Archivos para mayo 31, 2012


PorRev. Karel Golcher | Columnista Invitado de Christian Post

1. Una nueva iglesia trae el Reino de Dios al mundo (Hch 1:3; 8:12; 14:22; 19:8; 20:25; 28:23, 31).

2. Una nueva iglesia contribuye al cumplimiento de la Gran Comisión (Hch 1:8; Mt 28:18-20; Mc 16:15-16; Lc 24:46-49; Jn 20:19-22).

3. Una nueva iglesia provee un lugar de oración donde otros pueden reunirse con Dios (Hch 1:14; 4:31; 12:5).

4. Una nueva iglesia provee un lugar más para la predicación pública (Hch 9:20; 10:42; 14:7; 16:10; 20:20).

5. Una nueva iglesia es la herramienta evangelística más efectiva (Hch 2:38-39; 14:21).

6. Una nueva iglesia enseña la Biblia (Hch 4:2; 5:19-21; 5:42; 8:4; 11:25-26; 18:11; 20:20; 28:31).

7. Una nueva iglesia ofrece un lugar más para el servicio cristiano (Hch 6:3; 9:36; 11:25-26; 11:29-30; 17:15).

8. Una nueva iglesia capacita a líderes laicos para que lleguen a ser predicadores (Hch 6:10; 14:23).

9. Una nueva iglesia cruza barreras culturales (Hch 8:35; 10:1-48; 16:9; 22:21).

10. Una nueva iglesia mentorea a nuevos creyentes (Hch 9:26-28; 20:20; 20:31, 36; 20:34-36; 20:27).

11. Una nueva iglesia apoya las misiones mundiales (Hch 13:2-3; 16:9-10).

12. Una nueva iglesia comienza otras iglesias (Hch 13:2-3; 16:9-10).

 

 

 

El Rev. Karel Golcher tiene una Maestría en Ministerio Cristiano y una Licenciatura en Teología, ambas del Seminario Teológico Centroamericano de Guatemala. Es traductor y editor de materiales y libros en Español del programa de estudios teológicos TUMI (The Urban Ministry Institute) de la Organización World Impact Inc., con sede en Los Angeles, California. Actualmente es pastor y misionero en Comunidad Cristiana la Roca en Guatemala. Ha servido a Jesucristo en el pastorado y el desarrollo de líderes en los últimos 20 años en EE.UU, México, toda Centroamérica, España y Guinea Ecuatorial. Ofrece Conferencias para la Familia y el Desarrollo de Liderazgo. Si usted desea una Conferencia en su iglesia local u Organización, contáctelo en su portal de facebook/karelgolcher. También pude visitar su Blog karelgolcher.blogspot.com

The Kind of Church God Blesses

Publicado: mayo 31, 2012 en Iglesia, opinión

By Rick Warren , Christian Post Guest Columnist
May 31, 2012|

Rick WarrenLondon has some of the most beautiful, historic churches in the entire world. Yet they are also some of the most empty. I was struck by this recently when I was in the city to do a Bible study. Churches are dying off so fast that they’re being sold off to bars and restaurants. London churches are desperate for the blessing of God.

I don’t want to lead a dying church. I don’t believe you do either. So what does it take for a church to remain vibrant, exciting-and alive? It takes the blessing of God. Whenever God blesses a church, it grows, lives are changed and miracles happen. Churches that God blesses bless people, bless families and bless communities.

That’s what the early church had. God’s blessing was all over that church. If we want to have the blessing of God on our churches, we need to do what the early church did in Acts 1-2.

1. Pray for God’s power. (Acts 1:3-4, 14) It’s God’s power that makes the Church different from any other organization or group. We have the Holy Spirit. Microsoft, General Motors, and Apple do not have the Holy Spirit. We do. He has also given the church an enormous assignment-to get as many people into Heaven as possible. Like the early Church, we need God’s power to do this.

2. Use everyone’s language. (Acts 2:5-8) One of the great miracles of the Day of Pentecost was that, as the disciples preached, everyone heard them in their own language. It was a complete reversal of what God did at the Tower of Babel in Genesis 11. But we don’t need this miracle today. Today’s Church speaks every language in the world. The Church speaks more languages than the United Nations.

But I believe the people in your church speak more languages than you realize. We all speak dozens of languages. If someone in your church is involved in IT or a baseball fan or a doctor or a salesperson, they understand a language others don’t know. If you want to be a church that God blesses, you need to realize that God has placed people in your congregation for a reason. They have a language that God wants them to use to share the Good News in the community.

3. Employ every member’s talents. (Acts 2:1-18, 21) The early Church used all of its people in ministry. No one sat on the sideline! Everyone is involved in the ministry of the church. To be the kind of church that God blesses, your church needs to be the kind of church that won’t let people just sit. If that’s what people want in a church, let them go somewhere else. The kind of church God blesses uses the talents of those in the body.

4. Be devoted to God’s Word. (Acts 2:14-40, 42) We should hear it, read it, meditate on it, and memorize it. But most of all, if you want your church to be one that God blesses, you need to do it-whatever the Bible says. Pop psychology won’t give you God’s blessing. Devoting yourself to God’s Word will. When Peter preached the gospel message during Pentecost Sunday, he continually went back to God’s Word in sharing the gospel. No other message-other than the gospel-has the power to change lives.

5. Love each other deeply. (Acts 2:42). The early church practiced koinonia (which we call fellowship). It means they were as committed to one another as they were to Jesus Christ. The truth is, loving churches grow. Cold churches don’t. The early church was a loving church. The Roman government hated Christians and persecuted them, but even the Romans acknowledged that early Christians loved each other. They protected one another, cared for one another, and helped one another like no one else.

6. Worship with joy. (Acts 2:46-47) God blesses a church that celebrates Him. People want to be where there is joy! There’s enough bad news in the world. I think the church should be a place where good news is preached-the gospel. We could stand in our pulpits each week and preach about the sin of the week. But what good does that do? Honestly, I think it should be fun to go to church. God wired us to express emotion. But too many people have been taught not to express it in church. When we let go and worship joyfully though, people are drawn to our churches.

7. Be willing to sacrifice. (Acts 2:44-45) The first church was famous for its generosity. Acts 2 says that the early church shared everything with one another. The early church didn’t just share money. Their generosity was much more radical than that. They shared everything! I wonder how many people the 21st century church would reach if we sacrificed like the early church did.

8. Reach our communities for Christ! (Acts 2:40-41) The first church reached people for Christ from its very first day. In fact, with 3,000 people coming to Christ, the first church was megachurch from day one! In Acts 1:8 Jesus commands us to be His witness throughout the world. Evangelism is not an option. As long as there is one person within driving range of Saddleback who doesn’t have a relationship with God, we’re going to keep trying to grow. I hope your church will do the same.

Rick Warren is the founding pastor of Saddleback Church in Lake Forest, Calif., one of America’s largest and best-known churches. In addition, Rick is author of the New York Times bestseller The Purpose-Driven Life and The Purpose-Driven Church, which was named one of the 100 Christian books that changed the 20th Century. He is also founder of Pastors.com, a global Internet community for ministers. Copyright 2012 Pastors.com, Inc. Used with permission. All rights reserved

Los idus de marzo, más que un thriller político, es un relato sobre la traición moral y el deterioro de los ideales.

 

George Clooney representa no sólo el glamour  de Hollywood, sino también la tradición liberal del cineasta comprometido. Su cuarta película como director – Los idus de marzo – nos muestra los entresijos de la política norteamericana, desde la independencia que caracterizó al Nuevo Hollywood , que aparece a mediados de los años sesenta. La elección del protagonista como demócrata –al igual que Robert Redford en El candidato , o Martin Sheen en El ala oeste de la Casa Blanca –, siendo el director un conocido partidario de Obama, nos muestra hasta qué punto está lejos Estados Unidos del aburrido enfrentamiento entre partidos al que estamos acostumbrados en estas latitudes.
Es notorio que el sistema norteamericano es particularmente presidencialista, porque ¿quién se imagina en un país como España, a un director afín al PP, haciendo una película así sobre un candidato socialista? Yo, no, desde luego. Aunque fuera sólo por eso, la película merece nuestra atención. La cultura liberal norteamericana ve la política como el arte de la actuación dice Arthur Miller en una conferencia, poco antes de su muerte –. El personaje de Los idus de marzo es un gobernador de Pennsylvania con el encanto de JFK o Clinton pelo canoso, impecablemente peinado, sonrisa dentífrica y una pose calculadamente desinhibida –.
“No soy cristiano. No soy ateo. No soy judío. No soy musulmán. Mi religión, en lo que yo creo, se llama la Constitución de los Estados Unidos” dice Clooney en las primeras palabras de la película . El gobernador Mike Morris  es el prototipo de la América liberal. Su asesor –Ryan Gosling, el verdadero protagonista de esta historia–, sabe que si el candidato no se asocia con ninguna religión en especial, puede ganar el favor de cualquier grupo religioso, en general; pero entiende que todos tenemos que creer en algo , ¡aunque no sea más que la Constitución! El consejero Meyers es también ambicioso y carismático, pero tiene un idealismo del que carece su jefe el asesor principal, magistralmente interpretado por Philip Seymour Hoffman .El personaje de Gosling cree en la integridad y capacidad del candidato, para dirigir una de las grandes potencias del mundo. En un momento de apasionada lealtad, dice: “Haría o diría cualquier cosa, si creyera en ello”. Como se pueden imaginar, esta es la historia de una decepción. Meyers descubre que su ídolo tiene pies de barro  como dice la conocida expresión bíblica, basada en la visión del profeta Daniel 2:31-35 –.
HISTORIA DE UNA DECEPCION Como el joven afroamericano, que interpreta Adrian Lester en Primary Colors (1998) de Mike Nichols, el personaje de Gosling acaba decepcionado, pero hay aquí todo un proceso de corrupción, que va más allá de la pérdida primera de inocencia. En ese sentido Los idus de marzo , más que un thriller político, es un relato sobre la traición moral y el deterioro de los ideales.
Basada en una obra de teatro llamada Farragut North, la película fue nominada al Oscar como mejor guión original, ya que es muy diferente a la pieza de Beau Willimon, que trabajó para el senador demócrata de Nueva York. En ella no hay candidato, ni escándalo alguno –como tampoco en El candidato (1972) de Michael Ritchie–. Muchos relacionan la película de Redford con Los idus de marzo, por la pasión que tiene Clooney por el cine de los setenta –las últimas navidades, dice en las entrevistas que regaló a sus amigos un paquete con cien películas de esa época–, aunque el personaje de Clooney es mucho más cínico que el de Redford.
Como “todo buen político/actor necesita un buen director de escena; o mejor aún, un excelso autor que construya el personaje público, y todavía más, que se encargue de lavar sus trapos sucios con diligencia y disimulo” –que es Meyers, el personaje encarnado por Gosling, tal y como observa Antonio José Navarro–. Ya que, como se suele decir en inglés, todos tienen “esqueletos en el armario”. Y los secretos de Morris pueden costarle su carrera. En eso, la política no es diferente a cualquier otra actividad. Pensemos en la religión, por ejemplo. “Hubo papas que hicieron cosas terribles”, como nos recuerda Clooney.
TRAICIÓN MORAL Esta es una historia sobre la traición, que va más allá de la corrupción y las mentiras que la sustentan. Puesto que su aprendizaje corre paralelo a la formación de una máscara. Ya que como dice Maquiavelo, “en general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven”. La política se confunde a veces, por eso, con el arte del espectáculo.
El problema es que no podemos definir algo por su perversión. No hay más corrupción en la política que en la iglesia. No es algo del poder en sí mismo –que te haga creer que puedes hacer cualquier cosa con impunidad–, sino la distorsión moral que hay dentro de todo hombre  ( Romanos 3:10-13). El idealismo nos hace pensar que somos criaturas maravillosas, si simplemente seguimos lo que hay en nuestro corazón, cuando la realidad es que la corrupción está dentro de todos nosotros y no hay nada que no seamos capaces de hacer en determinadas circunstancias.
Los idus de marzo nos desafía a pensar de nuevo en lo que creemos, cuáles son nuestros valores, en quién ponemos nuestra confianza y dónde está nuestra esperanza . Jeremías dice: “¡Maldito el hombre que confía en el hombre!” (17:5). El profeta no se refiere sólo a personas en las que ponemos toda nuestra confianza, sino que añade: “¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza!”. Puesto que en nuestra moral, valores y creencias, podemos vivir confiados en nosotros mismos.
¿EN QUIÉN PODEMOS CONFIAR? Si confiamos en “los príncipes de este mundo”, nuestra bondad e ideales, cometeremos el error de Meyers. Él cree haber encontrado en Morris una integridad, que no hay en ningún ser humano . La Biblia dice que hemos sido creados sin fallo alguno, pero al ignorar a Dios, hemos “apartado nuestrocorazón del Señor” –como dice Jeremías–. Tenemos la confianza en un lugar y una persona equivocada –lo que la Escritura llama dioses, aunque sólo hay un Dios vivo y verdadero–, que tarde o temprano nos va a fallar.
El titulo de la película hace referencia a la obra de Shakespeare sobre la muerte de César . Según Plutarco, un vidente advirtió al emperador: “¡cuidado con los idus de marzo!”. Cuando le volvió a encontrar en esa fecha, camino del teatro de Pompeya, Julio César bromeó, recordándole que era ya mitad de mes –el día 15, los idus del calendario romano– y nada había pasado. A lo que el vidente contestó: “Los idus ya han llegado, pero todavía no se han ido”. Ese mismo día, a la salida del teatro, el emperador fue asesinado, el año 44 después de Cristo.
Jesucristo es la única persona perfecta, que haya existido jamás. Fue “tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado” ( Hebreos 4:15). Es el único que nunca nos va a decepcionar. Es más, es el único que nos puede librar por su rectitud en el día del juicio. Cuando sea puesta en evidencia las intenciones de nuestro corazón y todo secreto sea revelado, ¿quién podrá librarnos de la verdad desnuda? “Nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exigen la ley” ( Romanos 3:20).
LA HORA DE LA VERDAD “Todos hemos disfrutado –dice Clooney– de la caída en desgracia de alguien que no nos gusta: lo duro es cuando nos enteramos de que alguien que sí nos agrada ha hecho lo mismo”. Para él, “eso es algo verdaderamente devastador”. Es entonces que como Pablo, debemos pensar: “el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga” (1 Corintios 10:12).
“Como nadie te atrapa –observa el autor de Los idus de marzo –, vas más allá, pensando que vas poder seguir manteniéndote incólume, hasta que sin darte cuenta, llegas a un barranco y terminas cayendo en picado”. Ese deslizarse poco a poco, no es sólo “resultado de haber estado mucho tiempo en el poder, sin que nadie te diga nada” –como piensa Clooney–. Es la tentación a la que todos estamos sometidos .
Aunque tenemos miedo de la oscuridad –al no ver nada–, la luz también puede producir terror, cuando hace evidentes cosas que preferiríamos que permanezcan ocultas . Ya que descubre algo de nosotros y nuestro mundo, que no queremos ver y que nadie vea. “Pues todo el que hace lo malo, aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto” ( Juan 3:20).
Cristo es la luz que muestra la verdad de nuestra vida, pero Dios no le ha enviado para condenarnos, sino para salvarnos por medio de Él (v. 17). Su luz nos libera, cuando descubrimos que “no hay condenación para los que están unidos a Cristo Jesús” ( Romanos 8:1). Es por eso que no debemos rechazar su luz, sino recibir su gracia y su amor, dejando que Cristo brille en nuestra vida.

Autores:José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2012

Creative Commons