Archivos de la categoría ‘Ciencia/Fé’


Durante 40 años, Martine Rothblatt fue hombre. Hoy es la ejecutiva mejor pagada de Estados Unidos y aspira a a la vida eterna gracias a la Inteligencia Artificial.

Siempre que Martine Rothblatt atisba alguna posibilidad de perder, redobla sus apuestas. Porque, según ella, cuando uno se empeña en arriesgar, ganar es algo casi seguro. Está acostumbrada a vencer obstáculos sociales y económicos, sentimentales y biológicos y ahora, ya encarrilada en el triunfo, se ha propuesto superar a Dios. Esta mujer estadounidense de huesos y cabello largos es una exitosa empresaria farmacéutica, ex emprendedora de las telecomunicaciones, abogada especializada en legislación espacial, doctora en Ética de la Medicina, filósofa existencialista, escritora, jerarca de su propia religión, promotora de la Inteligencia Artificial y multimillonaria. Tiene casi 60 años, pero es mujer sólo desde hace 20.

Se llamaba Martin y fue un chico que creció en un barrio obrero de San Diego (California). Los miembros de su familia eran los únicos judíos en una zona donde la mayoría de los vecinos eran de origen hispano. Por algo como esto y haber sido un lector compulsivo de ciencia ficción y por haber abandonado la prestigiosa UCLA y por decidirse a ser un emprendedor aventurero, entre muchas otras cosas, en todo momento ha estado consciente de que es “un ser diferente”, una característica que representa “muchas ventajas.”

Una noche de 1979 conoció en una discoteca a una chica afroamericana, Bina Aspen, y no descansó hasta conquistarla. Martin y Bina se casaron (ella se convirtió al judaísmo) y, con el paso del tiempo, se convirtieron en unos padres orgullosos de cuatro hijos. Él trabajaba en un bufete de abogados, con gran reputación y muy buen sueldo y, sin embargo, no estaba dispuesto a pasar el resto de su vida entre su despacho y los juzgados. No es que tuviese claustrofobia, pero le apetecía más otro tipo de espacio. Pensó que si los mares y las tierras ya tenían reglas de explotación bien definidas, el espacio exterior, en cambio, tenía un potencial comercial que había que aprovechar. Eran los años ochenta del siglo pasado, Martin se esforzó por convertir la comunicación satelital en un gran negocio y llegó a encabezar importantes compañías del sector, GeoStar y PaAmSat, y a desarrollar la radio satelital con WorldSpace y Sirius. Pero su vida personal y profesional lo llevaría a otra órbita.

Bina y Martine durante una entrevista televisiva.

Cierto día, Bina le confesó a Martin que se había enamorado de una mujer. “No sé por qué no lo había asumido hasta ahora, pero soy lesbiana”, le dijo. Martin no podía creerlo y, sobre todo, no podía resignarse a perder al amor de su vida. Recordó entonces que, cuando era adolescente, había ocasiones en que deseaba con todas sus fuerzas ser una mujer. No le gustaban los hombres. Quería tener el cuerpo de una mujer y tener como pareja a una mujer. ¿Y si cambiaba de sexo? ¿Y si gracias a ello lograba reconquistar a Bina? Pero… ¿cómo se lo tomarían sus hijos? ¿Y el resto de su familia? ¿Y sus amigos y conocidos? Comenzó a hormonarse y a ir al psicoterapeuta y en 1994 se realizó la operación de cambio de sexo. Al comenzar a vestirse de mujer, varios de sus vecinos dejaron de hablarle y sus hijos eran objeto de burlas en el colegio. No obstante, Martin, que ya era Martine, se ganó una vez más el amor de Bina.

Pero el destino traería más inconvenientes y, al mismo tiempo, más oportunidades. Después de varias pruebas y análisis, los médicos les dijeron a Martin y a Bina que su pequeña hija Jenesis padecía Hipertensión Pulmonar y que, desde su punto de vista, a la niña le quedaban tan sólo unos meses de vida, pues se trababa de una enfermedad incurable. La impotencia que sentía la pareja se acrecentaba cuando a Jenesis le faltaba el aire, se le dificultaba caminar, los labios se le volvían azules y, en algunos momentos, no podía hablar. ¿De verdad no había cura para esta enfermedad? “Las farmacéuticas no invierten en ello porque se trata de una enfermedad rara y, como no afecta a muchas personas, no ven la posibilidad de hacer negocio”, les explicó un doctor.

Martine Rothblatt utilizó todos sus recursos económicos y contactos para encontrar una cura. Solicitó propuestas de investigación y ofreció becas. Fundó United Therapeutics, una empresa biotecnológica centrada en la investigación, desarrollo y venta de medicamentos para personas con enfermedades crónicas, cardiovasculares y cáncer y en donde, en estos días, afinan el modo de trasplantar órganos de cerdos a humanos. Al principio, un grupo de expertos logró controlar la enfermedad de Jenesis con un cóctel de siete pastillas, pero la pequeña sufría algunos desmayos. La estabilización llegó después, con una bombilla intravenosa que disminuye la presión arterial pulmonar y evita infecciones. Jenesis tiene ahora 30 años y trabaja en la empresa de su madre. Su enfermedad sigue siendo incurable, pero su esperanza de vida no deja de aumentar.

De forma paralela, esta “ejecutiva con senos de adolescente”, como ella misma se describe, no dejaba de reflexionar sobre su “proceso trans.” En 1995 publicó un manifiesto titulado El apartheid del sexo: “los genitales son tan irrelevantes para el papel de uno en la sociedad como el tono de piel. Por lo tanto, dividir a las personas en hombres y mujeres es tan equivocado como dividirlos en blancos y negros”, afirmaba. Y proponía utilizar Pn., como abreviatura de persona, en lugar de Mr. o Ms. (señor o señora). Y en lugar de catalogar como “transgénero” a alguien como ella, sugería utilizar el concepto “transhumanista.”

También comenzó a interesarse por la Inteligencia Artificial pues, desde su punto de vista, en ella reside la clave para que los seres humanos prolonguemos nuestra vida de manera indefinida. ¿Qué tal si cada uno tuviera un robot a su imagen y semejanza, física pero también espiritual? ¿Quién dijo que las máquinas no pueden tener conciencia? En su Terasem Movement Foundation han creado ya un robot “igual” a Bina. Se llama Bina48 y, después de muchas entrevistas a la Bina de carne y hueso, ha adquirido varias de las “características espirituales”, según Martine. Reconoce la voz de familiares y amigos y “tiene sentimientos hacia ellos.” Todavía le falta mucho para llegar a ser como su esposa, pero cuando lo logre, “Bina jamás morirá. Quizá enterremos a la de carne y hueso, pero jamás al robot”, dice con naturalidad cuando le piden explicar su proyecto.

Pero Terasem es, además, una religión “futurista” que promueve “el respeto a la diversidad, sin sacrificar la unidad.” Cree que el ser humano no es el límite, sino el punto de partida para ir a más. Dice su doctrina: “la vida tiene un propósito; la muerte es opcional; Dios es tecnológico; el amor es esencial.” Por lo pronto tiene 50 seguidores (empleados suyos) y cuatro “templos” (residencias para reunirse una vez al mes y meditar).

En 2013, las acciones de United Therapeutics subieron gracias a que recibió la autorización para comercializar un nuevo medicamento contra Hipertensión Pulmonar en el que llevaban trabajando más de una década. El sueldo anual de la señora a la que sus cuatro hijos siguen llamando papá y sus cuatro nietos le dicen GranMartine, pasó a ser de 38 millones de dólares y se convirtió en la mujer mejor pagada de Estados Unidos (por encima de Marissa Mayer, de Yahoo!, que en ese mismo año cobró 25 millones de dólares). “No puedo decir que lo que he conseguido es equivalente a lo que una mujer ha logrado, ya que en la primera mitad de mi vida yo era varón”, le dijo en un extenso reportaje de portada en septiembre pasado a New York Magazine. La multimillonaria, singular y exitosa Martine tiene casi 60 años y no piensa en su jubilación. Porque aspira a la vida eterna.

 

http://elpais.com/elpais/2014/12/26/icon/1419591490_744332.html


Ciencia y Biblia

El épico pasaje bíblico, que la película “Exodus” ha vuelto a poner de actualidad, pudo haber sido provocado por fuertes vientos

FUENTES ProtestanteDigital AUTOR Redacción P+D EE.UU. 
Exodus Éxodo

La separación del Mar Rojo es uno de los relatos bíblicos más épicos, emocionantes y legendarios. Una escena que con todo tipo de modernos efectos especiales, podemos ver en la nueva superproducción «Exodus» de Ridley Scott, con Christian Bale como profeta.

La película, ahora en cartelera, ha vuelto a poner actualidad la separación de las aguas hace más de 3.000 años. ¿De verdad pudo ocurrir algo así?

Un estudio realizado por investigadores del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) y la Universidad de Colorado en Boulder (CU) daba en su día una explicación alternativa: un efecto especial del movimiento de fuertes vientos en la zona.

 

CIENCIA Y BIBLIA

Un fuerte viento del este que soplase durante toda la noche podría haber hecho retroceder las aguas de una zona cercana al mar Rojo de manera idéntica a la descrita en el libro de Éxodo (Antiguo Testamento cristiano), según un experimento realizado por investigadores estadounidenses cuyo trabajo no tiene vinculación con la fe cristiana.

Mediante simulaciones basadas en un estudio con catorce modelos realizados por ordenador, y como parte de una más amplia investigación sobre cómo los vientos afectan a las grandes masas de agua, los científicos mostraron que el viento puede empujar y hacer retroceder el agua partiéndola en dos cuando una curva de río se funde con una laguna costera.

Lo curioso ha sido que “las simulaciones encajan de forma bastante cercana con el relato descrito en el Éxodo“, dijo Carl Drews de NCAR, que lideró el estudio. Así, “la separación de las aguas puede entenderse mediante dinámica de fluidos. Los vientos mueven el agua de una forma acorde a las leyes de la física, creando un pasaje seguro con agua a ambos lados y permitiendo luego volver al agua a su posición original de forma brusca”, indicó.

Drews y sus colegas estudian cómo los tifones del Océano Pacífico pueden crear aumentos de tormentas y otros efectos de vientos fuertes y sostenidos en aguas profundas. Su equipo localizó un lugar al sur del mar Mediterráneo donde pudo realizarse el legendario cruce del Mar Rojo y modeló diferentes formaciones de tierra que pudieron existir en aquel tiempo, y que habrían generado la historia del mar abriéndose para atravesarlo.

El modelo requiere un terreno en forma de ´U´ en el río Nilo y una laguna poco profunda a lo largo de la costa, carcaterísticas que encontraron en una zona cerca del delta del Nilo, y que pudo ser la que relata el libro del Éxodo (ver video al final de esta noticia).

El estudio, realizado por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos y la Universidad de Colorado, sitúa el paso del Mar Rojo muy cerca del Mar Mediterráneo, donde mediciones a través de satélite muestran que un antiguo brazo del delta del Nilo se acercaba al lago Tanis, de poca profundidad y próximo a la costa, cerca de la actual ciudad de Port Said.

La fuerza del viento habría repartido las aguas del Mar Rojo -la lengua que sube desde Suez- entre el lago y el brazo del Nilo.

 

RECREADO POR ORDENADOR

En la simulación realizada y recreada se muestra por tratamiento informático que un viento de 101 kilómetros por hora, soplando de forma continua durante 12 horas, pudo hacer retroceder las aguas –que en esta zona tienen 2 metros de profundidad- hasta dejar a la vista la tierra del fondo de manera que constituye una pista en forma de puente de tierra flanqueado por dos paredes de agua, una a cada lado.

“Este puente de tierra mediría unos 3 kilómetros de largo y 5 kilómetros de ancho, y permanecería abierto durante 4 horas”, refleja el estudio publicado en la revista Public Library of Science, PLoS ONE. “A las personas siempre les ha fascinado esta historia del Éxodo, preguntándose si proviene de hechos históricos. Lo que muestra este estudio es que la descripción de las aguas separadas tiene una base en las leyes físicas”, dijo Drews.

.

¿CONTRADICE LA INFLUENCIA DE DIOS?

La investigación no busca negar ni apoyar la intervención divina, sólo examinar la posibilidad de que efectivamente las aguas se abrieran y ofrecieran el poder cruzar a pie a través del lecho del mar, algo a lo que da credibilidad.

Para un creyente que el viento abriese un camino de tierra entre las aguas del Mar Rojo en el exacto momento en que estaban atrapados en la orilla, para luego cerrarse al paso de sus perseguidores, sería ver la mano de Dios a través de un fenómeno físico, natural pero inusual, con la providencial aparición en el momento y lugar exacto.

Hay otras teorías físicas que han intentado explicar este mismo fenómeno (una de ellas un tsunami, como consecuencia de una erupción volcánica en una isla de Grecia); y desde luego para quienes creen en un Dios todopoderoso nunca se puede descartar la acción directa sobrenatural del poder de Dios.

En cualquier caso, que un pueblo de esclavos lograse huir del mayor imperio de su tiempo a través de un mar que se abre y luego se cierra, no puede dejar dudas de que, o no es cierto, o caso de serlo la mano de Dios estaba detrás.

http://protestantedigital.com/ciencia/34713/Cientificos_separan_las_aguas_del_Mar_Rojo_como_Moises_en_Exodus


Análisis

Ni la fe ni el ateísmo dependen de la inteligencia humana. Pese a la idea que difunde el lobby ateo-materialista, todo indica que no hay relación alguna entre religión e inteligencia.

FUENTES Religión Digital MADRID
neurociencia cerebro

Una forma de descalificar la religión con argumentos basados en la neuropsicología es sugerir que la creencia en Dios representa un nivel inferior de cognición.

La creencia según la cual los ateos serían más inteligentes que los creyentes se ha pretendido apoyar en distintos estudios científicos que adolecen de varios importantes defectos, explica un análisis del teólogo Gabriel Wüldenmar en Religión digital.

 

DEFECTOS EN LOS ESTUDIOS

Estos defectos se ven en que hay estudios similares totalmente contradictorios, algo lógico al trata de estudios sumamente heterogéneos (por lo que difícilmente se pueden reforzar unos a otros), y como, evidentemente, en ciencia no se deciden las cuestiones “por mayoría”, está claro que el problema está lejos de haber sido completamente resuelto.

También se emplea un concepto de religiosidad meramente externo (la asistencia a ceremonias, declaraciones que pueden estar mediadas por conveniencias o presiones socio-psicológicas) o incluso inadecuado (fundamentalismo, incapacidad de distinguir la religiosidad profunda y sincera de la meramente nominal), que no hacen justicia a la verdadera espiritualidad.

En tercer lugar, estos estudios utilizan una forma de medida de la inteligencia, el CI, que ha sido objeto de numerosas críticas científicas. Así, el CI mide un solo tipo de inteligencia, no permite discernir entre factores culturales-educacionales y ha servido para justificar “científicamente” todo tipo de falacias. En efecto, la misma medida que sirve para afirmar que los ateos son más inteligentes que los creyentes, se ha usado para afirmar otras ideas absurdas tales como que los blancos son más inteligentes que los negros, que los hombres lo son más que las mujeres, que los occidentales lo son más que los tercermundistas, o que la educación tiene un papel casi nulo en el desarrollo cognitivo.

Hoy sabemos que tales diferencias se deben a que los test que miden el CI son sensibles a las diferencias culturales educacionales; así, los colectivos que tradicionalmente recibían menos educación (mujeres, personas de otras razas, de países poco desarrollados) puntúan peor en el CI porque esta medida está adaptada a occidentales cultos, no porque los citados colectivos sean menos inteligentes.

 

EL PAPEL DEL LOBBY ATEO

De igual manera un factor importante es que el lobby ateo-positivista-materialista controla el mundo académico (con brillantes excepciones). Entre la élite cultural ha estado de moda el ateísmo; los alumnos más inteligentes están, por razones sociales más expuestos al adoctrinamiento académico ateo; por lo que responden rechazando la religión (de hecho, se les presiona sutilmente en tal sentido).

En cambio, la población académicamente normal no percibe estas presiones (no se implica tanto en la ciencia como para plantearse el conflicto ciencia-fe, no está implicada su carrera ni su vida personal en lo académico, no se forman tanto tiempo), por lo que tienen menos motivos sociales para abandonar su fe.

Así, pues, la supuesta correlación entre religiosidad y menor inteligencia es, en el mejor de los casos, una mera ilusión de origen sociológico. Es como decir que el tamaño de los zapatos correlaciona con la cantidad de conocimientos; es cierto, pero sólo porque en nuestra cultura los niños reciben más contenidos formativos a medida que crecen. Lo que no significa que usando zapatos más grandes las personas se vuelvan más sabias ni que la sabiduría agrande los pies. De la misma manera, ser ateo no te hace más inteligente, ni una mayor inteligencia te convierte en ateo. El propio Zuckerman reconoce en su estudio que “el rechazo de la religión no requiere necesariamente habilidades cognitivas superiores”, y así se ha demostrado en otros estudios1. Incluso existen estudios que señalan la presencia de sesgos cognitivos irracionales entre los escépticos2.

 

CONCLUSIÓN

La lógica y algunos estudios empíricos permiten sostener que ser ateo no supone ser más inteligente ni que ser creyente implique serlo menos. Según Kosa y Schommer: “el entorno social regula la relación de las capacidades mentales y actitudes religiosas mediante la canalización de la inteligencia en ciertas direcciones aprobadas: un entorno orientado a lo secular puede dirigirla hacia el escepticismo, un ambiente orientado a lo eclesial puede dirigirla hacia un mayor interés religioso”.

Basándonos en estos datos se trata, pues, de un efecto social, no de una realidad cognitiva, y la correlación desaparece al neutralizarse el sesgo sociocultural. Así, Hoge5 estudió las actitudes religiosas en 13 campus americanos con datos que abarcaban 50 años, y concluyó que “no existe una relación orgánica o psíquica entre la inteligencia y las actitudes religiosas y (…) las relaciones encontradas por los investigadores son debidas a las influencias educativas o a sesgos en las pruebas de inteligencia”. De la misma opinión son Argyle y Beit-Hallahmi en sus estudios de 1975 y 19976. En este último señalan que: “no existen grandes diferencias en la inteligencia entre los religiosos y no religiosos”.

Todo indica pues que los estudios que neutralizan las variables sociales no hallan relación alguna entre religión e inteligencia. Francis, en dos estudios de 1979 y 19987, trabajando con niños y adolescentes (aún no tan mediatizados culturalmente), no halló relación alguna. Shenhav y otros (2012)8 no hallaron relación significativa entre religiosidad y nivel de inteligencia en la población universitaria.

 

http://protestantedigital.com/ciencia/34676/Los_ateos_no_son_mas_inteligentes_que_los_creyentes


El astofísico Rodney Holder analiza la relación entre fe y ciencia, la teoría del Big Bang, y el debate científico y teológico sobre eldiseño del universo.

AUTOR Belén Díaz MADRID
Rodney Holder
El astrofísico Rodney Holder visitó Madrid para impartir dos conferencias en el marco del Curso

La pasada semana se celebró en Madrid el curso “ Teología y Ciencia de la Creación”, organizado por el Instituto Faraday de la Universidad de Cambridge y el Centro de Ciencia y Fe de España, que ha contado con la participación de varios especialistas extranjeros en estos temas, así como de profesores de las Facultades Protestantes UEBE y SEUT y la Universidad Pontificia de Comillas.

Uno de los principales ponentes del curso, ha sido Rodney Holder, licenciado en Matemáticas, doctor en Astrofísica, y Pastor de la iglesia Anglicana, además de ex director de cursos del Instituto Faraday.

En una entrevista concedida a Protestante Digital, Holder nos habla sobre los principales temas de debate entre la Cosmología moderna y la Teología: el origen y el diseño del universo; así como la relación entre ciencia y fe, o la relevancia que algunos científicos que se declaran ateos militantes, han adquirido en nuestra sociedad en los últimos tiempos.

 

Pregunta.- Casi siempre escuchamos que ciencia y religión no pueden ir juntas. ¿Son la ciencia y la religión explicaciones contradictorias sobre el mundo?

Respuesta.- No, al contrario, creo que son complementarias y se relacionan perfectamente. Creo que la idea de que están en conflicto solo viene si tomamos una de estas dos posturas: desde el punto de vista cristiano, algunos cristianos creen que sólo se pueden leer los primeros capítulos del Génesis de forma literal, creyendo que realmente la Tierra fue creada en 6 días y 6 noches, yo creo que eso es un error, biblícamente hablando, porque la Biblia es un texto teológico, no un texto científico, y eso es importante tenerlo en cuenta. Por el otro lado, están los científicos ateos militantes, sobre todo en Gran Bretaña, como Richard Dawkins, que dicen que la ciencia es el único camino a la verdad, y cualquier pregunta que nos hagamos, tiene una respuesta científica, y eso me parece falso, porque cómo debemos vivir, o cuál es el propósito de la vida, son cuestiones importantes y no son preguntas científicas, y preguntas sobre el origen del universo, cómo funciona el mundo, o el Big Bang, son preguntas científicas sobre cómo trabaja Dios, pero no están en conflicto con lo religioso en absoluto. De hecho, esta idea del conflicto entre Religión y Ciencia, fue una invención de algunos historiadores de finales del siglos XIX, especialmente Draper y White, que escribieron libros sobre ello, pero los historiadores de hoy en día no le dan credibilidad a todo eso.

 

P .- En 2013, escribió el Libro “Big Bang , Big God”, y ha estado hablando sobre eso en el curso Faraday celebrado estos días en Madrid, ¿qué nos dice la teoría del Big Bang sobre el origen y la evolución del universo?

R .- La teoría del Big Bang nos dice que el universo empezó alrededor de hace 13,8 billones de años, estamos consiguiendo ser muy exactos en estimar la edad del universo, hace unos años se pensaba que fue hace 13,7 billones de años, pero ahora se sabe que son 13,8. Esa explosión gigante de energía, que hizo que el universo se expandiera y aparecieran galaxias que colisionaron contra estrellas, formando los elementos químicos de los que estamos hecho, las supernovas, los planetas y finalmente la vida, es básicamente, la teoría del Big Bang, y está muy respaldada por evidencias científicas. Teologicamente, esta teoría yo creo que plantea dos cuestiones muy interesantes: la primera, es que apunta a que el universo tiene un principio, y eso es muy difícil de aceptar para algunos científicos ateos: si hay un principio, se necesita un Dios para empezarlo, y eso es un problema para los ateos,especialmente para un científico británico llamado Fred Hoyle, que hacía un programa en la BBC donde aseguraba que Dios es un engaño, y él odiaba la idea del Big Bang, de hecho, propuso una teoría alternativa que decía que quizás lo que pasó fue que una materia nueva entró en el universo y se crearon nuevas galaxias, pero el universo siempre ha sido y será el mismo; esta teoría se ha descartado, y la reconocida es la del Big Bang. Stephen Hawking también quiere descartar la idea de que el universo tenga un origen, porque lo ve como un problema teológico; en realidad, para muchos teólogos no es importante si esta teoría es cierta o no.

La teoría del Big Bang fue formulada por primera vez por un sacerdote católico, Georges Lemaitre, que era un gran cosmologo, además de miembro de una orden contemplativa, y él no estableció ninguna relación entre su teoría y la teología, es más, diferenciaba mucho su vida científica de la religiosa. Ha habido mucho debates a lo largo de la historia sobre si el universo tiene un comienzo, y todavía los hay.

Hoy en día, parece demostrado que el universo tuvo un principio. Hay un importante cosmólogo en los Estados Unidos, Alexander Vilenkin, que ha escrito algunas teorías que demuestran que el universo tuvo un principio.

 

P .- Además del Big Bang, la cosmología moderna también habla mucho de la idea del ajuste fino, que dice que las leyes de la naturaleza son tan perfectas y especiales que permiten que en el universo haya criaturas inteligentes como nosotros, frente a la teoría del multiverso, que establece que hay más de un universo, ¿la idea de multiverso explica el diseño del universo mejor que la creencia de la existencia de un Dios creador?

R .- El ajuste fino tiene mucho que ver con las diferentes fuerzas y leyes de la naturaleza: la fuerza que mantiene los átomos juntos, la fuerza de la gravedad, la fuerza nuclear, la electromagnética, todas ellas tuvieron que ajustarse de manera muy precisa, para dar lugar a la aparición de las galaxias, las estrellas, y finalmente,la vida. Y lo mismo ocurre con el inicio del Big Bang: el universo tenía que ser muy, muy liso, con una densidad muy precisa, porque sino, o se hubiera expandido demasiado rápido, o nada interesante hubiera pasado, porque no hubiera dado tiempo, y no habría galaxias, ni estrellas, ni planetas, ni vida. Así que que esto plantea muchas cuestiones interesantes, y si tú eres cristiano, la respuesta es fácil y obvia: Dios creó el universo, con la intención de que hubiera vida inteligente, que sería capaz de relacionarse y contemplar Su universo:”los cielos declaran la gloria de Dios”, dice la Biblia.

Uno de las evidencias de este “ajuste fino” fue descubierta precisamente por Fred Hoyle, el científico ateo del que hablamos antes, él se dio cuenta de que, el hecho de que estemos aquí, demuestra que necesitábamos algunos elementos químicos para existir que solo podían crearse dentro de las estrellas, porque no hay otro lugar donde puedan aparecer. Al mismo tiempo, descubrió que, de todos los Universos posibles, nosotros debemos estar en alguno que permita la creación de carbono, necesario para la subsecuente formación de vida como la nuestra,y dicho carbono tiene que tener una nivel de energía específico, o no se hubiera producido en cantidades suficientes para permitir que estemos aquí. Hoyle mandó sus predicciones a unos colegas americanos, que descubrieron cuál era efectivamente ese nivel concreto de energía necesaria para la vida, y ganaron el Premio Nobel, que Hoyle también debería haber ganado, porque él lo empezó todo.

Cuando Hoyle hizo este descubrimiento, a pesar de su ateísmo militante, dijo que solo un ser super inteligente, con grandes conocimientos de física, química y biología, podía estar detrás de algo tan perfecto. Así que tenemos a un científico, que dice que Dios es un engaño, y a la vez afirma que una super inteligencia tiene que haber ideado algo así, no se atrevió a llamarle Dios, pero ¿quién va ser sino Dios esa mente perfecta que ha ideado ese diseño del universo?, tiene que ser Dios. Es fascinante que una investigación puramente científica, llevara a alguien a pensar en una ser superior, porque si no hay alguien detrás de todo eso, sería un cúmulo de casualidades, y la ciencia no cree en eso.

Pero claro, la ciencia necesita una respuesta alternativa a la idea de que el universo ha sido creado por Dios, y ahí aparece la idea del multiverso, la existencia de una colección gigante de universos; lo interesante de esta idea es que es una mera especulación, no hay evidencias de que haya múltiples universos, y además, por principio no puede demostrarse, porque no hay en nuestro universo ninguna señal o material de otro universo, que nos permita investigar la existencia de otros. Además, nunca podremos saber si estamos en otro universo, así que no parece una teoría muy científica, aunque Richard Dawkins, que afirma que solo podemos creer en aquello de lo que tengamos evidencias, a la vez apoya y cree en la teoría del multiverso, cuando no existen evidencias. Es muy interesante la relación entre teología y cosmología, y siguen apareciendo teorías como la teoría de las cuerdas, que parecía que iba a ser más radical que alguna de las teorías modernas, como el Bosón de Higgs, pero todas hablan de varios universos, y eso no se puede demostrar, así que al final queda en el plano de la especulación. Se necesita una nueva teoría física sobre qué ocurrió en el primer micro segundo del origen del universo, y todos estos temas dan para dialogar y debatir mucho entre ciencia y teología.

 

P .- Muchos científicos están escribiendo específicamente libros divulgativos contra la idea de Dios, ¿cree que son honestos, o simplemente intentan aprovechar una corriente de pensamiento de moda?

R .- Es verdad, está de moda criticar la religión. Richard Dawkins siempre lo ha hecho, desde sus primeros libros, pero sus primeros libros eran sobre todo de ciencia, eran muy buenos, estaban muy bien escritos y eran fascinantes, con una exposición brillante, aunque siempre tenían alguna pequeña mención en contra de la religión, pero ahora parece que eso es lo más importante, su foco principal, y es muy, muy anti religioso, especialmente en el tema de Dios como un engaño. Y me cuesta mucho entenderlo. Especialmente Richard Dawkins es con el que estoy más familiarizado, del que más conozco, él tiene una educación de clase media, colegio privado y todas esas cosas, y de alguna manera, a él le gusta la tradición, de hecho, hace tres años participó en el aniversario de la versión King James de la Biblia, donde él quiso leer el libro de Cantares, porque es un precioso poema de amor escrito en un perfecto inglés de Shakespeare; pero no estoy seguro de donde le viene esa activa militancia en contra de Dios, quizás haya aumentado desde los atentados del 11 de septiembre; Richard Dawkins pone a todos los creyentes en el mismo saco, ya sean monjas católicas o Bin Laden, y eso es una auténtica locura. No se me ocurre otra forma de calificarlo, ya incluso en sus primeros libros consideraba iguales a las monjas católicas y a los miembros de la secta suicida de la Guayana, y también dice que la religión es la causa de todas las guerras, ¿cómo puede decir eso cuando hemos tenido figuras como Stalin, que mató a más de veinte millones de personas,o a Hitler, o a Pol Pot? Lo que dice no es cierto, ni hay evidencias de eso, aunque en este caso él olvida la importancia que siempre da a las evidencias, todo eso me deja muy perplejo. Aunque también tenemos puntos en los que coincidimos: él está en contra de las supersticiones, nosotros como cristianos también, sabemos que no hay que mirar el horóscopo y cosas así. Desde un punto de vista cristiano, creo que hay muchísimas evidencias de la existencia de Dios, y las más detalladas e interesantes vienen de la mano de la vida, muerte y resurrección de Jesús, pero algunos ateos militantes nunca parecen estar preparados para dialogar sobre eso, lo cual es una pena.

 

P .- Hablamos antes sobre si ciencia y religión son o no complementarias: ¿puede la ciencia demostrar la existencia de Dios?, y si no puede, ¿debemos considerar el creer en Dios como un acto de fe irracional?

R .- Bueno, yo creo que en este caso es cuando intervienen las evidencias. Se han cometido a veces errores al pensar en las evidencias, como ciertos movimientos de EEUU ,que han buscado las posibles lagunas que pueda tener lo que cuenta la ciencia, sobre todo en el tema de la evolución, pero luego la ciencia ha dado respuestas científicas a esas preguntas que se cuestionaban, así que no ha servido de nada. Pero cuando pensamos en las grandes meta peguntas, que van más allá de la ciencia, por ejemplo, ¿cómo hemos entendido el universo?, o ¿cómo somos capaces de hacer ciencia?, preguntas que inquietaban a Einstein. ¿Cómo es posible todo eso?: Dios lo explicó cuando dijo que estamos hechos a su imagen y semejanza; y ¿cómo es posible que exista el “ajuste fino” del que hablábamos antes?, la ciencia no puede dar respuesta a esas cosas, y nos lleva a la conclusión de solo puede ser posible si hay alguien super inteligente detrás de todo eso.

En cuanto a las particularidades de nuestra fe, están respaldadas por las evidencias de la Biblia, el Nuevo Testamento ha sido analizado en detalle por especialistas, sobre todo en los últimos trescientos años, ningún otro texto ha sido analizado tantas veces, con tanta precisión y aprendemos mucho de eso. Las evidencias de la resurrección de Jesús también son muy poderosas: la primera evidencia de eso que encontramos está en la primera carta de Pablo a los Corintios, en el capítulo quince, donde Pablo detalla quienes fueron las personas a quienes se apareció Jesús después de su resurrección, y los evangelios también son una muy buena evidencia; así que creo que tenemos una roca segura a la que agarrarnos, y evidencias sólidas para creer, de hecho, Pedro nos dice que debemos defender lo que creemos, y tenemos las herramientas suficientes para hacerlo. La ciencia puede probar todo, que hay Dios, que no lo hay, y es más difícil probar que no hay Dios; por supuesto, la idea de Dios es caricaturizada por gente como Dawkins, pero estamos hablando de un ser super inteligente que está detrás de la creación del universo, nuestro Dios y padre y nuestro Señor Jesucristo, y por eso todo tiene sentido.

 

http://protestantedigital.com/ciencia/34508/los_cristianos_tenemos_herramientas_suficientes_para_defender_lo_que_creemos


Stuart Park

1324306_11012941

El debate de los orígenes (I)

Ningún creyente serio puede permanecer indiferente al intenso debate que genera el misterio de los orígenes, debate que alimenta, por un lado, la desconfianza del público en general hacia la Biblia, y por otro, afecta de manera directa al horizonte intelectual del creyente, pues no en vano la Biblia coloca el hecho de la Creación como base imprescindible de la premisa religiosa:  Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía (Heb. 11:3 }.

Observamos, de entrada, que la Creación es un asunto de fe. No es ni comprobable, ni rechazable empíricamente. Por esta razón, los primeros capítulos de Génesis no son patrimonio de los científicos solamente. El lector de a pie también tiene derecho a conocer —y creer— su contenido. Al mismo tiempo, no puede ignorar a la comunidad científica, que no cesa de aportar impresionantes descubrimientos sobre la naturaleza del cosmos, y el «laico» en la materia no tiene derecho a negar desde la ignorancia hechos constatados por la ciencia, aunque éstos no coincidan con su propia interpretación del texto bíblico.
Ahora bien, al ser asunto de fe y no objeto de demostración científica, la Creación se presta fácilmente a la manipulación interesada , y el creyente de a pie sí puede -incluso debe- cuestionar y rechazar una visión materialista de los orígenes aunque la sostengan todos los Premios Nobel del mundo, pues desde la fe sabe que:  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho ( Jn. 1:3 ).

¿Quiere decirse que no hay razones científicas para afirmar el hecho de la Creación, o que el diálogo entre la Ciencia y la Fe es inútil? Muy al contrario , como se verá. Pero la Ciencia debe limitarse a describir el universo, no a pronunciarse acerca de sus causas o intencionalidad últimas. El paso entre lo que se ve y lo que no se veía, sólo puede darlo la fe.

Pero la fe también, no pocas veces, se extralimita, adjudicándose parcelas de conocimiento -o más bien de opinión— que no le corresponden. De ahí que a menudo desde el campo evangélico se genere un acalorado debate, no exento de descalificación y dogmatismo, que perjudica la imagen de la comunidad cristiana y oscurece sus legítimos postulados.

Resulta evidente, por tanto, que para los lectores de esta revista (*) supone un lujo contar con la opinión madura de tres conocidos evangélicos españoles (un médico, un bioquímico y un teólogo) que por su formación han meditado largamente sobre la relación entre la ciencia y la fe, y que representan -sin que se lo hayan propuesto- posturas divergentes en algunos aspectos de este debate. Destaca en todos ellos la convicción de que no puede haber contradicción alguna entre la verdadera ciencia y la correcta interpretación bíblica, a la vez que -y esto es lo importante- respiran un profundo respeto hacia quienes sostienen sinceramente opiniones distintas a las suyas.

Esperamos que el presente número ayude al lector a comprender mejor la relación entre la ciencia y la fe, y a profundizar en la relevancia de Génesis 1-3 para su propia vida cristiana. Con este objeto ofreceremos también una breve reflexión en torno a la relación de los primeros capítulos de Génesis con la Biblia en general.

http://gbuconecta.org