Archivos para enero 9, 2013


Por primera vez

Efe | Washington

La Catedral Nacional de Washington, una de las más grandes del mundo y escenario de ceremonias en honor de los presidentes de EEUU, empezará pronto a oficiar casamientos de personas del mismo sexo, según ha anunciado el templo.

La catedral, cuyo nombre oficial es San Pedro y San Pablo, es la sede de la Iglesia Episcopal en Estados Unidos y la sexta catedral más grande del mundo.

En ella se han realizado funerales de presidentes y el próximo día 22 acogerá el servicio de oración con motivo de la investidura como presidente de Barack Obama en la inauguración de su segundo mandato.

El Distrito Federal, que es sede del gobierno federal de EEUU, y el Estado de Maryland que lo colinda al norte, han reconocido la legalidad de las uniones de personas del mismo sexo, y la obispo de la diócesis episcopal de Washington, Mariann Edgard Budde, aprobó en diciembre la inclusión de esas parejas en la definición de matrimonio.

Más de medio millón de personas visitan cada año esa catedral, la segunda más grande de estilo gótico en América.

La Iglesia Episcopal, que es una congregación pequeña pero muy prominente entre los cristianos de EEUU, ha postulado la igualdad de derechos para los homosexuales por mucho tiempo, pero el decano de la catedral, Gary Hall, comentó que “significa algo más el que digamos ‘lo vamos a hacer en este espacio tan visible donde oramos por los presidentes y tenemos los funerales de nuestros dirigentes'”.

“Este espacio espiritual nacional es ahora un sitio donde las personas homosexuales, bisexuales y transexuales pueden venir y casarse”, dijo Hall al diario ‘The Washington Post’.

Publicidad

 

http://www.elmundo.es/


Por: Ana Lorite Gómez|

“Hoy he borrado el número de mi casa y el nombre de la calle donde vivo. He cambiado la dirección de todos los caminos. Si queréis encontrarme ahora llamad a cualquier puerta de cualquier calle en cualquier ciudad en cualquier parte del mundo. Esta maldición, esta bendición: dondequiera que encontréis la libertad, allí tengo mi morada.”

Amrita Pritam (1919-2005)

Mujeres

Las políticas que promueven la igualdad de género, las garantías contra la violencia y la explotación, y el acceso al sistema de salud convierten a Canadá en el mejor lugar entre los países del Grupo de los 20 (G-20) para ser mujer. Por el contrario, el matrimonio infantil y la esclavitud hacen de India el peor.

Junto a Canadá, Alemania, Reino Unido, Australia y Francia ocupan los primeros cinco puestos de un rankingelaborado por 370 especialistas en políticas de género, dirigido por Trustlaw,  una red pro bono (para el bien público) de la Thomson Reuters Foundation que pone en contacto a los mejores juristas del mundo con ONG o entidades sociales que requieran asesoría legal, con un canal de noticias sobre corrupción, gobernanza y derechos de las mujeres.

Estados Unidos ocupa el sexto puesto de la escala debido a cuestiones como los derechos reproductivos y el acceso al sistema de salud. Al otro lado de la clasificación, Arabia Saudí -donde las mujeres tienen acceso a la educación pero se les prohíbe conducir o han obtenido el derecho al voto hace apenas un año- ocupa el penúltimo puesto, inmediatamente después de India y seguido de Indonesia, Sudáfrica y México.

Comparemos algunos datos: en Canadá, el 62% de los graduados universitarios, en Reino Unido, el 22,3% de los jueces y en Australia, el 35,9% de los parlamentarios son mujeres. Sin embargo, a medida que la escala desciende los datos dejan de ser positivos: en Argentina, que ocupa el puesto número nueve de la clasificación, se realizan 500.000 abortos clandestinos al año; en Brasil, que ocupa el undécimo, se estima que 250.000 niñas se dedican a la prostitución; En Turquía, el duocécimo, 3,8 millones de mujeres son analfabetas; en Rusia, con el número 14 de la clasificación, 14.000 mujeres mueren al año por violencia doméstica; en Sudáfrica (16) se informó de 66.196 agresiones sexuales entre 2010 y 2011; o en Indonesia (17), el 90% de las mujeres dicen sufrir acoso sexual en sus puestos de trabajo.

El informe, que se publicó el pasado mes de junio antes de la cumbre del G-20 en México, muestra que el panorama de las mujeres en muchos países del mundo continúa siendo sombrío, a pesar de la introducción de leyes y tratados sobre sus derechos. Trustlaw encuestó a expertos en políticas de género, profesionales de la salud, académicos y periodistas sobre cuestiones como la calidad de la sanidad, la violencia, participación en política, oportunidades laborales, acceso a la educación y a los derechos de la propiedad, trata de personas y esclavitud en los 19 países que componen el G-20 (la UE que es miembro de la organización como grupo económico no fue incluida). Respondieron a la encuesta expertos de 63 países de los cinco continentes, incluidos miembros de Naciones Unidas y otros organismos y ONG internacionales.

En India, el peor lugar de los países del G-20 para nacer mujer, donde la reciente violación y muerte de una joven estudiante ha conmocionado al país, el 44,5% de las mujeres son desposadas antes de los 18 años. “Las mujeres y las niñas siguen siendo vendidas como bienes, desposadas a los 10 años, quemadas vivas por las disputas relacionadas con la dote y explotadas ​​como mano de obra esclava doméstica”, afirma en el informe Rehman Gulshun, asesor de Save the Children en Reino Unido.

“Es un milagro que una mujer sobreviva en India. Incluso antes de nacer corre peligro de ser abortada debido a nuestra obsesión por los hijos varones”, declara Shemeer Padinzjharedil, que dirige Maps4aid.com, un sitio web que acoge  mapas y documentos de los crímenes contra las mujeres en el país asiático. “Cuando es niña, se enfrenta al abuso, la violación y el matrimonio precoz, e incluso cuando se casa, puede ser asesinada por la dote. Y si sobrevive a todo esto, como viuda, será discriminada y no tendrá ningún derecho sobre la herencia o la propiedad”.

Según el informe de Trustlaw, los derechos de la mujer sonparticularmente vulnerados en México, país con una extendida tradición machista, altas tasas de violencia física y sexual y grandes bolsas de pobreza, donde el acceso a los servicios de salud no son mejores que en algunos países de África. Unas 300 mujeres fueron asesinadas con total impunidad en 2011 en Ciudad Juárez, en crímenes relacionados con el narcotráfico.

Según los expertos que han participado en la elaboración de esta clasificación, es más importante que nunca proteger las libertades de las mujeres en un momento de agitación política en varias partes del mundo.  Los países que no protegen a sus mujeres sufren las consecuencias sociales y económicas a largo plazo. Con políticas globales e informes de este tipo quizás algún día los adolescentes indios dejen de creer que es correcto pegar a una mujer.

 

http://blogs.elpais.com


Los obispos despiden al experto principal y este les acusa de obstaculizar su trabajo

Berlín
El obispo de Tréveris, Stephan Ackermann, al presentar en 2010 la línea de ayuda a víctimas de abuso. / johannes eisele (reuters)

Ha fracasado el proyecto para esclarecer los abusos sexuales a niños y menores en instituciones de la Iglesia católica en Alemania. El obispo de Tréveris, Stephan Ackermann, encargado por la Iglesia de responder al grave escándalo de abusos y encubrimiento sistemático que sacude a la institución desde 2010, explicó el miércoles que “se ha roto la confianza en el jefe del proyecto de investigación”. Se trata del criminólogo Christian Pfeiffer, quien por su parte acusa a los obispos de inmiscuirse en el desarrollo de sus pesquisas. La Conferencia Episcopal alemana comunicó que aspira a “proseguir con los análisis junto a otro colaborador” que sustituya a Pfeiffer, que dirige el Instituto de Investigación Criminológica de Baja Sajonia (KFN). Se espera una decisión definitiva para finales de semana. De momento, y según Pfeiffer, el plan anunciado por los obispos alemanes a bombo y platillo en 2011 como acto de contrición y promesa de enmienda ha encallado “en el afán de censura y control” de la Iglesia católica.

El obispo Ackermann no especificó los problemas que arruinaron su relación con los investigadores de Pfeiffer, pero aludió a su “conducta de comunicación”. El criminólogo explica que, tras una “buena colaboración inicial”, su trabajo tropezó con dificultades serias en la archidiócesis de Múnich-Freising (Frisinga). La Iglesia solicitaba sus textos para revisarlos antes de su publicación. Pfeiffer protestó contra este imprimatur eclesiástico. Según aclara, “una parte de la Iglesia temía posibles daños a su reputación”. Los más dispuestos a colaborar con los investigadores, como el propio Ackermann, fueron perdiendo peso en la disputa hasta que primaron los “elementos más miedosos y obsesionados por la controversia”. Pfeiffer dice que le presentaron “cambios en el contrato [de investigación firmado en 2011] que no se pueden aceptar de ninguna manera”. Resume que “miembros aislados de la Iglesia se impusieron sobre el resto” hasta acabar con el trabajo conjunto.

En una entrevista emitida el hoy por la televisión pública, Pfeiffer expresó sus sospechas de que “no querían que viera el contenido de algunos expedientes que desvelan errores masivos de la Iglesia”. Por ejemplo, casos en los que “un cura obtenía un nuevo destino” pese a estar implicado en abusos sexuales a menores. Además, sostiene que diversas diócesis han destruido documentos sobre casos de pederastia en colegios y otras instituciones católicas. La Iglesia niega todo esto y alega necesidades de “protección de datos”. En una entrevista que publicará mañana el diario de Múnich Süddeutsche Zeitung, la ministra de Justicia, la liberal Sabine Leutheusser-Schnarrenberger (FDP), defiende al Instituto de Pfeiffer como “una de las principales instituciones para esclarecer científicamente” delitos cometidos en Alemania desde 1945.

Sus críticos exteriores y organizaciones de base como Somos Iglesia acusan a la jerarquía católica de haber encubierto y disimulado muchos delitos sexuales cometidos en sus instituciones. El proyecto ahora paralizado trataba de esclarecer los abusos a menores perpetrados por clérigos o empleados de la Iglesia entre 1950 y 1980.

En 2010 había saltado a las portadas de los diarios alemanes el escándalo del internado berlinés Canisius-Kolleg, de los jesuitas. Siguió una avalancha de nuevas revelaciones, acusaciones y controversias por todo el país. Todo ello desencadenó una oleada de apostasías, que en 2010 aumentaron un 40% respecto al año anterior y que llegaron a las decenas de miles.

El Dinero y la democracia

Publicado: enero 9, 2013 en Sociedad

Juan Stam

White-House-Time-Magazine-Cover---55538

El Dinero y la democracia

¿Se venden puestos y poder político?

 

Es famoso el dicho del autor estadounidense Mark Twain: “Nosotros tenemos el mejor gobierno que el dinero puede comprar” (“We have the best government money can buy”).

La portada de la revista TIME para el 13 de agosto del presente año (2012) mostraba la Casa Blanca de Washington, residencia del presidente de los Estados Unidos, con un gran rótulo en frente que decía, “SE VENDE; pedimos $2.5 mil millones de dólares”.

En nuestro vecino del norte acaba de terminar la campaña política más costosa de toda la historia humana. El gasto total de todas las campañas (presidenciales, estatales etc), de ambos partidos, pasó de 6 mil millones de dólares. En las elecciones anteriores, en 2008, Barak Obama fue el primer candidato en la historia estadounidense en gastar más de mil millones de dólares (un billón de dólares, en inglés) en su campaña presidencial.[1] Ahora, en 2012, cada candidato superó el doble de esa suma y el costo total era más que seis veces el total de 2008. Según Peter Singer, profesor de filosofía y ética de la Universidad de Princeton, una suma muchísimo menor, de $200 millones (no miles de millones) hubiera sido suficiente para informar al electorado sobre los proyectos y programas de los candidatos (“Las elecciones defectuosas de los Estados Unidos”, La Nación, San José, 17 nov. 2012)

 

En el mismo artículo, Singer señala que gran parte de esta gastadera se dedicó al pago de propaganda negativa que atacaba visceralmente al contrincante. La revista TIME, citando al Annenberg Public Policy Center, calcula que del “dinero oscuro” (pagos cuyas fuentes no son identificadas), 90% se dedicó a dichos ataques negativos personales, y que de esos un 26% era engañoso. Además, como señala Singer, toda esa guerra propagandística resultó contraproducente, porque las acusaciones tendían a cancelarse recíprocamente y porque un amplio sector de la población perdió el interés en ese bombardeo exagerado de propaganda. “La sobredosis mató al paciente”, la propaganda quedó neutralizada. Ese pecaminoso despilfarro benefició, como señala Singer, sólo a los asesores políticos, a las agencias de publicidad y sobre todo a los medios de comunicación masiva, especialmente las grandes empresas de televisión.

Este salto astronómico de lo gastado en las recién terminadas campañas no ocurrió por generación espontánea ni fue pura casualidad. Más bien, se debe en gran parte a unas decisiones de la Corte Suprema, especialmente en el caso de “Citizens United vs.Federal Election Commission” emitida en enero de 2010. Antes de dicho veredicto judicial, hubo topes estrictos para las contribuciones políticas: de un individuo, máximo de $2.500, de un PAC (Comité de Acción Política) un tope de $5.000, etc. La decisión de la Corte Suprema declaró que las corporaciones son “personas”, que el dinero es lenguaje (“speech”) y que por eso la libertad para hablar (“freedom of speech”) que garantiza la Constitución estadounidense incluye el derecho de las grandes empresas de financiar, sin límite alguno, las campañas políticas de los partidos que más favorecen a sus intereses. Con eso la Corte Suprema llevó a sus últimas conclusiones la radical desregulación introducida por Ronald Reagan y promovido por el neoliberalismo. La única condición que se mantuvo fue la de dar a conocer la identidad de los y las donantes.

Ya que algunas personas y corporaciones no querían que sus clientes o accionistas, o el público en general, supieran de sus donaciones políticas, encontraron otras trampas para evadir la ley. Lo principal era la de incorporarse bajo la cláusula 501(c)(4) del código de impuestos en calidad de organización no-lucrativa, libre de impuestos, con fines de bienestar social. Con el truco de clasificar su propaganda como “educativa” pueden donar la cantidad de dólares que quieren, sin tope y sin tener que dar los nombres de los donantes. A esto se le llama “dinero oscuro”, de fuente no identificada.

Sin perder tiempo, en el mismo año 2010, las poderosas corporaciones y los super-pudientes multi-millonarios de los Estados Unidos comenzaron a intervenir masivamente en los procesos políticos de la nación, en una orgía de contribuciones de todo tipo y cantidad.[2] En el mismo año la Cámara de Comercio contribuyó $33 millones de dólares a la causa republicana. En 2011 Fuerza Eléctrica Americana (AEP en inglés) hizo donaciones que sumaban más de $1 millón y Aetna, el gigante del negocio de los seguros, contribuyó $4.5 millones. El Political Action Committee del pre-candidato Mitt Romney amasó la increíble suma de $36.8 millones, y de los demás aspirantes republicanos (Gingrich, Paul,. Santorum) entre $13 y $7 millones. En toda la larga campaña, el magnate de casinos, Sheldon Adelson, donó $53 millones para candidatos del partido republicano.

`Lejos de limitarse al país del norte, la compraventa de elecciones es una vieja tradición en América Latina. Su forma más común es el clientelismo, que ofrece al “cliente” (el votante) pequeños regalos (un almuezo, un dólar. un bono para una casa o un préstamo) o a veces algún puesto o un empleo en el nuevo gobierno. El desarrollo de la industria televisiva ha cambiado cualitativamente los procesos electorales, ya que los partidos oficialistas y oligárquicos pueden pagar en propaganda diez o veinte veces más que la oposición. Además, hace años algunos partidos conservadores de América Latina han traído asesores de los EUA, mayormente del Partido Republicano. En los últimos años, el asesor de preferencia, para los que pueden pagar sus honorarios, es el español Antonio Solá Reche, quien manejó con éxito las campañas de José María Aznar y Mariano Rajoy en España, Felipe Calderón en México, Otto Pérez Molina en Guatemala, Michel Martelli en República Dominicana, y otros. Ahora lo ha contratado Rodrigo Arias Sánchez de Costa Rica como su “asesor de imagen” para “”reposicionar su nombre en el imaginario político del país” (La Nación 18 marzo 2012). Según las noticias, esta “ciriguía plástica” le está costando la suma de $25 mil mensuales. El Señor Solá se especializa en “propaganda negativa” que, según analistas, manipula el miedo y los odios sociales para promover políticas de mano fuerte. Utiliza el rumor, la desinformación, la demonización y hasta la calumnia.  Y cobra bien caro por sus servicios.

Igual que estos asesores. los medios de comunicación, especialmente las televisivas, buscan lucrar en grande de los procesos electorales. Poco se les ocurre buscar el bien del país pero no tienen pena en cobrar precios exorbitantes aun para trasmitir la propaganda más dañina. Lo que más les importa — casi lo único — es sus propias ganancias. En diciembre de 2011 el jefe de la cadena CBN (Christian Broadcasting Network, de Pat Robertson) dijo a una conferencia de inversionistas, “Va a haber un montón de dinero gastado en las elecciones. No digo que eso sea lo mejor para el país, pero no será nada malo para nuestra corporación”. Esas actitudes, en medio de una gravísima crisis de desempleo y pobreza en la nación más rica del mundo, son simplemente obscenas.

Es cierto que quien gasta más no es necesariamente quien gana la elección, y quien gasta menos no necesariamente pierde. Pero este sistema de financiar las elecciones, con megadonaciones de millonarios y grandes corporaciones (nacionales y extranjeras), siempre distorsiona no sólo el proceso electoral sino también toda la política post-electoral, a veces de manera no esperada. Esta paradoja se ve en el triunfo de Barak Obama sobre Mitt Romney. En la pre-campaña Romney gastó más que el doble de Newt Gingrich y tuvo aun mayor ventaja sobre los demás rivales, y ganó la candidatura. Pero Romney no era un buen candidato y cometió serios errores, y lo derrotó Obama. Lo mismo pasó con algunos de las otras contiendas electorales (Senado, Cámara, gobernadores etc).  Sin quererlo, en una gran medida los magnates republicanos ayudaron a financiar una importante victoria demócrata por haber puesto a Romney de candidato..

Las elecciones no son sinónimo de democracia ni por sí solas constituyen una democracia.. Tampoco es democracia la plutocracia, el control del gobierno por los ricos. Es fundamental la cuestión de poder. Un gobierno es democrático en la medida en que todos sus ciudadanos y ciudadanas tienen igual acceso al poder e igual oportunidad bajo la ley.

Bien se ha definido la democracia como “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

La plutocracia es diferente, es gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos.

La peor forma de plutocracia: “El gobierno de las corporaciones, por las corporaciones y para las corporaciones”

No nos conformemos con las seudo-democracias que existen hoy. ¡Soñemos, oremos y luchemos para que nazca una verdadera democracia: igualitaria, popular y participativa!


[1] La financiación de la campaña de Barak Obama en 2008 fue mayormente de pequeños aportes, muchos por medio del Internet. La legislación de la época, como veremos en seguida, controlaba estrictamente los donativos grandes.

[2] Aun antes de Citizens United la política de EUA estaba muy mercantilizado, especialmente por el sistema de cabildeo, con muy altos sueldos para los agentes de dicha intervención.


Juan Simarro Fernández

Y se escandalizaban de Él (XIV)

48276_N_19-12-11-23-25-47No debemos convertir el cristianismo en una religión cómoda que a nadie interpela en forma de reto y de servicio, que a nadie ofende ni cuestiona.

 

Cuando titulo esta reflexión como “Cristianos sosos, iglesias son luz”, tampoco es mi propósito hacer una crítica a la iglesia y al pueblo cristiano en general, sino hacer una reflexión sobre la vida desalada que, a veces, podemos llevar los creyentes dejando al mundo sin sabor, sin luz.
Creo que la reflexión merece la pena. Espero que no os escandalicéis ni de las palabras de Jesús ni de esta reflexión. Jesús nos tuvo que decir: “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada”… Vosotros sois la luz del mundo… No se enciende una luz y se pone debajo de un celemín… para que vean vuestras buenas obras…”.  Mateo 5:13-16 .
En todo caso, sin pretender ninguna crítica que escandalice, sería una crítica a la vivencia del cristianismo de forma no comprometida, light, sosa, cómoda… irresponsable, para llevar a una reflexión en búsqueda de un compromiso lleno de sabor, de luz, de fuerza… de gracia . No debemos convertir el cristianismo en una religión cómoda que a nadie interpela en forma de reto y de servicio, que a nadie ofende ni cuestiona.
Cuando no vivimos en profundidad y con coherencia la projimidad, el servicio, el compromiso con el mundo, con los valores del reino y con la radicalidad de las enseñanzas de Jesús, convertimos nuestra vivencia de la espiritualidad cristiana en algo insaboro, inodoro, lleno de indiferencia, irresponsablemente cómodo y falto de compromiso… no hay sal, no hay luz. Nos convertimos en un grupo que intenta mirar al cielo o que nos miramos a nosotros mismos, pero un grupo al que le falta sal, especies, picante… vida.
Cuando esto es así, nuestra presencia cristiana en el mundo, sólo sirve para que nos pisoteen como algo vano y sin valor, que nos echen a los contenedores de la basura porque hemos perdido todo principio que nos motiva a la vivencia de una vida cristiana que da sal y luz al mundo.
Así, cuando somos cristianos sosos o iglesias sin luz, podemos hablar desde el pesebre hasta la cruz, haciéndonos cómodos rincones para adormilarnos al olor de los animales o de las imágenes de lo que llamamos un belén, o para recostarnos buscando goces insolidarios en los brazos de la cruz. Todo nos sirve para sestear e intentar vivir goces insolidarios que son vanos y que no sirven para nada. Vapores adormideros de conciencias.  Búsquedas de seguridades que huelen a insolidaridad y egoísmo pernicioso. Vapores religiosos que no nos comprometen, como nos pide la definición bíblica de religión, ni con los huérfanos, ni con las viudas, ni con ningún otro colectivo sufriente del mundo.
Es entonces cuando hemos caído en la sosería, en lo insípido, en lo no motivante ni liberador para el mundo. Estamos metidos debajo del almud, del celemín, de las cuatro paredes de la iglesia sin que la luz y la sal lleguen al mundo que nos necesita.
Cuando perdemos el contacto con el mundo y nuestra vivencia del cristianismo transmite vaciedad y oscuridad, hemos perdido el contacto con el Dios de la vida , con el Dios que es luz y sal para el mundo. Hemos perdido el reflejo que de lo divino debe haber en los seguidores de Jesús.
Cuando no somos sal y luz, cuando hemos dejado de hacer del cristianismo vida que esparce sal y luz por el mundo, es cuando convertimos la vivencia de lo espiritual en ritual, en doctrinas y tradiciones que no nos hacen caminar por el mundo como “vivos entre los muertos”, no andamos como vivos que van salando el mundo, vivos que son una ráfaga permanente de luz. Caminamos como cadáveres que han perdido la esencia de la vida cristiana, el sabor y la luminosidad. Somos cuerpos opacos que caminamos por el mundo ante la indiferencia de todos.
Cuando no vamos esparciendo sal y luz, ya no somos testigos del Evangelio . Hacemos para nosotros mismos un evangelio de autoconsumo que no nos reta ni nos convierte en las manos y los pies del Señor que se mueven en medio de un mundo de dolor esparciendo la sal y la luz que debe convertirse en el consuelo, la práctica de la misericordia, la acción social cristiana comprometida con los débiles del mundo, los estilos de vida y las prioridades en la línea de los ejemplos que nos dejó Jesús.
Cuando vivimos un cristianismo inoperante que no esparce ni la sal ni la luz que el mundo necesita, estamos convirtiendo nuestra fe en algo mortecino, que no actúa, que no tiene obras… las obras de la fe, las obras del amor. Es por eso que el texto concluye que debemos ser sal y luz para que se puedan ver nuestras buenas obras, nuestros hechos, nuestros compromisos prácticos de ayuda solidaria a los sufrientes del mundo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos”.
Los cristianos que huyen de lo insípido, de lo soso, de lo inoperante, no tienen más remedio que vivir su fe de forma que ésta actúe a través del amor . El Apóstol Pablo, que lo vemos como el defensor de la salvación por fe, y es cierto, tiene que darnos esta frase que convierte la fe en algo activo, operativo, con obras, actuando a través del amor… las obras de la fe: Lo importante es “la fe que actúa por el amor”. Las obras que hacen que los cristianos puedan ser sal y luz, un fermento de compromiso que puede liberar al mundo, que lo puede cambiar, que puede acercar a todos sus rincones los valores del reino que son valores solidarios, restauradores de los sufrientes del mundo y que trae a la luz a aquellos que han sido relegados a los últimos lugares de forma inmisericorde.
Es entonces cuando ya no vamos a buscar el rincón cómodo o romántico del pesebre, ni vamos a sestear más acurrucados en los brazos de la cruz. Tanto el pesebre como la cruz van a ser nuestra fuerza, lo que nos impulsa a salir al mundo para sazonarlo con el sabor de la sal e iluminarlo con la lumbre de la vida . Cuando miramos con compromiso hacia el pesebre o hacia la cruz, es cuando nos damos cuenta que nos queda un camino estrecho que recorrer siguiendo al maestro. Es cuando nos haremos testigos vivientes y visibles de Cristo, fuerza divina humanizadora, liberadora, solidaria… Se necesita más sal, sal de la tierra y luz del mundo, para dejar de sestear y que mundo pueda ver nuestras buenas obras… Si no, ¿cómo van a glorificar a Dios?

Autores:Juan Simarro Fernández

©Protestante Digital 2013

Creative Commons

El paraíso perdido de Gauguin

Publicado: enero 9, 2013 en Cultura

José de Segovia Barrón

El paraíso perdido de Gauguin
No hay duda de que Gauguin no era ni santo, ni un héroe. Como muchos creadores, no tuvo una vida particularmente digna, pero buscó el paraíso sin descanso.

 

¿No está el paraíso siempre perdido? El lugar que anhelamos y nunca encontramos, nos parece que si existiera en alguna parte, ya no sería el Paraíso, porque nosotros mismos lo echaríamos a perder. A pesar de todo, lo seguimos buscando, como Gauguin. Su Viaje a lo exótico  es objeto de una interesante exposición, que ahora acaba en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.
El año 2004 se presentó en estas mismas salas una muestra sobre este pintor y los orígenes del simbolismo, que abarcaba la primera etapa de su creación y sus viajes, antes de su huida definitiva. La nueva exhibición –que ha hecho Paloma Alarcó, como comisaria– está a la altura de los mejores museos del mundo. Se ocupa de la breve estancia del artista en Panamá y Martinica entre 1886 y 1887, sus viajes a la Polinesia de 1891 a 1893, así como su estancia final, desde 1895 hasta su muerte en 1903. ¿Encontró allí Gauguin el paraíso?
Como dice la interesante biografía de Leonard Sweetman –agotada en inglés, pero disponible en español, por la traducción que publicó Paidós en 1998, Biografía de un salvaje –, “todos creemos saber quién es Gauguin, pero, ¿qué es en realidad lo que sabemos de él? Para muchos continúa representando el sueño más seductor del arte occidental: el agente de bolsa francés que abandonó a su familia y su carrera, viajó a los confines de la tierra, en busca de un Edén tropical y, al final, lo inmortalizó en algunos de los lienzos más hermosos de nuestra época. Pero hay también voces que se han levantado para enfrentarse al mito, que hablan de excentricidades sin límite, sífilis y explotación colonial.”
Se ha creado toda una mitología en torno al artista , de la que todavía se alimentan autores como el Premio Nobel, Mario Vargas Llosa. Según su novela, El paraíso en la otra esquina (2003), Gauguin era un rebelde, como su abuela, Flora Tristán. Buscaba un mundo primitivo y salvaje, no contaminado por las convenciones sociales, donde poder recuperar su energía y revigorizar su arte. La realidad fue algo diferente, ya que el día que toma el velero Océanien en Marsella en 1891, lo que estaba haciendo es abandonar a su familia. Puesto que al embarcarse a los mares del sur, dejaba a sus cinco hijos y a su esposa, la danesa Mette Gad.
LA FAMILIA DEL PASTOR Se dice siempre que el pintor estaba harto de Europa, donde todo estaba podrido, y había un arte cada vez más superficial e insustancial. Vargas Llosa dice que “era un próspero burgués”, que “vivía en un barrio elegante, sin privarse de nada”. La verdad es que estaba arruinado y cansado de la vida familiar. No es la primera vez que huía de todo compromiso, como hizo cuando se fue a vivir con Van Gogh en una casa del sur de Francia, pero su convivencia se acabó convirtiendo entonces en un infierno.
La esposa de Gauguin era hija de un pastor luterano de Copenhague. Tras una boda civil, tienen una vida cómoda con él trabajando en una agencia de cambio, hasta que las expectativas de la esposa se vienen abajo cuando él intenta vivir del arte. Llenos de deudas, se trasladan a Dinamarca, para tener el apoyo de la familia. Aunque encuentra un empleo, la relación matrimonial es cada vez mas complicada . Gauguin aborrece el país, su clima, sus costumbres y la rígida piedad protestante. Su separación se hace inevitable. En 1885, el pintor regresa a París, donde lleva una vida bohemia , pero mantiene la relación con su familia. Tiene un especial afecto por su hija Aline.
Gauguin nunca se divorció. Mantuvo un matrimonio de conveniencia, teniendo relación con varias mujeres, sin mucho sentimiento. Nancy Mowll Mathews le describe como un “oportunista sexual” en su Vida erótica –publicada por la Universidad de Yale, el año 2001–. Eso explica por qué, cuando Vargas Llosa va con su hija a buscar sus huellas en Tahití y Atuona, le sorprende la antipatía que despierta el artista : “muchas personas, jóvenes sobre todo, le reprochaban de haber abusado de las nativas pese a saber muy bien que la sífilis que padecía era contagiosa y haber actuado con sus amantes indígenas haciendo gala de un innoble machismo.”
LAS HUELLAS DEL SALVAJE

No hay duda de que Gauguin no era ni santo, ni un héroe. Como muchos creadores, no tuvo una vida particularmente digna, pero buscó el paraíso sin descanso. Se sentía extranjero en todas partes. Recordemos que vivió de niño en Perú, recorrió el mundo como marino mercante y trabajó como peón en el primer Canal del Panamá.

Aunque se veía a sí mismo como un salvaje, lo que encuentra en Polinesia ya no es la Oceanía paradisíaca que conoció el capitán Cook, sino una colonia francesa con la cultura de finales del siglo XIX. Como el paraíso no existe, tiene que inventarlo.
Poco quedaba de la cultura maorí que el pintor iba buscando. Su objetivo será entonces reconstruir el Tahití de sus sueños . Cuadros como Mata mua (1892) –que significa Érase una vez –,nos muestran escenas pastorales, envueltas en la naturaleza exuberante de una isla, que evocan un tiempo añorado como la arcadia.
Su Matamoe (1892)–que él traduce como Muerte, aunque su sentido correcto en canaco es Ojos dormidos –, nos muestra una de sus pocas figuras masculinas, pero el hombre sujeta un hacha, dispuesto a golpear un tronco, en medio de un paraíso lleno de vida y calma.
En 1901 deja Tahití y se instala en su último refugio en las Islas Marquesas, donde muere dos años más tarde, cuando va a cumplir 55 años . Su último cuadro es un paisaje de Bretaña en invierno, que pinta rodeado de reproducciones de artistas como Rafael o Durero.
Abandonado por sus jóvenes amantes, con una pierna rota, enfermo de sífilis y consumido por el alcohol, Gauguin no puede ya volver a París, como quería, ya que su marchante le dice que es mejor para las ventas que se quede en aquellos parajes exóticos, donde acabará siendo víctima de su propia leyenda. Afectado por la muerte de uno de sus hijos, piensa ya en el suicidio y tras un intento fallido de morir envenenado, fallece de lo que parece un ataque de corazón, solo y desesperado.
LEJOS DEL EDÉN Un siglo después de su muerte, su mesianismo utópico nos continúa atrayendo y fascinando. La explosión de colorido de sus lienzos nos muestra un paraíso que se nos antoja parcialmente intacto. En su lejano exilio de la isla de Hivaoa le vemos consagrado a la religión laica de su propio arte .
Sus supuestas vírgenes con mirada y aura de María, no son más que modelos y amantes –como Teha’amaba, una chica que apenas tenía trece años, cuando Gauguin la encuentra en Mataiea, una aldea al sur del Papeete–. Los desnudos que llenaban su Casa del Placer en Atuona fueron de hecho purgados por Monseñor Martin, que hizo quemar todo aquello que le pareció indecente, antes de darle finalmente católica sepultura. Su fe por eso nos resulta a veces poco más que una inmensa parodia, pero nos habla sin embargo de ese anhelo de redención, por el que el hombre todavía suspira, esperando la restauración de las relaciones rotas entre el hombre y la creación.
El artista buscaba ya con Van Gogh la luminosidad de esa espiritualidad invisible que intuyeron aquellos días en los campos de la Provenza. La religiosidad que llena la obra de Gauguin a partir de su encuentro con la sencilla piedad de las mujeres de Bretaña –que vemos en La visión tras el sermón (1888) de La lucha de Jacob con el ángel – nos revela algo de “lo que de Dios se conoce, pues Dios lo manifestó” . Porque como dice el apóstol Pablo a los Romanos, “las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas” (1:19-20). La tragedia del hombre es que “habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”  (21). Sólo así entendemos el orgullo con el que Gauguin habla de sí mismo como un profeta, que ve su obra como algo sagrado . Contempla de hecho no sólo su vida, sino también su muerte, al estilo de una ofrenda religiosa, ya que no está dispuesto a consumirse en “la eterna lucha contra los imbéciles”. Es la locura, por la que los hombres “profesando ser sabios se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por semejanza de imagen de hombre corruptible” ( Ro. 1:22-23), al “cambiar la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador” (24-25).
El problema es que anhelamos todavía ese paraíso perdido, que sólo en Cristo puede ser recobrado . “Un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, sale de su trono”, pero en Apocalipsis esa nueva creación ya no es un huerto, sino una ciudad. La solución no está por lo tanto en volver atrás, sino en que “el que tiene sed, venga, y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (22:17). Porque sólo así recuperaremos algo más que el Edén.

Autores:José de Segovia Barrón

©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Francisco Boix, es el único español que declaró contra importantes miembros del gobierno nazi en el Proceso de Nuremberg. El documental nos narra la vida de este fotógrafo, que al exiliarse tras la Guerra Civil Española, acabó en el campo de concentración de Mauthausen.

Destinado en el laboratorio fotográfico del campo, consiguió sacar los negativos de unas 2.000 fotos que posteriormente servirían de prueba acusatoria en el famoso Juicio.