Archivos de la categoría ‘Género’


Por: JUAN STAM

Análisis exegético del artículo

“Arsenokoités and Malakos: Meanings and Consequences”

por Dale B. Martin

en Biblical Ethics & Homosexuality: Listening to Scripture, Robert L. Brawley ed.

(Westminster John Knox Press 1996).[1]

Dale B. Martin, profesor de ciencias de la religión en la Universidad Yale y discípulo del famoso John Boswell, también profesor de Yale, es uno de los mayores defensores de la igualdad sexual y por lo tanto opositor férreo de toda homofobia, incluso en la interpretación bíblica. Sus artículos y libros hacen época en los debates exegéticos con referencia a la diversidad sexual. Para algunos/as, los argumentos de Martin son la refutación definitiva de la interpretación de arsenokoitai como “homosexuales” y de malakoí como el participante pasivo en una relación homosexual.[2]

Martin repite varias veces que no escribe tanto para aclarar el significado de las dos palabras griegas que menciona como para desenmascarar la ideología que priva en las interpretaciones conservadoras de 1Cor 6.9. No cabe duda de que prejuicios “ideológicos” a veces figuran en la oposición a la igualdad sexual, pero al analizar el escrito de Martin tendremos que preguntarnos si él no es culpable de lo mismo. Desde el primer párrafo ridiculiza a sus opositores, juzga sus motivaciones, generaliza sus juicios de ellos, interpreta tendenciosamente los textos y juega con caricaturas. Parece que nunca ha conocido a pensadores como Gordon Fee, Conzelmann. F.F. Bruce y N. T. Wright, que no caben en el estereotipo de fundamentalistas fanáticos con lo que trabaja él. Por eso hay que preguntar si Martin es menos ideológico que los objetos de sus burlas. Parece un caso de los zopilotes tirando a las escopetas. Su artículo hubiera sido más convincente, y más responsable, si hubiera sido menos subjetivo y visceral.

El argumento de Martin:

Martin descarta desde un principio la interpretación de arsenokoitês como “homosexual” (arsen, varón y koitê, cama, coito), señalando con un humor un poco sarcástico que el vocablo inglés “understand” no tiene nada que ver ni con “under” ni con “stand” y que “chairman” no tiene que ver con sillas. Además, afirma que derivar de los dos componentes del término el significado de “homosexual” cae en el error de la interpretación etimológica. Más bien, afirma Martin, su sentido debe determinarse por su uso en el mayor número posible de textos parecidos. Partiendo de la premisa de que en las listas similares los vicios están organizados lógicamente según los tipos de vicio,[3] Martin analiza una serie de pasajes y afirma que en esas listas arsenokoites no aparece entre los pecados sexuales sino entre los pecados sociales y especialmente económicos. De esos argumentos Martin concluye que el término se refiere al abuso del sexo (posiblemente homosexual) para hacer daño a otras personas.

Con un estudio similar de malakós (literalmente “suave, delicado”) Martin concluye que toda la amplísima gama de significados se concentra en un concepto misógino de femineidad y afeminación. No implica, según Martin, ninguna referencia necesaria a relaciones homosexuales ni al “participante pasivo” de tales relaciones. Al contrario, la literatura antigua habla de malakoí que eran apasionadamente heterosexuales.

Crítica exegética sobre arsenokoitês:

Para ridiculizar la interpretación de arsenokoitês como “homo-sexual” Martin, con su característico dogmatismo, escoge los ejemplos absurdos de “under-stand” y “chair-man” y critica la interpretación tradicional como un argumento de etimología. Sin embargo, cuando ambos términos de la palabra compuesta son claros e ipso facto entendibles, el análisis diacrónico (etimología) es totalmente innecesario. Abundan palabras compuestas cuyo significado es inmediatamente evidente: guardameta, guardacostas, robacarros, lavacarros, rompecabezas, limpiabotas, y muchas más.[4] En el inglés, lengua materna de Martin, similares palabras compuestas son frecuentes: weekend, headhunter, cheerleader, sunlight, sunbeam, sunrise, sunset, suntan, sunburn etc. Contrario a la impresión de sofisticación lingüística, este argumento de Martin es superficial, tendencioso y exegéticamente irresponsable.

Los dos componentes de arsenokoitês parecen derivarse de la condena de homosexualidad en Lev 18:22 Lxx, meta arsenos ou komêthêsê koitên gunaikeian. Además, en el griego existían otras palabras compuestas con una estructura idéntica o parecida: mêtêrkoitês (quien tiene sexo con la madre), doulokoitês (que tiene sexo con esclavos), arsenothêlus (hombre-mujer; hermafrodita), polukoitês, polukoinia, polukoiteô (duerme con muchos hombres o mujeres; cf. polukoimêtos, que duerme mucho), arsenomanês (loco por los hombres), arsenôma (semilla de varón) y arsenomixio, arsenomiktes (homosexualidad, homosexual).[5]

De estas evidencias queda bien claro que el adjetivo arsenokoitês significa “varón que se acuesta con otro varón”. Dale Martin, sin embargo, rechaza este sentido obvio, aparentemente natural, y apela a un argumento que resulta mucho menos convincente, del posicionamiento del término en otras listas de vicios. En ese proyecto Martin analiza el empleo de arsenokoitês en Oráculos Sibilinos 2:73; Hechos de Juan #36; Teófilo, Ad Autólico; Hipólito, Refutación de todas las herejías 5.26.22s y Bardesanes (según Eusebio, Preparación para el Evangelio 6.10.25).

Un pasaje que a Dale Martin se le olvidó:

Más pertinente para el tema es un texto que Martin no menciona en todo su artículo, la epístola de Policarpo a los Filipenses 5:3:

Igualmente, que los jóvenes sean irreprensibles en todo, teniendo cuenta, ante todo, de la castidad y sofrenándose de todo mal. Bueno es, en efecto, que nos apartemos de las concupiscencias (epithumía) que dominan en el mundo, porque toda concupiscencia milita contra el espíritu, y ni los pornoi (fornicarios), ni los malakoí (afeminados) ni los arsenokoitai (homosexuales) han de heredar el reino de Dios…

Este pasaje, fechado 107-8 d.C. a pocas décadas de la vida de Pablo,[6] aparece en una serie de exhortaciones a los diáconos (5:1-2), los jóvenes y vírgenes (5:3), los ancianos (6:1-2) y a todos (6:3). La exhortación a los jóvenes se concentra en lo sexual, bajo la categoría general de epithumia, desglosada en los tres grupos de pornoi, malakoí y arsenokoitai. Es claramente una lista de vicios (“vicelist”). Es significativo que aquí, en este primer ejemplo, arsenokoitai aparece entre los pecados sexuales sin la menor referencia a lo económico ni a daños a otras personas. La frase “no heredar el reino de Dios” sugiere que Policarpo está reconrdando el texto de 1 Cor 6:9. Todo esto plantea un problema serio para la tesis de Dale Martin.

¿Cuán convincentes son los pasajes que cita Martin sobre arsenokoitês?

El primer texto que Martin trae a colación es Oráculos Sibilinos 2:73, donde en algunas versiones la prohibición “No practica la homosexualidad” aparece entre el robo de semillas (2:71) y la infidelidad a las confidencias (2:73b), en un largo pasaje de temas económicos sin otra referencia al sexo. Sin embargo, de todo este pasaje Alejandro Díez Macho, respetado autoridad en materia de escritos apócrifos, dictamina que “la evidente interpolación de los vv. 56-118, tomada burdamente del Pseudo-Focílides” no merece considerarse parte de OrSib 2, por lo que decide omitir toda la interpolación de su versión de OrSib 2 para la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC).[7] En el original de “Las Sentencias” de Pseudo-Focíldes, fuente de la larga interpolación, la prohibición de homosexualidad aparece en su debido lugar, en un extenso pasaje sobre el sexo (Charlesworth II:581). La anomalía de OrSib 2:73 no es más que vestigio de un interpolador tan confundido que ni pudo introducir bien su interpolación.

El segundo pasaje citado por Martin es Hechos de Juan (AcJn) 36. Se trata de un largo discurso, confirmado por la sanidad divina colectiva de unas ancianas muy enfermas, llamando a los varones de Éfeso a arrepentirse y convertirse a Cristo (pgr 33-36). Se dirige a ellos como “presos de la incredulidad y esclavizados por deseos vergonzosos” (pgr. 33), El predicador pasa de tema en tema casi sin relación lógica o temática. Contrario al argumento de Martin, el documento no da otra lista de pecados sexuales en la que no incluye la homosexualidad. Solamente menciona, en párrafo 35, el adulterio, después del orgullo por la belleza física y antes del pecado de negarse a ayudar a los pobres.[8] Menciona dos veces, por separado, el pecado de gloriarse en la riqueza. Termina con dos listas finales, una de vicios variados y otra de personas, separadas por un llamamiento al arrepentimiento[9]. El análisis de todo el discurso deja muy dudosa la interpretación de Martin.

En tercer lugar Martin apela a Teófilo de Antioquía, ad Autólico 1.2 pero de nuevo hay serios problemas textuales. Ruiz Bueno, en Padres Apologistas Griegas de la BAC (Madrid 1954) defiende el texto de Bardy y Sender (rechazado por Martin) y lo escoge para su traducción (p.766-767). Como especie de requisitos morales para conocer a Dios, Teófilo desafía al pagano Autólico a demostrar que él no es moijos, pornos ni arsenokoitês.[10]

Martin mismo reconoce que su tesis tiene serias dificultades con los pasajes de Hipólito y Bardesanes. Al fin de tanta investigación, el argumento de la colocación de arsenokoitos en las listas de vicios convence menos que las evidencias lexicográficas del término mismo, que Martin descarta muy ligeramente, y el importante testimonio de Pol. 5.3, que Martin ni menciona. Estos frecuentes problemas textuales subrayan lo precario del argumento sólo del posicionamiento de determinados términos en supuestas listas de vicios.[11]

Crítica exegética sobre malakós:

Antes de analizar el significado de malakós, Martin analiza la historia de las traducciones del término en inglés. Las versiones impresas más antiguas lo traducen con “weakling” (“debilucho”; Tyndale 1534; Coverdale 1535; Cranmer 1539). Del fin del siglo XVI hasta el XX, la traducción preferida en ingles era “effeminate” (Versión del Rey Jaime, 1611), pero igual que con arsenokoites, a partir de mediados del XX ocurre un cambio curioso: desaparece la traducción “afeminado” para ceder el lugar al empleo de términos sexuales como “sodomita”, “pervertido” o “prostituto”. La conclusión, según Martin, es que “este viraje en las traducciones no resultó de las evidencias filológicas sino de cambios en la ideología sexual”.

Para contextualizar este argumento desde América Latina, sería necesario analizar las traducciones bíblicas al castellano, para ver si era parecido o diferente el desarrollo de la ideología sexual en los países de habla hispana. Por otra parte, los idiomas son muy dinámicos y viven en constante evolución, sobre todo en las connotaciones sociales y sicológicas de los términos (la sociolingüística). Además. entre los años 1600 y 1950 ocurrieron cambios revolucionarios en la lingüística y la filología (papiros de Egipto, rollos de Qumrán) que afectaron grandemente las traducciones bíblicas.

Martin inicia su exposición de malakós explicando que entre los muchos significados que tiene, el elemento central común es la categoría de lo femenino, y la esencia de lo femenino es el ser penetrado. Según la antigua ideología sexual, señala Martin, “las mujeres existen para ser penetradas”. Por eso, “un hombre que se dejaba penetrar… podría tildarse de malakós”.[12] Aunque Martin rechaza la interpretación de malakós como “participante pasivo” en una relación homosexual, afirma en repetidos pasajes esta íntima relación entre malakós y penetración sexual.

El campo semántico de malakós es vasto, siempre alrededor del eje “suave”. De las cuatro veces que aparece en el NT, las otras tres (Mt 11:8ab; Lc 7:25) se refieren a la ropa lujosa de los que viven en palacios. Entre otros significados de malakós en la literatura griega aparecen tierno, tímido, cobarde, perezoso, lujurioso y sensual. Viven con lujos, lo que produce decadencia y degeneración, con todos los apetitos fuera de control. En realidad, hay pocas cosas malas que no se incluyan en el empleo de este término. No significa homosexual, porque hay muchos malakoí que no lo son, pero por otra parte, todos los homosexuales penetrados eran malakoí. Por eso, este término en 1Cor 6:9 bien puede significar “homosexual”, y aun “penetrado”, pero no necesariamente, porque podría tener alguno de los muchos otros significados que le caben.

Martin afirma repetidas veces, con evidente satisfacción y placer, que un malakós puede ser un ardiente y apasionado heterosexual. “En el mundo antiguo”, escribe, “la afeminación se asociaba tanto con el sexo heterosexual como con el homosexual, o aun más”.[13] Afirma repetidamente que malakós se refiere mucho más a menudo a la sexualidad heterosexual que a la homosexual. Pretende demostrarlo por el método de “estudio de palabras” (word study) del término malakós, pero para documentar su “aun más” tendría que haber analizado todos los textos donde aparece la palabra.[14] Al contrario, Martin ha escogido los pasajes que parecen apoyar su tesis y omitido otros textos claves como Pol Fil 5:3.

De los pasajes citados por Martin para este argumento, la mayoría están alejados del mundo de Pablo en el tiempo (p.ej. Aristófanes, 400 a.C) y en cultura (comedias eróticas de Plautón; una novela romántica de Chariton) y difícilmente estarían en el campo semántico de malakós para Pablo a mediados del primer siglo. En otros argumentos de su estudio de esta palabra, Martin no da suficiente atención al contexto de los pasajes. Por ejemplo Filón, en su relato del desorden moral de Sodoma (de Abraham 133-138), describe primero la situación general de toda la población, incluso “los que buscan con pasión loca a las mujeres” (133-135a) y después denuncia el sexo entre hombres (135b-136). No dice que eran malakoi los que con pasión enloquecida seducían las esposas de otros hombres ni tampoco Filón aplica el término malakós a ellos.

Igualmente, del drama Ekklesiazusae (“Asamblea de las mujeres”) de Aristófanes, del que Martin cita la frase de una vieja a un joven, “Ven mi suavecito” (malakion), para invitarlo al sexo heterosexual, pero no aclara el contexto necesario para interpretar bien el uso del término. Como indica el título del drama, las mujeres de Atenas, inspiradas por la formidable Praxagora, se han vestido de hombres para invadir la ekklesia de la ciudad, tomar el poder y establecer un socialismo radical, hasta en el sexo. El sexo será totalmente abierto a todos y a todas, pero antes de tener sexo con su querida o querido, el varón tendrá que tener sexo primero con una vieja fea o la joven con un viejo nada atractivo, para acostarse sólo después con su novia o novio.[15] Las viejas tenían autorización legal para obligar a los varones a ir a acostarse con ellas.

En eso viene un joven que busca a su novia pero se encuentra con una vieja fea que pretende obligarle a tener sexo con ella, como exige la ley. Queda empatado el debate con esa primera bruja cuando entra una segunda vieja, aun más fea, y una tercera todavía más repugnante. En sus muchos argumentos para persuadir el joven a “cumplir la ley” y acostarse con ellas, las viejas emplean una gran variedad de epítetos, algunos cariñosos pero muchos irónicos. El uso de malakós por una de las viejas obviamente era un insulto con que se burlaba de él por no querer tener sexo con ella. Al final del drama el joven todavía no se ha acostado con nadie, al contario de la versión de Martin. Con las viejas no quiere, y con la joven no se lo permiten ellas[16]

Al fin de su largo análisis, Martin confiesa que no sabe con seguridad qué significan estos dos términos, pero se inclina a pensar que arsenokoitês probablemente se refiere a uno que hace daño al prójimo (quizá por explotación sexual) y que malakós probablemente significaba “afeminado”.

Conclusión:

Dale Martin ha articulado un argumento masivo contra las interpretaciones tradicionales, a menudo homofóbicas, de arsenokoitês y malakós. Aunque su estilo es dogmático y sarcástico, y sus argumentos, examinados críticamente, son tendenciosos y a veces claramente errados, su trabajo tiene mucho que enseñarnos en varios sentidos.

Un tema del pensamiento de Martin, repetido a lo largo de su artículo, llama mucho la atención. Lo propio de la mujer, insiste el autor, es el ser penetrada, mientras lo propio del varón es penetrar y eyacular. Entonces podemos preguntar, ¿No apoya eso la interpretación del malakós como el afeminado agente pasivo que es penetrado y el arsenokoitês como el agente activo (masculino) que penetra y eyacula? Martin ridiculiza esa interpretación con tremendo desprecio: los que afirman eso o son ignorantes, dice, o son deshonestos. Pensadores como F.F. Bruce y Gordon Fee merecen más respeto que eso.

Martin concluye su artículo con una advertencia, muy justificada, contra la explotación homofóbica de la Biblia. La exégesis fiel es un deber cristiano, pero la mejor exégesis puede ponerse al servicio del prejuicio y del odio. Martin cita unas palabras de San Agustín sumamente apropiadas para todos y todas: “Quien juzga haber entendido las divinas Escrituras o una parte de ellas, y con esta inteligencia no edifica este doble amor de Dios y del prójimo, aun no las entiende” (Sobre la doctrina cristiana 1.35.40).

¡En eso todos debemos estar de acuerdo!

——————————————————————————–

[1] Curiosamente, en todo el artículo ambas palabras vienen mal escritas, arsenokoites con un acento que no debe tener y malakós sin su debido acento. Para acceder al artículo mismo, en inglés, busque http://www.clgs.org/5/5_4_3.html , o digitar “Dale B. Martin arsenokoitês” en Google.

[2] Para conocer el estilo personal de Martin, su humor y sarcasmo y algo de sus propias experiencias sexuales, teclee http://www.clgs.org o escriba “Dale B. Martin Boswell lecture” en Google para la conferencia inaugural “John Boswell” en el “Center for Lesbian and Gay Studies in Religion & Ministry” en Berkeley, California.

[3] Martin apela a los escritos de Anton Vögtle, Die Tugend- und Lasterkataloge im Neuen Testament (1936), y de Ehrhard Kamlah, Die Form der katalogischen Parades im Neuen Testament (1964).

[4] Omito el ejemplo vulgar que alude a personas que comen excremento.

[5] Fuentes: diccionarios de Danker y de Liddell-Scott-Jones.

[6] Policarpo, en su larga vida (ca. 69-155), según Ireneo, fue discípulo del apóstol Juan y pudo vivir los acontecimientos de finales del primer siglo y primera mitad del segundo.

[7] Díez Macho, Apócrifos del Antiguo Testamento¸Tomo III pp.243,280. De los tres grupos de manuscritos de OrSib 1-2. solo el grupo Psi contiene esta larga interpolación, que falta en los manuscritos de los grupos Omega y Phi. Casi todos los manuscritos de pasaje son del siglo XV (Charlesworth 1:321,330).

[8] Aunque habla a varones, el autor menciona por aparte el adulterio de las mujeres. Es muy posible que los “deseos vergonzosos” del saludo inicial se refieran al pecado sexual, pero no está en ninguna lista.

[9] Estas dos listas finales son las únicas en todo el pasaje (pgr. 33-36).

[10] De las dos últimas fuentes citadas por Martin, (Hipólito, Refutación de todas las herejías 5.26.22 y Bardesanes, citado en Eusebio, Preparación para el Evangeligio 6.10.25 II-III) él reconoce que favorecen el significado de arsenokoitês como sexo entre dos varones, aunque sugiere ciertas reservas.

[11] No es lo mismo una serie de exhortaciones diversas y una lista de vicios, donde supuestamente rige la lógica temática de la colocación de los términos en que se basa el argumento de Martin.

[12] Martin explica en seguida que no todo malakós lo es por haber sido penetrado, aunque todo varón penetrado es un malakós. Eso favorce en cierto sentido la posibilidad de que el término en 1Cor 6:9 se refiere al participante pasivo.

[13] Como el artículo en Internet no señalaba las páginas, con una búsqueda de “heterosexual” se encontrarán varias citas en este sentido.

[14] Obviamente, no vienen al caso pasajes donde malakós significa suave, fino, tierno, tímido, etc, sino solo las referencias sexuales.

[15] La legislación aprobada por las mujeres, según el drama, no tomaba en cuenta el caso de relaciones homosexuales. El joven se muestra muy fuerte y decidido, sin características propias de malakia.

[16] Este análisis del drama se basa en la traducción en Great Books of the Western World, Tomo V (Chicago: Encyclopedis Britannica, 1952).

Sex in Leviticus

Publicado: julio 23, 2013 en Género, Teología

It’s part of a much broader teaching in Scripture.

Christopher J.H. Wright

Editor’s note: This article appeared as a sidebar to Wright’s “Learning to Love Leviticus,” part of CT’s July-August cover story on Grappling with the God of Two Testaments.

The law in Leviticus prohibiting sexual intercourse between men (18:22) comes in the same book that contains laws prohibiting foods that Israelites were to consider unclean (chapter 11). We eat shellfish today without any moral problems, so why should we treat this sex law as morally binding? Haven’t we outgrown all of that Levitical law anyway? Christians who insist on the sexual laws of the Bible are being inconsistent in not keeping all the other laws too. So goes one line of argument in modern debates about homosexuality. To this, three things must be said.

First, as I note in “Learning to Love Leviticus,” we no longer keep the food laws because the separation they symbolized (between Israelites and Gentiles in the Old Testament) is no longer relevant in Christ. But the ethical principles embodied in Old Testament laws on sexual relations (positive and negative) remain constant and are reaffirmed by Jesus and Paul in the New Testament.

Second, the argument would reduce the Bible to absurdity. The Ten Commandments come in the same book that commanded Israel not to climb the mountain. If we are told that we cannot with consistency disapprove of same-sex activity unless we also stop eating shellfish, then we should not condemn theft and murder unless we also ban mountaineering.

Third, and most important, the biblical discussion of homosexual behaviour begins not in Leviticus, as if the whole argument depends on how we interpret a single Old Testament law. When Jesus was asked about divorce, he would not let the argument get stuck around the interpretation of the law. Instead he took the issue back to Genesis. That is where we find the foundational biblical teaching about God’s purpose in creating human sexual complementarity—and it is very rich. It reflects God—male and female together being made in God’s image—and it provides the necessary togetherness and equality in the task of procreating and ruling the earth. This God-given complementarity is so important that God explains how it is to be joyfully celebrated and exercised—the union of marriage that is heterosexual, monogamous, nonincestuous, socially visible and affirmed, physical, and permanent (Gen. 2:24, endorsed by Jesus).

On that foundation, the rest of the Bible—in the laws and narratives, in the prophets and wisdom literature, in the Gospels and Epistles—consistently teaches that any other kind of sexual intercourse falls short of God’s best will and plan for human flourishing. (And we should note that the Bible has far more to say about all forms of disordered heterosexual sexual activity, including nonmarital and extramarital, than its prohibition of same-sex intercourse).

The law in Leviticus, then, must not be isolated, stuck alongside shellfish, and mocked into irrelevance. It is one small piece of a much larger and consistent pattern of whole-Bible teaching about the gift and joy and purpose and disciplines of our sexuality.


Ex-Gay Pride en EEUU

Día del Orgullo Exgay contra el ‘homofascismo’ del loby gay
Un activista ex-gay comienza un viaje de 10 días que acabará a Washington ante la Corte Suprema de los EE.UU en una concentración contra el ‘homofascismo “

WASHINGTON

 

McIntrey, un activista ex-gay, comenzó este pasado domingo una gira de 10 días que inició en Dallas, Texas, y que finalizará en Washington DC, como respuesta a las recientes amenazas contra los ex homosexuales, que han obligado a cancelar la primera “Marcha ExGay” programada para el 31 de julio, y que esperan celebrar en septiembre.
Los miembros de la comunidad de ex-gay habían pedido al presidente Obama poder proclamar sus derechos y conmemorar su mes como exgays, de la misma forma que se ha hace con la comunidad LGBT durante el “Día del Orgullo Gay” en junio.
Douglas McIntyre, co-fundador de “Homosexuales anónimos” dará conferencias durante los diez días de su gira, con una concentración final en Washington. Espera que “ex homosexuales, personas con atracción no deseada hacia personas del mismo sexo y sus familias y amigos se unan a él en Washington para exigir la tolerancia y la protección frente a las amenazas y hostigamientos que se está produciendo en contra de ex homosexuales.”
El plan consiste en reunirse frente de la Corte Suprema de los EE.UU. para que se sepa “que los colectivos de gays y lesbianas no son las únicas personas atacadas en este país por sus ideas sobre la orientación sexual.”
“Estamos cansados ​​de estar en la defensiva, por lo que vamos a ser activistas y reclamar nuestros derechos frente al loby gay que va con sus megáfonos gritándonos obscenidades, y llamándonos mentirosos y farsantes”, algo que califican de “homofascismo”.
ATAQUES Y APLAZAMIENTO La Ex-Gay Pride se iba a celebrar por primera vez en Washington este 31 de julio, pero se aplazó hasta septiembre después de múltiples amenazas dirigidas contra miembros de la comunidad ex gay y el Consejo de Investigación de la Familia (Family Research Council), que auspiciaba el evento.
Quieren realizar la Ex-gay Pride en Washington porque es la única jurisdicción en los Estados Unidos que reconoce a los ex homosexuales como un grupo protegido legalmente.
Doyle dijo que la anulación se debe a que él y otros organizadores estaban preocupados por la posible repetición de la reciente violencia que se produjo en Seattle, Washington, donde un grupo cristiano fue atacado por manifestarse en contra de la práctica homosexual.
“¿Cómo se atreven a atacar la Ex-Gay Pride del 31 de julio, intimidándonos y amenazándonos? ¡No vamos a tolerarlo más!” ha dicho un comunicado emitido por “La Voz de los sin Voz” (VoV), que defiende los derechos de los ex homosexuales.

Fuentes:  The Christian Post

Editado por: Protestante Digital 2013


  • One Table
    (Photo: Screengrab/OneTableFuller.com)
    Logo for OneTable, an LGBTQ student organization on the campus of Fuller Theological Seminary in Pasadena, Calif.
By Melissa Barnhart, CP Reporter

Mark Labberton, president of Fuller Theological Seminary in Pasadena, Calif., announced this week that the evangelical seminary’s willingness to allow OneTable, an LGBTQ student-led organization, to hold monthly meetings and sponsor campus events does not conflict with the institution’s policies and Christian moral beliefs and teachings.

In a statement shared with The Christian Post, Labberton said the administration welcomes “the opportunity to engage over vigorous issues of debate within the church and within culture,” and understands that their decision to allow an LGBT student organization on campus leaves the seminary “vulnerable to critique from a broad spectrum.”

OneTable, the LGBTQ student organization that was founded in 2012 by Chelsea McInturff and Samantha Curley, hosts monthly table fellowship meals and sponsors campus events, including film screenings, speakers and panels, and provides “safe spaces for students and faculty to engage in healthy and constructive conversations together,” according to the OneTable website.

Having received thoughtful questions about the seminary’s moral stance on issues pertaining to sexuality, specifically same-sex marriage and the purpose behind the LGBT student organization, Labberton said the seminary will continue to uphold its belief that premarital, extramarital and homosexual conduct are inconsistent with biblical teachings.

“Fuller’s position on same-sex marriage and behavior, reflective of our evangelical tradition’s reliance on the scriptures, affirms that every student, faculty member, administrator, and staff person at Fuller is expected to abide by the Community Standards that ‘premarital, extramarital, and homosexual forms of explicit sexual conduct [are] inconsistent with the teaching of Scripture.’ This position is clear,” Labberton emphasized.

He added that OneTable is one among 24 student-led groups at Fuller, and provides a “safe place to discuss issues related to sexuality and gender – issues that are vitally important, personal, and fraught with debate that is frequently divisive and contentious, not least in an evangelical context.”

According to Labberton, OneTable isn’t an advocacy group and the LGBT organization isn’t going to influence the seminary’s policies.

“[M]any evangelical and other churches are being asked questions related to sexuality by their congregations,” he commented. “As our students at Fuller train to become pastors and church leaders and for other vocations, issues about sexuality will likely be asked and discussed with some regularity. Our goal at Fuller Seminary is to help prepare our students to be able to minister lovingly, biblically, and faithfully on this and many other issues as well.”

Labberton noted that Fuller has always taught and discussed issues pertaining to sexuality, marriage and family, and will continue to do so in the classroom and in campuswide workshops.

Nick Palacios, president of OneTable, and McInturff and Curley, OneTable’s founding presidents, told CP on Thursday they believe that having access to the organization on campus will serve to “encourage, equip, and empower seminary students to engage in dialogue with the LGBT community, regardless of their personal or theological convictions.”

The OneTable presidents explained, “Jesus teaches us what relational ministry looks like, and we hope that OneTable is helping students to be more relational in how they think about their ‘other,’ in this case, the LGBT community. We do this by giving students the opportunity to share a meal with people who are different from them, while providing a safe space for people to listen, learn and ask questions.”

Palacios added that OneTable will “help students think about faith and sexuality from a broader perspective, one that includes each of us, not only the LGBT community.”

He continued, “We are all embodied, sexual beings and the blessing of the LGBT community and a group like OneTable is that the entire seminary community has the opportunity to think more theologically about their own sexuality, however they would define it.”

Thus far, the students said the Fuller community has responded positively toward OneTable, and reiterated that the purpose for having the organization at the seminary is to ignite a dialogue and understanding, not to change the seminary’s policies or advance any political agenda.

“We’ve encountered people from various beliefs and convictions regarding faith and sexuality, and my sense is that the community seems relieved to have a safe space to participate in this dialogue – to listen, to learn, and to meet people from different backgrounds and beliefs,” Palacios said. “Certainly, there is a lot of fear and skepticism around even having the dialogue, but we strive to be a place where everyone’s voice is welcome and necessary. The more people hear and trust this posture and approach, the more I hope they will join the conversation.”

The OneTable presidents also said they don’t believe the student-led organization runs counter to Christian doctrine, when asked this question by CP, and maintained that OneTable is “very much in line with Christian doctrine.”

“We also believe our approach is in line with Jesus’ relational ministry and a Gospel that models what it looks like to sweep from the margins,” they said.

Even though Palacios, McInturff and Curley believe OneTable is going to be a success at Fuller, they don’t believe they can prescribe that all Christian institutions should follow their lead.

“We’ve found a space and an approach that is working for our community and I hope other Christian communities take the time to discern what is best for them,” Palacios said. “This is a conversation and a community that is not going away, so I believe seminaries and universities must address the dialogue with faith, hope and love. But what that looks like is a question specific and contextualized for each community.”

 

http://www.christianpost.com/


Escrito por Calzado por el Padre

juventud1

 

Hemos venido viendo un vertiginoso crecimiento en la aceptación de la homosexualidad en las últimas décadas.  Durante los noventa, la proporción de jóvenes de 13 a 19 años que “no tienen ningún problema” con la homosexualidad se triplicó, hasta un 54%, según un estudio hecho en 1999 por la revista Seventeen y la Kaiser Family Foundation. Un sondeo realizado en los Estados Unidos recientemente encontró que entre estudian­tes de último año de bachillerato un 61% no estaba de acuerdo con la frase: “Los estilos de vida gays son moralmente incorrectos”.

 

 

El mismo sondeo descubrió que el 66% de los estudiantes de último año de bachillerato respaldan la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, comparado con cerca de un 33% de adultos.

Sin duda, parte de la razón de esos cambios de cifras es que los medios de comunicación y las escuelas les han presentado a los jóvenes estadounidenses las relaciones homosexuales como unas sanas, duraderas y satisfactorias. En muchos casos, los medios de comunicación presentan las relaciones homosexuales con un reflejo mucho mejor que las relaciones matrimoniales heterosexuales. Cualquier oposición a la conducta homosexual, normalmente, se muestra en la pantalla proveniente de cristianos intolerantes, cerrados de mente, farisaicos e ignorantes. Por tanto, basándose en lo que están oyendo, ¡no es extraño que tantos jóvenes aprueben la homosexualidad!

El esfuerzo de veinte años por cambiar las actitudes de los jóvenes hacia la homosexualidad ha sido organizado, constante, firme y muy eficaz. En ese marco de tiempo, el movimiento ha ido más allá de buscar la tolerancia (la igualdad de derechos, el llevarse bien) y la aceptación (el vivir como uno quiera vivir) para pasar a promover la aprobación activa y hasta una celebración de la homosexualidad. No es sorprendente que la incidencia de experimen­tación sexual con personas del mismo sexo esté aumentando con rapidez. Los muchachos, normalmente, ahora tienen su prime­ra experiencia sexual con personas de su mismo sexo a los 13 años de edad, y las muchachas a los 15. Los jóvenes se catalogan a sí mismos sexualmente como gay, lesbiana, bisexual u otra clasificación a los 16 años, lo que representa una baja, ya que hasta hace poco era a los 21.

¿Y la juventud cristiana, no aprueba la homosexualidad? Cuando los líderes de Exodus International se ponen en contacto con iglesias para ayudar a educar a la juventud, muchos pastores dicen: “Nosotros no tenemos ese pro­blema aquí”. Lamentablemente, esa respuesta es ingenua y casi siempre errónea. Desde ciudades pequeñas hasta grandes áreas metropolitanas, existe una afluencia masiva de jóvenes y padres que buscan ayuda a la hora de tratar con la atracción hacia personas de su mismo sexo. Esos jóvenes son principalmente cristianos, educados en la iglesia, activos en sus grupos de jóvenes, y profundamente temerosos de destapar su lucha ante alguien en la iglesia. No más silencio

Los padres y los líderes de iglesias ya no pueden permitirse permanecer en silencio sobre este asunto. Los jóvenes cristianos están atrapados en medio de un difícil dilema. Por una parte, son fuertemente influenciados por el continuo desfile de representaciones positivas de la homosexualidad por parte de los medios de comunicación.Por otra parte, la mayoría de padres e iglesias permanecen en silencio mientras sus hijos son asediados. Y así, en ausencia de dirección creíble por parte de autoridades morales positivas en su vida, los alumnos simplemente aceptan lo que la cultura les está enseñando.

Muchas iglesias que no se quedan en silencio sobre la homosexualidad, envían el mensaje incorrecto. Los gays y las lesbianas son denunciados desde el púlpito. Los padres dejan claro que la homosexualidad no es una elección válida para sus hijos. Pero la mera denuncia tiene poco poder contra los cuidadosos argumentos y vivas imágenes que se utilizan para fomentar el estilo de vida gay. Los estudiantes necesitan desesperadamente saber por qué está mal y qué opciones hay para quienes tienen inclinaciones homosexuales. Necesitan oír un mensaje acerca de la homosexualidad que equilibre gracia y verdad, que lleve el evangelio completo.

Los jóvenes que luchan con secretas atracciones hacia personas de su mismo sexo, necesitan oír que no tienen por qué ser gays y que se puede cambiar. Necesitan el mensaje del evangelio de que Dios los ama, a pesar de sus tentaciones; de que Él ofrece perdón para todos los pecados; y que Él promete transformar el corazón de aquellos que acuden a Él. Cómo responder a los mitos

Echemos un vistazo a los mitos que se están enseñando a nuestros jóvenes y cómo refutarlos con un lenguaje sencillo que ellos puedan entender.

Mito 1: La homosexualidad es hereditaria; hay un “gen gay” que causa la atracción hacia el mismo sexo

Los científicos han empleado los pasados 20 años tratando de demostrar que la homosexualidad es algo con lo que una persona nace. Eso ha fracasado. Por ejemplo, los científicos han estudiado a gemelos idénticos que compartían todos los mismos genes, pero esos experimentos demostraron que cuando un gemelo es identificado como gay, el otro no suele serlo. Obviamente, si un gen forzara a alguien a ser gay, entonces los gemelos idénticos o bien serían ambos heterosexuales o ambos gays. Otros estudios recientes también han fracasado a la hora de confirmar un “gen gay”. Sencillamente, no hay vínculo genético con la homosexualidad.

Por el contrario, la ciencia sugiere que los factores medioambientales, como el trato de la familia, el abuso sexual y las experiencias de la niñez, influyen sobre qué atracciones sexuales se desarrollan a medida que la persona madura. ¡Eso es exactamente lo que los ministros cristianos que ayudan a personas a dejar la homosexualidad han estado diciendo durante años! La homosexualidad no es un rasgo innato como la raza o el género. Es algo que se desarrolla normalmente, debido a experiencias dolorosas durante la niñez.

Mito 2: La homosexualidad no es diferente a la heterosexualidad


Los líderes progays dicen que la homosexualidad no es diferente a la heterosexualidad, ni mejor ni peor.

Hace quince años, casi todo el mundo estaba de acuerdo en que había muchas diferencias entre la homosexualidad y la heterosexualidad. Por eso, dos hombres gays escribieron un libro titulado After the Ball que describía su plan de obligar a los Estados Unidos a aceptar la homosexualidad. Ellos enseñaron a los activistas gays a mentir conscientemente para persuadir al público de que los gays son víctimas de su genética y utilizar los medios de comunicación para presentar una falsa imagen de los homosexuales como personas bien ajustadas y felices. Ellos quieren llamarlo a usted gamberro, intolerante y homófobo para obligarlo a estar de acuerdo con ellos en que la homosexualidad es perfectamente aceptable. Pero, ¿es eso cierto?

La verdad es que Dios diseñó el sexo para que fuera entre un hombre y una mujer dentro de un pacto de matrimonio de por vida. Dios inventó el sexo. Él diseñó la sexualidad del hombre y la mujer para que fuera una poderosa fuerza que los uniera física y espiritualmente. ¿Es la conducta homosexual diferente al sexo dentro del matrimonio? Por completo. La homosexualidad se opone al modo en que Dios nos diseñó. Las tentaciones las sentimos como algo natural; pero lo más cierto sobre nosotros es que fuimos creados por Dios, y Él sabe lo que es mejor para nosotros.

Mito 3: Los hombres que son artistas son gays.

Otro mito es que a los hombres a quienes les gusta el arte en lugar de los deportes son gays o que las muchachas a quienes les gusta el deporte en lugar de las muñecas son lesbianas. Eso no es cierto. Nuestro género, como varón o hembra, es un regalo de Dios que todos expresamos de manera diferente. Nuestros intereses artísticos y deportivos no tienen nada que ver con la sexualidad, a pesar de los estereotipos. Si se siente usted diferente a sus compañeros de clase—si es usted un muchacho a quien le gusta el arte o una muchacha a quien no le gustan los vestidos—está bien. Aun si se siente confundido acerca de usted mismo, eso no significa que sea gay.

Mito 4: Una vez gay, siempre gay


¿Es cierto que una vez que es gay, es usted siempre gay? ¡No! Esta es la verdad: cientos de miles de hombres y mujeres han dejado la homosexualidad, y ellos son solamente de los que hemos sabido en los últimos treinta años por medio del ministerio de Exodus International.

Sin embargo, voy a ser sincero, el cambio no es fácil, pero es posible. Las buenas nuevas de Jesús son que Dios nos ama, nos acepta, y promete transformarnos si nosotros le permitimos entrar en nuestra vida. No es como si Dios estuviera exigiendo algo más de las personas atraídas homosexualmente que de las demás personas, pues Él quiere lo mismo: nuestro amor y obediencia. Y Él promete cambiarnos, a fin de que podamos amarlo y obedecerlo. Los cristianos pueden experimentar profundos cambios en quiénes son por medio del poder de Dios. Pablo escribió: “Si alguno está en Cristo, es una nueva creación” (2 Corintios 5:17), y esa promesa es para alguien que batalla contra la homosexualidad tanto como para alguien que batalla contra la pornografía heterosexual o cualquier otro pecado.

Mito 5: Es malo decir que la homosexualidad es algo incorrecto


Muy bien, ¿está usted preparado para otro mito? ¿Le ha dicho alguna vez algún maestro o amigo que es malo decir que la homosexualidad es algo incorrecto? Eso suena a que podría ser cierto. Nadie quiere hacer sentir mal a nadie acerca de sí mismo, ¿verdad?

Pero es bueno ayudar a los amigos a evitar malas decisiones. Si su amigo le dijera que iba a saltar desde un puente a la autopista, ¿diría usted: “Oye, eso es estupendo. Haz cualquier cosa que te funcione”? Amar significa advertir a un amigo o amiga si ellos van a hacer algo que les hará daño a largo plazo y también a corto plazo. La homosexualidad es un estilo de vida que se opone al diseño de Dios.

Finalmente, no puede satisfacer nuestras necesidades relacionales, porque no fuimos diseñados para ese tipo de relación. Por eso, el hombre gay promedio tendrá cientos de parejas sexuales, según el Departamento de Salud y el Centro de Servicios Humanos para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos. Él siempre está buscando al hombre correcto que llene su vacío, y nunca lo encontrará. Por eso, muchas mujeres lesbianas sufren abuso emocional, verbal y físico por parte de sus parejas. Las mujeres no fueron creadas para tener relaciones sexuales las unas con las otras.

Claro que usted puede decirle a alguien que la homosexualidad está mal y hacerlo con una profunda compasión y un verdadero interés por sus amigos. Quizá si les dijera amorosamente que Dios tiene algo mejor para su vida, ellos no probarían la homosexualidad en un principio. ¿Y si su valentía los salva de toda una vida de dolor y lamentos?

Mito 6: Si piensa que la homosexualidad está mal, usted es un homófobo


Cuando alguien le califica de homófobo por no estar de acuerdo con él o ella, ¡eso es presión! Lo están presionando. Es intole­rante cuando alguien se niega a oír su punto de vista y, en lugar de escuchar, le pone nombre. La “homofobia” se usa casi siempre como una embarazosa etique­ta para hacer callar a las personas que se niegan a ser políticamente correctas. No permita que la intolerancia por parte de personas que lo califiquen de homófobo evite que comparta usted la verdad.

Mito 7: Tolerancia significa aprobar cualquier modo de vivir de la persona


Un popular mito es que la tolerancia significa aprobar cualquier modo de vivir de la persona. Pero Dios no dice que todo sea igualmente bueno. Él nos ha dicho cuál es el mejor modo de vivir y cuál se opone a Él. Además, nadie puede realmente vivir con coherencia con esta filosofía. Si todo es igual, entonces trabajar como médico es igual de bueno que trabajar como traficante de drogas. Las personas no aprueban el modo de vivir de los demás; solamente aprueban diferentes estilos de vida.

Tolerancia no significa aprobar cualquier modo de vivir de la persona. Realmente, significa estar en desacuerdo con respeto. Usted puede ser tolerante con alguien mientras que, a la vez, se mantiene firme en lo que usted cree. Tolerancia no significa que no pueda usted estar en desacuerdo con los demás. Jesús pudo proteger a los débiles de quienes los intimidaban y a su vez hablar contra el pecado. Yo creo que es así como Él quiere que usted trate a sus compañeros de clase. No tenga temor de la verdad de la Escritura. Hable sobre la homosexualidad con sus compañeros de clase, pero sea respetuoso.

Cuando comparta la verdad sobre la homosexualidad, asegúrese de darles tiempo y espacio a los jóvenes para hacer preguntas. Hemos descubierto que ellos quieren hacer preguntas sobre sus compañeros de clase gays y sobre cómo pensar acerca de los temas sexuales. El problemas es que como padres, líderes y mentores nos sentimos, con mucha frecuencia, muy incómodos al hablar de este tema. Necesitamos sobreponernos a nuestros propios temores e incomodidad y confiar en Dios para que guíe nuestras palabras, a medida que hablamos con niños y adolescentes sobre temas como este al respecto.

 

http://www.zapatos-nuevos.org/


Por Rev. Mark H. Creech, Christian Post columnist

 

Es considerado un importante anuncio, la prueba de que los vientos culturales están cambiando a favor de la aceptación de la homosexualidad por la comunidad evangélica. Exodus International, un ministerio dedicado a ayudar a las personas a superar atracciones hacia el mismo sexo se está cerrando. Alan Chambers, presidente del ministerio, se disculpa por la mayor parte del daño que cree que el ministerio ha causado a la comunidad LGBT.

 

Chambers, que ahora rechaza la opinión de que la orientación sexual se puede cambiar a través del Evangelio, escribió que él cree que hay un sentido en el que su disculpa es para toda la iglesia. “[S] i la iglesia es un cuerpo con muchos miembros están conectados con el todo, entonces yo creo que cuando uno de nosotros hace bien todos lo hacemos bien, y cuando uno de nosotros hace mal todos hacemos el  mal”, dijo . “Lo hemos hecho mal, y yo estoy junto a muchos otros que ahora reconocen la necesidad de ofrecer disculpas y hacer las cosas bien.” [1]

 

Pero Russell Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur, se ensañó con la disculpa de Chambers, argumentando: “Creo que hay una tendencia a ver  a Éxodo como una parábola replegándose a la capitulación y la ética cristiana, que no lo es. Lo que está sucediendo. En cambio,  es  que tenemos  una organización que tiene un poco de confusión sobre su misión y propósito … Lo que no está ocurriendo aquí es una revisión evangélica de una ética sexual bíblica “. [2]

 

Peter LaBarbera, que lidera los estadounidenses por la Verdad Acerca de la Homosexualidad, podría estar de acuerdo con Moore. Cuando OneNewsNow recientemente preguntó LaBarbera acerca del cierre de Éxodo, dijo: “Creo que Alan Chambers, que básicamente arruinó la organización, no tenía otra opción porque los afiliados se iban. Todas las personas que apoyan la verdad de que los homosexuales pueden cambiar y superar esta perversión a través Jesucristo, fuimos dejando Exodus “. [3]

 

LaBarbera, quien llamó Éxodo “el cierre de  una de las mayores tragedias que había presenciado en el movimiento pro-familia, también compartió que él cree que el ministerio cometió un  error fatal. Él dijo: “La homosexualidad es sobre un comportamiento y las conductas que  se puede cambiar con la ayuda de Dios y por Cristo … Eso es lo que alrededor Éxodo solía ser. Pero una vez que empezó a hablar de la llamada” orientación sexual gay “, como si este es el estado inherente del ser de alguien, se metió en problemas “. [4]

 

LaBarbera hace un punto crítico que plantea una pregunta fundamental: ¿Es el concepto de “orientación sexual” bíblico? En mi opinión esta expresión,  tiene su fuente en la psicología moderna y es tan fácil de boca en boca, no tiene una pierna bíblica para estar de pie.

 

Las Escrituras dicen: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó;. Varón y hembra los creó (Genesis. 1:27) Cuando Jesús habló a los líderes religiosos de su tiempo sobre el matrimonio y divorcio, un pasaje sin duda relacionada con la sexualidad humana, Jesús hace referencia al mismo pasaje de Génesis repitiendo: “Pero al principio de la creación Dios los hizo varón y hembra. ‘” (Marcos 10:06).

 

El punto es que el lenguaje de la “orientación sexual” es una imposición de hoy en gran parte de lo que la Biblia dice acerca de la sexualidad. De acuerdo con la Biblia, nadie ha nacido heterosexual u homosexual, cada uno nació macho o hembra biológicamente. los actos sexuales son comportamientos  heterosexuales u  homosexuales, en los actos heterosexuales es  bendecido y santificado en algunos casos y condenado en otros, mientras que los actos homosexuales son condenados al cien por cien de las veces.

 

Es interesante que el concepto de “orientación sexual” esté fuertemente basado en los sentimientos de uno. ¿Cómo se sabe que uno es gay? La sabiduría convencional dice que por la forma en que uno siente. Numerosas son las personas que han dicho: “Yo he sentido que yo era gay desde que era un niño.” Pero si uno se sentía que él o ella era una ardilla, habría que calificar como prueba de que se estaba justificando  en arriesgar la vida y la integridad física al  trepar a los árboles y comiendo sólo frutos secos?

 

La Biblia habla a menudo acerca de los sentimientos, pensamientos e impulsos. ¿Y cuáles son tales, sino las emociones y los procesos del intelecto que 2 Corintios 10:05 ordena que deben ser traídos en sujeción al señorío de Cristo.

 

Jesús dijo: “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la codicia, el engaño, la lascivia, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y un contaminan al hombre ‘”(Marcos 7:20-23). Aquí Jesús describe una “orientación pecaminosa” que es la naturaleza interna de cada persona y demuestra en sí en las conductas externas inaceptables con Dios – actos que alejan a la persona de Dios.

 

El apóstol Santiago advirtió acerca de los argumentos como “orientación sexual” diciendo que son los mismos que culpar a Dios por el mal. Parece que argumentos similares fueron evidentes incluso en esos  días. Él escribió: “Cuando alguno es tentado no diga: ‘Dios es tentado. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie, sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido “(Santiago. 1:13-14). Culpar a la homosexualidad de la herencia no es menos que culpar al Creador por el fracaso de uno – un argumento que es inconcebible.

 

Para aquellos que sostienen que la Biblia no dice nada acerca de la “orientación sexual”, déjenme decirles  es porque tal concepto no existe  basado en la verdad. Es un término amplio desarrollado en los tiempos modernos para proporcionar crédito para el creciente número de perversiones sexuales.

 

Hay un último punto que también debe tenerse en cuenta. Chambers dijo algo en su disculpa muy reveladora. Dijo que con respecto a las convicciones que él y su esposa sostienen: “Nuestras creencias no se centran en el” pecado “porque” pecado “no está en el centro de nuestra fe.” [5] Este autor no estar de acuerdo con ese punto de vista. Lamentablemente, sin una comprensión clara del pecado, no hay necesidad de la fe – no hay necesidad de Cristo – no hay necesidad de un Salvador – sin sentido a la gracia.

 

El mensaje Fundamental del cristianismo es que todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios  el ideal para la vida (Romans. 03:23). Aparte del arrepentimiento, el perdón de los pecados y la gracia de Dios en Jesucristo para transformar una vida para vivir de acuerdo a los estándares de Dios, el Evangelio se convierte en no más de un código soppy de autoayuda. Lo que lo distingue de cualquier otra religión o la fuerza moral es la promesa que Cristo sufrió, murió y resucitó, no sólo para eliminar la vergüenza y condenación del pecado, sino también para eliminar su poder.

 

Si dejamos correr mensaje con  influencias no- bíblicas y mundanas, es arriesgarse a la pérdida de la identidad cristiana y el colapso, que es exactamente lo que pasó con Exodus International.

En realidad se trata de un acontecimiento histórico. Y cada denominación cristiana, iglesia, escuela de la iglesia o de la universidad, la organización y el ministerio, deben tomar nota con temor y temblor. Exodus International se dio a la fuga de su propia tierra prometida de la liberación y no existe más.

 

 

[1] “La disculpa pública Ampliado de Alan Chambers,” KansasCity.com, 20 de junio 2013 http://www.kansascity.com/2013/06/20/4303773/the-expanded-public-apology-from.html

[2] Anh Do, Kate Mather, Joe Mozingo “,” Cura Gay “Ministerio Exodus International a cerrar,” latimes.com, 20 de junio 2013 http://www.latimes.com/news/local/la-me-0621 -éxodo-international-gays-20130621, 0,1731583. historia

[3] Charlie Butts, “Los partidarios de vuelo de Éxodo citada como la razón para el cierre,” OneNewsNow.com, 20 de junio de 2013,

[4] Ibid

[5] “La disculpa pública Ampliado de Alan Chambers,” KansasCity.com, 20 de junio 2013 http://www.kansascity.com/2013/06/20/4303773/the-expanded-public-apology-from.html

 

Rev. Mark H. Creech es director ejecutivo de la sede en Raleigh Liga de Acción Cristiana de Carolina del Norte Inc.


Wenceslao Calvo

 59478_N_16-05-13-0-01-16
El profundo cambio ideológico que en el terreno de la moral ha tenido lugar en los últimos años en buena parte de las naciones occidentales ha sido estudiado por poderosos think tanks.

 

La expresión inglesa  think tank  se ha puesto de moda para referirse a los organismos e instituciones que investigan los problemas sociales a fin de llegar a diagnosticar sus causas y así encontrar posibles soluciones a los mismos.

Se les podría definir como laboratorios donde se trabaja para encontrar estrategias que puedan asesorar luego a otras entidades a las que sus hallazgos les resultarán vitales. De este modo, los think tanks  se han convertido en algo imprescindible para cualquier grupo que quiera tener una presencia e influencia social poderosa.

De ahí que los grandes partidos políticos hayan creado sus propios  think tanks ,a fin de hacer que su ideología tenga un mayor peso y calado en el tejido social. Es decir, en el  think tank  se encuentra la “materia gris” que estudia los problemas y proporciona (o vende) sus hallazgos a quienes los necesiten. Naturalmente sus posibles clientes no se encuentran solamente en el terreno de la política, sino en el de las ideas en general, cubriendo un amplio espectro como es el de la cultura, el militar, el de la empresa, el de las creencias en general, el de las tendencias artísticas y estéticas, el de la economía, etc. Obviamente cualquier think tank  está compuesto por un conjunto de personas a las que se considera expertas en las esferas de su especialidad, de ahí el crédito que, por anticipado, lleva aparejado su trabajo.

Es evidente que el profundo cambio ideológico que en el terreno de la moral ha tenido lugar en los últimos años en buena parte de las naciones occidentales ha sido estudiado por poderosos  think tanks , que han elaborado definiciones pertinentes que justifiquen tal cambio.

Una de esas profundas alteraciones tiene que ver con la noción de matrimonio, que hasta hace poco se refería únicamente a la unión de un hombre y una mujer. Para sustentar racionalmente la posibilidad de que también se incluya en esa noción la unión de dos hombres o dos mujeres había que erradicar primero la idea de que tal unión es contra natura, perversa o al menos impropia. De esa forma fue como se fabricó la expresión “orientación sexual”, para que incluyera la tendencia homosexual. Nótese que la expresión es neutral moralmente hablando, lo cual es vital para conseguir el efecto deseado, a fin de que desaparezca cualquier connotación negativa que denigre a la homosexualidad. La elección del término “orientación” no es casual, ya que indica una tendencia o disposición inherente al individuo, lo cual tiene que ver con sus derechos humanos básicos.

Al mismo tiempo este término implica una dirección en la que el individuo camina, siendo evidente que se trata de una opción entre otras, tan válida como cualquiera de ellas. Esta idea de opción le viene como anillo al dedo a la de “orientación”.

El  think tank  que elaboró la expresión “orientación sexual” dio en el blanco, ya que su idea ha sido adoptada por grandes instituciones, desde el consejo de Europa, que la ha hecho suya literalmente, hasta muchos gobiernos y parlamentos occidentales, que han recibido su espíritu cuando no su letra.

El problema de buscar eufemismos y subterfugios para darle la vuelta a la realidad es que ese arma se puede volver fácilmente contra quienes la usan. Porque de la misma manera que se ha fabricado el término “orientación sexual” para aprobar lo que de otra manera sería reprobable, también se pueden llegar a fabricar otras expresiones que faciliten el tránsito de lo reprensible a lo aceptable.

Por ejemplo ¿No podríamos hablar de “orientación ética”, en el caso de alguien que no comparta los criterios establecidos sobre lo que es honesto y lo que es deshonesto? Si sexualmente se puede emplear un término que sea inclusivo, es razonable pensar que también en el terreno de la ética se pueda usar otro que sirva para abarcar distintas nociones morales.

De este modo los que están engañando al erario público, eludiendo sus responsabilidades fiscales y robando descaradamente a los demás, podrían razonar que lo que hacen se debe a su “orientación ética”, que puede ser tan explicable y honorable como cualquier otra. ¿Suena esto a locura? Bueno, solamente hace falta que se den las condiciones adecuadas y haya un  think tank  por medio para que un día asistamos a la entronización de la “orientación ética” en nuestro sistema jurídico y social, pues el peligro de fabricar una primera insensata definición es que se abre la puerta para que se fabriquen otras no menos insensatas.

De este modo un islamista que usa el terrorismo como arma para implantar su creencia puede esgrimir que su actividad es “orientación doctrinal”, no terrorismo.

El profeta dijo: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!”[i]  Porque cuando él escribió esas palabras ya existían los  think tanks , tal vez no tan sofisticados como los actuales aunque sus efectos eran tan letales como los de ahora, pues su misión consistía en la subversión de las ideas.

De ahí que lanzara este ay contra ellos: “¡Ay de los sabios en sus propios ojos y de los que son prudentes delante de sí mismos!” [ii] . El mismo ay que pende sobre las cabezas de quienes, hoy, inventan estratagemas engañosas para torcer las cosas.


   [i]  Isaías 5:20
   [ii]  Isaías 5:21

Autores: Wenceslao Calvo

©Protestante Digital 2013

Creative Commons

Por: Ana Lorite Gómez|

“Hoy he borrado el número de mi casa y el nombre de la calle donde vivo. He cambiado la dirección de todos los caminos. Si queréis encontrarme ahora llamad a cualquier puerta de cualquier calle en cualquier ciudad en cualquier parte del mundo. Esta maldición, esta bendición: dondequiera que encontréis la libertad, allí tengo mi morada.”

Amrita Pritam (1919-2005)

Mujeres

Las políticas que promueven la igualdad de género, las garantías contra la violencia y la explotación, y el acceso al sistema de salud convierten a Canadá en el mejor lugar entre los países del Grupo de los 20 (G-20) para ser mujer. Por el contrario, el matrimonio infantil y la esclavitud hacen de India el peor.

Junto a Canadá, Alemania, Reino Unido, Australia y Francia ocupan los primeros cinco puestos de un rankingelaborado por 370 especialistas en políticas de género, dirigido por Trustlaw,  una red pro bono (para el bien público) de la Thomson Reuters Foundation que pone en contacto a los mejores juristas del mundo con ONG o entidades sociales que requieran asesoría legal, con un canal de noticias sobre corrupción, gobernanza y derechos de las mujeres.

Estados Unidos ocupa el sexto puesto de la escala debido a cuestiones como los derechos reproductivos y el acceso al sistema de salud. Al otro lado de la clasificación, Arabia Saudí -donde las mujeres tienen acceso a la educación pero se les prohíbe conducir o han obtenido el derecho al voto hace apenas un año- ocupa el penúltimo puesto, inmediatamente después de India y seguido de Indonesia, Sudáfrica y México.

Comparemos algunos datos: en Canadá, el 62% de los graduados universitarios, en Reino Unido, el 22,3% de los jueces y en Australia, el 35,9% de los parlamentarios son mujeres. Sin embargo, a medida que la escala desciende los datos dejan de ser positivos: en Argentina, que ocupa el puesto número nueve de la clasificación, se realizan 500.000 abortos clandestinos al año; en Brasil, que ocupa el undécimo, se estima que 250.000 niñas se dedican a la prostitución; En Turquía, el duocécimo, 3,8 millones de mujeres son analfabetas; en Rusia, con el número 14 de la clasificación, 14.000 mujeres mueren al año por violencia doméstica; en Sudáfrica (16) se informó de 66.196 agresiones sexuales entre 2010 y 2011; o en Indonesia (17), el 90% de las mujeres dicen sufrir acoso sexual en sus puestos de trabajo.

El informe, que se publicó el pasado mes de junio antes de la cumbre del G-20 en México, muestra que el panorama de las mujeres en muchos países del mundo continúa siendo sombrío, a pesar de la introducción de leyes y tratados sobre sus derechos. Trustlaw encuestó a expertos en políticas de género, profesionales de la salud, académicos y periodistas sobre cuestiones como la calidad de la sanidad, la violencia, participación en política, oportunidades laborales, acceso a la educación y a los derechos de la propiedad, trata de personas y esclavitud en los 19 países que componen el G-20 (la UE que es miembro de la organización como grupo económico no fue incluida). Respondieron a la encuesta expertos de 63 países de los cinco continentes, incluidos miembros de Naciones Unidas y otros organismos y ONG internacionales.

En India, el peor lugar de los países del G-20 para nacer mujer, donde la reciente violación y muerte de una joven estudiante ha conmocionado al país, el 44,5% de las mujeres son desposadas antes de los 18 años. “Las mujeres y las niñas siguen siendo vendidas como bienes, desposadas a los 10 años, quemadas vivas por las disputas relacionadas con la dote y explotadas ​​como mano de obra esclava doméstica”, afirma en el informe Rehman Gulshun, asesor de Save the Children en Reino Unido.

“Es un milagro que una mujer sobreviva en India. Incluso antes de nacer corre peligro de ser abortada debido a nuestra obsesión por los hijos varones”, declara Shemeer Padinzjharedil, que dirige Maps4aid.com, un sitio web que acoge  mapas y documentos de los crímenes contra las mujeres en el país asiático. “Cuando es niña, se enfrenta al abuso, la violación y el matrimonio precoz, e incluso cuando se casa, puede ser asesinada por la dote. Y si sobrevive a todo esto, como viuda, será discriminada y no tendrá ningún derecho sobre la herencia o la propiedad”.

Según el informe de Trustlaw, los derechos de la mujer sonparticularmente vulnerados en México, país con una extendida tradición machista, altas tasas de violencia física y sexual y grandes bolsas de pobreza, donde el acceso a los servicios de salud no son mejores que en algunos países de África. Unas 300 mujeres fueron asesinadas con total impunidad en 2011 en Ciudad Juárez, en crímenes relacionados con el narcotráfico.

Según los expertos que han participado en la elaboración de esta clasificación, es más importante que nunca proteger las libertades de las mujeres en un momento de agitación política en varias partes del mundo.  Los países que no protegen a sus mujeres sufren las consecuencias sociales y económicas a largo plazo. Con políticas globales e informes de este tipo quizás algún día los adolescentes indios dejen de creer que es correcto pegar a una mujer.

 

http://blogs.elpais.com


BITÁCORA TEOLÓGICO
Jose Antonio Watanabe Maruyama

Photo: BITÁCORA TEOLÓGICO Jose Antonio Watanabe Maruyama LA HOMOSEXUALIDAD Por: José a. Watanabe M. Sacerdote evangélico. Mayo 2012 Ya hace varios años he estado escuchando y meditando sobre el asunto de la homosexualidad. Y hoy se escucha con mayor frecuencia, hay más movimientos pro homosexualidad y anti homofobia. Aún en los programas televisivos encontramos varios homosexuales, que van desde el moderado hasta el escandaloso. En este pequeño articulo deseo plasmar mi idea sobre aquellas personas. En primer lugar estoy en contra de toda violencia, maltrato, burla y discriminación social que se hagan contra ellos, pues se les debe considerar personas. En segundo lugar aunque los respeto, no soy partidario con esa opción sexual, por dos motivos: Primero, aunque soy sacerdote evangélico - y muchos pueden opinar que estoy bajo la influencia religiosa tradicional- trataré de ser lo más objetivo, no partiendo desde las escrituras, sino desde el orden natural y la armonía cósmica. Es decir desde la ruptura natural. Segundo, lo considero en su gran mayoría como una anomalía psicológica, causada por un trauma durante su vida, especialmente en su niñez. Este último punto no pretendo desarrollarlo pues es muy complicado y cada caso tiene su propia dinámica. En cuanto al primer punto, debo aclarar mis terminologías a usar: • Hombre/mujer, características sexuales diferenciadas, en el uso de la procreación. • Masculinidad/ feminidad, considero con estos términos relacionados a una identidad cultural. Ser hombre tiene estos rasgos característicos y ser mujer estos otros. La naturaleza es orden y no desorden, ya desde la antigüedad filósofos como Platón y Aristóteles lo había descubierto. Ese orden de la naturaleza solo el ser humano lo puede modificar, sea para bien o para mal. Cada ser viviente, por lo menos, en su mayoría de las especies mayores y aún menores tiene órganos reproductivos diferenciados, por supuesto que hay excepciones como las amebas que son unicelulares y por tanto los seres más primitivos, pero estas excepciones no hacen la regla natural. Ahora, la naturaleza humana nos enseña que para procrear se necesitan dos personas de sexo opuesto pero complementario, el hombre y la mujer. Y por ello, se hace necesaria la convivencia, puesto que, las criaturas humanas a diferencias de otras nacen indefensas, por ello la solidaridad de parejas (diferenciadas) es importante. Hombre, naturaleza y cosmos son una trilogía inseparable, que deben vivir en armonía. La relación ser humano/naturaleza/cosmos debe ser una relación armoniosa y no desequilibrante. Como observé anteriormente el ser humano puede modificar la naturaleza, para bien o para su propia destrucción como humanidad, tal como está sucediendo ahora con el calentamiento global de la tierra y la gran deforestación de nuestra amazonia que desde luego traerá consecuencias fatales para toda la humanidad, solo por gozar y tener todo en el presente. Lo anterior nos debe hacer reflexionar que la manipulación del orden natural establecido, del equilibrio ecológico, es contraproducente para la especie humana y todo ser viviente que habita nuestro mundo. Puede llevarnos a la anarquía y la extinción. ¡SALVEMOS AL MUNDO Y AL SER HUMANO! debe ser nuestra preocupación última. El ser humano o la humanidad desde mi punto de vista necesita estar bajo control (el tipo de poder actual según Michel Foucault), para la supervivencia de la especie, y especies -las leyes son ejemplos de ese control social- pues sino caemos en una anarquía absoluta, donde no existan valores, principios o estas se relativicen. Comparo al ser humano como un buey que necesita un cabestro para andar. Ese cabestro para mí, es la palabra de Dios y la predicación del evangelio del Reino de Dios anunciado y practicado por Jesús, al menos que me presenten algo mejor para el mundo. Pueda ser que mi visión del ser humano sea pesimista, pero la experiencia mundana me hace verlo así. Y sobre el homosexual y la homosexual seguramente me juzgarán como muy tradicional y anacrónico, pero sobre todo está la vida en general, sobre lo particular, que puede llevarnos a la anarquía o anomia social, como describe a la sociedad actual el sociólogo francés Alain Touraine. Son pocos las personas ecuánimes, es decir respetuosas con el orden natural y cósmica. Tenemos una tendencia no sé si innata o adquirida a vivir desordenadamente. Solo el ser humano que puede dominarse a sí mismo y vivir conforme a la naturaleza no necesita ley social alguna. Por estas razones creo que el homosexualismo es una anomalía del orden natural como psicológico. Es más que todo, en ciertas, personas el desenfreno sexual o apetito sexual, cuya motivación está en lo más oculto de su ser, que necesita ser revelado. Es, así lo llamo, la “enfermedad del s.XXI”, que no discrimina, pues, afecta tanto a las altas esferas como a las más bajas, a intelectuales como poco instruidos. Es interesante que para legitimizar su “opción sexual” hacen notar que son intelectualmente más desarrollados, porque aluden a países europeos y a su gran libertad que existe por esos lugares. Si bien los países europeos han traído desarrollo al mundo, pero también, no olvidemos, que en esos países se produjeron las perores dos guerras mundiales, donde murieron millones de inocentes, toda una vergüenza mundial. Europa es un sector del mundo que trae desarrollo, pero también zozobra y ahora inseguridad y destrucción (allí están y se desarrollan para la guerra las armas más sofisticadas y mortíferas del mundo) a la humanidad. Por lo tanto, Europa no es un buen ejemplo de desarrollo humano, aunque si científico y social.Ya hace varios años he estado escuchando y meditando sobre el asunto de la homosexualidad. Y hoy se escucha con mayor frecuencia, hay más movimientos pro homosexualidad y anti homofobia. Aún en los programas televisivos encontramos varios homosexuales, que van desde el moderado hasta el escandaloso. En este pequeño articulo deseo plasmar mi idea sobre aquellas personas.En primer lugar estoy en contra de toda violencia, maltrato, burla y discriminación social que se hagan contra ellos, pues se les debe considerar personas. En segundo lugar aunque los respeto, no soy partidario con esa opción sexual, por dos motivos:
Primero, aunque soy sacerdote evangélico – y muchos pueden opinar que estoy bajo la influencia religiosa tradicional- trataré de ser lo más objetivo, no partiendo desde las escrituras, sino desde el orden natural y la armonía cósmica. Es decir desde la ruptura natural.Segundo, lo considero en su gran mayoría como una anomalía psicológica, causada por un trauma durante su vida, especialmente en su niñez. Este último punto no pretendo desarrollarlo pues es muy complicado y cada caso tiene su propia dinámica.
En cuanto al primer punto, debo aclarar mis terminologías a usar:
• Hombre/mujer, características sexuales diferenciadas, en el uso de la procreación.
• Masculinidad/ feminidad, considero con estos términos relacionados a una identidad cultural. Ser hombre tiene estos rasgos característicos y ser mujer estos otros.
La naturaleza es orden y no desorden, ya desde la antigüedad filósofos como Platón y Aristóteles lo había descubierto. Ese orden de la naturaleza solo el ser humano lo puede modificar, sea para bien o para mal. Cada ser viviente, por lo menos, en su mayoría de las especies mayores y aún menores tiene órganos reproductivos diferenciados, por supuesto que hay excepciones como las amebas que son unicelulares y por tanto los seres más primitivos, pero estas excepciones no hacen la regla natural. Ahora, la naturaleza humana nos enseña que para procrear se necesitan dos personas de sexo opuesto pero complementario, el hombre y la mujer. Y por ello, se hace necesaria la convivencia, puesto que, las criaturas humanas a diferencias de otras nacen indefensas, por ello la solidaridad de parejas (diferenciadas) es importante.
Hombre, naturaleza y cosmos son una trilogía inseparable, que deben vivir en armonía. La relación ser humano/naturaleza/cosmos debe ser una relación armoniosa y no desequilibrante. Como observé anteriormente el ser humano puede modificar la naturaleza, para bien o para su propia destrucción como humanidad, tal como está sucediendo ahora con el calentamiento global de la tierra y la gran deforestación de nuestra amazonia que desde luego traerá consecuencias fatales para toda la humanidad, solo por gozar y tener todo en el presente.
Lo anterior nos debe hacer reflexionar que la manipulación del orden natural establecido, del equilibrio ecológico, es contraproducente para la especie humana y todo ser viviente que habita nuestro mundo. Puede llevarnos a la anarquía y la extinción. ¡SALVEMOS AL MUNDO Y AL SER HUMANO! debe ser nuestra preocupación última.
El ser humano o la humanidad desde mi punto de vista necesita estar bajo control (el tipo de poder actual según Michel Foucault), para la supervivencia de la especie, y especies -las leyes son ejemplos de ese control social- pues sino caemos en una anarquía absoluta, donde no existan valores, principios o estas se relativicen. Comparo al ser humano como un buey que necesita un cabestro para andar. Ese cabestro para mí, es la palabra de Dios y la predicación del evangelio del Reino de Dios anunciado y practicado por Jesús, al menos que me presenten algo mejor para el mundo.
Pueda ser que mi visión del ser humano sea pesimista, pero la experiencia mundana me hace verlo así. Y sobre el homosexual y la homosexual seguramente me juzgarán como muy tradicional y anacrónico, pero sobre todo está la vida en general, sobre lo particular, que puede llevarnos a la anarquía o anomia social, como describe a la sociedad actual el sociólogo francés Alain Touraine.
Son pocos las personas ecuánimes, es decir respetuosas con el orden natural y cósmica. Tenemos una tendencia no sé si innata o adquirida a vivir desordenadamente. Solo el ser humano que puede dominarse a sí mismo y vivir conforme a la naturaleza no necesita ley social alguna.
Por estas razones creo que el homosexualismo es una anomalía del orden natural como psicológico. Es más que todo, en ciertas, personas el desenfreno sexual o apetito sexual, cuya motivación está en lo más oculto de su ser, que necesita ser revelado. Es, así lo llamo, la “enfermedad del s.XXI”, que no discrimina, pues, afecta tanto a las altas esferas como a las más bajas, a intelectuales como poco instruidos.
Es interesante que para legitimizar su “opción sexual” hacen notar que son intelectualmente más desarrollados, porque aluden a países europeos y a su gran libertad que existe por esos lugares. Si bien los países europeos han traído desarrollo al mundo, pero también, no olvidemos, que en esos países se produjeron las perores dos guerras mundiales, donde murieron millones de inocentes, toda una vergüenza mundial. Europa es un sector del mundo que trae desarrollo, pero también zozobra y ahora inseguridad y destrucción (allí están y se desarrollan para la guerra las armas más sofisticadas y mortíferas del mundo) a la humanidad. Por lo tanto, Europa no es un buen ejemplo de desarrollo humano, aunque si científico y social.

Por: José a. Watanabe M.
Sacerdote evangélico.
Mayo 2012

Por Mike Riccardi

clip_image001Como mencioné ayer , después del ‘post’ del miércoles sobre el Chick-Fil-A-Day generó un gran debate sobre diversos temas. En particular, un par de comentaristas enumeró una serie de argumentos populares de por qué creen que la homosexualidad es conciliable con el cristianismo. Quería tomar el jueves y viernes para hacer frente a un par de esos argumentos con los que me encuentro más a menudo. Mi esperanza es que pueda servir a aquellos que erróneamente creen que la fe en Jesús y su Palabra se puede conciliar con los intentos de legitimar la homosexualidad.

Ayer, me dirigí a los que se oponen a nuestra prohibición de la homosexualidad, mientras que no prohíben la mezcla de tejidos, el consumo de marisco o carne de cerdo y otras regulaciones de la ley mosaica.

Hoy quiero dirigirme a lo que creo que es la objeción más generalizada en toda la discusión. Sinceramente, creo que este tema llega al corazón mismo de la discrepancia. Esto va más allá de sólo los puntos de vista sobre la homosexualidad o la definición de matrimonio. Impacta en el corazón mismo de la visión del mundo de la sabiduría contemporánea. Tiene que ver con la noción del amor.

 

La objeción es algo como esto: “En medio de toda su atención a los detalles de varios versículos de la Biblia, usted ha perdido el cuadro grande. La virtud cardinal que Jesús enseñó a sus seguidores era el amor. Si usted valora el amor, ¿cuál es el problema con dos adultos que consienten en hacer un compromiso uno al otro por amor? El amor es el amor. Insistir en que la homosexualidad es pecado y negarles el derecho a contraer matrimonio no es simplemente amor, y por lo tanto no es cristiano.”

Así que puede ver cómo el razonamiento colectivo de la cultura arrincona al cristiano a esta esquina. Cualquier respuesta que no afirme totalmente la homosexualidad –no importa lo que la Biblia dice explícitamente sobre el asunto– es odio, puro y simple. Y Jesús nos llama a amar. Y usted dice seguir a Jesús. Así que usted es un anti-estadounidense, anti-Cristiano, fanático hipócrita.

Amor Como Aceptación Incondicional

Pero el argumento, simplemente no es sostenible. Y esta es la razón: la sabiduría de la sociedad secular no ha logrado definir el amor bíblicamente. Para nuestra cultura autocomplaciente, narcisista, eternamente adolescente, soberbia, “amor” significa nada más que la noción de Carl Rogers de la consideración positiva incondicional. “Amar” a alguien, de acuerdo con nuestra sociedad, es afirmar cada decisión que tomen y aplaudirles sólo por ser ellos. La canción de Bruno Mars ‘hit es la banda sonora del evangelio secularismo occidental de la aceptación incondicional: “Eres increíble, al tal y como eres.

Y eso se siente bien, ¿no? Se siente muy bien afirmado sin reservas –que te digan que eres increíble, tal y como eres. Y por eso, la gente ha confundido la idea de ser afirmado, aceptado, halagado, hacerlo sentir importante con el verdadero amor. Amarme significa hacer que me sienta bien, darme mucha importancia. Y esta ideología del amor como la aceptación incondicional se teje en el tejido de nuestra conciencia cultural. Creer otra cosa sería antiamericano.

Y luego, los que han asimilado esa definición de amor van a la Biblia. Y, de repente, empiezan a leer y escuchar sobre el amor. Dios es amor (1 Juan 4:8). Porque de tal manera amó Dios al mundo (Juan 3:16). El mandamiento más grande en la Ley es amar a Dios y amar a los demás (Mateo 22:37-40). Amar a tu prójimo como a ti mismo (Gálatas 5:14). En esto conocerán todos que son mis discípulos: si os amáis unos a los otros (Juan 13:35). Todos estos conceptos maravillosamente bíblicas vienen inundando en sus mentes.

Pero entonces sucede algo trágico. En lugar de renunciar a sus propios prejuicios a la autoridad de la Palabra de Dios y tratar de entender cómo Dios define el amor, utilizan su propia definición distorsionada de amor que han bebido de nuestra sociedad, e imponen esa definición en las Escrituras y en su concepción de Dios. Así que ahora, cuando escuchan que “Dios es amor”, piensan, “Dios no nos pide a la gente cambiar. Dios no hace acepción de personas. Dios acepta a todos tal como son. Y así los cristianos deben hacer lo mismo.”

El Amor Busca el Beneficio Objetivo

Pero esto no es cierto, porque esto no es enfáticamente como Dios define el amor. “En esto consiste el amor”, dice el apóstol Juan, “no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1 Juan 4:10). “De tal manera amó Dios al mundo: que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree nose pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). “Mas Diosmuestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Todos estos pasajes y decenas más nos enseñan que el amor es actuar, incluso trabajar, para lograr el mayor beneficio a alguien.

Estos pasajes no se nos enseñan que Dios sólo pensó que nosotros somos tan maravilloso, tal y como somos, que iba a entregar a su Hijo a la muerte sólo para mostrarnos lo bien que estábamos. De ninguna manera. Estos pasajes nos enseñan que Dios obra a un gran costo para Sí, e incluso sufre en la persona de Jesucristo, a fin de asegurar el mayor beneficio de Sus amados. Cuando estábamos muertos en nuestros pecados, separados de Dios, y sin esperanza, ¿Qué habría sido nuestro mayor beneficio en ese momento? Respuesta: un Sustituto perfectamente justo, propiciando la ira y que lleva los pecados. Y eso es exactamente lo que Dios nos da. Dios muestra su amor al beneficiarnos con Él en la persona de Su Hijo amado.

Bíblicamente, entonces, el amor no significa aceptar a alguien incondicionalmente, para afirmarlo sin reservas, o hacer que se sienta bien y hacerlo sentir importante. El amor bíblicoobra para el mayor beneficio del amado.

¿Cuál es Nuestro Mayor Beneficio?

Esa es la pregunta, entonces, ¿no? Si el amor obra para asegurar un beneficio al amado, ¿Cuál es el más grande beneficio de alguien?

Te diré lo que no es. ¡Nuestra mayor beneficio no es hacerlo sentir bien con nosotros mismos! “Bueno, ¿por qué no?” Usted pregunta. “Eso no suena tan mal.” He aquí por qué: Si todo lo que hago en mi esfuerzo de amar es tratar de hacerlo sentir importante –trabajar para su propia exaltación y afirmación incondicional, yo le robo el gozo. Le robo la satisfacción verdadera y duradera y la felicidad. “¿Cómo es posible imaginarte eso, Mike?” Debido a que su propia gloria y exaltación del yo (“Eres increíble en la forma en que eres!”) puede sentirse bien por un rato, perono va a satisfacer los anhelos de su alma por la eternidad. Usted simplemente no se ha sido diseñado de esa manera. Dios no diseñó a los seres humanos para prosperar en la gloria de sí mismo. Así que el que busca a satisfacerlo al enaltecerlos a usted como un tesoro que todo satisfactorio no le ama. Le esta mintiendo a usted, y le llevará por un camino de “felicidad” ingenua a una eternidad de sufrimiento.

Pero Dios tenía que diseñar para prosperar en la gloria de Jesucristo. Al igual que un coche está diseñado para funcionar con gasolina, usted fue creados para la gloria de Dios (Isaías 43:7). El ha diseñado su corazón, su alma, sus afectos, sus emociones -todo su ser –para que usted pueda estar más satisfechos en El. Él llama a la vida espiritual la capacidad de ver la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo (2 Corintios 4:6). ¡Esto significa que el amor es ayudar a alguien a ver y conocer y disfrutar de Dios en la persona de su Hijo! !Ese es el beneficio más grande que usted puede hacer por cualquier persona! La visión de su propia gloria y auto-exaltación no satisface los deseos de su corazón. Sino la visión de Su gloria!

Así que el amor no es hacer sentir importante a alguien. El amor es obrar, y muchas veces, incluso sufrir, –aun ser llamado odioso e intolerante – para que el amado pueda encontrar el gozo en darle la importancia a Dios para siempre, porque eso (es decir, hacer a Dios importante) es lo que más verdadera y duraderamente satisface. *

Amar a los Homosexuales

¿Puede usted ver por qué, entonces, la aceptación incondicional y la afirmación de lo que nuestra cultura llama amor, es en realidad ¿odio? ¿Puede usted ver por qué nunca advertir a alguien que los fornicarios, idólatras, adúlteros, afeminados, homosexuales, ladrones, avaros, borrachos, maldicientes, y estafadores, no heredarán el reino de Dios (1 Corintios 6:9-10) es lo contrario del amor ? Porque no es en el mejor interés de los pecadores que los cristianos afirmen un estilo de vida que, si no se arrepiente de tal estilo de vida, va a terminar en la destrucción eterna. No es odio advertir a la gente del peligro. Es odio dejar de emitir tales advertencias.

No amamos como Jesús amó incondicionalmente si afirmamos a alguien en una elección que les priva de la satisfacción verdadera, duradera y que los conduce a la ruina. Amamos como Jesús ama cuando amablemente y con paciencia proclamamos un mensaje que tiene el poder para liberar al pueblo de la esclavitud de su historia de amor suicida con ellos mismos, el poder de liberarlos a la libertad y gozo de darle la importancia a la gloria de Dios . Amamos como Dios ama al señalar a las personas a dejar de adorarse a sí mismos y, a sus propios deseos, y cuando los dirigimos hacia su mayor beneficio: Dios mismo.

http://evangelio.wordpress.com