Archivos de la categoría ‘Fotografía’


1105025

Durante dos décadas, el fotógrafo español Juan Medina ha estado siguiendo a inmigrantes que intentan llegar a Europa. Medina ganó el premio World Press por esta imagen tomada en las Islas Canarias en 2004. Ahora que el número de muertes en el mar ha seguido incrementándose, el fotógrafo le cuenta a la BBC cómo surgieron sus imágenes. (Algunas de ellas podrían perturbar a nuestros lectores).

1105036

1105034

1105033

1105031

1105030

 

Durante dos décadas, el fotógrafo español Juan Medina ha estado siguiendo a inmigrantes que intentan llegar a Europa. Medina ganó el premio World Press por la foto que abre este reportaje, tomada en las Islas Canarias en el 2004. Ahora que el número de muertes en el mar ha seguido incrementándose, el fotógrafo le cuenta a la BBC cómo surgieron sus imágenes. (Algunas de ellas podrían perturbar a nuestros lectores).

Comencé a tomar fotos de migrantes cuando vivía en Fuerteventura, en las Islas Canarias, donde trabajaba como fotógrafo para el periódico local y ellos venían procedentes de todo el África subsahariana.

Lo que ocurrió ese día en el 2004 ha sido similar a lo que ha estado ocurriendo durante años, y lo que seguirá ocurriendo.

Mucha gente realiza el trayecto a través del mar hacia Europa en busca de una mejor vida. En cualquier momento los barcos pueden naufragar, pueden quedarse sin combustible, el motor puede fallar. Y ellos son vulnerables al frío.

Ese día los migrantes viajaban en un pequeño barco lleno de gente. Habían estado a bordo durante muchas horas.

Cuando estaban llegando a las Islas Canarias, una patrulla de la Guardia Civil estaba esperando para detenerlos. Los migrantes comenzaron a abordar la embarcación más grande cuando todos comenzaron a moverse hacia un lado y el barco se volteó.

Fueron rescatadas 29 personas y nueve murieron.

Todos los que estaban a bordo eran hombres. Muchos venían de Mali, algunos de Costa de Marfil y Ghana.

Los sobrevivientes pasaron por el proceso usual a su llegada: se les lleva a un centro de detención para extranjeros durante 40 días y después, o se les coloca en un vuelo de regreso a sus países de origen, o en un vuelo a la España continental.

Sé lo que ocurrió con dos de los hombres en ese barco: Isa e Ibrahim.

Los conocí el día que fueron rescatados. Son los hombres que fotografié cuando estaban siendo sacados del mar.

Se les envió a España. Isa fue a Valencia e Ibrahim a Murcia.

Dejaron en claro lo que estaba ocurriendo en su país, Mali. Provenían de familias grandes.

En el caso de Isa, por ejemplo, año con año dependía de las cosechas y los cultivos. El trabajo es escaso. No tenía ninguna oportunidad. Realmente estaba viviendo una situación de extrema necesidad.

A pesar de los riesgos decidieron llevar a cabo el viaje. Para ellos esa era la única salida.

Pensaron que valía la pena para tratar de ayudar a sus familias. Quizás no sabían exactamente qué iba a pasar con ellos minuto a minuto, pero sabían que era peligroso.

Fui a sus casas en Mali para conocer a sus familias y me recibieron con los brazos abiertos, con mucho cariño, de una forma totalmente opuesta a cómo los españoles reciben a los migrantes en España. Sus familias me contaron sus historias para que yo pudiera entender porqué sus hijos estaban dispuestos a arriesgar sus vidas.

Lo que más me afectó fueron las terribles condiciones de vida que habían dejado. Se arriesgaron a morir en el mar pero en su país enfrentaban presiones mucho más grandes para tratar de sobrevivir.

Lo hicieron porque no tenían otra salida. No fue porque estuvieran buscando una aventura.

Su partida había dejado a sus familias increíblemente tristes. Primero, por el dolor de que sus hijos se fueran y, en segundo lugar, porque sabían que sus hijos también podían morir.

Algunos de los que sobreviven el viaje se integran en nuestra sociedad -tanto como nuestra sociedad se los permite- a menudo de formas precarias e inestables, sin documentos, sin derechos.

Como periodistas tenemos la oportunidad de ver de primera mano lo que ocurre, pero todos deberíamos estar involucrados en esta situación porque es algo que está ocurriendo en la puerta de nuestra casa.

En realidad son nuestros vecinos, podrían estar viviendo en el piso de arriba, vendiéndonos su comida o yendo a la escuela con nuestros niños.

Si la gente no se siente directamente afectada por esta situación, es porque están haciendo la vista gorda.

Creo que mis fotos son documentos. Son cosas que están ocurriendo día tras día.
A través de la historia ha sido gracias a las fotografías o articulos por los que sabemos lo que ha ocurrido.

Así sabemos que a fines del siglo XX y principios del siglo XXI la gente viajaba a las puertas de Europa de forma similar a como los esclavos viajaron en el siglo XVII.

Muchos de ellos también se ahogaron en el mar, apretujados en embarcaciones improvisadas que se hundieron.

Y la gente sigue muriendo hoy.

No es normal que pase un mes sin que haya una tragedia. Incluso después de 20 años de estar siguiendo esta historia, la gente continúa ahogándose cada semana y no veo que nada haya cambiado.

Si algo cambia es para peor.

Cada tragedia o naufragio es más grande y más doloroso porque más gente pierde la vida.

Hoy hay más presión que nunca de la policía en las fronteras de Europa, pero la gente sigue muriendo.

 

http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/fotografo-que-retrata-horrores-mar-noticia-1807689


1421237471_263809_1421250758_album_normal

Sayra, en el columpio de la escuela a la que empezará a asistir en septiembre de este año.

1421237471_263809_1421250651_album_normal

A la hora de lavarse, Sayra juega con el agua, abundante en la localidad en la que vive por la cercanía de un manantial.  Carlos R. Cervantes

 

1421237471_263809_1421250560_album_normal

Uno de sus juguetes favoritos es el trapo de cocina de su madre, que enrolla y abraza como si fuera una muñeca.  Carlos R. Cervantes

1421237471_263809_1421250514_album_normal

Es la hora de la siesta. Sayra duerme sola por la tarde en una cama que comparte por la noche con toda su familia.  Carlos R. Cervantes

 

1421237471_263809_1421250486_album_normal

Sayra Zaori (dos años), Dulce Esmeralda (tres años) y Carlos Uriel (cinco años), con sus padres en una calle de Ayutla.  Carlos R. Cervantes

 

1421237471_263809_1421250448_album_normal

Juliana Juan, de 25 años tiene con tres hijos.  Carlos R. Cervantes

 

1421237471_263809_1421250367_album_normal

Sayra lleva dos pantalones y dos jerséis. En Ayutla nieva entre noviembre y marzo.

1421237471_263809_1421250298_album_normal

Como muchos niños en México, Sayra toma café para desayunar. Carlos R. Cervantes

 

1421237471_263809_1421250267_album_normal

Esta es la casa de Sayra. Tiene una cocina y una habitación. El baño y el fregadero están en el porche.

1421237471_263809_1421324548_album_normal

Cada día, Sayra se cuelga la mochila a los hombros para ir con su madre a acompañar y a recoger a sus hermanos mayores en la escuela.  Carlos R. Cervantes

1421237471_263809_1421250624_album_normal

Sayra balbucea palabras como “mamá”, “papá”, “agua” y cola y algunas más en mixe, la lengua indígena que se habla en la zona.  Carlos R. Cervantes

 

http://elpais.com/elpais/2015/01/14/album/1421237471_263809.html#1421237471_263809_1421250758

 

 

 

 


Los humanos son capaces tanto de lo mejor como lo peor. Los acontecimientos que los rodean y las situaciones que la vida les plantea hacen que salga, para bien o para mal, toda la diversidad que es la humanidad.Asomaos para descubrir esta selección de imágenes desgarradoras de seres humanos de todo el mundo, desde los que sufren la guerra en Siria e Irak hasta los que habitan la lejana Siberia y Mongolia.

slide_392532_4788358_free

Imgur/JoyLummi  

Un niño de dos años da de comer a su madre discapacitada.

Imgur/JoyLummi 

Un niño con su padre alcoholico.

Imgur/JoyLummi

Una madre y su hija, con un ojo de cada color.

Imgur/JoyLummi

Una niña yazidí descansa en el paso fronterizo entre Irak y Siria en Fishkhabour Dohuk tras huir de los combatientes de ISIS.

Imgur/JoyLummi

Un monje con su hermano.

Imgur/JoyLummi

Una joven etíope de la tribu Hamer.

Imgur/JoyLummi

Una niña de Madagascar entre baobabs.

Imgur/JoyLummi

La mujer sirve té a sus hijos en la península de Yamal, noroeste de Siberia, Rusia.

Imgur/JoyLummi

Agricultora de arroz en un pueblo de Vietnam.

Imgur/JoyLummi

Un niño, “rebelde” sirio a los 7 años

Imgur/JoyLummi

Una niña palestina con un fusil Kalashnikov entre los combatientes de la Yihad islámica en Gaza.

Imgur/JoyLummi

El rostro de un minero de carbón chino.

Imgur/JoyLummi

Ashol Pan, cazadora de águilas a sus 13 años, en Mongolia.

Imgur/JoyLummi

Un niño de la tribu nómada Suri en Etiopía con la pintura facial y corporal tradicional.

Imgur/JoyLummi

Pasajeros de un autobús tratan de salvar a una mujer que intentó suicidarse cortándose las venas con un cuchillo.

Imgur/JoyLummi

Comida familiar en Siberia.

Imgur/JoyLummi

Un bebé albino de 3 semanas junto a su primo en Congo.

Imgur/JoyLummi

Niños albinos invidentes en su escuela en India, 2013.

Imgur/JoyLummi

Esta niña sobrevivió 11 días en el bosque siberiano.

Imgur/JoyLummi

Una madre y su hija de 3 años. Fueron atacadas con ácido por el padre de familia.

Imgur/JoyLummi

Una joven yazidí con un fusil de asalto para proteger a su familia contra ISIS.

Imgur/JoyLummi

Una aprendiz de geisha en Kioto.

Imgur/JoyLummi

Un chico salva a su hermana pequeña de los escombros de su casa en Siria.

Imgur/JoyLummi

“Estoy harto de esos hombres viejos que sueñan con guerras a las que los hombres jóvenes van finalmente a morir” (George McGovern)


 |  Por

Imagina que Nelson Mandela, Margaret Thatcher o el Che Guevara fueran de la tribu urbana más de moda: hipsters. ¿Cuál sería su aspecto? ¿Y si lo fuera Lenin? ¿o Gandhi? ¿o J. F. Kennedy?Amit Shimoni, un diseñador israelí de 28 años, ha respondido a estas preguntas a través de una serie de ilustraciones llamada Hipstory, donde recrea personajes icónicos convirtiéndolos en hipsters icónicos. “Las ilustraciones son mi pasión. Creo que todo puede convertirse en una ilustración”, explica a El Huffington Post.

Hipstory, cuenta Shimoni, trata de “reimaginar” a los líderes de la historia moderna y situarlos en un momento y cultura “diferentes”. “Muchas veces me he imaginado un mundo dónde algunos líderes están menos interesados en influir en otras vidas y se enfocan más en ellos mismos. Imagina a Gandhi obsesionado con sus looks“, explica.

Para su autor, el objetivo del proyecto es introducir una nueva perspectiva o, al menos, hacer sonreír a quien las ve. Cada uno de los retratos necesita una media de “diez días” de trabajo, según Shimoni. “Mi ilustración favorita es la de Abraham Lincoln, después de todo fue la primera que hice y es el personaje más antiguo”, añade.

slide_392458_4786568_free

El líder sionista y exprimer ministro israelí Ben Gurion

Nelson Mandela

slide_392458_4786580_free

Mao Zedong

slide_392458_4786586_free

Abraham Lincoln

slide_392458_4786570_free

Winston Churchill

Mahatma Gandhi

J.F.Kennedy

Wladimir Ilich Lenin

El Che Guevara

slide_392458_4786584_free

Margaret Thatcher

Tu palo para selfies y tú

Publicado: diciembre 30, 2014 en Fotografía, Sociedad

El selfie stick o palo extensible autorretrato es la evolución lógica de la soledad y la modificación ortopédica de tu brazo allá donde quieres un plano más abierto para tus selfies.

ampliar foto B / David Ramos (Getty Images)

Seguro que no es la primera vez que oyes hablar de él, que cada amigo que ha ido de viaje a Asia ha vuelto contándote que inundaba las manos de los lugareños, que lo has visto ya en acción en Plaza Cataluña o Callao y que en tu carta de deseos navideños se ha infiltrado. Hablamos de un palo, pero no de un palo cualquiera. El selfie stick o palo extensible autorretrato es la evolución lógica de la soledad, la modificación ortopédica de tu brazo allá donde quieres un plano más abierto para tus selfies y para la revista Time uno de los grandes inventos de 2014. El selfie stick toma la distancia necesaria contigo mismo mirándote sin ayuda de otro humano en una nueva dimensión alejada. Aunque a ojos de los demás pueda escenificar el ridículo público de nuevo cuño, el hashtag #selfiestick cuenta ya con más de 130.000 fotos colgadas en Instagram. Decidir pasar a engordar esa familia en redes sociales con tus propias instantáneas o apuntarles con el dedo por la calle y reírte de la escena “humano a un palo enganchado” depende de ti, pero mientras llegas a una nueva convicción contigo mismo y te inclinas por ceder o resistir a las inclemencias de la evolución, aquí van algunas ideas para que al menos puedas manejarte entre #datos.

¿Cómo le explico a la vecina del quinto qué es un selfie stick?

El “palo extensible autorretrato” es descendiente directo de la familia de accesorios de las cámaras fotográficas tradicionales. ¿Qué si no es un trípode más que un palo terminado en tres patas que fija una cámara con firme estabilidad al suelo ayudando al fotógrafo en su rutina? Los disparadores remotos de los que se han servido los fotógrafos hasta hoy también son primos hermanos del selfie stick. Así que con tranquilidad puedes contar que es una herramienta de fotógrafo que te ayuda a desarrollar tu creatividad supliendo la ausencia de asistentes en planos donde una distancia mínima es requerida para ubicar tu figura en un nuevo escenario más amplio.

Orígenes: made in Asia

El dispositivo fue creado en Asia y acogido con fervor entre los jóvenes de países como China y Corea del Sur. También ha tenido creciente gran aceptación en Indonesia, Malasia y Filipinas. Anterior al nacimiento del selfie stick se le conoce un posible antecesor en la cadena evolutiva: las cámaras G Pro utilizadas por atletas que practican deportes extremos servían para grabarse a ellos mismos en sus misiones imposibles y registrar la experiencia sin un tercero que les siguiera. Nuevos datos han sido arrojados al respecto: hace escasos días se descubrió una fotografía de 1926 donde aparece una joven pareja autoinfligiéndose un retrato con un palo en mano. Este fósil visual que parece por fuera de toda discusión el predecesor más lejano del selfie stick pertenece al álbum familiar de Alan Cleaver y da fe de que los dos protagonistas del selfie son sus abuelos Helen y Arnold Hogg.

Uso y tipologías

Las marcas que comercializan el “palo extensible autorretrato” llevan apellido extranjero, las más comunes y extendidas hasta el momento son Minisuit, Kootek y Mpow. Existen dos modalidades básicas de funcionamiento: la primera de ellas conecta a través de Bluetooth tu smartphone con el palo, pulsando el botón o disparador que viene de serie en el mango del aparato la cámara de tu smartphone se dispara automáticamente. Otro sistema menos evolucionado pasa por conectar los dos dispositivos a través de un conector mini jack, como el que va de tus auriculares a unos altavoces. ¡Ojo! La gravedad sigue actuando en estos casos de sangrante evolución tecnológica y no es la primera ni la segunda vez que se ha avistado a un asiático en pleno llanto tras ver caer por séptima vez al suelo su smartphone desde una altura considerable. La distancia del palo en pleno desparrame puede llegar hasta los 100 centímetros.

Pregunta frecuente

¿Por qué no se me habrá ocurrido antes a mi? Lo desconocemos, pero las acciones de tu empresa seguro te habrían llevado a pasar estas vacaciones bajo un árbol en el caribe, uno distinto del tradicional abeto navideño. Según Amazon, la venta desde noviembre de este año, y en comparación con los tres meses anteriores, se ha disparado un 301 %

 

http://elpais.com/elpais/2014/12/29/icon/1419842264_710190.html


casitajpeg1

Fotografía:  Samuel Nieva

Lucas 2:1-7Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Nacimiento de Jesús

(Mt. 1.18-25)

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.

Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.


1418817889_372329_1418819110_album_normal

Aunque oficialmente en México solo existen dos trenes de pasajeros, hay un tercero, de carga, conocido como La Bestia. En este se suben cada día, en marcha y juzgándose la vida, miles de migrantes que desean llegar a EE UU.  José Hernández

1418817889_372329_1418834868_album_normal

Este hombre viajó en una pequeña barca de Senegal a las Islas Canarias. Fue el único superviviente. Actualmente vive en Tenerife.  Mónica Lozano

1418817889_372329_1418819204_album_normal

Esta mujer guatemalteca muestra la foto de su marido que emigró a Atlanta. En el mejor de los casos, los pocos que llegan al destino dejan atrás una familia rota.  Andrea Aragón

1418817889_372329_1418818902_album_normal

Una mujer hondureña muestra las heridas producidas por arma blanca en uno de sus trayectos en el tren hacia EE UU. Estaba embarazada y perdió al niño.  Santiago Llobet

1418817889_372329_1418818843_album_normal

En el autobús, cada uno piensa en lo que deja atrás y sueña con no ser parado. Como este grupo de hondureños que atraviesa el Estado de Cohauila en México para llegar a Estados Unidos.

1418817889_372329_1418818725_album_normal

A la triple frontera entre Brasil, Perú y Bolivia han llegado en estos años miles de haitianos solicitando refugio. Son victimas de mafias y traficantes que les cobran importantes sumas de dinero para pasarlos clandestinamente atravesando la selva.  Leslie Searles

1418817889_372329_1418837270_album_normal

Un migrante subsahariano (Malí) viaja escondido dentro de un colchón para llegar a la frontera de marruecos y posteriormente cruzar a Europa.  Mónica Lozano

1418817889_372329_1418818566_album_normal

Un señor duerme sobre las vías de tren que cogen los migrantes rumbo a EE UU. En ese camino sufren frío y calor extremo. Muchos descansan a la intemperie esperando el próximo convoy.  José Carlo González

1418817889_372329_1418818443_album_normal

En Lechería (en el centro de México) se cruzan las vías del tren del Sur al Norte. Allí, donde llegan cada día entre 100 y 150 inmigrantes, se hace el cambio de convoy. En este punto, todavía queda más de la mitad del recorrido por hacer hacia EE UU, que entraña muchos peligros.  José Carlo González

1418817889_372329_1418837052_album_normal

Esta mujer de Corea del Sur cruzó el rio Tumen para llegar a China aferrada a la cámara de aire de la rueda de un coche, la cual le ayudó a flotar. Actualmente vive en Tailandia, el único lugar en donde no puede ser deportada. Su sueño es llegar a EE UU.  Mónica Lozano

1418817889_372329_1418818097_album_normal

Un hombre lava sus cacharros de cocina en un riachuelo, mientras espera en la frontera para entrar en EE UU.  Francisco Mata

1418817889_372329_1418818011_album_normal

Con motivo del Dia de las Personas Migrantes, Entreculturas instala en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid la exposición fotográfica ‘Somos Migrantes’ del 17 al 23 de diciembre. Aquí una selección de las instantáneas. En esta, realizada en el albergue La 72, en Tenosique (Tabasco), el hondureño Santos García muestra el estado de su pasaporte, reflejo de mucho de lo que ha vivido en su largo viaje hacia EE UU. Como él, 25.000 migrantes han pasado por este Refugio.  Olivia Vivancos