Archivos para octubre, 2013


Leopoldo Cervantes-Ortiz

J.A. Ortega y Medina y la Reforma protestante (I)

 63337_N_27-10-13-0-21-39

 Su obra abarca  los conflictos socio-políticos entre España y los países anglosajones, además de la importancia de la Reforma Protestante en la construcción y consolidación de la modernidad

 No ha habido desde entonces revolución de hombres que no haya marchado al compás de sus vibrantes tolones y tilines: los santos y cabezas redondas de Cromwell, los minutemen y patriotas de Norteamérica, los sansculottes de Francia, los llaneros y chinacos de Hispano América, y los liberales, los socialistas, comunistas y anarquistas de ayer y hoy, todos sin excepción, han desfilado y desfilan rumbo al horizonte impreciso de la libertad acompañados, como en la Obertura 1812, de un voltear de bronces indescriptible: frente al espíritu autoritario del catolicismo, el espíritu de libertad encarnado y defendido por el protestantismo sembraba la simiente de todas las revoluciones modernas . [1]  J.A. Ortega y Medina
A sólo cuatro años de distancia para las celebraciones de los 500 años del inicio de la Reforma religiosa luterana resulta especialmente llamativo que este año coincidieran dos fechas cuya relación nos proponemos explicar en esta serie de artículos: primero, que en 2013 se cumplieron 450 años de la publicación del Catecismo de Heidelberg, Enseñanza de la doctrina cristiana, uno de los monumentos doctrinales de la tradición reformada surgido, paradójicamente, en el país natal de Lutero, y en una ciudad donde éste presentó sus tesis reformistas; y segundo, los 100 años del nacimiento de uno de los estudiosos más perspicaces, pero poco conocidos, de la Reforma Protestante en su vertiente conocida como “magisterial” o “clásica”: Juan A. Ortega y Medina, malagueño de nacimiento, pero mexicano por adopción, quien falleciera en la capital azteca en julio de 1992, luego de una fecunda carrera como profesor de la UNAM, y en la que fue discípulo de Edmundo O’Gorman.
Durante todo el año, dentro y fuera de Alemania se han sucedido diversos eventos encaminados a destacar la importancia del catecismo, encargado por el príncipe elector Federico III, del Palatinado, a Zacarías Ursino y Gaspar Oleviano, profesores de teología de la Universidad de Heidelberg, a fines de 1562. [2]
Uno de los más completos sitios de internet al respecto es el promovido por el Seminario Teológico Reformado Canadiense, que bajo el título  “Un sumario sin edad del consuelo interminable” , abarca todos los aspectos imaginables relacionados con el documento: historia, origen, autoría, tópicos, sermones, etcétera. Por su parte, para conmemorar el Domingo de la Reforma, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR) dio a conocer  Compartiendo la fe. Catecismo de Heidelberg, 1563-2013,  un cuadernillo de 40 páginas que incluye un estudio sobre su contexto histórico y teológico, además de otros materiales bíblicos y litúrgicos. [3] El estudio en cuestión destaca el énfasis del catecismo en el consuelo divino, a partir de la famosa respuesta a la primera pregunta (“¿Cuál es tu único consuelo tanto en la vida como en la muerte?”):
 Que yo, con cuerpo y alma, tanto en la vida como en la muerte, no me pertenezco a mí mismo, sino a mi fiel Salvador Jesucristo, que me libró del poder del diablo, satisfaciendo enteramente con preciosa sangre por todos mis pecados, y me guarda de tal manera que sin la voluntad de mi Padre celestial ni un solo cabello de mi cabeza puede caer antes es necesario que todas las cosas sirvan para mi salvación. Por eso también me asegura, por su Espíritu Santo, la vida eterna y me hace pronto y aparejado para vivir en adelante según su santa voluntad . [4]
El 12 de agosto pasado, el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM presentó el primer tomo de las obras de Ortega y Medina (Europa moderna), de un total anunciado de siete, en edición de María Cristina González Ortiz y Alicia Mayer, constituido por dos obras:  Reforma y modernidad,  tesis de Maestría en Historia defendida en 1952, pero inédita hasta 1999,  El conflicto anglo-español por el dominio oceánico. Siglos XVI y XVII  (UNAM, 1981), así como unas líneas autobiográficas, y un par de ensayos entre los que sobresale “Lutero y su contribución a la modernidad” .
En el primero, este autor, profundo conocedor de la Reforma y la Contrarreforma, analiza incisivamente los entretelones de la Reforma luterana y calvinista, además de su trasfondo en España, Alemania e Inglaterra. Un vistazo al contenido bastará para que, en este primer acercamiento, los lectores/as aprecien la magnitud del trabajo de Ortega y Medina:
1. Los obligados antecedentes históricos El desvío de la misión providencial La idea imperial de Carlos V 2. Proyección y trascendencia histórica de la Reforma El dogma de Lutero El dogma de Calvino La Reforma y el capitalismo Reforma, revolución y modernidad La Reforma y las ideas económicas tradicionales
Luego de detallar la situación en España y Alemania, y al exponer el tema luterano de la justificación por la fe, el autor se refiere al Catecismo de Heildeberg, pues cita la pregunta 60 del mismo:
 Aunque mi conciencia no reprocha el haber pecado gravemente contra los mandamientos de Dios y me reconviene por no haber guardado ni tan siquiera uno solo, y me echa en cara continuamente mi inclinación al mal. Dios, sin ningún mérito de mi parte y por su pura gracia, me confiere y me imputa, sin embargo, la satisfacción cabal de Jesucristo, su justicia y santidad, como si yo no hubiera nunca pecado y como si no hubiese realizado el acto de desobediencia que me fue impuesto; a condición tan sólo de que aceptase dicho beneficio con un corazón creyente . [5]
Como muestra de la argumentación histórica, ideológica y cultural que desarrolla a lo largo de la obra, y en la que discute intensamente las diferencias entre catolicismo y protestantismo, sin simpatizar necesariamente con este último, presentamos esta cita, que nos servirá como base para acompañarlo minuciosamente en su periplo analítico:
 El católico posee la libertad trascendental, pero es esclavo del mundo. […] Hay pues, un desequilibrio entre el ideal a que se aspira y las exigencias que la realidad impone. El calvinista, por contra, es esclavo de la trascendentalidad, pero vive en el mundo: y gracias a su vivir intramundano y activo puede manumitirse del yugo predestinatorio. […] De parecida manera bien pudiera el protestantismo haber hecho del hombre un siervo de la allendidad, pero un amo y señor de la aquendidad . [6]
Como se ve, su caracterización teológica y doctrinal no evade algunos aspectos que podrían calificarse de “metafísicos”, pues su revisión de los diversos aspectos religiosos de ambas tradiciones es apasionada y sugerente. Integrante del exilio español (llegó a México en 1941), Ortega y Medina forjó una obra que merece mucha mayor atención de la que ha recibido, a ambos lados del Atlántico, especialmente en lo que atañe a los conflictos socio-políticos entre España y los países anglosajones, además de la importancia de la Reforma Protestante en la construcción y consolidación de la modernidad, todo ello plasmado en obras como  Destino manifiesto. Sus razones históricas y su raíz teológica  (1972) y  La evangelización puritana en Norteamérica  (1976).
Él mismo se refirió a la aportación de los historiadores españoles que se quedaron en México en un texto memorable. [7]


   [1] J.A. Ortega y Medina,  Reforma y modernidad.  Ed. de Alicia Mayer. México, Instituto de Investigaciones Históricas/UNAM, 1999 (Historia general, 19), pp. 142-143.
   [2] Cf. Georg Plasger, “La confesionalización reformada en Alemania y Alemania del sur”, lección 4 del Curso básico “Historia y teología reformada”,  www.reformiert-online.net/t/span/bildung/grundkurs/gesch/lek4/print4.pdf .
   [3] El cuadernillo se puede descargar en:  http://wcrc.ch/wp-content/uploads/2013/08/Reformation-Sunday-Brochure-2013-Spanish.pdf . El autor del estudio mencionado es el profesor Lyle D. Bierma, del Seminario Calvino (Grand Rapids, Michigan), quien antes ha publicado  The covenant theology of Caspar Olevianus  (1996; 2ª ed., 2005),  The doctrine of the sacraments in the Heidelberg Catechism  (1999),  An introduction to the Heidelberg Catechism .  Sources, history, and theology  (2005). Y, este mismo año:  The theology of the Heidelberg Catechism. A Reformation synthesis .
   [4] Catecismo de Heildelberg. Enseñanza de la doctrina criastiana.  4ª ed. Rijskwijk (Países Bajos), Fundación Editorial de Literatura Reformada, 1993, p. 13,  www.felire.com/descargas%20pdf/catecismo%20de%20heidelberg.pdf .  No se han incluido las citas bíblicas. Recientemente, ha aparecido el volumen  Símbolos doctrinales de la iglesia. Credos, confesiones y catecismos de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México  (Publicaciones El Faro, junio de 2013, 606 pp.), una mala copia del  Libro de Confesiones  de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos (2004, comité a cargo de la traducción al español: M.I. de García, C. Arrastía, J. Garza, y J.L. Velazco M., www.pcusa.org/media/uploads/curriculum/pdf/confessions-spanish.pdf), puesto que la mayor parte de las introducciones a los documentos fue tomada de sitios de internet, con lo que el trabajo del Ministerio de Educación deja mucho que desear, una vez más, puesto que, en el colmo del pésimo trabajo editorial (que deja pasar una errata como “Catesismo”, p. 585) y renuncia a hacer el trabajo que le ha sido encomendado, incluye como prólogo un texto de Óscar Hernández Juárez, anciano de iglesia y empleado de larga trayectoria de El Faro. Además, a diferencia del  Libro de Confesiones  y sin explicación alguna, se excluyó del volumen la  Declaración de Barmen  (1934), documento fundamental de las iglesias reformadas del siglo XX, y se incluyen tres páginas dedicadas a la  Institución de la Religión Cristiana,  de Juan Calvino, como muestra de otra falla teológica más.
   [5] J.A. Ortega y Medina,  op. cit.,  pp. 90-91. El autor no consigna la edición del catecismo que consultó.
   [6] J.A. Ortega y Medina,  op. cit.,  p. 160, nota 181.
   [7] J.A. Ortega y Medina, “La aportación de los historiadores españoles trasterrados a la historiografía mexicana”, en  Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México,  UNAM, vol. 10, 1986, pp. 255-279,  www.historicas.unam.mx/moderna/ehmc/fichas/f131.html .  Cf. M.C. González Ortiz,  Juan A. Ortega y Medina: entre Andrenios y Robinsones.  México, Instituto Nacional de Antropología e Historia-UNAM, 2004.

Autores:  Leopoldo Cervantes-Ortiz

©Protestante Digital 2013


31 de octubre, Día de la Reforma

La Reforma que trastocó Iglesia y mundo hace 496 años
Este 31 de octubre se conmemora en todo el mundo la Reforma Protestante, 496 años después de clavar Lutero sus 95 tesis un 31 de octubre en Wittenberg (Alemania).

30 DE OCTUBRE DE 2013, MADRID

 

El 31 de octubre de 1517, víspera de la fiesta católica de Todos los Santos, Martín Lutero dio a conocer públicamente sus tesis, y el impacto fue tal que se señala esa fecha como el comienzo de la Reforma protestante.
Para unos, Lutero es el ogro que destruyó la unidad de “la” iglesia, la bestia salvaje que holló la viña del Señor, un monje renegado que se dedicó a destruir las bases de la vida monástica. Para otros, es el gran héroe que hizo que una vez más se predicara el evangelio puro de Jesús y la Biblia, el reformador de una iglesia corrupta.
Él cambió el curso de la historia al desafiar con valentía el poder del papado y del imperio, sosteniendo puntos de vista contrarios a la práctica y ordenanzas de la religión establecida, el catolicismo romano, por considerarlas contrarias al contenido de la Biblia.
La principal doctrina evangélica que Lutero alzó contra el sistema ritualista de penitencias fue que la salvación es por gracia solamente, no por obras. La chispa que movió al monje vino probablemente en 1515, cuando Lutero empezó a dar conferencias sobre la Epístola a los Romanos, pues él mismo dijo después que fue en el primer capítulo de esa epístola donde encontró la respuesta a sus dificultades.
 LARGA LUCHA  Esa respuesta no vino fácilmente. No fue sencillamente que un buen día Lutero abriera la Biblia en el primer capítulo de Romanos, y descubriera allí que “el justo por la fe vivirá”. Según él mismo cuenta, el gran descubrimiento fue precedido por una larga lucha y una amarga angustia, pues Romanos 1:17 empieza diciendo que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”. Según este texto, el evangelio es revelación de la justicia de Dios.
Estuvo meditando de día y de noche para comprender la relación entre las dos partes del versículo que, tras afirmar que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”, concluye diciendo que “el justo por la fe vivirá”.
La respuesta que encontró Lutero fue sorprendente.  La “justicia de Dios” no se refiere en la carta a los Romanos, como piensa la teología tradicional, al hecho de que Dios castigue a los pecadores. Se refiere más bien a que la “justicia” del justo no es obra suya, sino que es don de Dios.  La “justicia de Dios” es la que tiene quien vive por la fe, no porque sea en sí mismo justo, o porque cumpla las exigencias de la justicia divina, sino porque Dios le da este don. La “justificación por la fe” no quiere decir que la fe sea una obra más sutil que las obras buenas, y que Dios nos pague esa obra. Quiere decir más bien que tanto la fe como la justificación del pecador son obra de Dios, don gratuito.
En consecuencia, continúa comentando Lutero acerca de su descubrimiento, “sentí que había nacido de nuevo y que las puertas del paraíso me habían sido franqueadas. Las Escrituras todas cobraron un nuevo sentido. Y a partir de entonces la frase ‘la justicia de Dios‘ no me llenó más de odio, sino que se me tornó indeciblemente dulce en virtud de un gran amor”.

Lutero (Joseph Fiennes, trailer)
  Lutero, mucho más que un biopic llevado a la gran pantalla, es un drama de acción que transcurre en una de las épocas más revolucionarias de la historia (el paso de la Edad Media al Renacimiento) y muestra como las creencias de un solo hombre pueden cambiar el mundo. Lutero, que cautivadoramente crea el malestar religioso y político y las sacudidas cívicas de la época, es un testamento del poder de la un hombre para reinventar la historia.

 PRUDENTE Y RESERVADO  Lutero parece haber sido un hombre relativamente reservado, dedicado a sus estudios y a su vida espiritual. Su gran descubrimiento, aunque le trajo una nueva comprensión del evangelio, no lo llevó de inmediato a protestar contra el modo en que la Iglesia católica entendía la fe cristiana. Al contrario, nuestro monje continuó dedicado a sus labores docentes y pastorales y, si bien hay indicios de que enseñó su nueva teología, no pretendió contraponerla a la que enseñaba el catolicismo.
Cuando por fin decidió que había llegado el momento de lanzar su gran reto, compuso noventa y cinco tesis, que debían servir de base para un debate académico. En ellas, Lutero atacaba varios de los principios fundamentales de la teología escolástica, y por tanto esperaba que la publicación de esas tesis, y el debate consiguiente, serían una oportunidad de darle a conocer su descubrimiento al resto de la Iglesia.
 CONTRA EL LUCRO  La controversia fue mayor de lo que Lutero se proponía. Lo que había sucedido era que, al atacar la venta de las indulgencias de Juan Teztel en Alemania, Lutero se había atrevido, aún sin saberlo, a oponerse al lucro y los designios de varios personajes mucho más poderosos que él.
Según Lutero, si es verdad que el Papa tiene poder para sacar las almas del purgatorio, ha de utilizar ese poder, no por razones tan triviales como la necesidad de fondos para construir una iglesia, sino sencillamente por amor, y ha de hacerlo gratuitamente (Tesis 82). Pero aunque muchos abrigaban tales sentimientos, nadie protestaba, y la venta continuaba.
 LAS 95 TESIS  Lutero clavó sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Esas tesis, escritas en latín, no tenían el propósito de crear una conmoción religiosa. Lutero dio a conocer sus tesis la víspera de la fiesta de Todos los Santos, y su impacto fue tal que frecuentemente se señala esa fecha, el 31 de octubre de 1517, como el comienzo de la Reforma protestante y la reafirmación de que la Palabra de Dios es el punto de partida y la autoridad final de la Iglesia y de toda teología.
La mayoría de historiadores conviene en que Lutero remitió sus tesis al Arzobispo de Maguncia, al Papa, a algunos amigos y a otras universidades en esa fecha. Con todo, las tesis fueron impresas muy pronto, y antes de 1518 habían sido extensamente leídas por toda Europa.
 REACCIÓN Y CISMA  Su impacto sorprendió al propio Lutero. Las autoridades religiosas vacilaron, sin embargo, en condenar a Lutero. Este último continuará discutiendo con teólogos partidarios de las doctrinas de Roma, por ejemplo, con Johann Eck en la famosa disputa de Leipzig de 1519.
Las 95 tesis son finalmente condenadas definitivamente el 15 de junio de 1520 por la bula Exsurge Domine del papa León X. Lutero, entonces abiertamente en conflicto con la Iglesia católica, es excomulgado a principios del año siguiente.
El Papa León X exigió que Lutero se retractara por lo menos de 41 de sus tesis, pero el monje alemán, ya famoso en toda Europa, rechazó esta exigencia públicamente en la Dieta de Worms de 1521 jugándose la vida. Era el paso definitivo para lo que luego sería la reforma protestante.

Fuentes:  Histª del Cristianismo

Editado por: Protestante Digital 2013

‘Lutero en Venecia’ desde 1511

Publicado: octubre 30, 2013 en Iglesia, Luteranismo

Luteranos antes de Lutero

<em> ‘Lutero en Venecia’ desde 1511</em>

El cartel a la entrada de la Iglesia Evangélica Alemana en Venecia / V. Rossato
El pensamiento reformador precedió a Lutero en Venecia, con registro de predicaciones “de enseñanza luterana”. Los comerciantes alemanes fundaron luego la Iglesia Evangélica Alemana, que ahora se abre al público.

 

Aunque no figura en los primeros puestos de la lista de atractivos turísticos de Venecia, el edificio de la Iglesia Evangélica Alemana, la más antigua comunidad luterana de Italia, destaca por su valor artístico e histórico.
Relata Verónica Rossato que la antigua sede de la Escuela del Ángel Custodio, ubicada junto a la Iglesia de los Santos Apóstoles, fue diseñada en 1730 por el arquitecto Adrea Tirali, quien también dirigió su construcción. “Hace 200 años que la comunidad luterana compró el edificio. Acabamos de restaurarlo y hemos decidido abrirlo al público en general “, dijo a Protestante Digital el pastor Bernd Prigge, quien atiende personalmente a los visitantes.
Uno de los atractivos que ofrece esta iglesia ubicada en la zona más tranquila de Cannaregio, es una obra del gran pintor veneciano Tiziano (1490-1576), que representa un busto del Redentor sosteniendo un globo terráqueo en la mano izquierda, mientras que con la derecha hace un gesto de bendición. La pintura ya estaba en el Almacén Alemán donde la comunidad protestante se reunió en secreto durante 300 años, hasta alquilar primero y comprar después el actual edificio.
“Antes de las primeras publicaciones de Martín Lutero el pensamiento reformador ya había encontrado interés en Venecia”, aseguro el pastor Prigge.
Además de la pintura de Tiziano, los visitantes pueden admirar un retrato de Martín Lutero que lo muestra en la edad madura. Esta pintura es muy similar a la que se encuentra en la catedral de Weimar: ambas proceden del taller de Lucas Cranach.
Para muchos turistas la Iglesia Evangélica Alemana constituye una sorpresa, ya que no estaba en su itinerario. “La visita ha sido muy interesante porque el personal presente me ha explicado desde cuando existe la comunidad luterana en Venecia y como está organizado el culto”, comento una turista brasileña al salir del edificio.
“Fue muy grato encontrar una obra de Tiziano y también conocer la historia del lugar y de esta comunidad religiosa”, expresa otra.
Según informó el pastor Prigge, en el lugar se congregan de forma regular unas 80 personas, de las cuales la mitad vive en Venecia y sus islas y la otra mitad en el continente. “Actualmente es una comunidad pequeña, sin embargo participa activamente en la vida de la ciudad”, afirma.
SUENAN LAS CAMPANAS DE LA HISTORIA Mientras suenan las campanas de las numerosas iglesias católicas de Venecia, el pastor luterano continúa con la explicación: “El cardenal de origen veneciano Gasparo Contarini se convenció en 1511 que el hombre no se salva por obras, sino por la fe. Por la misma época, jóvenes patricios reunidos en el Cenáculo de Murano leen el Nuevo Testamento en la versión original. Más tarde dos de ellos envían al Papa propuestas para la reforma de la iglesia”.
Pocos años después, ya tras el inicio de la Reforma iniciada por Lutero en 1517, algunos historiadores recogen registros de predicaciones “de acuerdo con la enseñanza luterana” en la Serenissima República de Venecia que nació como ciudad-estado en el siglo IX y llegó a ser una de las principales potencias económicas del mundo.
Las protestas de Roma no pudieron acallar a los seguidores de Lutero, poderosos comerciantes alemanes. A través del imponente emporio comercial, el Almacén Alemán, inaugurado en 1508 en las inmediaciones de Rialto, el pensamiento de Martín Lutero se extendió inmediatamente en toda Venecia.
“La historia de esta casa de comercio alemán está estrechamente ligada a la historia de esta comunidad luterana”, dijo Prigge.
CARTA DE LUTERO En 1527 los escritos de Lutero y de sus seguidores se quemaron públicamente en el Puente de Rialto. A partir de 1542 la Inquisición avanza y en los siguientes 50 años muchos fieles protestantes son ahogados en la llamada “noche en la laguna”.
“En 1543 Lutero envía dos cartas a los hermanos en la fe italianos de Venecia, Vicenza y Treviso y expresa que se alegra muchísimo de la vida evangélica en Veneto”, afirma el pastor luterano.
A pesar de todo, los comerciantes alemanes siguieron reuniéndose en secreto y en 1650 llegó el primer pastor luterano, bajo el “disfraz” de médico. Su sucesor fue descubierto y debió salir de Venecia en pocos días al ser descubierto, lo que hizo que la comunidad elaborase un reglamento con 21 normas de conducta para garantizar la seguridad de sus miembros. “Encontramos, por ejemplo, disposiciones específicas para los recién llegados y las indicaciones para acceder a la sala de culto sin levantar sospechas”, comento el pastor.
LLEGADA DE NAPOLEÓN Y AUSTRIA Con la llegada de Napoleón a Venecia en 1797, la comunidad finalmente salió de la ilegalidad. En 1806 los germano-venecianos debieron abandonar su Almacén. “La comunidad contaba con la tolerancia religiosa y la libertad de creencia, pero necesitaba un lugar donde reunirse. En 1813, un comerciante alemán compró el edificio abandonado de la antigua hermandad del Ángel Custodio y lo dono a la comunidad. Justamente este año hemos festejado los dos siglos aquí”, explico el pastor.
Aún con edificio propio no terminaron los problemas para estos fieles alemanes: cuando en 1815 Venecia cayó bajo el dominio austriaco la comunidad perdió la libertad recién adquirida. “En aquella época los hermanos debían utilizar sólo la entrada lateral, los sermones debían ser únicamente en idioma alemán y si había ingresos por la celebración de bautismos, bodas y funerales se debían entregar a la Iglesia Católica”, relata Prigge.
Sólo con la independencia de Italia en 1866 cayeron las restricciones y la comunidad finalmente pudo abrir la puerta principal de su hermoso edificio.

Autores:  Verónica Rossato

Fuentes:  Protestante Digital

Editado por: Protestante Digital 2013

¿Encomendar el mundo a María?

Publicado: octubre 30, 2013 en Iglesia

Leonardo de Chirico

¿Encomendar el mundo a María?

 Estos actos son respuestas al mensaje que María supuestamente dio a los tres jóvenes pastores de Fátima (Portugal) en 1917.

 

“Dondequiera que María es venerada y se lleva a cabo la devoción a ella, allí la Iglesia de Cristo no existe”. Si Karl Barth está en lo cierto, la Iglesia de Cristo no estaba presente el día 13 de octubre en la plaza de San Pedro cuando el Papa Francisco encomendó el mundo a María.
Se le ofreció la ocasión en la veneración de la estatua de Nuestra Señora de Fátima que se había llevado a Roma para un día mariano especial. El marianismo es una de las claves para interpretar el presente pontificado y esta celebración destaca aún más su difusión.
¿Encomendar el mundo a María?
Si Francisco parece romper con muchas convenciones por la forma en que vive su papel de Papa, es muy tradicional en lo que se refiere a su marianismo.
Encomendar el mundo al Inmaculado Corazón de María lo hizo Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial (1942) y fue realizado dos veces por Juan Pablo II (1982 y 1984). Francisco sigue, por tanto, una tradición establecida en el siglo XX que unifica el catolicismo romano pre- y post-Vaticano II.
Estos actos son respuestas al mensaje que María supuestamente dio a los tres jóvenes pastores de Fátima (Portugal) en 1917.
La consagración del mundo a María es, por consiguiente, algo que proviene de una reciente visión mariana, sin ningún respaldo bíblico. Encomendar el mundo es una acción muy importante pero uno se pregunta si los cristianos están, en cambio, convocados o no por la Palabra de Dios a confiar sus vidas al Creador (p.e. 1 Pedro 4:19) o hacer sus peticiones al Mismo Dios (p.e. Filipenses 4:6). El mundo fue encomendado por Dios el Padre a Dios el Hijo (1 Corintios 15:27) y no hay ninguna evolución mariológica que pueda revocar esta verdad.
¿QUÉ SIGNIFICA ESTE ACTO? ¿Qué significó para el Papa Francisco encomendar el mundo a María? Fundamentalmente, el Papa rezó una oración mariana que contenía una serie de declaraciones y compromisos de largo alcance que, bíblicamente hablando, son adecuadas si son dirigidas al Dios Trino, pero no si en su lugar se pone a “María”.
Una muestra: “Confiamos que cada uno de nosotros es precioso ante tus ojos y que nada que more en nuestros corazones te es desconocido”. Al llegar a este punto un cristiano ordinario preguntaría: ¿no dice la Biblia que somos de gran valor a los ojos de Dios (p.e. Isaías 43:4) pero nunca habla de María en estos términos?
Además, ¿esta afirmación implica que María conoce la profundidad de nuestros corazones? ¿Es ella omnisciente, en lo que se refiere a los atributos que pertenecen sólo a Dios? Según la Biblia, Dios el Padre conoce los secretos del corazón (Salmo 44:21), Dios el Hijo conoce los pensamientos de los hombres (p.e. Mateo 9:4), Dios el Espíritu intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras (Romanos 8:26).
Otra manifestación: “Guarda nuestras vidas en tus brazos”. Se representa a María como la encargada de la defensa y el cuidado de nosotros, o sea, otro atributo que la Biblia relaciona sólo con Dios. Dios el Padre preserva las vidas de los santos (p.e. Salmo 97:10) y el Señor Jesús protege a los que le fueron dados por el Padre (Juan 17:12). Es el poder de Dios que guarda sus criaturas a través de la fe (1 Pedro 1:5). María no tiene ningún papel en esto. Por otra parte, es Dios quien levanta “los corderos en sus brazos” (Isaías 40:11). María extendía sus brazos al niño Jesús, pero en ninguna parte de la Escritura se nos dice que podemos esperar su abrazo.
Una enunciación final de la oración contiene la siguiente invocación: “revitaliza y alimenta nuestra fe; sustenta e ilumina nuestra esperanza; inspira y anima nuestra caridad”, como si María tuviera asignado este papel. La Biblia enseña que los creyentes piden a Jesús que les ayude a crecer en su fe (p.e. Marcos 9:24), tienen su esperanza en Dios (p.e. Hechos 24:15) y saben que el amor es el fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22).
El problema con esta mariología papal es que es totalmente injustificada si la fe cristiana se basar únicamente en la Palabra de Dios.
A pesar de todo lo que se ha dicho en los círculos ecuménicos acerca del re-acercamiento entre los católico romanos y los protestantes evangélicos en tormo a la Biblia, este acto de encomendación a María demuestra que sus diferencias no son una cuestión de matices sino de asuntos fundamentales que se encuentran en el corazón de la propia fe.
Afortunadamente, “la Tierra es del Señor con todo lo que hay y vive en la misma” (Salmo 24:1) y no hay ninguna necesidad de confiarla a nadie más.

Autores:  Leonardo de Chirico

©Protestante Digital 2013

¿Reformar lo irreformable?

Publicado: octubre 4, 2013 en Iglesia, Teología

Samuel Escobar

 

¿Reformar lo irreformable?

 

 

La toma de posición de Küng respecto a su iglesia la expresa bien el título de su primer capítulo “¿Una iglesia enferma, incluso moribunda?”

 

 

 

Un notable artículo del teólogo católico Hans Küng en  El País  del jueves 26 de setiembre me ha traído a la memoria mis lecturas de este verano y una reflexión que quiero compartir con mis lectores.

Vamos primero al artículo en cuestión que lleva como título “La prueba decisiva de Francisco”. Comienza afirmando: “El Papa muestra valentía civil” y hace referencia a su presencia entre los pobres de las favelas de Rio de Janeiro y por otra parte a su buena disposición a abordar un diálogo abierto con críticos no creyentes. Cita a Eugenio Scalfari, del periódico romano de izquierda liberal  La Repubblica , quien en un artículo planteó 12 preguntas al Papa, entre ellas una relativa a la cuestión del poder temporal que la Iglesia Católica Romana siempre ha buscado. La pregunta es aguda y precisa: “¿Representa por fin el Papa Francisco la primacía de una iglesia pobre y pastoral sobre una iglesia institucional y secularizada?”

Küng señala hechos notables en las palabras y gestos de Francisco como la renuncia a la pompa, el estilo que acentúa la figura del servicio más bien que del señorío, las reformas frente a los escándalos financieros, y el esfuerzo por reformar la curia. Pero para Küng, Francisco “aun tiene por delante la prueba decisiva de la reforma papal”, y define ésta como el desafío de la pobreza. Con un breve y acertado trabajo exegético este teólogo suizo nos muestra que en los evangelios sinópticos el concepto de “pobre” se extiende más allá de la referencia a la pura carencia económica. Los “pobres en espíritu” de Mateo serían también quienes sufren angustia interior: “Jesús llama a sí a todos los afligido y abrumados, también a quienes han sido abrumados con la culpa.”

Küng ubica entre estos pobres en espíritu a tres grupos dentro de la Iglesia Católica Romana de hoy: los divorciados, las mujeres y los curas casados.

Le gustaría ver que Francisco permitiera que los divorciados que se han vuelto a casar “puedan ser readmitidos a los sacramentos cuando lo desean de corazón.”

Le gustaría ver un cambio también en cuanto a las mujeres “que debido a la posición eclesiástica respecto a los anticonceptivos, la fecundación artificial y también el aborto, son despreciadas por la Iglesia y en no raras ocasiones padecen miseria de espíritu.”

Finalmente sería deseable un cambio respecto al celibato del clero. Comenzando por el caso de “los sacerdotes apartados de su ministerio por razón de su matrimonio” Küng avanza a decir que si bien la Iglesia puede preservar un celibato libremente elegido por los sacerdotes, “una soltería prescrita por el derecho canónico contradice la libertad que otorga el Nuevo Testamento, la tradición eclesiástica ecuménica del primer milenio y los derechos humanos modernos.”

Reflexionando sobre esta propuesta del famoso teólogo del Concilio Vaticano II, creo que ha puesto el dedo en tres llagas que sí que son un desafío para el nuevo Papa. Y me viene a la mente también la idea de que en estos tres puntos las iglesias evangélicas en España afrontan igualmente serios desafíos pastorales.

Mirando las cosas con honestidad reconozcamos que como evangélicos no contamos con definiciones claras y aceptadas por las diversas iglesias en varios de esos puntos. Aquí tenemos un tremendo desafío exegético, teológico y pastoral que esperamos identificar en el futuro.

Según Küng este nuevo papa ha demostrado hasta aquí gran sensibilidad, empatía por las necesidades humanas y coraje civil: “Esas cualidades le facultan para adoptar decisiones necesarias y que marcarán el futuro respecto a estos problemas, en parte pendientes desde hace siglos.”

Esta referencia a las posibilidades de que el papa Francisco implemente reformas en su iglesia me lleva a dos libros que leí en el verano y que me condujeron a una reflexión intensa e inquietante. En primer lugar leí del historiador evangélico Mario Escobar Golderos el libro  Francisco: el primer papa latinoamericano(Grupo Nelson, Nashville, 2013, 159 págs). Es un libro ágil que se lee sin dificultad y que tendría que ser lectura obligada para todo evangélico que quiera estar bien informado. El autor ha conseguido procesar una gran cantidad de información y presentarla de forma legible y atractiva. En sus trece capítulos Mario Escobar nos ofrece un retrato de Jorge Mario Bergoglio, hoy simplemente el papa Francisco, quien ya ha dado mucho que hablar a la prensa mundial.

En la primera parte, “El día de primavera que cambio mi vida”, Escobar narra en cuatro capítulos una breve biografía de Bergoglio, su niñez y juventud en su Argentina natal, el surgimiento de su vocación sacerdotal, sus estudios, y su carrera eclesiástica como profesor, sacerdote y luego obispo en los difíciles tiempos de la dictadura militar argentina en las décadas de 1970 a 1990. Los cuatro capítulos de la segunda parte, “El cardenal de los jesuitas”, son especialmente valiosos para el lector evangélico poco familiarizado con la historia y las instituciones católicas y nos llevan hasta el cónclave del 2013 en el cual Bergoglio llegó a ser papa. Los cinco capítulos de la tercera parte presentan “Los cinco retos del nuevo papa Francisco.”

El libro de Mario Escobar no es el típico libro evangélico que a cada paso se detiene a señalar los contrastes entre Catolicismo y Protestantismo. Conforme avanzaba en su lectura yo tenía la impresión de que este exitoso novelista e historiador abriga cierta esperanza de que el papa Francisco consiga llevar adelante algunas de esas urgentes reformas que le hacen falta a la Iglesia Católica Romana.

Por nuestra experiencia de evangélicos en España, y el talante ultra-conservador y triunfalista del Catolicismo español, percibimos mejor la urgencia y al mismo tiempo la dificultad de la tarea de reformar que el papa tiene por delante. Como lo ha señalado la prensa últimamente los obispos españoles están entre los que tienen menos disposición a aceptar las reformas.

Al terminar de leer el libro de Mario Escobar cayó en mis manos un libro de Hans Küng, el teólogo con el que he empezado este artículo, que se publicó en alemán en el año 2011 y ha aparecido este año en castellano. Su título me atrajo, pues es un interrogante audaz y acertado:  ¿Tiene salvación la Iglesia?(Editorial Trotta, Madrid, 2013).

Son 199 páginas y se trata de un diagnóstico valiente y bien informado por un hombre que conoce como pocos la teología y la historia del Catolicismo. Mientras leía este libro recordaba yo la mezcla de asombro y esperanza que me había causado cincuenta años atrás la lectura del primer libro que hizo mundialmente conocido a Küng  El concilio y la unión de los cristianos  (1960).

La toma de posición de Küng respecto a su iglesia la expresa bien el título de su primer capítulo “¿Una iglesia enferma, incluso moribunda?” Su análisis es demoledor: “La Iglesia católica atraviesa la más profunda crisis de confianza desde la Reformay nadie puede pasarlo por alto: en el centro de la Iglesia se encuentra – esto tiene que ser visto también en Alemania – Joseph Ratzinger, el actual papa quien, aunque originario de la tierra de la Reforma, vive en la Roma papal desde hace tres décadas, y lejos de conjurar la crisis, la agudiza.”(p.17).

Utilizando el símil médico de la salud y la enfermedad, los siguientes capítulos tienen títulos muy sugestivos:”Diagnosis del sistema romano. Anamnesis y diagnóstico”, “Los gérmenes de una enfermedad crónica”, “Rehabilitación con recaídas” , “Una gran operación de salvamento” y “Terapia ecuménica”. Con la precisión de un cirujano que domina su estilete Küng va sacando a luz los entretelones del sistema romano y sus miserias, mostrando las raíces históricas de algunos de los problemas más serios que enfrenta la Iglesia hoy. Me parece que esos panoramas históricos son utilísimos para entender el alcance de la autocrítica que Küng propone.

Por ejemplo, refiriéndose a la época de la Reforma protestante y la división del Cristianismo que trajo, dice Küng: “Pero a quien haya estudiado toda esta historia no le puede caber duda al respecto: no es al reformador Lutero, que también cometió errores, sino a  la Roma refractaria a toda reforma – y a sus cómplices alemanes – a quien hay que achacar la principal responsabilidad de que tras el cisma entre la Iglesia de Oriente y la Iglesia de Occidente, se produjera un cisma entre (dicho a grandes rasgos) la mitad septentrional y la mitad meridional del imperio, que luego, a causa de la expansión colonial de las potencias europeas se prolongaría en Norteamérica y Sudamérica.” (p.84 cursivas del autor).

La negativa a reformarse y la arrogancia con que actuaba Roma la ve también Küng en la forma en que el Catolicismo enfrentó los desafíos de la Modernidad en el siglo 17:“A pesar de todo el ornamento barroco, el catolicismo contrarreformista era a todas luces una religión conservadora y restauracionista que, vista en conjunto, seguía siendo la religión de los pueblos latinos, que (a excepción de Francia) estaban económica, política y culturalmente estancados. En el catolicismo, se quiera o no, el papa decide sobre la interpretación de la Biblia y no tolera innovación alguna. A la inversa, la ‘libertad del cristiano’ de los protestantes contribuye decisivamente a la acentuación moderna de la responsabilidad personal, la mayoría de edad y la autonomía.” (p.89).

Este cuadro de la gravedad de la enfermedad que sufre la Iglesia Católica Romana es un trabajo magistral, una obra de madurez y de valentía. A pesar de ello, Küng no ha salido de la Iglesia Católica, pero describe su postura con claridad meridiana: “El que mi fe haya permanecido inconmovible se lo debo a una instancia más elevada (y a muchas serviciales personas): no a la fe en la Iglesia como institución, sino a aquel Jesucristo cuya persona y causa siguen siendo – en la buena tradición de la Iglesia, pero también en la buena liturgia y la buena teología – el motivo originario que, a despecho de toda decadencia y corrupción, nunca se ha perdido ni se pierde sin más. El nombre Jesucristo es algo así como el ‘hilo dorado’ en el tejido siempre confeccionado de nuevo de la historia de la Iglesia, a menudo tan resquebrajada y sucia” (p.49).

Es así como Mario Escobar nos presenta un cuadro breve pero comprensivo de la personalidad del nuevo papa y de los desafíos con que se enfrenta. Por otra parte la obra de Küng nos permite ver las dificultades, yo diría la imposibilidad, de la tarea reformadora que le ha impuesto su elección. Sin embargo la lectura cuidadosa de Küng nos puede ayudar como evangélicos a ver algo de la tarea de reforma que tenemos nosotros por delante, nosotros que creemos en la  Ecclesia reformata semper reformanda .

 

Autores: Samuel Escobar

 

©Protestante Digital 2013

 

 


Gina Campalans

La Iglesia… ¿una comunidad terapéutica?
Tendiendo puentes hacia la sociedad: alguien dijo una vez: Jesús es la respuesta… ¿pero cuál es la pregunta?]
En España existen miles de Asociaciones, ONGs y Fundaciones de todo tipo,  (algunas verdaderamente peculiares),  pero esto nos demuestra que la gente tiende a agruparse en función de unas necesidades concretas, para buscar u ofrecer respuestas y soluciones específicas a la realidad en la que viven inmersos. Una madre con un hijo discapacitado no requerirá las mismas atenciones que unos padres con un hijo drogadicto o con altas Capacidades. O bien una esposa cuyo marido le han diagnosticado un principio de Alzheimer no precisará de la misma ayuda que pueda buscar un hombre que vive lejos de su Patria y ha tenido que dejar atrás su casa y su familia. Una mujer maltratada no necesitará lo mismo que una joven a la que le acaban de decir que padece SIDA.Veamos algunas de las muchas Asociaciones, Fundaciones y ONGs que funcionan actualmente en nuestro país: Asociación Española de Alérgicos a alimentos y Látex,  AsociaciónAFPOM de Fibromialgía y problemas Óseos Musculares,  AsociaciónOficialEspañolade Pacientes con Dolor Neuropático,  Asociacionesde paradosen España|estoyparado.com , Asociación Españolade Amigos y Familiares de Enfermos Psíquicos, Dignidad, Médicos sin Fronteras, ayuda en Acción, Asociación de sordo ciegos,  FundaciónEspañolade la Tartamudez , Horizonte sin Fronteras, Cáritas, Asociación de ayuda contra el cáncer, Asociaciones de Alzheimer, Asociaciones de apoyo a Inmigrantes, Asociación de Alcohólicos Anónimos,  Asociaciónde Altas Capacidades ,  Asociación dePersonas con DiscapacidaddeYecla (ADFY) , Bello Amanecer, Asociación de personas que sufren depresión y/o ansiedad.

Con relación a esta última, conviene destacar para que nos hagamos una idea de la gravedad de esta enfermedad, y de la necesidad de este tipo de Asociaciones, que en España, el suicidio por depresión es la segunda causa de muerte entre la población joven, solo superada por las muertes por accidente de tráfico. Un 15% de las personas que sufren depresión grave se suicidan, y un 56% intentan acabar con su vida.

Investigando sobre las funciones y los objetivosque persiguen las diferentes Asociaciones me ha llamado poderosamente la atención una concretamente llamada “Alendoy”. Nunca había escuchado hablar de ella. Esta es una asociaciónsin ánimo de lucrosituada en la Barriada de la Paz en Cádiz, zona clasificada tanto por la Junta de Andalucía como por el propio Ayuntamiento, como deNecesidad de Transformación Social. Nació en el año 1999 como respuesta a una necesidad clara y detectada, de ofrecer un recurso abierto al barrio, donde desarrollarproyectos sociales y educativos,destinados a la inclusión de personas en riesgo, derivado de su discapacidad, situación económica, social o familiar.

¿No debería hacer algo parecido la Iglesia, llamada a ser un Agente transformador de la sociedad? ¿No debería la Iglesia tender puentes hacia esos diferentes colectivos?

Todo eso esto nos debería suscitar a todos una serie de preguntas: ¿qué mueve a la mayoría de estas personas a crear una Asociación o una ONG? ¿Qué motiva a un ser humano a buscar el bien del otro? Y la respuesta creo que es bien sencilla y valga la redundancia; responder a las necesidades de algún colectivo, el hacer el bien al prójimo ayudándole a tener una mejor calidad de vida involucrándose con su problemática real, respondiendo de esta forma a las auténticas insuficiencias que tiene su barrio, su población, o bien un núcleo determinado de la sociedad. No conozco a estas personas ni sus creencias religiosas, pero no me cabe la menor duda de que lo que les motiva por encima de todo es el AMOR. Son personas, que mirando a su alrededor han detectado dónde estaban las necesidades para suplirlas.

De igual forma, creo sinceramente que todos aquellos que encuentran refugio y respuesta a sus necesidades más acuciantes en alguna de estas Asociaciones, Fundaciones u ONGs, no se preocupan primeramente por su inclinación religiosa. Probablemente después de renovadas sus esperanzas, sí que se interesarán por lo que les ha movido a ayudarles. Y a lo mejor querrán saber más de su fe, o no…

Y yo me pregunto: ¿No debería hacer algo parecido la Iglesia, llamada a ser un Agente transformador de la sociedad?¿No debería la Iglesia tender puentes hacia esos diferentes colectivos?, ¿No debería la Iglesia observar atentamente cuáles son las carencias de su barrio, pueblo o ciudad y desarrollar estrategias para combatirlas? ¿No invierte la Iglesia demasiada energía en planes, reuniones y proyectos internos? ¿Cómo pueden las multitudes acercarse a Jesús si primero no les damos el pan que necesitan? Jesús anduvo sobre la tierra haciendo bienes y se gastó caminando de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad en busca de las gentes y sus necesidades para suplirlas.

Nos convendría recordar que los primeros cristianos tenían “favor con todo el pueblo y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”

El evangelio es una invitación a vivir con alegría y sencillez de corazón, a dar de comer al hambriento y de beber al sediento, a sanar a los enfermos y a liberar a los oprimidos y angustiados de corazón. Deberíamos gastarnos por los demás y acercarnos a ellos sin el deseo explícito de hacer prosélitos, sino amigos.

Nos convendría recordar que los primeros cristianos tenían “favor con todo el pueblo y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. Este es un principio que no deberíamos olvidar. Si sembramos, a su tiempo cosecharemos. Si echamos nuestro pan sobre las aguas, después de muchos días lo hallaremos. Pero nuestra mayor alegría debería ser en todo caso, dar de gracia lo que hemos recibido de gracia. La sociedad sufriente necesita del abrazo de Dios, y nosotros los que formamos parte de su Iglesia, debemos ir a su encuentro y abrazarla.

 Gina Campalans
 Presidenta de la Asociación de “Ayuda al Duelo: Decir Adiós”

Autores: Gina Campalans

©Protestante Digital 2013


Cantante irlandesa escribió un extenso mensaje para la estrella adolescente en el que, de acuerdo a su experiencia, le advierte de los peligros de su conducta. 

 

Sinead O'Connor escribe carta abierta a Miley Cyrus:

 

Sinead O’Connor. (Foto: AP)

Miley Cyrus le acaba de declarar la guerra a Sinead O’Connor. ¿La razón? Una extensa carta en la que la cantante irlandesa le advierte lo que le pasará si sigue comportándose de la manera errática en la que viene haciéndolo.

 

O’Connor, quien durante los años noventa fue una de las figuras más mediáticas de la música pop, utiliza su propia experiencia para explicarle a Cyrus que la industria “la está prostituyendo” de una manera despiadada. Todo esto a partir de que la ex protagonista de “Hannah Montana” aseguró que se inspiró en ella (y su video “Nothing Compares 2 U”) para filmar “Wrecking Ball”, el clip en donde se balancea desnuda sobre una bola de concreto.

 

La carta fue publicada en la web oficial de O’Connor y ya recibió la respuesta de Miley Cyrus, aquí la reproducimos en español:

 

Querida Miley:

 

No iba a escribir esta carta, pero hoy he estado recibiendo varias llamadas telefónicas de distintos periódicos que quieren que yo comente tus declaraciones en la revista “Rolling Stone”, donde dices que el video de “Wrecking Ball” fue diseñado para ser similar al de “Nothing Compares 2 U” … Bueno, esto es lo que tengo que decir … y te lo digo con espíritu maternal y con amor.

 

Estoy muy preocupada por el hecho de que los que te rodean te han hecho creer, o han alentado tu propia creencia, de que es de alguna manera “cool” salir desnuda y lamiendo martillos en tus videos. De hecho, lo que haces es opacar tu talento al dejarte que te prostituyan, siendo la industria de la música o tú misma tu propia proxeneta.

 

Nada más que daño vendrá en el largo plazo al permitir que te exploten así. Absolutamente y de ninguna manera lo que haces representa una forma de empoderamiento ni para ti ni para ninguna otra mujer. Lo que estás haciendo es dar el mensaje de que tu valor es tu atractivo sexual más que tu evidente talento.

 

Yo estoy feliz de saber que soy algo así como un modelo a seguir para ti y por eso espero que prestes mucha atención a lo que te estoy diciendo.

 

Al negocio de la música tú y el resto de nosotros le importamos una mierda. Te prostituirán por todo lo que vales, y de forma muy inteligente, te harán pensar que era lo que tú querías. Cuando termines en rehabilitación como resultado de haber sido prostituida, “ellos” estarán tomando el sol en Antigua con los yates que se compraron por la venta de tu cuerpo. Allí te encontrarás muy sola.

 

A ninguno de los hombres que te observan tampoco le importas una mierda. No te dejes engañar. Muchas mujeres confunden deseo con amor. Que ellos te deseen sexualmente, no quiere decir que les importas, mucho más si tú misma das a entender que no te quieres ni un poquito. A nadie que realmente le intereses puede aprobar que te dejes prostituir. Y eso te incluye a ti misma”.

 

Sí, estoy sugiriendo que no te valoras a ti misma. Y eso tiene que cambiar. Debes de ser protegida como la preciosa jovencita que eres en tu trabajo y por los que te rodean y por ti misma. Este es un mundo peligroso. Nosotros no alentamos a nuestras hijas a que salgan caminando desnudas porque eso las hace presa de los animales y los que son menos que animales que son los que trabajan en esta industria y en la media en general.

 

*Tú vales más que tu cuerpo o tu atractivo sexual. Pero el mundo del espectáculo no ve las cosas de esa manera*, les gusta que las cosas se vean de otra forma. Las revistas que te quieren en su portada, o lo que sea, no te hagas ilusiones, todos ellos te quieren porque están haciendo dinero con tu juventud y tu belleza. No podrían hacerlo de no ser porque tu juventud te hace ciega a los males del mundo del espectáculo. Si tienes un corazón inocente no podrás reconocer a aquellos que no lo hacen.

 

Te lo repito: tienes el talento suficiente para no dejar que la música haga de ti una prostituta. No dejes tampoco que te tomen por una tonta. No pienses que realmente les interesas. Ellos están allí por el dinero, nosotros estamos aquí por la música. Siempre ha sido así y siempre será así. Cuanto más pronto una joven se entera de esto, más pronto estará realmente al control.

 

Le dijiste a la “Rolling Stone” que la mirada de tu video se basa en la mía. La mirada que yo elegí fue una decisión que tomé en un momento en que mi compañía de discos me alentaba para que haga lo que tú estás haciendo. Yo sentí que preferiría ser juzgado por mi talento y no mi aspecto y estoy feliz de haberlo pensado así, sobre todo porque no me veo como antes ahora que tengo casi 47 años de edad y, desgraciadamente, muchas mujeres artistas que han basado su imagen en torno a su sexualidad, terminan en cuando llegan a la edad madura.

 

Tu real empoderamiento como mujer se dará en ese futuro en el que te niegues a explotar tu cuerpo o tu sexualidad para que los hombres hacer dinero con eso. Yo no necesito siquiera hacer la pregunta. He estado en este negocio el tiempo suficiente para saber que los hombres están haciendo más dinero que tú cuando te desnudas. Realmente, no es “cool”. Y el mensaje que le das con esto a otras jovencitas es peligroso. Por favor, en el futuro, di que no cuando te ofrezcan prostituirte. Tu cuerpo es tuyo y de tu novio. No es para esos sucios enfermos que navegan en la red ni para un codicioso ejecutivo de cualquier compañía discográfica que te usa para comprarle diamantes a sus amantes.

 

En cuanto a eso de que quieres alejarte de la imagen de Hannah Montana y quien te dijo que desnudarte es la mejor manera de hacerlo está equivocado, no te respetó ni a ti como jovencita ni tu talento. Tus discos son lo suficientemente buenos para que estés preocupándote en que se olviden de “Hannah Montana”. Ella ya se ha ido ahora y no porque saliste desnuda, sino por la música que hiciste”.

 

Nos guste o no, las mujeres de esta industria somos modelos a seguir y como tal tenemos que tener mucho cuidado con los mensajes que enviamos a otras mujeres. El mensaje que estás dando ahora es que es muy “cool” prostituirse, y en realidad no es así. Miley, eso es peligroso. Las mujeres deben ser valoradas por algo más que su sexualidad. No somos solo objetos de deseo. Te invito a que le des mensajes saludables a los que te siguen. Ellos y tú son más de lo que estás mostrando actualmente en tu carrera, así que lo deberías hacer es despedir muy amablemente a aquel hijo de puta que no te ha alarmado sobre esto y al que, obviamente, no le importas un carajo”.

 

http://elcomercio.pe/


El Papa critica el vaticano-centrismo que “se olvida el mundo que nos rodea”

El Pontífice inicia el cambio de rumbo de la institución

Roma 

El papa Francisco el pasado 13 de marzo en el Vaticano. / VINCENZO PINTO  (afp)

El día que el consejo de ocho cardenales comienza sus trabajos en Roma para cambiar la Iglesia, el diario La Repubblica amanece en los quioscos con una entrevista exclusiva de su fundador, Eugenio Scalfari, con el papa Francisco. Y, como viene siendo habitual, Jorge Mario Bergoglio dice lo que piensa con una sencillez y una espontaneidad que, por momentos, sorprende al prestigioso periodista, convencidamente ateo, pero no anticlerical.

Hay un momento de la entrevista en que, hablando sobre la exhortación de Jesús — “amar a los otros como a sí mismos”, Scalfari pone en circulación la palabra narcisismo. “A mí”, reflexiona el Papa, “la palabra narcisismo no me gusta, indica un amor desmedido por uno mismo (…). El verdadero problema es que los más afectados por esto, que en realidad es una especie de desorden mental son personas que tienen mucho poder. A menudo los jefes son narcisistas”. Scalfari le hace ver: “También muchos altos cargos de la Iglesia lo han sido…”. El Papa acepta el desafío: “¿Sabe qué pienso sobre esto? Los jefes de la Iglesia a menudo han sido narcisistas, adulados por sus cortesanos. La corte es la lepra del papado”.

El periodista se extraña por la dureza de la expresión: “¿Pero cuál es la corte, se refiere tal vez a la curia?”. Francisco puntualiza: “No, en la curia hay algunos cortesanos, pero la curia en su conjunto es otra cosa. Es aquello que en los ejércitos se llama la intendencia, gestiona los servicios que necesita la Santa Sede. Pero tiene un defecto: es vaticano-céntrica. Cuida los intereses del Vaticano, que son todavía, en gran parte, intereses temporales. Esta visión vaticano-céntrica se olvida del mundo que nos rodea. No comparto esta visión y haré todo lo posible por cambiarla. La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del pueblo de Dios y los curas, los párrocos, los obispos están al servicio del pueblo de Dios”.

La entrevista, que arranca en la portada y ocupa las tres primeras páginas del diario, comienza con una de las obsesiones del Papa, ya desvelada durante el viaje a Río de Janeiro: “Los males más graves que afligen al mundo en estos años son la falta de trabajo de los jóvenes y la soledad en que son dejados los viejos. Los viejos tienen necesidad de cuidado y de compañía; los jóvenes, de trabajo y de esperanza, pero no tienen ni lo uno ni lo otro, y el problema es que ya no lo encuentran. Están aplastados por el presente. Y dígame: ¿se puede vivir aplastado por el presente? ¿Sin memoria del pasado y sin el deseo de proyectarse al futuro construyendo un proyecto, un porvenir, una familia…?”.

Un Papa tan preocupado por el mundo que le rodea no escatima al entrevistador su visión de la política: “Pienso que el llamado liberalismo salvaje convierte a los fuertes en más fuertes y a los débiles en más débiles y a los excluidos en más excluidos. Se necesita gran libertad, ninguna discriminación, no demagogia y mucho amor. Se necesitan normas de comportamiento y también, si fuese necesario, la intervención directa del Estado para corregir las desigualdades más intolerables”.

“Cada cual debe combatir el mal como cada uno lo conciba”

Francisco

El encuentro tuvo lugar el pasado martes, en la residencia de Santa Marta, después de que el Papa y el fundador del diario La Repubblica protagonizaran un público intercambio de cartas sobre el diálogo entre creyentes y no creyentes. El Papa insiste en su intención de abrir los brazos de la Iglesia: “Cada cual tiene su idea del bien y del mal y debe elegir seguir el bien y combatir el mal como cada uno lo conciba. Sería suficiente esto para mejorar el mundo”.

Al hablar de la Teología de la Liberación, Eugenio Scalfari le pregunta si considera justo que el papa Wojtyla excomulgase y combatiese a sus líderes. “Ciertamente”, responde Francisco, “le daban un sesgo político a su ideología, pero muchos de ellos eran creyentes con un alto concepto de humanidad”.

Sobre el consejo de cardenales, el llamado G-8 del Vaticano, el papa Francisco advierte de que no se trata de cortesanos, sino de personas sabias y animadas por sus mismos objetivos: “Este es el inicio de una Iglesia con una organización no tan vertical sino también horizontal”. Se considera consciente de la dificultad para hacer valer los nuevos métodos, pero se declara convencido de seguir adelante: “Con prudencia, pero con firmeza y tenacidad”.

El Papa y el veterano periodista quedan en verse otra vez. Eugenio Scalfari termina su entrevista con una reflexión: “Este es el papa Francisco. Si la Iglesia se convierte en la que él quiere e imagina, cambiará una época”.


El Parlamento aprueba una ley que considera delito menor vivir en la calle

Las ONG critican la criminalización de las personas sin hogar

Madrid 

Un sin techo en las calles de Budapest en 2002. / FERENC ISZA (AFP)

Los miles de sin techo que viven en Hungría se enfrentan a un invierno muy crudo. El Parlamento, dominado con aplastante mayoría de dos tercios por Fidesz, el conservador partido del Gobierno, ha aprobado una ley que castiga a los que viven en la calle con multas, trabajos para la comunidad y hasta con la cárcel. Donde asociaciones de derechos humanos como Human Rights Watch y ONG locales ven la criminalización de las personas sin hogar, el Ejecutivo de Viktor Orbán, criticado en toda Europa por socavar el Estado de derecho en Hungría, ve una forma de “asegurar el orden en los espacios públicos y un incremento en la seguridad”, según una nota difundida por el Gobierno.

Los ayuntamientos tendrán la opción de declarar qué zonas no pueden habitar los sin techo. Eso incluye, como explica Bálint Misetics, miembro de la organización La ciudad es para todos, “los lugares de interés cultural y sus alrededores”. En la monumental Budapest, por ejemplo, eso significa “esencialmente todo el centro”. A partir de ahora, cuando la policía vea a algún sin techo en una de estas zonas le pedirá que se marche. Si no lo hace, cometerá una infracción castigada con la realización de trabajos para la comunidad —entre 6 y 180 horas, según la ONG La ciudad es para todos—. Si el sin techo se niega, las autoridades pueden imponerle una multa —de acuerdo con esta organización, puede llegar hasta 500 euros—. Por si no fuera suficiente, la tercera vez en seis meses que una persona sin hogar cometa la falta de serlo, se enfrenta a una pena de entre 1 y 60 días de prisión. Esta ley también afecta a los que habitan en chabolas.

La ofensiva del Gobierno de Orbán contra los sin techo viene de lejos y ha sido muy contestada. En noviembre de 2012, el Tribunal Constitucional tumbó una ley muy similar por considerar que criminalizar a los que viven en la calle es “incompatible con la protección de la dignidad humana”. Pero eso no desanimó al primer ministro Orbán ni a su partido: en marzo introdujeron esa ley en la Constitución —contra el criterio del Tribunal— a través de una enmienda muy criticada dentro y fuera de Hungría.

“Es una ley indignante. Desde 2010 [cuando Fidesz arrasó en las elecciones], la criminalización de los sin techo es más intensa y sistemática”, critica Misetics. “Castigarlos no termina con la pobreza, la gente no elige vivir en la calle. No tienen alternativa. Además, los albergues están desbordados. Solo en Budapest faltarían entre 3.000 y 4.000 plazas”, argumenta. Nada que ver con las cifras y la percepción del Gobierno, que asegura en una nota informativa que, en Budapest, en junio, solo se ocuparon 4.606 plazas en refugios, aunque haya disponibles 5.975, e insiste en que, en realidad, esta ley es “por el interés de los sin techo” y por su salud, “sobre todo en invierno”.

 

http://internacional.elpais.com/

El Dios en el que no cree Francisco

Publicado: octubre 1, 2013 en Noticias

En la entrevista a ‘La Repubblica’ él mismo se retrata cuando dice que su santo preferido es Francisco de Asís

Lo ha dicho con todas las letras el papa Francisco, que cada día parece menos papa: “Yo creo en Dios, pero no en un Dios católico. No existe un Dios católico. Existe Dios, mi Padre”. Lo dijo en la entrevista al escritor y periodista italiano no creyente, Eugenio Scalffari. Le dijo además que: “Cuando me encuentro frente a un clerical, me dan ganas de hacerme anticlerical”. Lo dice el papa de los católicos.

Y también: “El proselitismo es una gran estupidez. No tiene sentido, lo que hay que hacer es conocerse y escucharse”. Y sigue sorprendiendo: “Le he dicho que la Iglesia no se ocupa de política”. Así de redondo.

Scalffari, periodista no deja escapar la provocación del papa y le recuerda que la Iglesia ha hecho siempre política”. Y Francisco, no se vuelve atrás: “La Iglesia no irá más allá de la difusión de sus valores”. Hasta al papa le ha parecido haberse pasado y puntualiza: “Por lo menos no lo hará mientras yo esté aquí”.

El periodista italiano, vuelve a la carga y le pregunta si cree que la Iglesia ha sido siempre así, si es verdad que no se interesó de política. Y de nuevo, Francisco es sincero y valiente: “No lo ha sido casi nunca. Con mucha frecuencia la Iglesia, como institución ha estado dominada por la temporalidad y muchos de sus miembros y altos exponentes católicos aún hoy piensan así”.

Scalffari afirma que se sintió sorprendido cuando descolgó el teléfono y al otro lado era el papa el que lo convidaba a ir a conversar con él. Cualquiera, no sólo católico o cristiano, sino agnóstico como Scalffari, no puede dejar de sorprenderse sobretodo con las afirmaciones de Francisco, francas, radicales, nunca escuchadas en siglos atrás en la boca de un papa, capaz de decir que “no existe un Dios católico”, ni “cree en él”. ¿Qué papa es este?

En la entrevista, él mismo se retrata cuando tras decir que su santo preferido es Francisco de Asís, más incluso que San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, orden a la que pertenece, lo describe como si estuviera haciendo su propia fotografía: “San Francisco es grande porque es todo: un hombre que quiere hacer cosas (…) itinerante y misionero. Es poeta y místico. Constató sobre sí mismo el mal y salió de él. Ama la naturaleza, los animales, el hilo de hierba del prado y los pájaros que vuelan en el cielo, pero sobretodo ama a las personas, a los niños, a los ancianos y a las mujeres”.

El viernes próximo, fiesta de San Francisco de Asís, el papa jesuita y franciscano, irá a rezar a la tumba del santo con el que se ha identificado y hará una llamada a la Iglesia y al mundo para que no se olviden de que de cada nueve personas en el mundo una pasa hambre.

¿Aguantará la Iglesia tradicionalista, acomodada, dogmática, clerical a un papa tan libre, sin pelos en la lengua, sin diplomacias, que dice que a muchos teólogos los condenaron sus antecesores pero que son “creyentes con una gran carga de humanidad”?

De verdad: ¿qué papa es este? ¿Qué nuevas sorpresas puede esperar la Iglesia de Francisco que asegura que con él la Iglesia no hará política, ni proselitismo, ni será ya clerical?

http://internacional.elpais.com/i