Archivos para abril 16, 2014


Will Graham

Por qué me opongo al matrimonio gay

En España se registran más de 100.000 rupturas matrimoniales al año. / Getty

 Cristo enseñó que Dios quiere que el hombre y la mujer estén juntos hasta que la muerte los separe.

Me opongo al matrimonio gay por la misma razón que me opongo a cualquier otro tipo de relación sexual fuera de los confines del pacto del amor heterosexual. Me opongo al matrimonio gay por la misma razón que el Antiguo y el Nuevo Testamento se oponen a él. De hecho, me opongo al matrimonio gay por la misma razón que Cristo se opuso a él. ¿Cuál es esta razón? Respuesta: la creación. ¡Es así de sencillo!

Cuando los teólogos contemporáneos de su generación preguntaron a Jesús acerca del divorcio, Jesús apeló al Edén para demostrar la voluntad de su Padre con respecto al matrimonio (Marcos 10:2-9). Cristo enseñó que Dios quiere que el hombre y la mujer estén juntos hasta que la muerte los separe. Esta ideal se dio a conocer en la misma creación- antes de que naciera la cultura humana- para que todos entendieran que el anti-homosexualismo no es fruto de una determinada nación o tribu. Adán y Eva juntos representan el plan universal de Dios para el resto de la historia humana. “Según las enseñanzas de Jesús,” escribe el renombrado Dr. Wolfhart Pannenberg, “la sexualidad humana entre hombre y mujer pertenece a la unión indisoluble del matrimonio. Este estándar es la base de todo lo que enseña el cristianismo sobre el comportamiento sexual”. Jesús se refería a la creación a posta. Créeme: sabía perfectamente lo que estaba haciendo.

Es a la luz de la creación que tenemos que entender todas las condenaciones a la ‘sodomía’ que se nombran en las Escrituras. La Biblia no es anti-gay por ser anti-gay. Es anti-gay porque es pro-creación. El hecho de que varias leyes anti-homosexuales fuesen incorporadas en la Torá judía nos revela que la  Revolución gay  no nació en nuestra generación. En los días de Levítico, la homosexualidad era tan desenfrenada entre los apostatas e idolatras de las naciones vecinas a Israel que el pueblo de Dios tuvo que separarse de ellos y consagrarse al Señor. En los días de Moisés, por ejemplo, cualquier manifestación de homosexualidad merecía la pena de muerte inmediata (Levítico 20). ¡Dios no la toleraba para nada!

La misma condenación se transmite en el Nuevo Testamento.En vez de seguir la corriente tan lujuriosa y carnal de la cultura greco-romana que prevalecía en el primer siglo, Pablo advirtió a todos los creyentes de la homosexualidad en términos bien, pero bien, severos. La homosexualidad, explica Pablo, es una exhibición pública de idolatría y apostasía (Romanos 1) y excluye a los hombres (y mujeres) del Reino de Dios (1 Corintios 6). El apóstol habló directamente sin dar rodeos. Es imposible malinterpretarlo (aunque algunos pensadores están intentando hacerlo). ¿Qué más podría haber dicho Pablo para posicionarse con más contundencia?

El veredicto categórico de la Escritura es rotundo: la homosexualidad tiene que ser devuelta al abismo de donde ha salido. No hay nada en la Biblia que promueva una vida gay. Se trata de un pecado sumamente detestable. “Es abominación” (Levítico 18:22). Ésta, por lo menos, es la opinión de Dios. Y no solamente esto, representa una rebelión abierta contra las enseñanzas de Jesucristo, el Señor de la Iglesia. ¿Qué quiere decir todo esto?

Primero, quiere decir que si alguien está luchando contra inclinaciones homosexuales, no significa que esté condenado al lago de fuego.Significa, sencillamente, que tiene que batallar contra esta tentación- como cualquier otra- en el poder del Espíritu y por medio de las disciplinas espirituales que Dios nos ha dejado (las Escrituras, la oración, la comunión con los santos). Debe recordar también que Cristo es poderoso para conquistar cualquier pecado vil que nos asedia. Su gracia vence nuestra iniquidad. Así que hay esperanza para todos. ¡Bendito sea Dios!

Segundo, quiere decir- y voy a emplear términos muy claros- que cualquier Iglesia que acepte el matrimonio gay ya no es una Iglesia. Se hace anti-Iglesia.Puede llamarse como quiera, pero ha dejado de ser un vocero del Omnipotente. No es fiel al Señor de la Escritura ni a la Escritura del Señor. Una Iglesia gobernada por la Biblia jamás podría desviarse en esta cuestión tan fundamental. De nuevo, cito al Dr. Pannenberg, “Si una Iglesia se dejara llevar hasta el punto de ver la homosexualidad como forma de desviación del patrón bíblico y de reconocer las uniones homosexuales como equivalentes a un verdadero matrimonio de amor, tal Iglesia ya no estaría posicionándose a favor de la Biblia, sino en contra de ella”.

Así que la creación, el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y la verdadera naturaleza de la Iglesia: éstas son las razones por la cuales me opongo al matrimonio gay. ¡Menuda combinación! ¿Verdad?

Autores: Will Graham
©Protestante Digital 2014

Creative Commons

Cristo en el Islam

Publicado: abril 16, 2014 en Teología

Juan Antonio Monroy

Introducción al islam

Cristo en el Islam
“La aceptación de Jesús por los musulmanes -dice un teólogo del islam- es un artículo de fe fundamental en el Islam y un musulmán jamás pensará de Jesús en términos degradantes”.

El personaje más controvertido en la Historia de la humanidad y sobre el que más se ha escrito es, sin duda, Jesús de Nazaret.

Para unos, Jesús no existió nunca; para otros, fue un impostor. Se ha dicho de Él que fue sólo un profeta, un hombre bueno, un iluminado que se creía Dios, y muchos etcéteras. Para el cristiano Jesús es quien dice ser, el Hijo de Dios, la segunda persona de la Trinidad, el Verbo encarnado, Dios con nosotros.

¿Qué lugar ocupa Jesús en el Islam? Un filósofo y teólogo del Islam moderno, Hammudah Abdalati, dirigente de la International Islamic Federation of Student Organizations (Federación Islámica Internacional de Organizaciones estudiantiles), con oficinas centrales en Kuwait, dice en su libro “Islam in Focus”: “La aceptación de Jesús por los musulmanes es un artículo de fe fundamental en el Islam y un musulmán jamás pensará de Jesús en términos degradantes”. Aunque las creencias islámicas sobre Jesús son impopulares para los cristianos, de ninguna manera deben interpretarse como un intento de minimizar su papel, desestimar su carácter o degradar su gran personalidad. De hecho, los musulmanes son más respetuosos con Jesús que muchos cristianos…” (pág. 172).

Sin embargo, tal como admite el propio Hammudah Abdalati en otro lugar de su libro y todos los teólogos musulmanes, existe una gran diferencia entre el Korán y el Nuevo Testamento respecto a la persona de Jesús.

El Korán menciona a Jesús en unos 25 textos principales. Dice que es Hijo de Dios en el mismo sentido que lo es Adán: “Jesús es, ante Dios, igual que Adán, al que creó del polvo” (Korán 3:52). No lo reconoce como Dios ni lo admite como segunda persona de la Trinidad (Korán 5:76-79). Tampoco es Hijo de dios en el sentido que dan los cristianos al término (Korán 9:30-32).

Para el Islam, Cristo fue un apóstol enviado al pueblo de Israel (Korán 3:43-44) con el encargo de predicar el Evangelio (Korán 5:50-51). Auxiliado por un grupo de apóstoles (Korán 61:13-14), anduvo realizando milagros por las ciudades que transitaba, incluso resucitando muertos (Korán 5:109-117).

Los versículos 16 al 41 del capítulo 19 del Korán, titulado María, trata del nacimiento de Cristo.

La historia difiere totalmente de la narrada por Mateo y Lucas. Más bien parece inspirada en las tesis de Nestorio o de Filipón y en leyendas recogidas en los Evangelios apócrifos. María da a luz bajo una palmera. Se presenta en casa de los padres con el niño. Estos le preguntan qué extraña aventura le ha acontecido. María responde que pregunten al niño. Y el recién nacido, en brazos de la madre, dice: “Yo soy el servidor de Dios; El me ha dado el libro y me ha constituido profeta….”.

El Islam no acepta la muerte de Cristo en la cruz. Afirma que los judíos no lograron matar a Jesús, aunque pusieron todo su empeño en ello. En el último instante Dios lo descolgó de la cruz, puso en su lugar a otro que se le parecía totalmente y lo llevó hasta El, engañando así a los judíos: “Ellos dicen: Ciertamente nosotros hemos matado al Mesías, Jesús, hijo de María, Enviado de Dios, pero no le mataron ni le crucificaron, pero a ellos les pareció….Con certitud, no le mataron, al contrario, Dios lo elevó hacia El, pues Dios es poderoso y sabio” (Korán 4:156).

La naturaleza de este trabajo no permite un estudio exhaustivo de la cristología en el Islam. Aquí se han ofrecido las ideas fundamentales. Aún así, a la hora de exponer o discutir el tema con fieles del Islam, puede ayudar la consideración de estos siete puntos contenidos en el Korán y referidos a Jesús.

1. Según el Korán, Jesús es concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, sin la intervención del varón (Korán 4:16-20).

2. En el Korán Jesús llamado Verbo de Dios (Korán 4:169).

3. El Korán afirma que Jesús es Espíritu de Dios (4:169) y en su misión fue asistido por el Espíritu Santo (2:82;254).

4. El Korán da a Jesús título de Mesías (4:156), que quiere decir Ungido, consagrado.

5. Jesús, que según el Korán nació por obra del Espíritu Santo, no murió como desde Adán han muerto todos los seres humanos, excepto Enoc y Elías: “No le mataron ni le crucificaron” (Korán 4:156).

6. Jesús ascendió al cielo sin pasar por la tumba. El Padre lo arrebató al Paraíso: “Dios lo elevó hacia El” (Korán 4:156).

7. En fin, según el Korán la superioridad de Jesús se evidencia en que el día de la resurrección, tal como dice el Nuevo Testamento, Jesús será el juez de vivos y de muertos: “El día de la resurrección será testigo frente a ellos” (Korán 4:157).

Autores: Juan Antonio Monroy

©Protestante Digital 2014

Creative Commons

Rusia, ‘reserva espiritual’

En la Guerra Fría moral Rusia-Occidente 'Dios está con Putin'

Vladimir Putin con un representante de la Iglesia ordodoxa / RIA Novosti Alexéi Nikolski, RT
Según el presidente Putin “Es Rusia la que está del lado de Dios, mientras que Occidente es (Sodoma y) Gomorra“. Se trata de una nueva “Guerra Fría ideológica”.

 MOSCÚ

Vladímir Putin, como defensor de valores tradicionales, lidera la lucha ideológica contra el “corrupto Occidente” y sus “crímenes morales”, según el analista político Patrick J. Buchanan, que responde a la pregunta del “papel de Dios” en esa confrontación.

En su blog, Buchanan, que fue consejero de los presidentes estadounidenses Richard Nixon, Gerald Ford y Ronald Reagan, citó el reciente discurso del mandatario ruso sobre Crimea en el que mencionó que “en Crimea, casi todo está literalmente impregnado con nuestra historia y orgullo comunes” y subrayó que allí, en el antiguo Quersoneso, fue bautizado el príncipe Vladímir que dio inicio a la fe ortodoxa en la antigua Rus de Kiev. Su hazaña espiritual, continuó Putin, definió el fundamento común cultural, como civilización y de valores, que une a los pueblos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. 

RUSIA, DEL LADO DE DIOS. OCCIDENTE ES GOMORRA 
Ese discurso le recordó a Buchanan a otro discurso presidencial ante la Asamblea Federal el año pasado, en el que el líder ruso hablaba de la oposición rusa al decadente Occidente. “Muchos países europeos se han desviado de sus raíces, incluyendo los valores cristianos; los matrimonios entre personas del mismo sexo están al mismo nivel que las familias numerosas, así como la fe en Dios y la adoración de Satanás, ese es el camino a la degradación”, dijo Putin.

Buchanan destaca la dura postura de Putin sobre este tema. El presidente ruso cree que se ha desatado una nueva lucha ideológica entre un Occidente corrompido liderado por EE.UU. y un mundo tradicionalista que Rusia se sentiría orgullosa de encabezar. En la nueva guerra de creencias, escribe Buchanan, Putin asegura que “es Rusia la que está del lado de Dios, mientras que Occidente es (Sodoma y) Gomorra”. 

A pesar de la ola de críticas por parte de líderes occidentales, Putin sabe exactamente lo que está haciendo y sus afirmaciones sobre valores morales “tienen un linaje venerable”.

Putin considera que Moscú es “una ciudad divina”, la Tercera Roma, y “puesto de mando de la reformación contra el nuevo paganismo”. La primera Roma fue la ciudad santa y sede del cristianismo que cayó ante Odoacro y sus bárbaros en el año 476 d.C. La segunda Roma fue Constantinopla, Bizancio (actual Estambul), que cayó ante los turcos en 1453. Moscú se considera la ciudad sucesora de Constantinopla, o la Tercera y última Roma.

“PUTIN CONTRA LA ‘CULTURA DE LA MUERTE’ DE OCCIDENTE”
Buchanan menciona que Putin no sólo se opone abiertamente a la búsqueda de la hegemonía global de EE.UU., no sólo trata de proteger a los ciudadanos de habla rusa de la antigua Unión Soviética que fueron olvidados después de su disolución, sino que también se ha unido a la resistencia global contra “la propagación de la revolución secular y social hedonista de Occidente”. 

En la guerra cultural para el futuro de la humanidad Putin pone la bandera rusa en el lado del cristianismo tradicional. Sus últimos discursos se hacen eco del discurso de Juan Pablo II, cuyo Evangelium Vitae de 1995 contiene duras críticas a Occidente por su adopción de la “cultura de la muerte”, escribe el experto político.

Para el papa Juan Pablo II el crimen moral fue la capitulación de Occidente ante la revolución sexual con sus dudosos logros: el divorcio temprano, la promiscuidad sexual, la pornografía, la homosexualidad, el feminismo, el aborto, el matrimonio entre homosexuales, la eutanasia, “los valores cristianos sustituidos por los valores de Hollywood”.

Masha Gessen, autora de un libro sobre Putin, dice que “Rusia se está rehaciendo a sí misma como el líder del mundo antioccidental”. Pero Buchanan subraya que la guerra contra Occidente no se lleva a cabo a través de misiles, sino que es una guerra cultural, social, moral, donde el papel de Rusia, según Putin, es “evitar los movimientos hacia atrás y hacia abajo, en la oscuridad caótica y el retorno a un estado primitivo”.

“Mientras que otras superpotencias se mueven hacia la visión pagana del mundo, Rusia defiende los valores judeocristianos. Durante la era soviética, los comunistas occidentales acudieron a Moscú. Este año, el VII Congreso Mundial de las Familias se llevará a cabo en Moscú”, escribió el líder del dicho congreso, Allan Carlson.