Archivos para diciembre 11, 2014

LOS FRONTERIZOS – MISA CRIOLLA

Publicado: diciembre 11, 2014 en Música


Ariel Ramírez me contó una noche, cenando en un restaurante de la localidad cordobesa de Carlos Paz, cómo compuso él la música y Félix Luna la letra de la segunda cara del disco de MISA CRIOLLA. Es exactamente tal como lo cuenta el poeta:

“Una noche de septiembre u octubre de 1963 estaba yo de guardia en el diario “Clarín”, bastante tarde. De pronto me llamaron por teléfono: era Ariel Ramírez. Me contó que estaba escribiendo una misa y necesitaba completar la placa que se haría, con una serie de villancicos. ¿No podría ir a su casa para conversar del tema?. Había bastante apuro.
Fuí para allá, a su casa en Belgrano. Sería como las dos de la mañana cuando llegué. Y desde que saludé a Ariel empezó a darse una serie de auténticos milagros. Le dije como si lo hubiera pensado durante años:

La obra que complemente el disco de tu “Misa Criolla” se va a llamar “Navidad Nuestra”, porque será un retablo criollo de Navidad. Serán villancicos, estampas de cada uno de los momentos clásicos del misterio cristiano del Nacimiento de Cristo. Vamos a empezar con la Anunciación, seguimos con la búsqueda de un alojamiento de José y María, continuamos con el Nacimiento y así seguían las ideas desbordándome. Ariel inmediatamente sintonizó mi entusiasmo y empezó a ensayar armonías y ritmos. El chamamé de la Anunciación fue compuesto con letra y música al mismo tiempo. Luego la huella: yo insistía que la peregrinación de José y María debía ser una huella y Ariel sostenía que la melodía de las huellas es una sola. “Probá con otra melodía…” le decía yo, y de pronto Ariel estampó en el piano la línea, hoy mundialmente conocida, de LA PEREGRINACIÓN.

No quiero seguir con muchos detalles pero lo único que digo es que cinco temas quedaron terminados esa misma noche, y cuando amanecía; alguno no estaba totalmente completo y lo concluimos pocos días después. Pocas veces he sentido la felicidad de crear, con tanta intensidad, como en aquella ocasión. Todos los recuerdos y vivencias de mi religiosidad infantil, de las navidades familiares, de los colegios de monjas y curas a los que fui, todo el fondo trascendente que uno tiene en su espíritu, se volcó esa noche hacia una creación que -lo intuí en ese momento- haría historia en la música argentina. El éxito de MISA CRIOLLA y NAVIDAD NUESTRA fue lógico y justo. Pero la creación de los temas a los que aporté mis palabras, fue un auténtico milagro”.

Tres años después de su estreno en 1967, Los Fronterizos interpretaron estos villancicos para la televisión alemana, con excepción del primero de ellos, el chamamé de LA ANUNCIACIÓN, ya que su intérprete solista César Isella había abandonado recientemente el grupo.

Pancho Vertigen


Peace Has Come Lyric Video

Publicado: diciembre 11, 2014 en Música



Lars Dahle

Hay todo tipo de razones para instar a los líderes cristianos para que intencionalmente integren los medios de comunicación en su estrategia de misión para el s. XXI, dice Lars Dahle.

Tierra mundo

En cualquier lugar del mundo en el que vivimos, las tecnologías de la información y de la comunicación influyen e impactan cada vez más nuestras vidas, nuestro testimonio cristiano y nuestros ministerios. La variedad de mensajes globales, locales y globales de los medios de comunicación, proporcionan contextos complejos para la tarea de hacer valer la verdad de Cristo en el siglo XXI. Las cuestiones misionales relacionadas con la participación en los medios de comunicación, son por tanto de verdadera importancia para la iglesia global.

 

IMPLICACIÓN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN GLOBAL

En medio de las tecnologías cambiantes y de las diferencias globales, es posible discernir cinco características centrales de los medios de comunicación contemporáneos:

Digitalización: Internet se está convirtiendo gradualmente en la plataforma más importante para la investigación, conexión y publicación, y como resultado se da la convergencia de los formatos y géneros antiguos con la creación de nuevos ámbitos de comunicación.

Democratización: El acceso creciente a nuevos canales de publicación digital y nuevos ámbitos de medios de comunicación social, crea numerosas posibilidades para una participación y conexión más amplia.

Fragmentación: El incremento dramático de los ámbitos de comunicación, participantes y voces, crean tanto un discurso público fragmentado como un consumo privado fragmentado.

Globalización: A través de la expansión global de la tecnología de la información, se están estableciendo nuevas plataformas para la distribución de medios de comunicación, como las tecnologías de banda ancha, satélites y móviles.

Pluralización: Donde vaya la tecnología, van los medios de comunicación, y con los medios vienen una pluralidad de valores, perspectivas y cosmovisiones.

Estas características clave ilustran la necesidad urgente de participar más intencionalmente en los medios en toda su diversidad. Los medios de comunicación son el cauce por el que se propagan las noticias, ideas e historias. Afectan a cada parte de la sociedad en cada lugar del mundo. Así pues, si vamos a “llevar el testimonio de Jesucristo y toda su enseñanza a cada nación, en cada esfera de la sociedad, y en el campo de las ideas” (El Compromiso de la Ciudad del Cabo), no podemos descuidar el fascinante y complejo mundo de los medios de comunicación.

 

IMPLICACIÓN EN LOS MEDIOS COMO TEMA DE LAUSANA

Es evidente, en los documentos fundacionales de los congresos y consultas globales, que la implicación en los medios de comunicación ha sido un tema de Lausana desde el principio. Como término, Medios de Comunicación, se ha usado históricamente para incluir medios electrónicos y de imprenta (pero normalmente no literatura), mientras que más recientemente incluye también, naturalmente, nuevos medios digitales.

Los contextos para la mención explícita de los medios así como su énfasis específico, han variado en los documentos de tres congresos fundacionales:

El Compromiso de Lausana incluyó los “medios de comunicación de masas” en el párrafo sobre colaboración evangelística, con énfasis en la legitimidad de ministerios especializados en los medios.

El Manifiesto de Manila mencionó a los “medios” en la sección sobre el mundo entero, con énfasis en la necesidad de una sensata implicación en los medios como parte de la modernidad.

El Compromiso de Ciudad del Cabo incluyó “la verdad y los medios de comunicación globales” en la sección “Llevar la verdad de Cristo en un mundo plural y globalizado”, con igual énfasis en tres principales áreas de preocupación: consciencia, presencia y ministerio de los medios de comunicación.

La concienciación respecto a los medios de comunicación puede verse como la necesidad de un discipulado más fiel (incluida la santidad personal y el hacer discípulos) al entrar en contacto con los mensajes de los medios. Esta preocupación estaba implícita en los primeros tiempos de Lausana, pero se fue haciendo más explícita como crítica cultural y ética. Recientemente se le ha dado un rol esencial como combinación de temas de educación, evangelismo y discipulado.

La presencia en medios puede verse como la necesidad de entrar en la corriente predominante de los medios con profesionalidad e integridad cristiana. Este objetivo estaba implícito en la primera fase de la historia de Lausana, pero ha ido adquiriendo más importancia. Parte de la razón se debe al creciente énfasis  puesto en el lugar de trabajo como ámbito para el ministerio y el testimonio. Sin embargo, también se debe a un creciente reconocimiento del influyente rol de los medios predominantes, tanto los que tratan con hechos como de ficción, a la hora de expresar y formar identidades e ideas.

El ministerio de los medios de comunicación puede verse desde la necesidad de usar todo tipo de tecnologías (ya sean antiguas o nuevas) para comunicar el Evangelio de Cristo en el contexto de una cosmovisión bíblica integral. Esta área ha jugado un papel central a lo largo de toda la historia de Lausana, con énfasis recurrente en los ministerios específicos, tanto en radio, televisión, prensa, internet o los nuevos medios de comunicación social.

 

BASE MISIONOLÓGICA PARA LA IMPLICACIÓN EN LOS MMMCC

Teológicamente, deberíamos ver las vocaciones profesionales a los medios de comunicación como parte del mandato cultural de Dios y de su misión a nuestro mundo. En palabras del Compromiso de Ciudad del Cabo: “Amamos el mundo de Dios, amamos la palabra de Dios, y amamos la misión de Dios”. Esto abre el espacio para ministrar en una amplia gama de contextos comunicativos y en diferentes roles  en los medios de comunicación.

Misionológicamente, deberíamos ver la implicación en los medios como una parte esencial de la llamada a toda la iglesia a llevar todo el Evangelio a todo el mundo:

Llevar todo el Evangelio al mundo de los medios supone llevar “el relato del Evangelio, la seguridad que ofrece el Evangelio, y la transformación que el Evangelio produce”. Este Evangelio bíblico, el evangelio de Jesucristo son “buenas noticias en un mundo de malas noticias”, ofreciendo tanto perdón como esperanza y una nueva perspectiva del mundo.

Involucrar a toda la iglesia en la participación en los medios, incluye el reconocimiento de los dones propios de cada creyente y del ministerio de todos de los creyentes. Esto está relacionado con los nuevos ámbitos y oportunidades representadas por la globalización y democratización de los medios.

Llegar a todo el mundo presupone la implicación en los medios, ya sea en relación a “toda nación”, “cada esfera de la sociedad” o “el campo de las ideas”. Los medios de comunicación contemporáneos -en toda su variedad- son ámbitos y vehículos de pluralismo, que incluyen las perspectivas seculares del mundo.

De un punto de vista apologético, deberíamos ver la implicación en los medios como una dimensión de nuestro testimonio de Jesucristo como “la verdad del universo”. Esto supone dar testimonio del hecho de que la “verdad en Cristo es (1) personal así como proposicional; (2) universal así como contextual; (3) última así como personal”. Así pues, debemos animar y equipar a los profesionales cristianos de los medios para que muestren el valor de estas verdades tan cruciales de forma tanto creíble como plausible.

 

TRES ÉNFASIS FUNDAMENTALES PARA LA IMPLICACIÓN EN LOS MEDIOS

Como mencionamos antes, el Compromiso de la Ciudad del Cabo identifica tres puntos de énfasis principales para nuestra implicación en los medios de comunicación: Concienciación de los medios, presencia de los medios y ministerios de los medios. Es apropiado resaltar cómo estas tres preocupaciones constituyen una aproximación estratégica para la implicación en los medios.

 

1. CONCIENCIACIÓN SOBRE LOS MEDIOS: UNA DIMENSIÓN OLVIDADA EN LA MISIÓN

Aquellos que vivimos en lugares con abundante tecnología, somos todos consumidores de medios de comunicación. Los que viven en otras partes del mundo, están siendo progresivamente expuestos a los mensajes mediáticos. Estos mensajes, reales o ficticios, están influidos por diferentes perspectivas y formas de ver el mundo, tanto seculares como religiosas, ya sea en términos de valores éticos, puntos de vista de la humanidad o de la realidad o compromisos de fe fundamentales.

Equipar a los individuos, familias, ministerios de jóvenes e iglesias para participar con mensajes mediáticos a unos niveles de cosmovisión más profundos es, en términos generales, una dimensión olvidada en la misión, tanto en el hemisferio norte como en el del sur del planeta.

Tenemos que cambiar este hecho juntos, y hacerlo rápido y de forma apropiada. Este equipamiento requiere investigación, recursos y formación práctica en análisis de la cosmovisión que presentan los mensajes mediáticos, así como mostrar la credibilidad y relevancia de una visión bíblica integral del mundo frente a perspectivas alternativas.

 

2. PRESENCIA EN LOS MEDIOS: LLAMADA AL TESTIMONIO PÚBLICO Y A LA INTEGRIDAD

Dentro del mundo de los medios de comunicación, hay una amplia variedad de roles legítimos y estratégicos pendientes de explorar por parte de cristianos con talento. El trabajo periodístico y documental revela el descuido de hechos, historias y ángulos que posibilitarían un debate público y privado más equilibrado. Los medios creativos y de entretenimiento pueden presentar  formas nuevas y frescas de mostrar las verdades cristianas que pueden generar interés genuino en cuestiones morales y espirituales. Mediante la presencia de hábiles comentaristas y apologistas cristianos en los principales medios, la credibilidad y plausibilidad del Evangelio y de una cosmovisión bíblica integral, pueden ser transmitidas a escépticos, buscadores y cristianos.

 

3. EL MINISTERIO EN LOS MEDIOS: UN MINISTERIO PARA TODOS LOS CREYENTES

El uso eficaz de todo tipo de tecnología, formato y género de comunicación es importante para el evangelismo mundial, el discipulado y la educación en la fe.

Ministerios especializados en medios de comunicación, tienen un rol legítimo y estratégico que desempeñar, pero la nueva tecnología de los medios transforma potencialmente cada organización ministerial, cada ministerio de jóvenes, y cada iglesia local en canal de comunicación.

Esto crea una necesidad creciente de colaboraciones evangelísticas en todo ámbito de la comunicación. Al mismo tiempo, tenemos que explorar las crecientes posibilidades que  los medios de comunicación social crean para un ministerio en este ámbito para cada creyente.

 

IMPLICACIÓN EN LOS MEDIOS EN LAS MISIONES ESTRATÉGICAS

Hay, por tanto, todo tipo de razones para instar a los líderes cristianos para que global e intencionalmente integren la implicación en los medios dentro sus estrategias de misión para el siglo XXI.

A la luz de esto, se insta a los líderes a reflexionar sobre y colaborar en:

Concienciación sobre los medios de comunicación: ¿Cómo puede la iglesia en tu país equipar y proporcionar recursos a los cristianos para que se impliquen críticamente y respondan constructivamente a todas las formas de comunicación?

Presencia en los medios: ¿Cómo puede la iglesia en tu país respaldar, equipar, apoyar y aprender de los cristianos que trabajan y participan en las principales noticias y medios de comunicación creativos?

Ministerios mediáticos: ¿Cómo puede la iglesia en tu país equipar a individuos, iglesias, organizaciones cristianas e instituciones para volverse eficaces a la hora de usar los medios, incluidos los medios de comunicación social, para comunicar la verdad?

 

Nota del editor: Lausanne Global Consultation sobre Medios de Comunicación y Evangelio, se reunió del 18 al 21 de noviembre en Brea, California, EEUU y publicó una Llamada a la Acción.

Lars Dahle es Vicerrector y Catedrático Asociado en Teología Sistemática y Apologética en Gimlekollen School de Periodismo y Comunicación en el NLA Universitary College, Noruega. Sirve como Asociado Senior de Lausana para la implicación en los medios de comunicación.

 

http://protestantedigital.com/blogs/34689/La_mision_global_pasa_por_los_medios_de_comunicacion


¿Por qué lo superfluo ocupa tanto espacio? ¿Nuestras posesiones nos poseen y esclavizan? Ellos simplificaron su vida y les salió bien

Pongamos que, por una emergencia, tiene que salir de su casa y decidir rápidamente qué se llevaría con usted. Solo dispone de unos instantes para pensarlo. “Me llevaría el ordenador y el móvil. Y, si me dan cinco minutos, incluiría todo lo que tengo en el armario, porque cabe en la maletita de mano. Son las 33 prendas que uso esta temporada”, señala la minimalista Valentina Thörner. Para Thörner, organizadora personal y experta en productividad, quizá resulte fácil, pero lo que muchos de nosotros tenemos en el armario ocupa más maletas que las que permiten en un vuelo transatlántico, incluso en primera clase. Por no hablar de todo lo demás: libros, discos, utensilios de cocina, las tacitas de té de la abuela y un etcétera tan largo como los años que hemos tardado en acumular todos esos objetos.

¿Tenemos demasiadas cosas? ¿Nos poseen nuestras posesiones? Eso creen Ryan Nicodemus y Joshua Fields, el dúo de amigos de Ohio (EE. UU.) que está detrás de The Minimalists. “Lo teníamos todo. Salarios abultados, casas grandes, coches nuevos. Pero no éramos felices”, señala Nicodemus por teléfono desde Londres, donde está promocionando su último libro, Everything That Remains, un resumen/diario de su viaje hacia el minimalismo. La aventura, que comenzó deshaciéndose de un objeto al día durante un mes, les llevó a cambiar de trabajo, coches y casoplones. Ahora viven en una cabaña en Missoula (Montana) con poco más que lo puesto. “Como Henry David Thoreau, pero con Wi-Fi”, como los definía el Boston Globe en un artículo en el que comparaba a esta pareja de treintañeros con el célebre pensador norteamericano.

Repase periódicamente su hogar

“Todos tenemos demasiadas cosas”, apunta Thörner, alemana residente en Barcelona. “Nuestra cultura está orientada hacia el consumo desenfrenado. No solo de cosas, también de tareas y actividades. ¡Y encima tienes que dormir ocho horas cada noche!”. Nicodemus, por su parte, señala que el minimalismo le ayudó a “reducir todo lo superfluo” de su vida. “Me centré en lo que considero importante. Es un viaje. Cada día me cuestiono cosas. No solo cómo deshacerme de lo que no necesito. También cómo uso mi tiempo, mis recursos, y si lo hago para traer cosas a mi vida que me procurarán felicidad o sirven un propósito”. Ángel González, coautor de El Blog Alternativo y de la serie Simplifica tu vida, con consejos aplicados a las finanzas, la casa o el trabajo, cree que es importante repasar periódicamente nuestro hogar, sin necesidad de que haya una mudanza de por medio, y dejar las rutinas que ya no aportan nada. González y su pareja dejaron Barcelona y sus trabajos estables para instalarse en un pequeño pueblo de La Rioja y, entre otras cosas, simplificar su vida. Uno de los puntos clave, cree González, es rebajar las expectativas. “Es mejor tener una vida más humilde y poder disfrutar de ella”.

Una aclaración importante: no se trata de ser más ordenados. Los Minimalistas creen, de hecho, que la organización puede ser contraproducente, ya que dificulta que nos deshagamos del desorden. “Parece que estás organizando, pero en realidad estás ocultando cosas en cajas”, dice Nicodemus. En opinión de Thörner, el problema es que, cuando empieza a organizar sus posesiones, mucha gente olvida para qué lo hace. “Si no tienes claro qué es lo que quieres conseguir, solo mueves las cosas. Hay gente que hace una superlimpieza, lo desempolva todo y lo vuelve a guardar de forma ordenada. Así, no ha simplificado nada. Al final, las cosas que usas regularmente son las que necesitas”.

Deshacerse de objetos con valor sentimental —esas tacitas de té de la abuela— es lo más complicado, opina Nicodemus. “He aprendido que los recuerdos no están en las cosas, están en nosotros. Tenía un montón de cartas de mi madre que significaban mucho para mí. Antes de deshacerme de ellas, les hice fotos y las metí en un disco duro. Técnicamente las tengo, pero no he vuelto a mirarlas desde que las tiré. Lo que confirma que las memorias están en nosotros”. El truco: reducir el número de objetos con valor sentimental, para incrementar así su significado y que no se pierdan en la jungla de pertenencias.

No eres lo que tienes

El minimalismo va más allá de los objetos y alcanza las aficiones, el trabajo o las relaciones sociales. “Es fácil decir ‘desde ahora no me voy a rodear de gente tóxica’. Pero ¿qué pasa si esa gente tóxica es tu suegra?”, se pregunta Thörner. Por esta razón, recomienda emprender los cambios en las relaciones de forma muy paulatina. Nicodemus, por su parte, se desprendió sin grandes traumas de posesiones como su coche o su casa, pero lo que realmente le costó dejar atrás fue su identidad. “Estaba asociando quién soy con las vacaciones que hacía, el coche que tenía, los clubes deportivos a los que pertenecía. Dejar esta identidad fue lo más complicado”, apunta.

¿Es el minimalismo una moda cool, como señalan algunos? Al fin y al cabo, sostienen los críticos, para librarse de cosas es necesario haberlas tenido. González cree que “siempre hay algo que tenemos de más, sea material o no” y, por lo tanto, la mayoría de la gente puede beneficiarse de ello. Para Thörner, lo importante es diferenciar entre minimalismo y lo que ella llama “consumo escondido”. “Minimalismo es restringirte a las cosas que necesitas. El consumo escondido es algo así como ‘solo tengo 100 cosas, pero cada mes son diferentes porque las he tirado y me he comprado otras nuevas’. Tener poco pero consumir mucho es lo contrario al minimalismo”. La organizadora personal no duda de que, en general, a todos nos iría bien apuntarnos a este carro, y alude al ejemplo de Leo Babauta, autor de Zen Habits, uno de los blogs pioneros en el campo de la búsqueda de la simplicidad que se encuentra entre los 100 más leídos del mundo. Babauta es también padre de seis hijos, pero ser familia numerosa no impide que siga (y predique) el ultraminimalismo. “La vida puede ser ridículamente complicada si lo permites. Sugiero que simplifiques”, escribe en su blog. González —de El Blog Alternativo— sigue este consejo, ya que cree que al simplificar te sientes “menos esclavo, con mayor paz mental, una sensación de que vives más ligero y que te permite saborear más conscientemente cada momento”. ¿Qué se llevaría González de casa, si tuviera que salir con urgencia? “Los buenos recuerdos. Pero esos ya están en mi cabeza”.

Dos juegos para iniciarse

¿Es posible pasar la temporada con solo 33 prendas? Eso es lo que propone Proyecto 333. Las reglas son muy básicas:

– Escoja 33 prendas y accesorios para utilizar durante la temporada, incluyendo zapatos (cada par cuenta por uno) y chaquetas.
– Quedan excluidos de la lista el pijama, la ropa interior, la alianza o alguna otra joya de uso diario y la ropa para practicar deporte.

Valentina Thörner señala que el principal obstáculo es enfrentarse a la opinión de los demás. “Lo he hecho trabajando de directora de cuentas en Yahoo; como autónoma o como coach, así que no hay excusas”. Cuando se tiene un trabajo estresante lo importante, dice, es reducir el “estrés de armario”, para no añadir más agobio al levantarte por la mañana. “Con 33 prendas es muy fácil ver lo que tienes y decidir qué te vas a poner”. Y si tras dar el primer paso y revisar los armarios decides que esto no va contigo, “siempre puedes rescatar las 4.000 prendas que dejaste en el altillo e igual así dejas de comprar cosas solo porque están de saldo”, dice Thörner.

Minimalista en 30 días. El juego propuesto por The Minimalists consiste en lo siguiente: encuentre a un amigo o familiar que desee librarse de su exceso de posesiones. Durante un mes, cada uno ha de tirar, donar o reciclar algo. El primer día, una cosa. El segundo, dos. El tercero, tres, y así sucesivamente. Desde ropa a aparatos electrónicos, muebles o herramientas. Cuesta poco al principio, pero se complica a partir la segunda semana, cuando hay que deshacerse de una docena de artículos cada día. Quien aguante más tiempo, gana.

 

http://elpais.com/elpais/2014/12/11/buenavida/1418300299_673990.html