Archivos para octubre 31, 2012

Lutero en el cine

Publicado: octubre 31, 2012 en Cine, Iglesia, Luteranismo

José de Segovia Barrón

Muchos creemos que la Reforma fue la obra de un gran Dios, no la historia de un gran hombre.

30 DE OCTUBRE DE 2012

 La víspera del Día de Todos los Santos –hoy más conocida como Halloween, que no es ningún invento ocultista, sino una fiesta católica–, el 31 de octubre de 1517, un joven monje agustino clavaba un largo papel con noventa y cinco tesis, en la puerta de la iglesia de Wittenberg. La lucha de este hombre contra el poder religioso inicia una Reforma, que continúa hasta el día de hoy. El cine nos muestra su figura, a lo largo de los años, con distintos resultados, pero una misma fascinación.Hans Kyser era un guionista alemán que trabajó con directores como Murnau o Pabst. Como escritor, tenía una particular inclinación por la adaptación de sucesos y personajes históricos. La única película que dirigió era  Lutero  (1928). El reformador aparece así en el cine mudo con una obra de cierto presupuesto y gran dirección artística. Los decorados, el vestuario y los efectos especiales son espectaculares. No así la dirección de actores, que en general tienden a la sobreactuación o a ser tan inexpresivos como una figura de cera. La atmósfera está bien lograda y es correcta técnicamente, pero el resultado es algo monótono. La copia que se puede ver actualmente tiene subtítulos y una voz americana de fondo, que comenta aspectos de la vida de Lutero, ¡así que ya no es cine mudo!

En la época sonora, Lutero es un personaje de una película alemana de 1939, que se conoce en inglés como  El corazón inmortal.  La hizo el director Veit Harlan con Bernhard Minetti en el papel del reformador, pero  no será hasta 1953 que se hace realmente la mejor película sobre Lutero . Es una coproducción americana con Alemania, dirigida por Irving Pichel, que se rueda en el país del reformador con el actor irlandés Niall MacGinnis como protagonista. Los amantes del cine de terror recuerdan siempre a MacGinnis por su papel del ocultista Karswell, en el clásico de Jacques Tourneur,  La noche del demonio  (1957).En la edición que se ha hecho en DVD por el cincuenta aniversario, Robert Lee cuenta la historia completa del film.

   UN CLÁSICO NOMINADO A LOS OSCAR

 Irving Pichel era actor y director desde los años treinta. Había comenzado en el teatro, pero llega a California con el comienzo del sonoro, a finales de los años veinte. Había sido guionista para la  Metro,  pero pronto destacó en papeles como Fagin de  Oliver Twist  o el mayordomo de  La hija de Drácula . Su primera película es un film de terror para la RKO,  El malvado Zaroff,  en 1932.

Debido a su asociación con varios sospechosos de comunismo durante los años cuarenta –como Abraham Polonsky–, en la revista  The Hollywood Quarterly , es llamado a declarar por McCarthy en la  caza de brujas . Se logra librar de la  lista negra  y puede así trabajar en todo tipo de películas, desde musicales ( Dance Hall ) a filmes de aventuras ( O.S.S. ),  cine negro  ( Ellos no creen en mí ), ciencia-ficción ( Con destino a la luna ) o adaptaciones de Steinbeck ( Donde nacen los héroes ). Es también el narrador de míticas películas de John Ford, como  La legión Invencible  o  ¡Qué verde era mi valle!

 Pichel hace la película de  Martin Lutero justo después de rodar un  western  con Randolph Scott Santa Fe.  Fue la penúltima película antes de morir de un ataque al corazón el año siguiente. Pichel ya tenía experiencia en otros proyectos cristianos, puesto que había colaborado con el pastor episcopal Friedrich y sus  Cathedral Films  para  escuelas dominicales, en dos grandes producciones que llegaron a los cines:  El gran mandamiento  (1939) y  Día de triunfo  (1954). Esta segunda fue de hecho la última que dirigió, para la que contó con actores de la talla de Lee J. Cobb y Joanne Dru.

 Lutero tiene dos nominaciones para el  Oscar por la excelente dirección artística de dos alemanes (Fritz Maurischat y Paul Makwitz) y la impresionante fotografía en blanco y negro del francés Joseph Brun. Es una buena película, que merece la pena revisar, en cierto sentido superior a la versión actual. Un auténtico clásico, que debería tener una mejor distribución en DVD, accesible a un público general.

 El año 74, vuelve Lutero al cine, interpretado por Stacey Keach , veterano actor de televisión, conocido sobre todo por su papel protagonista en series tan populares como la del detective  Mike Hammer  en los años ochenta o  Prison Break  (donde interpreta el papel del alcaide). La obra de teatro de John Osborne nos muestra a un sorprendente Lutero, casado aquí con Judy Dench, que hace el papel de Catalina de Bora. La obra del autor de Mirando hacia atrás con ira,  que llevó al escenario Albert Finney, resulta en la versión de Guy Green demasiado teatral. No hay nada del asombro y la alegría que despierta el redescubrimiento del Evangelio, tan poderosamente capturado en la última película que se ha hecho sobre Lutero.

 EL JOVEN REFORMADOR 

Lutero (Joseph Fiennes, trailer)
Lutero, mucho más que un biopic llevado a la gran pantalla, es un drama de acción que transcurre en una de las épocas más revolucionarias de la historia (el paso de la Edad Media al Renacimiento) y muestra como las creencias de un solo hombre pueden cambiar el mundo. Lutero, que cautivadoramente crea el malestar religioso y político y las sacudidas cívicas de la época, es un testamento del poder de la un hombre para reinventar la historia.

 La película más fácil de encontrar ahora en DVD , es la última versión que se ha hecho en el cine sobre la vida de  Lutero  (2003) .  Muchos tienen así la oportunidad de ver esta producción de habla inglesa, en la que el reformador aparece ante el gran público con el atractivo de un joven asombrado por el poder liberador de la Palabra de Dios .

El protagonista de  Shakespeare In Love ,  Joseph Fiennes, resalta su fragilidad con una humanidad lejos de la figura monstruosa que ha fabricado de él la  leyenda negra . Por eso, quien piense que la Reforma no es más que cuestión de política y crea que Lutero no fue sino un mero instrumento de los príncipes alemanes contra los campesinos, no reconocerá al personaje que tiene delante en la pantalla. Ya que  en esta historia hay más Evangelio que en toda  La Pasión  entera de Mel Gibson. Porque el tema de esta película es en realidad la gracia de Dios, que nos revela a un Padre amante y lleno de misericordia .

 La película arranca con la ya mítica tormenta por la que Lutero decide hacerse monje en Erfurt en 1505, a pesar de la oposición de su padre. Es allí donde conoce al vicario general de los agustinos en Alemania, Staupitz, magistralmente interpretado por el actor suizo Bruno Ganz, que tantas grandes películas hizo en el nuevo cine alemán  con directores como Wim Wenders.

Su habitual papel contenido adquiere aquí un singular dramatismo en este interesante personaje, que ha venido a ser prototipo del catolicismo-romano más filo-protestante, siempre tan cerca, pero a la vez tan lejos de la Reforma. Para él, como para tantos católicos hoy, el problema del protestantismo es que no ve lo positivo que todavía hay en la Iglesia de Roma, aunque le recomienda a Lutero leer la Biblia cada día, mandándole a Wittenberg para estudiar.

La famosa visita de Lutero a Roma ha sido rodada en Italia misma por Eric Hill –director británico, afincado en América, que ha hecho hace poco una película sobre Bonhoeffer–. Se detiene allí en el inmenso circo, en que se ha convertido la religión papista. Esta experiencia deja a Lutero escandalizado ante semejante espectáculo de manipulación, superstición e inmoralidad por parte del clero.

 Es esa pompa y lujo vaticano la que lleva a León X a hacer una venta masiva de indulgencias, que es mostrada en la película con todo detalle y exactitud histórica. Pero esta denuncia de la corrupción, lejos de verse como algo anacrónico, muestra una actualidad singular por su enfrentamiento contra toda tiranía y opresión espiritual. En ese sentido las noventa y cinco tesis de Lutero contra el comercio vaticano, no sólo inician un proceso de Reforma de la Iglesia el 31 de octubre de 1517, sino que siguen siendo una denuncia contra todo tipo de corrupción religiosa.

 LA PALABRA LIBERADORA
 El mensaje de  Lutero  va más allá que una mera declaración del valor de la libertad de conciencia. Pocas veces en el cine se ha visto un tratamiento tal de la Biblia como algo emancipador para el hombre. Cuando tantos identifican hoy el cristianismo bíblico con fundamentalismos e integrismos religiosos, basados en un fanatismo peligroso,  Lutero  nos presenta la Palabra de Dios como una realidad liberadora .

Ya que entender que la autoridad del Papa no está por encima de las Escrituras, ni que los Evangelios pueden ser negados por las palabras de los hombres, lleva a una fe que ya no está basada en el consuelo, sino en la verdad misma. Es por eso que Lutero se niega a arrodillarse ante la autoridad de Roma, que representa el cardenal Cayetano, porque su conciencia está ahora “cautiva de la Palabra de Dios”.

 Es interesante también el papel que tiene la política en la Reforma. El apoyo del príncipe Federico el Sabio –interpretado aquí por un Peter Ustinov a punto ya de fallecer, pero lleno de una sabiduría e inteligencia que ya quisieran tener muchos actores jóvenes– hace posible la traducción de la Biblia. Es esta obra la que realmente produce la Reforma, pero también el redescubrimiento de la experiencia de gracia de Lutero .


Aunque ese apoyo de los príncipes en Augsburgo, con el que se cierra la película, se convierte en “el abrazo del oso” con la guerra contra los campesinos. Es ahí donde vemos las consecuencias prácticas de la visión de Lutero sobre los dos reinos, que divorcia en cierto sentido la realidad espiritual de la temporal.

 GRACIA ASOMBROSA
Lutero es presentado aquí también como alguien entrañable por su relación con el personaje de una niña minusválida llamada Greta, que aparece a lo largo de toda la película. Es como la afirmación de Jesús de que el Reino pertenece a los niños.

Esa compasión de Dios por una criatura indefensa es la que resalta una y otra vez, como cuando entierra al enfermo mental que se ha suicidado en “campo santo”. Es en ese sentido que esta es una historia sobre la gracia de Dios, aunque no se mencione nunca la palabra. Tampoco se habla por cierto de justificación, pero no hay mejor explicación que la que da Lutero en su emotivo sermón, cuando predica entusiasmado por el pasillo de la iglesia de Wittenberg. Ya que una de las virtudes de esta obra es precisamente su lenguaje, capaz de hacer entender las ideas centrales de la Reforma de una forma clara y sencilla, perfectamente comprensible para cualquier espectador .

 Ese amor activo es el que destaca al final de la película en el relato evangélico conocido como del hijo pródigo, cuando le explica a los niños que el Padre corre en busca de su hijo. Es la asombrosa gracia de Dios, que se muestra en un hombre como Lutero, con todas sus debilidades, capaz de confesar a su esposa Catalina que hay días que se siente tan deprimido, que ni siquiera se puede levantar de la cama. Es por eso que muchos creemos que la Reforma fue una obra de Dios. Ya que esta no es la historia de un gran hombre, sino de un gran Dios, que ama profundamente a criaturas tan miserables y atormentadas como aquel monje.

Autores: José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

31 de octubre, Día de la Reforma

La Reforma que trastocó Iglesia y mundo hace 495 años
Este 31 de octubre se conmemora en todo el mundo la Reforma Protestante, 495 años después de clavar Lutero sus 95 tesis un 31 de octubre en Wittenberg (Alemania).

 MADRID

 El 31 de octubre de 1517, víspera de la fiesta católica de Todos los Santos, Martín Lutero dio a conocer públicamente sus tesis, y el impacto fue tal que se señala esa fecha como el comienzo de la Reforma protestante.

Para unos, Lutero es el ogro que destruyó la unidad de “la” iglesia, la bestia salvaje que holló la viña del Señor, un monje renegado que se dedicó a destruir las bases de la vida monástica. Para otros, es el gran héroe que hizo que una vez más se predicara el evangelio puro de Jesús y la Biblia, el reformador de una iglesia corrupta.

Él cambió el curso de la historia al desafiar con valentía el poder del papado y del imperio, sosteniendo puntos de vista contrarios a la práctica y ordenanzas de la religión establecida, el catolicismo romano, por considerarlas contrarias al contenido de la Biblia.

 La principal doctrina evangélica que Lutero alzó contra el sistema ritualista de penitencias fue que la salvación es por gracia solamente, no por obras . La chispa que movió al monje vino probablemente en 1515, cuando Lutero empezó a dar conferencias sobre la Epístola a los Romanos, pues él mismo dijo después que fue en el primer capítulo de esa epístola donde encontró la respuesta a sus dificultades.

 LARGA LUCHA
Esa respuesta no vino fácilmente. No fue sencillamente que un buen día Lutero abriera la Biblia en el primer capítulo de Romanos, y descubriera allí que “el justo por la fe vivirá”. Según él mismo cuenta, el gran descubrimiento fue precedido por una larga lucha y una amarga angustia, pues Romanos 1:17 empieza diciendo que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”. Según este texto, el evangelio es revelación de la justicia de Dios.

Estuvo meditando de día y de noche para comprender la relación entre las dos partes del versículo que, tras afirmar que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”, concluye diciendo que “el justo por la fe vivirá”.

La respuesta que encontró Lutero fue sorprendente.  La “justicia de Dios” no se refiere en la carta a los Romanos, como piensa la teología tradicional, al hecho de que Dios castigue a los pecadores. Se refiere más bien a que la “justicia” del justo no es obra suya, sino que es don de Dios.  La “justicia de Dios” es la que tiene quien vive por la fe, no porque sea en sí mismo justo, o porque cumpla las exigencias de la justicia divina, sino porque Dios le da este don. La “justificación por la fe” no quiere decir que la fe sea una obra más sutil que las obras buenas, y que Dios nos pague esa obra. Quiere decir más bien que tanto la fe como la justificación del pecador son obra de Dios, don gratuito.

En consecuencia, continúa comentando Lutero acerca de su descubrimiento, “sentí que había nacido de nuevo y que las puertas del paraíso me habían sido franqueadas. Las Escrituras todas cobraron un nuevo sentido. Y a partir de entonces la frase ‘la justicia de Dios‘ no me llenó más de odio, sino que se me tornó indeciblemente dulce en virtud de un gran amor”.

Lutero (Joseph Fiennes, trailer)
Lutero, mucho más que un biopic llevado a la gran pantalla, es un drama de acción que transcurre en una de las épocas más revolucionarias de la historia (el paso de la Edad Media al Renacimiento) y muestra como las creencias de un solo hombre pueden cambiar el mundo. Lutero, que cautivadoramente crea el malestar religioso y político y las sacudidas cívicas de la época, es un testamento del poder de la un hombre para reinventar la historia.

 PRUDENTE Y RESERVADO
 Lutero parece haber sido un hombre relativamente reservado, dedicado a sus estudios y a su vida espiritual. Su gran descubrimiento, aunque le trajo una nueva comprensión del evangelio, no lo llevó de inmediato a protestar contra el modo en que la Iglesia católica entendía la fe cristiana . Al contrario, nuestro monje continuó dedicado a sus labores docentes y pastorales y, si bien hay indicios de que enseñó su nueva teología, no pretendió contraponerla a la que enseñaba el catolicismo.

 Cuando por fin decidió que había llegado el momento de lanzar su gran reto, compuso noventa y cinco tesis, que debían servir de base para un debate académico . En ellas, Lutero atacaba varios de los principios fundamentales de la teología escolástica, y por tanto esperaba que la publicación de esas tesis, y el debate consiguiente, serían una oportunidad de darle a conocer su descubrimiento al resto de la Iglesia.

 CONTRA EL LUCRO
 La controversia fue mayor de lo que Lutero se proponía. Lo que había sucedido era que, al atacar la venta de las indulgencias de Juan Teztel en Alemania, Lutero se había atrevido, aún sin saberlo, a oponerse al lucro y los designios de varios personajes mucho más poderosos que él.

Según Lutero, si es verdad que el Papa tiene poder para sacar las almas del purgatorio, ha de utilizar ese poder, no por razones tan triviales como la necesidad de fondos para construir una iglesia, sino sencillamente por amor, y ha de hacerlo gratuitamente (Tesis 82). Pero aunque muchos abrigaban tales sentimientos, nadie protestaba, y la venta continuaba.

 LAS 95 TESIS
Lutero clavó sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Esas tesis, escritas en latín, no tenían el propósito de crear una conmoción religiosa. Lutero dio a conocer sus tesis la víspera de la fiesta de Todos los Santos, y su impacto fue tal que frecuentemente se señala esa fecha, el 31 de octubre de 1517, como el comienzo de la Reforma protestante y la reafirmación de que la Palabra de Dios es el punto de partida y la autoridad final de la Iglesia y de toda teología.

La mayoría de historiadores conviene en que Lutero remitió sus tesis al Arzobispo de Maguncia, al Papa, a algunos amigos y a otras universidades en esa fecha. Con todo, las tesis fueron impresas muy pronto, y antes de 1518 habían sido extensamente leídas por toda Europa.

 REACCIÓN Y CISMA
 Su impacto sorprendió al propio Lutero. Las autoridades religiosas vacilaron, sin embargo, en condenar a Lutero. Este último continuará discutiendo con teólogos partidarios de las doctrinas de Roma, por ejemplo, con Johann Eck en la famosa disputa de Leipzig de 1519.

Las 95 tesis son finalmente condenadas definitivamente el 15 de junio de 1520 por la bula Exsurge Domine del papa León X. Lutero, entonces abiertamente en conflicto con la Iglesia católica, es excomulgado a principios del año siguiente.

El Papa León X exigió que Lutero se retractara por lo menos de 41 de sus tesis, pero el monje alemán, ya famoso en toda Europa, rechazó esta exigencia públicamente en la Dieta de Worms de 1521 jugándose la vida. Era el paso definitivo para lo que luego sería la reforma protestante.

Fuentes: Histª del Cristianismo

Editado por: Protestante Digital 2012

Creative Commons

Samuel Nieva

Siendo un laico voluntario en una de las iglesias luteranas en el centro de Los Ángeles, California, un día de regreso a casa prendí el televisor  y ví estupefacto en la información local, una protesta de la iglesia católica-romana en contra  de una iglesia Luterana, en la ciudad de Compton  , sacerdotes y feligresía , levantaban sus cartelones de protesta contra la iglesia luterana San Marcos, La iglesia luterana había usurpado  la identidad católica-romana, el salón parroquial llamaba dizque “salón guadalupano” era la manzana de la discordia, allí en el medio del salón con un gran cajón limosnero, de ancha plataforma para resistir el peso de la virgen, un letrero sugerente medieval “cuando eches tu limosna nuestra santa madre te bendecirá en este momento (sic), un santuario atiborrado de las figuras de  santos y vírgenes, y el engaño de hacerse pasar por sacerdote católico romano, en la iglesia luterana en América  (ELCA) eran la suma de reclamos de parte de la iglesia católica-romana.

Este hecho acaecido en la década de los años ’90 es la muestra de  una deformación a la confesión Luterana y una alimentación a una falsa identidad Luterana.

Vale reconocer la iglesia católica-romana de Compton, estaba en todo su derecho de hacer esa protesta, no cabe en un razonamiento normal que una iglesia Luterana que ha superado teológicamente la ignorancia  de la manipulación de las indulgencias “modernas”, religiosidad popular, idolatría y ecumenismo fatuo, lo utilice para engañar a la gente ó sea permisible a ellas.

El día de hoy la iglesia Luterana, está permitiendo negligentemente que la idolatría a figuras míticas ocupe el lugar de Jesucristo como único medio de salvación y el mérito de la salvación de Cristo para el perdón de nuestros pecados atreves de los sacramentos sea vendidos como una indulgencia más al mejor postor, aceptando  la participación de un ecumenismo maquillado y manipulado desde la otra orilla que no quiere reconocer lo fundamental de 500 años de reforma.

Los testimonios de Jesús y  los hechos de la Reforma Protestante deben ser guardados con riguroso celo cristiano.

Jesús en sus palabras testimoniales escritas en  Juan 14:21, 23-24 dice:

21 ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.

 23 “Le contestó Jesús:

—El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. No se angustien ni se acobarden.24 El que no me ama, no obedece mis palabras. Pero estas palabras que ustedes oyen no son mías sino del Padre, que me envió.

El prefacio del libro de Concordia, argumenta los acontecimientos que están sucediendo con el naciente luteranismo y dice: “ En medio de esta angustiosa situación, y en medio de la desorganización del gobierno constituido, el enemigo de la humanidad astutamente empezó a sembrar las semillas de doctrina falsa y de la discordia y a causar divisiones destructoras y escandalosas  en las iglesias y en las escuelas con el propósito de adulterar la doctrina pura de la Palabra de Dios, destruir el lazo de amor y de la armonía cristiana e impedir así demorar sensiblemente el curso del santo evangelio…” “desviar a los pobres y errantes conciencias para que no conozcan la doctrina evangélica pura, hacerlas más sumisas al yugo papal, e incluso hacerlas abrazar otras corrupciones que están pugna con la palabra de Dios.”, los argumentos que están manifiestos en las palabras de Jesús y  en el prefacio del libro de Concordia  no han sido tomados en cuenta por aquellos que están “practicando” la  “romanización” de la iglesia Luterana.

Quiero fundamentar, que nuestra iglesia luterana ha cometido un grave error en ser muy condescendiente con la ignorancia de la religiosidad popular, la idolatría y la manipulación de las indulgencias en los sacramentos  y de un ecumenismo fatuo,  al aceptar estas prácticas oscurantistas que están contra el criterio teológico de la Palabra de Dios y la figura Cristocéntrica del evangelio.

La iglesia Luterana tiene una riquísima y profunda información y formación teológica, la palabra de Dios que es escudriñada de manera una seria y consecuente desde los albores del luteranismo, el resultado fué,  desarrollaron un compendio de confesión de fé que se llama el libro de Concordia, libro valioso que argumenta la sujeción a la Palabra de Dios y la figura de Cristo y el Espíritu Santo.

LA IDOLATRIA HERMANA DE LA IGNORANCIA SUPINA

La idolatría es un problema endémico en la iglesia católica-romana y es preocupante ver como avanza dentro de la comunidad latina luterana

La idolatría del antiguo testamento esta circunscrito dentro de la  ignorancia reforzada de soberbia y rebeldía, el capitulo 20 de éxodo del  1-7 dice: Entonces Dios habló todas estas palabras diciendo:2 “Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre (de la esclavitud).

3 “No tendrás otros dioses delante de Mí.

4 “No te harás ningún ídolo (imagen tallada), ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No los adorarás (No te inclinarás ante ellos) ni los servirás (ni los honrarás). Porque Yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta[c] la tercera y cuarta generación de los que Me aborrecen, 6 y muestro misericordia a millares, a los que Me aman y guardan Mis mandamientos.

Estos versos son  claves para dar a conocer  a su pueblo el principio de relación entre los seres humanos y Dios, El manifiesta su acuerdo, su dirección con los seres humanos y dentro de la ignorancia supina del pueblo, Dios muestra su amor convertido en un  convenio. Un pacto que gira en base al cumplimiento de la liberación del Pueblo de Israel. Someterse a Dios es un proceso de entendimiento, lo que pudo ser 40 días se convirtió en una larga vivencia de 40 años.

Argumentar estos versos en la formación Luterana pareciera que es algo “muy doméstico” de un ínfimo valor, pareciera que es un tema caduco, pero conforme va pasando el tiempo, observamos el crecimiento de una deformación de la fé básica en la iglesia luterana.

Porque se produjo esta anormalidad, vale analizar la historia de la iglesia latina luterana

EL FAMOSO MOSAICO LUTERANO ES UNA PIEZA DE MUSEO PERO NO EL CUERPO DE CRISTO

JUAN 14: 21,23: ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.

23 “Le contestó Jesús:

—El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. No se angustien ni se acobarden.

Creyéron los líderes que visionarón el ministerio Latino Luterano, que aplicando diversidad de métodos aparentemente misionológicos como un mosaico podrían  tener en la Iglesia Luterana Latina un crecimiento explosivo y no se diéron cuenta ó fueron negligentes cuando ahora tenemos una iglesia  deforme, anormal con varias cabezas irreconocibles e irreconciliables que aplican lo aprendido de lo extra-biblico, imponiendo su soberbia y la rebeldía al sometimiento de la Palabra.

En la historia reciente de la iglesia latina luterana en los EEUU, no se sentaron las bases sólidas para una formación pastoral, se “reclutó” profesionales de la fé que venían de otras tiendas religiosas menos del corazón y apasionamiento de la iglesia Luterana, un sacerdote que no ha entendido y no ha pasado por la Gracia Salvífica de Jesucristo seguirá practicando lo que aprendió en la iglesia romana y aquel “oportunista” de la fe aplicará lo más fácil y manipulativo para hacer su trabajo parroquial.

Sin darnos cuenta hemos regresado al oscurantismo de la iglesia de la edad media donde los personajes de poder toman control de la iglesia para finiquitar sus intereses creados,  haciendo de las indulgencias, de la religiosidad popular  un negocio de la fé como el  “pan del día”.

Me asomaba ya al liderazgo de la Iglesia Latina Luterana y el hecho escandaloso ocurrido en la misión Luterana San Marcos, nunca fué llamado al orden y menos  sancionado por estas prácticas deshonestas, tímidamente observe como aquel “pastor ó sacerdote”  como se hacía llamar llegaba a las reuniones pastorales cual señor feudal “marcando su propia agenda e intereses personales” y se iba de regreso a su dominio.

Siendo seminarista iba perfilando mi corazón para el llamado a la misión, en uno de los entrenamientos un pastor comenzó a darnos los “tips” para el “éxito misional”, los sacramentos “tienen un costo”, contaba su experiencia, la preparación para el encuentro de la 1ra. Comunión tenía un precio en la lista ofrecimientos de la iglesia, cual moderno Teztel, la gente debía pagar para que tenga “valor” el sagrado sacramento. Dentro de mi mente repetía “éste pastor está loco” como puede reducir la gracia de Dios en el sacramento a un pago semanal ó mensual  hasta que termine su preparación el niño ó niña, joven y adulto.

Que refiere la Biblia, Jesús reunió a sus discípulos y en un acto de fe y aceptación la pascua judía tomó la forma de la celebración de la Santa Cena ó santa Comunión, fue un acto de encuentro, de relación, de recordación, de limpieza, sometimiento  e humildad.

Se sigue haciendo un negocio de fin de semana con el Bautismo, ya no es la asamblea de los creyentes  que se reúnen el primer día de la semana el Domingo para celebrar el Bautismo padres y padrinos probos que eran  escogidos dentro de la congregación como refiere la historia de la iglesia, ahora es un grupo de intereses velados, entre padres y compadres que solo cumple con el ritualismo y sus expectativas están culminar con una gran fiesta de jarana y alcoholización, ¿llegarán el domingo trayendo al bautizado? No,

Posiblemente lleguen para  buscar otra celebración la de los quince años, su matrimonio  y como última oportunidad en un féretro para su sepultura. Los sacramentos reducidos a un simple negocio de fin de semana.

La Gracia Salvífica de Jesucristo atreves de los Sacramentos,  es la piedra angular de la Teología Luterana.

L a vida cristiana tiene una responsabilidad y lealtad. Es una gran verdad la Gracia de Dios no tiene costo es un regalo de Dios, pero no por eso es barata, Bonhoeffer pastor teólogo alemán menciona y sentencia: “La gracia barata es la predicación del perdón sin requerir arrepentimiento, el bautismo sin la disciplina de la iglesia, la Comunión sin la confesión, la absolución sin la confesión personal. La gracia barata es la gracia sin discipulado, la gracia sin la cruz, la gracia sin Jesucristo, vivo y encarnado”

Pasaron los años, aquella iglesia luterana que ví en la televisión  ser el blanco de un éscandalo y ver plasmado todo el odio religioso de otro grupo contrario cerró sus puertas, de la misión San Marcos no quedo un solo miembro de las 200 o 300 personas que llegaban a cada celebración. este antiguo y vetusto templo iba a ser la iglesia donde serviría en el futuro con el nombre de Pueblo de Dios Lutheran Church. Me tocó en los últimos 9 años ser parte de la restauración y credibilidad de la iglesia luterana en nuestra  comunidad y alrededores, logramos dar una verdadera identidad luterana y dar testimonio de bendición en el barrio atreves de Pueblo de Dios Lutheran Church.

Seguir sosteniendo lo insostenible bíblicamente llevará a que los feligreses desencantados de la iglesia luterana, regresarán en masa al lugar de donde nunca debiéron salir su iglesia romana.

La iglesia Luterana no tiene el afán de “robar”  feligresía con encantos y fábulas romanistas, la iglesia Luterana está llamada a predicar el mensaje del evangelio de las Buenas Nuevas de Salvación a los hambrientos de la Palabra de Dios.

RELIGIOSIDAD POPULAR MANTENIENDO LA IGNORANCIA

Este tema es muy grave en la iglesia Luterana, se ha desarrollado toda una argumentación teológica para dar crédito a esta aberración y acercarnos al sometimiento católico-romano medieval.

Dos hechos que quiero enumerar, tocan  la cabeza del liderazgo de la iglesia Luterana, los obispos luteranos que avalan una imagen falsa de la Iglesia Latina Luterana.

Fuimos visitados por un Obispo luterano salvadoreño, y en medio de su plática de experiencia de fe deslizó esta historia, “estando en Israel, donde visitamos la iglesia de la natividad al culminar mi paseo, se me ocurrió recoger muchas piedritas del alrededor del templo…llegando a El Salvador de regreso compartí estas piedritas con muchos miembros de nuestra congregación, pasaron los días y uno de los feligreses llegó mostrándome una cruz enchapada en oro, que en la parte central tenía la piedra regalada y estaba cubierta con oro a sus alrededores,  este hombre había desarrollado gran fe a la cruz”, pareciera que esta historia no dice nada solo un “acto de fe” en una cruz milagrosa que tiene una piedra bendita, prosiguió con su historia, “la hna. Vendedora del puesto del Mercado, había puesto la piedra en una pequeña bolsita y cada mañana que comenzaba su labor, ponía la bolsita debajo de la frutas y verduras, con emoción regreso a contarme que desde que guardaba  las piedritas benditas debajo de su mercadería, ella vendía más”, el Obispo culminó su plática diciendo la gran fe que tenía su pueblo (sic).

Escuchar de los labios de un Obispo tremendo “cuento” dice mucho de la crisis que estamos pasando en nuestro liderazgo luterano.

La religiosidad popular no permite ver los Milagros reales que realiza Dios con su pueblo, la fé de esta gente sencilla estaba reducida a una cruz con una piedra incrustada y a una bolsita que se pone debajo de la mercadería, que oportunidad desperdiciada para liberar a la gente de tanta ignorancia religiosa.

La creencia de los favores de los santos y vírgenes y el cumplimiento de las mandas, son prácticas comunes en algunas  Iglesias luteranas, distorsión teológica que obstaculizan las enseñanza biblica de una manera directa y clara. Alguién, un día me dejó siete copias de la “manda” que se hacen a San Judas Tadeo, el “santo de los pedidos  imposibles”. Donde si no cumplías con el santo el tomaba venganza y castigo de regreso de la “manda”.

Es una gran negligencia cuando pastores luteranos avalan tremenda aberración,  por no “perder” a doña Carlota (personaje de la canción “Jesús es verbo y no sustantivo” de Arjona) que sigue sus tradiciones  y no se esfuerzan en presentar un evangelio liberador.

LA INSTITUALIZACION DEL ROMANISMO EN LA IGLESIA LUTERANA

El Obispo president de la ELCA no debe pecar de ignorancia supina, llamó la atención en su última presentación atraves del video en todas las asambleas sinodales de este año 2012,  mostrando el avance misionero y tomando como ejemplo una congregación latina que de luterana no tiene nada, donde ésta congregación muestra su imagen totalmente católica-romana, al ser entrevistado el pastor , él refiere no siguen la tradición luterana, (recuerdo en nuestro tiempo de seminaristas en Texas, su opinión de adhesión a la iglesia catolica-romana y al papa Juan Pablo II como cabeza y líder infalible de la iglesia, de aquel entonces, él, lo aceptaba abiertamente) No todo los pastores luteranos somos pro católicos-romanos o sometidos a Roma, institucionalizar el romanismo como lo ha hecho esta congregación lleva a más confusión y lo más triste, por un efímero éxito de números en la feligresía,  que es avalado como máximo ejemplo por el Obispo luterano Hanson, haciendo una total sumisión al catolicismo romano, peligrosos juego político-religioso.

Hago eco a este escrito aparecido en protestante digital (medio de prensa español): “Pero  por favor, dejemos el ecumenismo hueco, fatuo, ambiguo, amañado bien sea por liberal o por fundamentalista. El único ecumenismo posible está en el Jesús histórico revelado en la palabra que es la Biblia  (no sólo en sus principios básicos éticos, sino también teológicos).  Esto ni es relativista ni fundamentalista, es el eje en el que debemos movernos nosotros y el Universo.”

Nuestro legado de Iglesia Evangélica Luterana Latina debe ser rescatado de la confusión y sumisión al romanismo católico.

No nos hacemos ningún bien engañando a los feligreses con una religiosidad popular trasnochada, indulgencias contextualizadas y ecumenismo fatuo y amañado.

Al colgar este escrito el día de hoy 31 de Octubre del año 2012, Día de la Reforma Protestante, en sus paredes virtuales, como un llamado a la reflexión y al reencuentro de una verdadera identidad Luterana, invito a construir  una iglesia Luterana que respete y practique LA SOLA GRACIA, SOLA PALABRA,  SOLA FE, SOLO CRISTO.

Samuel Nieva

Pastor Luterano