Archivos para noviembre 9, 2012


NHCLC

Evangélicos latinos piden a Obama aplicar la ‘agenda del Cordero’
“Ni la del burro ni la del elefante, la del Cordero”. La Confraternidad Nacional de Líderes Cristianos Hispanos de EEUU pide una agenda de “rectitud y justicia” con inmigrantes y desfavorecidos, y en defensa de los valores cristianos.

09 DE NOVIEMBRE DE 2012, EE.UU.

La cada vez más influyente  Confraternidad Nacional de Líderes Cristianos Hispanos de Estados Unidos (NHCLC por sus siglas en inglés) , formada por latinos evangélicos, ha hecho público un comunicado tras las declaraciones del presidente Barack Obama en su reelección como máximo mandatario de los Estados Unidos al frente del Partido demócrata.

En concreto, se han aliado con la declaración de Obama cuando dijo que “lo mejor está por venir”, justo tras conocer su victoria en las elecciones.

El reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la NHCLC, además de felicitar al mandatario y expresarle su apoyo y buenos deseos en su labor por lo mejor para el conjunto del país, aseguró que espera en su actuación en varios aspectos para que se cumpla su afirmación de que es lo mejor lo que espera a los EE.UU. de América.

 LA AGENDA DEL CORDERO
 “Estoy convencido más que nunca de que la única agenda de actuación que puede salvar a Estados Unidos y unir a nuestra nación no es la agenda del burro o el elefante (animales que simbolizan a los partidos demócrata y republicano), sino la agenda del Cordero, de rectitud y justicia”, dijo el presidente de NHCLC.

En esta línea, unida a lo expresado por Obama de buscar lo mejor  espera Rodríguez que el reelecto Presidente “reconozca la imagen de Dios en cada ser humano (antes y después de nacer), fortalezca a las familias, defienda la libertad religiosa, tanto en el país como a nivel internacional, que alivie a los necesitados, proteja la cultura y los valores judeo-cristianos, y promueva la prometida reforma migratoria”.

Rodríguez también expresa en el comunicado que “lo que más necesita Estados Unidos no es un movimiento político impulsado por los intereses puramente humanos, sino un movimiento profético que esté impulsado desde el espíritu de poder de la cruz”.

 Es hora de conciliar el mensaje de la justicia que predica Billy Graham con la marcha por la justicia del Dr. Martin Luther King . Es hora de centrarse, no en la izquierda o la derecha sino en el poder de Aquel que está en lo alto con el propósito de levantar lo que está caido”, concluyó Rodríguez.EEUU: líderes cristianos aprueban reforma a la ley de inmigración de Arizona

Fuentes: MundoCristianotv

Editado por: Protestante Digital 2012

Creative Commons

El conservador Justin Welby sustituye como líder de la iglesia de Inglaterra a Rowan Williams, de posiciones liberales

El hasta ahora obispo de Durham se opone a las uniones gais pero aprueba la ordenación de mujeres en el seno de la Iglesia anglicana

Justin Welby, nuevo líder de la Iglesia anglicana, aprueba el sacerdocio femenino.

Es un completo desconocido para el gran público pero su biografía llama enseguida la atención: Justin Welby, obispo de Durham (norte de Inglaterra), designado por el Gobierno británico como nuevo arzobispo de Canterbury, líder de la Iglesia de Inglaterra, puesto que asumirá el próximo enero, es un antiguo ejecutivo petrolífero, educado en Eton y Cambridge, que con poco más de 30 años colgó americana y corbata para ponerse los hábitos y abrazar el sacerdocio. Evangelista radical en lo litúrgico, es favorable a la ordenación de mujeres obispos pero mucho más conservador en lo que respecta al otro gran debate que divide a los anglicanos en el mundo: la cuestión homosexual.

Como señala el protocolo, la residencia oficial del primer ministro británico, David Cameron, el 10 de Downing Street, ha anunciado el nombre del nuevo arzobispo de Canterbury después de que le diese la aprobación final la reina Isabel II, gobernadora suprema de la Iglesia anglicana. Cameron debía aceptar a uno de los dos candidatos que le ha recomendado una comisión integrada por 16 obispos y laicos, miembros de la llamada Comisión de Candidaturas de la Corona (CNC, por sus siglas en inglés), que durante meses han evaluado los méritos de los aspirantes.

Nacido en Londres el 6 de enero de 1956, casado y padre de cinco hijos, el nuevo arzobispo de Canterbury, que tomará las riendas de la Iglesia Anglicana el 21 de marzo próximo, ha tenido una carrera meteórica y ha necesitado menos de un año al frente de un obispado parta ser nombrado sucesor del respetado pero en muchos aspectos fracasado antecesor, Rowan Williams, que hace ya algunos meses anunció que dejará el cargo en diciembre y que se marcha con su prestigio personal e intelectual intacto pero sin haber espantado el peligro de un cisma que afrontan los anglicanos en todo el mundo,divididos en torno al papel de las mujeres y de los sacerdotes homosexuales en la iglesia y en el mundo.

Frente a su antecesor Williams, de posiciones liberales, Welby, con una larga experiencia como ejecutivo en la industria petrolera, pertenece al ala conservadora de la cúpula anglicana y se opone a los matrimonios homosexuales en el seno de la Iglesia de Inglaterra, si bien apoya el sacerdocio femenino.

Welby no era ni mucho menos el favorito, pero parece haber contado con la ventaja de su buena prensa y de la escasa simpatía que despierta el muy ruidoso arzobispo de York, John Sentamu, siempre dispuesto a convertirse en noticia. El nombramiento, que se esperaba para finales de septiembre, se ha hecho esperar mucho más de lo que se vaticinaba. Quizás por la necesidad de contentar a todos los sectores, no solo en Inglaterra sino en el mundo anglicano en general. O más bien la conveniencia de no contentar del todo a nadie.

El candidato elegido parece cumplir esa condición. Su refinada educación –es el primer ex alumno de Eton que llega al arzobispado de Canterbury en 150 años– le puede hacer sospechoso a ojos de muchos, al igual que la primicia mundial de ser un líder religioso que ha pasado 11 años trabajando como ejecutivo de una compañía petrolífera antes de hacerse cura. Welby trabajó para Enterprise Oil Plc, y en particular en las exploraciones a la búsqueda de crudo en Nigeria, y llegó a ser tesorero del grupo.

Aunque era ya un hombre profundamente religioso y miembro laico de la muy evangélica iglesia de la Santísima Trinidad de Brompton, Londres, Welby empezó a sentir en la llamada de los hábitos como consecuencia de la tragedia de perder a una hija de siete meses en un accidente de tráfico en 1983. Dejó el lucrativo mundo de los hidrocarburos en 1987 y se graduó en teología en el Cranmer Hall en Durham, donde estudió entre 1989 y 1992. “Era incapaz de zafarme de la llamada de Dios. Fui llorando y dando patadas, pero no puede escapar a ella”, declaró en una entrevista en la revista económica Money Magazine.

Desde entonces se ha mostrado abiertamente crítico con los excesos del capitalismo y prácticas poco éticas de la banca y las empresas en general.

Su carrera religiosa fue meteórica. Tras sus primeros años de sacerdocio, en 2002 se convirtió en canónigo de la catedral de Coventry y codirector del Centro Internacional de Reconciliación, lo que le permitió conocer de primera mano los horrores de la guerra en África. Fue designado en 2007 deán de Liverpool y en noviembre de 2011 se convirtió en obispo de Durham, cargo que le ha permitido entrar en la cámara alta del Parlamento de Westminster como Lord espiritual (hay actualmente 26 de estos lores, procedentes de la jerarquía de la Iglesia de Inglaterra) y jugar un papel de mediador en torno a la controvertida cuestión del obispado femenino. En su primera rueda de prensa tras anunciarse su ascenso al arzobispado de Canterbury, Welby ha asegurado que dentro de 10 días votará a favor de la ordenación de mujeres obispo cuando el asunto a decisión del anglicanismo.

Mucho menos dispuesto está a apoyar el derecho de los sacerdotes homosexuales a cohabitar con sus parejas o acceder al obispado, a pesar de declarar: “No podemos tener trato con ningún tipo de homofobia en ningún lugar de la Iglesia. La Iglesia de Inglaterra es parte de la Iglesia mundial y tiene responsabilidades como consecuencia de esos vínculos. Lo que hace la Iglesia aquí tiene profundas consecuencias en otras Iglesias que están ya sufriendo mucho, como Nigeria”.

Los apostadores lo sabían

El arzobispo de Canterbury es elegido a partir de las propuestas que la llamada Real Comisión de Nombramientos presenta al primer ministro británico, quien a su vez la somete al veredicto final de la reina. En circunstancias normales, la comisión elige a dos candidatos y los presenta, por orden de preferencias, a Downing Street.

Lo normal también es que el primer ministro respete las preferencias de la comisión. Aunque pensar que el proceso es en realidad inverso y que la comisión hacer llegar las propuestas en el orden que quiere el primer ministro no va más allá de pecado bienal. La Real Comisión está compuesta por 16 miembros, entre los que hay obispos, sacerdotes y miembros laicos de la Iglesia de Inglaterra. Su función es buscar al candidato ideal y llegar a una lista corta que acaba reduciéndose a los dos candidatos sometidos al primer ministro.

En esta ocasión ha habido algunas sospechas sobre el proceso. Primero, porque se ha tardado bastante más de un mes en lograr el consenso. Y, segundo, porque la prensa ha sabido quién iba a ser el arzobispo cuando las casas de apuestas han dejado de aceptar apuestas a favor de Justin Welby: de repente, gente que no le tenía siquiera en cuenta ha empezado a presentar considerables apuestas a su favor. Señal de que tenían información de primera mano sobre el candidato que encabezaba la lista de la comisión.

 

http://sociedad.elpais.com


Comienza la legislatura con más hispanos en los senados y cámaras estatales del país

 Washington
El portavoz de la Cámara de Representantes, John Boehner, durante sus declaraciones en el Capitolio este viernes. / ALLISON SHELLEY (AFP)

Varios líderes del Partido republicano han defendido en los últimos días que la reforma del sistema de inmigración es una de las prioridades de la próxima legislatura. Este cambio de rumbo en uno de los pilares de la política republicana de los últimos años es la primera muestra de que el partido se ve abocado a una nueva dirección para garantizar el apoyo de la población en el futuro.

“Necesitamos una estrategia de sentido común que garantice la seguridad en nuestras fronteras, refuerce nuestras leyes y arregle el fallido sistema de inmigración”, afirmó este viernes John Boehner, portavoz de la Cámara de Representantes. El líder republicano reconoció que ambos partidos quieren encontrar una solución y, sin entrar en detalles sobre lo que están dispuestos a negociar, defendió que es responsabilidad de Obama asumir el liderazgo en este ámbito.

Es la primera vez que el Partido Republicano muestra una actitud conciliadora en materia de inmigración. La ley de Arizona, aprobada en 2010, inauguró una fase en la que los republicanos cortejaron al ala más conservadora de su electorado con normativas anti inmigrantes. La victoria en las legislativas de aquel año, cuando recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes, extendió esa estrategia hasta la campaña electoral de 2012, cuando su candidato, Mitt Romney, defendió que Arizona era un ejemplo para toda la nación y que las autodeportaciones de indocumentados eran una solución viable a la inmigración ilegal.

Confío en que el presidente, yo mismo y el resto de legisladores podemos encontrar puntos de acuerdo para resolver este asunto de una vez por todas”

El martes demostró lo errado de esa estrategia. La mitad del electorado hispano participó en las elecciones, representando al 10% de los votantes -un 1% más que en 2008-, y tres de cada cuatro votaron por la reelección del presidente. También eligieron a 70 senadores hispanos en 36 cámaras estatales. Los hispanos utilizaron las urnas para trasladar a Obama y a la oposición republicana que quieren la reforma migratoria que ya se les prometió en 2008. Y los republicanos solo han tardado apenas 48 horas en reaccionar. Boehner aseguró el jueves en una entrevista con ABC que el debate sobre inmigración “ha durado demasiado tiempo”. “Confío en que el presidente, yo mismo y el resto de legisladores podemos encontrar puntos de acuerdo para resolver este asunto de una vez por todas”, afirmó, exigiendo a Obama que tome la iniciativa.

En este sentido, el presidente puede argumentar que llega con los deberes hechos. Durante su primer mandato, firmó un presupuesto histórico de 600 millones de dólares para el envío de miles de efectivos a la frontera. También batió otro récord. Con casi un millón y medio de deportaciones en cuatro años -George Bush deportó a dos millones en el doble de tiempo-, Obama presume de haber expulsado a aquellos indocumentados que habían violado las leyes estadounidenses, tal y como exigían los republicanos.

Aquellos que criticaron la supuesta debilidad de Obama en este ámbito empiezan a sumarse al argumento de Boehner. “El problema no puede continuar. A mí me parece muy simple de arreglar. Creo que primero se debe controlar la frontera. Después creas una vía para que los indocumentados que ya están aquí consigan la ciudadanía -no les dices que tienen que irse a casa”, afirmó Sean Hannity, presentador de la cadena conservadora FOX News y uno de los mayores críticos con la política del presidente. El locutor acababa de dar alas a los legisladores republicanos para negociar con Obama, al afirmar que su visión ha “evolucionado” porque se puede deportar a aquellos indocumentados que tienen antecedentes criminales.

El cambio de opinión de los republicanos ha sido calificado como un “progreso” por el senador demócrata y presidente del Comité de Inmigración, Chuck Schumer. Hace solo unos meses, Boehner rechazó votar una propuesta de la ley de inmigración para estudiantes indocumentados planteada por Marco Rubio, estrella hispana de su propio partido. Por parte de los demócratas, el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, prometió aprobar una nueva legislación y afirmó que la oposición republicana asumiría sus propios riesgos en el caso de bloquearla.

Incluso el sheriff de Arizona Joe Arpaio, enfrentado con los hispanos por la dureza de sus medidas antiinmigrantes, ha ofrecido esta semana establecer una línea de comunicación con la comunidad para “explicarles lo que hacemos y mejorar las relaciones”. Arpaio acaba de ser reelegido en el condado de Maricopa del que es responsable, pero ha sido en estas elecciones cuando, por primera vez, un candidato aupado por los hispanos amenazó con quitarle el puesto.

La reforma migratoria cuenta desde hace varios años con el apoyo de varias coaliciones de empresarios, líderes religiosos y responsables de las fuerzas de seguridad que han abogado por modernizar el sistema de inmigración para que responda a las necesidades económicas y laborales del país. Sin embargo, la falta de acuerdo sobre la regularización de los 11 millones de indocumentados que viven en el país ha impedido siquiera que ninguna de las dos partes llegue a presentar un proyecto de ley que aborde el problema.

 

http://internacional.elpais.com