· Aunque a los latinos les inquieta el asunto de los indocumentados ellos también están inquietos por la economía y la situación nacional en general. Según estos comentaristas, al fin y al cabo los latinos votarán a base de esos asuntos y no por el candidato que sea más pro-inmigrante.

 La realidad es que el voto latino todavía no tiene la fuerza que algunos le quieren atribuir . Aunque hemos crecido demográficamente todavía no somos una potencia política significativa y nuestra población está concentrada en estados donde nuestro voto no determinará el resultado.

 Sin embargo, es muy probable que nuestro voto sí marque la diferencia en algunos lugares claves .

Y hay que tener en cuenta que son unos pocos Estados los que van a determinar el resultado final a nivel nacional. Y en este sentido, hay tres Estados, con presencia latina significativa, en los que ganó Obama en el 2008 y en los que Romney tendría que ganar en el 2012 si pretende lograr la presidencia ( Florida, Colorado y Nuevo México ). Finalmente hay un cuarto Estado,  Georgia , en el que ganó McCain en el 2008, y donde la creciente población latina podría ofrecer a Obama la posibilidad de ganar.
· En  Florida  el partido republicano siempre ha contado con el voto cubano. Pero ha habido algunos cambios demográficos significativos en la población latina de este Estado que podrían cambiar el resultado del voto latino. Por un lado, Florida es ahora el punto de llegada de preferencia de los puertorriqueños. Siendo que son ciudadanos de EE.UU. ellos llegan con el derecho a votar. Si ellos apoyan a Obama podrían disipar el poder del bloque cubano. También el partido republicano está viendo cierta deserción de la juventud cubano-americana. Si la elección estatal es ajustada y reñida, el voto latino probablemente será clave para el resultado final en Florida.

· La población latina es significativa tanto en  Colorado  como  Nuevo México . Siendo que la gobernadora de Nuevo México es latina y republicana, es probable que Romney estará trabajando muy de cerca con ella para tratar de ganar el Estado. Pero de momento estos dos Estados son favorables a Obama. Una característica distintiva de la población latina en estos Estados es que muchos no son de reciente inmigración. Muchos de estos latinos tienen raíces en el suroeste desde el siglo XVI. ¿Cuánto pesará el tema de la migración para latinos que no tienen vínculos históricos con los inmigrantes actuales?

·  Georgia es ahora el décimo Estado en porcentaje de latinos en la unión estadounidense. Este es un fenómeno nuevo cuyas implicaciones políticas todavía no se han considerado a fondo. Pero si el voto latino se une con el afro-americano y los demócratas blancos, el presidente Obama podría darle una sorpresa a Mitt Romney allí en el 2012.

 Así que el voto latino podría ser decisivo en esta elección, no por el número de votantes inscritos, sino por su presencia en suficientes lugares claves. Algunas cosas que hemos de tomar en cuenta serán :
· ¿Qué tan importante será el tema de los inmigrantes en el voto latino?

· ¿Qué tanto entusiasmo habrá entre los latinos que pueden votar? Muchos están decepcionados con el presidente Obama. ¿Qué si deciden no votar?

· ¿Cómo votará el pueblo evangélico latino?

· ¿Qué porcentaje de latinos tiene que apoyar a Romney para que él tenga esperanzas de ganar la elección?

· ¿Será decisivos los estados de Florida, Nuevo México, Colorado y Georgia en las elecciones del 2012?

Lo que es seguro es que los latinos de EEUU daremos material de sobra para los análisis de los comentaristas de aquí a las elecciones presidenciales en noviembre.

Autores: Juan Francisco Martínez
©Protestante Digital 2012

Creative Commons

 

Juan Simarro Fernández

Y se escandalizaban de Él (V)

La crítica, queja o lamento contra las palabras hueras de los que practican una espiritualidad cristiana mutilada.

 

 Jesús critica fuertemente a los que dicen, pero no hacen. Si hoy nosotros criticásemos así a los religiosos, sería un escándalo . Éstos, en la parábola de los dos cimientos, son como los necios que edifican su casa sobre la arena, sin cimientos firmes. En el Evangelio de Mateo nos dice que tengamos cuidado de no imitarlos “porque dicen y no hacen”, “ponen cargas, pero ni con un dedo quieren moverlas”. Son inactivos, no son hacedores de la Palabra, como se dice en otros contextos bíblicos.

 Esta palabrería inactiva también es aplicable a la acción social, al compromiso con los pobres, a las responsabilidades cristianas en busca de justicia… aunque algunos se escandalicen.  No consiste en hablar solamente de los pobres de vez en cuando, sino de ponerse en acción buscando la misericordia y la justicia social con una mejor redistribución de los bienes del planeta.

No consiste en acordarnos de los pobres cuando vamos a comer, como ocurre en la mayoría de las oraciones por los alimentos en las casas de las familias cristianas, sino en actuar, compartir, buscar mejor reparto, denunciar… dar ejemplo de vida sencilla, de estilos de vida y prioridades siguiendo las líneas de Jesús. Esto no debe escandalizar a nadie.

Hay veces que hablar ya es como actuar, cuando hablamos siendo la voz de los que no la tienen, cuando hablamos para poner de relieve la injusticia, cuando hablamos buscando la liberación de los pobres y oprimidos de la tierra. Normalmente, los que usan la voz como acción, son personas que también dan ejemplo de ser movidos a misericordia manchándose las manos como buenos samaritanos con los que, apaleados y despojados, han quedado tirados al lado del camino. El gran escándalo es que un porcentaje tan alto de personas en el mundo esté en esta situación ante el silencio de muchos cristianos.

 La crítica o acusación de decir y no hacer, la queja o el lamento de que hay personas que dicen, pero no hacen, está dirigida a los religiosos y, fundamentalmente, a los religiosos que ocupan cargos de responsabilidad . Este lamento crítico está dirigido a los que “ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas y que los hombres les llamen: Rabí, Rabí”. O sea, a los líderes religiosos, a los que hoy conocemos como pastores, sacerdotes, ancianos, obispos… ¡Qué gran responsabilidad tienen éstos! Este lamento crítico no nos debe escandalizar, sino ponernos en marcha.

 Parece que este no es uno de los temas que se tratan en los seminarios, parece que éstos enseñan más a hablar que a actuar, a decir que hacer…  Esto sí que puede ser un tanto escandaloso. No es de extrañar que luego digan, pero no hagan y que contaminen a la iglesia para que ésta sea una voz insolidaria, inconsecuente, necia como los edificadores de casas sobre la arena… No se enseña mucho el ser “hacedor de la Palabra”. Por eso, el “dicen, pero no hacen”, es una crítica o acusación que, desgraciadamente, se puede hacer de forma muy general, aunque no total, a la iglesia de Dios en la tierra. ¡Qué escándalo!

Cuando esto ocurre, tanto los cargos eclesiásticos, como las iglesias o congregaciones en general, corren el riesgo de dejar de ser líderes o iglesias del Reino. Cuando falta la acción comprometida con los débiles del mundo, se convierten en pastores, líderes y congregaciones del antirreino, porque los valores del Reino de Dios buscan justicia y acción comprometida. No hay más que leer las parábolas del Reino. A los líderes habría que aplicarles la frase de Jesús, frase que es extensible a todos los que quieren seguir al Señor: “El primero entre vosotros será vuestro servidor”. Frase también sumamente escandalosa.

 Esta idea de “servidor”, de servicio, es la que va dando coherencia a la palabra, a lo que decimos.  Esta idea de “servidor” o de servicio es la que pone el fundamento de toda la acción social cristiana, la que da sentido a la búsqueda de justicia, la que apoya el hecho de que hay que clamar contra los acumuladores del mundo buscando una mejor redistribución de los bienes del planeta entre todos.

Sin servicio no hay evangelio, sin servicio no hay coherencia en lo que hablamos, si decimos pero no hacemos estamos construyendo la iglesia sobre cimientos de arenas que amenazan ruina, estamos formando fieles que no serán nunca hacedores de la Palabra, no serán nunca movidos a misericordia como buenos samaritanos, como buenos prójimos. Sin servicio sólo hay escándalo.

 No hay que seguir nunca a los que hablan de justicia y están al margen de lo justo… aunque sea por omisión de la ayuda. El pecado de omisión no está suficientemente predicado en las iglesias, no se enseña con la intensidad que hay que enseñarlo.  El que es inactivo, se hace cómplice de los verdugos que hacen sufrir a tantas víctimas en el mundo. Se une al gran escándalo del mundo de la pobreza.

Hay que desconfiar de aquellos que proclaman una revolución de valores en el mundo, pero que no mueven un dedo para transformar este mundo, para desafiar las estructuras injustas de poder que marginan y oprimen a más de media humanidad… así, no se entiende el concepto de projimidad que nos dejó Jesús: “Dicen, pero no hacen”.

Hoy en día sobran predicadores que, con palabras hermosas se dirigen a las gentes en las iglesias, incluso en las plazas y en los amplios recintos… faltan los que hablan con su conducta, con su acción, con su ejemplo, con su ser movidos a misericordia. Más que maestros de palabras bonitas, necesitamos maestros de vida comprometida, maestros de vida que se comprometen hasta no importarles perderla. Maestros de vida, de vida comprometida que den ejemplo claro con sus opciones y prioridades, que hablen con su forma de vivir y de pararse al lado de los caminos tendiendo sus manos de ayuda.

 “Dicen, pero no hacen”. ¡Qué triste expresión! ¡Qué escándalo! Es la expresión de la antivida , del no ser de la iglesia ni del compromiso cristiano… de la muerte. El hablar, pero no actuar, nos incapacita para vivir una vida más humana, para el seguimiento al Maestro, aunque nos vistamos de ropajes religiosos y martiricemos nuestros cuerpos con ayunos y largas oraciones. Todo quedará en un lamento que surge de los labios del Señor: “Dicen, pero no hacen”… Levadura de la antivida, del no ser de la marginación y pobreza del mundo, del pecado de omisión que nos convierte en cómplices de los opresores y acumuladores del mundo.

 La doctrina se viene abajo cuando somos inconsecuentes en la acción. ¿Será que sólo en la acción está la verdad? Es posible que sólo en la acción esté el camino. Que sólo en la acción esté la vida. Con las palabras que no se convierten en acciones diacónicas, en compromisos con el mundo, en misericordia activa para con el prójimo, nos estamos apartando de la vida. Nos convertimos en predicadores de muerte, en anunciadores de la nada. La nada que no nos habilita para ser agentes del Reino para servir, para actuar en humildad… o sea, para ser los primeros.

Autores: Juan Simarro Fernández

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

César Vidal Manzanares

La Reforma indispensable (39)

 
Vimos la pasada semana que Aleandro no estaba dispuesto a permitir que Erasmo se sumara al partido de Lutero y no perdió tiempo a la hora de ordenarle que compareciera ante él.
 
El nuncio entregó a Erasmo de Rotterdarm una copia de la bula de excomunión en un acto cargado de simbolismo. El humanista podía darse por enterado de lo que le esperaba si no sabía elegir bando, desde luego, pero, a la vez, quedaban de manifiesto las limitaciones de la Reforma que había propugnado Erasmo. Había sido un intento brillante, dotado de altura, acertado en no pocos de sus planteamientos, pero carente del valor y, sobre todo, de la fe en Cristo que caracterizaban, con todas sus limitaciones y fallos, al agustino Lutero.

 Si Aleandro pensó que el camino había quedado allanado tras comprobar la falta de valor de Erasmo, no debió de tardar mucho en percatarse de que se trataba de una impresión apresurada. De entrada, el elector Federico partió de Colonia sin comprometerse a obedecer las órdenes papales. Por lo que a la ciudad se refería, Aleandro consiguió que se arrojaran a la hoguera los escritos de Lutero, pero ni el príncipe obispo, ni el capítulo, ni el consejo municipal ni la universidad quisieron colaborar en ello. Para colmo, al final, en una muestra añadida de desapego, al fuego no fueron a parar los escritos del agustino sino unos papeles sin valor. 

Aquella negativa a someterse a la bula papal, por mucho que la respaldara el emperador, se repitió en Maguncia donde el verdugo rehusó obedecer al nuncio. Conocedor de la ley, se aferró al hecho de que sólo podía dar a las llamas lo que hubiera sido condenado por una sentencia judicial y ése, ciertamente, no era el caso. En este caso, el arzobispo se había dignado respaldar al nuncio, pero, al fin y a la postre, los estudiantes acabaron lanzando a la hoguera los textos de los enemigos del excomulgado.

Por si fuera poco, Aleandro no tardó en enterarse de que el día 10, en Wittenberg, los profesores habían quemado varios libros de derecho canónico y la bula de excomunión.  A esas alturas, ni el clero, ni la nobleza, ni los humanistas, ni los estudiantes, ni siquiera el pueblo llano parecían dispuestos a someterse a la bula procedente de Roma . Obviamente, para los nuncios del papa la única posibilidad de acabar con el Caso Lutero consistía en contar con todo el apoyo del emperador.

 El 28 de noviembre, el emperador llegó a Worms acompañado de la corte . También Aleandro se dirigió a ese mismo destino y no tardó en comprobar que no era querido en la ciudad. Su alojamiento estaba reservado, pero se le negó la entrada. Tras proponer incluso la entrega de un pago suplementario, Aleandro sólo consiguió alquilar una miserable habitación propiedad de un hombre demasiado pobre como para renunciar a unos ingresos suplementarios. Los siguientes días, marcados por el frío, la humedad y la suciedad, serían recordados por Aleandro con profunda amargura.

Quizá todo lo habría dado por bueno el nuncio si su misión hubiera progresado, pero sólo se encontró con una omnipresente hostilidad. De hecho, Aleandro se vio obligado a suspender los autos de fe en los que se quemaban los escritos de Lutero por el temor a las reacciones. Para colmo de males, el elector Federico había rogado al emperador que convocara a Lutero para comparecer ante la dieta y la petición había prosperado. Daba la impresión de que el poder temporal no se sometía al papal que ya había condenado a Lutero y que exigía la ejecución de la bula.

A decir verdad, Carlos no era un desobediente al papa. Simplemente, uno de los consejeros del emperador –Carlos Guillermo de Croy, señor de Chièvres, que dormía en el mismo aposento de Carlos– no estaba dispuesto a olvidar la manera en que León X había favorecido a Francisco I de Francia en contra de su señor cuando la corona imperial aún estaba en el aire.

Se trataba de un comportamiento que el nuncio no podía aceptar. Fuera por las razones que fueran,  Aleandro era consciente de las graves consecuencias que podía tener el hecho de que el emperador diera inicio a su reinado pasando por alto las órdenes del papa. Resultaba, por lo tanto, obligado conseguir un edicto del gobierno que decretara la aplicación pública de la bula. 

Esta vez, el empeño de Aleandro no concluyó en fracaso. De hecho,  logró convencer a Chièvres y a Gattinara de que Lutero no podía comparecer ante la dieta sin haberse retractado previamente y de que incluso en ese caso lo mejor sería que no se presentara en Worms  por la mala imagen que podía recaer sobre la ciudad. Por si fuera poco, el Elector envió una carta Carlos en la que reclamaba que Lutero fuera examinado por jueces imparciales y que se detuviera la quema de libros si no contaba con la anuencia del emperador. Podía pensarse que el Elector estaba dando marcha atrás y  Aleandro aprovechó la ocasión para solicitar que la bula se convirtiera en una ley imperial que contara con una aplicación inmediata. El 29 de diciembre, el consejo permanente de representantes de los estados alemanes aprobó la petición del nuncio. Sólo quedaba ya por estampar el sello del archicanciller, y el consentimiento del arzobispo de Maguncia y del Elector Federico y el Caso Lutero quedaría zanjado.

Animado por sus últimos avances, Aleandro redactó las instrucciones que dos emisarios suyos debían llevar al Elector en nombre del consejo permanente. Se trataba de una enumeración exhaustiva de razones para que, de una vez, entregara a Lutero. La misión de los enviados de Aleandro consistía en hablar a solas con el príncipe evitando la presencia de sus consejeros y convencerle de que la única salida coherente con sus antepasados y con su propia trayectoria personal era sofocar la rebelión y la división creada por Lutero.

La obediencia del Elector, según Aleandro, no sólo era una conducta indispensable desde la perspectiva religiosa sino también de la social, ya que ¿a dónde llegaría la sociedad si, siguiendo el ejemplo del monje Lutero que cuestionaba el comportamiento del papa, los inferiores se permitían criticar a los superiores? Aleandro no negaba que hubiera habido malos papas, pero, a fin de cuentas, habían sido papas también los que habían coronado emperador a Carlomagno y luego habían concedido la elección imperial a los alemanes. Si no se aceptaba esa autoridad, resultaba imposible sostener la existencia del emperador, del imperio y, por supuesto, de los príncipes electores como el mismo Federico. Los enviados del papa debían además insistir en que no era permisible conceder una disputa a Lutero sobre las ceremonias y la fe católica; en que además no existían jueces para la misma y en que la convocatoria de un concilio no era ni eficaz ni razonable, sino muy peligrosa para quien la solicitara. Lutero tenía que retractarse o atenerse a las consecuencias y, al respecto, el príncipe no debía temer la reacción del pueblo porque éste tenía que limitarse a obedecer a sus superiores. Por supuesto, no debía comparecer en Worms porque no se juzgaba a una persona sino a una serie de doctrinas heréticas y su presencia sólo serviría para complicar la situación.

 Aleandro incidía en la misma conducta que había caracterizado a la Santa Sede durante los años anteriores. Lutero no tenía el menor derecho a ser escuchado sino que debía retractarse sin condiciones. El no hacerlo se traduciría en que el poder temporal lo arrojaría a las llamas al igual que ya sucedía con sus libros. Al argumentar de esa manera, volvía a incurrir en un error de trágicas consecuencias. A esas alturas, la opinión pública en Alemania sostenía que la doctrina incriminada tenía todo el derecho a ser defendida  y que su mejor paladín era precisamente el hombre que no había dudado en arriesgar todo, incluida la vida, en defensa del Evangelio.

Y entonces, una vez más, las circunstancias experimentaron un cambio inesperado.

 El 5 de enero, el Elector llegó a Worms antes de que la delegación estuviera preparada y de que el archicanciller entregara el edicto de ejecución. Inmediatamente, Federico pidió explicaciones al emperador. No era de recibo que Carlos anulara una gracia concedida a uno de los electores por mucho que se lo hubiera solicitado el nuncio. Desde luego, no sería la mejor manera de comenzar un reinado. Carlos, finalmente, accedió a la petición del Elector. Lutero sería escuchado ante la Dieta y gozaría de un salvoconducto que garantizara que contra él no se emplearía la fuerza.

 La próxima semana: Lutero es convocado a la Dieta de Worms

 

Autores: César Vidal Manzanares

©Protestante Digital 2012

 
Creative Commons

El Éxodo de Marley

Publicado: mayo 8, 2012 en Música

 

José de Segovia Barrón

El Éxodo de Marley
La música de Bob Marley, con su ritmo hipnótico de reggae, la que difundió el movimiento rastafari por todo el mundo.

08 DE MAYO DE 2012

 La nueva película del interesante director escocés Kevin Macdonald es un emocionante documental sobre Bob Marley (1945-1981). Su corta vida está llena de sucesos dramáticos que han alimentado toda una leyenda, por la que ha llegado a ser una especie de santón del movimiento  rastafari . A lo largo de dos horas y media, vemos cómo el músico jamaicano llegó a creer que el emperador Haile Selassie era el Dios encarnado,  el rey de Reyes y el león de Judá , Etiopía la tierra prometida y fumar marihuanauna forma de oración.

El realizador de  El último rey de Escocia  –galardonada con un Oscar por la interpretación de Forest Whitaker como Idi Amin– tiene una larga carrera de documentalista en televisión. Nieto del legendario productor británico Emeric Pressburger, se ha hecho una reputación con filmes que recuerdan al cine de los setenta como la conspiratoria versión americana de la serie de la BBC  La sombra del poder,  oel magnífico  péplum   La legión del águila,  que es como un western  de romanos. Ahora entrevista a la familia, los amigos, músicos y productores de Marley, siguiendo su trayectoria desde una granja de Jamaica hasta los escenarios de todo el mundo.

 Marley se ha convertido en un icono global, que va más allá de la música  reggae. Es un símbolo universal del sufrimiento, la lucha y la supervivencia . La película comienza por eso en el Castillo de Cabo Corso en Ghana, donde a mediados del siglo XIX diez mil esclavos africanos eran vendidos cada año. Tras atravesar las Puertas de No Retorno, donde los prisioneros eran llevados dentro de los barcos para emprender la travesía trasatlántica, la cámara nos lleva a un concierto de Marley, donde le vemos moviendo sus tirabuzones al ritmo de  Éxodo.

A Macdonald no le interesa sólo la música, sino también la política y la religión de Marley. Para los  rastafaris , Sión está en África. No es un estado superior de conciencia, sino la liberación política que viene por un Éxodo de la horrible pobreza, heredada de la esclavitud de Babilonia. Allí han sido “extranjeros en una tierra extraña”, como descendientes de los esclavos de la costa oeste de África, transportados al otro lado del océano para trabajar en las plantaciones.

 ¿QUÉ ES EL RASTAFARIANISMO?
 “Estamos hartos”, canta Bob Marley, “de oír: ¡Muere y ve al Cielo, en nombre de Jesús!” ( Get Up Stand Up  /  Levántate ). El  rastafarianismo  es un movimiento que nace en Jamaica como una reacción al Evangelio predicado por los misioneros blancos. Cita pasajes de la Biblia, pero proclama sobre todo la supremacía de la raza negra . Tiene sus raíces en 1914, cuando un sindicalista jamaicano llamado Marcus Garvey, que había nacido en 1887, funda la  Asociación Universal para la Mejora del Hombre Negro . Fue él quien vio Etiopía como la cuna de una civilización superior, compilando una Biblia negra para demostrar que Dios y sus profetas eran todos negros.

 Esta enseñanza fue luego desarrollada por Leonard Howell, que es el verdadero fundador del  rastafarianismo.  Pero fue la música de Bob Marley, con su ritmo hipnótico de  reggae , la que difundió esta religión caribeña por todo el mundo . Considerado por los  rastas  como profeta, curandero y sacerdote. Cuando murió en 1981, le hicieron un funeral de estado, exponiendo su cuerpo en un féretro abierto, que fue contemplado por miles de jamaicanos en el estadio oficial de su país. En  Éxodo  (1977), una de sus canciones más conocidas, describe así la esperanza de redención  rastafari :“Abre tus ojos y mira dentro de ti / ¿Estás satisfecho con la vida que llevas? / Sabemos a dónde vamos / Sabemos de dónde venimos / Estamos dejando Babilonia / Vamos a la tierra de nuestro Padre.”

 Cuando el  rock  se había acomodado a la industria, el  reggae  apareció como una música auténtica, que igual que el blues  era una respuesta a la pobreza, la explotación y falta de expectativas de la gente de raza negra. Tiene desde el principio un origen religioso, que utiliza la droga como ritual, al mismo tiempo que da un aire marginal a sus seguidores, fácilmente reconocibles por sus peculiares rizos de pelo en espiral. Los rastas  se ven a sí mismos como los nuevos hijos de Israel que, cautivos en tierra extraña, esperan el salvador que les lleve a la tierra prometida. 

El  rastafarianismo   utiliza la Biblia, pero de una forma muy selectiva . Hablan del Éxodo , cantan  Salmos  (uno de ellos, el 137, inspiró la famosa canción de  Boney M ,  Por los ríos de Babilonia ), pero como a tantas sectas, lo que les entusiasma es el  Apocalipsis , al que se refieren una y otra vez al hablar de la destrucción de Babilonia.

Marley solía llevar su Biblia de los Gedeones –organización evangélica que distribuye copias de la Escritura gratuitamente– a todos los sitios, de la que cita muchos pasajes, animando a otros a leerla. Cuando estaba bajo el efecto de la droga, se colocaba su de los Gedeones –organización evangélica que distribuye copias de la Escritura gratuitamente– biblia con el  Salmo  23 abierto sobre el pecho.

 ¿REY DE REYES Y LEÓN DE JUDÁ?
Bob Marley creía que “si Dios no me hubiera dado una canción que cantar, no tendría ninguna canción que cantar”. Entonces “sabría que había acabado su obra cuando se sintiera satisfecho y cansado, al verle Dios y decirle, esta es la redención, sabes, nadie puede pararla ahora”. Mientras, su legado continúa vivo con seguidores en todo el mundo. Su álbum recopilatorio, Legend,  se considera uno de los discos más vendidos de toda la Historia.

 Los  rastas  creen que en el Salmo 68, Dios (al que suelen llamar  JAH , que es una contracción del nombre de Dios en la Biblia, que traducimos como  Jehová o Yahvéh ) anuncia, según una profecía de Garvey en 1924, que vendría un salvador que sería rey en África . Seis años más tarde fue coronado Haile Selassie en Addis Abeba, tomando el titulo de  Rey de reyes y León de Judá . Este monarca africano pretendía descender del rey Salomón. Su verdadero nombre era Tafari, y había heredado el título de  Ras  (algo así como duque) de su familia. De ahí viene el nombre de  Ras Tafari . Los  rastas  le ven como Dios y hombre, siendo adorado como si fuera Cristo.

Haile Selassie visitó una vez Jamaica en 1966, siendo recibido por una multitud de cien mil personas que le esperaban en el aeropuerto, pero no dijo una palabra sobre su divinidad. Murió en 1975, pero los  rastas  creen que todavía vive, y regresará para llevarse a sus fieles a la tierra prometida. Las primeras palabras de Marley, cuando comenzaba sus conciertos, eran siempre: “Saludos en el nombre de Selassie  JAH Ras Tafari,  siempre vivo, siempre fiel, siempre verdad”. Y a menudo colocaba la imagen del rostro del emperador detrás del escenario.

 FALSA ESPERANZA
Bob Marley nació en 1945 de una mujer que quedó embarazada de un militar blanco. Su madre pertenecía a una iglesia que mezclaba el pentecostalismo con creencias animistas africanas, pero su abuelo era un hechicero en la tradición de sus antepasados tribales. Se formó así como curandero, pero su medicina era la música, y su meditación la  yerba.  Leía las manos desde niño, por lo que decían que podía reconocer tu pasado, y anunciarte el futuro.

 Los  rastas  creen que a los 32 años predijo su propia muerte, después de tres años de ministerio, como Cristo . Su canción  Emboscada en la noche  ve como un asesinato, en que aparece disparado en su casa de Kingston. Es verdad que intentaron matarle en 1976 –no se sabe si por razones políticas, o por estafas en apuestas hípicas–, pero murió de cáncer en Miami en 1981 –aunque tres de sus músicos tuvieron muertes violentas–.

 Más allá de sus calamidades personales, Marley se veía como un profeta que anunciaba la caída de Babilonia. Había sido muy influenciado por  La agonía del planeta tierra  de Hal Lindsay, un libro evangélico que también interesó a Bob Dylan en 1979. Pero el  rastafarianismo  mantiene una falsa esperanza, ya que Haile Selassie no va a regresar para llevar a nadie a ninguna tierra maravillosa . Las drogas producen ese tipo de ilusiones. Con ellas se experimenta cierta paz, pero lo que hacen es distorsionar tu percepción de la realidad con vanas promesas de armonía humana.

Selassie no era ninguna reencarnación de Jesús. Ya que no hay otra liberación para el mundo que la que Cristo ha traído. Pero no olvidemos que el Evangelio no es sólo para blancos. Cristo Jesús es el único camino hacía Dios ( Hechos  4:12), para toda persona de cualquier raza o nación (17:24-30). ¡Él es el verdadero Salvador del mundo!

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2012

Creative Commons