Archivos de la categoría ‘Luteranismo’


ducks

I predict that in 2014:

-The media will have moved beyond Phil Robertson and Duck Dynasty to find some new cause for offense.

-The Rev. Frank Schaefer (who was defrocked by the United Methodist Church for refusing to follow the Book of Discipline regarding LGBT issues) will make more money on speaking tours than he ever made serving his parish.

-Adoring fans of Francis will not have figured out that the Pope is Catholic.

-And those of us who hold to traditional moral values will still not know how to make our case to our culture.

Many years ago the sainted Lutheran theologian James Burtness caught me off guard by saying that if we allow heterosexuals to do anything they please, our prohibition of homosexual conduct is a social justice issue. He was not in favor of same-sex relationships; he was pointing out that the rampant immorality that was being accepted in churches even then (roughly thirty years ago) made our objections to same-sex relationships not credible.

The attraction of the Robertson family on Duck Dynasty (a show that I have never watched and don’t plan to) is not the crude comments the family patriarch made about homosexuality or his ignorant statements about race. I suspect that seeing a family, which apparently lives out solid values in an atmosphere of love and enjoys doing it, is the reason for its popularity. People like them not for what they may be against but for the way they live—sort of a twenty first century version of Leave It to Beaver or Father Knows Best but with more hair.

The pro-life movement took decades to realize that its tactics were self-defeating. Boisterous protests at abortion clinics fueled the lie that pro-life people were dangerous and violent, although the truth is that pro-lifers were far more often on the receiving end of violent attacks.

Similarly, comments such as Phil Robertson’s do not change anybody’s mind, but they support the accusation that those of us advocating traditional Christian values are hateful people who unjustly oppress and bully those in “sexual minorities.” If you are reading this, you know as well as I do that those accusations are not true except for a tiny, tiny minority of people who constantly embarrass the rest of us.

The issue with Pastor Schaefer has been featured regularly in my local newscasts, since his home is less than an hour from mine.

I have no doubt that Pastor Schaefer deeply loves his gay son, as I do mine, and that he believes he is supporting a group of people who are unjustly discriminated against. The fact that it will split the global United Methodist denomination if he is successful is lost in our North American ethnocentrism.

The true character of some of the activists was shown by their temper tantrum (strangely overlooked in media reports) that included throwing chairs, as well as by their threats to do everything they can to disrupt denominational events until they get their way.

We dare not be like that!

First, we need to get our own houses in order. We need to pray and commit to love our own spouses and children or, if single, to observe chastity in our lives. We need to show people by our example that sexuality is a beautiful gift from a loving God, which He gave us to solidify the lifelong faithfulness of a man and a woman, and which is the healthiest atmosphere in which to pass on faith and moral values from one generation to another.

Many of us need to repent of our complicity in the “sexual revolution,” which began in the 1920s and was normalized by the 60s. We need to be honest about our own failings to “fe r and love God so that in matters of sex our words and conduct are pure and honorable, and husband and wife love and respect each other.” (Martin Luther, Small Catechism)

And we need to take time to get to know gay and lesbian people. I have been surprised by the young gay men who have confided in me and shared their personal struggles. They know my position on their lifestyle, and I needed to pray about how to respond. The answer I received was, “You love them; I’ll fix them.” The Robertsons will have more impact if they speak less and let their lives be their best argument.

The gay men I have been privileged to talk with have not been strident, and they have experienced great anguish as they have tried unsuccessfully to change. I believe that sometimes God takes away our sinful desires, but other times He says as He did to St. Paul, “my grace is sufficient for you.” (2 Corinthians 12:9) Folks struggling with same-sex attractions need our love and our friendship, not our condemnation. Each of us battles our own demons, and only in the cross of Jesus do we find victory.

For this New Year, I ask all of us in Lutheran CORE to guard our words carefully and our actions even more so. We are not going to argue people into changing their attitudes about sexuality. But our lives can be a powerful witness, leading others to seek the love and stability God creates in us. Speak the truth, yes, but speak it in love. (Ephesians 4:15) And the Body of Christ will be built up in the power of God’s Word and Spirit.

 

Pr. Steve Shipman, director of Lutheran CORE, can be reached at 570-916-7780 or sshipman@lutherancore.org.


13825-You-Are-Not-Alone

Por el  Pastor Cori Johnson

Lutheran CORE es sólo lo que dice que es: Una coalición Luterana para la Renovación. Nuestra membrecía es amplia incluyendo fieles luteranos en Augsburg Lutheran Church, ELCA, ELCIC, LCMC, LCMS, NALC, y otros. Yo sirvo como presidenta de un  grupo especifico de trabajo en Lutheran  CORE en la ELCA -ahora renombrado como Testigo en la ELCA -y este artículo es dirigido en particular a los fieles luteranos que se encuentran viviendo y sirviendo a Jesucristo en la ELCA. Tengo un mensaje importante hoy: ¡No estás solo! Este mensaje fue el tema de mis declaraciones en el 2013 en la convocatoria de Lutheran CORE en Pittsburgh, PA. El mensaje era verdadero en Agosto, y no es menos cierto  hoy. ¡Usted no está solo!

Entiendo lo solitario que  puede ser el servir como pastor o fiel laico en la ELCA. No pasa una  semana en la que no soy desafiado personalmente por alguien, a defender mi decisión de  “quedarme aún” en la ELCA. Yo recibo este cuestionamiento tanto de los que ya han salido de la ELCA y de aquellos que desean que  simplemente me debería de ir y dejarlos solos ¡ya! Tal vez algunos de ustedes al leer este artículo puedan identificarse.

Mi palabra de esperanza es para usted es que usted no está solo. Este es el  Mensaje más  importante que puedo dar a cualquier luterano confeso  y Ortodoxo que se encuentran en la ELCA. Sé de primera mano cómo se siente el quedarse en la ELCA,  puede experimentar-con cierta regularidad- como un vagabundo,  un extraño en el desierto. Después de todo yo serví en el Grupo de Estudios de la ELCA sobre la sexualidad.

Pero en verdad, ¡no estás solo!  Lutheran CORE  sirve para conectarse  con otros s Luteranos ortodoxos confesionales, tanto dentro de la ELCA y como en otros cuerpos de la iglesia. Específicamente, testigos en  la ELCA se reúnen regularmente por teleconferencia para trabajar en su nombre. Hacemos una variedad de trabajos relacionados con la ELCA.

Hemos tenido una presencia en varias asambleas sinodales y en la Asamblea de la Organización  del ELCA en 2013. Recientemente se hizo un llamamiento al liderazgo de la ELCA para dejar a un lado un mes de la celebración del 25 ° aniversario para la reflexión y el autoexamen. Nos hemos comprometido nosotros mismos a las siguientes estrategias para colaborar con el ELCA, como encomendamos nuestro trabajo a nuestro Señor Jesucristo, el Señor de toda la Iglesia:

 

• Mantener  en frente de la ELCA lo que se ha dicho acerca de los que están en desacuerdo con los cambios ministeriales del  2009 y los que tienen un entendimiento tradicional del matrimonio.

•  Estar presente en las asambleas sinodales a través de mesas de exhibición, talleres, y ser testigo en el piso de la asamblea.

 

• Estar omnipresente donde la  gente de la ELCA se reúne, incluyendo la Organización Nacional de Asambleas, asambleas sinodales, y conferencias de pastores.

• Considerando ser reconocido por la ELCA ya sea como un organización intra- luterana o solicitar el estatuto de la ILO.

• El envío de un representante de Lutheran CORE a las Reuniones del Consejo de la Iglesia del ELCA.

• Seguimiento a  la falta de respeto de la conciencia unida de ortodoxos luteranos.

•Y conectar en la ELCA a Luteranos de mentalidad similar mientras convirtamos  en un centro de intercambio de información y recursos ortodoxos,  Oremos por nuestro trabajo juntos!

Manténgase conectado a Lutheran CORE a través de nuestro sitio web, newsletter, Facebook, cuenta de Twitter, y eventos.

Debido a Lutheran CORE, usted no tiene ninguna razón para pensar que la suya es la única voz para la ortodoxia  Luterana dentro de la ELCA. Hay fuerza en todo nosotros! No  está solo! Demos gracias a Dios por Lutheran CORE!

 

 

Pr. Cori Johnson preside ELCA Testigo, un grupo de trabajo del comité de la  dirección Lutheran CORE. Ella es pastor de la Iglesia Luterana en Getsemaní Wallace, Michigan, y San Esteban Iglesia Luterana en Stephenson, Michigan Pr. Johnson puede ser contactada en pastorcori@hotmail.com.

You are not alone!

Publicado: enero 20, 2014 en Luteranismo, LUTHERAN CORE, opinión

13825-You-Are-Not-Alone

By Pastor Cori Johnson

Lutheran CORE is just what it says it is: Lutheran COalition for REnewal. Our membership is broad —including faithful Lutherans in Augsburg Lutheran Churches, ELCA, ELCIC, LCMC,  LCMS, NALC, and others. I serve as chair of the ELCA-Specific Working Group of Lutheran CORE—now renamed ELCA  Witness—and this article is directed particularly at those faithful Lutherans who find themselves living and serving Jesus Christ in the ELCA.

I have an important message for you today: You are not alone! This message was the theme of my remarks at the 2013 Lutheran CORE Convocation in Pittsburgh, PA. The message was true in August, and it is no less true today. You are not alone!

I understand how lonely it can be to serve as a pastor or faithful layperson in the ELCA. Barely a week goes by in which I’m not personally challenged by someone to defend my decision to be a “stayer still” in the ELCA.  I receive this questioning both from those who have already left the ELCA  and from those who wish I would just go and leave them alone already! Perhaps some of you reading this article can relate.

My word of hope for you is that you are not alone. This is the most important message I can give to any orthodox, confessional Lutherans who find themselves in the ELCA. I know firsthand how remaining in the ELCA can make you feel—with some regularity— like a wanderer in a strange wilderness. I served on the Task Force for ELCA Studies on Sexuality, after all.

But truly, you are not alone! Lutheran CORE serves to connect you with other orthodox, confessional Lutherans both within the ELCA and in other church bodies.

Specifically, ELCA  Witness meets regularly by conference call to work on your behalf. We do a variety of work relating to the ELCA. We have had a presence at several synod assemblies and at the ELCA Churchwide Assembly in 2013. We recently called upon the leadership of the ELCA  to set aside one month of the 25th Anniversary celebration for reflection and self-examination. We have committed ourselves to the following strategies for engaging with the ELCA, as we commend our work to our Lord Jesus Christ, the Lord of the whole Church:

-Keeping in front of the ELCA what it has said about those who disagree with the 2009 ministry changes and those who have a traditional understanding of marriage.

-Being present at synod assemblies through display tables, workshops, and witnessing on the assembly floor.

-Being omnipresent where ELCA  people are gathered, including Churchwide Assemblies, synod assemblies, and pastors’ conferences.

-Considering being recognized by the ELCA as either an intra- Lutheran organization or applying for ILO status.

-Sending a representative of Lutheran CORE to ELCA Church Council meetings.

-Monitoring the disrespect of the bound conscience of orthodox Lutherans.

-And connecting ELCA  Lutherans of like mind while becoming a clearinghouse of information and orthodox resources.

Pray for our work together! Keep yourself connected to Lutheran CORE through our website, newsletter, Facebook page, Twitter account, and events.

Because of Lutheran CORE, you have no reason to feel that yours is the only voice for Lutheran orthodoxy within the ELCA. There is strength in our numbers! You are not alone! Thanks be to God for Lutheran CORE!

 

Pr. Cori Johnson

Chairs ELCA Witness, a task force of the Lutheran CORE steering committee. She is pastor at Gethsemane Lutheran Church in Wallace, Mich., and St. Stephen’s Lutheran Church in Stephenson, Mich. Pr. Johnson can be reached at pastorcori@hotmail.com.

 

Pueblo de Dios Lutheran Church

Publicado: diciembre 17, 2013 en Iglesia, Luteranismo, Música

Who speaks for you?

Publicado: diciembre 17, 2013 en Iglesia, Luteranismo, LUTHERAN CORE, Pastoral

20130815_083817

By Pastor Paul Ulring
Who speaks for you, for us? “Who speaks for whom?” is a good question for Lutherans in North America. The idea that a denomination “speaks” has evolved over time, it seems. Whether the source of this reality is our life alongside Roman Catholics who have a Pope and ecclesiology that provide such a role—or something else—might
be considered, even debated.

When Lutheran denominational groups were smaller and even more ethnic and geographical, it was a different thing, although I am not aware of many, if any, very prominent social statements from past eras. Perhaps there were. I will probably hear if there were.

Now that we have mega denominations with millions of members and thousands of congregations, is there really a Lutheran process that is possible? Is there really a singular Lutheran “voice” in these times? Beyond Confessions and doctrine and legitimate history, can “this church” really speak for itself, for its members?

The story of American Lutheranism is mostly one of smaller times. The structures and cultures of the churches were not mega, huge, diverse, in spite of some ecclesiastical differences.
The ELCA, for all of its quotas and organizational documents, did little about the church’s real culture and
the expectations that came with it. And in its huge diversity, there are many hearts, minds, and voices.
No one can or should speak for all. It’s problematic enough to make decisions that affect so many and so much diversity.

But the idea, and now functional reality, that a denomination might “speak” or have an official position
that represents ALL of its members is here. When the now-former ELCA Presiding Bishop apologized at the installation of the first gay ELCA bishop for the ELCA taking so long to adopt the ministry changes and allow pastors in same sex relationships to serve and be called, for whom was he speaking? Not me; you?

When a denomination issues social statements, do they speak for ALL who are members of that denomination? The idea has evolved that the church might guide and help its congregations and members by having teaching statements, developed by a variety of processes, including its seminary faculties and a process of research involving special commissions or committees. What began as teaching reports and statements have become, in the view of many, “this church’s” position and official belief. Is that true in reality? Some of us don’t think so.

We believe that there are many ELCA members who don’t believe what their church says is the official position, meaning a summary of what most of its members believe. A thousand people together voting do not speak for the whole church of four million or so members, regardless that a process or constitutional structure says they do. The ELCA has many members who don’t agree. The ELCA does not speak for them.

There are many people who still don’t know what has happened, not only about the ELCA’s 2009 decision and all that has come about since then, but so much more. They don’t know how “this church” has functionally changed its mind and view of Scripture and thousands of years of history. “This church” keeps speaking and acting—but does it speak for all, for you?

Some say that everyone who disagreed has left. Not so, not so at all. There are many who disagree but don’t know what to do with their disagreement. There are more who live so locally that they don’t know what has happened to “their church.” Times are changing culturally, and it’s even more critical that we realize “Who speaks for you?” is not just an intellectual issue.

There is very little recourse in place when “this church” moves forward and assumes the authority to do so. The process is not viable anymore. It may have never been. Dissent is muted; the assumption seems to be that it is gone. Is it? Does the ELCA hierarchy speak for you, for ALL?

Lutheran CORE intends to keep watch as best we can on this question. We intend to connect those who are left behind—and left out—and hoping they are not alone. They are not. We will try to speak for them.

Pr. Paul Ulring, moderator for Lutheran CORE


Leopoldo Cervantes-Ortiz

J.A. Ortega y Medina y la Reforma protestante (I)

 63337_N_27-10-13-0-21-39

 Su obra abarca  los conflictos socio-políticos entre España y los países anglosajones, además de la importancia de la Reforma Protestante en la construcción y consolidación de la modernidad

 No ha habido desde entonces revolución de hombres que no haya marchado al compás de sus vibrantes tolones y tilines: los santos y cabezas redondas de Cromwell, los minutemen y patriotas de Norteamérica, los sansculottes de Francia, los llaneros y chinacos de Hispano América, y los liberales, los socialistas, comunistas y anarquistas de ayer y hoy, todos sin excepción, han desfilado y desfilan rumbo al horizonte impreciso de la libertad acompañados, como en la Obertura 1812, de un voltear de bronces indescriptible: frente al espíritu autoritario del catolicismo, el espíritu de libertad encarnado y defendido por el protestantismo sembraba la simiente de todas las revoluciones modernas . [1]  J.A. Ortega y Medina
A sólo cuatro años de distancia para las celebraciones de los 500 años del inicio de la Reforma religiosa luterana resulta especialmente llamativo que este año coincidieran dos fechas cuya relación nos proponemos explicar en esta serie de artículos: primero, que en 2013 se cumplieron 450 años de la publicación del Catecismo de Heidelberg, Enseñanza de la doctrina cristiana, uno de los monumentos doctrinales de la tradición reformada surgido, paradójicamente, en el país natal de Lutero, y en una ciudad donde éste presentó sus tesis reformistas; y segundo, los 100 años del nacimiento de uno de los estudiosos más perspicaces, pero poco conocidos, de la Reforma Protestante en su vertiente conocida como “magisterial” o “clásica”: Juan A. Ortega y Medina, malagueño de nacimiento, pero mexicano por adopción, quien falleciera en la capital azteca en julio de 1992, luego de una fecunda carrera como profesor de la UNAM, y en la que fue discípulo de Edmundo O’Gorman.
Durante todo el año, dentro y fuera de Alemania se han sucedido diversos eventos encaminados a destacar la importancia del catecismo, encargado por el príncipe elector Federico III, del Palatinado, a Zacarías Ursino y Gaspar Oleviano, profesores de teología de la Universidad de Heidelberg, a fines de 1562. [2]
Uno de los más completos sitios de internet al respecto es el promovido por el Seminario Teológico Reformado Canadiense, que bajo el título  “Un sumario sin edad del consuelo interminable” , abarca todos los aspectos imaginables relacionados con el documento: historia, origen, autoría, tópicos, sermones, etcétera. Por su parte, para conmemorar el Domingo de la Reforma, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR) dio a conocer  Compartiendo la fe. Catecismo de Heidelberg, 1563-2013,  un cuadernillo de 40 páginas que incluye un estudio sobre su contexto histórico y teológico, además de otros materiales bíblicos y litúrgicos. [3] El estudio en cuestión destaca el énfasis del catecismo en el consuelo divino, a partir de la famosa respuesta a la primera pregunta (“¿Cuál es tu único consuelo tanto en la vida como en la muerte?”):
 Que yo, con cuerpo y alma, tanto en la vida como en la muerte, no me pertenezco a mí mismo, sino a mi fiel Salvador Jesucristo, que me libró del poder del diablo, satisfaciendo enteramente con preciosa sangre por todos mis pecados, y me guarda de tal manera que sin la voluntad de mi Padre celestial ni un solo cabello de mi cabeza puede caer antes es necesario que todas las cosas sirvan para mi salvación. Por eso también me asegura, por su Espíritu Santo, la vida eterna y me hace pronto y aparejado para vivir en adelante según su santa voluntad . [4]
El 12 de agosto pasado, el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM presentó el primer tomo de las obras de Ortega y Medina (Europa moderna), de un total anunciado de siete, en edición de María Cristina González Ortiz y Alicia Mayer, constituido por dos obras:  Reforma y modernidad,  tesis de Maestría en Historia defendida en 1952, pero inédita hasta 1999,  El conflicto anglo-español por el dominio oceánico. Siglos XVI y XVII  (UNAM, 1981), así como unas líneas autobiográficas, y un par de ensayos entre los que sobresale “Lutero y su contribución a la modernidad” .
En el primero, este autor, profundo conocedor de la Reforma y la Contrarreforma, analiza incisivamente los entretelones de la Reforma luterana y calvinista, además de su trasfondo en España, Alemania e Inglaterra. Un vistazo al contenido bastará para que, en este primer acercamiento, los lectores/as aprecien la magnitud del trabajo de Ortega y Medina:
1. Los obligados antecedentes históricos El desvío de la misión providencial La idea imperial de Carlos V 2. Proyección y trascendencia histórica de la Reforma El dogma de Lutero El dogma de Calvino La Reforma y el capitalismo Reforma, revolución y modernidad La Reforma y las ideas económicas tradicionales
Luego de detallar la situación en España y Alemania, y al exponer el tema luterano de la justificación por la fe, el autor se refiere al Catecismo de Heildeberg, pues cita la pregunta 60 del mismo:
 Aunque mi conciencia no reprocha el haber pecado gravemente contra los mandamientos de Dios y me reconviene por no haber guardado ni tan siquiera uno solo, y me echa en cara continuamente mi inclinación al mal. Dios, sin ningún mérito de mi parte y por su pura gracia, me confiere y me imputa, sin embargo, la satisfacción cabal de Jesucristo, su justicia y santidad, como si yo no hubiera nunca pecado y como si no hubiese realizado el acto de desobediencia que me fue impuesto; a condición tan sólo de que aceptase dicho beneficio con un corazón creyente . [5]
Como muestra de la argumentación histórica, ideológica y cultural que desarrolla a lo largo de la obra, y en la que discute intensamente las diferencias entre catolicismo y protestantismo, sin simpatizar necesariamente con este último, presentamos esta cita, que nos servirá como base para acompañarlo minuciosamente en su periplo analítico:
 El católico posee la libertad trascendental, pero es esclavo del mundo. […] Hay pues, un desequilibrio entre el ideal a que se aspira y las exigencias que la realidad impone. El calvinista, por contra, es esclavo de la trascendentalidad, pero vive en el mundo: y gracias a su vivir intramundano y activo puede manumitirse del yugo predestinatorio. […] De parecida manera bien pudiera el protestantismo haber hecho del hombre un siervo de la allendidad, pero un amo y señor de la aquendidad . [6]
Como se ve, su caracterización teológica y doctrinal no evade algunos aspectos que podrían calificarse de “metafísicos”, pues su revisión de los diversos aspectos religiosos de ambas tradiciones es apasionada y sugerente. Integrante del exilio español (llegó a México en 1941), Ortega y Medina forjó una obra que merece mucha mayor atención de la que ha recibido, a ambos lados del Atlántico, especialmente en lo que atañe a los conflictos socio-políticos entre España y los países anglosajones, además de la importancia de la Reforma Protestante en la construcción y consolidación de la modernidad, todo ello plasmado en obras como  Destino manifiesto. Sus razones históricas y su raíz teológica  (1972) y  La evangelización puritana en Norteamérica  (1976).
Él mismo se refirió a la aportación de los historiadores españoles que se quedaron en México en un texto memorable. [7]


   [1] J.A. Ortega y Medina,  Reforma y modernidad.  Ed. de Alicia Mayer. México, Instituto de Investigaciones Históricas/UNAM, 1999 (Historia general, 19), pp. 142-143.
   [2] Cf. Georg Plasger, “La confesionalización reformada en Alemania y Alemania del sur”, lección 4 del Curso básico “Historia y teología reformada”,  www.reformiert-online.net/t/span/bildung/grundkurs/gesch/lek4/print4.pdf .
   [3] El cuadernillo se puede descargar en:  http://wcrc.ch/wp-content/uploads/2013/08/Reformation-Sunday-Brochure-2013-Spanish.pdf . El autor del estudio mencionado es el profesor Lyle D. Bierma, del Seminario Calvino (Grand Rapids, Michigan), quien antes ha publicado  The covenant theology of Caspar Olevianus  (1996; 2ª ed., 2005),  The doctrine of the sacraments in the Heidelberg Catechism  (1999),  An introduction to the Heidelberg Catechism .  Sources, history, and theology  (2005). Y, este mismo año:  The theology of the Heidelberg Catechism. A Reformation synthesis .
   [4] Catecismo de Heildelberg. Enseñanza de la doctrina criastiana.  4ª ed. Rijskwijk (Países Bajos), Fundación Editorial de Literatura Reformada, 1993, p. 13,  www.felire.com/descargas%20pdf/catecismo%20de%20heidelberg.pdf .  No se han incluido las citas bíblicas. Recientemente, ha aparecido el volumen  Símbolos doctrinales de la iglesia. Credos, confesiones y catecismos de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México  (Publicaciones El Faro, junio de 2013, 606 pp.), una mala copia del  Libro de Confesiones  de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos (2004, comité a cargo de la traducción al español: M.I. de García, C. Arrastía, J. Garza, y J.L. Velazco M., www.pcusa.org/media/uploads/curriculum/pdf/confessions-spanish.pdf), puesto que la mayor parte de las introducciones a los documentos fue tomada de sitios de internet, con lo que el trabajo del Ministerio de Educación deja mucho que desear, una vez más, puesto que, en el colmo del pésimo trabajo editorial (que deja pasar una errata como “Catesismo”, p. 585) y renuncia a hacer el trabajo que le ha sido encomendado, incluye como prólogo un texto de Óscar Hernández Juárez, anciano de iglesia y empleado de larga trayectoria de El Faro. Además, a diferencia del  Libro de Confesiones  y sin explicación alguna, se excluyó del volumen la  Declaración de Barmen  (1934), documento fundamental de las iglesias reformadas del siglo XX, y se incluyen tres páginas dedicadas a la  Institución de la Religión Cristiana,  de Juan Calvino, como muestra de otra falla teológica más.
   [5] J.A. Ortega y Medina,  op. cit.,  pp. 90-91. El autor no consigna la edición del catecismo que consultó.
   [6] J.A. Ortega y Medina,  op. cit.,  p. 160, nota 181.
   [7] J.A. Ortega y Medina, “La aportación de los historiadores españoles trasterrados a la historiografía mexicana”, en  Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México,  UNAM, vol. 10, 1986, pp. 255-279,  www.historicas.unam.mx/moderna/ehmc/fichas/f131.html .  Cf. M.C. González Ortiz,  Juan A. Ortega y Medina: entre Andrenios y Robinsones.  México, Instituto Nacional de Antropología e Historia-UNAM, 2004.

Autores:  Leopoldo Cervantes-Ortiz

©Protestante Digital 2013


31 de octubre, Día de la Reforma

La Reforma que trastocó Iglesia y mundo hace 496 años
Este 31 de octubre se conmemora en todo el mundo la Reforma Protestante, 496 años después de clavar Lutero sus 95 tesis un 31 de octubre en Wittenberg (Alemania).

30 DE OCTUBRE DE 2013, MADRID

 

El 31 de octubre de 1517, víspera de la fiesta católica de Todos los Santos, Martín Lutero dio a conocer públicamente sus tesis, y el impacto fue tal que se señala esa fecha como el comienzo de la Reforma protestante.
Para unos, Lutero es el ogro que destruyó la unidad de “la” iglesia, la bestia salvaje que holló la viña del Señor, un monje renegado que se dedicó a destruir las bases de la vida monástica. Para otros, es el gran héroe que hizo que una vez más se predicara el evangelio puro de Jesús y la Biblia, el reformador de una iglesia corrupta.
Él cambió el curso de la historia al desafiar con valentía el poder del papado y del imperio, sosteniendo puntos de vista contrarios a la práctica y ordenanzas de la religión establecida, el catolicismo romano, por considerarlas contrarias al contenido de la Biblia.
La principal doctrina evangélica que Lutero alzó contra el sistema ritualista de penitencias fue que la salvación es por gracia solamente, no por obras. La chispa que movió al monje vino probablemente en 1515, cuando Lutero empezó a dar conferencias sobre la Epístola a los Romanos, pues él mismo dijo después que fue en el primer capítulo de esa epístola donde encontró la respuesta a sus dificultades.
 LARGA LUCHA  Esa respuesta no vino fácilmente. No fue sencillamente que un buen día Lutero abriera la Biblia en el primer capítulo de Romanos, y descubriera allí que “el justo por la fe vivirá”. Según él mismo cuenta, el gran descubrimiento fue precedido por una larga lucha y una amarga angustia, pues Romanos 1:17 empieza diciendo que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”. Según este texto, el evangelio es revelación de la justicia de Dios.
Estuvo meditando de día y de noche para comprender la relación entre las dos partes del versículo que, tras afirmar que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”, concluye diciendo que “el justo por la fe vivirá”.
La respuesta que encontró Lutero fue sorprendente.  La “justicia de Dios” no se refiere en la carta a los Romanos, como piensa la teología tradicional, al hecho de que Dios castigue a los pecadores. Se refiere más bien a que la “justicia” del justo no es obra suya, sino que es don de Dios.  La “justicia de Dios” es la que tiene quien vive por la fe, no porque sea en sí mismo justo, o porque cumpla las exigencias de la justicia divina, sino porque Dios le da este don. La “justificación por la fe” no quiere decir que la fe sea una obra más sutil que las obras buenas, y que Dios nos pague esa obra. Quiere decir más bien que tanto la fe como la justificación del pecador son obra de Dios, don gratuito.
En consecuencia, continúa comentando Lutero acerca de su descubrimiento, “sentí que había nacido de nuevo y que las puertas del paraíso me habían sido franqueadas. Las Escrituras todas cobraron un nuevo sentido. Y a partir de entonces la frase ‘la justicia de Dios‘ no me llenó más de odio, sino que se me tornó indeciblemente dulce en virtud de un gran amor”.

Lutero (Joseph Fiennes, trailer)
  Lutero, mucho más que un biopic llevado a la gran pantalla, es un drama de acción que transcurre en una de las épocas más revolucionarias de la historia (el paso de la Edad Media al Renacimiento) y muestra como las creencias de un solo hombre pueden cambiar el mundo. Lutero, que cautivadoramente crea el malestar religioso y político y las sacudidas cívicas de la época, es un testamento del poder de la un hombre para reinventar la historia.

 PRUDENTE Y RESERVADO  Lutero parece haber sido un hombre relativamente reservado, dedicado a sus estudios y a su vida espiritual. Su gran descubrimiento, aunque le trajo una nueva comprensión del evangelio, no lo llevó de inmediato a protestar contra el modo en que la Iglesia católica entendía la fe cristiana. Al contrario, nuestro monje continuó dedicado a sus labores docentes y pastorales y, si bien hay indicios de que enseñó su nueva teología, no pretendió contraponerla a la que enseñaba el catolicismo.
Cuando por fin decidió que había llegado el momento de lanzar su gran reto, compuso noventa y cinco tesis, que debían servir de base para un debate académico. En ellas, Lutero atacaba varios de los principios fundamentales de la teología escolástica, y por tanto esperaba que la publicación de esas tesis, y el debate consiguiente, serían una oportunidad de darle a conocer su descubrimiento al resto de la Iglesia.
 CONTRA EL LUCRO  La controversia fue mayor de lo que Lutero se proponía. Lo que había sucedido era que, al atacar la venta de las indulgencias de Juan Teztel en Alemania, Lutero se había atrevido, aún sin saberlo, a oponerse al lucro y los designios de varios personajes mucho más poderosos que él.
Según Lutero, si es verdad que el Papa tiene poder para sacar las almas del purgatorio, ha de utilizar ese poder, no por razones tan triviales como la necesidad de fondos para construir una iglesia, sino sencillamente por amor, y ha de hacerlo gratuitamente (Tesis 82). Pero aunque muchos abrigaban tales sentimientos, nadie protestaba, y la venta continuaba.
 LAS 95 TESIS  Lutero clavó sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Esas tesis, escritas en latín, no tenían el propósito de crear una conmoción religiosa. Lutero dio a conocer sus tesis la víspera de la fiesta de Todos los Santos, y su impacto fue tal que frecuentemente se señala esa fecha, el 31 de octubre de 1517, como el comienzo de la Reforma protestante y la reafirmación de que la Palabra de Dios es el punto de partida y la autoridad final de la Iglesia y de toda teología.
La mayoría de historiadores conviene en que Lutero remitió sus tesis al Arzobispo de Maguncia, al Papa, a algunos amigos y a otras universidades en esa fecha. Con todo, las tesis fueron impresas muy pronto, y antes de 1518 habían sido extensamente leídas por toda Europa.
 REACCIÓN Y CISMA  Su impacto sorprendió al propio Lutero. Las autoridades religiosas vacilaron, sin embargo, en condenar a Lutero. Este último continuará discutiendo con teólogos partidarios de las doctrinas de Roma, por ejemplo, con Johann Eck en la famosa disputa de Leipzig de 1519.
Las 95 tesis son finalmente condenadas definitivamente el 15 de junio de 1520 por la bula Exsurge Domine del papa León X. Lutero, entonces abiertamente en conflicto con la Iglesia católica, es excomulgado a principios del año siguiente.
El Papa León X exigió que Lutero se retractara por lo menos de 41 de sus tesis, pero el monje alemán, ya famoso en toda Europa, rechazó esta exigencia públicamente en la Dieta de Worms de 1521 jugándose la vida. Era el paso definitivo para lo que luego sería la reforma protestante.

Fuentes:  Histª del Cristianismo

Editado por: Protestante Digital 2013

‘Lutero en Venecia’ desde 1511

Publicado: octubre 30, 2013 en Iglesia, Luteranismo

Luteranos antes de Lutero

<em> ‘Lutero en Venecia’ desde 1511</em>

El cartel a la entrada de la Iglesia Evangélica Alemana en Venecia / V. Rossato
El pensamiento reformador precedió a Lutero en Venecia, con registro de predicaciones “de enseñanza luterana”. Los comerciantes alemanes fundaron luego la Iglesia Evangélica Alemana, que ahora se abre al público.

 

Aunque no figura en los primeros puestos de la lista de atractivos turísticos de Venecia, el edificio de la Iglesia Evangélica Alemana, la más antigua comunidad luterana de Italia, destaca por su valor artístico e histórico.
Relata Verónica Rossato que la antigua sede de la Escuela del Ángel Custodio, ubicada junto a la Iglesia de los Santos Apóstoles, fue diseñada en 1730 por el arquitecto Adrea Tirali, quien también dirigió su construcción. “Hace 200 años que la comunidad luterana compró el edificio. Acabamos de restaurarlo y hemos decidido abrirlo al público en general “, dijo a Protestante Digital el pastor Bernd Prigge, quien atiende personalmente a los visitantes.
Uno de los atractivos que ofrece esta iglesia ubicada en la zona más tranquila de Cannaregio, es una obra del gran pintor veneciano Tiziano (1490-1576), que representa un busto del Redentor sosteniendo un globo terráqueo en la mano izquierda, mientras que con la derecha hace un gesto de bendición. La pintura ya estaba en el Almacén Alemán donde la comunidad protestante se reunió en secreto durante 300 años, hasta alquilar primero y comprar después el actual edificio.
“Antes de las primeras publicaciones de Martín Lutero el pensamiento reformador ya había encontrado interés en Venecia”, aseguro el pastor Prigge.
Además de la pintura de Tiziano, los visitantes pueden admirar un retrato de Martín Lutero que lo muestra en la edad madura. Esta pintura es muy similar a la que se encuentra en la catedral de Weimar: ambas proceden del taller de Lucas Cranach.
Para muchos turistas la Iglesia Evangélica Alemana constituye una sorpresa, ya que no estaba en su itinerario. “La visita ha sido muy interesante porque el personal presente me ha explicado desde cuando existe la comunidad luterana en Venecia y como está organizado el culto”, comento una turista brasileña al salir del edificio.
“Fue muy grato encontrar una obra de Tiziano y también conocer la historia del lugar y de esta comunidad religiosa”, expresa otra.
Según informó el pastor Prigge, en el lugar se congregan de forma regular unas 80 personas, de las cuales la mitad vive en Venecia y sus islas y la otra mitad en el continente. “Actualmente es una comunidad pequeña, sin embargo participa activamente en la vida de la ciudad”, afirma.
SUENAN LAS CAMPANAS DE LA HISTORIA Mientras suenan las campanas de las numerosas iglesias católicas de Venecia, el pastor luterano continúa con la explicación: “El cardenal de origen veneciano Gasparo Contarini se convenció en 1511 que el hombre no se salva por obras, sino por la fe. Por la misma época, jóvenes patricios reunidos en el Cenáculo de Murano leen el Nuevo Testamento en la versión original. Más tarde dos de ellos envían al Papa propuestas para la reforma de la iglesia”.
Pocos años después, ya tras el inicio de la Reforma iniciada por Lutero en 1517, algunos historiadores recogen registros de predicaciones “de acuerdo con la enseñanza luterana” en la Serenissima República de Venecia que nació como ciudad-estado en el siglo IX y llegó a ser una de las principales potencias económicas del mundo.
Las protestas de Roma no pudieron acallar a los seguidores de Lutero, poderosos comerciantes alemanes. A través del imponente emporio comercial, el Almacén Alemán, inaugurado en 1508 en las inmediaciones de Rialto, el pensamiento de Martín Lutero se extendió inmediatamente en toda Venecia.
“La historia de esta casa de comercio alemán está estrechamente ligada a la historia de esta comunidad luterana”, dijo Prigge.
CARTA DE LUTERO En 1527 los escritos de Lutero y de sus seguidores se quemaron públicamente en el Puente de Rialto. A partir de 1542 la Inquisición avanza y en los siguientes 50 años muchos fieles protestantes son ahogados en la llamada “noche en la laguna”.
“En 1543 Lutero envía dos cartas a los hermanos en la fe italianos de Venecia, Vicenza y Treviso y expresa que se alegra muchísimo de la vida evangélica en Veneto”, afirma el pastor luterano.
A pesar de todo, los comerciantes alemanes siguieron reuniéndose en secreto y en 1650 llegó el primer pastor luterano, bajo el “disfraz” de médico. Su sucesor fue descubierto y debió salir de Venecia en pocos días al ser descubierto, lo que hizo que la comunidad elaborase un reglamento con 21 normas de conducta para garantizar la seguridad de sus miembros. “Encontramos, por ejemplo, disposiciones específicas para los recién llegados y las indicaciones para acceder a la sala de culto sin levantar sospechas”, comento el pastor.
LLEGADA DE NAPOLEÓN Y AUSTRIA Con la llegada de Napoleón a Venecia en 1797, la comunidad finalmente salió de la ilegalidad. En 1806 los germano-venecianos debieron abandonar su Almacén. “La comunidad contaba con la tolerancia religiosa y la libertad de creencia, pero necesitaba un lugar donde reunirse. En 1813, un comerciante alemán compró el edificio abandonado de la antigua hermandad del Ángel Custodio y lo dono a la comunidad. Justamente este año hemos festejado los dos siglos aquí”, explico el pastor.
Aún con edificio propio no terminaron los problemas para estos fieles alemanes: cuando en 1815 Venecia cayó bajo el dominio austriaco la comunidad perdió la libertad recién adquirida. “En aquella época los hermanos debían utilizar sólo la entrada lateral, los sermones debían ser únicamente en idioma alemán y si había ingresos por la celebración de bautismos, bodas y funerales se debían entregar a la Iglesia Católica”, relata Prigge.
Sólo con la independencia de Italia en 1866 cayeron las restricciones y la comunidad finalmente pudo abrir la puerta principal de su hermoso edificio.

Autores:  Verónica Rossato

Fuentes:  Protestante Digital

Editado por: Protestante Digital 2013


By Rev. Stéphane M. Kalonji, MDiv, MA; Reformation Lutheran Church, New Bern, North Carolina

Within the past decade, hundreds of Evangelical Lutheran Church in America (ELCA) congregations have gone through a process that led either the whole congregation or only a few members to leave and join Lutheran Congregations in Mission for Christ (LCMC) or the North American Lutheran Church (NALC). In many cases this was a rough and painful experience. There is no doubt that our sinful nature has made its mark on a split that has revealed where we stand with regard to the Word of God and the Lutheran Confessions. In many cases, both those staying in the ELCA and those joining the LCMC and NALC acted toward each other in hurtful ways. These continue to hold us captive to the past and to weaken our witness of the saving Gospel to our communities and the world. Fortunately, we have hope of a better future in Jesus Christ, who has given us the ministry of forgiveness and reconciliation.

Forgiveness and reconciliation are at the heart of the Church’s ministry and central in our proclamation of the Gospel, because Jesus Christ came to forgive sins and reconcile us to God the Father. In 2 Cor. 5:18-19, the Apostle Paul teaches us that God has reconciled us to Himself through His Son, and entrusted to us the ministry of reconciliation. God has entrusted this ministry to us not only for those outside the Church but also for us— NALC, LCMC and ELCA— members of the Body of Christ. The sinful attitudes and behaviors that have accompanied our separation call us to exercise this ministry to heal the hurting Body of Christ. In his article “The Father’s Ministry of Reconciliation through His Son” ( The Word at Work, Vol. 2, Easter 2013, p.9), the Rev. Dr. Dan Lioy writes, “The Apostle Paul wanted everyone to know that if they procrastinated—namely, if they delayed in appropriating the Son’s work of reconciliation—their souls would be in mortal jeopardy. For this reason, Paul urged them to embrace and act on the message of reconciliation while they still had the opportunity to do so.” Since many of our congregations split in sinful terms, we are called by the Word of God to act on the message of reconciliation, and to do so while we ELCA , LCMC and NALC: Can we begin the journey toward forgiveness and reconciliation? still have the opportunity—before Satan uses time to harden our hearts and while the members who have sinned against each other still live. Our church bodies therefore need to be intentional and, trusting in God the Holy Spirit to lead, begin the journey toward forgiveness and reconciliation.

The journey toward forgiveness and reconciliation is a process. In his book The Ministry of Reconciliation. Spirituality and Strategies (1998), The Rev. Dr. Robert J. Schreiter presents what this process entails: “First comes repentance on the part of the wrongdoer, then the victim forgives, and then there is reconciliation. There must be some act of apology or acknowledgement or repentance by the wrongdoer. Guilt must be admitted. Then the victim can summon up forgiveness. And then wrongdoer and victim can be reconciled.” (p.64) In my ministry in New Bern, NC, I have used funeral services that brought together members of my congregation and those of the congregation from which we split as an opportunity to share the message of reconciliation. I also invited members of my congregation and the ELCA congregation from which we split to a presentation on forgiveness and reconciliation. Unfortunately, that presentation did not receive the full participation of its intended audience because the members of my congregation were the only ones who attended. This “failure” did not end our efforts to address forgiveness and reconciliation. We will continue to use every opportunity to be ambassadors of reconciliation.

In light of the un-Christian handling of separation that has characterized the process when members of a congregation decide to leave the ELCA and join LCMC or the NALC, our three church bodies are called by the holy Gospel to work, with respect for each group’s identity, on forgiveness and reconciliation. Intentional get- together between members of congregations that have split, to open themselves up to one another on their experiences of separation, can put us on the road to forgiveness and reconciliation. At the “institutional” level, our church bodies could form groups of women and men to pray and help congregations to act on the forgiveness and reconciliation ministry which, as St. Paul says, God has committed to us (2 Cor. 5:18). An organization like Thrivent Financial for Lutherans also could consider going beyond its current focus, to include the ministry of reconciliation. In many places, Thrivent provides a forum that brings together members of the various Lutheran bodies. This forum could be used as an opportunity to address Christian forgiveness and reconciliation

http://www.lutherancore.org/


La Iglesia Luterana Mesías en Mauldin, South Carolina, es un testimonio fuerte y saludable sus miembros están divididos en casi  partes iguales entre los que su deseo de permanecer en la ELCA y aquellos que se quieren retirar. En consulta con el obispo del Sínodo Sur de Carolina, la congregación ha elaborado la  presente adición a sus estatutos sociales como una manera de permanecer unidos en misión y servicio al tiempo que respeta su compromiso a la autoridad de la Sagrada Escritura. Ellos han dado permiso para compartir éstos estatutos para aquellos que desean permanecer  en el ELCA puedan adaptarlo a sus propias necesidades locales:

Messiah Lutheran Church

Adición de los Estatutos de la Constitución en respuesta a las políticas y prácticas de la ELCA.

Nos comprometemos a enseñar y practicar lo siguiente:

(1) La Biblia es la Palabra revelada de Dios para nosotros, que se habla en la Ley y el Evangelio. La Biblia es la autoridad final y la norma para nosotros en todos los asuntos de la fe y la vida, y consideramos la Biblia totalmente digno de confianza con respecto a la fe y la salvación.

(2) Al igual que todos los cristianos bautizados que  han sido bienvenidos a la comunidad de la familia de Dios, estamos llamados a responder dando la bienvenida a toda la gente dentro de la comunidad de fe de la Iglesia Luterana Mesías.

(3) Por la gracia, mediante la fe, la salvación se hace posible a  todas las personas  solo por medio de Jesucristo.

(4) En el ministerio de alabanza y la educación de Messiah Lutheran Church, vamos a utilizar el revelado e históricos nombres y masculino pronombre de Dios en nuestros himnos, la liturgia y la Biblia.

(5) Dios responde a la oración, y animamos a  orar para  utilizarlos  en todos los aspectos de nuestra vida, como una comunicación con Dios.

(6) La vida humana es un don de Dios que comienza en concepción.

(7) La Escritura declara que el matrimonio es una unión bendecida por Dios entre un hombre y una mujer y es la única relación sagrada de la sexualidad humana.

(8) Dado que no hay base bíblica para el matrimonio / union del mismo sexo, tampoco para  los  pastores de la Iglesia Luterana Mesías, ni ningún  otro pastor, llevará a cabo o bendecir matrimonios o uniones a personas del mismo sexo en la Iglesia Luterana Mesías

(9) No vamos a considerar llamar a un Pastor que este involucrado en una  relación sexual del mismo género, cometido, o de otra manera.

(10) Asi como Dios nos ha dado libremente a nosotros, cada uno miembro de la Iglesia Luterana Mesías tiene la libertad para designar a la distribución de sus ofrendas benevolentes.

(11) En el uso de la ley de Dios y el Evangelio, Jesús confrontó barreras que separaban a las personas que se enfrentan a Dios y al prójimo. Jesús nos  llama y envía a nosotros por todo el mundo para continuar su misión de quebrar las barreras que dividen a la gente de Dios y entre sí.