Archivos de la categoría ‘Poesía’

Mística del poeta revolucionario

Publicado: noviembre 16, 2012 en Noticias, Poesía

XXI PREMIO REINA SOFÍA DE POESÍA IBEROAMERICANA

Ernesto Cardenal es quien encarna mejor las dos naturalezas de san Juan de la Cruz: la de poeta y la de religioso

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, en su casa de Managua el pasado agosto. / DANIEL MORDZINSKI

Si se mira bien, no hay otro poeta, de entre todos los clásicos castellanos, que haya influido tanto en la literatura contemporánea como san Juan de la Cruz. Pero aún se necesitan más estudios sobre la huella del autor de Noche oscura en obras tan importantes como las de T. S. EliotPaul Valéry, Juan Ramón Jiménez, José Ángel A. Valente o Juan Goytisolo, entre otros. Quizá, Ernesto Cardenal es quien encarna mejor las dos naturalezas de san Juan de la Cruz: la de poeta, y la de religioso y místico. Pero también la del enamorado, la del sensual, y la del perseguido político-religioso. La vertiente mística de Cardenal, mucho menos investigada que la de su compromiso religioso y revolucionario, resulta tan excitante e intensa como las imágenes de un encuentro erótico con Dios.

Después de haber recorrido a pie muchas leguas entre Castilla y Andalucía, cimentando la reforma carmelita, san Juan de la Cruz solicitó permiso para emprender el que con toda probabilidad sería su último viaje: fundar el primer convento descalzo en México. Las inquinas de algunos de sus hermanos y la enfermedad le impidieron realizar ese viaje. Agonizando ya en una celda de Úbeda, interrumpió los rezos por su alma y pidió que le leyesen, a cambio, el Cantar de los cantares, a pesar de los problemas que el epitalamio bíblico había causado a quienes osaron traducirlo al castellano del siglo XVI. Pero san Juan de la Cruz era un poeta que reivindicaba su relación erótica con Dios, así que no imagino palabras más apropiadas que estas de los primeros versos del Cantar para antes de morir: “Que me bese con los besos de su boca”.

Aunque el carmelita descalzo no llegó a pisar nunca tierra americana, hoy contamos con la obra de este discípulo aventajado, compatriota de Darío, su “paisano inevitable”, como lo definió Coronel Urtecho. La concesión del premio Reina Sofía de poesía iberoamericana a Ernesto Cardenal coincide este año con la publicación de un estudio esencial de Luce López-Baralt sobre la dimensión mística de la obra del poeta nicaragüense. La especialista en literatura mística ha sido clave para Cardenal, no solo como interlocutora, al estilo de las religiosas y seglares con las que san Juan de la Cruz dialogaba y a las que dedicaba sus versos más encendidos, sino porque López-Baralt le descubrió la enorme influencia de la mística sufí y de las lenguas semíticas en la obra del carmelita, siguiendo los primeros apuntes de Asín Palacios.

López-Baralt se adentra en las consecuencias de lo que le sucedió a Cardenal aquel 2 de junio de 1956. Por decirlo de un modo que quizá resulte demasiado simplista y burdo (siempre fracasaremos al tratar de decir lo indecible): después de aquel día, Cardenal pasa de hacer el amor con las mujeres a hacerlo con Dios. “Yo tuve una cosa con Él, y no es un concepto”, reclama. “Si oyeran lo que digo a veces / se escandalizarían. Que qué blasfemias / Pero vos entendés mis razones. / Y además bromeo. / Y son cosas que los que se aman se dicen en la cama”.

A partir de entonces, el corpus de su obra mística, aunque tiene presencia en casi todos sus escritos, se empieza a gestar enGethsemani, Ky., y en Salmos, pero se concentra principalmente en Vida en el amor (libro de fragmentos de tipo ensayístico tras su paso por el monasterio trapense de Merton); se eleva más tarde en su monumentalCántico cósmico (en particular en sus últimas cántigas); y es esencialmente en Telescopio de la noche oscura (que iba a ser parte del Cántico, pero se publicó independientemente) donde Cardenal describe en versos sensuales su encuentro radical con Dios, que empezó aquel 2 de junio. En Versos del pluriverso y en El origen de las especies se prolonga su canto místico y su diálogo permanente con los descubrimientos científicos. El interés por la ciencia (que también le vincula a los místicos) para él supone una magia añadida al misterio del Dios del bosón y de los astros. Y también al Dios de las células o el sexo: “Poeta, Dios está en el coño de las mujeres. / Está en todas partes dice el catecismo. / Pero no está lo mismo en todas partes”.

Se ha leído y atendido más al Cardenal del Exteriorismo, al de las influencias de Pound, Salinas o Neruda; al revolucionario de Solentiname, al de la bronca legendaria de Juan Pablo II en el aeropuerto de Managua cuando lo tuvo delante (el único ministro sandinista arrodillado), o incluso al de los epigramas a sus antiguas amadas, el del “Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido”. Pero me temo que será su obra mística la que pasará el filtro del olvido. Ya es el principal exponente de la literatura mística de Latinoamérica, y eso lo dota de las virtudes duraderas de los clásicos. San Juan de la Cruz, tras un largo viaje de siglos, pisa tierra.

Francisco Javier Sancho Más es periodista, escritor y filólogo. Autor del libro de relatos Si estuvieras aquí (Icaria). Actualmente investiga la influencia de san Juan de la Cruz en autores de nuestro tiempo.

sanchomas@gmail.com


Poesía

Pérez Alencart regresó a su Perú natal presentando un poemario

La presentación de su último libro,  Cartografía de las revelaciones , se convierte en un homenaje a la persona y obra del poeta evangélico afincado en Salamanca.

13 DE SEPTIEMBRE DE 2011, LIMA (PERÚ)

Una parte de la obra poética del escritor y profesor peruano de la Universidad de Salamanca (USAL)  Alfredo Pérez Alencart  se escuchó por primera vez en su país, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, en un acto en el que participaron destacados catedráticos iberoamericanos y donde presentó su última obra,  Cartografía de las revelaciones .

En el marco del Congreso “En torno a Alfredo Pérez Alencart, poeta peruano y español” la Universidad Nacional Mayor de San Marcos rindió homenaje al poeta y ensayista peruano-español, quien ha obtenido importantes premios literarios tanto fuera y dentro de España.

“Salí hace 25 años y nunca quise leer en Lima lo que fui escribiendo y publicando en España. Ahora es el momento de hacerlo por dos motivos: hay incentivo para ello por parte de los críticos y creo que hay algo rescatable que presentar”, aseguró en declaraciones a Efe el autor, “conmovido” por el “aprecio crítico” que empiezan a tener en Perú sus “criaturas poéticas”.

“Que cuatro catedráticos de prestigiosas universidades públicas y privadas -Ricardo Falla Barreda, Sonia Luz Carrillo, Ricardo González Vigil y Jesús Cabel- se reúnan para valorar mi obra” en la institución académica más antigua de América supone “un motivo de satisfacción personal, pero también una responsabilidad añadida de cara al futuro”, ha apostillado.

 PERÚ Y ESPAÑA EN EL ALMA
 El homenaje contó con la colaboración del Centro Cultural de España en Lima, el primero en el que Pérez Alencart leyó sus poemas en la capital peruana, una vez que  han transcurrido casi tres décadas desde que el escritor dejó su país de origen para trasladar su residencia a Salamanca.

“Perú y España se fusionan en mí no sólo por los pasaportes que utilizo, sino por los tiempos de vida repartidos a medias entre ambos suelos. Mi infancia y juventud son peruanas, pero mi madurez es de España, como el abuelo asturiano que tuve”, ha añadido.

En todo caso, el profesor de la USAL opina que “la tierra de un poeta en lengua castellana es allí donde se le lea o escuche sin necesidad de traducción”.

 VÍNCULOS ENTRE UNIVERSIDADES
En la confianza de no defraudar “la gran generosidad” de sus paisanos y amigos, Pérez Alencart agradeció al director del Instituto Raúl Porras Barrenechea de la Universidad de San Marcos, Jorge Puccinelli ( atedrático emérito de Literatura de la Universidad de San Marcos y director del Instituto Porras Barrenechea, que fue profesor de Samuel Escobar), por “haber abierto las puertas de su prestigiosa institución” a la celebración de este “abrazo” con su tierra.

Ha subrayado además que su país “le debe mucho” a Salamanca porque “la primera Universidad de América, la de San Marcos, se fundó siguiendo los estatutos de la USAL”.

“Ese vínculo -ha concluido- se mantiene incólume por los varios convenios firmados entre ambas instituciones, con investigaciones históricas y literarias de notorio interés”.

 PÉREZ ALENCART
Alfredo Pérez Alencart (Puerto Maldonado, Perú, 1962). Poeta y ensayista peruano-español, es profesor de Derecho del trabajo en la Universidad de Salamanca. Desde 1998 es coordinador de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos. En 2005 fue elegido miembro de la Academia Castellana y Leonesa de la Poesía. Ha obtenido importantes premios literarios fuera y dentro de España, entre ellos el Premio Internacional de Poesía “Medalla Vicente Gerbasi”, otorgado en Caracas por el Círculo de Escritores de Venezuela; y también el Premio de Poesía “Juan de Baños”, otorgado en Valladolid por los grupos literarios Sarmiento y Juan de Baños, en colaboración con la obra Cultural del BBVA.

En poesía ha publicado  La voluntad enhechizada  (2001),  Madre Selva  (2002),  Ofrendas al tercer hijo de Amparo Bidon  (2003),  Pájaros bajo la piel del alma  (2006, con el pintor Miguel Elías),  Hombres trabajando  (2007, con el pintor Luis Cabrera),  Cristo del Alma  (2009), Estación de las tormentas  (2009),  Savia de las Antípodas  (2009, con el pintor Miguel Elías), Aquí hago justicia  (2010) y  Cartografía de las Revelaciones  (2011)

Su poesía ha sido traducida al portugués, inglés, ruso, japonés, italiano, árabe, serbio, francés, croata, búlgaro, holandés, estonio, vietnamita, alemán, indonesio, rumano, tailandés, turco, filipino y coreano.

Pérez Alencart es miembro de la Iglesia evangélica de las Asambleas de Hermanos en el Paseo de la Estación (Salamanca), Presidente adjunto de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (ADECE) y coorganizador del encuentro anual “Los poetas y Dios” en Toral de los Guzmanes (Asociación Eduardo Turrall).

Fuentes: Efe

© Protestante Digital 2011

SANTA BIBLIA

Publicado: febrero 7, 2011 en Poesía

Versos endecasílabos

Presento la Sagrada Escritura,
En versos de ligera performance,
La Biblia es palabra santa, pura,
Con ella es mi lógico romance.

 

Con versos, con canciones y poesía
Se puede alabar, también, a Cristo;
Entonces es normal mi alegría,
Pues para tal acción me siento listo.

Comienza el Antiguo Testamento
Con Génesis, origen de la vida,
En tanto el hebreo va contento,
Pues Éxodo le narra la salida.

Levítico prosigue larga lista
Con Números, también Deuteronomio,
Valiosas se presentan a la vista
Las leyes de tan lúcido trinomio.

El turno a Josué le corresponde,
Que trata el reparto de la tierra,
Y Jueces, sus hazañas no esconde,
Con Rut, quien a su suegra se aferra.

El libro de Samuel es elocuente
Y llega en primera y segunda,
Los Reyes y las Crónicas al frente,
También en doble tanda y fecunda.

Con Esdras continúa mi relato,
Seguido del insigne Nehemías,
En tanto va Ester con rol sensato,
Y Job con su paciencia de mil días.

Los Salmos aparecen en escena,
Dramáticos, proféticos y bellos,
La fe, el compromiso y la pena
Se mezclan en históricos destellos.

Proverbios ya está en la secuencia
Con dichos, los más sabios y morales,
Y luego hace sólida presencia
El gran Eclesiastés y sus anales.

Al ruedo el Cantar de los Cantares,
Seguido del profeta Isaías,
Al tiempo que celebra con sus pares
El libro del doliente Jeremías.

El turno llega de Lamentaciones,
También de Ezequiel el libertario,
Después está Daniel con sus acciones,
De fiel y consecuente funcionario.

Oseas y Joel dicen ¡presente!
Amós es promotor de la justicia,
Abdías es profeta diligente,
En tanto que Jonás hace noticia.

Miqueas con los pobres simpatiza,
Asirios por Nahum son cuestionados,
El bueno Habacuc la fe desliza
Cual medio para ser justificados.

Ingresan Sofonías y Hageo,
También el consagrado Zacarías,
El último que trae buen deseo
Es este mensajero Malaquías.

El Nuevo Testamento sacrosanto
Comienza de manera formidable,
Los cuatro evangelios son un canto
Del Cristo, Rey de reyes, admirable.

Mateo con destreza va primero
Mostrando el sermón de la montaña,
En Marcos hay relato verdadero
Que rompe del gentil su telaraña.

En Lucas hay parábolas preciosas,
Ejemplo: la del buen samaritano,
En Juan hay enseñanzas deliciosas
Cruciales para todo ser humano.

El rol de la iglesia primitiva
Figura en el libro de los Hechos,
Aquí los misioneros de fe viva
Se muestran expeditos y derechos.

Romanos es epístola paulina,
En ella hay un lúcido mensaje,
La fe apuntalando la doctrina,
Aquella de los fieles con coraje.

Dos cartas de la misma autoría
Reciben los Corintios perturbados,
Los Gálatas también, con alegría,
Igual que los Efesios hermanados.

San Pablo habla a los Filipenses
Con pluma de cristiano fundamento,
Lo mismo hace con los Colosenses,
Que captan, con amor, el llamamiento.

Paulinas en primera y segunda,
Son Tesalonicenses, Timoteo,
San Pablo en sus prédicas redunda
Con Tito, Filemón, cual un trofeo.

A Cristo como sumo sacerdote
Presentan en Hebreos con prestancia,
Santiago hace críticas, al trote,
Al rico que promueve arrogancia.

San Pedro se presenta con dos cartas
En contra de los falsos escogidos;
¡Hermano! es preciso que compartas
De Juan los tres tratados prometidos.

San Judas es un sólido cuaderno,
Empero, es escasa su lectura;
Instar al evangélico moderno
A ver en este libro letra pura.

La Biblia su listado finaliza
En el Apocalipsis tan señero,
Con bello contenido que desliza,
La gloria y las bodas del Cordero.

Hay gente afanada en dejarla,
Diciendo: es un libro no maduro;
Nosotros al leer y practicarla,
Estamos dando luces al futuro.

Palabra del Señor, palabra santa,
Que marca a los pobres pecadores,
Por ella, con fervor, mi alma canta,
Con quienes, por la fe, son triunfadores.

TPQ

Hermano Tito