Batman: violencia en el cine y en la vida

Publicado: julio 22, 2012 en opinión, Sociedad

Juan Francisco Martínez

Batman: violencia en el cine y en la vida

 Los Estados Unidos es el país más violento del mundo desarrollado

22 DE JULIO DE 2012

 El viernes por la mañana escuchamos las tristes noticias desde Aurora, Colorado.

El jueves a la medianoche  una persona había entrado a una sala del cine que enseñaba la última película de la serie de Batman y mató a doce personas e hirió a más de cincuenta . La combinación de muertos y heridos hace de este evento el peor ataque de este tipo en la historia de los Estados Unidos. Siendo que puso bombas trampa en su apartamento es posible que el daño humano todavía sea mayor.

En este momento nos unimos en oración a las personas que están en medio del dolor.

 El acusado del ataque se identificó con el Joker de la película, una persona que existe para crear el caos sin ton ni son . Logró su finalidad. Pero la situación era tal que algunos de los atacados inicialmente asumieron que el ataque era una simulación de parte del cine para hacer “más real” la experiencia de ver la película.

 Este evento nos obliga, de nuevo, a vernos en el espejo como sociedad. Los estadounidenses claramente somos un pueblo que celebra la violencia, sea por medio de la violencia “oficializada” o en nuestras producciones de cine .

Se asumía que la última película de Batman sería la más taquillada de este año. El enfoque de la película es la violencia sin razón y la gente sigue llegando a verla a pesar de lo ocurrido. Está aún por verse si esta matanza limita la taquilla, o si termina haciéndola más popular.

 Los Estados Unidos es el país más violento del mundo desarrollado . Tenemos un compromiso con el “derecho de portar armas” tal que hacemos fácil que personas como el homicida de Aurora consiga las armas que desee. Muchas de nuestras películas y de nuestros juegos de video enfocan en la violencia y la destrucción. Pero rehusamos reconocer una conexión entre lo que celebramos y lo que pasa en nuestra sociedad.

 Lo más triste es que muchos de los que defienden el derecho de portar y comprar armas se identifican como cristianos .

Parece que no reconocemos en la práctica lo que confesamos en nuestras declaraciones teológicas; los humanos somos caídos y somos propensos al pecado y la violencia. Nuestra atracción a lo violento y la destrucción debiera confirmar nuestra confesión teológica.

Sin embargo, a pesar de que eventos como el de Aurora se han repetido varias veces en este país, no hacemos cambios en nuestras leyes, ni dudamos de nuestra capacidad individual de lidiar con nuestra tendencia violenta.

Así que, los eventos de Aurora nos hacen llorar, pero también nos obligan a llamar a la confesión social. Somos un pueblo intrigado por la violencia y ese contexto “prepara” a personas a llevar a cabo lo que ven en la televisión o cine.

 ¿Cuántas otras personas tendrán que morir para que desarrollemos leyes que limiten el acceso a las armas? ¿Cuándo vamos a reconocer que no podemos “alabar” la violencia sin que algunos en nuestra sociedad la lleven a cabo?

Autores: Juan Francisco Martínez
©Protestante Digital 2012

Creative Commons
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s