Archivos para agosto 5, 2012

La torturada belleza de Marilyn

Publicado: agosto 5, 2012 en Cine

José de Segovia Barrón

Marilyn buscaba el amor en el lugar equivocado. Sin él, la vida no tiene sentido.

 

 Cincuenta años después de su muerte, Marilyn Monroe sigue siendo un icono de la cultura popular. Una nueva película descubre la vulnerabilidad y tristeza que vemos en sus Fragmentos  de poemas, notas personales y cartas –que ha publicado Seix-Barral en Barcelona–. Su timidez e incertidumbre nos presenta alguien lejos de “la ambición rubia”, que la ha convertido en una estrella frívola, alegre y radiante. ¿Cómo es posible si no, que una chica que tenía éxito, fama, dinero y belleza, hubiera podido suicidarse?

“Sabéis a dónde voy y sabéis el camino” –leyó el pastor A. J. Soldan con un hilo de voz temblorosa–. En sus manos no sólo tenía la biblia, sino la pregunta inevitable de todos los que estaban de pie frente a él: ¿por qué? Los que se congregaron ese mediodía de agosto en la capilla mortuoria del Westwood Village en 1962, para despedir a Norman Jean, miraban de reojo la figura corpulenta de su ex-marido, el campeón de beisbol Joe Di Maggio y su maestro de actuación, Lee Strasberg. Mientras por unos altavoces dorados sonaba la sexta sinfonía de Tchaikovsky…

Cuando el Reverendo Soldan acabó la lectura, DiMaggio se acercó al féretro de bronce satinado y cerró la tapa. Dentro ya no estaba Marilyn. Lo que había era un cuerpo que recordaba vagamente a ella. Le habían colocado una peluca y mucho maquillaje, para ocultar el rostro que conocemos por la foto de la policía, que fue luego destrozado por la autopsia. Con un ruido seco, casi hermético, se cubre a la rubia yacente con un pequeño ramo de rosas de té y su pañuelo de gasa verde preferido.

 EN BUSCA DEL PADRE
 Sobre Marilyn se ha escrito de todo. Es conocida su adicción a los tranquilizantes, su relación con los Kennedy, su matrimonio con el jugador de beisbol DiMaggio y el escritor Arthur Miller, su falta de puntualidad, desgraciada infancia e inseguridad ante las cámaras. Todo ello se ve –o se adivina– en  Mi semana con Marilyn, pero se muestra también el otro rostro de Norma Jean –su verdadero nombre–, asustadiza y neurótica, amante de la lectura y de Miller –que le recomienda leer la biografía en seis tomos de Lincoln, devorados con tal pasión, que en la película vemos su retrato en la mesilla, como si fuera su padre–.

 Marilyn se había casado a los dieciséis años –la edad a que se podía contraer matrimonio según la legislación de California–, con un marino mayor que ella, para escapar de la tutela del Estado, tras haber sido acogida en distintas familias –puesto que era de padre desconocido y su madre mentalmente inestable–. Mucho mayor era el deportista DiMaggio, con quien estuvo casada sólo unos meses. Así como Arthur Miller. Poco después de su boda, llega a Londres en 1956, para rodar a las órdenes del célebre Laurence Olivier, la película  El príncipe y la corista.

El vendaval desatado a su alrededor fue descrito en dos libros autobiográficos por Colin Clark, un joven que trabajó como tercer ayudante de dirección del prestigioso actor británico, que se siente atraído por la actriz, a la que sirve de confidente. Tal y como se ve en la película, ella está con Miller en una casa de Inglaterra, cuando descubre por su diario que está decepcionado con ella, se avergüenza de su comportamiento y duda si está realmente enamorado de Marilyn. Lo que produce una verdadera conmoción en la actriz, que sufre un aborto ese verano.

 MELANCÓLICA MIRADA 
 El largometraje de Simon Curtis captura, en un digno ejercicio de puesta en escena, aquellos días con una mirada nostálgica.  Su película está lejos del glamour  habitual con que se suele presentar a Marilyn como una rubia tonta . Este retrato amable podría haber sido una más entre las innumerables películas destinadas a contar los entresijos de un rodaje, que Michelle Williams convierte en otra cosa. El extraordinario trabajo de la actriz no se sustenta tanto en el parecido físico con su personaje –sobre todo en planos medios y generales, cuando no se centra completamente en su rostro–, sino en una interpretación repleta de matices –apoyada en una estupenda labor de maquillaje y vestuario–, que trasciende la pantalla.

 Sus gestos, su voz y su mirada contienen un elemento desmitificador, que junto a la hilarante autoparodia de Kenneth Branagh y solvente presencia de Judi Dench, otorga a la película una consistencia a una materia que ilumina las zonas oscuras de una industria que tiende a convertir sus protagonistas en juguetes rotos. La tragedia de Marilyn tiene, sin embargo, un carácter claramente existencial . En los Fragmentos  que han publicado ahora –escritos con el membrete de la casa de Parkside House–, vemos ese tono melancólico de pesimismo sobre las posibilidades del amor y el inevitable envejecimiento, pero ¿en qué creía Marilyn?

 LA RELIGIÓN DE MARILYN
 La abuela de Marilyn había sido bautizada por Aimee Semple McPherson, la fundadora del la iglesia pentecostal del Evangelio Cuadrangular. Ella se cría siete años en Hawthorne, al lado de Los Ángeles, con los Bolender, vecinos de su abuela. “Allí casi todo el mundo que conocía me hablaba de Dios”, recuerda . “Siempre me advertían que no le ofendiera”. Esta familia bautista iba entonces a la Iglesia Pentecostal Unida. Marilyn iba con ellos a la escuela dominical  los domingos por la mañana y los miércoles por la noche a otra reunión de la iglesia.

 Su madre era de ciencia cristiana –la religión fundada por Mary Baker Eddy en el siglo XIX, que muchos confunden con cienciología–, así como su tía, con la que vive en su adolescencia. Marilyn, sin embargo, se convierte al judaísmo, antes de casarse con Miller .  En 1953 tiene una conversación sobre religión con la actriz Jane Russell, mientras ruedan con Howard Hawks  Los caballeros las prefieren rubias . ”Jane intentaba convertirme y yo intentaba introducirle a Freud”, dice Marilyn. La sex symbol  presentada por Howard Hughes en los años cuarenta con  El forajido,  había fundado el  Grupo Cristiano de Hollywood,  un estudio bíblico semanal que tenía en su casa, al que asistían muchos creyentes que trabajaban en el cine. Marilyn, sin embargo, tenía como religión el psicoanálisis.

 MIEDO Y PSICOÁNALISIS
Para entrar en el Actors Studio de Nueva York y conocer el peculiar “método” de interpretación que seguían, Strasberg le dijo que debía hacer psicoanálisis. A partir de la primavera de 1955, la actriz acude de tres a cinco veces por semana a la consulta de la doctora Margaret Hohenberg, una analista judía de origen eslovaco, que había venido de Viena. Es a ella a quien llama, cuando entra en crisis su matrimonio, al descubrir las dudas de Miller, poco después de casarse.

 Al divorciarse de Miller en 1961, la actriz entra voluntariamente en una clínica psiquiátrica llamada Payne Whitney, por su creciente dependencia del alcohol y las pastillas. Una serie de malentendidos hace que la llevan a una celda de aislamiento. Desde allí llama a Joe DiMaggio, que la traslada al Centro Médico Presbiteriano de la Universidad de Columbia. Su “pesadilla” entonces es terminar en un hospital psiquiátrico como su abuela y su madre, por una locura familiar hereditaria –como le cuenta a su analista, el Dr. Greenson, que descubrió su cuerpo muerto poco después–. El psicoanálisis no pudo salvarla…

 BUSCANDO EN EL LUGAR EQUIVOCADO
 Marilyn buscaba el amor en el lugar equivocado. Sin él, la vida no tiene sentido. Dice C. S. Lewis en  Mero cristianismo  que “la mayor parte de nosotros, si realmente llegamos a mirar en nuestro corazón, descubriremos que lo que queremos y deseamos tan fuertemente, no lo podemos encontrar en este mundo”. Ya que “hay todo tipo de cosas en este mundo que te ofrecen dártelo, pero no pueden cumplir su promesa”. 

Podemos entonces culparnos a nosotros mismos, y pensar que somos un fracaso –como Marilyn–. O, como otros hacen, pensar que el mundo es responsable de todas nuestras frustraciones. Nos podemos endurecer, volvernos cínicos y vacíos, o buscar como Lewis nuestra vida en Dios. “Si encuentro en mi mismo un deseo que ninguna experiencia en este mundo puede satisfacer” –dice Lewis–, “la explicación más probable es que estoy hecho para otro mundo”, sobrenatural y eterno.

 Si buscamos en la vida –como Marilyn–, nuestra identidad y realización en el trabajo o una relación amorosa, para conseguir autoestima, seguiremos siempre frustrados . El cristiano no consigue todo lo que busca en esta vida, pero la espera “cuando Cristo se manifieste”. Porque “entonces nosotros seremos también con él manifestados en gloria” (Colosenses 3:4).

Sólo hay un par de brazos que te pueden dar todo lo que tu corazón desea. Los de Cristo crucificado, cuya entrega nos muestra un amor que nunca nos decepciona. Esa es la esperanza que necesitaba Marilyn y nosotros todavía esperamos, el amor que satisface para siempre, cuando “Cristo está en nosotros, la esperanza de gloria” (Colosenses1:27).

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

La pornografía como Poltergeist

“Harmless”, terror inteligente en un corto deRich Praytor
El filme aspira a reflejar la influencia creciente de un negocio que destruye la familia. Su estreno será en octubre.

05 DE AGOSTO DE 2012, MADRID

 El cartel de Harmless (Inofensivo) parece evocar una de las terroríficas escenas de The ring , dirigida en 2002 por Gore Verbinski. La intención es llamar la atención sobre una auténtica plaga social, la pornografía, contra la que están empezando a surgir campañas de advertencia provenientes de grupos cristianos.

La pornografía tiene su cuota de responsabilidad en muchas rupturas matrimoniales. Algo de esto apuntaba el exitoso filme A prueba de fuego (Fireproof), de la factoría Sherwood, rodado en 2008 por Alex Kendrick, mostrando a Kirk Cameron enganchado al consumo de pornografía.

 Harmless ha sido realizada con bajo presupuesto y un estilo de rodaje de películas de terror de estilo documental, inaugurado en 1999 con  El proyecto de la Bruja de Blair  y consolidado en 2007 con la española  REC . Su estreno está previsto para octubre.

 CAJA DE PORNOGRAFÍA
 El filme narra la historia de un marido y padre de familia en su batalla contra una caja de pornografía  que aparece en el trastero.

 “Una vez abierta”, explica la página web de la película, “la caja de pornografía empieza a atormentar a la familia, como un poltergeist (entidad o energía imperceptible)”.

El texto publicado en la web añade que se trata de “una especie de comentario social sobre cómo puede la pornografía destruir a una familia… La pornografía es un problema tan enorme que no basta con hablar de sus peligros. Tienes que contar una historia que capte la atención de la gente”.

 HUMOR CON PROPÓSITO
 El director de la película es Rich Praytor , un humorista muy conocido en Estados Unidos que ha aparecido en diferentes shows de las principales cadenas (ABC, CBS, NBC) y viaja por todo el país con su espectáculo tipo “club de la comedia”. Entre otras cosas, anima actos cristianos. “Rich es un ejemplo maravilloso de cómo el humor puede usarse para glorificar a Cristo”, dice Carolyn Nichols, directora de Evangelización de una comunidad metodista de Ohio.

Está casado, tiene tres hijos, y ha reunido diversas presentaciones bajo el título “Un cómico se sienta con Jesús”, donde mira el lado humorístico de las cosas de la vida corriente, como el matrimonio, el dinero o el trabajo “para descubrir en ellas a Dios y su plan para nosotros”. Se trata, asegura, de “combinar la comedia con la profundización en la fe”.

Harmless (Inofensivo) Trailer
El filme narra la historia de un marido y padre de familia en su batalla contra una caja de pornografía que aparece en el trastero. “Una vez abierta”, explica la página web de la película, “la caja de pornografía empieza a atormentar a la familia, como un poltergeist (entidad o energía imperceptible)”. El director de la película es Rich Praytor.

 Terror y humor, en una misma persona. Rich Praytor puede hacerlo y honra a Dios de esta manera.

“Harmless” posiblemente no sea un filme que se destaque en la historia del cine, pero su mero anuncio ya molesta y tiene detractores en el ámbito progresista.

En internet es posible ver el tráiler del filme.

Y también una desenfadada interpretación del actor sobre las diferencias entre los pastores protestantes en una iglesia de blancos y en una iglesia de negros. La caricaturización hace reír a todos, sin distinción de raza.

Fuentes: ReL

© Protestante Digital 2012

Creative Commons

Debate candente

La pelea de la libertad se disputó en Chick-Fil-A
Semana de “locos” en la cadena de restaurantes, que fue escenario de un día de manifestación pro-gay (el viernes) y otro de multitudinario apoyo a los valores tradicionales y la libertad de expesión (el miércoles).

 ESTADOS UNIDOS

Comenzando por el principio,  Dan Cathy, fundador de la cadena de sándwich de pollo Chick-Fil-A, mostró en una entrevista su apoyo a la definición del matrimonio tradicional.  Su opinión no gustó a organizaciones en apoyo del matrimonio homosexual, que comenzaron a hacer presión para denostar públicamente a la cadena de restaurantes; llegando a involucrarse políticos reconocidos de ciudades como Chicago o Boston. Para mostrar su descontento,  convocaron una jornada conocida como “Kiss In”  en la que  invitaban a parejas homosexuales a acudir el viernes 3 de agosto a cualquier restaurante de Chick-Fil-A para besarse públicamente.No quedó el asunto en anécdota.  Muchos cristianos mostraron públicamente su apoyo a Dan Cathy.  El ex gobernador de Arkansas,  Mike Huckabee,  no estaba de acuerdo con lo que consideraba un ataque a la libertad de expresión, y para mostrar apoyo a Dan Cathy  convocó una jornada de “Apoyo a Chick-Fil-A”, dos días antes de la manifestación pro-gay.  A través de una página en Facebook lanzó la idea de apoyar masivamente a la cadena de comida acudiendo el miércoles 1 de agosto a comer al lugar.

 La iniciativa parecía contar con un gran apoyo en las redes sociales;  y el miércoles pudo comprobarse que había calado en gran parte de la población.  Muchos medios de comunicación presentaron imágenes de restaurantes llenos, colas para comprar un sandwich, y hasta algunos negocios tuvieron que colgar el cartel de “no queda pollo” ante la avalancha de pedidos.  La convocatoria de Huckabee había sido un éxito de participación.

“Se ha ido más allá de lo que podría haber imaginado”, dijo Huckabee a Fox News. “Cada una de las tiendas que yo conozco ha informado de unas ventas históricas el miércoles”, expresó satisfecho. Desde el departamento de comunicación de la empresa se expresó también agradecimiento a todos los que acudieron.

 La expectación continuó el viernes, día en el que muchas parejas homosexuales acudieron a algún Chick-Fil-A para besarse.  Un acto de “protesta”, sin embargo, mucho más moderado en asistencia.

 Apenas se dieron algunas anécdotas. En un Chick-fil-A en Torrance (Los Angeles) unos vándalos pintaron la pared lateral del restaurante en la noche del jueves con la frase “Sabor a odio”.  Sin embargo, el restaurante explicó que el viernes fue para ellos un día “normal” con un flujo de clientes habitual. De hecho, había un pequeño grupo de manifestantes con carteles que decían “Jesús es la única respuesta”, según Los Angeles Times.

Mike Huckabee, lejos de plantearlo como una competición, explicó que el día del “beso” no le suponía ningún problema. “Si creen que va a ayudar a su causa poner a personas del mismo sexo besándose en un lugar público frente a las familias, si ellos creen que eso va a animar a la gente a ser más comprensivos con ellos, adelante (…).  Creo que la gente tiene derecho a hacer cosas con las que yo no esté de acuerdo.  Lo que no quiero hacer es apagar las voces de los cristianos, porque no me gusten esas voces”.

 PLENA LIBERTAD
El asunto, lejos de ser anecdótico , ha servido para traer a la palestra un debate más profundo. ¿Acaso no pueden los cristianos expresar su opinión con libertad con respecto a cualquier asunto?   En su blog semanal, el profesor del seminario Fuller Juan Francisco Martínez reflexiona sobre esta disyuntiva.

En el artículo,  Martínez denuncia el juicio injusto que se aplica a los empresarios cristianos.  “Varios dueños de compañías han hecho donativos a organizaciones que apoyan el estilo de vida homosexual y nadie ha protestado, ni se ha escuchado a políticos denunciar tales donativos. Pero cuando alguien hace lo mismo, pero en defensa de una perspectiva pro-matrimonio se dice que dicho negocio no es bienvenido. Siendo que la mayoría de evangélicos, católicos, musulmanes y muchos otros comparten la misma postura sobre el matrimonio (…) ¿significa que estas personas no son bienvenidas a establecer negocios en las ciudades mencionadas? O ¿será que el propósito de esta acción es callar las voces a favor del matrimonio tradicional por medio de maniobras políticas y presión económica?”.

Pero por otra parte,  el autor defiende la necesidad de que la defensa del matrimonio tradicional se realice siendo claros “sobre lo que queremos logar en una sociedad pluralista”. Porque así como hay una agenda pro-matrimonio gay, “también hay cristianos que quisieran imponer una teocracia en los Estados Unidos”.

En una sociedad con posturas enfrentadas es importante pensar en las consecuencias de las acciones. “¿Cuál es el futuro que buscamos, uno en que un lado “gana” y el otro “pierde”? – se pregunta Juan Francisco Martínez – ¿Una postura donde se utilizan etiquetas acusadoras para “deshumanizar” al otro/a? ¿Qué mensaje queremos dar los cristianos a las personas que no están de acuerdo con la definición bíblica del matrimonio?”. Por ello, concluye que “así como tenemos derecho a vivir como cristianos y de defender lo que creemos, que no se nos olvide que si queremos que haya espacio para nuestro punto de vista, también tenemos que permitir que se presenten otras interpretaciones.  En una sociedad pluralista sólo habrá verdaderamente libertad de religión cuando los que somos religiosos también defendamos la libertad de no-religión”.

Fuentes: Christian Post

© Protestante Digital 2012

Creative Commons