Archivos para octubre 4, 2014

“Pastor más fuerte del mundo”

Publicado: octubre 4, 2014 en Noticias

“Pastor más fuerte del mundo” bate nueve récords mundialesEl canadiense que pastorea una iglesia luterana durante 22 años, tiene una lista de hazañas dignas de Sansón, el héroe bíblico que poseía una fuerza sobrenatural dado por Dios.

Canada | Por Nínro Ruíz Peña |

1411965501903_wps_20_ONLINE_EMBARGO_00_01_BST_

DAILY MAIL.- ¡Kevin Fast es el pastor más fuerte del mundo! Según el Libro de los Guinness Récords, a sus 51 años él tiene 19 records relacionados con la fuerza física.

El canadiense que pastorea una iglesia luterana durante 22 años, tiene una lista de hazañas dignas de Sansón, el héroe bíblico que poseía una fuerza sobrenatural dado por Dios.

Fast, es bien conocido en Canadá. Él dice: “La mayoría de la gente en los círculos religiosos les resulta difícil creer que hago todas estas demostraciones de fuerza. Los pastores son generalmente pequeños y débiles”. Fast, cree haber recibido un regalo de Dios por realizar tales hazañas.

Cuando se le preguntó cuál es el significado de estas demostraciones de fuerza, él dijo que ha ganado un montón de dinero pero no lo ha tomado. “En todos mis intentos de récord mundiales he tratado de recaudar dinero para la caridad”. Un ejemplo de ello fue que recaudó unos 65 mil dólares por arrastrar un avión CC-177 Globemaster III.

La mayoría de los fieles de la iglesia lo apoyan: “Somos una gran familia”, dijo Fast quien está casado y es padre de tres hijos. Él recuerda que comenzó haciendo ejercicios de entrenamiento con pesas a los 12 años y nunca se detuvo.

El mayor tiempo de sus días entrena con bolas de hierro, neumáticos de tractor en un terreno donado por el municipio local. Fast es motivo de orgullo en la pequeña ciudad de Cobourg, donde vive. “Mi familia es muy solidaria con las cosas que hago, pero no siempre fue así”, dice. Aun así cuenta de que no tiene la intención de parar púes está entrenado para batir el récord de la mayor cantidad de coches tirados a la vez.

Fast no es el único pastor en los libros récords. A sus 93 años, el pastor y cantante Feliciano Amaral consta de Guinness Records desde 2010 como el poseedor del récord mundial de longevidad en el mundo de la música. ¡Tiene 63 años de carrera musical!

Roma, punto de misión

Publicado: octubre 4, 2014 en Iglesia, Missio Dei, opinión

La casi totalidad de países católicoromanos están tan pobremente evangelizados como los más laicos de Europa, y Roma no es una excepción.

Roma

La misionología habla de “plantatio ecclesiae” para describir el proceso de plantar una iglesia en una zona donde no hay ninguna. La razón fundamental de esta “plantatio” es que una vez la iglesia (católico romana) está instalada no es necesario plantar ninguna otra iglesia. ¡Esto es incluso más cierto en la ciudad de Roma!

En la ciudad donde la Santa Sede tiene su centro y donde se encuentra el corazón  de la Iglesia Católico Romana, ¿quién se atreve a plantar una iglesia? ¡La Iglesia (con mayúscula) ya existe, por definición! De este modo, la plantación de iglesias a la sombra del Vaticano requiere una tarea extra para identificar un mandato bíblico antes de embarcarse en semejante labor.

OBSTÁCULOS ESPIRITUALES

La plantación de iglesias en Roma tropieza con una gran cantidad de barreras religiosas y culturales: los no católicos a menudo son percibidos como sectas, gente torpe, extranjeros o movimientos religiosos nuevos. Algunas veces, lamentablemente, la actuación evangélica (p.e. la estrechez de miras, la mentalidad tribal, el exceso de sensibilidad a las diferencias y el alejamiento de la vida real) confirma estos estereotipos.

El propósito, no obstante, debería ser mostrar que las iglesias evangélicas son bíblicas, clásicas, ortodoxas; iglesias protestantes que valoran la historia de la iglesia, el patrimonio de los Padres de la Iglesia y que tienen un largo legado en la historia del cristianismo, al tiempo que reflejan una vitalidad espiritual que les falta a tantas esferas del mundo religioso.

Después, están las trabas teológicas y espirituales. Aquí todo el tema de la mediación pasa al primer plano. ¿Cómo nos acercamos a Dios? El punto de vista católico estándar es que las personas se relacionan con Dios mediante el sistema sacramental de la “madre” iglesia. La mayoría de las palabras que se utilizan son las mismas (p.e. la gracia, la cruz, el Evangelio, la salvación), pero quieren decir cosas muy diferentes y sus significados tienen que ser abordados. Los fundadores de iglesias deben evitar el peligro de suponer que términos tales como gracia, fe, Jesús, iglesia, cruz y Evangelio son comprendidos tal y como están definidos bíblicamente. Desmantelar los viejos patrones y construir de nuevos es una labor continua. Suave pero firmemente la gente necesita distanciarse del bagaje sacramental/institucional y descubrir el Evangelio de nuevo.

Por último, existe la dimensión personal. El católico ordinario es alcanzado por el elemento personal del Evangelio pero, por lo general, no tiene conciencia de ello. Su religión es principalmente un conjunto de prácticas y tradiciones, pero no algo que involucra a toda su vida. Por consiguiente, la vida de comunidad, la vida de iglesia y la vida de familia son todos aspectos importantes para transmitir la diferencia práctica que una fe salvadora en Jesucristo trae a la vida cotidiana.

RETOS ECLESIOLÓGICOS Y OPORTUNIDADES DEL EVANGELIO

La casi totalidad de los países católico romanos están tan pobremente evangelizados como los países más laicos de Europa y Roma no es una excepción. La gran mayoría son cristianos nominales que tienen una pertenencia sociológica a una comunidad débil y ninguna fe salvífica en Jesucristo. Para la mayor parte de los católicos romanos la práctica se basa más en el catolicismo popular (p.e. devociones y procesiones) que en el cristianismo bíblico. La lectura de la Biblia estuvo prohibida durante siglos y esta censura ha producido un alto nivel de ignorancia bíblica. La gente cree que son “cristianos” porque fueron bautizados siendo niños y forman parte de una cultura “cristiana”, pero hay poco o ningún sentido de compromiso personal en lo que se refiere al Evangelio.

Más allá de la superficie religiosa exterior, existe una mezcla de idolatrías religiosas y seculares junto con una combinación de paganismo pre y post moderno. Mientras que la presencia de la iglesia institucional es ominipresente, el impacto del Evangelio es mínimo  y está oscurecido considerablemente por las conveniencias sociales y la indiferencia práctica.

Roma es, por tanto, un campo de misión y la plantación de iglesias es la clave para el evangelismo y la transformación a través del Evangelio.

Roma no está ciertamente acostumbrada a dar la bienvenida al pluralismo religioso y a la diversidad de iglesias. A lo largo de los siglos la Iglesia se ha presentado siempre como única y cualquiera fuera de la Iglesia (Católico Romana) era considerado un hereje y/o un cismático. La reivindicación de ser una “iglesia” fuera de la Iglesia Católico Romana es contracultural, pero es algo que la mayoría de la gente encuentra intrigante. Esto es especialmente cierto cuando se celebra la Cena del Señor (la Eucaristía es la parte central de todo el sistema católico romano donde se entrecruzan sus dimensiones dogmáticas, jerárquicas y sacramentales). Es aquí donde los fundadores de iglesias envían el mensaje que la iglesia cristiana es indudablemente “una” y, por consiguiente, “católica”, pero no exclusivamente “romana”. La plantación de iglesias deconstruye la reclamación de la Iglesia Romana de ser la única iglesia y enfatiza la “unidad” de la iglesia en términos de fidelidad al Evangelio en lugar de una adhesión institucional al sistema papal.

En Roma hay mucho cinismo sobre la iglesia y la religión en general, al igual que en el resto de Europa. El clima cultural es escéptico, por lo que existen  oportunidades para introducir el evangelio basado en el círculo virtuoso de la verdad evangélica, la comunidad evangélica y la cultura evangélica.

La plantación de iglesias es la clave para este objetivo ya que se une la creencia y la pertenencia, la proclamación y el servicio, lo personal y lo comunitario, la contextualización creativa y la obediencia a la Palabra de Dios.

“Plantatio ecclesiae” solía ser una acción que iba desde Roma al resto del mundo. Ahora, como siempre, se necesita que haya un compromiso que alcance a Roma como a cualquier otra parte del mundo.

 

http://protestantedigital.com/magacin/34088/Roma_punto_de_mision


Mariología católica (1)

El Catecismo razona que María es Madre de la Iglesia por dos razones: 1) dio a luz a Cristo y 2) Juan 19:27.

Virgen María

Nueve eurillos. Bueno, 8,50€ para ser más exacto. Eso es lo que me costó la última edición del Catecismo de la Iglesia Católica. Bueno, el Compendio del Catecismo para ser más exacto.

Lo encontré en una visita reciente a la ciudad de Castellón, ubicado en la estantería más alta de la sección de Religión en Casa del Libro. Cuando vi el precio, ¿cómo resistirlo? ¿Cómo no comprarlo? Es como si el libro me hubiese mirado susurrando: “Te he estado esperando. Sé que tienes veinte pavos en tu bolsillo. No te detengas más. ¡Cómprame!” Como chico obediente que soy, hice caso a su mandato. Razono que hay respetar a todos. ¡Hasta a los libros hablantes!

No tardé mucho en llegar a la casa de mi cuñada aquella tarde con unas ganas impresionantes de devorar el contenido del libro. Siempre había tenido que consultar la versión digital del Catecismo cuando quería enseñar sobre el Catolicismo.

El problema es que el Catecismo online –es decir, la versión completa- está dividido en casi 3.000 secciones. Bueno, 2.865 para ser más exacto. Y como te puedes imaginar, es bastante difícil encontrar el tiempo libre como para leerlo todo cuidadosamente.

Así que cuando leí el prefacio del Compendio en el cual Benedicto XVI explicó que mi nuevo libro se trataba de “una síntesis fiel y segura del Catecismo”, me sentí más contento que un pato en el agua.

¿Por qué? Porque el Compendio sólo tiene 598 secciones. ¡Qué alivio! Y no te olvides: todo por menos de nueve euros. ¿Qué más podría pedir de un libro? Económico, interesante, teológico, conciso y parlante. Vamos, estuve más feliz que una perdiz con regaliz en su nariz.

Cogí un boli, respiré a fondo, abrí a ‘Cate’ (seguro que no soy el único que pone nombres a sus libros), y empecé a leer…

Y a leer…

Y a leer…

Y a comer un poco y a lavarme la cara…

Y a leer de nuevo…

¿Y el resultado? Bueno, justo como esperaba. Había cosas buenas, cosas no tan buenas y cosas francamente espantosas. Es precisamente sobre una de esas cosas horripilantes que quiero compartir en mi artículo de hoy, a saber, la Mariología (o en términos sencillos, la doctrina de María).

El Compendio dedica cuatro artículos a la Mariología (números 196-199). Lo que voy a hacer, pues, es simplemente citarlos y luego presentar un análisis crítico de cada uno de ellos desde una perspectiva evangélica. Citaré el primero esta semana (196) y los restantes tres (197-199) a lo largo de las siguientes semanas.

¿Listo? Aquí va.

#196: ¿En qué sentido la Bienaventurada Virgen María es Madre de la Iglesia?

La Bienaventurada Virgen María es Madre de la Iglesia en el orden de la gracia, porque ha dado a luz a Jesús, el Hijo de Dios, Cabeza del Cuerpo que es la Iglesia. Jesús, agonizante en la Cruz, la dio como madre al discípulo con estas palabras: “Ahí tienes a tu madre” (Juan 19:27).

Como puedes leer, el Catecismo razona que María es Madre de la Iglesia por dos razones: 1) dio a luz a Cristo y 2) Juan 19:27.

1.- Dio a luz a Cristo.

Evidentemente, dar a luz al Hijo de Dios no es poca cosa. Pero Jesús explicó en Marcos 3:35 que cualquiera que hiciera la voluntad de Dios, “éste es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”. A nadie, pues, conocemos según la carne (2 Corintios 5:16). ¡A María tampoco! Los evangelios apenas mencionan a la madre de Jesús. Y las epístolas no dicen absolutamente nada acera de ella. En ningún lugar se habla de ella como Madre de la Iglesia.

Cristo corrigió a una mujer en Lucas 11:28 cuando ella dijo: “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste”. El Señor le respondió: “Antes bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios y la guardan”. De hecho, en dos ocasiones cuando Jesús habló con su madre, vemos cómo la reprende a ella también (aunque suavemente). Como joven le preguntó, “¿No sabíais que yo debo estar en los negocios de mi Padre?” (Lucas 2:49). Y en las bodas de Galilea, le dice, “¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora” (Juan 2:4). María, claro está, no era ninguna figura infalible.

Siguiendo la lógica católica tocante al “orden de la gracia”, ¿por qué no podría ser Sara, mujer de Abraham, Madre de la Iglesia? La promesa de bendición universal (es decir, el orden de la gracia) inició con su vientre. ¿O por qué no la mujer de Noé? Incluso podríamos remontarnos a los días de Eva y preguntar, ¿por qué no podría ser Eva Madre de la Iglesia? ¿Acaso no recibió ella la profecía del Protoevangelio (Génesis 3:15)? María no era nada más que un eslabón en la larga cadena de la salvación. Sí, se trata de una mujer bienaventurada. Amén. Pero Débora también. Ana también. Elisabet también. Las mujeres de Dios del siglo XXI también. La palabra “favorecida” que se usa en Lucas 1:28 para referirse a María también se emplea para describir a todos los creyentes en Efesios 1:6 donde pone que Dios nos hizo “aceptos” –o favorecidos- en el Amado. María, pues, no es la única favorecida por el Señor.

El verdadero protagonista de la Encarnación no es María ni José, sino el Señor Dios Todopoderoso. Él es el Señor de la Iglesia. Y recuerda: el término ‘Madre de la Iglesia’ no se emplea en la Biblia. Se trata de un invento de la Iglesia Católica Romana. Si lees la versión completa del Catecismo digital verás que no cita ningún versículo bíblico correctamente a la hora de defender la maternidad de María tocante a la Iglesia. Menciona a Agustín, a Pablo VI, a Pío XII y Lumen Gentium (uno de los documentos principales del Segundo Concilio Vaticano). Pero no ofrece apoyo escritural. Es por eso que los creyentes evangélicos no podemos aceptar que María sea la Madre de la Iglesia. Tal título concede a la madre de Jesús demasiada importancia.

2.- Juan 19:27.

El único pasaje bíblico que el Catecismo intenta utilizar para justificar la Maternidad de María es Juan 19:27. El texto se lee, “Después Cristo dijo al discípulo (Juan): He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”.

Allí está. Juan 19:27. ¿Pero qué es lo que Jesús quiso decir cuando se dirigió a Juan con esas palabras He ahí tu madre? La repuesta es fácil. El Señor quería que Juan cuidara a su madre, María. Estaba asegurándose de que Juan iba a hacerse responsable de ella. Es decir, mientras Cristo estaba colgado en la cruz sufriendo un dolor insoportablemente agonizante, pensaba en el bienestar de su madre. En términos nuestros, Jesús le decía, “Juan, ahora mi madre está en tus manos. Cuídamela bien”.

De ninguna manera Jesús quería decir, “Juan, vete a casa y escribe un Catecismo proclamándola Madre de la Iglesia en mi nombre”. ¡Para nada! El celo católico por María conduce a la distorsión de un texto bíblico tan sencillo. Los ojos romanos ven algo en el versículo que simplemente no está allí. Juan 19:27, por cierto, es el texto que utilizó el Papa Francisco en sus dos encíclicas más conocidas, a saber, Lumen Fidei [La luz de la fe] y Evangelii Gaudium [La alegría del Evangelio], para indicar que María es nuestra Madre también.

Así que una vez más, decimos que no. María no es la Madre de la Iglesia. El apóstol Juan estaría horrorizado si supiera cómo millones malinterpretan su evangelio. Si Jesús hubiera querido enseñar la doctrina de la Maternidad eclesial de María, la habría dejado muy claro en algún momento de su ministerio terrenal. Pero no lo hizo. ¿Por qué no? Porque María es únicamente la madre de Jesús hombre, no de la Iglesia (como enseña Hechos 1:14, texto que fue compuesto después de la ascensión de Cristo).

Seguiremos nuestro estudio la semana que viene, amigos.

¡Hasta luego! Cate os manda un besito…

 

http://protestantedigital.com/magacin/34016/Es_Maria_la_madre_de_la_Iglesia


La Alianza Evangélica Española hace un duro Comunicado sobre la nueva ley catalana de derechos LGBT, “oscurantista y antidemocrática, colocando sobre el disidente la carga de la prueba”

FUENTES AEE BARCELONA
Parlament CatalunyaParlament de Cataluña / Wikipedia

La “ley de derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGTB) y para la erradicación de la homofobia, la lesbofobia y la transfobia” ha sido aprobada sin enmiendas por la mayoría del Parlament de Catalunya, que en opinión de la AEEdefiende derechos específicos de un colectivo y señala un cordón sanitario que les confiere inmunidad ante cualquier acción contraria a sus intereses tildándola de “fobia”.

Aunque “pretende representar lo mejor de la mentalidad abierta catalana”, en realidad -dice el Comunicado- “es continuadora de la más rancia tradición inquisitorial española” que “señala un colectivo intocable” y le otorga privilegios por encima del resto de los ciudadanos.

Además ven de especial gravedad que “siguiendo la tradición oscurantista y antidemocrática, coloca sobre los disidentes la carga de la prueba, reintroduciendo la sospecha y la denuncia no fundamentada como instrumento político de represión de los disidentes, creando inseguridad jurídica incompatible con un sistema de libertades”.

La Alianza habló ya antes del debate de la ley con los grupos políticos y cada miembro del Parlament recibió un documento y lamenta la falta de un debate de altura en el Parlament que se ha presenciado. “Nos ha defraudado el debate: el Parlament no se ha mostrado en esto mejor que otros parlamentos en los que la democracia languidece ahogada en los pactos de pasillo”.

Ante la realidad de la Ley aprobada, consideran que “La sociedad civil no debe callar: no hay democracia sin derecho a la discrepancia –desde el respeto a las personas–; nadie debe sentirse intimidado por las restricciones que impone esta ley. La ciudadanía debe hacerle ver a sus representantes que hay derechos fundamentales que ningún acuerdo parlamentario puede amenazar”.

Puede leer aquí completo el Comunicado de la AEE sobre sobre la nueva ley catalana de derechos LGTB

 

 

http://protestantedigital.com/espana/34073/AEECataluna_Tradicion_inquisitorial_espanola_de_la_nueva_Ley_LGTB


Allí vivían 27 familias evangélicas, a las que los mismos católicos tradicionalistas ya habían prendido fuego a sus viviendas el pasado junio.

FUENTES Milenio México
MitzitónEl campamento de familias evangélicas en Mitzitón tras el incendio / Milenio


Católicos tradicionalistas de la comunidad Mitzitón destruyeron en la mañana de este jueves un campamento de 27 familias evangélicas que habían sido previamente expulsadas de sus hogares, apresando a varios de ellos para trasladarlos a la Cárcel Rural de Mitzitón

Las familias evangélicas ya habían visto arder sus viviendas el pasado 29 de junio de este 2014, por lo que habían acampado en las carpas que de nuevo han sido destruidas por el fuego.

La Secretaría de Gobierno de Chiapas, cuyo titular es Eduardo Ramírez Aguilar, se había comprometido a reubicar a las familias evangélicas expulsadas, sin embargo, no se cumplió el acuerdo.

Los católicos tradicionalistas y presuntos simpatizantes del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) de esa localidad pretenden erradicar a la comunidad cristiana protestante definitivamente.

EL ASALTO

Los hechos se registraron alrededor de las 07:15 horas cuando un grupo de católicos tradicionalistas, presuntos miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, irrumpió en el refugio improvisado quemando las dos carpas que formaban todo su techo.

Según versiones de testigos, las cinco personas que fueron apresadas son cuatro mujeres y un periodista que se encontraba en el lugar.

 

http://protestantedigital.com/internacional/34071/Queman_campamento_de_refugiados_evangelicos_en_Chiapas


 Dos residentes cristianos en la ciudad explican a Protestante Digital la situación. “Orad por paz después de este conflicto”, piden.
AUTOR Joel Forster HONG KONG
Hong KongManifestantes con sus paraguas frente a la policía, en Hong Kong. / AP

Las grandes protestas en Hong Kong de los últimos días han sorprendido al Gobierno chino y han llamado la atención de los medios de comunicación de todo el mundo. Un profesor de Secundaria de Hong Kong y una trabajadora del sector financiero del centro de la ciudad han explicado a Protestante Digital sus impresiones sobre el terreno.

Hong Kong sigue viviendo días muy poco convencionales, después de que las protestas en la ciudad de 7 millones de habitantes se generalizaran el pasado domingo.

Los boicots a la fiesta nacional de China (el miércoles) y las amenazas de la oposición de comenzar a ocupar edificios públicos se combinan con las tranquilas tertulias durante el día de los estudiantes acampados en el centro de la ciudad, que se han organizado con puestos de reciclaje de plástico y aluminio o incluso con una zona de duchas donde se leen carteles como: “cada uno traiga su propia toalla, por favor”.

 

LA CIUDAD, PARTIDA EN DOS

El centro de la ciudad sigue ocupado (uno de los lemas de los manifestantes era ‘Ocuppy Central’) por jóvenes y no tan jóvenes que piden más democracia.

“Las protestas han creado casi dos ciudades aquí en Hong Kong”, explica en su perfil de Facebook Alice Hutchinson, una joven británica que trabaja en el distrito financiero de la ciudad. “Por primera vez desde que vivo en Hong Kong puedo estar en el centro de la ciudad y no escuchar nada más que pájaros y la fuente que hay cerca. De golpe hay espacios abiertos por todos lados, varias calles han sido bloqueadas y el resultado es que ¡puedo pasearme sin problemas por en medio de una de las mayores carreteras de Hong Kong!”.

Hutchinson, cristiana evangélica, ha accedido a responder algunas preguntas a Protestante Digital cuando le hemos preguntado por su visión de primera mano.

“Ha sido inspirador”, explica Hutchinson del ambiente que observa en las calles, “ver los educados y cuidadosos que han sido los manifestantes hasta ahora. Han estad limpiando y recogiendo la basura, aguantando paraguas para proteger a policías de la lluvia y se han coordinado equipos para distribuir suministros entre los manifestantes”.

 

Una carretera del centro de la ciudad, bloqueada. / Alice Hutchinson.

¿HAY POSIBILIDAD DE CAMBIOS PARA MÁS DEMOCRACIA?

“Me gustaría ver que la ‘revolución de paraguas’ sea algo que ayude al cambio de las políticas gubernamentales del gobierno de Hong Kong y de la China continental. Sin embargo, creo que es difícil, porque el gobierno de Pekín consideraría humillante volver atrás en las decisiones que han tomado. Los medios de comunicación en China han sido totalmente partidistas así que los ciudadanos de la China continental no apoyan las protestas aquí y muchos están muy enfadados con Hong Kong por incumplir las leyes”.

Sin embargo, podrían darse reformas democráticas, cree Hutchinson, si se mantiene la presión internacional. “Hay una pequeña oportunidad para ello si continúa la presencia de los medios internacionales aquí”.

Personalmente, Hutchinson entiende la revuelta de muchos ciudadanos de Hong Kong. “Creo que las protestas son importantes porque China es un país bastante cerrado y con mucho control político y sobre los medios de comunicación”.

Las promesas incumplidas de elecciones libres han sido la mecha que ha encendido la respuesta de muchos ciudadanos. “China llegó a acuerdos con el Reino Unido cuando Hong Kong volvió a China. Una de estas era la promesa de sufragio universal a la hora de escoger un líder. El gobierno chino ha retrocedido ahora en esto sin excusarse y con muy pocas explicaciones. Creo que cada autoridad en el poder debería tener un nivel de rendición de cuentas ante la gente de esa nación”.

La joven británica también apoya las reivindicaciones porque “aunque la Biblia no estipula una estructura de gobierno ideal, la democracia parece una de las mejores opciones que tenemos porque provee las mejores opciones para que las personas puedan controlar el poder. Teniendo en cuenta que las personas somos pecadoras, me parece sabio limitar el poder que una sola persona pueda tener. Por eso personalmente apoyo la llamada a la democracia en Hong Kong”.

 

FE CRISTIANA EN MEDIO DEL CONFLICTO

“Como cristiana espero que las protestas sigan siendo pacíficas y que los temas clave se sigan manteniendo en el centro”. Hutchinson tiene esperanzas de ver un cambio, que “la democracia llegue a Hong Kong y a la China continental, esto reduciría la corrupción en la nación y daría libertad de expresión a la gente, incluidos los cristianos”.

“También espero y oro para que las personas en Hong Kong recuerden que algunas cosas son más importantes que el incremento de la riqueza financiera y que vale la pena luchar para mantener las libertades que tenemos y trabajar para conseguir más democracia”.

 

LA VISIÓN DE UN PROFESOR DE SECUNDARIA

Los estudiantes han sido hasta ahora los grandes protagonistas de la ‘Revolución del Paraguas’. Se han autoorganizado en las calles cortadas del centro. Un profesor de Secundaria que ha visto de cerca los deseos de los jóvenes manifestantes, también ha hablado con este diario, aunque ha pedido mantenerse en el anonimato.

 

Estudiante durante una manifestación. / AP

“Las protestas han crecido tan rápidamente en gran parte por la acción policial del pasado fin de semana: mucha gente considera que el uso de gas lacrimógeno fue totalmente innecesario por lo que muchos se unieron a la protesta de los estudiantes desde entonces. Mucha gente está harta con nuestro gobierno aquí en Hong Kong, sienten que no les importa nuestro bienestar y por eso quieren expresar su frustración”, explica el maestro.

También él cree que el gobierno chino no cederá. “Personalmente creo que los logros políticos serán muy limitados, no cambiarán fácilmente su posición. Pero sí podría haber efectos secundarios positivos: la gente en Hong Kong va expresar más su opinión  a partir de ahora y creo que las protestas han puesto la atención internacional sobre Hong Kong. China tendrá que actuar con mucho más cuidado con nosotros que antes de que empezaran las manifestaciones”.

 

“MUCHOS DE LOS MANIFESTANTES CON CRISTIANOS”

De entre los cristianos que viven en Hong Kong, explica este testimonio, “muchos” se identifican como “cristianos”, y “uno de los líderes principales de la revolución es un líder de iglesia pastor”, el pastor bautista y militante prodemocracia Chu Yiu-Ming. Otros no están en las calles pero “apoyan a los manifestantes” en sus reivindicaciones.

Aunque “hay iglesias involucradas que ofrecen refugio en sus edificios”, la mayoría son “moderadas”. “Mi iglesia, por ejemplo, se ha mantenido neutra, tuvimos una reunión de oración especial por la situación actual”.

Preguntado por cuál es su oración personal, responde: “Tengo esperanza en que se mantendrá la paz, que las personas podrán volver a casa de forma segura y que la vida podrá volver a la normalidad. La sociedad estará mucho más polarizada desde ahora y nuestra escena política también se volverá más turbulenta”.

 

ORAR POR LOS JÓVENES DE HONG KONG

Las generaciones futuras también son un tema de oración: “Orad por la gente joven involucrada, que después de estos días crecerán con muy poco respeto por las autoridades. Oremos por paz después de todo este conflicto. Sea lo que sea lo que pase lo que pase aquí en los próximos días, marcará el ambiente en esta ciudad para los años que vienen”.

 

http://protestantedigital.com/internacional/34072/Hong_Kong_Muchos_de_los_manifestantes_son_cristianos

La cruz tras los paraguas

Publicado: octubre 4, 2014 en Noticias, Reportaje

CRONICA Hablan los cristianos que inspiran en Hong Kong la resistencia pacífica frente a Pekín

  • ‘Si es creyente, rece a la Virgen’, repite el cardenal Zen, la ‘conciencia de Hong Kong’
  • Hablan los cristianos que inspiran la resistencia pacífica frente a Pekín
Manifestante con máscara y paraguas frente a los botes de gases...

Manifestante con máscara y paraguas frente a los botes de gases lacrimógenos de la Policía Xaume Olleros

JAVIER ESPINOSAHong Kong

La veintena de religiosos católicos apareció frente al complejo gubernamental a media noche. Les precedía un chaval portando una gran cruz de madera. Miles de muchachos cercaban a esa hora las oficinas del jefe del ejecutivo, CY Leung Chun-Ying.

El ultimátum para que dimitiera había vencido a las 24:00 del jueves. Los más exaltados intentaron cortar la avenida adyacente sentándose sobre la calzada. La acción suponía bloquear a decenas de vehículos que circulaban todavía a esa hora por la conocida ruta costera. “¡Levantaros, levantaros!”, les reclamaron a voz en grito miles de manifestantes. Otros pedían perdón a los conductores. “Ese es el espíritu de esta protesta. El mismo principio que defendemos los católicos. La resistencia sin violencia. Se trata de construir la sociedad no de destruirla”, aseveró el Lui Ha, uno de los clérigos presentes en el lugar. “Son los dignos herederos de Tiananmen”, agregó.

Un día antes el cardenal Joseph Zen se había paseado por las calles del distrito de Admiralty, abarrotadas de opositores. Los chavales se arremolinaban a su paso. Le saludaban con un enorme respeto. Por algo le apodan “la conciencia de Hong Kong”.

“¡Rezad por Hong Kong!”, les pedía el religioso.

“¿Usted es creyente? Si lo es pídale a la Virgen que proteja a esta ciudad. Que no se vuelva a repetir lo que ocurrió en Tiananmen. Hay muchas similitudes y no quiero que estos chavales acaben como aquellos”, manifestó en una conversación ulterior con Crónica.

La presencia en las sentadas de Hong Kong de religiosos como el grupo de Ha o el mismo Zen no constituye un caso aislado. La minoría cristiana de esta ciudad -que no supera el 13% de la población total- ha adoptado un papel especialmente relevante en la apodada Revolución de los Paraguas. Fundadores de Occupy Central como Benny Tai o el reverendo Chu Yiu-Ming, y líderes estudiantiles como el carismático y jovencísimo Joshua Wong o su amigo Alex Chow, secretario general de la Federación de Estudiantes, pertenecen a esta confesión religiosa, cuyos adeptos y simbología son una imagen recurrente en las protestas.

Decenas de iglesias protestantes y católicas han establecido grupos de apoyo a los opositores, o han abierto sus puertas en las zonas donde se concentran para suministrarles alimentos y espacios para reposar. Los corrillos de cristianos que se reúnen a rezar son legión en áreas como Admiralty.

“Pedimos a Dios que nos de fuerzas para continuar”, explicaba Robert Tui, un chaval de 21 años, que oraba junto a sus amigos este jueves en el parque de Tamar.

Para el clérigo Lui Ha el activismo de los miembros de su fe no resulta extraño: «Podemos ser una minoría pero uno de cada cuatro estudiantes universitarios es cristiano».

Rodeado de sus admiradores y pese a sus 82 años, Joseph Zen es quizás un ejemplo paradigmático de la determinación de esta comunidad. “Los cristianos pertenecemos a la inteligencia de este pueblo y es lógico que estemos aquí, en la calle”, asevera. “La Iglesia ha defendido siempre la ideología de los derechos civiles y de la desobediencia civil. De la no violencia. Y estos chavales lo están poniendo en práctica. Su reacción ha sido admirable. Pese a la violencia de la Policía y a todos esos gases lacrimógenos que les lanzaron se contuvieron. No quemaron ni un coche de Policía”.

Zen asegura que él y otros muchos están dispuestos a «llenar las cárceles» de Hong Kong, en una clara alusión a la famosa campaña de desobediencia civil que preparó Martin Luther King en 1963. «Hay que pagar un precio por la democracia», sentencia.

Ese ideario es una constante en la actitud de los activistas que encabezan las protestas. No resulta raro ver a Joshua Wong y sus correligionarios portando camisetas con frases que recogen la filosofía del citado Luther King o Gandhi. «Una ley injusta es una especie de violencia en sí misma. La desobediencia civil es un derecho inherente a los ciudadanos», se leía en una de esas prendas que vestían hace escasos días.

Los dirigentes cristianos niegan que su activismo tenga una relación directa con la pugna de décadas que mantienen con las autoridades chinas. Pekín, que no reconoce por ejemplo la autoridad del Vaticano, mantiene un estrecho control sobre todas las religiones y ha establecido un sistema de iglesias paralelas al que tienen que someterse protestantes y católicos. La mayoría de las iglesias cristianas de Hong Kong han mantenido un claro distanciamiento de Pekín, incluso antes de 1997, cuando no cesaban de exigir una democracia plena para el instante en el que dejase de ser colonia.

El reverendo Chu Yiu siempre estuvo involucrado en estos movimientos y en especial en el llamado Comité de Cristianos preocupados por la Ley Básica, que intentó presionar para cambiar esa normativa pactada por Londres y Pekín que fijó el futuro político de Hong Kong. “Es cierto que este es un choque de mentalidades diferentes”, asume Lui Ha.

Conocido por sus repetidas críticas a Pekín, Zen admite que existe esa rivalidad pero puntualiza que las actuales protestas se centran en “el futuro de Hong Kong”. “Le prometieron los ingleses que tendríamos democracia y todo era una mentira”, acota.

La participación de los cristianos en las movilizaciones es un claro guiño a la historia, porque muchos de ellos fueron también personajes claves en las redes de apoyo a la sublevación de Tiananmen, un espectro al que aluden de forma reiterada los opositores. “La represión de Tiananmen es algo imborrable para los ciudadanos de Hong Kong, y la (reciente) violencia de la Policía ha reactivado ese miedo”, aclara Albert Ho, secretario general de la Alianza de Apoyo a los Movimientos Democráticos de China.

El reverendo Chu Yiu-Minf, por ejemplo, fue el catalizador de la llamada Operación Pájaro Amarillo, una iniciativa propia de guión de Hollywood que consiguió rescatar a más de 400 activistas de Tiananmen y traerlos a Hong Kong, para después conseguir que recibieran asilo en Occidente. Chu nunca ha querido detallar su papel en aquel operativo. En una reciente entrevista con la agencia Bloomberg se limitó a decir que al conocer lo que estaba ocurriendo en la capital china comenzó a “llorar” y a orar preguntándose: “¿Qué podemos hacer?”.

Su reacción fue organizar una red de asistencia a los que huían, en la que participaron artistas, empresarios, políticos, diplomáticos y también mafiosos. Estos últimos -habituados al contrabando- fueron los que pusieron las lanchas rápidas con las que consiguieron traer de forma ilegal a figuras de ese movimiento tan conocidas como Wue Kaixi, número dos de la lista de los 21 opositores de Tiananmen más buscados por China; Yan Jiaqi, asesor del ex primer ministro; o el periodista Su Xiaokang, a quien las autoridades de Pekín acusaron de alentar la revuelta con un documental.

“Se trataba de preservar la verdad, ellos (los activistas) son los depositarios de lo que realmente ocurrió allí”, dice Albert Ho, que también contribuyó junto a Chu en aquel proyecto.

Tiananmen, como decía Ho, forma parte de la memoria colectiva de esta población, que cada año conmemora el aniversario de la matanza. En abril, la Alianza de Apoyo a los Movimientos Democráticos de China propició la apertura del primer museo dedicado, en territorio chino, a preservar el recuerdo de Tiananmen. El pequeño habitáculo está repleto de fotos, recortes de periódicos e imágenes de vídeos que recuperan la historia de aquella revuelta que duró casi dos meses.

Uno de los murales exhibe una de las pancartas que mostraban los muchachos en aquellas fechas: “Dame la libertad o mátame”. Otro panel está dedicado al famoso «hombre del tanque», el anónimo que se plantó frente a una columna de blindados. Y en una esquina, una reproducción de la Diosa de la democracia, la estatua que erigieron los opositores chinos el 30 de mayo de 1989 y que acabó días más tarde aplastada por un tanque.

Conscientes de la enorme carga metafórica que tienen sus acciones, los estudiantes que iniciaron las concentraciones el 22 de septiembre anunciaron su decisión reunidos en torno a la copia de esa efigie que han instalado en la Universidad local. Robert Sai, un manifestante de 19 años, no piensa que esté «imitando» a los «rebeldes» de 1989, pero sí asume que al igual que entonces, ahora «pelean por la democracia. Es la misma lucha». Albert Ho tampoco opina que las concentraciones actuales sean una réplica de Tiananmen: “Aquí no pretendemos derrocar al Gobierno chino y estamos muy lejos de la capital”.

El legislador y ex presidente del Partido Democrático, otro de los paladines de la Revolución de los Paraguas, cree que el actual hombre fuerte de China, Xi Jiping, no se plantea recurrir a los métodos que usó su homólogo Deng Xiaoping. “El precio a pagar sería muy alto. Ya no pueden disolver a esta multitud recurriendo a gases lacrimógenos. Los chicos no temen a la Policía. Tendrían que usar al ejército y eso destruiría a Hong Kong”

Ahora parece un sarcasmo, pero los universitarios se contaban en la década de los 70 y 80 entre los más fieles aliados de Pekín, en su esfuerzo por recuperar la soberanía, en manos de los británicos. Los alumnos de las dos únicas universidades de la época, la de Hong Kong y la de China, fueron de los primeros que exigieron el final de la colonización, incluso antes de que Pekín y Londres lo firmaran en 1984.

“Era una cuestión de dignidad. No queríamos ser una posesión británica. Somos chinos. Lo único que queremos es que se respete nuestra singularidad y se nos conceda decidir a quien elegimos de forma totalmente democrática”, puntualiza Ho, que fue uno de esos alumnos partidarios de la postura de China en la era de los años 70.

Como recuerda el diario South China Morning Post, en 1984 los dos sindicatos estudiantiles enviaron una misiva al primer ministro de la época, Zhao Ziyang, apoyando el retorno de Hong Kong a China y pidiendo “democracia”. Ziyang replicó que era “justo y adecuado”. Tiananmen acabó con esa relación, al igual que con los devaneos democráticos de Ziyang, expulsado del PC por apoyar a los jóvenes en 1989.

Hayley Wong utiliza su teléfono portátil para sacarle fotos a la granada de gas lacrimógeno que le lanzó la Policía el sábado 27. Según su relato, decenas de agentes cargaron esa noche contra poco más de una veintena de manifestantes sin previo aviso: “Tan sólo estaba allí para decirle a los Policías que tuvieran cuidado, que allí había muchos chiquillos. De repente vi fogonazos en el cielo y explosiones. Todo se llenó de gas. Me ardía la cara. Estaba gritando: ¡Dios mío, Dios mío, me quemo! Fue una violencia totalmente innecesaria. Éramos muy pocos”.

La profesora de 27 años tiene miedo de que se reproduzcan esos incidentes. “Me preocupa que vuelvan para limpiar las calles. Ese es su objetivo. Limpiar esto de manifestantes”, asevera. “Estamos bloqueados. Nadie se puede echar atrás y eso es muy peligroso. No quiero que estos chicos acaben como los de Tiananmen“, afirma el cardenal Zen. “Rece a la Virgen, por favor”.

 

http://www.elmundo.es/cronica/2014/10/05/54300e7b268e3eb6788b4570.html