Archivos para noviembre 14, 2014

¿Por qué se acaban los católicos?

Publicado: noviembre 14, 2014 en Iglesia

Corresponsales extranjeros debaten sobre el estudio del PRC sobre la drástica reducción de los fieles de la Iglesia Católica

Ellacuría vive

Publicado: noviembre 14, 2014 en Cultura, Teología

La influencia del filósofo y teólogo se mantiene en su obra 25 años tras su asesinato

Ignacio Ellacuría, asesinado el 16 de noviembre de 1989.

Ellacuría debe ser eliminado y no quiero testigos”. Fue la orden que dio el coronel René Emilio Ponce al batallón Atlacatl, el más sanguinario del ejército salvadoreño. La orden se cumplió el noche del 16 de noviembre de 1989 en que fueron asesinados con premeditación, nocturnidad y alevosía seis jesuitas y dos colaboradoras, madre e hija, Elba y Celina, esta de 15 años en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, de San Salvador (UCA). Entre los asesinados se encontraba el jesuita vasco, nacionalizado salvadoreño, Ignacio Ellacuría, rector de la UCA, discípulo de Zubiri y editor de algunas de sus obras. Era filósofo y teólogo de la liberación, científico social y e impulsor de la teoría crítica de los derechos humanos, cuatro dimensiones que son difíciles de encontrar y de armonizar en una sola persona, pero, en este caso, convivieron no sin conflictos internos y externos, y se desarrollaron con lucidez intelectual y coherencia vital.

“Revertir la historia, subvertirla y lanzarla en otra dirección”, “sanar la civilización enferma”, “superar la civilización del capital”, “evitar un desenlace fatídico y fatal”, “bajar a los crucificados de la cruz” (son expresiones suyas) fueron los desafíos a los que quiso responder con la palabra y la escritura, el compromiso político y la vivencia religiosa. Y lo pagó con su vida.

25 años después de su asesinato Ellacuría sigue vivo y activo en sus obras, muchas de ellas publicadas póstumamente. En 1990 y 1991 aparecieron dos de sus libros mayores: Conceptos fundamentales de la teología de la liberación, de la que es editor junto con su compañero Jon Sobrino, entonces la mejor y más completa visión global de dicha corriente teológica latinoamericana, y Filosofía de la realidad histórica, editada por su colaborador Antonio González, cuyo hilo conductor es la filosofía de Zubiri, pero recreada y abierta a otras corrientes como Hegel y Marx, leídos críticamente. Es parte de un proyecto más ambicioso trabajado desde la década los setenta del siglo pasado y que quedó truncado con el asesinato. Posteriormente la UCA publicó sus Escritos Políticos, 3 vols., 1991; Escritos Filosóficos, 3 vols., 1996, 1999, 2001; Escritos Universitarios, 1999; Escritos Teológicos, 4 vols., 2000-2004.

En el cuarto de siglo posterior a su asesinato se han sucedido ininterrumpidamente los estudios, monografías, tesis doctorales, congresos, conferencias, investigaciones, cursos monográficos, círculos de estudio, Cátedras universitarias con su nombre, que demuestran la “autenticidad” de su vida y la creatividad y vigencia de su pensamiento en los diferentes campos del saber y del quehacer humano: política, religión, derechos humanos, universidad, ciencias sociales, filosofía, teología, ética, etc.

Lo que descubrimos con la publicación de sus escritos y los estudios sobre su figura es que Ellacuría tuvo excelentes maestros: Rahner en teología, Zubiri en filosofía, monseñor Romero en espiritualidad y compromiso liberador, de quienes aprendió a pensar y actuar. Pero su discipulado no fue escolar, sino enormemente creativo, ya que, inspirándose en sus maestros, desarrolló un pensamiento propio y él mismo se convirtió en maestro, si por tal entendemos no solo el que da lecciones magistrales en el aula, sino, en expresión de Kant aplicada al profesor de filosofía, el que enseña a pensar. Ellacuría parte del pensamiento de sus maestros, pero no se queda en ellos; avanza, va más allá, los interpreta en el nuevo contexto y, en buena medida, los transforma. Su relación con ellos es, por tanto, dialógica, de colaboración e influencia mutuas. Sus obras así lo acreditan y los estudios sobre él lo confirman.

Teología

Su colega y amigo Jon Sobrino ha escrito páginas de necesaria lectura sobre el “Ellacuría olvidado”, en las que recupera tres pensamientos teológicos fundamentales suyos: el pueblo crucificado, el trabajo por una civilización de la pobreza, superadora de la civilización del capital y la historización de Dios en la vida de sus testigos, que Ellacuría acuñó con una aforismo memorable: “Con monseñor Romero Dios pasó por la historia”. Ellacuría entiende la teología de la liberación como teología histórica a partir del clamor ante la injusticia, establece una correcta articulación entre teología y ciencias sociales y asume un compromiso por la transformación de la realidad histórica desde los análisis políticos y desde su función como mediador en los conflictos. Son tres aspectos que desarrolla José Sols Lucia. El teólogo austriaco Sebastián Pittl recupera la primera idea destacada por Jon Sobrino y la interpreta teológicamente: la realidad histórica de los pueblos crucificados como lugar hermenéutico y social de la teología. Asimismo hace una lectura de la concepción ellacuriana de la espiritualidad radicada en la historia desde la opción por los empobrecidos

El resultado es una teología posidealista cuyo método no es el trascendental de sus maestros, sino la historización de los conceptos teológicos y el punto de partida, la praxis histórica. La teología de Ellacuría tiene un fuerte componente ético-profético. Aplicándole a ella la consideración lévinasiana de la ética como filosofía primera, bien podría decirse que, para el teólogo hispano-salvadoreño, la ética es la teología primera y el profetismo la manifestación crítico-pública de la ética.

Filosofía

El objeto de su filosofía es la realidad histórica como unidad física, dinámica, procesual y ascendente. De aquí emanan los conceptos y las ideas fundamentales de su pensamiento: historia (materialidad, componente social, componente personal, temporalidad, realidad formal, estructura dinámica), praxis histórica, liberación y unidad de la historia. Su método es la historización de los conceptos filosóficos para liberarlos del idealismo y de la idealización en que suelen incurrir la filosofía y la teoría universalista de los derechos humanos. H. Samour, uno de sus mejores intérpretes y especialistas, reinterpreta al maestro relacionando su pensamiento con la realidad histórica contemporánea, al tiempo que considera la filosofía de la historia como filosofía de la praxis. Recientemente se está desarrollando una nueva línea de investigación del pensamiento filosófico de Ellacuría: la que hace una lectura pluridimensional con las siguientes derivaciones creativas, que enriquecen, recrean y reformulan su filosofía:

a) Su conexión con la dialéctica hegeliano-marxista, que implica analizar la concepción que Ellacuría tiene de la dialéctica, la utilización del método dialéctico en su análisis político e histórico, y la dialéctica entre historia personal -biografía- e historia colectiva -el pueblo salvadoreño-, en otras palabras, el impacto y la capacidad transformadora de su vida y de su muerte en la historia de El Salvador (Ricardo Ribera).

b) Su conexión con la teoría crítica de la primera Escuela de Frankfurt, que integra dialécticamente las diferentes disciplinas dando lugar a un conocimiento emancipador, así como su incidencia en la negatividad de la historia (L. Alvarenga).

c) Su conexión con la filosofía utópica de Bloch en uno de los últimos textos más emblemáticos de Ellacuría: “Utopía y profetismo en América Latina” (Tamayo).

d) Su original teoría del “mal común” como mal histórico, la crítica de la civilización del capital y las diferentes formas de superarla (Hector Samour).

e) La recuperación filosófica del cristianismo liberador (Carlos Molina).

f) La fundamentación moral de la actividad intelectual y la relevancia del lugar de los oprimidos en los diferentes campos y facetas de quehacer teórico (J. M. Romero).

Teoría crítica de los derechos humanos

Ellacuría ha hecho aportaciones relevantes en el terreno de la teoría y de la fundamentación de los derechos humanos. Cabe destacar a este respecto su contribución a la superación del universalismo jurídico abstracto y de una visión desarrollista de de los derechos humanos, y a la elaboración de una teoría crítica de los derechos humanos (J. A. Senent, A. Rosillo).

El pensamiento de Ellacuría no es intemporal, sino histórico, y debe ser interpretado no de manera esencialista (aun cuando algunas de sus primeras obras escritas bajo el discipulado escolar y la influencia de Zubiri tuvieron esa orientación), sino históricamente, en diálogo con los nuevos climas culturales. Así leído e interpretado puede abrir nuevos horizonte e iluminar la realidad histórica contemporánea.

 

Conversión de la Iglesia al reino de Dios. Ignacio Ellacuría. Sal Terrae, Santander 1984
Conceptos fundamentales de la teología de la liberación
, 2 vols. Ignacio Ellacuría. Trotta, Madrid 1990
Filosofía de la realidad histórica
.  Ignacio Ellacuría. Trotta, Madrid 1991
El legado de Ignacio Ellacuría. José Sols Lucia. Cuadernos Cristianisme i Justicia, Barcelona 1998
Crítica y liberación. Ellacuría y la realidad histórica. H. Samour. ADG-N LIBROS, València 2013
La realidad histórica del pueblo crucificado como lugar de la teología. Sebastian Pittl. ADG-N LIBROS, 213
Ignacio Ellacuría. Utopía y teoría crítica. J. J Tamayo y L. Alvarenga (dirs.) Tirant lo Blanch, València 2014
La lucha por la justicia. Selección de textos de Ignacio Ellacuría, ed. de J. A. Senent de Frutos, Universidad de Deusto, Bilbao 2013

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/11/12/babelia/1415808080_942077.html


1415712362_244062_1415727057_album_normal

Infraestructuras destruidas

México

En la región de Montaña miles de indígenas abandonaron al menos sus 48 comunidades en zonas de alto riesgo. En ellas, el 80% de los cultivos quedaron devastados por las fuertes lluvias de la tormenta Manuel en septiembre del 2013. Esta fotografía muestra una de familias de Malinaltepec cargando con sus pertenencias por una carretera devastada por una tromba de agua.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415726744_album_normal

Y además, huracanes

México

Después de un año de que la tormenta Manuel (septiembre de 2013) y el huracán Ingrid azotaran el estado de Guerrero, las comunidades indígenas de la Montaña se mantienen en situación de alto riesgo, especialmente por la falta de un programa integral de reconstrucción para la región y por estado de pobreza extrema en que viven. Este es uno de los campamentos de desplazados en La Lucerna, municipio de Malinaltepec, que se montaron a finales de 2013 para acoger a los que perdieron su casa con Manuel.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415726085_album_normal

Ni agua, ni saneamiento

México

Una de las calles de la localidad de Tmalacatzingo, donde la mayoría de las casas de adobe carecen de los mínimos servicios de luz, agua potable no saneamiento. En Guerrero, uno de cada cuatro habitantes carece de drenaje; uno de cada tres habita viviendas con suelo de tierra, y tres de cada 10 no tiene sistemas para hacer llegar el agua.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415725758_album_normal

Pobreza extrema

México

La pobreza en algunas comunidades de La Montaña guerrerense es similar a la de regiones de la Africa Subsahariana. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), municipios como Cochoapa en Grande y Metlátonoc tienen niveles de miseria incluso más graves que países como Mali o Malawi. En la fotografía, una familia de Temalacatzingo, Montaña de Guerrero, desgranando maíz y frijoles en la entrada de su vivienda.

  • Foto:PEP COMPANYS

 

1415712362_244062_1415725557_album_normal

Policía ciudadana

México

En 2012, diez comunidades nahuas del núcleo agrario de Temalacatzingo, municipio de Olinalá, constituyeron formalmente su Policía Ciudadana y Popular (PCP), la cual está integrada por una centena de hombres que cuentan con escasos recursos. La crearon ante la falta de seguridad debido a la escalada de asaltos y violencia del crimen organizado e institucional que ha prevalecido en la zona.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415725224_album_normal

Infancia en riesgo

México

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señala que la mortalidad infantil es particularmente elevada en algunos municipios de la Montaña de Guerrero como Cochoapa El Grande. El organismo advierte que mueren 89 niños por cada 1.000 nacidos vivos, mientras el promedio es 28 en México, y seis en los países industrializados. Muchos niños mueren de enfermedades fáciles de curar en países del primer mundo.

  • Foto:PEP COMPANYS

 

1415712362_244062_1415723835_album_normal

Medio año de trabajo

México

De los más de 3,2 millones de guerrerenses, alrededor de 600.000 son indígenas nahualts, mixtecos, tlapanecos y amuzgos, que sobreviven en condiciones de extrema pobreza. En la imagen una anciana es observada por su nieto mientras esta tejiendo un huipil (blusa adornada), que luego va a vender a unos intermediarios que apenas le le van a pagar por su trabajo realizado durante medio año.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415723654_album_normal

¿Vivienda digna?

México

Los derechos a la salud, la alimentación, la vivienda digna y la educación no son una realidad para la población indígena de La Montaña. Uno de cada cuatro niños muere antes de cumplir los seis años de edad, generalmente como consecuencia de las “enfermedades de la pobreza” (ocasionadas por parásitos causantes de vómitos, diarreas y desnutrición) y por la falta de atención e infraestructura médica. La total carencia de un hogar seguro se puede observar en esta vista de una familia delante de su casa en la comunidad de Barranca de la Palma, en Cochoapa el Grande.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415723428_album_normal

La pobreza, la inseguridad

México

Los pueblos indígenas continúan siendo los más azotados por la marginación y la pobreza. En estas comunidades se ha incrementado la inseguridad pública, el desempleo y subempleo, y la economía informal van en aumento. En la imagen una tienda ambulante de intercambio en Barranca de la Palma Cochoapa el Grande.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415723241_album_normal

Sanidad precaria

México

Los servicios de salud continúan siendo insuficientes y deficientes. El desabastecimiento de medicamentos, la falta de unidades médicas, de médicos y de una infraestructura son algunas de las causas de que la región de Guerrero tenga una de las tasas más elevadas de mortalidad materna e infantil de México. Lo centros sanitarios están, además muy alejados de las comunidades, lo que supone un elevado gasto para las familias que deben trasladarse; es difícil acceder a los servicios porque nada es gratuito, y aún prevalece una actitud discriminatoria contra la población indígena. En la imagen, centro asistencial de salud en la comunidad de Barranca de la Palma, Municipio de Cochoapa el Grande, Guerrero, México.

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415724096_album_normal

Analfabetismo

México

El 50,5% de la población indígena de Guerrero es analfabeta, un porcentaje que se eleva al 71% en algunos municipios debido a la falta de recursos económicos para las escuelas e instalaciones educativas adecuadas. En la imagen la escuela de la comunidad de Barranca de la Palma de Cochoapa el Grande (Guerrero, México).

  • Foto:PEP COMPANYS

1415712362_244062_1415727362_album_normal

El hambre

México

La Montaña de Guerrero es considerada como la región de mayor rezago económico y social del país. Allí, tres de cada cinco personas no pueden satisfacer sus necesidades básicas; dos de cada cinco no tiene lo suficiente para comer. Sobreviven por debajo del umbral de la pobreza extrema con menos de 1,25 dólares al día.

  • Foto:PEP COMPANYS

La diócesis de la capital, Chilpancingo, ha confirmado que los restos hallados correspondían a John Ssenyondo, secuestrado en abril

El sacerdote Ssenyondo, en una imagen de 2010 / Facebook

Con 25.000 desaparecidos en México, las fosas comunes comienzan a narrar la violencia que ha azotado al país desde hace siete años. Un entierro clandestino hallado en el poblado de Ocotitlán ha contado la historia de John Ssenyondo, un cura de 55 años originario de Uganda, que llevaba esparciendo la palabra de Dios en las localidades mixtecas de la sierra del Estado desde su llegada de África, en 2010. La Diócesis de Chilpancingo ha confirmado este viernes que la vida del cura terminó en una fosa común junto a otros seis cadáveres.

“Desconocemos el móvil. La violencia en el Estado es generalizada”, señaló Víctor Aguilar, vicario general de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa. Son pocos los detalles que se saben sobre el caso de Ssenyondo. El religioso, que fungía como párroco de Nejapa, una localidad de 3.000 habitantes, fue secuestrado el 30 de abril después de haber oficiado una misa en la comunidad de Santa Cruz. “Un grupo de personas que iba en una camioneta lo detuvo, lo bajó del coche y lo echó a la cajuela” tras la homilía relata Aguilar. Los peritos señalaron que el hombre fue ejecutado con un disparo en la cabeza. Otra versión señala que fue secuestrado y asesinado porque se negó a bautizar a la niña de un supuesto capo local.

El misionero comboniano del Corazón de Jesús fue identificado por sus dientes, que pudieron cotejarse con su historial dental proporcionado por su dentista. “Esa es la suerte que corremos. Él sabía que podía encontrarse con la suerte del pueblo con el que decidió quedarse”, dijo a la agencia AP el padre Rogelio Bustos, superior de la orden a la que el sacerdote africano pertenecía. La embajada de Uganda tramitará la repatriación de los restos del sacerdote.

La fosa donde se halló a Ssenyondo, en la localidad serrana de Ocotitlán, no está relacionada a los sitios donde las autoridades mexicanas buscan a los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala. Entre ambos lugares hay 200 kilómetros de por medio, pero subraya la violencia extendida a través de todo el territorio de Guerrero, en la costa del Pacífico.

Los religiosos, como el resto de la sociedad del Estado, no habían sido ajenos a la violencia provocada por la presencia de delincuentes. Ascensión Acuña, párroco de San Miguel Totolapan, también en Guerrero, fue asesinado en septiembre. Su cuerpo fue hallado a las orillas del río Balsas. Acuña pertenecía a la diócesis de Ciudad Altamirano, una de las zonas más castigadas por el narcotráfico en Guerrero.

 

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/15/actualidad/1416011819_744556.html


Leonardo de Chirico

 Cuando los evangélicos hablan sobre la unidad con el Papa y el Papa habla con ellos sobre la unidad, todos usan la misma palabra pero en realidad quieren decir cosas diferentes.
El Papa Francisco, bautizando a un niño.

Visitar al Papa se ha convertido en algo muy popular entre los líderes evangélicos de todo el mundo. Casi todos los meses evangélicos procedentes de las cuatro esquinas del globo son recibidos por Francisco ya sea en una conversación privada, en torno a una mesa compartiendo una comida o en el contexto de reuniones más oficiales. El Papa Francisco parece haber dirigido su objetivo hacia los evangélicos de todas las tendencias (desde los sectores altamente litúrgicos del protestantismo a los gurús del evangelio de la prosperidad, con todas las variaciones que hay en medio) con el fin de construir puentes con estos cristianos que tradicionalmente han permanecido fuera de la corriente principal ecuménica pero que, no obstante, representan el ala de la Iglesia que crece más que cualquier otra. Este fenómeno de los líderes evangélicos haciéndose “selfies” con el Papa y después transformándose en portavoces prominentes de la unidad con la Iglesia Católico Romana necesita examinarse más detenidamente.

En el ambiente de esta tendencia creciente de líderes evangélicos visitando al Papa, la visita de la delegación oficial de la Alianza Evangélica Mundial (WEA por sus siglas en inglés) con representantes de todo el mundo, el día 6 de noviembre, constituye posiblemente la primera vez que ha sido concedida una audiencia a una delegación tan extensa por parte del Romano Pontífice. El significado y la importancia de esta recepción lo atestiguan el hecho de que la alocución del Papa a la delegación de la WEA se hizo pública a través del canal oficial del Boletín de Prensa del Vaticano, que es su medio oficial.

 

¿Unidos en el Bautismo?

El Papa empezó su discurso haciendo referencia al bautismo como uno de los terrenos en los cuales la unidad podría alcanzarse. Después de citar Efesios 4:13 como ejemplo para la consecución de la unidad de la verdad, Francisco continuó diciendo que “esta verdad se fundamenta en nuestro bautismo, por el que compartimos los frutos de la muerte y de la resurrección de Cristo. El bautismo es un don inestimable de Dios que tenemos en común”. Curiosamente, ésta es una afirmación típica católico romana. Mientras que los evangélicos tenderían a decir que la unidad se basa en la gracia de Dios recibida mediante la fe en Jesucristo, el Papa explica detalladamente un punto de vista diferente. Según su opinión, el “sacramento del bautismo”, un sacramento eclesial, es la base para la unidad de los cristianos.

La convicción estándar evangélica es que todos los que creen en Jesucristo ya están unidos (“Creemos en la Unidad del Espíritu de todos los creyentes verdaderos”, dice la Declaración de Fe de la WEA), pero el Papa presenta una perspectiva diferente: son aquellos que están bautizados los que están unidos. Una persona bautizada por la iglesia puede o no ser un creyente como demuestra claramente el fenómeno del Cristianismo Nominal y, a pesar de todo, el Papa y su Iglesia creen que el bautismo representa una razón suficiente para la unidad.

En este punto debe plantearse una pregunta: ¿Son conscientes de esto los líderes evangélicos que parecen ser tan entusiastas fans del Papa?

Que los cristianos ya están unidos por el bautismo es una convicción ecuménica compartida, pero no es la posición evangélica histórica. El Papa la reforzó cuando habló sobre “la profunda unidad producida por la gracia en todos los bautizados” (citando el documento del Vaticano II Unitatis Redintegratio, 13). ¿Cómo pueden los cristianos estar unidos por la gracia con los que están bautizados pero que no profesan ni viven su fe en Jesús? La cuestión es que cuando los evangélicos hablan sobre la unidad con el Papa y el Papa habla con ellos sobre la unidad, todos usan la misma palabra pero en realidad quieren decir cosas diferentes.

 

No es una Mera Relación Personal con Cristo

La insistencia en el bautismo como la base de la unidad se demuestra en otro comentario que hizo Francisco en su disertación. En su reiteración en la preeminencia del bautismo sobre la fe, el Papa dijo que “el Evangelio no es meramente acerca de nuestra relación personal con Dios”. Es más que esto. Este lenguaje de tener una “relación personal con Dios” es apreciado por los evangélicos y es una de las marcas definitorias de su espiritualidad. Al Papa Francisco también le gusta utilizarlo.

No obstante, la referencia al sacramento del bautismo que para él es una base suficiente para la unidad y que precede a una relación personal con Dios pone esta frase en su contexto. Según Francisco, la unidad se funda en el bautismo, no en la relación personal con Cristo. Los evangélicos también entienden que la vida cristiana es más que tener una relación personal con Cristo, aunque creen que éste es el fundamento sobre el cual debe construirse el completo discipulado cristiano. Independientemente de la visión que posean sobre el bautismo, es en todo caso, la fe personal lo que es central. Para Francisco la gracia nos es dada no por la sola fe sino por medio del sistema sacramental administrado por la Iglesia. Esto no es meramente un aspecto menor de la diferencia.

El discurso incluía un llamamiento para entrar en una “nueva era de relaciones entre los católicos y los evangélicos”. Sin embargo, si todavía no están de acuerdo en lo que consiste la base de la unidad de los cristianos y no hay ninguna indicación de apertura al cambio según el Evangelio, ¿cómo puede haber una “nueva era”?

 

http://protestantedigital.com/magacin/34433/una_nueva_era_entre_los_catolicos_y_los_evangelicos

El discípulo radical, de John Stott

Publicado: noviembre 14, 2014 en Teología

“¿Es la Iglesia quien ejerce señorío sobre Jesucristo, dándose la libertad de editar, de manipular, y de aceptar lo que le gusta y de rechazar lo que no le agrada? ¿O es Jesucristo nuestro Maestro y Señor, de modo que creemos y obedecemos lo que él nos enseña?”.

John Stott
John Stott, en una imagen de archivo.

Fragmento extraído del libro ‘Discípulo radical’  de John Stott (Andamio, Certeza Unida, 2012). Puede saber más sobre el libro aquí.

NO AL CONFORMISMO

La primera característica del discípulo radical que quiero presentarle es la de ‘no conformidad’. Quisiera explicar por qué. La Iglesia tiene una doble responsabilidad en cuanto al mundo que nos rodea. Por un lado debemos vivir, servir y testificar en el mundo. Por otro lado, debemos evitar que el mundo nos contamine. En consecuencia, no se trata de preservar nuestra santidad escapándonos del mundo y tampoco de sacrificar nuestra santidad conformándonos al mundo.

 

Portada de ‘El discípulo radical’, de John Stott. / Andamio-Certeza Unida

Tanto el escapismo como el conformismo nos están prohibidos. Este es uno de los temas principales en toda la Biblia: Dios está reuniendo a un pueblo para sí, y nos está convocando a ser diferentes del resto de la gente. ‘Sean santos,’ ordena repetidamente a los suyos, ‘porque yo soy santo’ (por ejemplo, Levítico 11.45; 1 Pedro 1.15–16) (…).

¿Cuáles son las tendencias contemporáneas que amenazan con absorbernos, y a las cuales debemos resistir?

Consideraremos cuatro. En primer lugar, el desafío del pluralismo. El pluralismo sostiene que todos los ‘ismos’ tienen su propia validez y el mismo derecho de recibir nuestro respeto. En consecuencia, rechaza la declaración que hace el cristianismo de su condición única y definitiva, y condena como pura arrogancia la pretensión de convertir a una persona (y a todas) a un sistema al que considera simplemente como nuestra opinión.

¿Cómo deberíamos responder al espíritu del pluralismo? Con gran humildad, espero, y sin atisbo alguno de superioridad personal. Pero debemos seguir declarando el carácter único y definitivo de Jesucristo. Él es único en su encarnación (el único y solo Dios–hombre); único en su expiación (sólo él murió por los pecados del mundo); y único en su resurrección (sólo él venció la muerte). Y debido a que en ninguna otra persona sino solamente en Jesús de Nazaret Dios se hizo hombre (en su nacimiento), cargó con nuestros pecados (en su muerte), y finalmente triunfó sobre la muerte (en su resurrección), Jesús es el único competente para salvar a los pecadores. Ninguna otra persona posee esas calificaciones (…).

Una segunda tendencia ampliamente difundida que los discípulos cristianos debemos resistir es la del materialismo (…). El materialismo es una obsesión hacia las cosas materiales, y esto podría sofocar nuestra vida espiritual. Jesús enseñó que no acumuláramos tesoros en la Tierra, y nos advirtió contra la codicia. Lo mismo hizo el apóstol Pablo, alentándonos a desarrollar un estilo de vida caracterizado por la sencillez, la generosidad, y el contentamiento, y se refirió a su propia experiencia de haber aprendido a estar satisfecho en cualquier circunstancia (Filipenses 4.11) (…).

 

John Stott.

La tercera tendencia contemporánea que nos amenaza y ante la cual no debemos rendirnos es el engañoso espíritu del relativismo ético. Por todos lados las pautas morales están debilitándose. Sin duda está ocurriendo en Occidente. La gente está confundida, y no sabe si queda algún valor absoluto en pie. El relativismo ha penetrado en la cultura y está filtrándose en la Iglesia.

El ámbito en el cual el relativismo resulta más obvio es el de la ética sexual, y el de la revolución sexual que ha venido ocurriendo desde 1960 en adelante. Solía aceptarse universalmente (por lo menos en cualquier lugar donde la ética judeocristiana se tomara en serio) que el matrimonio es una unión monógama, heterosexual, de amor, para toda la vida, y el único contexto dado por Dios para la intimidad sexual. Pero ahora, aun en algunas iglesias, se practica ampliamente la convivencia sin el matrimonio, y se deja de lado el compromiso esencial del matrimonio auténtico; además, se acepta y promueve la pareja con personas del mismo género como una alternativa legítima al matrimonio heterosexual.

Jesucristo llama a sus discípulos a resistir estas tendencias, y en cambio obedecer y conformarse a las pautas por él establecidas. A veces se argumenta que Jesús no habló sobre estas cosas. Pero sí lo hizo. Citó Génesis 1.27 (‘Dios creó al ser humano a su imagen … Hombre y mujer los creó’) y Génesis 2.24 (‘El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser’), y dio de esa manera una definición bíblica de matrimonio. Después de citar aquellos pasajes, Jesús les dio su respaldo personal al decir: ‘lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’ (Mateo 19.4–6) (…)

La pregunta esencial que enfrenta la Iglesia es: ¿Quién ejerce el señorío? ¿Es la Iglesia quien ejerce señorío sobre Jesucristo, dándose la libertad de editar, de manipular, y de aceptar lo que le gusta y de rechazar lo que no le agrada? ¿O es Jesucristo nuestro Maestro y Señor, de modo que creemos y obedecemos lo que él nos enseña? (…)

He aquí dos culturas y dos sistemas de valores, dos parámetros y dos estilos de vida. De un lado está el modo del mundo que nos rodea; del otro, está la voluntad de Dios agradable y perfecta que él nos reveló. El discípulo radical tiene pocas dificultades para elegir sus opciones.

Llegamos ahora a la cuarta tendencia contemporánea, el desafío del narcicismo.

En la mitología griega, Narciso era un apuesto joven que percibió su reflejo en una laguna, se enamoró de su propia imagen, y finalmente cayó al agua y se ahogó. El ‘narcicismo’ es el amor excesivo hacia uno mismo, una admiración ilimitada por el propio ser.

En la década de 1970 el narcicismo encontró su máxima expresión en el Movimiento del Potencial Humano, que puso énfasis en la necesidad de la realización personal. En las décadas del ’80 y del ’90, el Movimiento de la Nueva Era se trepó al carro del Movimiento del Potencial Humano. Puede considerarse a Shirley McLaine como su sacerdotisa principal, envanecida de sí misma. Según su concepto, las buenas noticias son las siguientes:

Sé que existo; por lo tanto soy. Sé que existe la fuerza divina; por lo tanto existe. Debido a que soy parte de esa fuerza, soy lo que soy. Esto parece una parodia deliberada de la revelación que Dios le dio de sí mismo a Moisés: ‘Yo soy el que soy’ (Éxodo 3.14).

El Movimiento de la Nueva Era nos convoca a mirar en nuestro interior, a explorar en nosotros mismos por la solución de nuestros problemas. No necesitamos un salvador que venga de otro lugar; podemos salvarnos a nosotros mismos.

Lamentablemente, parte de esta enseñanza ha penetrado en la Iglesia, y algunos cristianos enseñan que no basta con que amemos a Dios y al prójimo sino que debemos amarnos a nosotros mismos. Este es un error, por tres razones.

Primero, Jesús serefirió al ‘primer y gran mandamiento’, y al ‘segundo’, pero no mencionó a un tercero. En segundo lugar, el amor a uno mismo es una de las señales de los últimos tiempos (2 Timoteo 3.2). Y tercero, el significado del amor agape es el sacrificio de uno mismo en servicio a los demás. ¡Sacrificarse uno mismo en servicio a uno mismo sería un total absurdo! ¿Cuál debe ser, entonces, la actitud hacia nosotros mismos? Debe ser una combinación entre la propia aceptación y la propia negación: confirmar en nosotros todo aquello que pertenece a la creación y a la redención, y negar todo aquello que proviene de la caída (…).

Hemos considerado las cuatro tendencias seculares principales que amenazan con envolver a la comunidad cristiana. Ante ellas, se nos llama a practicar un no conformismo radical, en lugar de una mentalidad débil y conformista.

Contra el desafío del pluralismo debemos ser la comunidad que declara la verdad, y defender el carácter único de Jesucristo. Contra el desafío del materialismo, debemos ser una comunidad peregrina que vive con sencillez. Contra el desafío del relativismo, debemos ser una comunidad de obediencia. Contra el desafío del narcicismo, debemos ser una comunidad de amor (…).

¿Qué debemos ser, entonces, los cristianos, si no debemos ser como los juncos, ni como los peces muertos, ni como los camaleones? ¿Es la Palabra de Dios solamente negativa, indicándonos que debemos evitar ser conformados a quienes nos rodean en el mundo? No. Su Palabra es positiva. Debemos ser como Cristo, ‘transformados según la imagen de su Hijo’ (Romanos 8.29).

 

http://protestantedigital.com/cultural/34476/El_discipulo_radical_de_John_Stott