Archivos para noviembre 8, 2012


By Napp Nazworth , Christian Post Reporter

Tuesday’s election should be a “wake-up call” to the Republican Party to do more to reach out to non-whites, the Rev. Samuel Rodriguez said in a Wednesday interview with The Christian Post.

“Either [Republicans] press the snooze button on the Latino electorate and continue with an exclusive Southern strategy that is no longer applicable in a 21st century reality, or they have a ‘come to Jesus’ moment … where they realize America has changed,” said Rodriguez, president of the National Hispanic Christian Leadership Conference and a senior editorial advisor for The Christian Post.

President Barack Obama won re-election on the strength of non-white voters who turned out to vote for him in large numbers. Obama lost the white vote by 20 percentage points. In any election before 2012, that would have led to a landslide for the Republicans. The demographic shift taking place in the United States, though, with whites comprising a decreasing portion of the electorate, will continue well into future elections.

While many Republicans realized the demographic shift taking place in the country was working against them, they thought it was a shift they would only have to deal with in the future, not on Tuesday.

“The Republican Party needs to acknowledge the fact that they suffer from cultural myopia, and the idea of garnishing 75 percent of the white participation vote and winning the election via the conduit of a solidly white base is over,” Rodriguez explained.

As a pastor, Rodriguez does not support or endorse candidates of either party, and has advised politicians of both parties.

The strategy that the Republican Party should pursue, Rodriguez suggested, is to “rebrand itself as the party of Abraham Lincoln and Ronald Reagan – as a justice, optimism and freedom party.”

Part of that change would mean adding poverty alleviation, education, and immigration reform to the Republican Party’s platform. Rodriguez believes that Republicans can do this without compromising its core principles. And if they do, “they will make significant inroads into the Hispanic community and in the African-American community.”

But “without the Hispanic and the African-American vote, it’s game over. The Republicans will be the marginalized … for generations to come.”

Rodriguez believes that two factors created a “perfect storm” which hurt Romney‘s chances with Latino voters this election: the immigration rhetoric during the Republican primaries and Obama’s “dream decision.”

Much of the rhetoric during Republican primaries alienated Latino voters, Rodriguez explained, such as when Romney used the phrase “self-deportation” in describing his immigration policy.

Additionally, before last summer Obama was in trouble with Latino voters. They were upset that he had dramatically increased deportations and did not live up to his promise of pursuing immigration reform in his first term.

Last June though, Obama announced that the Justice Department would no longer deport unauthorized immigrants who were brought to the country as minors, graduated from high school, served in the military or obtained a GED, and had no criminal record. The decision was similar to a bill, the DREAM Act, which failed to pass in Congress. Obama’s “dream decision” energized Latino voters and brought them back to his camp.

Rodriguez believes that despite Obama’s “dream decision,” Republicans could have done better with Latinos if they had picked a candidate who spoke with a more moderate tone on immigration reform, such as Mike Huckabee, Marco Rubio or Newt Gingrich.

If Republicans had chosen a candidate that was “more friendly” on the immigration reform issue, Rodriguez said, then Latinos would have viewed Obama’s “dream decision” as a “political tool,” “after he deported 500,000, after he did not pass immigration reform,” “to try to increase his Latino vote.”

Rodriguez spoke with Romney during that Republican National Convention, where he delivered one of the benediction prayers. The Romney campaign understood, Rodriguez said, that they “went too far” in their rhetoric on immigration during the primaries. Romney seemed to take Rodriguez’s advice to heart and he changed some of how he spoke about immigration after that. But it was too little, too late.

“At the end of the day, the damage was done – the self-deportation rhetoric, the primary, even the rhetoric coming out of the Republican Party regarding immigration reform alienated Latinos,” Rodriguez explained.
http://www.christianpost.com


César Vidal Manzanares

Elecciones USA: derrota de la América Wasp

Obama celebrando la victoria. / Fuente HuffPost
Las elecciones que acaban de concluir con el triunfo de Obama terminaron convertidas en una votación del papel en América de las minorías especialmente culturales y étnicas.

 

 WASP, que significa “avispa” en inglés, tiene una significación política en EEUU: White anglo- saxon-protestant. Blanca, anglosajona y protestante. Según César Vidal, que anticipó la victoria de Obama en Es.Radio, esa es la Norteamérica que ha perdido las elecciones el pasado martes.

 Suele ser habitual que desde España se identifique a los políticos norteamericanos con los locales. A pesar de que Kerry era un católico practicante, a la izquierda y a la derecha lo asociaron con un ZP que no tenía el menor punto de contacto con él. Lo mismo ha sucedido con un Obama al que, también a la izquierda y a la derecha, se ha querido identificar con el socialismo de manera absolutamente inexacta. A decir verdad, en términos de economía, de impuestos, de visión de la clase media y de preocupación por la clase media, Obama está muy, pero que muy a la derecha del gobierno que preside Mariano Rajoy .

El partido demócrata – folklorismos feministas y gays aparte – en términos generales se corresponde con una derecha que no tiene que ver nada con el mayo del 68 – episodio sin relevancia alguna más allá de ser una operación de la CIA para desestabilizar al general De Gaulle y que los franceses se empeñan en considerar de trascendencia universal – y que intenta desde hace décadas articular infructuosamente algo que se parezca siquiera de lejos al estado del bienestar europeo.

Por eso, cuando a las 11:30 de la noche del día 6 las grandes cadenas de televisión norteamericanas comenzaron a anunciar una tras otra que Obama había superado la cifra mágica de los 270 compromisarios,  el episodio no se podía analizar como el resultado de una pugna entre la izquierda y la derecha sino según las categorías correspondientes a esa realidad americana que tantos ignoran y, a pesar de lo cual, pontifican. Las elecciones que acaban de concluir con el triunfo de Obama fueron inicialmente unos comicios centrados como tema fundamental en la economía. Sin embargo, de manera totalmente lógica, terminaron convertidas en una votación casi plebiscitaria sobre el papel que corresponde en América a las minorías especialmente culturales y étnicas .

Ese enfoque inicial otorgaba cierta ventaja a los republicanos que presentaban a uno de los mejores candidatos, quizá el mejor, que ha tenido el partido desde Ronald Reagan y que, en busca del nunca conseguido voto católico, decidieron incluso llevar como candidato a la vicepresidencia a Ryan.  Fue ese el primer error de los republicanos porque Ryan es un radical aynrandiano que, desde el principio, asustó con su plan para liquidar el actual Medicare a no pocos jubilados . En una España donde la sanidad es un escándalo no pocas veces idiomático y donde se producen disparates como el del turismo sanitario, no faltaron los que vieron a Ryan como una figura ejemplar.

 En una nación como Estados Unidos donde no existe sanidad pública y la privada es tan cara que puede llevar literalmente a la quiebra a una familia, Ryan fue contemplado por millones de personas como un verdadero criminal . Como además Ryan mintió repetidas veces en la campaña electoral con un descaro verdaderamente sobrecogedor no sorprende que ni siquiera haya sido capaz de ganar Wisconsin, su estado, para Romney.

 Con todo y a pesar de Ryan, Romney todavía habría podido ganar las elecciones. Se labró la derrota cuando, tras el primer debate presidencial, el estado mayor republicano llegó a la conclusión de que no arrastraría a las minorías, como la hispana, a las que había cortejado al inicio de la campaña y optó por centrarse en la búsqueda del voto anglo y protestante en la seguridad de que le daría la victoria . La respuesta de la población blanca había sido tan entusiasta a las propuestas de control de la inmigración que la conclusión aunque errónea no parecía disparatada. No lo parecía además si se tiene en cuenta que, en estos últimos cuatro años, un 51 por ciento de los norteamericanos ha reconocido que es contrario a los negros y otro 57 confiesa tener sus sentimientos anti-hispanos. Se trataba, pues, de una apuesta arriesgada, pero que tenía visos de acabar en triunfo al apelar a la América de siempre. En última instancia, el único estado con peso hispano importante – Florida – era visto por los republicanos como una meta fácil ya que la suma del voto blanco con el de los cubanos de los primeros años – tan distintos de los demás hispanos e incluso de los cubanos de los últimos tiempos – permitiría, en teoría, obtener un holgado triunfo.

Para ser justos hay que señalar que ese enfoque sí le hubiera otorgado la victoria a los republicanos hace cuarenta años. De hecho, esa base social fue la que llevó a la Casa Blanca a personajes tan distintos como Johnson, Nixon, Carter o Reagan. El mismo Kennedy – el único presidente católico hasta la fecha – tuvo que llevar de compañero en el ticket electoral a un sureño conservador y protestante arrancado del mismísimo Bible Belt para asegurarse de que podría alcanzar la presidencia. Sin embargo, a pesar de unos precedentes que van de Washington a Lincoln pasando por Wilson, Truman o Jefferson, Reagan fue, muy posiblemente, el último representante de aquella América. Para comprender hasta que punto era lógico que los acontecimientos se desarrollaran de esa manera basta con releer un libro de John Fitzgerald Kennedy titulado  Una nación de inmigrantes  y publicado cuando ya era presidente. En sus páginas, Kennedy se ocupaba de describir a todos los grupos que habían conformado la nación americana y, de manera bien significativa, mostraba que, mayoritariamente, eran blancos y protestantes ya fuera su origen escandinavo, inglés o germánico. La única excepción notable eran los irlandeses – como él – a los que, no obstante, agregaba al mundo anglosajón. Los italianos como los griegos apenas eran mencionados y los hispanos eran excluidos de manera casi total salvo unas líneas referidas a los puertorriqueños.

 Hoy, guste o no, el cuadro demográfico y cultural de los Estados Unidos resulta muy distinto al descrito bastante aceptablemente por Kennedy . Así, Romney ha ganado de manera aplastante en los estados tradicionalmente protestantes donde el voto sobre la base de los valores resulta esencial y donde conceptos como el trabajo y el ahorro como garantía de previsión frente a pésimas eventualidades se consideran preferibles a la acción social del estado. El añoso sur en bloque y buena parte del oeste en términos territoriales, la inmensa mayoría de los protestantes y también más del cincuenta por ciento de los blancos ha entregado su voto a los republicanos de una manera que cabría calificar de entusiasta. Los rednecks de Tennessee y Alabama, los texanos y la gente de las Dakotas, los georgianos y los ciudadanos de Montana han acudido a las urnas para lograr que Romney llegara a la Casa Blanca. Hasta Virginia – que votó por Obama hace cuatro años – parece haber recordado que fue antes de cualquier otra consideración la tierra del general Lee y de Stonewall Jackson. Tampoco ha hecho mal papel Romney en otros estados donde estuvo muy cerca de alzarse con la victoria. Sin embargo,  en su contra, ha tenido la mayoría aplastante del voto negro, del voto hispano, del voto asiático y – a pesar de Ryan, del apoyo de Obama al matrimonio homosexual y de la posición demócrata más laxa sobre el aborto – del voto católico . Esos votos minoritarios, pero muy relevantes le han arrancado compromisario tras compromisario para otorgarle la victoria a Obama. De ahí, que los republicanos sí se hayan impuesto en el congreso donde el voto popular es decisivo y donde en la mayoría de los estados prevalece una cosmovisión americana que podríamos denominar clásica.

 En la práctica, estoy más que convencido de que no habrá grandes diferencias entre el hecho de que el vencedor haya sido Obama y no Romney. Ni Romney era garantía de buena gestión – sus años al frente de Massachussetts lo demuestran – ni Obama, al que se ha acusado injusta e inexactamente de ser socialista y musulmán, es el anticristo que desencadenará el Apocalipsis .

A fin de cuentas, Obama, le guste o no, seguirá llevando a cabo una política exterior muy semejante a la de George W. Bush incluida la más que posible guerra contra Irán. Desde luego, va a ser difícil que en este segundo mandato impulse la más que justificada derogación de la Patriot Act o vaya a cerrar Guantánamo. Por lo que se refiere a la política interna, se verá controlado en la posibilidad de gasto por un congreso de mayoría republicana que no le va a hacer la vida fácil. Finalmente, incluso en cuestiones como el matrimonio homosexual no podrá saltar por encima de la realidad de que el sesenta por ciento de los estados han aprobado enmiendas constitucionales que establecen que el matrimonio sólo se da entre un hombre y una mujer.

A decir verdad,  a lo más a lo que puede aspirar el reelegido presidente es a continuar la recuperación económica iniciada tímidamente bajo su mandato y a que se sigan creando empleos a mayor velocidad . Por supuesto, que lo consiga o no es harina de otro costal, pero tampoco lo hubiera tenido fácil un Romney partidario de reducir los impuestos a las grandes fortunas y de aumentar el gasto militar en una pirueta cuya contabilidad personalmente no me convenció nunca.

Sin embargo, consideraciones como éstas aparte,  el significado histórico de la segunda victoria de Obama no resulta escaso. Lleva a pensar, en primer lugar, que su triunfo de hace cuatro años no fue un episodio aislado  – como sí lo fue la presidencia del también demócrata Carter provocada por la amargura de la derrota en Vietnam y el escándalo Watergate –  y que Estados Unidos, por razones puramente demográficas, ha comenzado a distanciarse de una trayectoria bicentenaria, iniciada por los puritanos que huyeron de Inglaterra en busca de libertad religiosa, y centrada en una cosmovisión blanca y protestante. La reelección de Obama es la constatación innegable de que otras etnias, otras culturas y otras religiones, si están unidas, pueden acabar llevando a su candidato a la Casa Blanca .

Esa lección, les agrade o no, la aprendieron los demócratas hace tiempo. Ahora está por ver si también la van a asumir los republicanos o si, por el contrario, empeñados, como sucede desde los años sesenta, en volver la espalda al voto negro o en creer que el único voto hispano es el de los cubanos de primera hora situados en el sur de la Florida, se cerrarán sólo Dios sabe por cuánto tiempo el camino hacia la Casa Blanca.

Autores: César Vidal Manzanares

Fuentes: esRadio

©Protestante Digital 2012

Creative Commons

NEPAL: Demuestra que no eres bruja

Publicado: noviembre 8, 2012 en Noticias, Sociedad

Miles de personas, sobre todo mujeres, son acusadas de brujería en Nepal

Es una maldición que puede acabar con sus vidas.

 Janakpur
ZIGOR ALDAMA

A Ranwati Chowduri la llaman bruja. Porque, cuando una de sus familiares enfermó, un chamán aseguró que la dolencia estaba provocada por un maleficio que ella le había lanzado. Para descubrir la procedencia de la magia negra que mantenía postrada en la cama a la mujer, el curandero utilizó una curiosa técnica: cuando la fiebre hacía delirar a la enferma, él le zurraba. “Con cada golpe solo decía una palabra: mi nombre”, recuerda Ranwati con un escalofrío. Para los habitantes del poblado en el que reside esta mujer de 38 años, situado en una remota zona del extremo oriental de Nepal, la relación causa-efecto resultó muy clara. “Me acusaron de haber provocado su dolencia”.

A partir de entonces, la vida de Ranwati se convirtió en un infierno. “Incluso mi marido me gritaba, y quiso echarme de casa”. Pero se armó de valor y decidió dar la cara. La única solución en un poblado en el que la mayoría es analfabeta y jamás ha pisado una escuela era someterse a la prueba que propuso el chamán para salir de dudas: propinaría otra paliza a la mujer convaleciente; si las magulladuras aparecían en el cuerpo de Ranwati, se demostraría que esta era la culpable de su padecimiento. Ambas accedieron. A la enferma estuvo a punto de enviarla directamente a la tumba, pero el cuerpo de Ranwati continuaba inmaculado. Así que el santón la declaró inocente.

Pero ahí no acabó su odisea. El pueblo comenzó a sospechar, y finalmente decidió que Ranwati había sobornado al chamán. “Todos creyeron a una mujer que dijo que me había visto con dinero ese día”. Así que el jefe del poblado, generalmente la persona más adinerada o influyente, decidió recurrir a la justicia popular, que consiste en una asamblea presidida por él y que conforma el órgano en el que se dirimen las disputas en primera instancia. “Se formaron tres grupos: uno que me apoyaba, otro que estaba en mi contra y un tercero de indecisos que quería repetir la prueba”. Ganó el último, y una vez más la enferma tuvo que pasar por un calvario.

Me han dicho que me darán de comer heces y me harán beber orina”

En esta segunda ocasión, al exorcista no se le ocurrió otra cosa que quemar con cigarrillos a la víctima del supuesto conjuro. Una vez más, para culpabilizar a Ranwati era imprescindible que las quemaduras apareciesen en su cuerpo. Lógicamente, eso no sucedió, y su inocencia quedó nuevamente certificada. O así debería haber sido, porque, aunque nadie se atreve ya a acusarla directamente, lo cierto es que la mujer ha sido segregada de la comunidad. “Tienen un pacto secreto para volver a culparme en cuanto suceda algo negativo en el pueblo, y me han dicho que me darán de comer heces y me harán beber orina. Yo estoy tranquila, porque sé que no soy una bruja, y ya les he dicho que si consiguen probar lo contrario, comeré lo que tenga que comer”. Y si los vecinos se sobrepasan, acudirá a la policía.

El caso de Ranwati roza el surrealismo, pero es frecuente en los países del subcontinente indio, donde diferentes factores se alían para crear situaciones propias de la Edad Media. “La superstición y la falta de formación son el caldo de cultivo perfecto para que la envidia o el odio se canalicen de esta forma contra quienes generalmente son los eslabones más débiles de la sociedad: mujeres solas, en muchos casos viudas, pertenecientes a los grupos de intocables Dom y Mester”, explica Ram Kumari Das, presidenta de la Asociación de Mujeres de Siaraha Lahan, la comunidad en la que reside Ranwati, que recibe apoyo deAction Aid Nepal y de su organización hermana Ayuda en Acción España. “La población cree en la magia blanca de los chamanes para la curación de todo tipo de enfermedades, y eso lleva a que la mayoría también crea en el mal uso que se puede dar a esos poderes”. Las acusaciones se pueden lanzar sin prueba alguna y, en ocasiones, las consecuencias resultan fatales.

Es el caso de Dengani Mahato, una mujer de 40 años cuya muerte en febrero provocó gran consternación en el país del Himalaya. Había sido acusada de brujería tras la muerte de un niño que residía cerca de su choza, y fue ajusticiada por una decena de hombres que la apalearon antes de rociarla con queroseno y prenderle fuego delante de su hija de nueve años. La quemaron viva, y ni siquiera querían permitir que la policía recuperase el cuerpo para realizar la autopsia. El primer ministro nepalés, Baburam Bhattari, anunció una compensación de un millón de rupias (en torno a 10.000 euros) para los dos hijos de Dengani, y pidió a la población que no confíe en los chamanes. Sin éxito.

Una decena de hombres 
apalearon a una mujer y después 
la quemaron delante de su hija

“Los casos van en aumento”, sentencia Ram. “En nuestro distrito tenemos documentados casi 40 en los últimos tres años, pero solo uno ha llegado a los tribunales y nadie ha sido castigado. Generalmente, la policía no quiere involucrarse, y deja la justicia en manos de los comités locales, quienes, aunque el código penal recoge castigos de hasta dos años de cárcel para las personas que acusen a alguien de brujería, no siempre fallan en favor de la víctima”. La ley en este país de cohesión imposible es poco más que papel mojado y, por eso, la Asociación de Ram se reúne cada mes para ofrecer consejo a las víctimas.

Panu Chowdury es una de las últimas. “A un niño de mi pueblo le picó un escorpión. El chamán dijo que el veneno era raro, que tenía mucha más fuerza de la habitual y que no podía pertenecer al animal. Que había sido enviado por alguien que quería hacerle daño. La madre me acusó de brujería”, cuenta. Fue suficiente para que una masa enfurecida atacase su vivienda, destrozase el altar que tenía dedicado a Shiva y le diese una paliza a su marido.

La Asociación de Ram intercedió antes de que fuese demasiado tarde, y ofreció pagar 100.000 rupias (algo más de mil euros) si se conseguía probar que Panu era una bruja. Pero si no, los atacantes tendrían que abonar una compensación de dos millones (20.000 euros). “Consiguieron que depusieran su actitud”, recuerda Panu. “Pero no han dejado de hostigarme. Incluso mi nuera me acusa de guardar un espíritu maligno que terminará matando a su hermano”. La nuera y ella mantienen una disputa económica, y la primera ha considerado que la acusación de brujería es la mejor forma de hacer presión para salir victoriosa. “Me consta que ha pagado a un chamán para que la ayude”, denuncia.

Si descubro a una bruja intento convencerla 
de que deje de practicar magia negra”

Mangal Paswen personifica la otra cara de estas historias. Es un exorcista. Y cree sinceramente en la existencia de las brujas. En el porche de su casa duerme el nieto que nació hace dos meses y su cuerpo está lleno de amuletos y hierbas medicinales destinados a protegerlo de espíritus maléficos y de la magia negra. “Mis dos nietos anteriores fallecieron, y temo que éste, que también está enfermo, corra la misma suerte”, reconoce este hombre de 68 años, que recibió los poderes sobrenaturales de un viejo santón cuando era niño, durante los nueve días que dura el festival de Nourata, “el único momento en el que uno puede convertirse en chamán”.

A Mangal le va bien el negocio. Ofrece todo tipo de rituales, la mayoría para curar dolencias físicas y psicológicas que debería tratar personal médico cualificado. Pero en Nepal este escasea, y su ayuda es la única que muchos vecinos pueden costear. Lo metafísico se impone. “Es casi imposible saber quién es una bruja, pero el refranero dice que ‘cuando hay un leopardo, la cabra desaparece’. Así que si una mujer llega a un lugar y sucede alguna tragedia, es evidencia suficiente”, asegura. Él desentraña la verdad mediante ritos que le permiten entrar en contacto con los espíritus y determinar qué deidad está irritada o quién ha lanzado un maleficio, pero afirma que nunca fomenta la violencia. “Cuando descubro a una bruja trato de convencerla de que deje de practicar magia negra”. Eso sí, si no consigue su objetivo o la acusada no reconoce los hechos, el chamán aboga por medidas extremas. “A las brujas hay que cortarles la nariz y el pelo, y embadurnarles la cara de negro para quitarles sus poderes”.

Afortunadamente, Mangal asegura que, gracias a curanderos como él mismo, muy pocas veces hay que llegar al límite, y que cada vez hay menos juicios de brujería. Sin embargo, solo durante la noche que este periodista pasa con él lleva a cabo dos rituales. En el primero, el objetivo es hacer huir al fantasma de una bruja que está volviendo loco a Ramashish Paswan, un adolescente que sufre brotes psicóticos. “Cuando viene el chamán me encuentro mejor”, asegura él. La escenografía es muy sencilla. Ramashish se sienta en un pequeño taburete a la entrada de la chabola en la que está recluido, y Mangal masculla una retahíla de palabras ininteligibles mientras agarra su cabeza y lo rocía con polvos vegetales. El clímax llega con unas brutales convulsiones que el chamán sufre “en la lucha contra el fantasma”, que escapa a campo través perseguido por Mangal. Con un grito al borde de un arrozal concluye el espectáculo, que el pueblo ha seguido en silencio sepulcral.

A Maya Chowdury le ha 
costado convencerse ella 
misma de que no es una bruja

La noche acaba con otra escenificación teatral destinada a impedir que el embrujo que sufre una madre enferma pase a la niña que sujeta en brazos. “Es un tratamiento que llevará semanas”, le avisa el curandero frente a una multitud expectante.

Aunque Mangal rehúsa hablar de sus honorarios, las dos familias que han contratado sus servicios aseguran haber pagado “todo lo que ha pedido”. Desde animales hasta tierras. “Son gente muy poderosa en su comunidad. Muchas veces no cobran dinero, pero se resarcen con propiedades e incluso con favores sexuales”, afirma Ram Kumari Das, cuya asociación se las ve y se las desea para convencer, incluso a quienes han sido acusadas de hechiceras, de que las brujas no existen.

De hecho, a Maya Chowdury le ha costado convencerse de que no es una bruja. Porque su madre ya era considerada eso antes de que ella naciera, y ha vivido toda su vida bajo una sospecha que se convirtió en certeza después de que una niña enfermase tras vestir ropa que ella había confeccionado. Tenía 23 años cuando incluso su familia vio en ella al fantasma de su madre. Su marido, militar, la abandonó, y la familia política la obligó a marcharse con sus dos hijas. Hace diez años que vive en dependencias de la Asociación de Mujeres, donde ha descubierto que la ley está de su parte.

Y ahora prepara el contraataque. “He denunciado a mi marido, que se ha vuelto a casar. El juez me ha otorgado una pensión para las niñas de 3.000 rupias al mes (30 euros), y exige a mi marido que me dé parte de la tierra que teníamos”. Sin embargo, desde que este se fue al extranjero en una misión de paz, Maya no ha visto ni una rupia, y peligra la escolarización de sus dos descendientes, de 8 y 12 años. “Cuando regrese volveré a demandarlo. Porque no somos brujas”.

 

http://sociedad.elpais.com


Sucede al liberal Rowan Williams

Justin Welby, un genuino evangélico como nuevo arzobispo de Canterbury
Welby, actual obispo de Durham, fue un alto directivo de la industria del petróleo, que dejó «incapaz de huir de la llamada de Dios».

 LONDRES

 Un exdirectivo de la industria del petróleo de 56 años se convertirá este viernes en el nuevo líder de la iglesia anglicana  después de haber aceptado –según apuntan «The Times» y otros diarios británicos– convertirse en el 105 Arzobispo de Canterbury.

Según la BBC y «The Times»,  el primer ministro, David Cameron, anunciará su nombramiento este viernes . Durante las últimas semanas, una Comisión de Nombramientos, formada por una veintena de clérigos y de laicos de esta confesión que agrupa a 77 millones de fieles en todo el mundo, se ha reunido varias veces en secreto para intentar encontrar un candidato. Esta comisión envía dos nombres al primer ministro, y es la Reina de Inglaterra, en calidad de jefa de la Iglesia de Inglaterra, quien realiza el nombramiento formalmente.

 Justin Welby lleva sólo un año como obispo de Durham, la cuarta autoridad en la jerarquía anglicana . Ingresó en las filas de la Iglesia de Inglaterra en 1987, dejando detrás una exitosa carrera en la industria petrolera. «Fui incapaz de huir de la sensación de recibir la llamada de Dios», explicó en su día.

 Decidió atender la «llamada de Dios» en 1987, después de más de una década trabajando en proyectos energéticos en Nigeria y en el Mar del Norte . Pero el motivo de su abrupto abandono de la vida de ejecutivo de la industria energética se produjo, según «The Times», cuatro años antes, cuando su hija de siete meses, Johanna, murió en un accidente de tráfico en Francia. «Fue un tiempo muy oscuro para mi mujer Caroline y para mi, pero, curiosamente, nos acercó mucho más a Dios», explicó. La pareja tuvo otros cinco hijos.

 El todavía obispo de Durham es hijo de una secretaria personal de Winston Churchill . Realizó sus estudios de secundaria en el prestigioso y elitista Eton, y fue lector de Historia y Derecho en el Trinity College, una de las escuelas más sólidas de la universidad de Cambridge.

Con ese bagaje, inició una carrera profesional en la industria del petróleo. Trabajó en la compañía Elf en París, y después en Enterprise Oil, una de las grandes petroleras británicas hasta su adquisición en 2002 por Royal Dutch Shell. Welby era el tesorero del grupo en el momento en que decidió ordenarse sacerdote.

 UNA ÉTICA EVANGÉLICA Y SOCIALMENTE COMPROMETIDA
El meteórico ascenso de Welby y su peculiar perfil han abierto unas enormes expectativas entre los anglicanos, que atraviesan una era de fuertes discrepancias en torno a dos cuestiones que el saliente, Rowan Williams no ha logrado pacificar.

 En estas dos grandes cuestiones Welby lo tiene claro. Apoya la ordenación de mujeres como obispos, pero es contrario al matrimonio homosexual y la ordenación de obispos abiertamente gays en la iglesia.

Tras atender la «llamada de Dios» para ser obispo anglicano en 1987,  su experiencia empresarial de Welby le llevó a ser elegido antes del verano como miembro de la comisión de investigación en la cámara de los Lores (los 26 obispos anglicanos son miembros de la cámara) del escándalo de la manipulación del índice interbancario Libor . «Antes de 2008, los bancos no eran útiles socialmente», aseguró entonces en una conferencia. «Eran exponentes de la anarquía», aseguró. No en vano, Welby abordó en su tesis doctoral la cuestión financiero-teológica de si las empresas son capaces de cometer pecados. Concluía que sí.

Este fuerte interés por las cuestiones de actualidad y la ética económica ha sido una de las constantes del mandato del actual arzobispo de Canterbury, que anunció en marzo que abandonaría el cargo en el otoño para dedicarse a la enseñanza en Cambridge. Welby comparte también con él una fuerte inclinación social y humanitaria. Su conocimiento de países africanos como Nigeria, gran productor de petróleo, le han llevado a participar en actividades de mediación en casos de secuestros de ciudadanos británicos en la zona.

Fuentes: ABC

Editado por: Protestante Digital 2012

Creative Commons

BITÁCORA TEOLÓGICO
Jose Antonio Watanabe Maruyama

Photo: BITÁCORA TEOLÓGICO Jose Antonio Watanabe Maruyama LA HOMOSEXUALIDAD Por: José a. Watanabe M. Sacerdote evangélico. Mayo 2012 Ya hace varios años he estado escuchando y meditando sobre el asunto de la homosexualidad. Y hoy se escucha con mayor frecuencia, hay más movimientos pro homosexualidad y anti homofobia. Aún en los programas televisivos encontramos varios homosexuales, que van desde el moderado hasta el escandaloso. En este pequeño articulo deseo plasmar mi idea sobre aquellas personas. En primer lugar estoy en contra de toda violencia, maltrato, burla y discriminación social que se hagan contra ellos, pues se les debe considerar personas. En segundo lugar aunque los respeto, no soy partidario con esa opción sexual, por dos motivos: Primero, aunque soy sacerdote evangélico - y muchos pueden opinar que estoy bajo la influencia religiosa tradicional- trataré de ser lo más objetivo, no partiendo desde las escrituras, sino desde el orden natural y la armonía cósmica. Es decir desde la ruptura natural. Segundo, lo considero en su gran mayoría como una anomalía psicológica, causada por un trauma durante su vida, especialmente en su niñez. Este último punto no pretendo desarrollarlo pues es muy complicado y cada caso tiene su propia dinámica. En cuanto al primer punto, debo aclarar mis terminologías a usar: • Hombre/mujer, características sexuales diferenciadas, en el uso de la procreación. • Masculinidad/ feminidad, considero con estos términos relacionados a una identidad cultural. Ser hombre tiene estos rasgos característicos y ser mujer estos otros. La naturaleza es orden y no desorden, ya desde la antigüedad filósofos como Platón y Aristóteles lo había descubierto. Ese orden de la naturaleza solo el ser humano lo puede modificar, sea para bien o para mal. Cada ser viviente, por lo menos, en su mayoría de las especies mayores y aún menores tiene órganos reproductivos diferenciados, por supuesto que hay excepciones como las amebas que son unicelulares y por tanto los seres más primitivos, pero estas excepciones no hacen la regla natural. Ahora, la naturaleza humana nos enseña que para procrear se necesitan dos personas de sexo opuesto pero complementario, el hombre y la mujer. Y por ello, se hace necesaria la convivencia, puesto que, las criaturas humanas a diferencias de otras nacen indefensas, por ello la solidaridad de parejas (diferenciadas) es importante. Hombre, naturaleza y cosmos son una trilogía inseparable, que deben vivir en armonía. La relación ser humano/naturaleza/cosmos debe ser una relación armoniosa y no desequilibrante. Como observé anteriormente el ser humano puede modificar la naturaleza, para bien o para su propia destrucción como humanidad, tal como está sucediendo ahora con el calentamiento global de la tierra y la gran deforestación de nuestra amazonia que desde luego traerá consecuencias fatales para toda la humanidad, solo por gozar y tener todo en el presente. Lo anterior nos debe hacer reflexionar que la manipulación del orden natural establecido, del equilibrio ecológico, es contraproducente para la especie humana y todo ser viviente que habita nuestro mundo. Puede llevarnos a la anarquía y la extinción. ¡SALVEMOS AL MUNDO Y AL SER HUMANO! debe ser nuestra preocupación última. El ser humano o la humanidad desde mi punto de vista necesita estar bajo control (el tipo de poder actual según Michel Foucault), para la supervivencia de la especie, y especies -las leyes son ejemplos de ese control social- pues sino caemos en una anarquía absoluta, donde no existan valores, principios o estas se relativicen. Comparo al ser humano como un buey que necesita un cabestro para andar. Ese cabestro para mí, es la palabra de Dios y la predicación del evangelio del Reino de Dios anunciado y practicado por Jesús, al menos que me presenten algo mejor para el mundo. Pueda ser que mi visión del ser humano sea pesimista, pero la experiencia mundana me hace verlo así. Y sobre el homosexual y la homosexual seguramente me juzgarán como muy tradicional y anacrónico, pero sobre todo está la vida en general, sobre lo particular, que puede llevarnos a la anarquía o anomia social, como describe a la sociedad actual el sociólogo francés Alain Touraine. Son pocos las personas ecuánimes, es decir respetuosas con el orden natural y cósmica. Tenemos una tendencia no sé si innata o adquirida a vivir desordenadamente. Solo el ser humano que puede dominarse a sí mismo y vivir conforme a la naturaleza no necesita ley social alguna. Por estas razones creo que el homosexualismo es una anomalía del orden natural como psicológico. Es más que todo, en ciertas, personas el desenfreno sexual o apetito sexual, cuya motivación está en lo más oculto de su ser, que necesita ser revelado. Es, así lo llamo, la “enfermedad del s.XXI”, que no discrimina, pues, afecta tanto a las altas esferas como a las más bajas, a intelectuales como poco instruidos. Es interesante que para legitimizar su “opción sexual” hacen notar que son intelectualmente más desarrollados, porque aluden a países europeos y a su gran libertad que existe por esos lugares. Si bien los países europeos han traído desarrollo al mundo, pero también, no olvidemos, que en esos países se produjeron las perores dos guerras mundiales, donde murieron millones de inocentes, toda una vergüenza mundial. Europa es un sector del mundo que trae desarrollo, pero también zozobra y ahora inseguridad y destrucción (allí están y se desarrollan para la guerra las armas más sofisticadas y mortíferas del mundo) a la humanidad. Por lo tanto, Europa no es un buen ejemplo de desarrollo humano, aunque si científico y social.Ya hace varios años he estado escuchando y meditando sobre el asunto de la homosexualidad. Y hoy se escucha con mayor frecuencia, hay más movimientos pro homosexualidad y anti homofobia. Aún en los programas televisivos encontramos varios homosexuales, que van desde el moderado hasta el escandaloso. En este pequeño articulo deseo plasmar mi idea sobre aquellas personas.En primer lugar estoy en contra de toda violencia, maltrato, burla y discriminación social que se hagan contra ellos, pues se les debe considerar personas. En segundo lugar aunque los respeto, no soy partidario con esa opción sexual, por dos motivos:
Primero, aunque soy sacerdote evangélico – y muchos pueden opinar que estoy bajo la influencia religiosa tradicional- trataré de ser lo más objetivo, no partiendo desde las escrituras, sino desde el orden natural y la armonía cósmica. Es decir desde la ruptura natural.Segundo, lo considero en su gran mayoría como una anomalía psicológica, causada por un trauma durante su vida, especialmente en su niñez. Este último punto no pretendo desarrollarlo pues es muy complicado y cada caso tiene su propia dinámica.
En cuanto al primer punto, debo aclarar mis terminologías a usar:
• Hombre/mujer, características sexuales diferenciadas, en el uso de la procreación.
• Masculinidad/ feminidad, considero con estos términos relacionados a una identidad cultural. Ser hombre tiene estos rasgos característicos y ser mujer estos otros.
La naturaleza es orden y no desorden, ya desde la antigüedad filósofos como Platón y Aristóteles lo había descubierto. Ese orden de la naturaleza solo el ser humano lo puede modificar, sea para bien o para mal. Cada ser viviente, por lo menos, en su mayoría de las especies mayores y aún menores tiene órganos reproductivos diferenciados, por supuesto que hay excepciones como las amebas que son unicelulares y por tanto los seres más primitivos, pero estas excepciones no hacen la regla natural. Ahora, la naturaleza humana nos enseña que para procrear se necesitan dos personas de sexo opuesto pero complementario, el hombre y la mujer. Y por ello, se hace necesaria la convivencia, puesto que, las criaturas humanas a diferencias de otras nacen indefensas, por ello la solidaridad de parejas (diferenciadas) es importante.
Hombre, naturaleza y cosmos son una trilogía inseparable, que deben vivir en armonía. La relación ser humano/naturaleza/cosmos debe ser una relación armoniosa y no desequilibrante. Como observé anteriormente el ser humano puede modificar la naturaleza, para bien o para su propia destrucción como humanidad, tal como está sucediendo ahora con el calentamiento global de la tierra y la gran deforestación de nuestra amazonia que desde luego traerá consecuencias fatales para toda la humanidad, solo por gozar y tener todo en el presente.
Lo anterior nos debe hacer reflexionar que la manipulación del orden natural establecido, del equilibrio ecológico, es contraproducente para la especie humana y todo ser viviente que habita nuestro mundo. Puede llevarnos a la anarquía y la extinción. ¡SALVEMOS AL MUNDO Y AL SER HUMANO! debe ser nuestra preocupación última.
El ser humano o la humanidad desde mi punto de vista necesita estar bajo control (el tipo de poder actual según Michel Foucault), para la supervivencia de la especie, y especies -las leyes son ejemplos de ese control social- pues sino caemos en una anarquía absoluta, donde no existan valores, principios o estas se relativicen. Comparo al ser humano como un buey que necesita un cabestro para andar. Ese cabestro para mí, es la palabra de Dios y la predicación del evangelio del Reino de Dios anunciado y practicado por Jesús, al menos que me presenten algo mejor para el mundo.
Pueda ser que mi visión del ser humano sea pesimista, pero la experiencia mundana me hace verlo así. Y sobre el homosexual y la homosexual seguramente me juzgarán como muy tradicional y anacrónico, pero sobre todo está la vida en general, sobre lo particular, que puede llevarnos a la anarquía o anomia social, como describe a la sociedad actual el sociólogo francés Alain Touraine.
Son pocos las personas ecuánimes, es decir respetuosas con el orden natural y cósmica. Tenemos una tendencia no sé si innata o adquirida a vivir desordenadamente. Solo el ser humano que puede dominarse a sí mismo y vivir conforme a la naturaleza no necesita ley social alguna.
Por estas razones creo que el homosexualismo es una anomalía del orden natural como psicológico. Es más que todo, en ciertas, personas el desenfreno sexual o apetito sexual, cuya motivación está en lo más oculto de su ser, que necesita ser revelado. Es, así lo llamo, la “enfermedad del s.XXI”, que no discrimina, pues, afecta tanto a las altas esferas como a las más bajas, a intelectuales como poco instruidos.
Es interesante que para legitimizar su “opción sexual” hacen notar que son intelectualmente más desarrollados, porque aluden a países europeos y a su gran libertad que existe por esos lugares. Si bien los países europeos han traído desarrollo al mundo, pero también, no olvidemos, que en esos países se produjeron las perores dos guerras mundiales, donde murieron millones de inocentes, toda una vergüenza mundial. Europa es un sector del mundo que trae desarrollo, pero también zozobra y ahora inseguridad y destrucción (allí están y se desarrollan para la guerra las armas más sofisticadas y mortíferas del mundo) a la humanidad. Por lo tanto, Europa no es un buen ejemplo de desarrollo humano, aunque si científico y social.

Por: José a. Watanabe M.
Sacerdote evangélico.
Mayo 2012