Archivos para febrero 12, 2013


El Papa renuncia para limpiar el Vaticano

El Pontífice desea dejar paso a un sucesor con fuerza para cortar los escándalo

El Papa preside una audiencia en San Pedro mientras dos obispos conversan a su espalda. /ALESSANDRA BENEDETTI

Unas semanas después de regresar de su viaje a Cuba y México, en marzo de 2012, durante sus vacaciones en Castel Gandolfo, Joseph Ratzinger se asomó a un pozo muy oscuro que solo sus ojos estaban autorizados a ver. Un informe, elaborado por tres cardenales octogenarios, sobre la masiva fuga de documentos secretos que sacudió al Vaticano y que solo cesó tras la detención de Paolo Gabriele, el ayudante de cámara de Benedicto XVI.

No se trataba de una componenda para cerrar el caso, sino de una investigación, llena de nombres y datos, sobre los protagonistas de las guerras de poder que desde hace años se vienen sucediendo en el Vaticano y de las que el llamado caso Vatileaks no era más que su escandalosa consecuencia.

Al cerrar el informe, Joseph Ratzinger ya tenía todos los datos. A los ángeles caídos se les puede combatir con la oración y el buen ejemplo, pero contra los príncipes de la Iglesia es más aconsejable una espada de acero templado y un brazo capaz de empuñarla. Y él ya no tenía fuerzas. Dicen que fue por aquella época cuando Benedicto XVI —un hombre tímido, incapaz de la confrontación directa, pero profundo conocedor de las intrigas vaticanas— decidió marcharse.

En la mañana de ayer, los quioscos de Roma dejaban claro que, además de la sorpresa, la prensa italiana e internacional resaltaba la coherencia de la decisión de Benedicto XVI. Su sinceridad al reconocer su cansancio, pedir perdón y marcharse. En una cafetería del Borgo Pío, el barrio de calles estrechas contiguo al Vaticano, un diplomático acreditado ante la Santa Sede pone la atención sobre un aspecto que no deja de ser llamativo: “Si se fija, prácticamente todos los diarios, cada uno con su estilo, dibujan al Papa como una víctima de las luchas de poder el Vaticano. Hace unos meses, o incluso unos años, quienes abordaban el asunto del desgobierno en la Iglesia lo hacían culpando a Ratzinger, a su falta de carácter, a su equivocada manera de elegir a los colaboradores. Está feo utilizar esta palabra refiriéndose a un papa, pero se podría decir que, con su renuncia, Joseph Ratzinger ha ejecutado la venganza perfecta. Él se va, pero con él caen todos los que le amargaron el papado e hicieron ingobernable el Vaticano”.

Media hora después, en la sede romana de una congregación religiosa con fuerte arraigo en España, un prelado sonríe con la interpretación: “Es algo malvada, propia de un no creyente, inadecuada en un momento que lo único que hay que hacer es acompañar al Santo Padre que se va y prepararnos para recibir al Santo Padre que será elegido dentro de unos días, pero debo decirte que no se aleja de la realidad”. Una realidad que, por su propio carácter, solo conoce Joseph Ratzinger y, tal vez, su único hombre de confianza, su secretario personal desde 2003, monseñor Georg Gänswein. La decisión de Benedicto XVI —que quiso dejar muy claro que no era la enfermedad la que lo empujaba a la renuncia, sino su falta de vigor espiritual para seguir manejando la barca de Pedro— puede conducir también al desmontaje de un organigrama de poder cada vez más alejado de las necesidades de los católicos, pero que sigue satisfaciendo la voracidad de la Curia. Cardenales enfrentados entre sí, instituciones religiosas en pugna por obtener privilegios, un secretario de Estado, Tarcisio Bertone, que hace mucho tiempo perdió la confianza de un Papa que, para evitar la piedra de escándalo de la sustitución, decidió sustituirse a sí mismo.

Por otra parte, el novelesco asunto de los cuervos —los topos, los traidores— dejó en un segundo plano otro suceso de mucha más importancia para entender que el Vaticano sigue siendo un Estado más oscuro que cualquier otro. En septiembre de 2009, Ratzinger nombró al financiero Ettore Gotti Tedeschi, próximo al Opus Dei y representante del Banco de Santander en Italia desde 1992, presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), la banca del Vaticano. Según se dijo entonces, el nombramiento suponía un golpe de autoridad de Benedicto XVI, el último intento de poner en orden las finanzas de la Santa Sede, arrojar luz a lo que por definición nunca la tuvo. No hay más que recordar al cardenal estadounidense Paul Marcinkus y el escándalo del banco de Dios en los años setenta y ochenta, cuyo colofón fueron los asesinatos de Roberto Calvi, responsable de la quiebra del Banco Ambrosiano, y del banquero mafioso Michele Sindona, pertenecientes ambos a la logia masónica P2. Aquel septiembre de 2009, Gotti Tedeschi llegó al banco del Vaticano con la intención de limpiarlo, pero antes de que se cumplieran tres años se dio cuenta de que aquel trabajo era, efectivamente, muy peligroso.

Tanto que, en la primavera de 2012, Gotti Tedeschi redactó un informe secreto de todo lo que había visto en los últimos meses. Fue descubriendo que, tras algunas cuentas cifradas, se escondía dinero sucio de “políticos, intermediarios, constructores y altos funcionarios del Estado”. Pero no solo. Como sostiene la fiscalía de Trapani (Sicilia), también Matteo Messina Denaro, el nuevo jefe de jefes de la Cosa Nostra, tendría su fortuna puesta a buen recaudo en el IOR a través de hombres de paja. Dicen que fue entonces cuando Gotti Tedeschi, quien se había tomado el encargo del Papa como una auténtica misión,empezó a tener miedo. Un miedo que lo llevó a procurarse una escolta y a elaborar, folio a folio, un expediente que solo vería la luz si era asesinado. Un miedo que se acrecentó cuando, coincidiendo con la detención de Paolo Gabriele por la difusión de documentos secretos, Gotti Tedeschi fue destituido al frente del banco del Vaticano. La operación de derribo al amigo del Papa, llevada a cabo por los consejeros del banco y bajo el respaldo del secretario de Estado, monseñor Bertone, incluía un “documento durísimo, que lo demolía moral y profesionalmente al dar a entender que estaba involucrado en la fuga de documentos robados al Papa”, según explicó entonces Andrea Tornielli, un periodista experto en asuntos del Vaticano. No se trataba, por tanto, de deshacerse del amigo de Benedicto XVI. Se trataba de destruirlo. De ahí que cuando, por otros motivos, agentes de los Carabinieri se presentaron para practicar un registro en casa de Gotti Tedeschi, el financiero, ya despedido, se llevó un susto de muerte. “Ah, sois policías”, les dijo aliviado, “creí que veníais a pegarme un tiro”.

Los dos escándalos, el del mayordomo infiel y el del banquero despedido, se cerraron en falso. Paoletto recibió una condena simbólica y luego fue indultado, pero en el juicio quedó claro que se trataba de un apaño. Los silencios fueron más elocuentes que las palabras. También Gotti Tedeschi aceptó su despido en silencio, “por amor al Papa”, y cuando los fiscales y los periodistas italianos intentaron indagar en el contenido del informe secreto del banquero, una nota del Vaticano los mandó callar. Y callaron, en un país donde los sumarios se airean en tiempo real. Paoletto y Gotti Tedeschi solo son los personajes pintorescos de una historia mucho más cruda, más oscura, la que vio el Papa en Castel Ganfolfo cuando se asomó a la investigación de los cardenales octogenarios.

Ese es también el Vaticano que abandona Ratzinger. Una estructura de poder tan anticuada, tan protegida de los cientos de millones de verdaderos católicos por altísimos muros de soberbia, que se ha mostrado incapaz durante décadas de escuchar, por ejemplo, el clamor contra la pederastia, el llanto de las víctimas, la protección infame de los culpables. El sucesor de Benedicto XVI ya sabe que para dirigir la barca de Pedro no solo son necesarias “la oración y las buenas palabras”, sino también, o sobre todo, “el vigor tanto del cuerpo como del espíritu”. La dimisión de Ratzinger no se puede interpretar por tanto como un acto de rendición. Sino como la única posibilidad de gritar de un hombre que jamás levantó la voz.

 

http://internacional.elpais.com/


Rand Paul asegura que su formación no debe ver a los inmigrantes como “una carga” sino como “un activo”

  Washington
El senador del Tea Party, Rand Paul, durante su réplica al discurso sobre le estado de la Unión de Obama.

La respuesta del Tea Party al discurso sobre el estado de la Unión de Barack Obama ha pivotado sobre la economía y la necesidad de reducir el tamaño del Gobierno –un mantra de ese partido- y sobre la importancia de llevar a cabo una reforma migratoria, un asunto al que, hasta ahora, la formación había dado la espalda. El senador por Kentucky Rand Paul, el encargado este año –el tercero consecutivo- de dar la réplica al presidente de Estados Unidos, ha culpado a demócratas y republicanos del estancamiento legislativo que vive el país.

En un mensaje grabado, que se ha emitido en una fría y vacía sala del Club Nacional de Prensa y que, por primera vez, no se ha difundido por las cadenas de televisión, Paul ha defendió la necesidad de la entrada en vigor del paquete drástico de recortes de 1,2 billones de dólares –conocido como sequester- que, de no llegarse antes a un acuerdo, se hará efectivo de manera automática el próximo 1 de marzo. “No sólo debe producirse el sequester; muchos expertos han asegurado que los recortes deberían llegar incluso a los cuatro billones de dólares para evitar otra disminución de la calificación de la deuda de EE UU”.

Es hora de que los republicanos se den cuenta de que el gasto en defensa no es inmune al derroche ni al fraude”

A diferencia de Obama, que ha urgido al Congreso a llegar a un acuerdo para evitar los recortes, el senador ha exigido todo lo contrario. “Ambos partidos deben pactar la reducción del gasto o nunca arreglaremos nuestro desastre fiscal”, ha dicho.

Paul ha criticado a ambos partidos por ser incapaces de llegar a un acuerdo sobre el déficit y el techo de deuda. “Washington actúa como ninguna familia haría: gasta el dinero que no tiene, lo piden prestado de futuras generaciones y luego se culpan unos a otros por no resolver el problema. Si el Congreso se niega a cumplir sus propias reglas, si se niega a aprobar un presupuesto o a hacer leyes, que limpien el edificio y que se vayan a sus casas”.

El representante del Tea Party también ha marcado las diferencias respecto al Partido Republicano en cuanto al objeto de los recortes. Un grupo de senadores republicanos, liderado por John McCain, ha presentado en las últimas semanas una propuesta de ley para evitar que el paquete de recortes afecte al gasto en defensa, una de las partidas que se vería más dañada de entrar en vigor. Sin embargo, Paul ha defendido la necesidad de meter la tijera en la inversión militar. “Es hora de que los demócratas admitan que cada dólar que se invierte en programas sociales no es sagrado y es hora de que los republicanos se den cuenta de que el gasto en defensa no es inmune al derroche ni al fraude”.

Debemos ser el partido que diga: Si quieres trabajar, si quieres convertirte en americano, bienvenido”

Era evidente que el Tea Party iba a centrar la mayor parte de su réplica en la economía, pero el énfasis sobre la necesidad de llevar a cabo una reforma migratoria ha sorprendido, dado que, hasta ahora, los miembros del ala más conservadora del Partido Republicano –Rubio a parte- se habían mostrado reticentes a entrar a valorar el pacto bipartito que se presentó a finales de enero en el Senado o la propuesta de Obama.

“Somos el partido que defiende el trabajo duro y el ingenio y por eso debemos ser un partido que apoye a los inmigrantes que quieran venir a América para un futuro mejor”, ha dicho Paul. “Debemos ser un partido que vea a los inmigrantes como un activo y no como una carga. Debemos ser el partido que diga: Si quieres trabajar, si quieres convertirte en americano, bienvenido”.

En pleno debate en el senado sobre la reforma migratoria, la propuesta de Paul está, esta vez sí, en clara sintonía con la intención del Partido Republicano de atraer al electorado hispano. Lo que no ha concretado el senador es a favor de qué tipo de reforma migratoria está o si comparte la declaración de intenciones que este martes ha hecho Obama durante su discurso, donde ha asegurado que no firmará ninguna ley sobre inmigración que no contemple la nacionalización de los 11 millones de indocumentados que viven en EE UU.

 

http://internacional.elpais.com/


Durante el Super Bowl, el nombre de Dios es utilizado para vender una camioneta de la marca Dodge mientras que la marca Mercedes-Benz se vale del Diablo para promocionar su nuevo automóvil CLA.Vea los videos aquí.

Estados Unidos | Por Nínro Ruíz Peña |

Los anuncios de nuevos automóviles están casi siempre a la vanguardia de la publicidad. Millones de dólares son invertidos año con año por los fabricantes para revelar una nueva versión de un vehículo.

Durante el Super Bowl, el programa más visto de la televisión en los EE.UU., muchas de estas campañas se ponen a prueba con el público.

Es común que las empresas de publicidad que hacen las evaluaciones quieren saber si le gustó o disgustó un anuncio presentado. 

El comercial de la marca de automóvil de Dodge, del Grupo Chrysler, tomó la frase: “Dios hizo al agricultor”, haciendo énfasis en los valores fundamentales de una cosmovisión cristiana, como la fe, la familia y el trabajo.

Alex McFarland, quien es director del Centro para la Cosmovisión Cristiana y Apologética de la Universidad del Norte en Greenville y analista de medios, dijo que el anuncio de dos minutos de la Dodge Ram, le provocó felicidad, porque utilizó un fragmento del fallecido locutor de radio Paul Harvey, quien habló una vez sobre el trabajo duro y los retos que enfrentan los agricultores y ganaderos cada día.

El texto comienza diciendo: “Y en el octavo día, Dios miró desde los cielos y dijo: ‘Necesito un cuidador. Así que Dios hizo un agricultor. Dios dijo: “Necesito a alguien dispuesto a levantarse antes del amanecer, y ordeñe las vacas, trabajé todo el día en el campo, cuidando a las vacas una vez más, la cena y luego vaya a la ciudad, y vaya tarde a una reunión de la junta de la escuela. Así que Dios hizo un agricultor”.

 

La otra propuesta, es un anuncio de la marca Mercedes-Benz, que busca vender un nuevo modelo conocido “CLA”. Durante una serie de 30 segundos se muestran los anuncios durante dos semanas. Siempre con un aire de misterio, una nube negra llega a un restaurante y pone a reproducir la canción: “Sympathy for the Devil” (Simpatía por el Diablo) del grupo los Rolling Stones.

Luego aparece el actor Willem Dafoe, encarnando al Diablo quien le hace una oferta a un hombre que está en una mesa del restaurante y que ha visto el anuncio. Dafoe, le da una pluma, para que firme un contrato a cambio de su alma y el hombre podrá obtener todo lo que quiere.

El supuesto Diablo, le muestra al hombre lo que puede desea así que este comienza a imaginarse que está caminando con la modelo Kate Upton, bailando con el rapero Usher, mujeres siguiéndolo, apareciendo en las revistas más famosas y por supuesto, conduciendo un Mercedes CLA.

Sin embargo, cuando el hombre se encuentra en el dilema de sucumbir si o no a la tentación y firmar el contrato se muestra que el automóvil está a un precio “bajo” y al consumidor le resulta mucho más fácil y más barato adquirirlo y darse el lujo que deseaba así que no firma.

Curiosamente, los dos tienen el mismo producto comercial, un vehículo de transporte, pero hay conceptos detrás espiritualmente antagónicos.

Por un lado, la dura vida, tomada en relación con Dios, la gratitud a la hora de comer, la valoración de la familia se traduce en un concepto de felicidad y plenitud. Por otro lado, la vida fácil, las mujeres, la fama y el poder. Todo a cambio del alma. Pudo haber pasado desapercibido para mucha gente, pero los comerciales reflejan con exactitud la realidad de cómo elegir vivir.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Gospel Prime

 

http://www.noticiacristiana.com


Leonardo de Chirico

¿Un camino para los lute-romanos?

 El Papa recordó que la unidad cristiana no es “unidad en la diversidad”, sino tener la misma fe, la misma Eucaristía y las mismas autoridades. Una unidad que sólo subsiste en la Iglesia Católico Romana.

 Entre los días 18 y 25 de Enero, la Iglesia Católico Romana y el Consejo Mundial de Iglesias organizaron la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Desde 1958, la Semana de Oración ha sido un ejercicio anual de “ecumenismo espiritual” (es decir, oración conjunta) que implica tanto a los cuerpos eclesiásticos oficiales como a los movimientos ecuménicos de base. Su principal premisa teológica es hacer una llamada a la plegaria común para conseguir la unidad de todos los que están “bautizados” . [i]

Al término de la semana, Benedicto XVI presidió la liturgia final en la basílica de San Pablo de Roma. En su homilía, el Papa subrayó que la unidad es dada tanto por Dios como por la responsabilidad de todos los cristianos.

En los esfuerzos que se hacen a favor de la unidad, las cuestiones doctrinales que causan la división entre la Iglesia Católico Romana y los demás cristianos no católicos no deberían “descuidarse ni minimizarse”.

También en esta ocasión, el Papa Ratzinger insistió en el hecho de que el ecumenismo no es una unidad sentimental desleída, sino que es una unidad en la profesión de la misma fe, en la celebración de la misma Eucaristía, y unidos bajo el mismo ministerio sacramental de la sucesión apostólica.

Sin embargo,  cuando la Semana de Oración estaba a punto de comenzar, un curioso evento proporcionó otra perspectiva del panorama general del ecumenismo católico romano .

 ¿UN CAMINO PARA LOS “LUTE-ROMANOS”?
Al presentar su libro más reciente sobre los principales temas del pensamiento de Ratzinger, en una librería romana junto al Vaticano, el Arzobispo Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe, hizo un comentario sobre una posible perspectiva para el proceso ecuménico.

 Imaginando un escenario futuro en el cual un número significativo de luteranos quisieran entrar en plena comunión con la Iglesia Romana, Müller dijo que podría crearse un “ordinariato” específico para ellos a fin de facilitar la transición . Un ordinariato es una diócesis especial que permite la completa integración en la Iglesia Romana mientras que, al mismo tiempo, concede la aceptación de algunos aspectos de la tradición espiritual y litúrgica anterior.

 El modelo del ordinariato ya ha sido previsto y aplicado. En 2009 el Papa Ratzinger dispuso la constitución de “ordinariatos personales para los anglicanos que entraran en plena comunión con la Iglesia Católica” . En este caso, los ex anglicanos que ahora son católico-romanos pueden celebrar los sacramentos de acuerdo “con los libros litúrgicos propios de la tradición anglicana”. El ordinariato consigue la integración en el sistema romano siempre y cuando se pague el tributo a su “catolicidad”, la cual es capaz de acomodar diferentes tradiciones.

 El Arzobispo Müller admitió que “el mundo luterano es algo diferente del anglicano, puesto que entre los anglicanos siempre ha habido un sector cercano al catolicismo”. No obstante, dijo, algunos luteranos albergan la esperanza de un restablecimiento de la plena comunión con Roma, y “la” Iglesia debería estar preparada para recibirles.

Sugirió que, al igual que con los anglicanos, la Iglesia Católica podría permitir a los luteranos conservar las “legítimas tradiciones que han desarrollado”, entretanto se convierten en miembros de la Iglesia Católica. La idea fue severamente criticada por los funcionarios luteranos.

 ¿CÓMO FUNCIONA LA UNIDAD VISIBLE?
 Aparte de los tecnicismos de la ley canónica, lo que es digno de considerar es el cuadro general que emerge de estos comentarios .

Es verdad que el arzobispo Müller no pronunció una declaración oficial como si la decisión ya estuviese tomada. Sin embargo, expresó unas ideas a las que se les da una seria consideración en los departamentos del Vaticano en ambos espectros de los límites de la Iglesia Romana.

 A su “derecha”, Roma está tratando concienzudamente de resolver la excomunión que infligió al tradicionalista Mons. Lefebvre y a sus seguidores en 1998. El medio para lograrlo es a través de un ordinariato por el cual podrían mantener sus modelos litúrgicos distintivos al tiempo que aceptarían que otros católicos se adhirieran a la evolución del post-Vaticano II.

 A su “izquierda”, Roma se está abriendo a los ex anglicanos y ahora, posiblemente, a grupos de luteranos que deseen abrazar la “catolicidad” romana si bien conservando parte de su patrimonio luterano . El ordinariato es el medio por el cual la catolicidad de la Iglesia romana puede extenderse por todos los lados preservando al mismo tiempo la unidad del sistema alrededor de la institución sacramental.

 El hecho de que estas ideas se pronunciaran públicamente en la semana ecuménica es intrigante, pero perfectamente legítimo si se comprende todo lo que el ecumenismo significa para Roma .

Por una parte, la Iglesia Romana ora con otros cristianos para la unidad y se regocija por la unidad que ya existe. Por la otra, establece disposiciones a fin de que la completa unidad sea conseguida mediante la incorporación de otros cristianos en su seno.

 Según el punto de vista romano de la unidad, no hay ninguna contradicción entre las dos medidas. Como se ha recordado anteriormente, el Papa en su homilía recordó que la unidad cristiana no es un tipo de unión corriente como “unidad en la diversidad”, sino la plena expresión de la unidad cristiana, o sea, profesar la misma fe, celebrar la misma Eucaristía y ser regido por las mismas autoridades. Esta completa o perfecta unidad subsiste solo en la Iglesia Católico Romana .

Las demás iglesias y comunidades son, en una forma u otra “defectuosas” en algunos aspectos importantes. Después de los anglicanos, ahora es el turno de que les hagan a los luteranos una disposición especial para que disfruten de una vida cristiana “más plena”.

 Traducción: Rosa Gubianas

 


   [i]  La Semana de Oración de la Alianza Evangélica es una iniciativa diferente, que por lo general tiene lugar una semana antes. Empezó en 1846, más de un siglo antes que la semana ecuménica, y tiene una premisa teológica muy diferente en tanto que fomenta la oración entre todos los creyentes cristianos. La diferencia debería notarse; no todos los que están bautizados son necesariamente cristianos. El fenómeno del cristianismo “nominal” está muy extendido, por lo cual gran cantidad de una determinada población está compuesta por aquellos que están bautizados, pero puede que haya pocos cristianos entre ellos.

Autores: Leonardo de Chirico
©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Emilio Monjo Bellido

Pío Moa: ‘peca fuerte’ con Martín Lutero

 Proponer, como hace D. Pío Moa (Nueva Historia de España, p. 400; España contra España), que Lutero “exhorta” a pecar, en base a una famosa frase suya, es ignorancia o malicia.

 

 Nos encontramos con personajes en la Historia que su propio nombre se recibe con una significación que deja oculta a la persona. Uno de estos es Martín Lutero (1483-1546).

Aunque hubo muchos, anónimos unos, otros no tanto, que fueron piezas claves en lo que se llama la Reforma (en sus primeros pasos), la figura de Lutero se reconoce como referente obligado.

Y en él se proyecta el sentimiento sobre lo ocurrido.

 Para los que están convencidos de que era necesaria una reforma social, es figura notable, se tiene con él un sentimiento de simpatía; para los que piensan que debía mantenerse la situación con la primacía social de la iglesia vaticana, su persona es vista con desagrado . Son los resultados los que quedan pegados al personaje, y la persona suele quedar despegada y olvidada. De ella se toma solo lo que ayude a una mejor recepción del resultado.

 Una de las frases de Lutero que ha quedado pegada a su persona, y que es cita obligada por quien no ve bien la Reforma, y es cita incómoda para quien se siente cercano al personaje, es la de “peca, y peca fuerte (…) basta con reconocer al Cordero de Dios (…) y de él no nos apartará el pecado, aun si fornicamos y asesinamos miles de veces en un solo día”. Ahora la pongo entera y hablamos de ella.

Me anticipo a decir que, con la estima por la persona y su lugar en la Providencia divina (aspecto que, por ejemplo, siempre reconoció Calvino), y asumiendo que un ariete se valora por su fuerza y eficacia, no por ser bonito; en el caso de Lutero, el ariete bonito, bonito, no era.

Además, cuando ya se ha derribado la muralla, el ariete no sirve para edificar. Por ahí anda Lutero. Esa, creo, es su contradicción y su historia compleja y, en muchos casos, repudiable (nada que ver con su experiencia de conversión).

 Proponer, sin embargo, como hace D. Pío Moa (Nueva Historia de España, p. 400; España contra España, p. 211), que Lutero “exhorta” a pecar, en base a la citada frase, es ignorancia o malicia.

Con ello, además, se quiere colocar a la Reforma en esa dirección (no sería extraño, pues, que fuese la causante de “innumerables guerras civiles”).

 Vamos al contenido. Se encuentra en una carta que Lutero escribe a Melancthon  el 1 de agosto de 1521, cuando estaba “secuestrado” en Wartburg.

 En la misma contesta a varias cuestiones. No sabemos realmente las preguntas.

Era 1521, no hacía tanto de las Tesis (1517). Continúa vistiendo el hábito de monje agustino (se lo quitará en 1524); ha sido excomulgado por el papa en enero, y sobre él pesaba edicto imperial de proscripción, declarado prófugo y hereje en mayo.

Son los primeros tiempos. No es excusa, solo contexto.

La contestación donde está la frase.  Deus non facit salvos fictos peccatores. Esto peccator et pecca fortiter, sed fortius fide et gaude in Christo, qui victor est peccati, mortis et mundi; peccandum est, quamdiu hic sumus. Vita haec non est habitatio justitiae (…)  etc. Lo dejamos aquí en latín.

 El texto completo en castellano (lo tomo de la selección de obras que preparó Teófanes Egido, editada por Sígueme, Salamanca, 1977):

 Si eres predicador de la gracia, predica la gracia verdadera, no la gracia fingida; si la gracia es verdadera, ten la seguridad de que se trata del pecado verdadero, no del fingido, porque Dios no salva a los pecadores fingidos. Sé pecador y peca fuerte, pero confía y alégrate más fuertemente aún en Cristo, vencedor del pecado, de la muerte y del mundo. Hay que pecar mientras vivamos aquí. Esta vida no es la morada de la justicia, sino que, como dice Pedro, estamos a la espera de cielos nuevos, de una tierra nueva en la que habite la justicia. Basta con que por la riqueza de la gloria hayamos conocido al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; de éste no nos apartará el pecado, incluso aunque forniquemos y matemos miles y miles de veces cada día. ¿O es que crees que tan menguado es el precio de la redención de nuestros pecados, pagado por tan grande y buen cordero?

 Reza fuerte aunque seas un pecador fortísimo .”

 Juzguen ustedes. Lutero no está exhortando a pecar. Está consolando a un pecador real.

La semana próxima, d. v., seguimos cerca de este ariete en su actuación en la compleja rebelión de los campesinos.

A veces con él, otras en su contra. Siempre amparados por la mano del Redentor. Tuya, Señor, es la justicia y la misericordia; de nosotros, la confusión de rostro.

Autores: Emilio Monjo Bellido
©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Valoración de Jaume Llenas (AEE)

Un papado "a la defensiva" que no salva "la barca que se hunde"

Benedicto XVI, en una Misa en el Obradoiro de Santiago de Compostela / José Rodríguez, La Voz de Galicia.
Ratzinger “ha querido mantener los privilegios de la institución y resistirse a perder espacios e influencias y tratar de tutelar una sociedad que ya no admite tutelas”, explica el secretario de la Alianza Evangélica Española.

 

 Protestante Digital se ha puesto en contacto con Jaume Llenas, secretario general de la Alianza Evangélica Española y miembro de la Junta Directiva de la Europea. Ante la anunciada renuncia de Benedicto XVI ha hecho una valoración de su trayectoria, y en su opinión el suyo ha sido un “papado defensivo en su origen. El mismo Ratzinger había dicho poco tiempo antes de su elección que la Iglesia Católica era una barca que se hundía”.

Por ello,  entiende que debe interpretarse su elección “como una reacción de miedo de la institución, de la parte jerárquica que controla la institución.  Cuando las instituciones se sienten en peligro en lugar de buscar su futuro en aquello que es su razón de ser, en aquello que podría darles sentido, acostumbran a huir a posiciones que les parecen seguras y que quieren reencontrar en las esencias de la propia institución”.

En este sentido, observa que la Iglesia católica “en lugar de buscar su futuro en el evangelio, mira al pasado, vuelve a sus caminos antiguos, escoge reforzar la propia institución a base de tradición” y por ello el papado de Ratzinger ha sido “defensivo” en cuanto a su práctica.

 UNA ETAPA DIFÍCIL
 En cuanto al período que le ha tocado dirigir como cabeza de la Iglesia de Roma, esa barca que se hundía “ha seguido haciendo aguas por donde era previsible y por donde no lo era”.

Ha habido, a su juicio, un par de aspectos que han resultado especialmente dolorosos en su papado. El primero ha sido la necesidad de enfrentar los muchos casos de pederastia en el clero en tantos países. “Algo de grandes proporciones ha pasado dentro del corazón del catolicismo.  Aquellos que estaban para acompañar espiritualmente a las personas han abusado física y espiritualmente de su posición. Y si es grave el abuso cometido, aún lo es más la reacción de la propia institución.  En lugar de sanear, de mostrar que no había connivencia de la institución con el mal, se ha dado cobertura a los corruptos, se ha vuelto a golpear a las víctimas, se ha perdido toda autoridad moral y toda legitimidad para que la Iglesia católica fuera un punto de referencia en medio de una sociedad que se descomponía interiormente”.

En este punto opina Llenas que la Iglesia católica, con su actuación en estos casos, “ha sido parte de la oscuridad de la sociedad y no parte de la luz para salir de ella.  No ha sido una muestra de la actuación y de los valores del Reino de Dios, sino una muestra más de cómo la institución ya no era una forma visible de ese Reino”.

El segundo punto o aspecto es que la Iglesia católica ha experimentado en el papado de Ratzinger una  constante pérdida de influencia tanto en Europa,  con una secularización de velocidad creciente, como  una huida de sus fieles a otras iglesias, especialmente las evangélicas, en África, Asia y América Latina.

 UN HOMBRE “FUERA DE LA REALIDAD”
Con estos datos, ve Jaume Llenas que Ratzinger y la jerarquía tampoco han encontrado la respuesta a esta problemática.  “Han interpretado mal los tiempos y las razones.  Su respuesta ha sido tratar de mantener los privilegios de la institución, tratar de salvar los muebles, resistirse a perder espacios e influencias, tratar de tutelar una sociedad que ya no admite tutelas. La iglesia de Cristo no existe para eso, sino que es un organismo vivo que existe para la misión, para presentar a la sociedad un evangelio completo que acerca a las personas a Jesús y las cambia y las transforma en el presente y en el futuro”.

Desde esta actuación,  Benedicto XVI ha parecido “un hombre fuera de la realidad, un hombre interesado en sus pequeñas discusiones teológicas desligadas de la realidad”.  Incluso, afirma el secretario general de la AEE, cuando hablaba de los cambios de la sociedad contemporánea, en la última de sus tres encíclicas, “Cáritas en Veritate”, “daba la sensación de que hablaba de y para otros, de que él ya no pertenecía a esta nueva realidad de la que hablaba. Como anécdota de sus últimas publicaciones,  lo que ha destacado mediáticamente de su libro sobre Jesús de Nazaret, ha sido si había o no buey y mula en el establo, cuando el mundo a su alrededor se hundía”.

 En cuanto a su renuncia, Llenas sí lo valora como algo positivo del hasta ahora último Papa.  Lo ve como “un gesto de realidad y de humildad personal que le honra. Valoro positivamente este gesto de humildad que representa la consciencia de que uno ha perdido las facultades físicas necesarias para guiar espiritualmente al colectivo de la Iglesia Católica”.

Más destacable aún cuando este tipo de actuaciones “no son habituales ni en la institución ni en muchos otros ámbitos de la sociedad estos actos de realismo.  Ratzinger ha tenido la integridad intelectual y moral de hacer examen de conciencia y de pensar en el bien del colectivo al que representa. Estos gestos, que deberían ser normales, han llegado a ser extraordinarios,  dignos de ser señalados y valorados”.

 FEREDE VALORA “NORMALIDAD” DEL GESTO
El secretario ejecutivo de la Federación de Iglesias Evangélicas de España (FEREDE), Mariano Blázquez, ha destacado el “gesto de normalidad” que ha demostrado Benedicto XVI al renunciar a su pontificado  al llegar a una edad o estado físico “que no le habilita para desarrollar adecuadamente su labor”.

“Nos parece un gesto de normalidad que una persona, cuando considera que llega a una edad o estado físico que no le habilita para desarrollar adecuadamente su labor, solicite su relevo, tanto de sus responsabilidades administrativas como religiosas”, ha señalado Blázquez en declaraciones a la Agencia EFE.

Para el secretario ejecutivo de la FEREDE  “es normal” abandonar el cargo al llegar a una edad o estar “en una situación inhabilitante”. “Me parece normal que también ocurra en el seno de la iglesia católica”, ha añadido.

Blázquez no ha querido entrar a valorar el pontificado de Benedicto XVI, pero sí ha lamentado, sin embargo, que en estos años el diálogo y relaciones con el resto de confesiones religiosas “no haya avanzado”.

 LA ALIANZA EVANGÉLICA MUNDIAL DESTACA BUENAS RELACIONES INTERCONFESIONALES
La Alianza Evangélica Mundial también ha expresado su valoración sobre la renuncia del Papa. Su secretario general, Geoff Tunnicliffe cuenta su experiencia personal con Ratzinger. “Aprecio que haya sido cálido y auténtico en nuestras conversaciones y reuniones.  Además, aprecio su valor por las ideas, incluso cuando no van de acuerdo a las actitudes contemporáneas. Me conmovió especialmente por su audacia en advertirnos de los peligros del relativismo moral y la tiranía de ideologías egoístas”.

Según la WEA, el Papa valoró “el dialogo y las relaciones con otros cristianos y personas de otras religiones” y se esforzaba en que este encuentro fuera basado en la verdad. “Para él la unión no podía comprometerse a la verdad. Incluso cuando se hablaba de las diferencias teológicas parecía escuchar con mucha atención y comprender por qué esto es así”, dice Tunnicliffe.

Durante el mandato del Papa, la Alianza destaca que  se hizo público un documento en el que participaba la Iglesia Católica Romana, el Consejo Mundial de Iglesias y la Alianza Evangélica Mundial.   “Además, un importante diálogo teológico bilateral entre la Alianza Evangélica Mundial y el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana dará a conocer sus resultados en 2014”, avanza la WEA.

Aprecia además la Alianza Evangélica Mundial su aportación escrita, “que revela a una persona de una profunda reflexión teológica. Su apego a la historia, el mensaje y la obra de Jesucristo como Hijo de Dios, Salvador del mundo, ha enfatizado a Jesús como eje central de la vida de la iglesia en su ministerio personal”.

El secretario general de la Alianza Evangélica Mundial, Geoff Tunnicliffe, se ha reunido con el Papa Benedicto en varias ocasiones. La última reunión tuvo lugar en el Vaticano en septiembre de 2012, cuando el Papa Benedicto XVI le invitó al Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización.

Finaliza el comunicado de la Alianza “deseando la bendición de Dios sobre el Papa Benedicto en su jubilación, y ora por sabiduría para los líderes de la Iglesia Católica en la selección de su próximo Papa”.

 REACCIÓN DE LA ALIANZA EVANGÉLICA ITALIANA
La Alianza Evangélica Italiana ha hecho público un comunicado en el que expresa su opinión ante la decisión tomada por el Papa Benedicto XVI. “En un tiempo en el que las cualidades físicas son a menudo idolatradas y llevadas al extremo” este gesto del Papa “refleja una visión de la vida impregnada de realismo y que es consecuente con las limitaciones humanas y la necesidad de realizar sacrificios personales”, dice la AEI.

En cuanto a la trayectoria de estos ocho años de Papado,  la AEI “valora la claridad y la fuerza de las convicciones teológicas que Benedicto XVI ha expresado en su pontificado”,  sobre todo “cuando van contra la corriente de la corrección política y las tendencias mayoritarias de la opinión pública”. Se expresa positivamente el diálogo abierto por el Papa: “Aunque la fe evangélica es muy diferente a la romana, esta actitud ha ayudado al diálogo, ya que se ha basado en la lealtad a sus convicciones y no se ha dejado dirigir por confrontaciones superficiales”.

Por otra parte  la Alianza Evangélica Italiana “reconoce que Benedicto XVI no se ha movido del eje central de la Iglesia Católica Romana,  basada en la síntesis humana entre las Escrituras y la tradición, Cristo y la Iglesia, los sacramentos y la gracia, la fe y el mérito humano, el culto a Dios y la veneración dirigida a otras figuras”.

Los evangélicos italianos expresan que  el Papa “ha consolidado la fuerza global del catolicismo romano como una plataforma capaz de mantener unidos algunos elementos del Evangelio con elementos que son incompatibles con el Evangelio bíblico.  Ante el catolicismo de Benedicto XVI, los evangélicos no podemos sino remarcar la diferencia fundamental que aún existe entre el catolicismo y la fe evangélica”, concluye el comunicado.

Editado por: Protestante Digital 2013

Creative Commons

Persecución extrema a los cristianos

Los cristianos sirios, entre el Éxodo y el Holocausto
Los pastores piden que “la iglesia siga presente en el país”. Pero “los cristianos sirios huyen en masa de las violaciones y asesinatos. Tras las noticias sobre bombas hay una limpieza étnico-religiosa y pronto Siria puede quedar vacía de cristianos”.

DAMASCO (SIRIA)

 De los 21 millones de habitantes que había en Siria antes del inicio de la guerra, unos 2 millones se consideraban cristianos. Formaban parte de una comunidad de fe de 2000 años de Historia en el país. Eran el grupo cristiano más importante del Medio Oriente tras los coptos egipcios. La guerra y los ataques islamistas les ponen ahora en una situación muy peligrosa.

La guerra civil ha hundido a la sociedad siria en su conjunto y ha causado muertes, caos y desesperación entre todo tipo de comunidades. Los cristianos, sin embargo, podrían terminar siendo la comunidad más afectada. Pese a sus esfuerzos por no tomar partido, los rebeldes les identifican con el régimen de Al-Asad, que a su vez no hace nada para protegerles.

“Estamos viendo a otro país árabe que pierde a su minoría cristiana”, ha explicado Emanuel Youkhana, archidiácono de la Iglesia Siria del Este, al diario  Christian Post . “Cuando sucedió en Irak nadie creía que llegaría el turno de Siria.  Los cristianos sirios están huyendo en masa de las amenazas, secuestros, violaciones y asesinatos. Detrás de las noticias diarias sobre bombas hay una limpieza étnico-religiosa y pronto Siria puede quedar vacía de cristianos ”.

Por su parte, Nuri Kino, una periodista sueca con trasfondo sirio que ha estado sobre el terreno, habla de  “un torrente” de cristianos que están intentando salir del país, junto a muchos otros ciudadanos. El caos está alimentado las redes de tráfico ilegal de personas , que estarían sacando a refugiados del país a cambio de importantes sumas de dinero. Kino cita a líderes cristianos en el país que hablan ya de “un gran éxodo que se da en silencio”, una realidad que no se refleja en las noticias que salen del país diariamente.

 REDES ILEGALES SACAN CIUDADANOS DEL PAÍS
 El Líbano es uno de los destinos de los cristianos huidos de Siria. La mayoría esperan volver a casa “cuando las cosas se calmen”. Otros ya no se lo plantean , y buscan conseguir un visado para viajar a Europa, o pagan hasta 20.000 dólares para ser introducidos en la Unión Europea de forma ilegal, a través de mafias. Se plantean esta posibilidad principalmente grupos con formación como los ingenieros, propietarios de pequeños negocios o joyeros, entre otros.

Esperan poder llegar a Alemania o Suecia y conseguir algún subsidio del estado hasta que encuentren una forma de sobrevivir. Un caso claro de esto es la ciudad sueca de Sodertalje, a donde llegan cada semana una media de unas 35 familias sirias.

 UN PAÍS QUE NO PROTEGE A SUS CIUDADANOS
 Los cristianos que siguen en Siria se ven a sí mismos como un blanco fácil. Por un lado tienen la sensación que las autoridades no hacen nada para protegerles. Por otro, están convencidos de que el avance de grupos islamistas puede ser su sentencia de muerte.

Entre los testimonios recogidos por Kino, hay el de un refugiado cristiano: “Dos hombres de una tribu musulmana decidieron un día ocupar nuestras granja, sin más. Cuando fui a la policía para denunciarlo, me dijeron que no había nada que hacer. El jefe de la policía fue muy claro diciendo que no intervendrían, porque no querían que esa tribu se vuelva contra el régimen”.

Otra cristiana, de Hassake, explicó como un grupo de islamistas asesinaron a su esposo e hijo con un tiro en la cabeza. “Nuestro único crimen ha sido ser cristianos”, contestó cuando le preguntaron por el motivo del asesinato.

Otro padre de familia cristiano explica que han huido del miedo. “No somos pobres. Tengo que pensar en mi hija de 12 años. Ella es una presa fácil para los secuestradores. Tres hijos de nuestros amigos fueron secuestrados. En dos casos pagaron cantidades enormes para liberarlos, y con el tercer hijo, pagaron pero les devolvieron al hijo muerto”.

 IGLESIAS DESTRUIDAS, COMUNIDADES QUE INTENTAN SER LUZ
Por su parte,  Puertas Abiertas Internacional  está en contacto con varios pastores en situaciones de guerra total en Siria. Es el caso de un pastor de una iglesia en Homs que acoge a todo tipo de personas afectadas por los combates, familiares de soldados incluidos.  “Es importante que la iglesia siga presente en Siria”, dice. “Si la iglesia se va de Siria, este país será destruido espiritualmente. Dios nos ha salvado hasta ahora, así que seguimos siendo útiles. Si seguimos orando, Dios hará algo increíble, estos es lo que todos aquí sentimos”, explica.

 Aunque no hayan perdido a miembros de su familia o sus propiedades, la mayoría de cristianos en Siria sí han quedado afectados por lo menos porque ya no pueden reunirse como comunidad . Según  fuentes del liderazgo de la Iglesia Católica , hay una veintena de sus iglesias que han sido destruidas, afectadas o abandonadas, a causa de la guerra. El patriarca Gregorios III de Antioquía habla demás de “cerca de un centenar de nuestros hijos que han muerto”, además de numerosos secuestros. Según esta misma fuente, más de 1.000 grupos cristianos no oficiales habrían sufrido ataques.

 Estas informaciones as confirma la reconocida Human Rights Watch  (HRW), que ha documentado algunos casos sobre el terreno. HRW informa de saqueos de iglesias, lugares de culto que han sido quemados y corrobora también los asesinatos y secuestros .  Todas estas situaciones de terror son frecuentes entre toda la población pero afectan de forma especial a cristianos en zonas abandonadas por las autoridades del Estado, y que han caído en manos de milicias islamistas.

 ALGUNAS COMUNIDADES MONTAN BRIGADAS DE DEFENSA
 La mayoría de grupos cristianos han hecho todo lo posible para mantenerse al margen del conflicto entre el régimen de Al-Asad y las milicias rebeldes. Sin embargo, como explicaba el diario británico  The Telegraph  ya hace unos meses, muchos cristianos han decidido defender sus pertenencias creando brigadas armada s en ciudades como Alepo. Así tratan de proteger sus iglesias y sus barrios de los ataques de islamistas o de grupos de delincuentes organizados.

Según las estimaciones de la ONU de enero de 2013 habrían muerto en la guerra civil siria un total de 60.000 personas. La misma fuente habla ya de 700.000 refugiados, que habrían llegado a países vecinos como Líbano, Turquía, Jordania e Irak.

 Siria ocupa el puesto número 11 en la Lista Mundial de Persecución de cristianos que publicó en enero Puertas Abiertas Internacional ,  y los cristianos sufren allí “persecución extrema” , según la organización. Se trata del país que ha hecho el salto negativo más importante en los últimos meses, ya que en la clasificación de hace un año ocupaba el puesto 36 (persecución moderada).

Editado por: Protestante Digital 2013

Creative Commons